IMG-LOGO
Zona friki

5 grandes clásicos del cine que deberían prohibirse o censurarse como "Lo que el viento se llevó"

Leo atónito en prensa estos días que HBO Max ha retirado Lo que el viento se llevó de su catálogo, porque retrata la época de la esclavitud sureña, y luego la ha repuesto con un vídeo explicativo para lelos. Además, han pedido que el aeropuerto californiano de Orange County deje de llamarse John Wayne, porque al parecer ha trascendido una entrevista en la que en su momento el mítico actor realizó declaraciones dudosas desde el punto de vista actual. Después de esto he llegado a la conclusión de que la especie humana ya no tiene remedio, y nos encaminamos a nuestra propia destrucción, por lo que desde este humilde blog quiero sumarme a la idiotez generalizada, ya que si no puedes con tu enemigo... ¡únete a él! Contribuyo pidiendo que se destruyan ya todas las copias de cinco grandes películas de la Historia del Cine que sin embargo resultan perniciosas para los espectadores.

12 hombres sin piedad1. 12 hombres sin piedad. ¿Cómo que doce hombres? Por lo menos que haya paridad, o sea que se titulara Seis hombres y seis mujeres sin piedad. Para colmo de males todos son blancos y heteros. Lo peor, que toda la película defiende la necesidad de tomar decisiones racionales, sin dejarse llevar por los prejuicios y la ira, lo que no se corresponde con los tiempos que corren, ahora si estamos enojados y exaltados, lo que se lleva es vandalizar la estatua de Fray Junípero Serra y escribir una pintada que diga "racista", sin pararse a pensar que en realidad el personaje histórico fue todo lo contrario. ¿Qué más da eso?

los 10 mandamientos2. Los diez mandamientos. Sí, señor Cecil B. DeMille, muy espectacular lo del Mar Rojo y todo eso, en su versión de esta historia de 1956, pero ofrece una visión de la vida de Moisés recogida del Antiguo Testamento. ¿Qué hay de lo que explica sobre este profeta el Corán? ¡Marginó usted a la población musulmana, Mr. DeMille! ¿Y qué visión ofrece de las mujeres? Si no eres como Séfora (Yvonne de Carlo), esposa sumisa y fiel totalmente contraria al modelo propuesto por la cuarta ola del feminismo, es que eres una bruja como Nefertari (Anne Baxter), la gran villana de esta historia, pues convence con sus malas artes a Ramsés para que persiga a los judíos. ¡Clara demonización de la feminidad!

rebeca3. Rebeca. El largometraje más misógeno de la historia del cine, pues aunque en el film de Alfred Hitchcock Maxim (Laurence Olivier) no mató a su esposa (como sí ocurre en la novela de Daphne Du Maurier, miserable apología de la violencia machista), sino que tuvo un accidente, queda bastante claro que ganas no le faltaron porque ella era un bicho de cuidado. ¡Nos están matando! La prota (Joan Fontaine) no tiene nombre, posiblemente porque el director quería hacer que fuera representativa de todo el género femenino, ya que se trata de una buscona que ha dado un braguetazo, casándose con un millonario y hasta tiene complejo de culpa por ello. La peli demoniza al colectivo LGTB, representado por Mrs. Danvers (Judith Anderson), el ama de llaves, que estaba pilladísima por su señora fallecida y odia a su sustituta.

casablanca4. Casablanca. Pese a desarrollarse en la ciudad marroquí, no tiene como protagonistas a personajes árabes, son todos estadounidenses, alemanes o franceses, y no se ha incluido ninguna crítica al colonialismo galo. El protagonista, Rick (Humphrey Bogart), tiene esclavizado a un negro, Sam (Dooley Wilson), al que sólo le falta decir "Sí, bwana" cada vez que le ordena que toque el piano. Para colmo de males, el film exalza el romanticismo puro, que como todos sabemos no es más que un invento del hetereopatriarcado para comernos la cabeza a los ciudadanos y legalizar la violación. ¡Escandaloso! ¡Yo sí te creo!

ciudadano kane5. Ciudadano Kane. Todo el film trata como idiota al espectador, porque va de un periodista (William Alland) que investiga el significado de "Rosebud", lo último que pronunció el magnate del periodismo sensacionalista Charles Foster Kane (Orson Welles) al morir en su suntuosa finca, Xanadú, en la más absoluta soledad, por lo que nadie puede haberle escuchado pronunciar la palabreja de marras. Se concluye que pese a haber tenido millones a cascoporro en su vida, Kane nunca fue tan feliz como cuando jugaba con su humilde trineo de peque, un mensaje nefasto sin duda destinado a adormecer a las masas proletarias y que no echen de menos prosperar económicamente en la vida, sucumbiendo al capitalismo opresor. Para colmo de males, Orson Welles sería un genio del cine, pero también... ¡un maltratador de animales! No ocultaba su gran afición por los toros, cultivó la amistad de numerosos toreros y está enterrado en la finca malagueña de uno de ellos, Antonio Ordoñez, así que su nombre debe ser removido de todos los libros de historia del cine, pese a tratarse de una de las figuras fundamentales del Séptimo Arte. ¡No al especismo, compañeros y compañeras!

Lo último del mundo del cine