saltar al contenido principal

Llegan películas en abundancia cuando acometemos el fin de semana de los Oscar, donde además guarecerse de la pronosticada lluvia puede ser un incentivo para adentrarse en una sala de cine y disfrutar.

Empiezo destacando La última bandera, película lograda, una de veteranos de guerra con Richard Linklater como director, donde se entrelazan Vietnam e Irak, y en que se pintan bien los dramas personales de tres antiguos soldados cuyas vidas vuelven a reunirse por un motivo luctuoso. Steve Carell, Bryan Cranston y Laurence Fishburne hacen unas grandísimas interpretaciones. Además, también con el ejército y la muerte como desencadenante de la trama, llega Foxtrot, película israelí de Samuel Maoz, decididamente menos esperanzada que la anterior.

Se basan en hechos reales Héroes en el infierno y El caso de Cristo. La primera habla evitando los tópicos del arriesgado trabajo que llevan a cabo los bomberos de Arizona apagando incendios, y Josh Brolin sobresale como protagonista de una tarea en equipo. La otra habla con pasión y fuerza del amor de un matrimonio puesto a prueba por la fe cristiana recién descubierta de ella, y el escepticismo de él, que periodista inicia una investigación para demostrar que todo lo referente a Jesús es una superchería.

Se adscribe al subgénero de espías la dura por su sexo y violencia Gorrión rojo, con Jennifer Lawrence haciendo de rusa y bailarina, bien acompañada en el reparto por Joel Edgerton. Por su parte, Siete hermanas es ciencia ficción distópica también bastante dura, sobre un mundo donde domina la ley del hijo único, por lo que unas septillizas con la cara de Noomi Rapace lo tienen difícil para salir adelante. La premisa es fantástica, pero no se desarrolla todo lo bien que sería de desear.

El cine español podría auparse a la primera posición de la taquilla Sin rodeos. Y es que Santiago Segura tiene mucho tirón, y aquí sorprende con una comedia más amable que sus Torrentes, y dirigiendo a protagonista femenina, la siempre estupenda Maribel Verdú. No inventa la pólvora, pero entretiene, qué duda cabe. De muy distinto corte es Errementari. El herrero y el diablo, película vasca de terror apadrinada por Álex de la Iglesia, con telón de fondo convincente de las guerras carlistas.

Finalmente, la propuesta familiar se llama El hijo de Bigfoot, simpática cinta animada sobre un chaval que va a descubrir que tiene un inesperado progenitor.

No hemos tenido ocasión de visionar otros estrenos menores: Fairytail: Dragon Cry, Kilian Jornet: Path to Everest y La vida lliure.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE