IMG-LOGO
Reportajes

Estrenos findecine 16-18 de octubre: Las películas que hay que ver

Allá vamos con el repaso de estrenos del fin de semana. Ninguno apunta maneras de rompetaquillas, hasta el punto de que el mismísimo gamberrete de Shin Chan podría alzarse como el más visto del fin de semana, cosas más raras se han visto en tiempos de pandemia.

Pero yo me crezco a la hora de señalar mi recomendación del fin de semana, y apuesto por Crescendo, una película que confía en la música compartida como posible camino de conciliación entre mortales enemigos, israelíes y palestinos. Aunque no sea perfecta, Dror Zahavi entrega una cinta sugerente, la idea de una orquesta juvenil con integrantes de los dos bandos, y con buenas escenas de música. También atrapa en su clasicismo Las hijas del Reich, de Andy Goddard, cinta de espionaje en el Reino Unido, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial las estudiantes alemanas de un internado son vistas con malos ojos. ¿Serán una quinta columna?

Se inspira en hechos reales Corpus Christi, película nominada al Oscar del polaco Jan Komasa, sobre un joven criminal al que le gusta la parafernalia de la liturgia católica, hasta el punto de hacerse pasar por cura al salir de la cárcel, con idea de ganarse así la vida. El arranque es original, pero puede resultar molesto el planteamiento para el espectador católico.

Y digamos que Mario Casas no para, ahora con No matarás, de David Victori, un thriller más o menos apañado, donde el actor da vida a un panoli que a punto de decidirse a dar la vuelta al mundo, se ve envuelto en un lío por culpa de una chica que le pide ayuda. También cine español, pero en euskera, conforma Ane, de David Pérez Sañudo, donde Patricia López Arnaiz da vida a una vigilante de seguridad, preocupada por su desaparecida hija rebelde. Realización correcta para una cinta muy deprimente. Y en español, pero argentina, es De nuevo otra vez, de Romina Paula, cinta algo cansina sobre mujer en crisis, que vuelve a casa de su madre, tratando de aclararse, o no.

Y en fin, si nos movemos ahora por la Península Ibérica, en el país vecino, pues tenemos la oferta de cine de autor de Vitalina Varela, firmada por Pedro Costa, en que una mujer de Cabo Verde regresa a Lisboa porque le informan de que su esposa ha muerto; con ritmo parsimonioso y el característico minimalismo esteticista del director, conocemos un poquito de los sentimientos que la embargan. Y siguiendo con la cosa estética, pues tenemos el documental danzarín Cunningham, dedicado a Merce Cunningham (1919-2009), quien revolucionó esta disciplina con sus modernas coreografías; tiene su público, y tal vez sea la ocasión para que el neófito cate a este artista.

En fin, no me atrevo a calificar de cine familiar a Shin Chan en Australia. Tras las esmeraldas verdes, pues ya sabemos lo peculiar de este gamberrete personaje animado nipón, pero como cabe suponer, tenemos más de sus travesuras, ahora en Australia. Más intención educativa tiene sin duda Binti, sobre cómo una familia holandesa acoge en su casa a un congolés y su hijita, perseguidos por ilegales, y se produce cierta complementariedad entre unos y otros. La cinta ayuda a concienciar acerca del drama de los inmigrantes, tiene tintes ecológicos, incluye la modernidad de las redes sociales, e invita a la convivencia entre culturas diversas, ahí es nada.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers y vídeos