IMG-LOGO

Biografía

Jose Mari Goenaga

Jose Mari Goenaga

43 años

Jose Mari Goenaga

Nació el 09 de Septiembre de 1976 en Villafranca de Ordizia, Guipúzcoa, España

Premios: 0 Goya (más 2 premios y 3 nominaciones)

Goya
2020

Nominado a 2 premios

Goya
2018

Nominado a 1 premio

Ganador de 2 premios

Filmografía
La trinchera infinita

2019 | La trinchera infinita

Película dirigida por el terceto compuesto por Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, se trata de una película difícil a priori, de esas que por la trama de personajes encerrados no apetece mucho ir a verlas. Los directores han crecido desde Handia, que también era una película-río, la que nos ocupa llega a abarcar más de tres décadas. El punto de partida de La trinchera infinita lo tenemos en la realidad de un buen grupo de personas que permanecieron ocultas durante años, los de la guerra civil y los posteriores, para evitar represalias, primero del bando nacional, y luego del régimen franquista. Arregi, Garaño y Goenaga centran su atención en un matrimonio, Higinio y Rosa, casados hace poco y residentes en un pueblo de Andalucía. A las tropelías primero del bando republicano siguen las de los sublevados, e Higinio, que nunca estuvo muy metido en política, pero que es de los “sospechosos”, no tiene más remedio que ocultarse. Y el lugar más seguro resulta una oquedad en su propia casa, obligado encierro que esperan sea temporal, pero pasarán los días, los meses, los años... El metraje del film se acerca a las dos horas y media, tal vez excesivo, aunque pueda servir la coartada de que el espectador debe experimentar el mismo cansancio vital que los protagonistas. En cualquier caso gran mérito de los realizadores es que no decaiga el interés de su puesta en escena claustrófobica, lo que incluye una difícil fotografía en claroscuro de Javier Agirre, con planos que muchas veces son el punto de vista del encerrado Higinio. Se logra atrapar el drama que afrontan los cónyuges –gran trabajo de Antonio de la Torre y Belén Cuesta–, el amor que los sostiene, pero también un desquiciamiento compuesto de nervios destrozados y miedo, que hace que sus encuentros amorosos, mostrados muy carnalmente, tengan el sabor de la desesperación, de que quizá no puedan volver a tener otro. Y se van engarzando bien algunas peripecias –el hijo que engendran en la cautividad, el militar que quiere abusar de ella, el vecino receloso–, aunque otras están forzadas, como la de la pareja homosexual que aprovecha una ausencia de Rosa para convertir el lugar en su particular “picadero”. Tienen fuerza las escenas de persecución, y el clímax es muy emotivo, modélico en la asignatura de saber resolver una película.

7/10
Handia

2017 | Handia

La historia del gigante de Altzo, un personaje histórico. Se trata de una película esforzada de Jon Garaño y Aitor Arregi, pero que no resiste la comparación con Loreak, que compitió en San Sebastián hace tres años y se quedó sin premios. Ésta en cambio se ha llevado el Premio Especial del Jurado. Interesa el drama de este hombre de descomunal tamaño, y el cuadro de un País Vasco pobre, donde una familia hace lo que puede para salir adelante. Pero le falta gancho a la relación fraterna, hay cierta arritmia en la narración. De entrada cae simpática esta saga familiar basada en hechos reales acaecidos en el siglo XIX, la historia del gigante de Altza, de nombre completo Miguel Joaquín Eleizegi Arteaga (1818-1861), rodada en euskera. La narración se estructura episódicamente, arrancando con las guerras carlistas y el alistamiento forzoso de uno de los hijos de la familia Eleizegi. Hay que escoger entre Martín y Joaquín, los mayores, y acaba yendo al combate el primero, quien a su regreso va a descubrir que el otro se ha convertido en alguien de desmesurada estatura, más de dos metros veinte, y creciendo. En un contexto de pobreza, en que no resulta fácil sacar adelante el caserío familiar, la propuesta de un empresario local, José Antonio Arzadun, para exhibirlo como fenómeno de feria, resulta muy tentadora. Y en efecto, empiezan a llover los ingresos, con motivo de las giras por distintas ciudades, españolas y europeas. Pero no faltan por desgracia las situaciones humillantes, y ciertas rencillas. Tiene algo de legendario la trama, y el esfuerzo de producción es importante. El paisaje rural de los valles y montañas deviene en un personaje más, e ideas como el deseo de prosperar, que choca con la realidad que impide hacer lo que uno quisiera, sirven para armar el relato. Pero éste resulta algo deslavazado, con una relación entre los hermanos que podía estar mejor desarrollada, o convirtiendo en cuestión secundaria los planteamientos de uno y otro para formar su propia familia; también se peca de reiterativo en los momentos de presentación circense, y se cae en lo grotesco en el encuentro con la reina. Hay momentos mágicos, como el encuentro de Joaquín con otro gigante, e incluso con una mujer algo más baja que él. Pero algo falla cuando a las personas les toca interactuar, una falta de entendimiento que no es sólo la que podría formar parte de la narración, por la rareza del gigante, sino algo que no se ha logrado contar, o eso, me parece. Eneko Sagardoy hace un meritorio trabajo como el “gran hermano”, pero resulta menos expresivo y más distante Joseba Usabiaga.

5/10
Loreak

2014 | Loreak

“Díselo con flores” era el atinado lema publicitario de una floristería, que venía a indicar que si faltaban las palabras para manifestar el amor a un ser querido, las flores podían ser un recurso harto elocuente para sortear tal carencia. A Ane, que lleva una vida gris, también se le colorea la vida cuando comienza a recibir semanalmente y de modo anónimo un ramo de flores. Esta mujer menopáusica, cuyo marido es lo más parecido a un neanderthal en lo que a sensibilidad se refiere, tiene así un aliciente periódico, aunque el esposo empieza a tener celos de este misterioso admirador secreto. Al mismo tiempo, Beñat, que trabaja con una grúa en la misma obra de la construcción que Ane, debe soportar las frecuentes discusiones entre su esposa Lourdes, y su madre Tere, que no se llevan bien. Un inesperado accidente afectará a todos hondamente. Film íntegramente rodado en euskera, Loreak está hábilmente tejido por Jon Garaño y José María Goenaga, que manejan bien la intriga por lo que no sabemos, y por lo que nosotros sabemos y determinados personajes no saben, y ello para componer los sentimientos de unos seres humanos heridos, dolidos, que se arrastran por la vida sin saber de dónde vienen ni adónde van. Hay autenticidad en algunos rencores mezquinos, pero llama la atención la general cortedad existencial de miras, la ausencia de horizontes, la vida cansina y resignada, que acaba agarrándose a un pequeñísimo clavo ardiendo, un ramo de flores. Hay también algo de artificio en el peculiar entramado, la ingeniosa concepción de puzzle donde importa mucho la atmósfera, a la que ayuda la partitura de Pascal Gaigne. Todo tiene un regusto amargo y triste. No es una película que te alegre el día. Bien, los actores atrapan lo anodino, como deben, pero falta algo que eleve la propuesta, una suerte de catarsis que tal y como se acaba acometiendo, se queda corta.

6/10
En 80 días

2010 | 80 egunean

Axun está en el hospital cuidando a un familiar. En la cama de al lado hay otro enfermo que recibe los cuidados de Maite. La sorpresa es total pues son amigas de la infancia. De hecho, durante sus tiempos “mozos” llegaron a ser más que amigas. Ahora tienen 70 años y Axun tendrá que decidir si quiere recuperar aquel lejano amor de juventud o continuar con su vida. Película rodada en euskera que aborda una relación lésbica. El ritmo pausado de la narración encaja con la veteranía de ambas protagonistas.

3/10
La trinchera infinita

2019 | La trinchera infinita

Película dirigida por el terceto compuesto por Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, se trata de una película difícil a priori, de esas que por la trama de personajes encerrados no apetece mucho ir a verlas. Los directores han crecido desde Handia, que también era una película-río, la que nos ocupa llega a abarcar más de tres décadas. El punto de partida de La trinchera infinita lo tenemos en la realidad de un buen grupo de personas que permanecieron ocultas durante años, los de la guerra civil y los posteriores, para evitar represalias, primero del bando nacional, y luego del régimen franquista. Arregi, Garaño y Goenaga centran su atención en un matrimonio, Higinio y Rosa, casados hace poco y residentes en un pueblo de Andalucía. A las tropelías primero del bando republicano siguen las de los sublevados, e Higinio, que nunca estuvo muy metido en política, pero que es de los “sospechosos”, no tiene más remedio que ocultarse. Y el lugar más seguro resulta una oquedad en su propia casa, obligado encierro que esperan sea temporal, pero pasarán los días, los meses, los años... El metraje del film se acerca a las dos horas y media, tal vez excesivo, aunque pueda servir la coartada de que el espectador debe experimentar el mismo cansancio vital que los protagonistas. En cualquier caso gran mérito de los realizadores es que no decaiga el interés de su puesta en escena claustrófobica, lo que incluye una difícil fotografía en claroscuro de Javier Agirre, con planos que muchas veces son el punto de vista del encerrado Higinio. Se logra atrapar el drama que afrontan los cónyuges –gran trabajo de Antonio de la Torre y Belén Cuesta–, el amor que los sostiene, pero también un desquiciamiento compuesto de nervios destrozados y miedo, que hace que sus encuentros amorosos, mostrados muy carnalmente, tengan el sabor de la desesperación, de que quizá no puedan volver a tener otro. Y se van engarzando bien algunas peripecias –el hijo que engendran en la cautividad, el militar que quiere abusar de ella, el vecino receloso–, aunque otras están forzadas, como la de la pareja homosexual que aprovecha una ausencia de Rosa para convertir el lugar en su particular “picadero”. Tienen fuerza las escenas de persecución, y el clímax es muy emotivo, modélico en la asignatura de saber resolver una película.

7/10
Loreak

2014 | Loreak

“Díselo con flores” era el atinado lema publicitario de una floristería, que venía a indicar que si faltaban las palabras para manifestar el amor a un ser querido, las flores podían ser un recurso harto elocuente para sortear tal carencia. A Ane, que lleva una vida gris, también se le colorea la vida cuando comienza a recibir semanalmente y de modo anónimo un ramo de flores. Esta mujer menopáusica, cuyo marido es lo más parecido a un neanderthal en lo que a sensibilidad se refiere, tiene así un aliciente periódico, aunque el esposo empieza a tener celos de este misterioso admirador secreto. Al mismo tiempo, Beñat, que trabaja con una grúa en la misma obra de la construcción que Ane, debe soportar las frecuentes discusiones entre su esposa Lourdes, y su madre Tere, que no se llevan bien. Un inesperado accidente afectará a todos hondamente. Film íntegramente rodado en euskera, Loreak está hábilmente tejido por Jon Garaño y José María Goenaga, que manejan bien la intriga por lo que no sabemos, y por lo que nosotros sabemos y determinados personajes no saben, y ello para componer los sentimientos de unos seres humanos heridos, dolidos, que se arrastran por la vida sin saber de dónde vienen ni adónde van. Hay autenticidad en algunos rencores mezquinos, pero llama la atención la general cortedad existencial de miras, la ausencia de horizontes, la vida cansina y resignada, que acaba agarrándose a un pequeñísimo clavo ardiendo, un ramo de flores. Hay también algo de artificio en el peculiar entramado, la ingeniosa concepción de puzzle donde importa mucho la atmósfera, a la que ayuda la partitura de Pascal Gaigne. Todo tiene un regusto amargo y triste. No es una película que te alegre el día. Bien, los actores atrapan lo anodino, como deben, pero falta algo que eleve la propuesta, una suerte de catarsis que tal y como se acaba acometiendo, se queda corta.

6/10
En 80 días

2010 | 80 egunean

Axun está en el hospital cuidando a un familiar. En la cama de al lado hay otro enfermo que recibe los cuidados de Maite. La sorpresa es total pues son amigas de la infancia. De hecho, durante sus tiempos “mozos” llegaron a ser más que amigas. Ahora tienen 70 años y Axun tendrá que decidir si quiere recuperar aquel lejano amor de juventud o continuar con su vida. Película rodada en euskera que aborda una relación lésbica. El ritmo pausado de la narración encaja con la veteranía de ambas protagonistas.

3/10

Últimos tráilers y vídeos