IMG-LOGO
Reportajes

Nervios ante el próximo reparto de premios

Día 27: Mientras el jurado delibera, un pronóstico de quién ganará la Concha de Oro

A la hora de hacer una tentativa de pronóstico sobre quién ganará la Concha de Oro y el resto de premios del Festival, se puede optar básicamente por dos caminos: señalar las preferencias del cronista con la esperanza de que coincidan con el resultado final, o escrutar a los componentes del jurado y trata de adivinar qué les habrá gustado y qué no, incluidos los posibles deseos de premiar a algún compatriota o cineasta a quien se aprecia especialmente.

 

Las líneas que siguen probablemente acabarán siendo una combinación de ambas aproximaciones. En primer lugar, toca hablar del nivel de las películas presentadas en la competición de la sección oficial. Ciertamente no había grandes nombres, directores hiperconsagrados, en algunos casos los títulos eran una apuesta por el descubrimiento, quizá el que más sonaba, ganador de Oscar y Goyas, es Alejandro Amenábar. El nivel ha sido aceptable, y ningún título puede citarse como candidato indiscutible al triunfo, la competición se diría bastante abierta.

La opción española

Si empezamos considerando las películas españolas a concurso, cabe decir que las tres presentadas no desentonarían en el “concharés”. Quizá sería excesivo premiar a las dos películas sobre la guerra civil española, y entre La trinchera infinita y Mientras dure la guerra, pienso que la primera propuesta del terceto compuesto por Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga es superior, más cinematográfica, y bien podría aspirar a la Concha de Oro, aunque Antonio de la Torre sería muy premiable como mejor actor, y también la difícil labor de fotografía podría ser destacada por el jurado presidido por Neil Jordan. Si triunfara la opción Amenábar, cabe dar la Concha de Plata al mejor actor a Karra Elejalde, por su composición de Unamuno, y, quién sabe, el premio a la mejor dirección. Por su parte, el debut en la dirección de Belén Funes en La hija de un ladrón ha contado con la aquiescencia de la crítica, quizá un premio del jurado, o el de mejor actriz para Greta Fernández, no serían descabellados.

DiecisieteTermino mi repaso de las películas españolas mencionando la lástima que siento de que Diecisiete, de Daniel Sánchez Arévalo no esté a concurso, ya se sabe que existe una especie de tirria a la hora de considerar que una comedia pueda ser premiada, y en este caso ni siquiera se le ha dado la opción a optar a ello a esta producción de Netflix. Me parece injusto, aunque no nuevo, hace un par de años la estupenda C'est la vie de Olivier Nakache y Eric Toledano, que competía por la Concha de Oro, se fue de vacío; y en Cannes Especiales clausuró pero no compitió, a pesar de que en San Sebastián se ha hecho con el Premio del Público, lo que significa sin duda algo.

La hora de las mujeres

proxima proEn los tiempos que corren, el cine hecho por mujeres, o protagonizado por ellas, cuenta, y mucho. El jurado tiene bastante donde elegir a la hora de premiar, pero mis favoritas, también a la Concha de Oro, son Proxima, de Alice Winocour, y Rocks, de Sarah Gavron. Tanto la historia de una cosmonauta que va a separarse un año de su hija por un viaje a Marte –Eva Green podría ser considerada mejor actriz–, como el desamparo de una adolescente que debe cuidar a su hermanito, tras abandonarles su deprimada madre –en este caso es Bukky Bakray la que podría ser premiada–, son buenas películas. También demuestra buen pulso narrativo la canadiense Louise Archambault con Y llovieron pájaros, donde alguno de sus ancianos y para mí desconocidos actores podría obtener reconocimiento, o tal vez su ajustado guión.

De menor interés me parece La audición –aunque aquí hay otra actriz con opción a Concha de Plata, Nina Hoss–, sobre una profesora de música obsesiva, y desde luego la malsana The Other Lamb, sobre una secta, aunque su fotografía podría encandilar al jurado, y quien sabe, tal vez sus pasajes oníricos.

Cine en portugués, cine social

De las dos películas en portugués, me gustó especialmente Pacificado, una historia sobre el infierno de las favelas y la posibilidad de encontrar ahí la redención, aunque no tengo claro qué premio podría darle el jurado, tal vez el de mejor actor para Bukassa Kabengele, que interpreta de un modo muy contenido a un hombre recién salido de la cárcel, que trata de llevar una vida honrada.

pacificado proNo creo que Patrick tenga muchas opciones a premio, la vida de una víctima de crímenes sexuales convertido en criminal. Por su parte, la cinta mexicana Mano de obra, de David Zonana, cine social que denuncia las desigualdades sociales y la corrupción, podría caer simpática por su eficaz minimalismo, y recibir alguna mención especial del jurado.

Los descartes

Uno tiene sus manías personales, o su sensación de que algunas películas, de ninguna manera deberían estar entre las premiadas. Poca cosa me parecen el divertimento de Michel Houellebecq y Gérard Depardieu Thalasso, o la kármica cinta china de matrimonio imposible Lhamo y Skalbe. También resulta insufrible la historia de amor chilena de dos mujeres, una de ellas terminal, con cuentecitos oníricos incluidos, Vendrá la muerte y tendrá tus ojos. Y aunque sea correcta y con buenos actores, un remake de otra cinta ya presentada en San Sebastián, Blackbird de Roger Michell, no debería contar en el reparto de premio.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers y vídeos