Decine21
Noticias Una polémica película dirigida por Julia Ducournau triunfa en el festival

La diversidad del titanio se lleva la Palma de Oro en Cannes

No solo en los Oscar se equivocan a la hora de anunciar los premios. Un cineasta estadounidense, el presidente del jurado de la sección oficial Spike Lee, dio a conocer antes de tiempo a la ganadora de la Palma de Oro de la 74 edición, la no exenta de polémica “Titane”.

Tras un año en blanco, por la pandemia del Covid-19, volvió el festival de festivales, Cannes, eso sí, con medidas de control sanitarias hiperrigurosas que llevaron de cabeza a muchos de los asistentes al certamen. Y siguiendo las tendencias, fue premiada una película dirigida por una mujer, la cinta francesa Titane, que firma Julia Ducournau. Ocurre por segunda vez en la historia del festival, la primera fue otra cinta cargada de sexo, El piano de Jane Campion en 1993, y lo curioso es que aquella casi podría parecer una cinta puritana si se compara con la que acaba de ser reconocida con el codiciado galardón. Y es que con los festivales empieza a asomar un fenómeno curioso: como en los Oscar se empeñan en premiar películas que ganan el León de Oro o la Palma de Oro –véanse Nomadland y Parásitos–, ahora parece que los festivales se desplazan a los más vanguardista o raro, elijan adjetivo, algo que al final se les haga cuesta arriba premiar en un premios "populares" como solían ser los de Hollywood.

Titane según los que la han visto una defensa sin tapujos de la ideología de género, cada uno elige lo que quiere ser y las relaciones sexuales que desea tener, una construcción de uno mismo donde se identifican el monstruo y el doctor Frankenstein, son la misma persona, si es que se puede usar esta palabra. Así lo expresó Ducournau, parisina de 37 años, al recoger la Palma de Oro, reivindicando la diversidad y lo diferente, de lo que vendría ser una parábola su película Titane. En efecto, siendo niña la protagonista sufrió un accidente de coche y le pusieron titanio en la cabeza, y siendo adulta tiene relaciones con mujeres, adopta el aspecto de un hombre, simula en el escenario relaciones sexuales con automóviles de un modo que hace evocar la muestra cyberpunk Crash... En fin, cine raro, que no deja indiferente, algunos aseguran que es sublime, y otros delirante y decadente.

Los premios del jurado, grande y normal, se duplicaron, o sea, fueron ex aequo, viva la prodigalidad, quizá por el año que no existió, el 2020. Empezando por el Gran Premio del Jurado, fueron reconocidos el iraní Asghar Farhadi con Un héroe, y el finlandés Juho Kuosmanen con Hyutti Nro 6. Mientras que el Premio del Jurado lo compartieron el tailandés Apichatpong Weerasethakul y el israelí Nadav Lapid, por, respectivamente, Memoria y La rodilla de Ahed.

El cine francés tuvo otro premio, el mejor director, para el peculiar musical de Leos Carax Annette, mientras que una de las películas más alabadas del festival, la japonesa Drive My Car, tuvo que conformarse con el reconocimiento al guión de Ryusuke Hamaguchi –también director– y Oe Takamasa, que adapta una novela de Haruki Murakami.

Los premios interpretativos siguen distinguiendo en Cannes, de momento, actores y actrices. El premio a mejor actor fue para Caleb Landry Jones por Nitram, mientras que la mejor actriz fue Renate Reinsve por Verdens Verste Menneske, derrotando a la omnipresente en la sección oficial Léa Seydoux.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales