saltar al contenido principal

Resulta complicado escoger los mejores momentos de una gala de los Oscar que según todos los analistas ha sido una de las más aburridas que se recuerdan, precisamente por la falta de intervenciones destacadas.

Por primera vez desde 1989 no ha habido presentador, así que los guionistas no han tenido que molestarse en escribirle gags eficaces. Parecía lo propio que al menos se hubieran esforzado en componer diálogos más o menos frescos para las estrellas que entregaban premios, pero tampoco han conseguido que éstos tuvieran ninguna chispa, lo que ha derivado en 199 minutos de aburrimiento, por norma general. Por desgracia, tampoco han tenido alguna ocurrencia original, como el año de los turistas que visitaron la gala, el selfie multitudinario o el pizzero que subió al escenario.

Resulta llamativo que la Academia no haya encontrado la forma de mencionar al fallecido poco antes de la ceremonia Stanley Donen; no han tenido tiempo de meterle en el recuerdo de los fallecidos durante el pasado año, ni de improvisar un número musical de Cantando bajo la lluvia, pero… ¿no podía al menos haberle citado alguno de los entregadores de premios, o Julia Roberts al dar el galardón a la mejor película? Nada de nada, ahí AMPAS no ha estado muy acertada.

MelissaSe han salvado, casi en exclusividad, Melissa McCarthy y Brian Tyree Henry, que presentaron el Oscar a Mejor Diseño de vestuario; la actriz iba con una especie de vestido de época del que colgaban numerosos conejos de peluche, en un homenaje a La favorita, aunque finalmente se alzó con el premio Black Panther. Han abierto el show Roger Taylor y Brian May –componentes de Queen– con la estrella de "American Idol" Adam Lambert, que ha sustituido al fallecido Freddie Mercury,  interpretando el tema "We Will Rock You". No han generado ni frío ni calor.

Tuvieron algo de gracia –dentro del amodorramiento general– Tina Fey y Amy Poehler, encargadas del discurso inicial, que se han preguntado entre risas cuántos medios las confundirán al día siguiente con las maestras de ceremonia. Javier Bardem ha sorprendido hablando en español, con subtítulos, pronunciando un discurso a favor de la diversidad. “No hay fronteras y no hay muros que frenen el ingenio y el talento. En cada región hay historias que nos conmueven y esta noche celebramos la excelencia y la importancia del idioma de diferentes países”, explicaba, antes de darle la estatuilla a la mejor película de habla no inglesa a Alfonso Cuarón, por Roma.

Lady Gaga y Bradley Cooper protagonizaban el único instante un poco emotivo, la interpretación de "Shallow", la canción de Ha nacido una estrella, en la que hicieron gala de una enorme complicidad y cariño. Se ha comentado mucho en redes sociales que Irina Shayk, esposa del actor, se haya sentado entre él y la cantante, por si las tentaciones…  

spike lee1El chef español afincado en Estados Unidos José Andrés estaba encargado de loar las virtudes de Roma junto a Diego Luna. No ha destacado tanto como en los fogones, pero al menos su alegato a favor de "los inmigrantes y las mujeres que hacen avanzar a la humanidad" ha sido aplaudido. También ha sido reivindicativo Spike Lee tras ganar la estatuilla al mejor guión adaptado por Infiltrado en el KkKlan. "La elección presidencial del 2020 está a la vuelta de la esquina, hay que movilizarnos y estar del lado correcto de la historia", ha comentado, poco después de encaramarse a Samuel L. Jackson para abrazarle.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE