IMG-LOGO
Oscar 2020

La quiniela de Decine21

¿Quién va a ganar el Oscar 2020 a la mejor fotografía?

Ningún año resulta sencillo vaticinar quién se llevará a casa a casa el Oscar a la mejor fotografía.

Este año todas las quinielas señalan el mismo largometraje, pero todo puede pasar, pues compiten cinco grandes profesionales, que tienen en común que han trabajado para películas de época. Dos están nominados por primera vez.

1) El irlandés

El mexicano Rodrigo Prieto, habitual del cine de Alejandro González Iñárritu, está considerado uno de los grandes en esta especialidad, pero aún no se ha llevado a casa la estatuilla. Ha estado nominado en otras dos ocasiones, por Brokeback Mountain y Silencio, esta última también al servicio de Martin Scorsese.

A favor: Realiza un trabajo modélico, pues refleja con sus imágenes el paso del tiempo. De hecho el montaje alterna sucesos en diferentes décadas, y la fotografía se convierte en una de las principales herramientas para conseguir que el espectador no se pierda. Además, los planos tenían que estar al servicio de efectos visuales potentes, sobre todo el rejuvenecimiento digital de los actores.

En contra: En el fondo se trata de un trabajo con la etiqueta de academicista, honesto pero poco arriesgado, que no aporta grandes novedades.

2) Joker

Lawrence Sher logra su primera candidatura por su sexta colaboración con el director Todd Phillips. Su trabajo imita el look de las películas de finales de los 60 y principios de los 70.

A favor: Consigue mostrar la evolución del personaje central, pues al principio las imágenes son más luminosas, pero después se vuelven oscuras, verdosas, acentuando la percepción de que se ha vuelto loco. Los movimientos de cámara parecen seguir en todo momento a Joaquin Phoenix, a quien parece que se ha dado libertad de movimientos absoluta. Ha logrado la Rana de Oro, el primer premio de Camerimage, el festival de cine que se celebra en la ciudad polaca de Turun, un buen augurio para la estatuilla.

En contra: Para muchos profesionales, Sher sigue siendo un cineasta eficaz, pero que siempre ha estado al servicio de productos de consumo, como Resacón en las Vegas, también de Phillips, y sus secuelas, Dos chalados y muchas curvas, o Godzilla.

3) El faro

Jarin Blaschke también debuta en los Oscar. Tiene la carrera más corta de todos los contendientes, compuesta por ocho largometrajes y numerosísimos cortos.

A favor: Su nuevo trabajo al servicio de Robert Eggers, tras La bruja, tiene la particularidad de ser el único nominado en blanco y negro, que para los académicos implica que se trata de un trabajo de prestigio, de hecho el año pasado premiaron a Roma. Logra una estética deslumbrante, siguiendo los viejos patrones del expresionismo alemán. Ha rodado en película tradicional de 35mm, con una relación de aspecto casi cuadrada, de 1.19:1, muy al estilo del cine clásico.

En contra: Está al servicio de un film interesante, pero que en el fondo se vuelve premioso y reiterativo. Aunque no gane, Blaschke considerará un gran triunfo haber sido escogido finalista, lo que le puede servir para llamar la atención de otros realizadores.

4) 1917

Roger Deakins parte sin duda como favorito. Leyenda de Hollywood, acumuló la friolera de trece candidaturas hasta que por fin consiguió la estatuilla en 2018 por Blade Runner 2049.

A favor: Resulta un trabajo complicado porque debía simular que todo el film está rodado en un único plano-secuencia, nada sencillo, pues la cámara pasa sin detenerse por diversos escenarios con distintas iluminaciones. Los expertos aseguran que resulta especialmente difícil de filmar el fragmento de la persecución nocturna en un pueblo, donde la mayor parte de la luz proviene de bengalas sincronizadas.

En contra: O no cae bien en el gremio, o su buen hacer no acaba de agradar a sus colegas, pues remata trabajos de primera categoría pero está acostumbrado a perder.

5) Érase una vez... en Hollywood.

Robert Richardson, por último está presente otro de los grandes del cine actual, en los últimos años habitual del cine de Quentin Tarantino.

A favor: Sus fotogramas, recogidos con película Kodak de 35 mm, en un estilo muy tradicional, reconstruyen Los Ángeles, en 1969, con un look similar al cine de la época, pero también un toque irreal.

En contra: Quizás los votantes tengan en cuenta que ha sido el más galardonado de todos los contendientes, pues ya ha colocado tres Oscar en sus estanterías, por JFK, El aviador y La invención de Hugo. Además, aunque supone su cuarta nominación por sus trabajos a las órdenes de Quentin Tarantino, este realizador hasta ahora no le ha traído suerte, nunca le ha hecho ganar.