saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
#Placer Femenino

#Placer Femenino

#Female Pleasure

Sinopsis oficial

#Placer Femenino

Presenta a cinco mujeres valientes, inteligentes y determinadas rompiendo el silencio impuesto por sociedades arcaicas y patriarcales y por diferentes comunidades religiosas: Deborah Feldman, escritora americana exiliada de la comunidad judía ortodoxa; Leyla Hussein, psicoterapeuta y activista social somalí víctima de la ablación; Rokudenashiko, artista japonesa condenada por obscenidad; Doris Wagner, ex monja abusada sexualmente por un miembro del clero y Vithika Yadav, activista por los derechos sexuales y de género en la India. Con una fuerza increíble y mucha energía positiva, estas 5 mujeres luchan por la liberación sexual y la autonomía. Pero su victoria tiene un alto precio: todas han experimentado difamación pública, amenazas y procesamientos, han sido excomulgadas por la sociedad en la que crecieron e incluso recibieron amenazas de muerte por parte de líderes religiosos y fanáticos.

Galería de imágenes

#Placer Femenino
#Placer Femenino
#Placer Femenino
#Placer Femenino
#Placer Femenino
#Placer Femenino

Crítica decine21.com

estrella
5
Lucha por la igualdad
Lucha por la igualdad

Deborah Feldman es una mujer que se educó en el más estricto judaísmo hasídico en Brooklyn, Nueva York. Sentía que su vida no tenía voz y decidió abandonar su pasado ortodoxo. Leyla Hussein es una psicoterapeuta somalí que sufrió de niña la mutilación genital y ahora es una activista contra la ablación e imparte conferencias y realiza grupos de trabajo en todo el mundo. Rokudenashiko es una joven artista japonesa que causó un escándalo en su país por sus reproducciones de vaginas al estilo pop-art, actividad por la que fue arrestada. Doris Wagner es una ex monja alemana que fue violada varias veces en su convento por un sacerdote. Vithika Yadav es una activista de la India que se negó a casarse en un matrimonio concertado y fundó la asociación “El amor importa”.

Con Placer femenino Barbara Miller ofrece un combativo documental con las historias de estas cinco mujeres que luchan por reafirmar su identidad en unas situaciones adversas en las que la condición femenina es o ha sido muchas veces sinónimo de esclavitud y desprecio, y en donde a menudo se las cosifica como meros instrumentos de placer y objeto de dominio por parte del hombre. Por medio de entrevistas a las protagonistas conocemos sus historias, siempre duras, al hilo de las cuales hablan de la situación de la mujer en el mundo, muchas veces consideradas personas de segunda clase –también aún en los países occidentales–, y de cómo ellas han afrontado sus problemas.

La culpa de todo ello, según Barbara Miller, es de la religión. El documental deja claro que la responsabilidad de las muchas veces penosa vida de la mujer en el mundo recae en primer lugar sobre las religiones. Judaísmo, islam, cristianismo, budismo y sintoísmo son atacadas y señaladas explícitamente como caldo de cultivo para que los hombres hayan modelado las culturas a su manera. Se citan palabras textuales de los libros sagrados de estas religiones para acusarlas de denigrar a las mujeres, aunque otras veces se incide en que el mal proviene de interpretaciones extremistas de hombres que usaron la religión para su provecho. Ni que decir tiene que no hay ejemplos aquí de mujeres que se hayan sentido bien tratadas, consideradas y amadas. En este film sólo hay denuncia. Algunos enfoques de fondo causan menos impacto (aunque no dejen de ser terribles), como el tema de los matrimonios concertados; otras provocan un tremendo horror, como la cuestión de la ablación; y otras son un triste escándalo, como la violación de la monja, quien ya secularizada ataca a la Iglesia con desprecio y llega a afirmar que la existencia del estado religioso no tiene otro cometido que mantener la estructura de poder en la Iglesia. Quizá el enfoque más pintoresco es el de la artista japonesa, cuya personalidad de la protagonista se presta más al humor.

Placer femenino quiere reivindicar también el cuerpo de la mujer como algo bueno, lejos del calificativo de tabú con el que muchas veces es considerado, relacionándolo con algo sucio o usándolo únicamente como reclamo en anuncios publicitarios. Barbara Miller cuida el aspecto formal y procura no resultar desagradable para espectadores sensibles, lo que no quita que ofrezca momentos impactantes que buscan concienciar acerca de la crudeza de ciertas costumbres, como la clase práctica que da Leyla Hussein sobre la ablación a unos cuantos jóvenes. Lo hace sobre una gran maqueta de plástico y aun así es espeluznante.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE