saltar al contenido principal

Los superhéroes ya no tienen el poder de enamorarse, y las princesas galácticas van a su aire

Hace unos años, ningún superhéroe que se preciara acababa su película sin retirarse la máscara y darle un beso a la protagonista femenina, a veces colgado con sus redes arácnidas boca abajo.

Pero en los últimos años, el amor ya no está en el aire por el que volaba Superman, transportando a Lois Lane, al ritmo del “Love Theme”, de John Williams. Algunos sectores del feminismo han criticado duramente los romances en el cine, dando a entender que daban mal ejemplo a la sociedad… ¡las chicas podrían enamorarse en la vida real, y perpetuar la sociedad patriarcal! Celebrar San Valentín cada día está peor visto… y a este paso lo acabarán prohibiendo. “Los mitos del amor romántico pueden fomentar relaciones en las que se perpetúa la dominación, el sometimiento y, en última instancia, la violencia”, señalan exaltadas algunas asociaciones.

En cualquier caso, en su afán de ofrecer al público lo que éste demande (y seguir llenando los cines, que al fin y al cabo es de lo que comen) los ejecutivos de las principales productoras están quitando progresivamente las historias de amor, sobre todo en las películas de aventuras y entretenimiento masivo. Por ejemplo, en las de supertipos con pijama, como Capitana Marvel, estrenada precisamente el 8 de marzo, Día de la Mujer, cuya protagonista aprende a pelear con Jude Law, se asocia con Samuel L. Jackson, y se hace amiga de un gato, pero no encuentra el amor de su vida. Algunos críticos han señalado que esa ausencia de ‘interés amoroso’ es un tanto que la superheroína de Marvel le metía a Wonder Woman, su competidora de DC, que sí vivía un bonito idilio.

vengadores la guerra del infinito 1 parte 34682 g4Para alegría de la chavalería (a quienes les aburren los besos, porque quieren ver porrazos), no ha habido besos en Vengadores: Infinity War, ni están previstos en su continuación, Vengadores: Endgame, que se espera que sea el ‘acabose’ del género. Tom Hardy perdía de forma abrupta al amor de su vida, Michelle Williams, al comienzo de Venom, así que ella se buscaba otra pareja y pasaba página por completo. Mientras que Deadpool hacía hincapié en la historia de amor (atención: spoiler), en Deadpool 2 la pareja del protagonista, Morena Baccarin, muere. Se supone que Nakia (Lupita Nyong’o) es la ex novia de T’Challa (Chadwick Boseman), el protagonista, pero Black Panther no dedica mucho espacio a los asuntos del corazón. En Thor: Ragnarok no sólo ha desaparecido el personaje de Natalie Portman, presente en las dos entregas anteriores del Dios del Trueno, sino que no hay un mínimo flirteo en todo el metraje.

FrozenEn cierta medida, ocurre también en otros géneros. Las princesas Disney ya no quieren príncipes. ¡Rompe Ralph! y Ralph rompe internet tienen como protagonistas a un gigantón, y una niña, grandes amigos, que no están interesados en buscar pareja. En Frozen. El reino del hielo, el amor romántico pasa a segundo plano, se centra sobre todo en la relación entre las dos hermanas protagonistas.

El despertar de la Fuerza Star WarsEl amor tampoco está de moda últimamente entre los héroes galácticos. Si en la trilogía original de La guerra de las galaxias la princesa Leia se debatía entre el amor de Han Solo y Luke Skywalker, y las precuelas desarrollaban sobre todo el amor juvenil entre la princesa Padme Amidala y Anakin Skywalker, la nueva trilogía de Star Wars se distingue porque su máxima protagonista, Rey (Daisy Ridley) por ahora no parece haberse fijado en nadie. En espera del estreno de la entrega final, no parecen hacerle ‘tilín’, ni el desertor del enemigo Finn (John Boyega), ni el heroíco piloto de la resistencia Poe Dameron (Oscar Isaac). Es más, algunas teorías de los fans señalan que en todo caso podría enamorarse… ¡de Kylo Ren (el villano interpretado por Adam Driver)! Habrá que esperar al estreno, en diciembre, para saber la respuesta.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE