IMG-LOGO

Biografía

Joseph L. Mankiewicz

Joseph L. Mankiewicz

83 años ()

Joseph L. Mankiewicz

Nació el 11 de Febrero de 1909 en Wilkes-Barre, Pennsylvania, EE.UU.
Falleció el 05 de Febrero de 1993 en Bedford, Nueva York, EE.UU.

Premios: 4 Oscar (más 1 premios)

El ser humano

05 Diciembre 2005

El cine cuenta historias, y sus protagonistas son personas. Joseph L. Mankiewicz nunca lo olvidó, ya transitara por comedia, thriller, drama, western o musical, ya ejerciera de productor, guionista, y/o director.

Joseph L. Mankiewicz (1909-1993) nació en Wilkes-Barre, Pensilvania. Como su hermano Herman, Oscar por el guión de Ciudadano Kane, fue corresponsal del Chicago Times en Berlín en los años 20, y por su conocimiento del idioma se hizo rotulista de filmes alemanes. Al final de esa década partió a Hollywood.

Productor antes que guionista y director, funciones que Mankiewicz anhelaba ejercer, Louis B. Mayer le encomendó funciones de producción, explicándole que “es necesario gatear antes de ponerse a andar”. Y sí, el cineasta tuvo mejor visión de la ‘partida cinematográfica’ gracias a su producir filmes de la talla de Furia (Fritz Lang, 1936), Tres camaradas (Frank Borzage, 1938), Historias de Filadelfia (George Cukor, 1940) y La mujer del año (George Stevens, 1942). Pero ya en 1931 se destaca como argumentista en A todo gas, con W.C. Fields. Y empieza a escribir, y a escribir, y a escribir, en Alicia en el País de las Maravillas (1933), El enemigo público número 1 (W.S. Van Dyke, 1934) y El pan nuestro de cada día (King Vidor, 1934). Así llega Las llaves del reino (John M. Stahl, 1944), según la obra de A.J. Cronin, primer film en que figura a la vez como guionista y productor. Su amor por la palabra, su facilidad e ingenio para los diálogos, eran proverbiales. Así, al conocerse Katharine Hepburn y Spencer Tracy, ella dijo “Me temo que soy algo alta para usted, señor Tracy”. Mankiewicz, presente, replicó: “No te apures, Kate, pronto te cortará a su tamaño”.

La mala salud de Ernst Lubitsch llevó a Mankiewicz a debutar como director en El castillo de Dragonwyck (1946). En este film, y en los que siguen con él tras la cámara, destaca su esfuerzo por mostrar personas: “Intento no distorsionar la vida o la conducta de los seres humanos confiriéndoles, por medio de la técnica, una forma preconcebida”, dijo. Frente a otros cineastas como Clint Eastwood, que dan un tono fatalista a sus historias, Mankiewicz apuesta por la libertad humana. Lo señalaba Eric Rohmer al hablar de El americano tranquilo (1958): “Desde el momento en que la voluntad se establece como parte principal de la intriga, los héroes ya no son los seres inertes marcados por coordenadas inalterables de la novela [de Graham Greene]”.

Son fabulosas sus exploraciones del teatro (Eva al desnudo, 1950) y el cine (La condesa descalza, 1954). Sus retratos femeninos son delicadísimos en esos filmes, y también en El castillo de Dragonwyck, El fantasma y la señora Muir (1947), Carta a tres esposas (1949), De repente, el último verano (1959), Cleopatra (1963) y Mujeres en Venecia (1967). Y en retratos de hombres no va a la zaga El mundo de George Appley (1947), Odio entre hermanos (1949), la shakespeariana Julio César (1953) y La huella (1972). Su puesta en escena es elegante y sin alardes, al servicio de la historia y los personajes.

 “Creo que puede decirse que he estado en el inicio, ascenso, pico, colapso y fin de las películas habladas.” Esta frase de Mankiewicz dice mucho de su pena por el declive del cine, más preocupado en los efectos especiales que en construir una buena historia. Así se entiende el cinismo del western carcelario El día de los tramposos (1970) y de la adaptación de la obra de Shaffer La huella, donde el enfrentamiento entre esposo mayor (Laurence Olivier) y amante joven (Michael Caine) bien podía entenderse en clave generacional y cultural.

Oscar
1951

Ganador de 2 premios

Oscar
1950

Ganador de 2 premios

Ganador de 1 premio

Filmografía
Mujeres en Venecia

1967 | The Honey Pot

Tres mujeres acuden a la mansión de un millonario a punto de morir. Como en La huella, Mankiewitcz apenas disimula el oprigen teatral de esta ingeniosa farsa, que se basa en la pieza teatral "II Volpone".

6/10
Cleopatra (1963)

1963 | Cleopatra

Una de las más espectaculares y lujosas superproducciones de Hollywood, sobre la historia de la Reina de Egipto, que desafió al Imperio Romano y tuvo sendos romances con dos de sus líderes más significativos, Julio César y Marco Antonio. La emperatriz está tan bien interpretada por Elizabeth Taylor que el público en general concibe el personaje histórico con la apariencia de la actriz. Por otra parte, se convirtió en el símbolo del Hollywood más glamouroso, debido a sus espectaculares vestidos y maquillajes. Alrededor de su personaje, se observa todo el lujo que era capaz de exhibir la gran fábrica de sueños, como en la gran entrada de Cleopatra en Roma, con unos decorados majestuosos y decenas de extras que convirtieron el filme en una gran superproducción a la altura de Ben-Hur (1959) o Los diez mandamientos (1956). La actriz aparece arropada por varias de las estrellas más solventes de la época, entre los que destacan Richard Burton como Marco Antonio y Rex Harrison como Julio César. Ambos exhiben todas sus cualidades interpretativas. Joseph L. Mankiewicz es uno de los mejores realizadores de la etapa más clásica de Hollywood, con películas como Eva al desnudo o La huella. En Julio César había retratado, diez años antes la figura del primero de los emperadores romanos. El filme se hizo acreedor de tres oscar relativos a Mejor Fotografía, Decorados y Efectos Especiales.

7/10
El americano tranquilo

1958 | The Quiet American

Adaptación de la obra de Graham Greene, que no agradó al escritor. Transcurre en la Indochina francesa en los años 50, cuando un americano aparentemente ingenuo llega allá y traba amistad con un periodista inglés.

6/10
Ellos y ellas

1955 | Guys and Dolls

Un apostador le ha prometido a su novia, una cabaretera, que dejará el juego. Sin embargo, necesita mil dólares para alquilar un garaje donde organizar una partida a gran escala. Tras varios intentos desesperados de conseguir el dinero, otro jugador se ofrece a financiarle. Unos brillantes diálogos y un reparto de lujo, plagado de estrellas, son las características de este sólido retrato de la juventud norteamericana. La sorprendente puesta en escena es obra del maestro Joseph L. Mankiewicz (La huella, Eva al desnudo), uno de los mejores realizadores del Hollywood clásico.

6/10
La condesa descalza

1954 | The Barefoot Contessa

El magnate productor cinematográfico Kirk Edwards (Warren Stevens), el guionista y director Harry Dawes (Humphrey Bogart) y el experto en relaciones públicas Oscar Muldoon (Edmond O'Brien), descubren una noche en un tablado flamenco de Madrid a María (Ava Gardner), una bailaora gitana. María se convertirá en una estrella de Hollywood y cambiará su apellido, Vargas, por el de Damata, pero añora su vida pasada, en la que se sentía segura caminando descalza sobre la suciedad, porque de niña no tenía zapatos. Durante una estancia en la Costa Azul, conoce al conde Torlato-Favrini, que le propone matrimonio. El guión, escrito por el director Joseph L. Mankiewicz, fue nominado por la Academia de Hollywood, que concedió un Oscar como actor secundario a Edmond O'Brien. Como en Eva al desnudo, el relato se estructura a partir de una ceremonia que se desarrolla en el presente, y mediante sucesivos flash backs con voces en off de los distintos personajes relacionados con la protagonista, Mankiewicz recompone y cuenta la vida de María. Una película de contenido denso, altamente dramático, con unos personajes muy interesantes que señalan continuas referencias al mundo del cine. Curiosamente, el papel de Ava Gardner tendrá una conexión con la vida real de la propia actriz cuando, separada de Frank Sinatra, estableció su residencia en España.

8/10
Julio César

1953 | Julius Caesar

En el año 44 antes de Cristo, Julio César posee el poder de la República Romana, después de haber ganado en la batalla de Farsalia. Casio, que teme que el gobierno acabe en dictadura, planea una conspiración contra el emperador, e instiga a los senadores para asesinarle. Mientras tanto, un adivino ciego advierte a Julio César del peligro que corre, pero éste no está solo, pues cuenta con la ayuda de Marco Antonio. Superproducción histórica dirigida por Joseph L. Mankiewicz y basada en la inmortal obra teatral de William Shakespeare, que optó a los Oscar como mejor película, mejor música, mejor fotografía y mejor actor (Marlon Brando). La película cuenta con un brillante guión, diálogos espléndidos (el discurso de Marco Antonio a cargo de Brando es verdaderamente memorable), magníficos decorados y la interpretación de grandísimos actores, sobre todo británicos. La dirección de actores, que corrió a cargo de Cedric Gibbons, ganó un merecido Oscar.

7/10
Murmullos en la ciudad

1951 | People Will Talk

Un médico algo heterodoxo es cuestionado por un colega, al tiempo que se enamora de una de sus estudiantes, que espera un bebé. Parábola de la caza de brujas, dirigida con tino por el gran Joseph L. Mankiewicz y que cuenta con un Cary Grant siempre en su sitio.

6/10
Un rayo de luz

1950 | No Way Out

Dos criminales intentan escapar de la policía tras el atraco a una gasolinera. En su huida, uno de ellos es herido de bala. Le atiende un médico negro, al que el delincuente culpa de la muerte de su hermano, al que éste no pudo salvar la vida. Trazará un plan para vengarse. El director de Eva al desnudo denuncia el racismo de un sector de la sociedad a mediados del siglo XX, en este thriller con numerosos elementos de drama social. Supuso el debut del entonces jovencísimo Sidney Poitier.

5/10
Eva al desnudo

1950 | All About Eve

Aplausos. Eva Harrington recoge el galardón que reconoce su talento como actriz de teatro. Un pretexto para que varios personajes recuerden cómo ha llegado hasta allí. Admiradora de la leyenda viviente Margo Channing, Eva no tenía experiencia interpretativa. Pero con paciencia y tesón, provocando una mezcla de envidia y admiración a su alrededor, se convirtió en secretaria de Margo. Luego era su actriz sustituta, hasta que llegaba la oportunidad de reemplazarla en una función. Acertaba André Bazin al decir que Davis “no interpreta su papel habitual. Es Ann Baxter quien hace el papel de Bette Davis en el cine, mientras que Bette Davis hace el papel de Bette Davis en la vida”. Cuando su carrera languidecía, le tocaba aquel bombón de personaje: pero no era la clásica depredadora que, con tantos matices, había contribuido a crear. Eva al desnudo nació de un argumento que rondaba a Joseph L. Mankiewicz: una mujer pelea a muerte por conseguir un premio parecido al Oscar. Mientras le daba vueltas descubrió un relato de Mary Orr, “The Wisdom of Eva”, publicado en Cosmopolitan en 1946: “Me sirvió de pretexto, McGuffin que diría Hitchcock, hasta que se convirtió en un comentario satírico sobre el mundo del teatro y sus habitantes”. La historia transcurría en el mundo de la escena en que anheló trabajar, aunque la vida le llevó al cine, donde se labró una sólida reputación. Su complejo de culpa lo trasladó al personaje de Eva, dispuesto a marchar a Hollywood tras ganar su premio. Años después el director tuvo la sorpresa de que el fingido premio Siddons (tomaba el nombre de una actriz del siglo XVIII), se convirtió en real: la sociedad Sarah Siddons de Chicago lo adoptó como galardón. Por si fuera poco, Celeste Holm y Bette Davis ganaron dicho premio. El círculo se cerraba. Pero Mankiewicz recelaba de cualquier premio, pese a ganar con el film 2 Oscar como guionista y director: “El oro, una vez en la mano, se convierte en mierda”. Eva al desnudo incluía una frase dirigida a Eva, advertencia sobre la corrupción que pueden producir: “Yo no me preocuparía mucho por el corazón, ya que siempre puedes poner ese trofeo en su lugar”. Para Mankiewicz las mujeres en pantalla son más interesantes que los hombres. El personaje del crítico Addison es fascinante, y fue el único Oscar de interpretación de Eva al desnudo (Bette Davis, Anne Baxter, Celeste Holm y Thelma Ritter fueron candidatas). Pero el meollo de la historia son los personajes femeninos: desde Eva, que vende el alma para alcanzar su cota de gloria, hasta la vieja estrella Margo, candidata a una relativa felicidad, pasando por Karen, esposa infeliz, miss Caswell a la que Marilyn Monroe da una gracia especial o Birdie, encargada del tocador de Margo. La riqueza del alma femenina es patente. Mankiewicz decía de ella: “La mujer puede decir que sí y que no al mismo tiempo. La mujer quiere y no quiere al mismo tiempo. La mujer miente y disimula infinitamente mejor que el hombre. Estoy totalmente de acuerdo con las mujeres cuando hablan de lo imposible que les hace la vida la sociedad, pero les envidio su superior ‘equipamiento’ para afrontar la vida. Todas las injusticias sociales perpetradas contra ellas han agudizado sus defensas.”

9/10
Carta a tres esposas

1949 | A Letter To Three Wives

Tres mujeres leen la carta de Addie, una amiga que les anuncia que se ha fugado con uno de sus maridos. Cada una tiene motivos para creer que la misiva es para ella. Delicioso film del maestro Joseph L. Mankiewicz, exquisito en la descripción psicóloga de personajes, y con un estupendo guión. La realización, llena de flashbacks, permite ir conociendo a cada uno de los personajes, sus valores, dudas y deseos. La película fue nominada a los Oscar en 1949, y ganó el premio al mejor guión y director.

7/10
Solo en la noche

1946 | Somewhere in the Night

Un combatiente de la Segunda Guerra Mundial se despierta amnésico y sin capacidad de hablar. No recuerda quién es, pero prefiere no decirlo para volver enseguida a casa. Con el nombre de George Taylor, y una vez recuperado el habla, marcha al hotel donde se alojaba antes de la guerra, lo que le conducirá a un garito nocturno. Allí se ve enredado en una complicada madeja de la que la memoria no guarda registro alguno: un tipo dice haber ingresado una importante suma en su cuenta, y Taylor empieza a temer que en su vida anterior ha podido haber estado implicado en alguna acción criminal. Uno de los títulos con los que Joseph L. Mankiewicz, ya reputado guionista y director, debutó en la dirección. Se trata de una trama de cine negro con todos los elementos del género, bastante enrevesada, pero que funciona bien. Se juega bien con las dudas morales del protagonista, y los diversos secundarios, matones, el tipo de la bola de cristal, el poli, distintas féminas, el demente... Los actores no son especialmente conocidos, pero cumplen a la perfección, con mención especial para Richard Conte, en un personaje que desprende encanto en su ambigüedad.

6/10
El castillo de Dragonwyck

1946 | Dragonwyck

Miranda acude a la mansión de un pariente lejano. ¿Gran error? Ella es una chica de campo, que debe atender a una jovencita, pero pronto observa que algún oscuro secreto se oculta en el castillo de Dragonwyck. Antes productor y guionista, Joseph L. Mankiewicz debutó como director con esta historia gótica, que recuerda inevitablemente a la Rebeca de Hitchcock. Gene Tierney es en este caso la mujer con la mosca tras la oreja, y Vincent Price el pariente rarito.

7/10
Las llaves del reino

1944 | The Keys of the Kingdom

El padre Francisco (Gregory Peck) ha pasado toda su vida sirviendo a Dios y a sus feligreses. A su avanzada edad, está a punto de jubilarse. Cuando reflexiona sobre el poco éxito que, aparentemente, ha tenido su carrera, se da cuenta a través de sucesivos recuerdos, del impacto enorme que ha tenido sobre un montón de desconocidos. A partir de ese momento, recordamos con él, en varias secuencias, diversos episodios que reflejan el esfuerzo de un hombre dedicado a servir a Dios sin esperar, a cambio, ninguna recompensa. Convincente adaptación de la novela homónima de A.J. Cronin, un excelente testimonio de la vocación religiosa. Gregory Peck ofrece uno de los mejores papeles de su carrera. Gran parte de las excelencias de este filme provienen de su productor y guionista, el magistral Joseph L. Mankiewicz, realizador de títulos como La huella, Eva al desnudo o La condesa descalza, que aporta su buen hacer a la cinta.

6/10
Cuando el diablo asoma

1934 | Forsaking All Overs

Dyll abandona en el altar a Mary, su novia, pues ha descubierto que sigue enamorado de Connie, una mujer de su pasado. Amena adaptación de una obra teatral de Frank Cavett y Edward Barry Roberts. Los diálogos son memorables, como corresponde a un guión escrito por el mismísimo Joseph L. Mankiewicz, que aunque tardaría aún más de una década en debutar como director, ya tenía una sólida carrera como guionista. Igualmente excelente es la fotografía, obra de Gregg Toland, uno de los grandes.

6/10
El enemigo público nº 1

1934 | Manhattan Melodrama

James Cagney ya había rodado en 1931 El enemigo público, con un argumento similar. Esta cinta del 34 es un clásico del cine de gángsters, sobre todo cuando se descubrió que había sido la película que John Dillinger había visto en el cine la misma noche en que fue acribillado a balazos. El guión de Joseph L. Mankiewicz y Oliver H.P. Garrett nos cuenta la diferente trayectoria de dos amigos que crecieron en el mismo orfanato: Edward Gallagher (Clark Gable) y James Wade (William Powell). Mientras el primero se ha convertido en un pendenciero y un jugador que frecuenta malas compañías, James está al otro lado de la ley como abogado del distrito. Su rivalidad se acentúa al entrar en liza una joven llamada Eleanor (Myrna Loy). En su reparto encontramos nombres conocidos como los de Mickey Rooney y Shirley Ross, que canta el célebre “Blue Moon” de Rodgers y Hart. Arthur Caesar ganó el Oscar al mejor argumento original.

7/10
Alicia en el País de las Maravillas (1933)

1933 | Alice in Wonderland

Adaptación de la célebre novela de Lewis Carroll sobre la niña Alicia persiguiendo a un conejo blanco y entrando de lleno en un mundo, en apariencia, absurdo y descolocado. En el reparto de esta costosa producción de Norman Z. McLeod la adaptación del guión correspondió nada menos que a Joseph L. Mankiewicz y a William Cameron Menzies (quien después haría los diseños de producción para Lo que el viento se llevó). En su reparto están Gary Cooper como el Caballero Blanco, Edward Everett Horton como el Sombrerero Loco y Cary Grant vestido de tortuga. Anteriormente se habían rodado una versión británica de 1903 y otra americana de 1931. Después la novela volvería a ser llevada al cine en numerosas ocasiones: una coproducción entre Francia e Inglaterra llamada Alice in Wonderland (1950), la de Walt Disney Alicia en el país de las maravillas (1951), el musical inglés con canciones de John Barry y Don Black Las aventuras de Alicia (1972), y algunos sucedáneos como la francesa Alicia y la última fuga, de Claude Chabrol (1976), y la española Alicia en la España de las maravillas, de Jorge Feliu (1978).

6/10
Diplomanías

1933 | Diplomaniacs

Unos barberos que trabajan en una reserva india son enviados a Ginebra para acudir a una importante conferencia de paz. Entre medias, una astuta mujer llamada Dolores se entrometerá en sus asuntos, a la vez que se enamora de uno de ellos. William A. Seiter (Bailando nace el amor) dirige una comedia musical con Bert Wheeler y Robert Woolsey de protagonistas, que coincidieron juntos en varios títulos.

4/10
Si yo tuviera un millón

1932 | If I Had a Million

Un millonario escoge al azar a sus herederos con la guía telefónica. Divertida comedia por episodios sobre la avaricia, entre sus directores destacan Ernst Lubitsch y Norman Z. McLeod , y entre los actores Charles Laughton y Gary Cooper. Entre las reacciones a la recepción inesperada de un millón de dólares, tenemos la de un empleado en una tienda de porcelona, la de una mujer de profesión nocturna dudosa, la de un soldado que cree que se trata de una inocentada, la de un condenado a muerte o la de un falsificador de cheques al que nadie cree cuando muestra el que acaba de recibir. De todo ello cabe extraer la vieja idea de que el dinero no da la felicidad, aunque puede ser una valiosa ayuda. Como suele ocurrir en la películas episódicas colectivas, hay tramos más logrados que otros, y en algunos, como el que transcurre en una residencia de ancianas, hay un aspecto de patetismo, al criticar el modo en que las personas mayores son relegadas de la sociedad. El breve fragmento que protagoniza Laughton, que es el firmado por Lubitsch, es un prodigio de interpretación: en apenas tres minutos vemos a un oficinista gris, que al saber del regalo de un millón de dólares sube parsimoniosamente a la planta de su jefe, atraviesa despachos de secretarias, y al final se planta de él y hace un sobrio gesto de burla, de mandarle a 'hacer puñetas'.

6/10
Las peripecias de Skippy

1931 | Skippy

Skippy es un chaval de nueve años que no para de hacer trastadas. Su amigo Sooky, un niño pobre, le acompaña en sus andanzas. Película basada en el comic Skippy y protagonizado por el niño prodigio Jackie Cooper, que fue además el primer crío del cine sonoro nominado al Oscar. La película también fue candidata a la estatuilla, pero finalmente se la llevó el director Norman Taurog (Forja de hombres).

5/10
Luna de junio

1931 | June Moon

Amable comedia ambientada en el mundo de la música, que primero fue obra teatral y luego fue llevada al cine. Sigue a un joven que aspira a componer canciones, y viaja en tren a la gran ciudad. En el trayecto conoce a una joven que va a ser auténtica fuente de inspiración. Componen la pareja protagonista Jack Oakie y Frances Dee, y en el guión intervino Joseph L. Mankiewicz, que aún no había empezado a descollar.

5/10
Galas de la Paramount

1930 | Paramount on Parade

Musical que cumplía una doble función: por un lado ofrecer al público el nuevo y revolucionario sistema del cine sonoro, y por el otro reunir en una sola película a todas las estrellas de la Paramount. Un documental que incluía sketches cómicos, números musicales y escenas dramáticas sin ninguna línea narrativa concreta. Producida por Albert Kaufman, fue dirigida por once ilustres nombres de la compañía (entre ellos Edmund Goulding, Ernst Lubitsch y Frank Tuttle) que rodaron espectaculares episodios musicales –algunos de ellos en Technicolor, aunque finalmente no mostrados en el montaje final que llegó a las salas de cine–. En su reparto hay rostros conocidos como los de Gary Cooper, Clara Bow, Maurice Chevalier, Nancy Carroll, Fay Wray y Jean Arthur. En realidad, Paramount On Parade seguía la línea de música, estrellas y gran escenografía que anteriormente habían emprendido la Metro-Goldwyn-Mayer (The Hollywood Revue of 1929), la Warner Bros (The Show of the Shows) y la Universal (The King of Jazz).

5/10
El virginiano

1929 | The Virginian

El virginiano (Gary Cooper) y su mejor amigo Steve (Richard Arlen) son dos vaqueros de una pequeña ciudad del oeste que competirán por Molly (Mary Brian), la joven maestra recién llegada. Victor Fleming dirige un 'duelo' amoroso entre dos hombres que rivalizan por la atención de una chica. Fue la primera película hablada de Gary Cooper. El film, del cual existen varias versiones e incluso una serie de televisión, está basado en la novela de Owen Wister.

5/10
The Dummy

1929 | The Dummy

Nueva versión de una película que, con el mismo título original, ya había sido llevada al cine en 1917. Una comedia policiaca algo simple que adapta una obra teatral de Harriet Ford y Harvey J. O'Higgins, y en cuyo guión trabajaron para la Paramount los hermanos Hermann (adaptación del texto) y Joseph L. Mankiewicz (que se encargó de los subtítulos para la versión muda de la cinta). También supuso el debut cinematográfico del actor Fredric March. En su argumento, un muchacho quiere ayudar a un detective privado a descubrir el paradero de una chica que ha sido raptada, complicándose la situación cuando aparecen en escena los secuestradores.

3/10
La huella (1972)

1972 | Sleuth

Genial película de Joseph L. Mankiewicz, basada en la obra teatral del prestigioso Anthony Shaffer. Wyke, millonario escritor de novelas de misterio, invita a su casa a Tindle, dueño de una cadena de salones de belleza. Lo que promete ser una agradable velada se convierte en el juego del ratón y el gato: Wyke sabe que Tindle le engaña con su mujer, y ha orquestado todo un juego de humillaciones como sutil venganza. Lo que ocurre es que, a veces, los papeles pueden intercambiarse... Maravillosas interpretaciones de Laurence Olivier y Michael Caine, junto a una historia llena de ingenio y bien dirigida, hacen de la película una auténtica obra maestra.

8/10
King: A Filmed Record... Montgomery to Memphis

1970 | King: A Filmed Record... Montgomery to Memphis

Documental nominado al Oscar, sigue la trayectoria en pro de los derechos civiles del insigne Martin Luther King. Contiene abundante material sobre sus actividades, y hay un esfuerzo por mostrar lo más loable del personaje, pero también sus puntos discutibles. En el montaje original de tres horas intervinieron muchas celebridades hollywoodienses, aunque más tarde circularon ediciones más breves del documental, en que se agilizaba la narración eliminando las parrafadas de dichas celebridades.

6/10
El día de los tramposos

1970 | There Was a Crooked Man...

Lopeman, un antiguo sheriff, tras sufrir una lesión, debe cambiar de oficio, y se convierte en alcaide de un presidio, sustituyendo a su fallecido predecesor, que murió en un motín. Allí se entera que uno de sus "huéspedes", el carismático Paris, ocultó el dinero de su último atraco en un lugar desierto, y pretende tentarle con la idea de compartirlo. En cambio Lopeman tiene otras ideas, las de lograr la rehabilitación de sus presos, mejorando sus condiciones. Cínico y crepuscular western de Joseph L. Mankiewicz, los elementos cómicos que presenta son muy ácidos, hay un pesimismo de fondo, los hombres son incorregibles, parece decirse. El guión se debe al dúo David Newman-Robert Benton, también responsables del libreto de Bonnie y Clyde, y se nota en la descripción de la avaricia que fácilmente atrapa el corazón del ser humano. El venenoso desenlace es coherente con lo visto en el resto de la trama; y el toma y daca entre Kirk Douglas –con su clásico aire burlón compone un canalla al que resulta difícil odiar, aunque sea odioso– y Henry Fonda –él compone la rectitud puesta a prueba como nadie– parece anticipar el que tendrían Michael Caine y Laurence Olivier en La huella, dirigida también por Mankiewicz. Hay un buen plantel de secundarios para el resto de internos de la cárcel –la pareja de timadores, el traidor que ha decidido dejar de traicionar, el anciano Missouri Kid interpretado por Burgess Meredith, el chino...–, los guardianes y los civiles.

6/10
Mujeres en Venecia

1967 | The Honey Pot

Tres mujeres acuden a la mansión de un millonario a punto de morir. Como en La huella, Mankiewitcz apenas disimula el oprigen teatral de esta ingeniosa farsa, que se basa en la pieza teatral "II Volpone".

6/10
Cleopatra (1963)

1963 | Cleopatra

Una de las más espectaculares y lujosas superproducciones de Hollywood, sobre la historia de la Reina de Egipto, que desafió al Imperio Romano y tuvo sendos romances con dos de sus líderes más significativos, Julio César y Marco Antonio. La emperatriz está tan bien interpretada por Elizabeth Taylor que el público en general concibe el personaje histórico con la apariencia de la actriz. Por otra parte, se convirtió en el símbolo del Hollywood más glamouroso, debido a sus espectaculares vestidos y maquillajes. Alrededor de su personaje, se observa todo el lujo que era capaz de exhibir la gran fábrica de sueños, como en la gran entrada de Cleopatra en Roma, con unos decorados majestuosos y decenas de extras que convirtieron el filme en una gran superproducción a la altura de Ben-Hur (1959) o Los diez mandamientos (1956). La actriz aparece arropada por varias de las estrellas más solventes de la época, entre los que destacan Richard Burton como Marco Antonio y Rex Harrison como Julio César. Ambos exhiben todas sus cualidades interpretativas. Joseph L. Mankiewicz es uno de los mejores realizadores de la etapa más clásica de Hollywood, con películas como Eva al desnudo o La huella. En Julio César había retratado, diez años antes la figura del primero de los emperadores romanos. El filme se hizo acreedor de tres oscar relativos a Mejor Fotografía, Decorados y Efectos Especiales.

7/10
De repente, el último verano

1959 | Suddenly, Last Summer

Adaptación de la obra teatral de Tennessee Williams. Una excéntrica viuda está dispuesta a financiar un hospital, siempre que atiendan a su loca sobrina, que tras presenciar la horrible muerte de un primo, ha sufrido una conmoción. Espléndidos Katharine Hepburn, Elizabeth Taylor y Montgomery Clift.

7/10
El americano tranquilo

1958 | The Quiet American

Adaptación de la obra de Graham Greene, que no agradó al escritor. Transcurre en la Indochina francesa en los años 50, cuando un americano aparentemente ingenuo llega allá y traba amistad con un periodista inglés.

6/10
Ellos y ellas

1955 | Guys and Dolls

Un apostador le ha prometido a su novia, una cabaretera, que dejará el juego. Sin embargo, necesita mil dólares para alquilar un garaje donde organizar una partida a gran escala. Tras varios intentos desesperados de conseguir el dinero, otro jugador se ofrece a financiarle. Unos brillantes diálogos y un reparto de lujo, plagado de estrellas, son las características de este sólido retrato de la juventud norteamericana. La sorprendente puesta en escena es obra del maestro Joseph L. Mankiewicz (La huella, Eva al desnudo), uno de los mejores realizadores del Hollywood clásico.

6/10
La condesa descalza

1954 | The Barefoot Contessa

El magnate productor cinematográfico Kirk Edwards (Warren Stevens), el guionista y director Harry Dawes (Humphrey Bogart) y el experto en relaciones públicas Oscar Muldoon (Edmond O'Brien), descubren una noche en un tablado flamenco de Madrid a María (Ava Gardner), una bailaora gitana. María se convertirá en una estrella de Hollywood y cambiará su apellido, Vargas, por el de Damata, pero añora su vida pasada, en la que se sentía segura caminando descalza sobre la suciedad, porque de niña no tenía zapatos. Durante una estancia en la Costa Azul, conoce al conde Torlato-Favrini, que le propone matrimonio. El guión, escrito por el director Joseph L. Mankiewicz, fue nominado por la Academia de Hollywood, que concedió un Oscar como actor secundario a Edmond O'Brien. Como en Eva al desnudo, el relato se estructura a partir de una ceremonia que se desarrolla en el presente, y mediante sucesivos flash backs con voces en off de los distintos personajes relacionados con la protagonista, Mankiewicz recompone y cuenta la vida de María. Una película de contenido denso, altamente dramático, con unos personajes muy interesantes que señalan continuas referencias al mundo del cine. Curiosamente, el papel de Ava Gardner tendrá una conexión con la vida real de la propia actriz cuando, separada de Frank Sinatra, estableció su residencia en España.

8/10
Julio César

1953 | Julius Caesar

En el año 44 antes de Cristo, Julio César posee el poder de la República Romana, después de haber ganado en la batalla de Farsalia. Casio, que teme que el gobierno acabe en dictadura, planea una conspiración contra el emperador, e instiga a los senadores para asesinarle. Mientras tanto, un adivino ciego advierte a Julio César del peligro que corre, pero éste no está solo, pues cuenta con la ayuda de Marco Antonio. Superproducción histórica dirigida por Joseph L. Mankiewicz y basada en la inmortal obra teatral de William Shakespeare, que optó a los Oscar como mejor película, mejor música, mejor fotografía y mejor actor (Marlon Brando). La película cuenta con un brillante guión, diálogos espléndidos (el discurso de Marco Antonio a cargo de Brando es verdaderamente memorable), magníficos decorados y la interpretación de grandísimos actores, sobre todo británicos. La dirección de actores, que corrió a cargo de Cedric Gibbons, ganó un merecido Oscar.

7/10
Operación Cicerón

1952 | Five Fingers

El mayordomo del embajador inglés en Turquía vende información a los nazis. No le importa traicionar a su país, en connivencia con una condesa rusa exiliada, proporcionando datos sobre los preparativos aliados del desembarco de Normandía. Pero en realidad nada es lo que parece en este film de intriga basado en hechos reales, y servido con mano maestra por Joseph L. Mankiewicz. James Mason hace el que es quizá el papel de su vida. Pero destaca además la francesa Danielle Darrieux, musa de los mejores títulos de Max Ophuls.

6/10
Murmullos en la ciudad

1951 | People Will Talk

Un médico algo heterodoxo es cuestionado por un colega, al tiempo que se enamora de una de sus estudiantes, que espera un bebé. Parábola de la caza de brujas, dirigida con tino por el gran Joseph L. Mankiewicz y que cuenta con un Cary Grant siempre en su sitio.

6/10
Un rayo de luz

1950 | No Way Out

Dos criminales intentan escapar de la policía tras el atraco a una gasolinera. En su huida, uno de ellos es herido de bala. Le atiende un médico negro, al que el delincuente culpa de la muerte de su hermano, al que éste no pudo salvar la vida. Trazará un plan para vengarse. El director de Eva al desnudo denuncia el racismo de un sector de la sociedad a mediados del siglo XX, en este thriller con numerosos elementos de drama social. Supuso el debut del entonces jovencísimo Sidney Poitier.

5/10
Eva al desnudo

1950 | All About Eve

Aplausos. Eva Harrington recoge el galardón que reconoce su talento como actriz de teatro. Un pretexto para que varios personajes recuerden cómo ha llegado hasta allí. Admiradora de la leyenda viviente Margo Channing, Eva no tenía experiencia interpretativa. Pero con paciencia y tesón, provocando una mezcla de envidia y admiración a su alrededor, se convirtió en secretaria de Margo. Luego era su actriz sustituta, hasta que llegaba la oportunidad de reemplazarla en una función. Acertaba André Bazin al decir que Davis “no interpreta su papel habitual. Es Ann Baxter quien hace el papel de Bette Davis en el cine, mientras que Bette Davis hace el papel de Bette Davis en la vida”. Cuando su carrera languidecía, le tocaba aquel bombón de personaje: pero no era la clásica depredadora que, con tantos matices, había contribuido a crear. Eva al desnudo nació de un argumento que rondaba a Joseph L. Mankiewicz: una mujer pelea a muerte por conseguir un premio parecido al Oscar. Mientras le daba vueltas descubrió un relato de Mary Orr, “The Wisdom of Eva”, publicado en Cosmopolitan en 1946: “Me sirvió de pretexto, McGuffin que diría Hitchcock, hasta que se convirtió en un comentario satírico sobre el mundo del teatro y sus habitantes”. La historia transcurría en el mundo de la escena en que anheló trabajar, aunque la vida le llevó al cine, donde se labró una sólida reputación. Su complejo de culpa lo trasladó al personaje de Eva, dispuesto a marchar a Hollywood tras ganar su premio. Años después el director tuvo la sorpresa de que el fingido premio Siddons (tomaba el nombre de una actriz del siglo XVIII), se convirtió en real: la sociedad Sarah Siddons de Chicago lo adoptó como galardón. Por si fuera poco, Celeste Holm y Bette Davis ganaron dicho premio. El círculo se cerraba. Pero Mankiewicz recelaba de cualquier premio, pese a ganar con el film 2 Oscar como guionista y director: “El oro, una vez en la mano, se convierte en mierda”. Eva al desnudo incluía una frase dirigida a Eva, advertencia sobre la corrupción que pueden producir: “Yo no me preocuparía mucho por el corazón, ya que siempre puedes poner ese trofeo en su lugar”. Para Mankiewicz las mujeres en pantalla son más interesantes que los hombres. El personaje del crítico Addison es fascinante, y fue el único Oscar de interpretación de Eva al desnudo (Bette Davis, Anne Baxter, Celeste Holm y Thelma Ritter fueron candidatas). Pero el meollo de la historia son los personajes femeninos: desde Eva, que vende el alma para alcanzar su cota de gloria, hasta la vieja estrella Margo, candidata a una relativa felicidad, pasando por Karen, esposa infeliz, miss Caswell a la que Marilyn Monroe da una gracia especial o Birdie, encargada del tocador de Margo. La riqueza del alma femenina es patente. Mankiewicz decía de ella: “La mujer puede decir que sí y que no al mismo tiempo. La mujer quiere y no quiere al mismo tiempo. La mujer miente y disimula infinitamente mejor que el hombre. Estoy totalmente de acuerdo con las mujeres cuando hablan de lo imposible que les hace la vida la sociedad, pero les envidio su superior ‘equipamiento’ para afrontar la vida. Todas las injusticias sociales perpetradas contra ellas han agudizado sus defensas.”

9/10
Carta a tres esposas

1949 | A Letter To Three Wives

Tres mujeres leen la carta de Addie, una amiga que les anuncia que se ha fugado con uno de sus maridos. Cada una tiene motivos para creer que la misiva es para ella. Delicioso film del maestro Joseph L. Mankiewicz, exquisito en la descripción psicóloga de personajes, y con un estupendo guión. La realización, llena de flashbacks, permite ir conociendo a cada uno de los personajes, sus valores, dudas y deseos. La película fue nominada a los Oscar en 1949, y ganó el premio al mejor guión y director.

7/10
Odio entre hermanos

1949 | House of Strangers

Una notable muestra de cine negro, filmada con pulso firme por Joseph L. Mankiewicz, que cuenta la historia a través de un largo flash-back. Se describe la tensión que surge entre Max y sus hermanos, a consecuencia que éstos han traicionado a su padre, un conocido gángster, lo que para el primero reclama venganza. Destaca el extraordinario trabajo de Edward G. Robinson como el patriarca de la familia, que le mereció un premio como mejor actor en el recién nacido Festival de Cannes.

7/10
El fantasma y la Sra. Muir

1947 | The Ghost and Mrs. Muir

La Sra. Muir, joven viuda con una hija, alquila un caserón cerca del mar. El lugar resulta estar habitado por el fantasma de su anterior inquilino, el capitán Daniel Gregg. La mujer y el marino entablan una extraña relación que animará al difunto y solucionará los problemas económicos de la joven viuda. Primera gran film del estilista Mankiewicz, que rodó antes la interesante El castillo de Dragonwyck. Mezcla con elegancia fantasía, comedia y drama. Fantástica la Tierney.

7/10
El mundo de George Apley

1947 | The Late George Apley

Boston, 1912. Los Apley son una familia de rancio abolengo, no se juntan con cualquiera. O eso supone George, el patriarca del clan. Porque lo cierto es que sus vástagos John y Eleanor han empezando han mantener sendas relaciones sentimentales con personas de modesta condición, pero de las que están rendidamente enamorados. La que más sale perdiendo en este asunto es Agnes, prima de John y candidata oficial a ser su esposa. Tras pasar con éxito por Broadway la versión teatral de la novela ganadora del Pulitzer de John P. Marquand, el estupendo director y productor Joseph L. Manckiewicz la convirtió en película. El film es un eficaz divertimento que sabe tirar afilados dardos a las artificiales barreras de clase. Ronald Colman entrega una de las mejores composiciones de su carrera, está especialmente divertido.

7/10
El castillo de Dragonwyck

1946 | Dragonwyck

Miranda acude a la mansión de un pariente lejano. ¿Gran error? Ella es una chica de campo, que debe atender a una jovencita, pero pronto observa que algún oscuro secreto se oculta en el castillo de Dragonwyck. Antes productor y guionista, Joseph L. Mankiewicz debutó como director con esta historia gótica, que recuerda inevitablemente a la Rebeca de Hitchcock. Gene Tierney es en este caso la mujer con la mosca tras la oreja, y Vincent Price el pariente rarito.

7/10
Solo en la noche

1946 | Somewhere in the Night

Un combatiente de la Segunda Guerra Mundial se despierta amnésico y sin capacidad de hablar. No recuerda quién es, pero prefiere no decirlo para volver enseguida a casa. Con el nombre de George Taylor, y una vez recuperado el habla, marcha al hotel donde se alojaba antes de la guerra, lo que le conducirá a un garito nocturno. Allí se ve enredado en una complicada madeja de la que la memoria no guarda registro alguno: un tipo dice haber ingresado una importante suma en su cuenta, y Taylor empieza a temer que en su vida anterior ha podido haber estado implicado en alguna acción criminal. Uno de los títulos con los que Joseph L. Mankiewicz, ya reputado guionista y director, debutó en la dirección. Se trata de una trama de cine negro con todos los elementos del género, bastante enrevesada, pero que funciona bien. Se juega bien con las dudas morales del protagonista, y los diversos secundarios, matones, el tipo de la bola de cristal, el poli, distintas féminas, el demente... Los actores no son especialmente conocidos, pero cumplen a la perfección, con mención especial para Richard Conte, en un personaje que desprende encanto en su ambigüedad.

6/10

Últimos tráilers y vídeos