IMG-LOGO

Biografía

Bryan Cranston

Bryan Cranston

64 años

Bryan Cranston

Nació el 07 de Marzo de 1956 en Valle de San Fernando, California, EE.UU.

Premios: 0 Oscar (más 1 nominaciones)

El último gran antihéroe

14 Noviembre 2012

¿Quién es ese hombre que le ha quitado tres años consecutivos (casi cuatro) el Emmy al mejor actor de teleserie a actores como Jon Hamm ("Mad Men"), Hugh Laurie ("House") y Michael C. Hall ("Dexter")? Comediante de primera, el reconocimiento le ha llegado a Bryan Cranston por una interpretación dramática, como el desafortunado profesor Walter White, en "Breaking Bad".

Nacido en el Valle de San Fernando (California), el 7 de marzo de 1956, Bryan Lee Cranston siempre ha vivido cerca del mundillo de la televisión, pues su padre, el actor Joe Cranston, interpretó personajes fijos en diversas series de los años 50, mientras que la madre, Peggy Sell, fue actriz radiofónica. Durante su infancia pasó mucho tiempo con sus abuelos, a los que ayudaba en las tareas de su granja avícola. Estudió ciencias políticas en Los Angeles Valley College.

En un principio sus padres –que conocían a fondo los entresijos del 'show bussiness'– se mostraban bastante reacios a que dedicara su vida a la actuación, pero él sentía una vocación tan grande que decidió intentarlo de todas formas. Tras debutar en el Granada Theatre, en su localidad natal, a partir de 1982 empezó a rodar diversos anuncios e interpretar papeles menores, sobre todo en la televisión.

Hasta que finalizó el siglo XX, Bryan Cranston pasó bastante desapercibido, salvo por su papel recurrente de dentista en Seinfeld, donde dio mucho juego en varios episodios por el pánico que tenía el protagonista a acudir a su consulta. Por aquella época recibió el apoyo de Tom Hanks, deslumbrado por su talento tras contratarle para un pequeño papel, el astronauta real Gus Grissom, en The Wonders. En la miniserie producida por Hanks De la Tierra a la Luna, se le pudo ver como otro histórico de la carrera espacial, Buzz Aldrin –la segunda persona que pisó la Luna–. También acompañó al célebre actor en Salvar al soldado Ryan, donde su aparición es mínima, como coronel del Departamento de Guerra que insistía al principio en la importancia de la misión.

A partir del año 2000 la carrera de Bryan Cranston dio un giro tras interpretar a Hal, el rocambolesco padre de la familia disfuncional de Malcolm, una comedia imaginativa y fresca. A pesar del talento de todos los protagonistas –el joven Frankie Muniz también obtuvo notoriedad–, Cranston se convirtió en el rey de la función. Terminada la serie se le pudo ver en algún otro papel, como el del insufrible Hammond Druthers, jefe de Ted Mosby en un estudio de arquitectura, en un par de episodios de Cómo conocí a vuestra madre.

En aquel momento, Bryan Cranston corría el peligro de quedar encasillado en su registro cómico, y acabar olvidado, como otros protagonistas de 'sitcoms'. Pero un día su agente le mandó el guión de la serie dramática Breaking Bad, que preparaba AMC, con una nota que le aclaraba que era de un guionista con el que había trabajado cuando apareció en un capítulo de Expediente X. Aunque no entendió el significado del título, le encantó el libreto. "Llamé a mi agente, que me dijo que empezaban a hacer las audiciones a la semana siguiente. Yo le dije que tenía que conseguir que me vieran antes, porque para entonces ya lo habrían visto otros actores de más renombre, y no tendría ninguna oportunidad", recuerda Cranston.

Tras la prueba, no dudaron en contratarle para encarnar a Walter White, profesor de química de instituto con problemas económicos, al que le diagnostican un cáncer terminal. Con un antiguo alumno decide lanzarse a la fabricación de metanfetamina, para asegurar el bienestar de los suyos cuando muera, iniciando un camino peligroso al lado oscuro de la vida de la mano de la venta de drogas.

Breaking Bad, auténtica obra maestra televisiva, tan cruda como realista, obtuvo desde el primer momento el respaldo unánime de la crítica por varias razones, entre ellas la cuidada evolución de los personajes, digna de las mejores novelas, y el ensamblaje de los pequeños detalles de cada capítulo, que parecen siempre cobrar sentido más adelante. Pero sobre todo por la valentía de su creador, Vince Gilligan, y el resto del equipo de guionistas, capaces de llevar la serie por derroteros a priori casi suicidas, como por ejemplo en el celebérrimo capítulo de la mosca, donde sólo aparecen los dos protagonistas, encerrados en un laboratorio, con este insecto, al que Cranston le dedica un monólogo de altura. Todo un reto para los actores, los guionistas y el director, que sin duda se lucen.

Para el intérprete, el complejo y lleno de matices Walter White ha sido el personaje de su vida, que le ha hecho ganar no sólo los tres Emmy y una cuarta candidatura anteriormente citados, sino también tres nominaciones al Globo de Oro entre otros premios. "Estoy más agradecido por este personaje de lo que nadie sabrá nunca", comenta Bryan Cranston en torno a Walter White. "Es casi una versión de Tony Soprano, con la diferencia de que Tony estaba cómodo siendo un criminal, y Walter White es como un pez fuera del agua. Vince, todo el equipo y yo mismo estamos tratando de hacer algo que nunca se ha conseguido en la historia de la televisión, que es cambiar el personaje protagonista de una persona a otra. Estoy agradecido a gente como David Chase por pavimentar el camino para personajes como este".

Superados los cincuenta años, Cranston ha obtenido el prestigio que hasta ahora se le había escapado a lo largo de tres décadas de carrera con Breaking Bad, y se ha convertido en objeto de deseo de los directores, para dar lustre a personajes secundarios. Fue un detective en El inocente (The Lincoln Lawyer), marido de Julia Roberts en Larry Crowne, nunca es tarde (de nuevo con Tom Hanks, protagonista y realizador), docente en El profesor (Detachment), oficial del ejército en John Carter y Contagio, el malvado canciller Cohaagen en Desafío total (Total Recall) y alcalde en Rock of Ages (La era del rock). También brilló brevemente como agente literario de Greg Kinnear en Pequeña Miss Sunshine. Dos papeles sobresalen en su carrera de cine, el supervisor del agente Tony Mendez (Ben Affleck), en Argo, y el carismático mecánico y jefe del protagonista (Ryan Gosling) en Drive.

Director de un drama totalmente desconocido, Last Chance, Bryan Cranston adquirió una gran experiencia como realizador al ocuparse de diversos episodios de Malcolm. Continúa ejerciendo como tal, en Breaking Bad y en series de la competencia como The Office y Modern Family.

Divorciado en 1982 de su esposa, Mickey Middleton, se unió a la actriz Robin Dearden, a la que conoció durante el rodaje de un episodio de la serie Airwolf: Helicóptero. Bryan Cranston era el villano y ella su rehén. Ambos han tenido una hija, Taylor Dearden, que apareció en un episodio de Breaking Bad y en algún corto, por lo que podría seguir los pasos de sus progenitores en el campo de la interpretación.

Oscar
2016

Nominado a 1 premio

Filmografía
El magnífico Iván

2020 | The One and Only Ivan

Película familiar de Disney, basada en el libro infantil "El único e incomparable Iván" de Katherine Applegate, que se inspira en hechos reales, y conecta bien con cierta sensibilidad actual que no simpatiza demasiado con los circos que tiene animales, y reclama para ellos amplios espacios para que campen a sus anchas, si no, sencillamente, la libertad. En un centro comercial, Mack gestiona en un pequeño espacio un espectáculo circense con animales, donde la estrella es el magnífico Iván, un gorila de espalda plateada; el momento culminante de su actuación ocurre cuando muestra toda su ira y fiereza dándose golpes de pecho. A Mack le ayuda Ramón, padre de una niña, y cuya esposa está enferma. Como el número de Iván está en decadencia, y Mack incorpora un nuevo animal, una cría de elefante de buen corazón, llamada Ruby, que se interesa por todos los animales: una elefante anciana a la que considera su tía, Stella, un perro, Bob, una foca, un gallo... Mike White sorprendió en 2017 escribiendo y dirigiendo Qué fue de Brad, una divertida comedia con miga antropológica, sobre la crisis de la mediana edad. Aquí se ha ocupado de adaptar el libro de Applegate, pero se diría que le ha faltado un poco de chispa, o que la dirección de Thea Sharrock no ha estado del todo inspirada. Por supuesto destacan los animales fotorrealistas creados con ordenador, en los que Disney se ha convertido en especialista, con El libro de la selva o El rey león, y con otra historia de circo, Dumbo de Tim Burton. Y se trata de un aceptable entretenimiento, que invita a pensar en los demás, y en desarrollar las propias capacidades, aquí nada menos las artísticas en pintura. En la versión original hay un puñado de voces de actores muy conocidos, incluida la de Angelina Jolie, productora también del film. Pero dando la cara está Bryan Cranston, que como domador compone un papel muy distinto al que le ha dado la fama, el de Walter (que no Walt, ¿eh?) White en Breaking Bad.

5/10
El camino. Una película de Breaking Bad

2019 | El Camino: A Breaking Bad Movie

Breaking Bad es una magnífica creación televisiva, Vince Gilligan supo armar una fabulosa serie a partir del improbable equipo de narcotraficantes que conforman en Alburquerque un profesor de química con cáncer, que quiere asegurar el futuro de su familia, Walter White, y uno de sus antiguos estudiantes, pobre diablo y camello que conoce bien el mundillo, Jesse Pinkman. A lo largo de cinco temporadas, vimos su personal evolución y la de otros estupendos personajes –dos de ellos, el abogado Saul Goodman antes conocido como Jimmy McGill, y el ex policía arreglatodo Mike Ehrmantraut, dieron lugar después a la serie precuela Better Call Saul– hasta llegar a un estupendo final. El camino. Una película de Breaking Bad puede verse como una especie de epílogo de la serie, un capítulo largo que da respuesta a algunas cuestiones que se dejaban abiertas en torno al personaje de Jesse Pinkman, y que llega seis años después. Algo que se se nota, porque la acción se supone que transcurre prácticamente a renglón seguido, y comos los años no pasan en balde, hay que decir Aaron Paul ha cambiado físicamente lo suyo. De todos modos, la idea es mostrar la huida de Jesse, pensar si alguien tan inestable y poco metódico como él –nada que ver con Walter, que terminaba siendo una suerte de figura paterna– logrará sentar la cabeza con un futuro en otra parte y con otra identidad, tal vez haya llegado el momento de madurar y redimirse. Y al tiempo, se nos ofrecen flash-backs varios de su interacción con viejos conocidos, que sirve para mantener medianamente el interés y despertar la nostalgia en el espectador. Lo que vemos no es hipermemorable, pero trasmite buenas vibraciones para los que han disfrutado con el universo Breaking Bad. El ir de aquí para allá Jesse con un Chevrolet El Camino –metáfora del camino que debe labrarse–, sirve para hablar de vidas alienadas –la idea de fundir realidad con un videojuego, la presencia televisiva de sus padres y su conversación telefónica–, y pergeñar un par de buenas secuencias en torno al dinero que necesita para pagar su nueva identidad.

6/10
Power Rangers

2017 | Power Rangers

En la era de los dinosaurios, el alienígena Zordon frustra los planes de acabar con la Tierra de la maquiavélica Rita Repulsa. Entierra cinco monedas de poder destinadas a cinco elegidos que se convertirán en guardianes de nuestro planeta. En el siglo XXI el lugar se ha convertido en Angel Grove, pequeña localidad de Estados Unidos. Cinco adolescentes darán con el tesoro oculto, Jason, quaterback en arresto domiciliario, el ‘cerebrito’ Billy, la ex reina de la popularidad Kimberly, el fanfarrón Zack y la solitaria Trini. Recuerdan la serie televisiva Power Rangers, así como la famosa frase de los protagonistas, “A metamorfosearse”, sobre todo los que fueron niños en los 90, que disfrutaron de lo que en realidad era un refrito de una serie japonesa, Super Sensai, añadiéndole secuencias con actores occidentales, y manteniendo los momentos de acción, donde aparecían enmascarados. En 1995 dio lugar a una entrega cinematográfica, Power Rangers, la película, sólo para incondicionales. Ahora que la nostalgia vende más que nunca llega el pertinente ‘reboot’ o reinicio de la franquicia desde el principio. Se ocupa de la realización Dean Israelite, responsable del resultón film de adolescentes viajando por el tiempo Project Almanac. Sus imágenes tienen garra y logra eficaces trabajos de los jóvenes y desconocidos protagonistas, todos ellos bien escogidos. Se toma su tiempo para presentar a los protagonistas, rebeldes sin causa con los que el ‘target’, de la misma edad, se sentirán más o menos identificados. También logra secuencias de acción más o menos vistosas, a pesar de su falta de frescura y de que cuenta con efectos digitales baratos para los tiempos que corren. Saben a poco las apariciones de Bryan Cranston, muy caracterizado, en su rol de mentor, y Elizabeth Banks, a sus anchas como villana. En línea con otros filmes recientes de corte fantástico como Star Trek: Más allá, y La bella y la bestia, se sugiere la salida del armario de un personaje ya conocido anteriormente. Luego la cosa se queda en nada, la mayor parte del público ni apreciará el detalle, pero parece un peaje obligatorio en beneficio de la corrección política que empieza a resultar ya un poco cansino.

5/10
The Disaster Artist

2017 | The Disaster Artist

Una película que parte de hechos auténticos, de las andanzas de un director de esos que, al estilo Ed Wood, son definidos como el peor de la historia, o que han hecho el mayor bodrio de todos los tiempos. Lo que permite situaciones humorísticas muy divertidas. Pero a la vez, se atrapa la pasión por el oficio, la ilusión por convertir en celuloide –ahora también en soporte digital– esas historias que bullen en el espíritu de uno, quien considera que deben ser contadas y conocidas por el público. Lo patético y risible reviste cierta grandeza, que merece ser destacada, hasta con alguien con tan poco talento como Tommy Wiseau, director de The Room. De origen incierto –él decía que era de Nueva Orleans a pesar de su imposible acento, según IMDb nació con el nombre de Piotr Wieczorkiewicz en Poznan, Polonia, en 1955– vemos en The Disaster Artist que aspira a lo más alto de la carrera artística, ser actor y director de cine. Pero no trata de realizar su sueño hasta que encuentra un alma gemela, una suerte de hermano con todo el ímpetu de la juventud, que sienta lo mismo. Se trata de Greg Sestero, con quien conecta inmediatamente, de modo que ambos marchan juntos a Los Angeles. Tras intentos infructuosos para conseguir trabajo, será el propio Wisau quien ponga en marcha su propia película con guión escrito por él, The Room, que financia gracias a su nutrida cuenta corriente, nadie sabe de donde ha podido sacar el dinero. El actor James Franco es el responsable de este film, bien llevado, donde también él es protagonista junto a su hermano Dave. La Concha de Oro ganada en San Sebastián resulta totalmente razonable, aunque podía haber ido a parar a otros títulos con méritos no tan distantes. Y aunque el tono de la película de Tim Burton es diferente, un aura de romanticismo envuelve Ed Wood, lo cierto es que son inevitables las comparaciones, y la película citada es indudablemente mejor. Todo el mundo sabe que James Franco no para quieto un momento, a su inicial carrera de actor ha sumado la de director y productor, en la que sobreabundan los proyectos, algunos ya realizados. Esa pasión por la profesión de cineasta es lo que sin duda le ha cautivado de la estrafalaria personalidad de Tommy Wiseau, que suple su falta de talento con el entusiasmo puro y duro. Puede ser raro, egocéntrico, celoso, de carácter imposible, pero su determinación para hacer lo que desea, sin dejar que le afecte la pésima opinión que tienen de él los demás como cineasta, resulta admirable, y es que nunca se viene abajo. Y cuando está a punto, ahí está la amistad de Greg Sestero, quien resiste lo loco y absurdo que parece un proyecto que podría echar por tierra su trayectoria futura, de un artista desastre sólo cabe esperar una película desastre. La película logra su propósito, contagiar el amor al cine y por ende a la propia profesión a través de alguien que no es el mejor ni mucho menos, pero que lo intenta. La paradoja de que la chapuza pueda caer en gracia engancha, aunque al mismo tiempo deja la sensación de que este “así se hizo” dramatizado no da para tanto. Podría uno preguntarse por qué James Franco, que interpreta a Tommy, ha decidido que su hermano encarne a Greg Sestero. Todo apunta a subrayar la metáfora de que tenemos a unos “hermanos del alma”, de los que al principio se acentúa su innegable parecido físico. En cambio, a medida que discurre la narración y surgen los problemas, las diferencias en su aspecto son más marcadas, uno sigue en las nubes, mientras que el otro quiere pisar el suelo.

6/10
Philip K. Dick's Electric Dreams

2017 | Philip K. Dick's Electric Dreams | Serie TV

Serie antológica compuesta de diez episodios basados en relatos cortos de Philip K. Dick, el prestigioso autor de ciencia ficción responsable de "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", que dio pie al mítico film Blade Runner. De hecho, el título englobador "Electric Dreams", "Sueños eléctricos", es una alusión a las historias imaginadas por Dick a partir del título de esa obra. El planteamiento, de historias sorprendentes de anticipación con final rompedor, conecta con otros populares seriales televisivos, como Alfred Hitchcock presenta, Dimensión desconocida, Cuentos asombrosos, o, más reciente, Black Mirror. Los diez episodios cuentan con directores, guionistas y actores diferentes, por lo que el interés de las historias es desigual, algunos entusiasmarán más que otros, también según gustos o humor cuando se ven. En cualquier caso, se trata de fábulas de advertencia, que nos proponen situaciones con una humanidad cada vez más deshumanizada, que corre el riesgo de perder sus rasgos de identidad con una tecnología cada vez más perfecta, pero que nos puede hacer olvidar nuestra singularísima e irrepetible condición personal, quiénes somos, de dónde venimos, adónde vamos. Y lo que se cuenta trata de adaptarse a las circunstancias de los comienzos del siglo XXI, no podemos olvidar que muchos relatos originalmente fueron escritos hace más de 50 años, cuando no había móviles, internet, etc, etc. Tampoco era entonces tan abrumadora la presión en pro de la diversidad sexual. En "Real Life", se nos presenta una historia donde el escapismo a través de la realidad virtual conduce a no distinguir cuál de dos posibles vidas es la verdadera. "The Conmuter" nos habla de una parada no prevista en un tren, que conduce a Timothy Spall a un mundo de felicidad demasiado perfecta. En "Impossible Planet" una anciana con la cara de Geraldine Chaplin ahnela volver a la romántica e idílica Carolina del Norte de su niñez, aunque la Tierra es un planeta radioactivo. Un científico anodino al que da vida Steve Buscemi podría ver cómo cambia su vida si acepta los planes de una mujer sintética para rebelarse contra el sistema en "The Crazy Diamond". "Kill All Others" habla con acidez de la manipulación de los políticos, con una lideresa a la que encarna Vera Farmiga, que invita a matar a los diferentes, mientras que los "borregos" no se cuestionan nada. También habla con fuerza de la manipulación, en este caso a cuento de la amenaza terrorista, "Safe & Sound", hasta el punto de que va a sufrir una relación entre madre (Maura Tierney) e hija (Annalise Basso). Y "The Hood Maker" habla de una sociedad controlada por policías que usan los poderes telepáticos de algunos de sus agentes, y que se rebelan con unas misteriosas máscaras. Tu padre (Greg Kinnear) tal vez no sea tu padre, propone la inquietante "Father Thing", una curiosa variación muy lograda sobre el clásico La invasión de los ladrones de cuerpos. "Autofac" alerta acerca de los peligros del consumismo. También en "Human Is", un marido militar (Bryan Cranston) vuelve cambiado de la batalla.

6/10
La última bandera

2017 | Last Flag Flying

Notable drama sobre las heridas que arrastran los veteranos de guerra en la sociedad estadounidense. Larry "Doc" Shepherd visita a dos de los compañeros con los que sirvió durante la guerra de Vietnam. Sal Nealon es un tipo que vive al día, que regenta un bar, con la boca muy grande, dice todo lo que le pasa por la cabeza. Richard Mueller es pastor en una iglesia baptista, que ha sentado la cabeza tras una vida agitada. El motivo del reencuentro no puede ser más lúgubre: el viudo Doc va a enterrar a su único hijo, muerto en acto de servicio en Bagdad, Irak, poco antes de la captura de Sadam Husseim. El polifacético Richard Linklater adapta una novela de Darryl Ponicsan, quien también coescribe con él el libreto. Se trata de una trama que es un verdadero regalo para los tres actores principales, Steve Carell, Bryan Cranston y Laurence Fishburne, que están perfectos en sus papeles. Por el dibujo de situaciones e interactuaciones entre ellos, sería perfectamente trasladable al teatro, aunque el director sabe imprimir a la narración estimables cualidades fílmicas, también cuando el film se convierte en una suerte de road-movie. Realmente estamos ante una sugerente reflexión acerca del sentido de la vida, que invita a pensar que las cosas ocurren por algún motivo, y que siempre hay tiempo para el reconocimiento de las culpas, el perdón y hacer lo correcto. El modo en que discurre todo está muy bien planteado, porque poco a poco conocemos las circunstancias de lo ocurrido en Vietnam e Irak, de modo que la reunión después de tanto tiempo, aunque sea por un motivo bien triste, se presenta como oportunidad única para reparar errores y crecer como personas. Por otro lado, la mirada al lado oscuro de la guerra, incluidos los intereses bastardos de los que mueven los hilos, aunque decididamente crítica, está hábilmente contenida, se evita la tentación panfletaria. El film muestra, en los dramas personales, un delicado equilibrio, pues existe espacio para la risa y para la lágrima, y el choque de personalidades –el bruto Sal, con su lenguaje procaz y sus modos nada delicados, frente al pastor que todo lo ve con mirada sobrenatural tras su encuentro con Jesús, tiene como puente al roto Doc, que debe encajar la muerte de su hijo– está manejado con rara perfección. Una gratísima sorpresa, con tres extraordinarios personajes principales, y un buen cuadro de secundarios, que lo hacen muy bien.

7/10
Amigos por siempre

2017 | The Upside

Remake del exitoso film Intocable del dúo francés Olivier Nakache-Eric Toledano, que a su vez se inspiraba en un caso real, la relación entre Philippe Pozzo di Borgo and Abdel Sellou, un cuadrapléjico anclado en su silla de ruedas y su improbable ayudante negro. Aquí se mantiene en líneas generales una gran fidelidad al original, aunque americanizando la historia con el telón de fondo de Nueva York, el ambiente de lujo de Manhattan, y de las galerías de arte, y metáforas de béisbo. Pero por supuesto, lo principal es el armazón argumental. Un millonario en silla de ruedas, Phillip, viudo, amargado por su situación; y un afroamericano, Dell, en libertad condicional, con problemas familiares, pero que acepta las cosas como vienen y tiene un optimismo a machamartillo. Cuando Yvonne, la eficaz mano derecha de Phillip, está buscando un asistente capaz de aguantarle, y entrevista a decenas de candidatos, el descaro de Dell cae en gracia al tetrapléjico, que lo ficha ante el estupor de ella. Comienza una curiosa relación de extraña pareja, en que uno recupera las ganas de vivir, y el otro va sentando la cabeza. El nuevo director, Neil Burger, mantiene el equilibrio de drama y comedia, con buenos sentimientos, y el trío actoral principal, Bryan Cranston, Kevin Hart y Nicole Kidman, parece que se lo pasan "pipa". Los puristas dirán lo típico de "remake innecesario y bla, bla, bla...", pero al final se trata de versionar una buena historia, como siempre se ha hecho en el arte escénico. Y la cosa funciona.

6/10
Get a Job

2016 | Get a Job

En lucha incierta

2016 | In Dubious Battle

Adaptación de una novela de John Steinbeck, ambientada en los duros años de la Depresión, como su obra más célebre llevada mucho antes al cine, Las uvas de la ira. Sigue al activista político Mac McLeod, que tiene bajo su tutela a un pariente, Jim Nolan. Especialmente concienciados para luchar contra las injusticias de los grandes propietarios de tierras en California, se infiltran entre los recogedores de manzanas, a los que pagan un jornal miserable. Como saben mostrar humanidad y un rostro amable, Mac logra persuadir al carismático London para iniciar una huelga, donde sostener la posición resulta difícil por el juego sucio de los terratenientes y por la volubilidad de los trabajadores, que pueden cansarse en su lucha, pues sólo quieren paz y una vida mejor. La cinta dirigida por James Franco, que se reserva además el papel de Mac, tiene un indudable interés en el retrato de época y de los avances en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores. Además, no ahorra atinadas críticas a las tácticas comunistas, donde el individuo es prescindible en aras del abstracto ente de la colectividad, lo que acaba pasando factura. En tal sentido el film intenta trazar la senda hacia el personalismo de Mac, mientras que Jim sigue el camino contrario, un cierto endurecimiento, lo que se nota especialmente en su interés romántico y de formar una familia, que se diluye en la lucha social. Esta idea, valiosa, no acaba de estar lograda, lo que no quita para que Franco y Nat Wolff hagan un buen trabajo actoral, arropado por un montón de estupendos actores, está fantástico Vincent D'Onofrio, y cumplen bien en sus cometidos Robert Duvall, Bryan Cranston, Sam Shepard, Selena Gomez… Y sin embargo, la película no es redonda. Tal vez el problema provenga de la fuente original, no es la novela más popular de Steinbeck, y tal vez también tenía problemas que en cualquier caso el desconocido y literario guionista Matt Rager –sólo ha escrito guiones a partir de escritores, William Faulkner además de Steinbeck, y únicamente para Franco– no logra solventar. La película pierde fuelle sobre todo en los últimos compases, con un desenlace un tanto pobretón.

5/10
¿Tenía que ser él?

2016 | Why Him?

Comedia navideña gamberra que, por esos caprichos difíciles de entender de las distribuidoras, se estrena en cines en España terminada la Navidad. Si bien, admitámoslo, la cuestión navideña es un telón de fondo con escasa presencia. El matrimonio Fleming, Ned y Barb, se lleva una sorpresa monumental cuando, celebrando el cumpleaños de él, conectan con su hija universitaria Stephanie por Skipe para recibir su felicitación. De sopetón se enteran de que tiene novio desde hace meses, y de que se trata de un tipo bastante... desinhibido, por decirlo suavemente. En medio de una acuciante preocupación profesional –el negocio de imprenta de Ned no marcha demasiado bien en un mundo donde internet y las nuevas tecnologías mandan–, son invitados, con su hijo adolescente Scotty, a pasar la Navidad con Stephanie. De ese modo podrán conocer a Laird Mayhew, que resulta ser un multimillonario empresario tecnológico, muy mal hablado y excéntrico, pero claramente enamorado de Stephanie. En la producción tenemos los nombres de Ben Stiller y Shawn Levy, en el guión ha metido mano el actor Jonah Hill, tras la cámara está John Hamburg, que fue guionista de Los padres de ella y secuelas. Para el conocedor, estos datos pueden ayudar a hacerse una idea del tono del film, con situación familiar donde los candidatos a suegros no están demasiado felices con el zafio novio de su hijita, su princesita, tan mona, tan encantadora, con tan buen corazón, y que podría tener a quien le diera la gana como marido, ha elegido a quien ven como un auténtico impresentable. La cinta, tontorrona y de buenos sentimientos, con esa moralina que a veces suena a pura convención, es claramente irregular, con demasiados chistes procaces de gracia escasa, que tanto daño han hecho a la comedia americana antaño sofisticada, la sombra de los Farrelly y Apatow es alargada, y la frivolidad con que se habla de sexo y droga resulta no sólo irresponsable, sino cansina. Pero también hay algún momento divertido, y Bryan Cranston demuestra tener dotes para el género, lo que ya sabíamos de James Franco, que tiene algunas bromas divertidas con Keegan-Michael Key, emulando sin disimulo (homenaje, plagio, ¿qué más da?) las peleas del inspector Clouseau y su criado Cato en la saga de La pantera rosa. Entre las chicas, Zoey Deutch tiene encanto con un papel, el de la hija, que podía ser ingrato, y la televisiva Megan Mullally como la madre está en su sitio.

4/10
Infiltrado

2016 | The Infiltrator

Impactante película acerca del difícil trabajo de los policías infiltrados, que deben fingir un estilo de vida que nada tiene que ver con su forma de ver el mundo, para detener a criminales. Se basa en las memorias del policía de aduanas Robert Mazur, que investiga el sistema de blanqueo de dinero de los cárteles de la droga colombianos en los años 80. A través de un confidente logra contactar, junto con su compañero Emir Abreu con las más altas esferas del narcotráfico: y bajo la tapadera de rico hombre de negocios con múltiples relaciones, les ofrece blanquear con rapidez, brillo y esplendor enormes sumas. En esta ocasión Bryan Cranston, que en la serie que le dio la fama Breaking Bad era un tipo normal que terminaba convertido en capo de las drogas, se encuentra al otro lado de la ley, combatiendo el crimen bajo una falsa identidad, y hace muy creíble al protagonista. La película de Brad Furman (El inocente) pone el foco en la situación esquizofrénica que le toca vivir a Mazur, una persona íntegra, felizmente casado y padre de familia, pero que en su trabajo se enfrenta a situaciones turbias donde debe arreglárselas para hacer creíble su simulación y no transigir en aquellos principios que considera irrenunciables. Curiosamente, el libreto de Infiltrado está escrito por la madre del director, Ellen Sue Brown, en su primera experiencia en estas lides. Y esta relación profesional madre-hijo parece funcionar bien, pues ambos han logrado insuflar un ritmo dinámico a la trama, y una humanidad poco común en este tipo de historias ambientadas en el mundo de la droga, además de una nitidez moral mayor que a la serie casi contemporánea Narcos. Tiene fuerza el modo en que se refleja cómo afecta el trabajo del protagonista a la relación con su esposa (Juliet Aubrey), con situaciones delicadas como la de que Mazur tiene una falsa prometida (Diane Kruger) cuando le toca fingir ser un hombre de negocios; la relación con el también infiltrado John Leguizamo; o los afectos que surgen hacia los criminales, a los que luego se hace duro entregar a la justicia.

6/10
Wakefield

2016 | Wakefield

All the Way

2016 | All the Way

Un acercamiento a la figura de Lyndon B. Johnson, que accedió a la presidencia de Estados Unidos en circunstancias traumáticas, al ser asesinado John Fitzgerald Kennedy en Dallas cuando él era vicepresidente. El film arranca precisamente con el magnicidio, presentado brevemente con trazos impresionistas, para luego centrarse en la etapa presidencial de Johnson que le conduce a renovar en el cargo, esta vez sí, por mandato en las urnas. Entre los retos que afronta se presta especial atención a la cuestión racial, donde Johnson, procedente de un estado sureño, sufre muchas presiones de todo el espectro político y social, incluidos los movimientos pro derechos civiles, con papel esencial de Martin Luther King, y los senadores que no quieren ceder en cuestiones como la del voto negro. El presidente se considera no sólo heredero de Kennedy en la nueva legislación al respecto, sino que moralmente considera lo correcto cambiar las cosas, el problema es el cómo, pues necesita apoyos políticos para la reelección. Jay Roach, que fue abandonando las comedias que le habían popularizado para especializarse en películas de corte político –Recuento, Game Change–, vuelve a contar con Bryan Cranston –Trumbo– para reincidir en el subgénero y reivindicar la figura de un político al que tocaba estar inevitablemente a la sombra del carismático JFK. Cranston atrapa su poderosa personalidad, de alguien que podía aparentar poca sensibilidad y cierta tosquedad de modales, pero que supo moverse en las movedizas arenas de la política para sacar adelante sus proyectos. Está bien arropado por secundarios como Melissa Leo, que da vida a Ladybird, su esposa, Frank Langella, que encarna al senador sureño que fue para él una suerte de mentor y al que le toca ver cómo emprende el vuelo su pupilo, Anthony Mackie como un Martin Luther King que también tiene que vadearse en las aguas politiqueras, etcétera. La narración, de corte clásico, es eficaz, y sabe aglutinar, dentro de las limitaciones de dos horas de metraje, múltiples episodios y cuestiones políticas de la época, como la guerra de Vietnam, el asesinato de tres activistas pro derechos civiles, la actuación en la sombra del topoderoso director del FBI J. Edgar Hoover...

6/10
Trumbo

2015 | Trumbo

Los años posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial. Dalton Trumbo es un guionista respetadísimo en Hollywood, casado y con tres hijos, que acaba de firmar un sustancioso contrato con uno de los grandes estudios. Aunque también es el blanco de la gacetillera del show business Hedda Hopper, que no deja de sembrar la duda sobre su posible comunismo, debido a su sensibilidad social y al apoyo de los derechos laborales en la industria del cine. En el contexto de la Guerra Fría, donde domina el miedo a la "amenaza roja", se forma el Comité de Actividades Antiamericanas, que investiga la infiltración de comunistas en Hollywood. Trumbo será llamado a declarar y al negarse a confirmar o desmentir su comunismo, amparándose en la Primera Enmieda, será condenado por desacato, el destino de los Diez de Hollywood, que les condena al ostracismo. Figurará en las "listas negras", pero Trumbo se las va a ingeniar para conseguir trabajo encubierto escribiendo películas, con inesperado éxito. El cine de Jay Roach se mueve en dos terrenos: las populares aunque algo tontorronas comedias de las sagas Austin Powers y Los padres de ella, y las más serias películas aunque partidistas películas basadas en hechos reales de la política americana reciente, Recuento y Game Change. En el caso que nos ocupa, Trumbo estaría más cerca del segundo tipo de películas, aunque con la indudable ventaja de que Roach ha madurado, el cineasta sabe entregar una película más equilibrada, quizá porque asume el discurso conciliador del propio protagonista cuando, en los 70, con su figura en creciente proceso de rehabilitación, recibió un premio del Gremio de Guionistas. Quizá a la película, que adapta la biografía de Bruce Cook, le falta un hervor, y no se evita cierto estereotipamiento, en las escenas familiares, con la arpía Hopper o en los momentos creativos en la bañera. También es un inconveniente que actores de presencia tan imponente en pantalla como Edward G. Robinson, John Wayne y Kirk Douglas, tengan que ser representados por intérpretes esforzados, pero que juegan claramente en una división muy inferior a la de sus personajes. Pero la cinta tiene a su favor un grandísimo actor, Bryan Cranston, que borda su papel, y que sostiene la película en todo momento, la película es su personal "viaje del héroe", y gracias a él en gran medida, y a la fuerza de los hechos históricos descritos, se trata de un viaje por una etapa de la historia del cine que merece la pena emprender.

6/10
Godzilla

2014 | Godzilla

Unos tremendos temblores de tierra producen una catástrofe en una central nuclear en Japón, donde trabajan el ingeniero Joe Brody y su esposa. 15 años después su hijo es un marine experto desactivador de bombas, casado y con un niño. Pero Joe sigue obsesionado por lo que ocasionó la catástrofe, y los registros de nuevos temblores sacan a la luz un secreto ocultado por científicos y agentes gubernamentales, la existencia de una extraña criatura de corte prehistórico que se alimenta de radioactividad, y que tras las bombas de Nagasaki e Hiroshima parece que no descansa. Además, se diría que no está sola... Revisitación de las míticas películas japonesas de monstruos de la Toho, protagonizadas por el inolvidable Godzilla, que hizo su primera aparición en las pantallas de la mano de Ishiro Honda en 1954. La intención ha sido presentar al monstruo con el aspecto original, pero con el realismo que facilitan los efectos visuales digitales de hoy, frente al actor de antaño vestido con un traje de látex y destrozando maquetas de edificios. De modo que hay un alejamiento en este aspecto del enfoque de reinvención hollywoodiense de 1998, que sirvió fallidamente el experto en películas catastrofistas “de demolición” Roland Emmerich. Aquí está detrás Gareth Edwards, quien siendo responsable de una apañada película de monstruos de ajustado presupuesto titulada Monsters, tiene la  oportunidad de reincidir en la materia con los medios que proporciona un gran estudio. El director es lo bastante inteligente para concebir escenas vistosas, pero sin olvidar que lo que le dio la fama era sugerir, crear una atmósfera más o menos angustiosa. Godzilla es un film entretenido, pero irregular, acaba resultando cansino. Como en tantas cintas catastrofistas, trata de describir inicialmente a los personajes y sus pequeños dramas, pero sus avatares no dejan de ser demasiado elementales. Contar con actores prestigiosos del cine “indie” –Elizabeth Olsen, David Strathairn, Juliette Binoche, la revelación de Breaking Bad Bryan Cranston, Sally Hawkins...– permitía albergar esperanzas sobre cierta complejidad en sus conflictos, pero aquéllas pronto se desvanecen. Y la moraleja apocalíptica medioambiental –“La arrogancia del ser humano le hace creer que tiene la naturaleza bajo control, en lugar de al revés”, asegura el científico encarnado por Ken Watanabe, en línea con el Noé de Russell Crowe– tiene exactamente la misma simplicidad, lejos de nosotros el peligroso ejercicio de pensar. Así que queda sobre todo el espectáculo visual y la pirotecnia de efectos especiales. Y ciertamente hay algunas escenas impactantes, porque justo es decir que Edwards demuestra talento en el ritmo y los planos de los pasajes en San Francisco del Golden Gate y del clímax en Chinatown, con un buen uso del sonido y la partitura musical de Alexandre Desplat. E incluso algunas que incluyen el elemento humano, la escena en la central nuclear con la puerta que separa a supervivientes y seguras víctimas es muy efectiva.

5/10
En el frío de la noche

2013 | Cold Comes the Night

Thriller pasablemente entrenido, donde un criminal casi ciego –Topo, encarnado por Bryan Cranston– toma como rehenes al dueño de un motel y a su hija. 

5/10
John Carter

2012 | John Carter

Un veterano de la guerra de secesión americana llamado John Carter se ve transportado misteriosamente a Marte, donde también se libra una contienda civil entre distintas facciones. Allí es recogido por unos larguiruchos nativos y la distinta gravedad le permite dar saltos espectaculares. Y aunque está desengañado en lo referente a tomar partido por alguien, su encuentro con la bella princesa Dejah Thoris, de aspecto humano, le hará recapacitar. Pues el rey Tardos, el padre de Dejah, ha convenido un matrimonio con el agresor de su pueblo para preservar la paz. John Carter es una adaptación de la primera entrega de la "Serie de Barsoom" de Edgar Rice Burroughs, autor más conocido por sus novelas de Tarzán. Son aventuras a la vieja usanza -una línea que Disney parece haber decidido explotar a fondo, tras el éxito de la saga Piratas del Caribe, y títulos como Prince of Persia: las arenas del tiempo-, y que sin duda inspiraron a George Lucas en su saga La guerra de las galaxias, visto este film se diría que hay un intercambio de influencias entre el mentado cineasta y el legado Burroughs, y ahora la adaptación se tomaría su revancha, pues muchas criaturas y el look desértico de Marte recuerdan a las galácticas películas. El resultado es simplemente correcto, un entretenimiento bastante naif, con escaso sentido del humor y que deja frío. Decepciona un tanto Andrew Stanton, director de joyas pixarianas como Buscando a Nemo o WALL·E, puestos a comparar, ha salido mejor librado Brad Bird de su salto de la animación a una historia con actores de carne y hueso con Misión imposible: Protocolo fantasma. Para empezar, le cuesta situar enseguida al espectador en esta demasiado larga película, con sus saltos desconcertantes de Marte a Nueva York, de aquí al lejano Oeste, y luego otra vez a Marte; que tal planteamiento esté justificado por el desenlace, cerrar el círculo, no parece razón suficiente, pues sencillamente descoloca. Luego existe un problema con el reparto, con desconocidos muy sosos y poco carismáticos en los principales papeles. La idea parece haber sido la de hacer el gasto en secundarios con salarios razonables y, sobre todo, en los espectaculares efectos especiales, donde hay que admitir que las muchedumbres de marcianos o las maquetas de las naves están bastante conseguidas.

5/10
Desafío total (Total Recall)

2012 | Total Recall

Futuro no muy lejano. La Tierra ha quedado reducida a la Unión Federal Británica en Europa, que gobierna tiránicamente la Colonia (Australia) a la que se llega por la llamada Catarata. Quaid es un obrero que construye policías cibernéticos, casado pero insatisfecho con su vida, que tiene sueños recurrentes donde es un valiente agente que lucha contra los malos de turno. La publicidad de Rekall, una empresa que ofrece implantar recuerdos en el cerebro, le seduce: quiere tener en la memoria algo más que la rutina diaria, algo que le acerque a aquello con que sueña. Cuando proceden a grabarle los recuerdos solicitados, algo sale mal: y es que el cerebro de Quaid ya había sido manipulado previamente, puede que no sea quien cree que es. Remake de Desafío total (Paul Verhoeven, 1990), de nuevo a partir del relato corto de Philip K. Dick “Podemos recordarlo todo por usted”, que también ha inspirado filmes como la saga Matrix. Los mimbres de la historia son los mismos, o sea, la situación del protagonista tratando de averiguar quién es, con el juego de qué será realidad y qué puro sueño, y el vértigo de descubrir que uno puede ser un héroe o bien un villano sin escrúpulos, con las dudas subsiguientes sobre el libre albedrío, la capacidad de escoger entre el bien y el mal. En tal tesitura, la novedad de Desafío Total (Total Recall), aparte de algunos cambios de guión, casi guiños al conocedor del film original para que participe en una especie de juego de las 7 diferencias (ya saben, ese de "a ver, mire usted, los dibujos son casi idénticos, pero observe atentamente y descubra las 7 diferencias..."), provienen de la traca de efectos visuales e imaginería futurista, donde se constata que en 12 años las posibilidades creativas se han quintuplicado. El problema es que Len Wiseman, conocido por la saga Underworld realizada con su esposa, y actriz también aquí, Kate Beckinsale, entrega su film con una rutina parecida a aquélla de la que se queja su protagonista. La narración de Desafío total (Total Recall) discurre cansinamente, con mucha parafernalia y pocas nueces de personajes que nos conmuevan y con los que compartir andanzas. Vamos, que si nos grabaran la película en el cerebro, el recuerdo no sería memorable.

4/10
Rock of Ages (La era del rock)

2012 | Rock of Ages

Sherrie es una joven rubia, de ojos azules, que llega a Los Ángeles procedente de Oklahoma cargada de sueños. Es amante del rock y la suerte le sonríe nada más llegar cuando conoce a un Drew, camarero en el mítico bar de Sunset Strip donde debutó el gran Stacy Jaxx, estrella inigualable del Rok n' Roll. Sherrie se enamora de Drew y es contratada para trabajar en el local. Todo es perfecto. Sin embargo, muy pronto se da cuenta Sherrie de que la suerte te puede dar la espalda el día menos pensado. No funciona esta comedia musical dirigida por Adam Shankman (Hairspray), cuyos elementos estaban perfectamente elegidos para diseñar el éxito, al menos comercial. ¿Qué falla, entonces en Rock of Ages (La era del rock)? En el cine hay tópicos, vale, no pasa nada, pero cuando absolutamente toda la historia sigue los raíles de lo más convencional hasta llegar el destino más previsible, la cosa pasa a convertirse en algo difícil de tragar, un mejunje acaramelado, buenista y cursi, por mucho que se disfrace de cueros, gritos y chicas semidesnudas. Es inimaginable lo que pensarán de este musical los auténticos amantes del rock. Mejor que ni se les ocurra verlo. Es verdad que Rock of Ages (La era del rock) es ante todo una comedia, cine al más puro estilo frívolo hollywoodiense y que no hay que hacerse grandes ilusiones, pero, por favor, si vemos que la chica perfecta, rubia y de ojazos azules llega a Los Ángeles para triunfar en el rock, que se enamora la primera noche de un chico que sueña lo mismo y que precisamente trabaja en un local que es un templo clásico del rock duro, si un malentendido acaba con su amor, si la gran estrella rebelde lo que desea en el fondo es el amor verdadero, si los viejos rockeros de cuero puede que sean de la otra acera, si la alcaldesa anti-rock es en realidad una groupie de corazón, si los sueños han de romperse con un trabajo de stripper, si el agente de la estrella resulta ser un aprovechado sin escrúpulos, si la periodista de gafitas se convierte en una gata en celo, etc., etc., la cosa entonces se hace prácticamente insostenible. ¡Si hasta la protagonista llega en un autobús Greyhound! Llegados a este punto lo único que se salva de Rock of Ages (La era del rock) es... la música. Aunque tampoco es que sea memorable, para nada, e incluso a menudo está demasiado presente. La narración está planteada con el aire fantasioso de otros musicales modernos, en donde la puesta en escena cambia de repente, suenan los acordes, los focos modifican su color e intensidad y todo parece un sueño mientras todo el mundo se pone a cantar y bailar, etc. A lo largo del metraje escuchamos de ese modo un gran puñado de temas clásicos, entre los que pueden destacar "I Want to Know What Love Is" (interpretado por Tom Cruise y Malin Akerman), "Waiting for a Girl Like You" (con Julianne Hough y Diego Boneta) o “Here I Go Again”. En cuanto al reparto, es de justicia afirmar que Tom Cruise pone toda la carne en el asador, que la joven Julianne Hough (Footloose (2011)) es expresiva y no lo hace nada mal, y también que Paul Giamatti y Alec Baldwin siguen manteniendo el tipo. En cuanto a los demás, mejor ni mentarlos, sobre todo a Catherine Zeta-Jones... Hay que ver lo que ha cambiado esta mujer.

4/10
Argo

2012 | Argo

Argo, dirigida por Ben Affleck, es una buena película, tiene todas las papeletas para estar esta año en los Oscar. Entre los productores, además de Affleck, figura George Clooney. El film se basa en un caso real, una parte no excesivamente conocida de la crisis de los rehenes de la embajada americana en Irán, acontecida en 1979, en plena revolución del ayatollah Jomeini. Que gran parte del personal diplomático fue retenido y humillado durante cerca de un año, y que la tristemente célebre operación de “ResCarter” fue un fracaso sí suena. Pero el film se centra en seis personas que lograron salir de la legación y refugiarse en la embajada canadiense. Ante la falta de opciones para sacarles del país, un agente de la CIA alumbra la peregrina idea de simular que un equipo de cine canadiense, aliado con Hollywood, anda buscando localizaciones para una desopilante película de corte fantástico titulada precisamente “Argo”. El guión de Argo es obra del desconocido Chris Terrio, y Ben Affleck sabe dar al relato un aire setentero, lleno de emoción, pero también de las justas dosis de humor. El tempo es perfecto: la presentación al público de los antecedentes, las opciones de rescate, los preparativos, el caldeado ambiente en las calles de Teherán, las dudas de la administración Carter, la vida en la embajada canadiense... El riesgo de tomar este caso particular y dejar orillada la gran crisis de la embajada americana se sortea con éxito. Quizá el clímax es excesivo, muy peliculero y hollywoodiense, pero en general tenemos una de esas grandes producciones de las que puede enorgullecerse con razón el cine americano y con las que el espectador empatiza enseguida. El reparto es sencillamente perfecto, componen unos personajes creíbles, tanto en el mundo de los espías -el propio Affleck y Bryan Cranston...- como en el de Hollywood -John Goodman y Alan Arkin- y el diplomático -Tate Donovan, Victor Garber y Clea DuVall, entre otros-.

7/10
Breaking Bad (5ª temporada)

2012 | Breaking Bad | Serie TV

La temporada con la que culmina la genial creación de Vince Gilligan sobre el descenso a los infiernos por la corrupción moral de Walt White, un profesor de química con cáncer, que utiliza sus habilidades para crear una droga que triunfa entre los adictos. Los episodios resuelven y van atando muchos cabos, como el hecho de que el cuñado policía de Walt, que está en la división de narcóticos, se entere de las actividades con las que se ha lucrado su pariente. Por supuesto también se alcanza altas cotas de dramatismo en las relaciones de Walt con su esposa e hijo, y con su socio en el narcotráfico, Jesse Pinkman, con el que ha desarrollado una especie de relación paternofilial, por lo que nunca estamos seguros de si uno y otro estarán dispuestos a traicionarse para salvar el pellejo. Los trabajos de Bryan Cranston y Aaron Paul son sensacionales. 

8/10
Escuadrón rojo

2012 | Red Tails

Vibrante cine bélico basado en hechos reales, la formación de un escuadrón de pilotos de cazas negros durante la Segunda Guerra Mundial, en el llamado experimento Tuskegee que afrontaba el ejército estadounidense en 1944 en la campaña de Italia, y cómo superaron todo tipo de obstáculos por los prejuicios raciales, para acabar participando en auténticas misiones de combate, donde fueron laurados como se merecían. En tal sentido resulta imposible no evocar otro film bélico de temática comparable, ambientado en la guerra de secesión, Tiempos de gloria. La cinta incluye muchos personajes arquetípicos, desde el oficial que debe lidiar con los jefes de Washington, pasando por su segundo de a bordo, y por los pilotos, donde hay un alcohólico, un alocado en las misiones de riesgo, uno que pierde parte de la visión, el mecánico que mima los aparatos... No falta un amor interracial con una "bella raggazza" italiana, las peleas con compatriotas blancos que no aprecian su trabajo, e incluso una fuga de un campo de prisioneros. Quizá el pero que se puede poner a este abanico de tipos humanos, es la inexistencia de algún alemán que parezca un ser humano, o que el desarrollo de la trama, pergeñada por John Ridley, guionista de 12 años de esclavitud, y el desconocido Aaron McGruder, sea algo previsible. Sobre todo se nota que es un proyecto largamente acariciado por George Lucas, productor en uno de sus últimos trabajos antes de jubilarse, viendo el film entendemos las escenas del ataque de la Estrella de la Muerte en La guerra de las galaxias, y el modo en que nombraba a los pilotos, "Rojo Uno llamando a Rojo Cuatro", etcétera. Tambien está acreditado como productor el colega de Lucas con el que ha colaborado tantos años, Rick Callum. El reparto incluye actores afroamericanos de la talla de Cuba Gooding Jr., Terrence Howard, Nate Parker, David Oyelowo, Ne-Yo, Elijah Kelley, Tristan Mack Wilds, Leslie Odom Jr., Michael B. Jordan, Marcus T. Paulk...

6/10
Larry Crowne, nunca es tarde

2011 | Larry Crowne

Larry Crowne es un tipo afable y servicial con los clientes, siempre gasta bromas a sus compañeros de trabajo en una gran superficie, pero... no tiene un título universitario, motivo por el que es despedido sin contemplaciones. Pende además sobre su cabeza la espada de una hipoteca a ejecutar sobre su casa. Total, que el tipo –que estuvo 20 años en la marina de cocinero– se matricula en la universidad, en un curso de oratoria y otro de economía. Para ahorrar en gasolina se compra una vespa y se hace un montón de amiguetes que tienen vespa. Además tiene de profe a una “seño” con la cara de Julia Roberts, que al principio es un poquito-bastante borde con los alumnos, pues está frustrada por un matrimonio sin amor y la poca asistencia de estudiantes a sus clases. Pero Larry, o sea, Tom Hanks, le hará cambiar. Comedieta romántica que supone el segundo largometraje de Tom Hanks tras The Wonders, y una nueva colaboración con Nia Vardalos, coguionista, a quien le produjo Mi gran boda griega. La idea es revalidar este mentado logro de película amable que te hace salir a gusto del cine. Para ello Hanks y Vardalos ha pergeñado una trama que quisiera ser una fábula capriana, de protagonista a lo Forrest Gump, que con su sencillez y bondad desarmantes logra que la gente a su alrededor mejore. Aunque en realidad se podía decir en castizo aquello de “To er mundo e güeno”, porque la mayoría de los personajes, a no ser el marido impresentable, son bastante buena gente, sin ir más lejos una chiquita llamada Talia se convierte en poco menos que la asesora de imagen y estilista de Larry, le cambia el nombre, el peinado, el vestuario, el diseño interior de su casa... El principal problema de este film en su inconsistencia, la arquitectura interna brilla por su ausencia. Una vez planteado el paro forzoso de Larry y su ingreso en la universidad, todo son divagaciones hacia no se sabe dónde. Hay algún elemento aislado que funciona, probablemente el mejor es el ejercicio final de oratoria de Larry, que alguno puede tachar de cursi, pero que más o menos funciona, y se entiende que para un actor es una perita en dulce. Resulta difícil hablar de química entre Hanks y Roberts porque su historia de amor, que uno podría prever de entrada –¿por qué otro motivo pagaría alguien la entrada de esta película?–, llega sin justificación bien avanzado el metraje, cuando la película ya no tiene mucho remedio.

4/10
Drive

2011 | Drive

Un tipo lacónico y solitario, cuyo nombre jamás sabremos. Experto conductor de automóviles, compagina trabajar en un taller y ser especialista de películas en Los Ángeles. Pero además, por las noches, realiza única y exclusivamente el papel de chófer en golpes criminales, con increíble frialdad y habilidad fuera de toda duda. Aparte de su jefe en el taller, una especie de figura paterna, no parece haber demasiado lugar para el amor y los sentimientos en su vida. Hasta que se enamora de su vecina Irene, cuyo marido, un delincuente, está en la cárcel, y que tiene un niño, el simpático Benicio. Y le atrae no sólo ella, sino lo que significa tener tu propia familia. Por ello aceptará ayudar a Standard, el esposo, cuando sale de prisión y debe realizar un último golpe para que ciertos mafiosos le dejen en paz. Primer film en Estados Unidos del danés Nicolas Winding Refn, cuya dirección fue premiada en Cannes, con guión de un inesperado Hossein Amini, que hasta la fecha estaba especializado en la adaptación de clásicos literarios en títulos como Jude, Las alas de la paloma y Las cuatro plumas (2002). Refn continúa interesado por los bajos fondos criminales, donde el clavo ardiendo al que agarrarse para intentar algo parecido a la salvación sigue siendo la familia, la añoranza de un hogar. Y para hacerlo recurre, marca de estilo, a una violencia terrible, aunque muchas veces sea más sugerida que mostrada, lo que no impide que resulte por momentos sobrecogedora. Quizá lo novedoso en el film más logrado hasta la fecha de Nicolas Winding Refn es un primer tramo netamente romántico, contado con un estilo personalísimo maravilloso, casi llegamos a creer que el cineasta no acabará abordando sus temas con la crudeza habitual al estilo Los Soprano. Pero igualmente funciona la acción, el thriller, el tono fatalista por el que se señala que, o no hay redención, o hay que pagar un alto precio por ella. Resulta modélica la escena de apertura del primer golpe, un modo genial de plantear la trama; la escena junto a la orilla del mar; o el desenlace, nunca es fácil terminar una historia de este tipo. Ryan Gosling está perfecto como lacónico protagonista al estilo de los antihéroes de Jean-Pierre Melville, donde un leve gesto comunica todo lo que bulle en su interior. Pero también el resto de los actores secundarios, empezando por la siempre maravillosa Carey Mulligan, una de las grandes de su generación. No podemos dejar de mencionar el apartado musical, con una estupenda selección de canciones aparte de la partitura original de Cliff Martinez.

8/10
Breaking Bad (4ª temporada)

2011 | Breaking Bad | Serie TV

Esta temporada da una vuelta de tuerca más a la particular bajada a los infiernos de Walter White, un profesor de química que se convierte en un pez gordo del mundo de las drogas para dejar bien provista a su familia, y que en paralelo va perdiendo humanidad episodio tras episodio. Su particular asociación con Jesse Pinkman, un antiguo alumno suyo experto en metanfetaminas, se va degradando a medida que Jesse entiende que su profesor es mucho más oscuro y más criminal que él.

8/10
El profesor (Detachment)

2011 | Detachment

Henry Barthes es profesor sustituto, que va de instituto en instituto haciendo suplencias. Ahora acaba de llegar a uno especialmente conflictivo. De rostro permanentemente triste, se toma sin embargo muy en serio su trabajo de profesor de literatura con sus alumnos, su deseo es darles armas para enfrentarse a un mundo que inevitablemente les va a desilusionar igual que a él, pero en el que se puede vivir al menos con una cierta dignidad, dando amor y haciendo lo correcto. Además de las relaciones que establece en el instituto con alumnos y colegas, Henry tiene una vida fuera de las aulas donde le toca ocuparse de su abuelo senil, que fue quien le crió, y de Erica, una adolescente prostituta a la que ha rescatado de la calle. Y sin embargo, un ego tremendamente pesimista le cubre de una capa de impenetrabilidad, que impide un trato normal con sus semejantes. El inglés Tony Kaye deslumbró en 1998 con American History X, una singular historia de educación y racismo a cuento de la seducción del nazismo, pero luego casi se puede decir que desapareció del mapa, aunque hizo en 2006 un debatido documental sobre el aborto en Estados Unidos, Lake of Fire. Ahora vuelve con El profesor (Detachment), una magnífíca muestra de ese interesante subgénero dramático que es el cine del mundo de la educación, con un guión del desconocido debutante Carl Lund. De El profesor (Detachment) se puede decir que es de todo menos convencional. Tiene un magnífico protagonista, que permite a Adrien Brody hacer su mejor interpretación desde que ganara el Oscar con El pianista; y la selección de secundarios, algunos muy conocidos sobre todo en televisión, es perfecta. Su estructura narrativa es original, con la voz en off justa de Henry de lo que se dirían declaraciones para un documental, ciertas animaciones sobre una pizarra, planos brevísimos de la infancia del profesor que desvelan poco a poco su historia, y escenas sobre los otros profesores –la directora del colegio, la psicóloga, etc–, lo que junto a las escenas en clase, con el abuelo y con Erica, propician un rico mosaico que es paradójicamente realista, casi documental, pero también onírico y estilizado, artístico. Algo que hace de El profesor (Detachment) una película inolvidable es que pinta personas y sus problemas, y los reconoces, aquello desprende el buen aroma del verismo. Además hay sutileza en los planteamientos, por ejemplo a la hora de abordar el gran problema que tienen los profesores a la hora de formar a sus alumnos, que no es otro que el de la demasiado frecuente ausencia de colaboración por parte de las familias, cuando no simple torpedeamiento de sus esfuerzos por una equivocada decisión de ponerse de parte de sus hijos, sin más razonamientos.

7/10
El inocente (The Lincoln Lawyer)

2011 | The Lincoln Lawyer

Mickey Haller es un arrogante abogado de Los Ángeles, divorciado y con una niña, cuyo particular despacho es el asiento trasero de su vehículo, un Lincoln. A través de un conocido le llega un apetitoso caso, la defensa de Louis Roulet, un joven millonario de buena familia, acusado de atacar brutalmente a una prostituta en su casa. Roulet sostiene su inocencia, le habrían tendido una trampa, y la víctima se habría dejado agredir por un cómplice para obtener una suculenta indemnización. Entretenido thriller judicial, que adapta una de las novelas del popular Michael Connelly. De alguna manera el protagonista, Matthew McConaughey, recupera las esencias de los inicios de una carrera venida a menos, la época de Tiempo de matar y Lone Star, cuando era saludado como un nuevo Paul Newman. El actor da bien el personaje, mezcla de cinismo y vulnerabilidad, que sabe que ha echado a perder su vida familiar y trata de salvar en lo que puede los muebles, y capaz de guardarse algún as en la manga, cuando su trabajo se complica. El desconocido Brad Furman dirige con buen pulso el film, y John Romano ha hecho un buen trabajo de adaptación de la novela de Connelly, deja bien atados los cabos de las numerosas sorpresas de la enredada madeja argumental y define bien a los numerosos personajes secundarios. Se trata de un buen ejemplo del artesanal cine de Hollywood, capaz de ofrecer una historia tal vez no memorable, pero sí entretenida, perfectamente realizada, y que deja buen sabor de boca. Además, la incertidumbre de cómo discurrirá la narración, está bien entrelazada con los diversos dilemas morales que plantea la película: la confidencialidad abogado-cliente, la creencia en la inocencia de quien defiendes, los agujeros del sistema legal, el deseo de tomar la justicia por la propia mano...

6/10
Leave

2011 | Leave

Contagio

2011 | Contagion

Beth vuelve de un viaje de negocios en Hong Kong. Llega con tos y una buena jaqueca, que atribuye al jet lag. Pero enferma gravemente y muere, en apariencia de una meningitis. Ante el estupor de su marido Mitch, su hijo también fallece. No son casos únicos. Una epidemia de dimensión mundial empieza a hacer estragos por todas partes, lo que obliga a los científicos a competir en un carrera contra el reloj para dar con una vacuna que detenga un virus tan letal como lo fue en el pasado la gripe española. Y hay reacciones de todo tipo, desde el bloguero que denuncia un complot del gobierno y la industria farmacéutica, al abandono que padecen determinados países menos favorecidos, o a la tentación de alertar del peligro a los más allegados en vez de pensar en el bien común. Segunda colaboración del guionista Scott Z. Burns con Steven Soderbergh tras ¡El soplón!. La película, por su abundancia de personajes secundarios -¡qué gran reparto!-, de los que se muestran sus reacciones ante una situación extrema, se encuadra dentro del subgénero catastrofista, pero hay que reconocer que Soderbergh sabe inyectarle cualidades especiales. Juega mucho el director con un ritmo endiablado, donde partitura musical y sonidos múltiples extraños contribuyen a una atmósfera desasosegante e incómoda muy adecuada. Sin duda que el desarrollo de una carrera fílmica que se mueve entre lo más o menos experimental y lo comercial, le ha ayudado a lograr aquí el perfecto “mix” que configura un film diferente que atrapa. Acierta Soderbergh en no bombardearnos con una sobredosis de momentos límite. Sabe reflejar bien las reacciones globales, mostrar el despliegue mediático y preventivo, o los efectos del virus, pero con medida. Y se fija en la humanidad de los personajes, quizá incidiendo sobre todo en la debilidad, en cómo se sobrepone el instinto de supervivencia a otras actitudes más heroicas. Por supuesto, los científicos, cada uno a su modo, hace un gran trabajo, incluso con el riesgo de la propia vida, y hasta existe el siempre difícil camino de la rectificación, pero se echan en falta más reacciones generosas -apenas vislumbramos a una monjita asistiendo a un enfermo-, frente a la elemental de velar por los tuyos, o la decididamente egoísta de buscar sacar tajada de una situación de pánico.

7/10
Breaking Bad (3ª temporada)

2010 | Breaking Bad | Serie TV

Aunque su cáncer está en remisión, el profesor de química reconvertido en fabricante de metanfetamina Walter White (Cranston) sigue sin poder estar tranquilo. Su mujer (Anna Gunn) ha pedido el divorcio, su cuñado agente de la DEA (Dean Norris) va tras él y su cártel mexicano lo quiere ver muerto. Pero con el futuro de su familia en juego, Walt orquesta un plan que le hará ganar una fortuna, un plan que tiene un precio terrible.

8/10
Breaking Bad (2ª temporada)

2009 | Breaking Bad (Season 2) | Serie TV

Walter y su ex alumno Jesse prosiguen con su negocio secreto de venta de metanfetaminas. Walter, que arrastra un severo cáncer de pulmón, sigue ocultando su dedicación a su mujer Skyler, y se la juega para mantener económicamente a su familia. Pero cada vez hay más problemas y más peligros que arrostrar en ese mundo, en donde los delincuentes, los narcotraficantes despiadados y los agentes de la DEA (como su propio cuñado Hank) pueden jugarte una mala pasada.

8/10
Breaking Bad

2008 | Breaking Bad | Serie TV

Walter White es un profesor de química que vive pluriempleado, casi al día, y que pasa por en horas bajas. Le han diagnosticado un cáncer de pulmón que oculta en casa y le cuesta sudores llegar a fin de mes para mantener a su esposa y a su hijo incapacitado. Así las cosas, se le ocurre usar sus conocimientos químicos para fabricar anfetamina de gran pureza, aprovechando su encuentro con un antiguo alumno que trafica con drogas. Este curioso medio de ganar dinero se convierte poco a poco en un negocio próspero y peligroso, que conlleva violencia, ocultaciones y mentiras. Original drama con muchas dosis de thriller y humorada negra, que podría decirse una versión "sui generis" de la comedia Weeds, donde Walter es un hombre gris en el clásico papel de "pez fuera del agua", que poco a poco aprende a nadar en aguas turbias. Interpreta al personaje el actor Bryan Cranston (Malcolm).

7/10
Pequeña Miss Sunshine

2006 | Little Miss Sunshine

Los Hoover son cualquier cosa menos una familia normal. A no ser que 'normal' en los tiempos que corren signifique gente con serios problemas personales. Richard, el cabeza de familia, se cree un lince de los negocios, pero una de sus iniciativas puede que sea mera quimera y termine frustrándole; su esposa Sheryl es bastante equilibrada, pero las taras de los que tiene alrededor le afectan; Frank, hermano de Sheryl, homosexual estudioso de Proust con ínfulas de intelectual, está roto por dentro y ha intentado suicidarse; el abuelo, padre de Richard, tiene una mentalidad infantil y gamberra algo pasada de rosca; Dwayne, el hijo adolescente, ha hecho la promesa de no hablar hasta que ingrese en una academia de pilotos. Todos compartirán un fin de semana viajando en furgoneta con motivo de que Abigail, la hija pequeña, es finalista de un concurso de misses. Esta tragicomedia es un pequeño milagro, porque maneja material explosivo: un estupendo guión de Michael Arndt, que el matrimonio novato en la dirección de ficción, Jonathan Dayton y Valerie Faris, sabe llevar a buen puerto, sin que les estalle en las narices. Hay un delicado equilibrio a la hora de tratar temas serios –la muerte, el fracaso, la explotación infantil, la familia…– con una óptica humorística y tierna. El film retrata las miserias de los componentes del clan –atinadísimo reparto– sin aprobarlas; simplemente dice que están ahí, que todos tenemos defectos, y que al igual que esa vieja furgoneta con problemas para arrancar, debemos aprender a convivir con ellos y luchar por superarlos. Hay momentos hermosos en su emotividad, y puestos a destacar uno, el modo en que se resuelve la cabezonería de Dwayne en un momento dado, que no quiere subir a la furgoneta, resulta sobresaliente en su concepción.

8/10
Illusion

2004 | Illusion

El actor Michael A. Goorjian coescribe y dirige este extraño e independiente film, que habla del amor en diversos aspectos. Un director de cine se encamina inexorable hacia la muerte y en un una especie de sueño percibe diversos trozos de la vida de su hijo: un joven que persigue durante años a una mujer, Isabelle, mientras escucha las palabras de desdén de su padre. El filme suena más a ejercicio de estilo que a una historia como Dios manda. Aún así ofrece momentos bastante brillantes y hay unas sentidas interpretaciones. Se trata de una de las últimas películas de Kirk Douglas, quien tenía la nada despreciable edad de 88 años cuando la rodó.

5/10
Malcolm

2000 | Malcolm in the Middle | Serie TV

Malcolm es un niño superdotado que intenta llevar una vida normal, a pesar de que su familia es bastante peculiar. Hal, su padre, es un excéntrico individuo, mientras que Lois –la madre– está obsesionada con controlar a sus hijos y se pasa el día gritando. Francis, el hermano mayor, se pasaba el día desobedeciéndola, por lo que al final, ella le envió a una academia militar. Reese, otro de los hijos, es violento y descerebrado, mientras que Dewey, es un niño dotado para la música. El más pequeño es Jamie, que a pesar de ser un bebé, es bastante rebelde. Original y creativa serie que consta de 151 capítulos, emitidos a lo largo de 7 temporadas. El ritmo es dinámico, y los gags bastante ingeniosos. Obtuvo un gran éxito, y sus responsables decidieron cancelarla cuando estaban en la cima, porque los actores infantiles habían crecido demasiado para seguir rodando más episodios.

6/10
The Big Turnaround

1988 | The Big Turnaround

Dos tipos, una mujer y el cura local unen fuerzas para enfrentarse al jefecillo criminal que trafica con droga en el barrio. Entretenida, pero previsible.

3/10
Breaking Bad (3ª temporada)

2010 | Breaking Bad | Serie TV

Aunque su cáncer está en remisión, el profesor de química reconvertido en fabricante de metanfetamina Walter White (Cranston) sigue sin poder estar tranquilo. Su mujer (Anna Gunn) ha pedido el divorcio, su cuñado agente de la DEA (Dean Norris) va tras él y su cártel mexicano lo quiere ver muerto. Pero con el futuro de su familia en juego, Walt orquesta un plan que le hará ganar una fortuna, un plan que tiene un precio terrible.

8/10
Breaking Bad (2ª temporada)

2009 | Breaking Bad (Season 2) | Serie TV

Walter y su ex alumno Jesse prosiguen con su negocio secreto de venta de metanfetaminas. Walter, que arrastra un severo cáncer de pulmón, sigue ocultando su dedicación a su mujer Skyler, y se la juega para mantener económicamente a su familia. Pero cada vez hay más problemas y más peligros que arrostrar en ese mundo, en donde los delincuentes, los narcotraficantes despiadados y los agentes de la DEA (como su propio cuñado Hank) pueden jugarte una mala pasada.

8/10
Malcolm

2000 | Malcolm in the Middle | Serie TV

Malcolm es un niño superdotado que intenta llevar una vida normal, a pesar de que su familia es bastante peculiar. Hal, su padre, es un excéntrico individuo, mientras que Lois –la madre– está obsesionada con controlar a sus hijos y se pasa el día gritando. Francis, el hermano mayor, se pasaba el día desobedeciéndola, por lo que al final, ella le envió a una academia militar. Reese, otro de los hijos, es violento y descerebrado, mientras que Dewey, es un niño dotado para la música. El más pequeño es Jamie, que a pesar de ser un bebé, es bastante rebelde. Original y creativa serie que consta de 151 capítulos, emitidos a lo largo de 7 temporadas. El ritmo es dinámico, y los gags bastante ingeniosos. Obtuvo un gran éxito, y sus responsables decidieron cancelarla cuando estaban en la cima, porque los actores infantiles habían crecido demasiado para seguir rodando más episodios.

6/10

Últimos tráilers y vídeos