IMG-LOGO
Reportajes

Leyendas urbanas de Hollywood

Marisa Tomei ganó el Oscar por un error de Jack Palance

Tiene que ser un poco triste lograr el Oscar pero que todo el mundo crea que se trate de una metedura de pata. Le sucede a Marisa Tomei por culpa de una de las leyendas urbanas más difundidas de Hollywood.

La leyenda: Jack Palance, que tenía numerosos antecedentes de alcoholismo, iba borracho en el momento en el que leyó el nombre de la ganadora del Oscar a la mejor Actriz Secundaria en la ceremonia de 1993. De ahí que dijera por error el nombre de Marisa Tomei. La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas no quiso deshacer nunca el entuerto para no quedar a la altura del betún. Otras variantes de la historia apuntan a que el intérprete no había bebido, pero tenía problemas  de vista, y también se dice que podría haber apostado con sus amigos a que iba a decir el nombre que le diera la gana.

Hechos empíricos: Marisa Tomei no estaba considerada ni de lejos la favorita. Se nota que se llevó una enorme sorpresa al escuchar su nombre, e incluso estuvo a punto de caerse cuando subía a recoger el galardón. 

¿Qué hay de cierto? No resulta creíble que ocurriera de verdad, pues a cada lado del escenario de los Oscar aguarda un representante de la auditoría PricewaterhouseCoopers, pendiente de cualquier fallo, como se vio en la célebre entrega equivocada de 2017, cuando Faye Dunaway y Warren Beatty dieron por vencedora a La La Land en detrimento de Moonlight. El relato tiene una explicación muy sencilla. Marisa Tomei competía con Mi primo Vinny, un film resultón y gracioso pero menor contra Judy Davis, por Maridos y mujeres, Joan Plowright, por Un abril encantado, Vanessa Redgrave, por Regreso a Howards End, y Miranda Richardson por Herida. Todas ellas tienen mucho más prestigio como actrices que la pobre Tomei, que según cualquier analista no tenía la más mínima posibilidad de triunfar. Y como era previsible... ¡le habían quitado todos los premios de la Carrera a los Oscar! De ahí que las malas lenguas empezaran a achacar su éxito a algún tipo de desliz. Con gran esfuerzo, la intérprete se ha desquitado en cierta forma, pues ha logrado después otras dos candidaturas, por En la habitación y El luchador.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers y vídeos