Decine21
Noticias El primer afroamericano que ganó el Oscar al mejor actor tenía 94 años

Fallece el legendario Sidney Poitier

El legendario Sidney Poitier ha fallecido a los 94 años, en Los Ángeles. Gran intérprete, fue una figura importante al abrir nuevos caminos para los actores negros y romper los estereotipos en Hollywood. Representa las películas que reflejaron que algo estaba cambiando en una sociedad dispuesta a avanzar para desterrar el racismo. Con su trabajo en los "Lirios del valle" se convirtió en el primer afroamericano que recibió un Oscar al mejor actor.

Nacido el 20 de febrero de 1927 en Miami (Florida), en el seno de una familia de ascendencia haitiana, Sidney Poitier pasó su infancia en Cat Island, en las Bahamas, donde sus padres se dedicaban al cultivo de tomates. Pero era un lugar marcado por la pobreza y la delincuencia, por lo que su infancia fue dura. A los 15 años, sus padres decidieron mandarle con su hermano mayor Cyril a Miami, donde tendría la oportunidad de labrarse una vida mejor.

Pero en Miami, Sidney Poitier se sintió por primera vez víctima del racismo, desconocido para él, porque hasta entonces casi no había salido de su isla, donde toda la población era negra. Para escapar de la discriminación acabó estableciéndose en Nueva York, donde el ambiente era más abierto, y consiguió salir adelante con humildes trabajos.

Tras la II Guerra Mundial, cuando se alistó en el ejército y estuvo destinado a un hospital militar como ayudante médico, decidió convertirse en actor. Haciendo gala de una enorme tenacidad, Sidney Poitier consiguió que le ficharan en el prestigioso grupo American Negro Theatre. Después de que en la primera audición le rechazaran por su acento caribeño, Poitier trabajó duramente para mejorar su dicción.

Consiguó su primer gran triunfo en los escenarios de Broadway, donde protagonizó "Lisistrata", versión con actores negros de la tragedia de Aristófanes. Su buen hacer llamó la atención de Darryl F. Zanuck, uno de los grandes productores de la época clásica de Hollywood, que le contrató para el film sobre el racismo Un rayo de luz, de Joseph L. Mankiewicz, junto a Richard Widmark y Linda Darnell. Su trabajo, como médico que atendía a dos delincuentes, obtuvo elogiosas críticas. Desde entonces se prodigó como secundario en títulos como Tierra prometida o Go, Man Go, hasta que rodó la legendaria Semilla de maldad, prototipo de las películas sobre profesores de institutos conflictivos. Allí, Glenn Ford era un docente dispuesto a todo para conectar con sus rebeldes alumnos. Sidney Poitier interpretaba al que estaba considerado a su pesar el líder de los chicos.

Con su trabajo en FugitivosSidney Poitier se convirtió en el primer afroamericano candidato al Óscar al mejor actor. Y poco después fue el primero que lo ganaba con Los lirios del valle.

Casado con la bailarina Juanita Hardy en 1950, con la que tuvo cuatro hijas, la dejó por la rubia actriz canadiense Joanna Shimkus (con la que había rodado El hombre perdido), que le dio otras dos. Una de ellas, Sydney Tamila Poitier, también se dedica a la interpretación.

En los 60, Sidney Poitier rodó numerosos films de éxito, como Un lunar en el solLa vida vale másDuelo en Diablo o Rebelión en las aulas. Destaca En el calor de la noche, de Norman Jewison, donde era el inspector de policía Virgil Tibbs, que investigaba un asesinato con el jefe de la policía local, en un pueblecito sureño marcado por el racismo. Su éxito propició que Poitier repitiera el mismo personaje en Ahora me llaman Señor Tibbs y El inspector Tibbs contra la oganización.

Pero la película más recordada de la extensa carrera de Sidney Poitier es, sin duda Adivina quién viene esta noche, deliciosa comedia de Stanley Kramer, que reflejaba los cambios de la época, en la que Poitier interpretaba a un médico, el novio idílico negro de una joven blanca cuyos padres (los veteranos Spencer Tracy y Katharine Hepburn) se sienten confundidos a pesar de su mentalidad abierta.

En los 70 inició su carrera como realizador con el western Buck y el farsante, seguido de títulos como Un cálido diciembre o Locos de remate, alocada comedia con Gene Wilder y Richard Pryor que arrasó en los cines.

Tras permanecer retirado algunos años, Sidney Poitier regresó a finales de los 80 con la fallida Espías sin identidad, e interpretó un papel secundario en el thriller Los fisgones. Desde entonces se prodiga en las TV movies. Casi cuatro décadas después de su Óscar, la Academia de Hollywood le concedió en 2002 el Premio Honorífico.

  • obituario
  • Sidney Poitier

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales