IMG-LOGO

Biografía

Dooley Wilson

Dooley Wilson

67 años ()

Dooley Wilson

Nació el 03 de Abril de 1886 en Tyler, Texas, EE.UU.
Falleció el 30 de Mayo de 1953 en Los Angeles, California, EE.UU.
Filmografía
Pasaje al Oeste

1951 | Passage West

En 1893 seis presos se escapan de la cárcel y se convierten en forajidos. Se unirán a una caravana liderada por un pastor llamado Kerns. A lo largo de un largo viaje por el desierto rumbo a California los viajeros pasarán por momentos difíciles y peligrosos. Discreto western, con cierto interés, cuya premisa recuerda demasiado a Caravana de paz, obra maestra de John Ford dirigida justo un año antes. Entre el reparto destaca John Payne y la aparición en un leve papel de Dooley Wilson, el inolvidable Sam de Casablanca.

4/10
Seven Days Ashore

1944 | Seven Days Ashore

Un barco llega a puerto en San Francisco. Uno de sus marineros va más allá en aquella creencia de que todo hombre de mar tiene una mujer en cada puerto, pues él tiene nada menos que a tres en la ciudad del Golden Gate. La cosa se complica, por lo que decide encasquetarles las dos que le "sobran" a dos colegas. Producción de RKO en tono muy ligero propio del género musical. Como corresponde a este tipo de títulos, las risas y el amor están garantizados así como los números musicales, por supuesto.

4/10
Tiempo de tormenta

1943 | Stormy Weather

En el porche de su casa, Bill cuenta a sus jóvenes vecinos cómo se desarrolló su carrera como bailarín. Así se remonta a los años en que se licenció como soldado de la banda de su regimiento, al final de la Primera Guerra Mundial, sus trabajos humildes como camarero, y sus primeros éxitos en números musicales.Película íntegramente interpretada por actores negros, rodada durante la Segunda Guerra Mundial. La leve trama sirve de perfecto armazón para integrar vistosos números musicales, como el del pastel, o el número africano con zapateado sobre los tambores de los guerreros zulúes; brilla especialmente el último, que da título al film, maravillosamente interpretado por la cantante Lena Horne. Hay un magnífico sentido del humor, e intervienen famosos personajes del mundo del espectáculo y del jazz de la época haciendo de sí mismos, como el director de orquesta Cab Calloway, el pianista Fats Waller, la cantante de blues Ada Brown, la bailarina Katherine Dunham o los impresionantes Nicholas Brothers, un dúo de bailarines de una agilidad asombrosa. Fue el último film del actor y bailarín Bill Robinson. Entre el reparto destaca la presencia de Dooley Wilson, el célebre Sam de la película Casablanca, rodada un año antes.

6/10
Cada vez más alto

1943 | Higher and Higher

Cuando el Sr. Drake entra en bancarrota la situación es calamitosa para su personal de servicio. El empresario Mike O'Brien planea entonces hacer pasar a la criada Millie por la hija de Drake y presentarla en sociedad para pesacr a un rico marido. Sin embargo, el amor puede llegar por otro lado. Simpática comedia romántica que resulta llevadera en todo momento también por su importante carga musical. Destaca la presencia de un joven y casi debutante Frank Sinatra.

5/10
Ella y su secretario

1942 | Take a Letter, Darling

Comedia que trastoca los roles convencionales del género al presentar a una brillante ejecutiva (Rosalind Russell, auténticamente arrolladora), que contrata a un hombre como secretario personal (Fred MacMurray, en otra de sus comedias con la Paramount). Lo que ocurre en esta ocasión es que dicho individuo no se deja avasallar como el resto de empleados. Aunque en un principio el film estaba destinado al protagonismo de Claudette Colbert, ésta acabó siendo sustituida por una magnífica Rosalind Russell que repite un poco el papel de mujer total que ya había desempeñado en Luna nueva. El director, Mitchell Leisen, imprime un trepidante ritmo en un largometraje que resultó nominado al Oscar para la fotografía en blanco y negro de John J. Mescall; para la decoración en interiores de Hans Dreier, Roland Anderson y Sam Comer; y para la banda sonora para Victor Young, en un año en el que éste compositor también era candidato por Tigres del aire y La reina de la plata.

7/10
Casablanca

1942 | Casablanca

“Hay valores por los que merece la pena hacer sacrificios”, así define el guionista Howard Koch la esencia de una película de las de antes pero con vibración de eternidad. El paso de los años se revela anecdótico en historias que, como ésta, no han sido concebidas para definir una época, sino para estremecer el corazón del hombre. Casablanca es un clásico sencillamente porque lo que en ella está en juego –ese puñado de valores de los que habla Koch- siempre interesa, y atrae, y emociona. Y si la historia del Rick’s Café Américain vino a convertirse en el paradigma del romanticismo, no es menos cierto que desde su alumbramiento allá en 1942 quedó también inventada una nueva terapia contra la desesperación, una medicina que conviene recetarse cuando perdemos algo de eso que podemos denominar confianza en la condición humana. El argumento de Casablanca, mil veces conocido, narra mucho más que el reencuentro de dos amantes en el exilio bajo el sonido de las notas de un piano (“play it, Sam”). Rick e Ilsa sufren el shock emocional de contemplarse de nuevo tras su adiós en París, pero ese golpe –¿cruel?– del destino coincide con la efervescencia de un oasis –“vine aquí a tomar las aguas”, dice Bogie– donde hombres y mujeres buscan una improbable libertad, no únicamente política, sino personal. En realidad, Casablanca se convierte en territorio de redención, y el garito de Rick en refugio de los olvidados, en su primer peldaño hacia el paraíso. La atmósfera multiforme del local es tan rica como la amalgama de sus caracteres humanos: rateros, gendarmes, asesinos, contrabandistas, enamorados, ludópatas... Pero la esperanza es siempre la misma. Y hasta el anhelado viaje a Lisboa, cede todo su protagonismo a la propia espera, a una promesa configurada en actitudes de amor, odio, juego, cinismo, amistad, patriotismo –allons enfants de la patrie…–, recuerdo e hipocresía. El film debe su existencia a Hal B. Wallis, reputado productor de la Warner. Los hermanos Julius y Philip Epstein se encargaron de escribir el guión a apartir de la obra de teatro “Everybody Comes to Rick’s”. Y lo bordaron. Su repertorio de diálogos rebosa de cuerpo y alma, de humor sutil y elegante. Y el tercer guionista, Howard Koch, introdujo en el protagonista su faceta de hombre duro y misterioso, con ese aire pesimista de escéptico en horas bajas… Max Steiner orquestó una música tomada de canciones populares, como la ya mítica As Time Goes By. Y todo lo combinó a la perfección el director Michael Curtiz, quien hizo de Casablanca un género cinematográfico en sí mismo, mezcla de drama, melodrama, comedia, romance, aventura y película de guerra. Y, sin embargo, Casablanca es por encima de todo la portentosa pasión de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Sus primeros planos casi desprenden electricidad y las palabras “Here’s Looking at You, Kid!” se han convertido desde entonces en un talismán, en la fórmula mágica del amor eterno. Probemos también nosotros y digamos despacio, copa en mano, saboreando las sílabas: Va por ti, nena...

10/10

Últimos tráilers y vídeos