Decine21
Blog de Hildy

Berlanguiano y otros 10 adjetivos de cine

Se acerca el centenario de Luis García Berlanga –el próximo 12 de junio–, y con tal motivo muchos celebran la inclusión en el diccionario de la Real Academia Española de la palabra “berlanguiano”.

En efecto, desde noviembre de 2020, según el diccionario de la RAE, el adjetivo “berlanguiano, na” tiene dos acepciones: “Perteneciente o relativo a Luis García Berlanga, cineasta español, o a su obra”, y “Que tiene rasgos característicos de la obra de Luis García Berlanga”. Y es que es típicos que los artistas den lugar a adjetivos, me vienen a la cabeza “cervantino” y “cervantesco” por Cervantes o “velazqueño” y “goyesco” por Velázquez y Goya.

¿Hay otros artistas de cine que hayan dado lugar a adjetivos semejantes? Pues reconocidos o no por la RAE, al menos quien suscribe, y me consta que muchos otros, utilizamos adjetivos que surgen de un cineasta y que sirven para describir situaciones o películas que nos traen a la memoria a un director o actor.

1) Se habla mucho por ejemplo de “landismo”, para referirse a cierto tipo de cine que proliferó en España en la década de los 70, en el tardofranquismo y primeros pasos de la democracia, dominado por la comedia ligera y elementos de destape. Por supuesto toma el nombre de Alfredo Landa, que fue uno de los actores más presentes en este tipo de películas.

2) Siguiendo con cine español, la RAE admite “buñueliano”, aunque yo reconozco usar más “buñuelesco”, cuya definición es exactamente la misma que “berlanguiano”, cambiando naturalmente “Luis García Berlanga” por “Luis Buñuel”.

3) En la misma línea yo utilizo “almodovariano” para referirme a películas con rasgos melodramáticos surrealistas y estrafalarios típicos de Pedro Almodóvar. No está recogida en el diccionario de la RAE que sí incluye “almodovareño”, pero no en el sentido que comento, sino refiriéndose al “natural de Almodóvar del Campo”.

Por supuesto, no solo artistas españoles dan pie a adjetivos calificativos de cierto tipo de cine o de situaciones de la vida misma. Pienso que en general todos los que tienen un cine distintivo, con aire surrealista, invitan a crear vocablos.

4, 5 y 6) ¿Quién de los que se dedica a hablar de cine no ha dicho que esa película tiene aires “fellinianos”, en alusión a los elementos oníricos tan peculiares del gran Federico Fellini? O en la misma línea, ante una película hermética y misteriosa con elementos extraños, ¿no nos parece que tiene algo “lynchiano”, mención al creador de Twin Peaks David Lynch? Y por supuesto, cuando de hablar de suspense se trata, y aunque no sea un adjetivo fácil, podemos decir que tal cinta tiene elementos “hitchcockianos”, la alargada sombra benéfica de Alfred Hitchcock.

7 y 8) Me sorprende que no esté admitido por la RAE “capriano”, en alusión a las fábulas optimistas que invitan a ser mejor persona de Frank Capra, porque pienso que es de uso bastante común, en mi caso puede que sea el primer adjetivo de este tipo que he usado en mi vida. Y que no me digan que es por ser extranjero, porque sí está en el diccionario “shakespereano” por Shakespeare. Como cabía esperar, tampoco podemos encontrar ahí “fordiano”, por John Ford, que define una forma de mirar al mundo donde tienen lugar primordial la camaradería, la familia y las tradiciones.

9) Charles Chaplin, a través de su célebre Charlot, ha mediado para que surja “charlotada”, que tiene dos acepciones para la RAE, “festejo taurino bufo” y “actuación pública, colectiva, grotesca o ridícula”. Aquí no hay mención explícita a Chaplin, pero en un acotamiento se señala que proviene “de Charlot, apodo del torero bufo Carmelo Tusquellas, que en su vestido y actitudes remedaba al personaje cinematográfico creado por C. Chaplin”. Menos mal.

10) Aunque “marxista” aparece en el diccionario de la RAE, me temo que solo se recoge el significado en torno a Carlos Marx, no a unos Marx hermanos que nos han divertido mucho más, Groucho, Harpo, Chico y Zeppo.

Cabría mencionar más, como “spielbergiano”, "alleniano" o”disneyano”, pero vamos a dejarlo aquí, lo bueno si breve, dos veces bueno.

Lo último del mundo del cine