IMG-LOGO

Biografía

Joan Fontaine

Joan Fontaine

96 años ()

Joan Fontaine

Nació el 22 de Octubre de 1917 en Tokio, Japón
Falleció el 15 de Diciembre de 2013 en Carmel, California, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

Gran hermana

16 Diciembre 2013

Cambió el apellido, tuvo diferencias con su hermana Olivia de Havilland. Pero lo cierto es que ésta y Joan Fontaine son dos grandísimas actrices, en este caso las comparaciones no son odiosas (o no tanto, al menos).

Como su hermana, Olivia de Havilland, Joan Fontaine nació en Tokio, Japón, el lugar donde estaba destinado su padre, abogado británico de patentes. Era un 22 de octubre de 1917, y su nombre completo es Joan de Beauvoir de Havilland. El divorcio temprano de los padres y el delicado estado de salud de Joan, que tenía anemia con dos años, decidió a la madre, la actriz Lillian Fontaine, a trasladarse con sus hijas a Saratoga, California. Allí estudiaron Olivia y Joan, pero la segunda volvió a Japón con su padre cuando tenía 15 años, y allí permaneció. Tal vez esa separación contribuyó a abrir la sima que separa a las hermanas, y que tuvo su máxima repercusión pública en la no-felicitación respectiva por ganar el Oscar cuando ambas ya eran actrices, Joan primero en 1941 por Sospecha, y Olivia después en 1946 por La vida íntima de Julia Norris.

Resulta curiosa y alimenta el morbo la enemistad de las dos hermanas, que nunca coincidieron en una película. Pero lo cierto es que la vida misma parecía obligarles a rivalizar, iban como pisándose los talones en una loca carrera a ver quién llegaba primero. Se ha dicho que en la carrera interpretativa la madre apoyaba más a Olivia, y Joan tuvo que cambiarse el apellido para no interferir, y tras jugar inicialmente con el apellido artístico Burfield, finalmente se inclinó curiosamente por el materno también artístico de Fontaine. A la hora de debutar en pantalla –antes habían hecho ambas sus pinitos en los escenarios–, las dos hermanas lo hicieron en el mismo año, 1935, y el mismo mes, junio, aunque parece que Fontaine ganó este primer envite del estreno por un solo día. No More Ladies era un vehículo al servicio de Joan Crawford, y Fontaine tenía un papelito.

Durante varios años Fontaine sumó papeles secundarios, dos de ellos con George Stevens en Señorita en desgracia (1937) –junto a Fred Astaire y Ginger Rogers– y Gunga Din (1939). Más peso tuvo en otros títulos como El rapto de Laura (1938), aunque eran filmes cercanos a la serie B, de los que RKO, el estudió que había contratado a la actriz, hacía a patadas. La cosa avanzaba poco a poco, con algunos trabajos gratificantes como el de Mujeres (1939) de George Cukor, con un reparto netamente femenino donde de nuevo estaba a la sombra de la Crawford.

La gran oportunidad llegó una noche en que tuvo ocasión de departir con David O. Selznick, en otro ejemplo de solapamiento fraterno, ya que Olivia trabajó para el mítico productor en Lo que el viento se llevó. Se trataba de una cena con mucha gente, y ambos charlaron acerca una novela de moda: “Rebeca”, de Daphne du Maurier. Selznick se había hecho con los derechos, y constatado el conocimiento que la actriz tenía de la obra, la reclamaría para una prueba de la pobre segunda esposa De Winter. Acabaría siendo seleccionada entre decenas de actrices, y el film de Alfred Hitchcock Rebeca (1940) resultaría sencillamente memorable, valiendo a su protagonista una nominación al Oscar. Al año siguiente Fontaine repetía con el mago del suspense en Sospecha, y esta vez la estatuilla no se le resistió, batiendo a su propia hermana que optaba al premio por Si no amaneciera. Tras el drama bélico Sé fiel a ti mismo (1942), llegó otra nominación al Oscar gracias a La ninfa constante (1943). Demostraba así ser la actriz ideal para el melodrama gótico, frágil y fuerte al mismo tiempo, de modo que fue fichada para Jane Eyre (Alma rebelde) (1944), donde compartió pantalla con Orson Welles en la adaptación de la novela de Charlotte Brontë. Se encontraba en el mejor momento de su carrera, y aún iba a llegar un lote de magníficas películas.

Entretanto, la vida personal no era un lecho de rosas, y significativamente así tituló sus memorias, publicadas en 1979. En 1939 se había casado con el actor Brian Aherne, pero sus diferencias terminaron en divorcio en 1945. Al año siguiente contraía matrimonio con el productor William Dozier, del que tuvo su único vástago en 1948, una niña llamada Debbie. Pero la familia se rompía en 1951. Sus otros dos matrimonios, que tampoco llegaron a buen puerto, fueron con el guionista y productor Collier Young y con Alfred Wright.

Volviendo al cine, y siguiendo la estela de Olivia, Joan Fontaine se puso a las órdenes del director que posibilitó el primer Oscar de la hermana. Fue en la peli de piratas El pirata y la dama (1944). Seguiría cultivando su imagen dulce y sofisticada en Mis cuatro amores (1945) y ¡Viva la vida! (1948), y acompañaría al cantarín Bing Crosby a las órdenes de Billy Wilder en El vals del emperador (1948). Pero también se sumergió en una suerte de cine negro en Abismos (1947) y Sangre en las manos (1948), junto a Burt Lancaster. Así hasta llegar quizá a la cima de sus posibilidades interpretativas en la apasionadamente romántica Carta de una desconocida (1948), la cinta de Max Ophüls que adaptaba la novela homónima de Stefan Zweig, sobre una mujer enamoradísima, pero trágicamente marcada por la ceguera de su amado, que no reconoce tal amor. De tener roto el corazón en este film, Fontaine pasaría a romper corazones en Nacida para el mal (1950), título que define a su formidable personaje.

La década de los 50 permitiría a la actriz llegar a géneros y tipo de filmes que ya había visitado su hermana Olivia. ¿Qué le faltaba abordar la aventura? Pues allá va un Ivanhoe (1952) dirigida por Richard Thorpe. ¿Cómo, querida, que nunca has filmado un Shakespeare? Pues marchando un Otelo (1952), el de Orson Welles, aunque sea de refilón, como una paje, y no figure en los títulos de crédito. Y tuvo sus dos películas con Mitchell Leisen, al igual que su hermanita, al hacer Cariño, ¿por qué lo hiciste? (1951). A partir de este momento se alternan títulos olvidables, con otros tan apasionantes como El bígamo (Ida Lupino, 1953), Something to Live for (George Stevens, 1953) y Más allá de la duda (Fritz Lang, 1956). Las adaptaciones de James M. Cain (Dos pasiones y un amor) y Francis Scott Fitzgerald (Suave es la noche) no estaban a la altura de sus referentes literarios, aunque la actriz estaba bien. La retirada del cine llegaría con The Witches (1966), una película de terror de la Hammer. Aún tendría la Fontaine presencia televisiva en series diversas, incluido un episodio de Alfred Hitchcock presenta, y otro de Vacaciones en el mar, de nuevo persiguiendo aquí a la sombra fraterna; su última aparición en la pequeña pantalla fue muy adecuadamente de reina, que eso fue en la pantalla, en el telefilm Good King Wenceslas, en 1994.

Oscar
1942

Ganador de 1 premio

Filmografía
The Witches

1966 | The Witches

Producción de terror de la Hammer que significó la última intervención de Joan Fontaine en el cine antes de quedarse ya anclada en el mundo de la televisión, hasta su retiro definitivo en 1994. Se basa en una novela de Norah Lofts. Allí una mujer que ha pasado una traumática experiencia en África regresa a Inglaterra, donde es contratada como profesora en una escuela privada en un pequeño pueblo. Aunando horror y erotismo, lo más llamativo del film acaban siendo las sesiones de vudú y magia negra donde las muchachas se mueven compulsivamente y se realizan sacrificios humanos con unas enormes caretas de un hombre con barba de fondo.

4/10
Suave es la noche

1962 | Tender is the Night

Años 20. Nicole, una mujer de clase alta, que sufre graves trastornos emocionales, decide casarse con Dick River, su psiquiatra. Juntos se trasladan a una casa que ella tiene en la Riviera, donde lleva una intensa vida social.  Último film de Henry King, que adapta una de las mejores novelas de F. Scott Fitzgerald, cuya biografía había narrado parcialmente en Días sin vida, su película anterior. Según Zelda, la esposa del escritor, había "mucho de su propia vida", en el libro. King se muestra bastante fiel al original y trata temas habituales en la obra del escritor, como el idealismo malogrado.

6/10
Viaje al fondo del mar

1961 | Voyage to the Bottom of the Sea

El almirante Harriman Nelson (Walter Pigdeon), al mando de un moderno submarino atómico, decide contar con unos científicos para explorar en el fondo del mar una peligrosa señal de radiación. Juntos partirán en una aventura donde vivirán toda clase de riesgos. Lo que en un principio iba a resultar una convencional y entretenida película de aventuras subacuática, producida, escrita y dirigida por Irwin Allen, se convirtió en el germen para que este cineasta viese rentabilidad al asunto de la ciencia ficción, creando para el mundo de la televisión series tan conocidas como Perdidos en el espacio y la propia Viaje al fondo del mar.

4/10
Una isla al sol

1957 | Island in the Sun

Superproducción de Darryl F. Zanuck en Technicolor y Cinemascope, que reunía a los rostros conocidos de rigor en este tipo de eventos –Joan Fontaine, Joan Collins, James Mason y los cantantes de color Dorothy Dandridge y Harry Belafonte– para rellenar una trama de pasiones sexuales y problemas raciales en el entorno de una isla del Caribe bajo colonialismo británico. Se basa en la novela de Alec Waugh, donde un joven negro regresa a su hogar dispuesto a hacer carrera en la política; pero mantiene un escandaloso romance con una mujer blanca. Colorista fotografía de Freddiee Young y poderosa banda sonora de Malcolm Arnold, que ese mismo año ganaría el Oscar por el score de El puente sobre el río Kwai.

5/10
Mujeres culpables

1957 | Until They Sail

Las tribulaciones de cuatro hermanas huérfanas en Nueva Zelanda, durante la Segunda Guerra Mundial. Allí está quien tiene al esposo llamado a filas; la casada con el hombre equivocado, y que con el marido ausente busca nuevas experiencias; la eterna solterona que descubre el amor; y la adolescente que se está convirtiendo en una mujercita. La llegada de soldados americanos, inmersos en la guerra del Pacífico, transforma sus vidas. Desigual película del gran Robert Wise. La historia tiene su interés, y da una visión de cómo se pasa la guerra en casa, mientras los combatientes están en el frente. Pero la introducción del juicio al principio es algo desconcertante, así como la resolución de la historia de amor que implica a Jean Simmons y Paul Newman. Aun con sus fallas, es una gozada el reparto y el modo en que filma Wise.

5/10
Dos pasiones y un amor

1956 | Serenade

Una mujer adinerada oye cantar a un trabajador en su viñedo, y detecta en él un talento especial. Pondrá su fortuna a su disposición, para convertirlo en estrella, al tiempo que inician una relación amorosa. Pero ella es una mujer veleidosa, que pronto se aburre, y busca emociones en brazos de otro hombre. Lo que afecta al aspirante a tenor, locamente enamorado de ella. Adaptación de la obra de James M. Cain "Serenata", donde se veía el amor por la música del autor de novela negra. Algunas complicaciones de la trama, como su componente homosexual, dificultaron su traslación a la pantalla. Además, Cain no estaba muy conforme con el protagonismo de Mario Lanza, pese a su talento como cantante, y veía más a alguien del estilo de Humphrey Bogart. Anthony Mann no hizo uno de sus mejores trabajos, pero la ocasión le permitió conocer a la que pronto se convertiría en su esposa, la española Sara Montiel.

5/10
Más allá de la duda (1956)

1956 | Beyond a Reasonable Doubt

Una de las últimas producciones de la RKO –al borde de la quiebra– fue este thriller dirigido por Fritz Lang con su talento habitual. Cine negro y de denuncia periodística según un guión de Douglas Morrow, presenta una admirable atmósfera en blanco y negro creada por la fotografía de William Snyder. En su trama, el periodista Tom Garrett (Dana Andrews) está dispuesto a llegar lo más lejos posible para convencer a la opinión pública de que las pruebas para condenar a una persona de asesinato pueden ser perfectamente manipulables. Así que se fabrica una serie de evidencias que le convierte en asesino imaginario, eso sí, con fatales consecuencias.

7/10
La gran noche de Casanova

1954 | Casanova's Big Night

Parodia sobre el clásico personaje del seductor italiano Casanova, en una comedia realizada para mayor gloria del cómico Bob Hope que canta el divertido tema “Tic-A-Tic-A-Tic” de Jay Livingston y Ray Evans. Le acompañan en sus correrías clásicos de Hollywood como Joan Fontaine y tres “malos habituales” como Basil Rathbone, Lon Chaney y Vincent Price, si bien el metraje rodado por éste fue eliminado del montaje final cuando el actor se vio involucrado en la persecución comunista que se estaba llevando en esos momentos con las “listas negras”. En esta ocasión Casanova se ve asediado por las deudas y propone a un sastre que se haga pasar por él. Éste, poco acostumbrado a tratar con las mujeres, descubrirá el poder de la atracción.

4/10
El bígamo

1953 | The Bigamist

Harry vive en San Francisco y como representante comercial debe viajar mucho. Está casado con Eve y ambos están intentando adoptar un bebé. Mr. Jordan, director de la agencia de adopción, comienza a hacer una serie de averiguaciones y sospecha de Harry, el cual guarda un secreto. Pronto descubre que éste tiene en Los Angeles una segunda esposa y un bebé. Por medio de flashbacks, Harry le cuenta al agente de adopción cómo llegó a esos dos matrimonios. Ida Lupino dirige e interpreta este drama de cine negro. A la directora le gustaba tratar temas controvertidos para la sociedad de la época, como demuestra en esta película. Dirigió también con gran maestría El autoestopista.

6/10
Vuelo a Tánger

1953 | Flight to Tangier

Producción perteneciente al subgénero de espías de la guerra fría entre rusos y norteamericanos después de la Segunda Guerra Mundial. Hay que recordar que sólo un año después del estreno de este film comenzó sus actividades la temida KGB soviética en un régimen de sospechas que se mantendría durante años. Escrita y dirigida por Charles Marquis Warren, en su argumento un agente del FBI busca una carta de crédito con valor de tres millones de dólares. No está solo en el asunto, ya que el dinero involucra a una serie de misteriosos personajes. Reparto encabezado por Joan Fontaine, y donde sobresale Jack Palance en uno de sus ambiguos papeles habituales. El film fue rodado en el sistema de 3-D por Paramount.

4/10
Tres historias de amor

1953 | Decameron Nights

Comedia medieval extraída de los cuentos del “Decamerón” de Boccaccio, con un desconcertante componente sexual a cargo de Joan Fontaine y Joan Collins. En su metraje se incluyen cuatro episodios de esta clásica obra de la literatura italiana, algunos con mayor y otros con menor fortuna. Se trata de una coproducción entre Inglaterra y España (a cargo de Cesáreo González) convenientemente recortada en sus partes más impúdicas –relativamente, teniendo en cuenta la inocencia de esos años– cuando se estrenó en algunos países. Hay que decir que Olivia de Havilland, hermana mayor de Fontaine, siguió los pasos de ésta ya que en 1955 rodó otra coproducción hispano-inglesa, La princesa de Éboli.

5/10
Ivanhoe

1952 | Ivanhoe

Ambientada en la Inglaterra medieval del siglo XII, esta película se basa en la célebre novela del mismo título escrita por Sir Walter Scott. Narra las aventuras de Ivanhoe, un joven aventurero, que lucha contra el usurpador Juan "Sin Tierra" para devolver el trono a su hermano Ricardo "Corazón de León". Robert Taylor da vida a este joven aventurero que se ve atraído por el amor de dos guapas damas: una joven Elizabeth Taylor, una atractiva mujer de ojos negros, y Joan Fontaine, que encarna a una princesa sajona. El papel de villano corresponde a George Sanders, que hace todo lo posible para destruir a su mortal enemigo Ivanhoe. Richard Thorpe dirige este film, al que consigue dar la agilidad narrativa propia del cine de aventuras. Combina con acierto las escenas de acción con las "cuitas amorosas" del protagonista, siendo el resultado un estupendo clásico del cine de aventuras.

6/10
Una razón para vivir

1952 | Something to Live For

Un hombre que ha conseguido salir del vicio de la bebida gracias a las reuniones de Alcohólicos Anónimos, se enamora de una actriz que se niega a admitir que se está convirtiendo en una borracha. El problema es que él duda si quiere realmente romper su matrimonio por ella. La pareja formada por Joan Fontaine y Ray Milland (que regresaba al papel de un hombre con problemas con la botella tras Días sin huella) funciona a la perfección, muy bien acompañados por la tercera en discordia, Teresa Wright. Aunque esta producción Paramount producida y dirigida por George Stevens se acabó de rodar en 1950, no se estrenó hasta dos años después.

6/10
Cariño, ¿por qué lo hiciste?

1951 | Darling, How Could You!

Adaptación de la obra teatral “Alice-Sit-By-The-Fire” escrita por J. M. Barrie, el autor de “Peter Pan”. Su acción nos traslada al Nueva York de comienzos del siglo XX y nos cuenta cómo una adolescente (Mona Freeman) está algo preocupada porque cree haber descubierto una infidelidad de su madre (Joan Fontaine). Esto dará lugar a todo tipo de enredos y a una cierta crítica social sobre la hipocresía de la gente. Dirige con clase, estilo y una elaborada ambientación (en especial los lujosos vestidos creados por Edith Head), uno de los grandes nombres de la comedia sofisticada norteamericana como Mitchell Leisen, que ya había trabajado con Fontaine en 1944 con El pirata y la dama.

6/10
Nacida para el mal

1950 | Born To Be Bad

La joven provinciana Christabel llega a la ciudad, dispuesta a alojarse en casa de Donna, que se acaba de prometer con Curtis, un apuesto millonario. Adoptando una asombrosa duplicidad, la bella Christabel aparenta ser una chica ingenua y bondadosa, pero pronto tiene rendidos a sus pies a todos los hombres que pululan cerca de ella: al escritor Nick, al pintor Gobby y, por supuesto, a Curtis, la pieza que desea pescar, aunque sea a costa de no seguir su inclinación natural. Nicholas Ray lleva a buen puerto este retrato de mujer fatal -uno de los motivos del film es un cuadro que Gobby pinta de Christabel-, donde Joan Fontaine es la reina de la función, con su personaje de dama únicamente preocupada de sus propios intereses, a la que no le importa romper corazones y hacer daño a los que tiene alrededor. El cineasta se las arregla para mantener en el desenlace una mirada cínica, aunque los planes de la protagonista no acaben de salir del modo que ella querría.

7/10
September Affair

1950 | September Affair

Drama romántico que toma su título original de la canción “September Affair”, escrita por Kurt Weill y Maxwell Anderson, y que se convirtió en un éxito de ventas cantada por Walter Huston. Siguiendo con la música, decir que la sentimental partitura de Victor Young ganó un Globo de Oro. El film, rodado en escenarios naturales italianos, fue muy bien recibido por el público. Durante un viaje a Florencia, dos personas maduras y casadas –Joseph Cotten y Joan Fontaine– se conocen y enamoran. Aunque ven la imposibilidad de llevar a buen término su aventura, un accidente de aviación donde les dan por muertos les dará una nueva oportunidad de olvidar el pasado y empezar una nueva vida.

6/10
Sangre en las manos

1948 | Kiss the Blood Off My Hands

Distribuida por Universal, se trata de la primera de las películas producidas a través de “Norma”, la compañía independiente creada por Burt Lancaster junto a  Harold Hecht. Este último fue un curioso individuo nacido en 1903 y fallecido en 1985, que antes de apostar por el cine había sido director de danza y agente literario. Basado en la novela de Gerald Foster, su trama es la de un marinero atormentado por sus recuerdos en un campo de concentración alemán (Burt Lancaster), que mata involuntariamente a un individuo. En su desesperada huida, entra en la casa de una enfermera (Joan Fontaine), que le ayudará a demostrar su inocencia haciendo frente a un chantajista (Robert Newton), que presenció la pelea.

6/10
¡Viva la vida!

1948 | You Gotta Stay Happy

La excéntrica y caprichosa millonaria Diana Dillwood va a contraer matrimonio por sexta vez, pero se lo piensa cuando una noche conoce en la habitación de un hotel a Marvin Payne, un serio piloto del que se acaba enamorando, no sin antes pasar por situaciones más bien extrañas y divertidas. Dirige H.C. Potter, autor de la inclasificable Loquilandia (1941). La película pertenece a la Rampart Productions, productora que Joan Fontaine había creado un año antes con su esposo William Dossier, y que apenas duraría un par de años más (concretamente lo mismo que el matrimonio de la actriz, que se divorciaría de Dossier en 1951).

6/10
Carta de una desconocida

1948 | Letter From An Unknown Woman

La joven Lisa Berndle (Joan Fontaine) está enamorada desde la niñez de su vecino Stefan Brand (Louis Jourdan), aunque nunca se lo ha dicho. Por circunstancias de la vida, ha de separarse de su gran amor, pero tres años después vuelven a reencontrarse. Maravillosa película. Uno de los grandes títulos de Max Ophüls (Madame De...) y el papel más recordado de la mítica Joan Fontaine (Rebeca). El guión está basado en la novela homónima del novelista austriaco Stefan Zweig, de tono y emoción muy similares a los de la película. Se trata de una tragedia romántica repleta de secuencias muy emotivas, con una formidable fotografía en claroscuros y unos personajes realmente extraordinarios.

10/10
El vals del emperador

1948 | The Emperor Waltz

Un yanqui se presenta en la corte del emperador Francisco de Austria, dispuesto a vender muchas unidades de un nuevo invento: el gramófono. Le acompaña un perro, que se encapricha de la perra de la condesa Johanna Augusta Franciska, un animal con pedigrí que el emperador desea cruzar con uno de sus magníficos canes. A cuento de estos 'amores' perrunos, nace también una atracción entre el americano y la condesa. Una relación plebeyo-sangre azul que no es bien vista por la rancia aristocracia ni por el padre de la joven, siempre pensando en medrar. Como cabe imaginar, un argumento de estas características en manos del tándem Charles Brackett-Billy Wilder da mucho juego, con bromas acerca del paralelismo de las relaciones humanas y las caninas, donde los animalitos demuestran menos prejuicios que sus amos. Rodado en color, el film tiene chispa, aunque los números musicales para la mayor gloria de Bing Crosby resultan algo forzados. Están estupendos Joan Fontaine y Roland Culver, hija y padre en la ficción.

6/10
Abismos

1947 | Ivy

Curioso título de cine negro, que sitúa su acción en la Inglaterra de comienzos del siglo XX. Allí encontramos a Ivy Lestón, una pérfida mujer que no duda en utilizar sus armas sexuales para trepar en la alta sociedad de la época, llegando incluso al asesinato para cumplir sus fines. Todo ello según la novela de Marie Belloc Lowndes, excelentemente adaptada por el guión de Charles Bennett, que tuvo que claudicar a un final moralizante impuesto por la censura. Joan Fontaine asume un papel totalmente alejado de los que había realizado hasta el momento, y tiene ocasión de mostrar sus dotes seductoras, acabando así con el mito de inocente víctima que se había formado con las películas de Hitchcock Rebeca y Sospecha.

8/10
De hoy en adelante

1946 | From This Day Forward

Película que supuso el regreso de Joan Fontaine a la RKO tras Sospecha (1940). Dicho estudio había tratado de comprar los derechos de la novela “All Brides Are Beautiful”, escrita por Thomas Bell, desde hacía años, pero ahora le pillaba en un mal momento financiero y en plena postguerra. Así que el resultado no fue el más idóneo tal y como reconoció la crítica, que tildó el film de monótono y pastoso. Eso no pareció importarle al público que, sin saber muy bien por qué, lo convirtió en uno de los títulos más taquilleros del año. Filmada en forma de flashback, se trata de un recorrido de diez años (1937-1946) en la vida de un humilde matrimonio del Bronx de Nueva York, que ha de hacer frente a numerosos problemas para salir adelante.

5/10
Mis cuatro amores

1945 | The Affairs of Susan

Una producción de Hal B. Wallis para la Paramount construida para mayor gloria de una estrella como Joan Fontaine, aquí más sofisticada y bella que de costumbre. Además, el papel le ofreció la posibilidad de explorar nuevos cambios en su físico, algo que el público pareció reprocharle convirtiendo el asunto en un título indiferente de cara a la taquilla. Ella es Susan Darell, que a lo largo de su vida recuerda cómo fue amada por cuatro hombres que la veían de maneras diferentes. La crítica ensalzó la dulzura de la actriz y el acertado tono de comedia romántica conseguido por William A. Seiter, en una película que obtuvo una nominación al Oscar para el argumento original de Lazslo Gorog y Thomas Monroe.

7/10
Jane Eyre (Alma rebelde)

1944 | Jane Eyre

La más cuidada de las adaptaciones de "Jane Eyre", la novela más famosa de Charlotte Brontë, y muy representativa del romanticismo literario. Existen varias versiones, algunas más modernas, pero ninguna consigue el poder evocador y nostálgico de esta cuidada cinta, que destaca sobre todo por su fotografía. Robert Stevenson demostró su habilidad para el drama, como años después lo haría para la aventura en producciones de la Disney, productora donde desarrolló la mayor parte de su carrera (El abuelo está loco, La bruja novata, Mary Poppins). En esta ocasión contó con un privilegiado reparto en el que destaca el polivalente Orson Welles, y una Joan Fontaine en la línea de Rebeca, su papel más famoso. Una joven sale del orfanato donde ha pasado toda su infancia y comienza a trabajar como institutriz en una mansión que resulta siniestra, debido al misterioso carácter del dueño, Edward Rochester. La causa de su comportamiento es el repentino fallecimiento de su esposa, que no ha conseguido superar. Sin embargo, la nueva empleada le lleva algo de alegría, tanto es así que surge un romance entre los dos y deciden casarse. Sin embargo, tras el matrimonio él se comporta de forma muy inusual, por lo que queda claro que esconde algo que no le ha contado a su nueva mujer. Ella decide investigar para recuperar su amor.

7/10
El pirata y la dama

1944 | Frenchman's Creek

Colorista y romántica cinta de aventuras según la novela de Daphne Du Maurier, conocida por las adaptaciones que Hitchcock hizo de su obra: Posada Jamaica (1939), Rebeca (1940) y Los pájaros (1963). En esta ocasión, la novelista propone una rebelión feminista en la figura de Dona (Joan Fontaine), una mujer inglesa de acomodada posición que abandona a su marido para vivir todo tipo de aventuras con un pirata francés. Pero se dará cuenta de que no está marcada para este camino y, tras unas jornadas que nunca olvidará, regresa a su hogar. Aunque se rodó en 1944 no se estrenaría hasta un año después, de ahí que ganase el Oscar a la mejor dirección artística (Hans Dreier, Ernst Fegte y Sam Comer) en 1945.

6/10
La ninfa constante

1943 | The Constant Nymph

Pasional triángulo amoroso que tiene lugar nada menos que en las montañas tirolesas. Allí, un compositor casado se siente irremediablemente atraído por la prima de su esposa. La encantadora muchacha enferma del corazón es Joan Fontaine, en un personaje realmente complejo de asimilar, puesto que representa quince años cuando en realidad la actriz tenía en esos momentos casi el doble. Además, haber estado ella enferma durante la niñez hizo que éste se convirtiese en su papel predilecto. Su enorme esfuerzo interpretativo la llevó a ser de nuevo nominada al Oscar (tercera candidatura casi consecutiva tras las de Rebeca y Sospecha).

7/10
Sé fiel a ti mismo

1942 | This Above All

Prudence, una joven de buena familia, se alista en el ejército en tiempos de guerra. Para facilitar que a una amiga se le declare su novio, ella acepta la compañía de Clive, un tipo desencantado, que por oscuros motivos ha desertado del ejército. Surgirá el amor, pero deberán clarificar sus posiciones.Título ambientado en la Inglaterra de Dunkerque y los bombardeos londinenses durante la Segunda Guerra Mundial, lo protagoniza la pareja que conforman Tyrone Power y Joan Fontaine. Adapta una novela bélica con elementos románticos de Eric M. Knight, incidiendo en el conflicto entre servir al propio país y las convicciones pacifistas. Tuvo una nominación al Oscar por su dirección artística.

6/10
Sospecha

1941 | Suspicion

Lina, una muchacha tímida, contrae matrimonio con Johnnie Aysgard, un hombre con fama de vividor. Al principio todo va bien, pero pronto Lina empieza a sospechar que su marido se ha casado con ella para asesinarla, cobrar el seguro, y pagar las deudas acumuladas. Adaptación de la novela "Before Act", de Frances Iles, con actores de primera. Hitchcock fue muy criticado por colocar a Cary Grant, un actor que generaba una gran simpatía entre los espectadores, como presunto culpable, cosa que realmente resulta poco creíble. Además, según el cineasta, la productora le alteró el final inicialmente pensado. Sin embargo, se trata de una correcta cinta de intriga, con escenas tan memorables como la del vaso de leche.

6/10
Rebeca

1940 | Rebecca

Una joven contrae matrimonio con un aristócrata y se translada a vivir a su mansión, Manderley, situada en Cornualles. Sin embargo, ahí continúa presente la sombra de Rebeca, la anterior mujer del millonario, fallecida en extrañas circunstancias. El maestro del suspense, Alfred Hitchcock, fue contratado para su debut en Estados Unidos por el célebre productor David O. Selznick (Lo que el viento se llevó), para adaptar la novela de Daphne Du Maurier. Consiguió excelentes interpretaciones, en especial de Judith Anderson, como la siniestra ama de llaves. La película ganó dos Oscar, a la mejor película y fotografía.

8/10
El hombre de la conquista

1939 | Man of Conquest

Biopic –muy al estilo Hollywood– de la figura de Sam Houston (1793-1863), líder de la revolución de Texas que fue nombrado presidente de este territorio que se negaba a pertenecer a la Unión. Le encarna Richard Dix, un discreto actor que estuvo casi toda su carrera en la RKO, aunque en esta ocasión fue cedido para esta producción de la Republic. En su argumento aparecen personajes reales como el presidente Andrew Jackson (Edward Ellis) y David Crocket (David Barrat). El filme logró tres nominaciones al Oscar en las categorías de: registro de sonido (C.L. Lootens), decoración de interiores (John Victor MacKay) y banda sonora para el maestro Victor Young.

5/10
Gunga Din

1939 | Gunga Din

La quintaesencia del cine de aventuras, basado en un poema de Rudyard Kipling. Su trama se sitúa en la India colonizada por los ingleses, con sucesivas revueltas por parte de algunos grupos nativos. Para controlar la situación, el ejército envía a una expedición donde se encuentran tres sargentos, inseparables amigos: Cutter (Cary Grant), MacChesney (Victor McLaglen) y Ballantine (Douglas Fairbanks Jr.). Uno de sus miembros es el joven Gunda Din (Sam Jaffe), un nativo encargado del agua pero que sueña algún día con ser un gran soldado. Pronto tendrá la ocasión de demostrar su heroísmo. Costosa producción de dos millones de dólares de la RKO, que acabaría convertida en uno de los sellos de identidad de la compañía y en su película más taquillera. Fue rodada durante tres meses y medio en unas duras condiciones de trabajo en el denominado Valle de la Muerte, en California, donde la piel de los extras era ungida de betún para dar la sensación de que eran auténticos hindúes. Oscar a la mejor fotografía en blanco y negro para Joseph H. August.

10/10
Mujeres

1939 | The Women

George Cukor es conocido como un "director de mujeres", y desde luego con este film hizo honor a tal distinción no sólo en el título, sino también en el reparto, exclusivamente femenino. La cosa empieza en un salón de belleza donde se Sylvia se entera de la infidelidad del marido de su amiga Mary. Falta el tiempo para que el chisme circule entre todas sus amistades, entre las cuales la última en enterarse es, por supuesto, la afectada. Cuando debe enfrentarse a la dura realidad, cada amiga le propone una solución distinta. Al empezar este film, que mezcla las risas y las lágrimas a cuento de las cuitas amorosas, se nos presentan a algunas de las protagonistas con su apodo (la gata, el corzo, el leopardo, la oveja), lo que nos permite hacernos una idea de que el film va a ser una lucha entre "animales". Inteligente disección del eterno femenino, a partir de la obra teatral de Clare Boothe Luce, resulta una delicia por el conjunto de actrices, donde estuvieron todas las que tenían contrato con la Metro, excepto Myrna Loy y Greta Garbo. Norma Shearer era una mujer romántica, mientras que Joan Crawford hacía su típico papel de mujer peleona, Rosalind Russell era la más canalla, y Joan Fontaine daba rienda suelta a la ingenuidad de su personaje. En el reparto se puede ver a Hedda Hopper, la célebre gacetillera de Hollywood, haciendo un personaje concebido a su imagen y semejanza.

8/10
Blond Cheat

1938 | Blond Cheat

Un millonario londinense (Cecil Kellaway) ofrece a una actriz (Joan Fontaine) ser la protagonista de un espectáculo musical si ella es capaz de romper el romance entre su descocada hija (Lilian Bond) y un joven trepa (Derrick de Marney). Comedia disparatada de la RKO, destinada a cautivar al público británico, aunque resuelta con relativa fortuna a pesar de su aparente reparto. Por ese tiempo Joan Fontaine realizó una prueba para interpretar el personaje de Melanie en Lo que el viento se llevó (1939), un papel que finalmente fue a parar a su hermana Olivia de Havilland. Ambas actrices se odiaron cordialmente durante toda su trayectoria y la última vez que aparecieron juntas fue en la ceremonia del Oscar de 1987, donde su enemistad se había endurecido hasta el punto de que Fontaine hizo que la cambiasen de planta en el hotel Beverly Hills cuando se enteró que su hermana estaba en una habitación cercana a la suya.

4/10
Gigantes del cielo

1938 | Sky Giant

Película-homenaje a las personas que trabajaron en la seguridad de las líneas aéreas norteamericanas, siendo por ello espectaculares sus imágenes aéreas filmadas de forma tan realista que pusieron en evidente riesgo físico al operador Nicholas Musuraca. Una producción de la RKO cuya trama de aviones, así como parte de su línea argumental, procede del éxito de la Metro, Piloto de pruebas (1938). En ambas existe un triángulo amoroso en torno a dos expertos en aeronáutica (Richard Dix y Chester Morris) y una mujer que no es otra que Joan Fontaine. En esta ocasión lo que ellos buscan es abrir una nueva ruta entre Estados Unidos y Oriente.

4/10
The Duke of West Point

1938 | The Duke of West Point

Aunque no está preparado para ello, el joven Stephen Earley ha de cumplir con la tradición familiar e inscribirse en la academia militar de West Point. El problema es que se trata de un individuo que ha pasado toda su vida en Inglaterra aprendiendo otro tipo de modales y sin preocuparse en exceso por la fuerza física. Así que, cuando aterriza en la Academia norteamericana, todo serán burlas de sus compañeros. Pero Stephen no se dará por vencido. Protagoniza Louis Hayward (1909-1985), un actor nacido en Sudáfrica que tenía un físico propicio para películas de época como El caballero Adverse (1936), La máscara de hierro (1939) y Corazón de león (1948), entre otras.

4/10
El rapto de Laura

1938 | Maid's Night Out

5/10
Señorita en desgracia

1937 | A Damsel in Distress

Más que simpática comedia, romántica y musical, de divertidos enredos e interpretaciones deliciosas. La dirección a cargo de George Stevens es estupenda, llena de ritmo, y la pareja protagonista formada por Fred Astaire y Joan Fontaine está perfecta. Jerry es un actor norteamericano que por casualidad conoce una rica heredera británica. Aunque ésta dice estar enamorada de otro homnbre (también americano), la situación se complicará hasta que ambos se enamoran. La rocambolesca trama, basada en un libreto del humorista P.G. Wodehouse, incluye momentos verdaderamente despiporrantes, como las apariciones de la secretaria con poca mollera, los tejemanejes del picaruelo aprovechado o esas en que Astaire se integra en un coro de señoras.

6/10
Olivia

1937 | Quality Street

Primera década del siglo XIX. Phoebe desea que el apuesto doctor Valentien Brown le pida su mano. Sin embargo, éste marcha a la guerra sin hacerlo. Diez años más tarde, cuando se vuelven a ver, Phoebe está muy cambiada, así que se hará pasar por una sobrina, Olivia, con el propósito de encandilar al doctor de una vez por todas. Simpática comedia romántica, con su pequeña dosis dramática, basada en la obra teatral "Quality Street", escrita por el célebre J.M. Barrie (creador de "Peter Pan"). La carta de presentación del film es imponente: cuenta con la dirección de uno de los grandes, George Stevens (Raíces profundas) y el protagonismo de la incomparable Katharine Hepburn.

6/10

Últimos tráilers y vídeos