saltar al contenido principal

Se estrena “Géminis”, con Will Smith, que supone un paso adelante en esta técnica

¿Quien no ha fantaseado con la eterna juventud, o con conseguir “El retrato de Dorian Gray”, para que no pesen los años? Hollywood, fábrica de sueños, la ha conseguido, con una perfección increíble. Pronto veremos a Robert De Niro, de nuevo en sus años mozos, en “El irlandés”, de Martin Scorsese, que según las críticas sería una de las películas del año, y a un Will Smith que parece recién salido de “El príncipe de Bel-Air”, en “Géminis”, que se estrena el viernes, 11 de octubre.

Este último actor interpreta en Géminis, dirigido por Ang Lee, a un asesino, Henry Brogan, que tiene que enfrentarse con Junior, un clon de sí mismo a los 23 años. Para conseguir volver hacia atrás en el tiempo, en primer lugar el realizador le puso al actor –que tiene ahora 51 años– fragmentos de películas suyas antiguas, y de la serie televisiva que le dio la fama, El príncipe de Bel-Air. “Después de verlas, me hizo sentarme con él y me dijo que los ojos que yo tenía antes son distintos a los de ahora, se expresaban de otra forma y reflejaban inocencia”.

AndySerkisAsí que básicamente, Lee hizo con Smith lo que Peter Jackson con Andy Serkis cuando éste iba a interpretar a Gollum, en El Señor de los Anillos. De hecho recurrió a la misma compañía de efectos visuales, Weta Digital, con sede en Nueva Zelanda. Básicamente, puso al afroamericano a interpretarse de joven, con los llamados “puntos de rastreo” en el rostro y el cuerpo, una especie de marcas que se iluminan con infrarrojos, para que queden registrados digitalmente sus movimientos.

A partir de ahí, se creó un personaje digital, de aspecto fotorrealista, que está considerado el ser humano más ambicioso que se haya creado para un largometraje. Los gráficos de ordenador han avanzado tanto, que no llama la atención cuando aparece junto a actores de carne y hueso, al igual que ocurría con el mono Cesar, en El amanecer del Planeta de los Simios.

Will Smith rejuvenecidoCuando Ang Lee le comentó la táctica que iban a seguir a Jerry Bruckheimer, productor de la cinta, éste le confesó que no estaba seguro de que el resultado fuera convincente. “Sin embargo confiaba en Lee”, explica. “No me equivoqué, cuando lo vi pensé que antes se habían aplicado técnicas similares con otros actores, pero esto suponía un paso de gigante, como cuando la tecnología avanzó del blanco y negro al color.

Fraguó este milagro Bill Westenhofer, ganador de dos Oscar a los efectos visuales, por La brújula dorada, y La vida de Pi, donde también estaba a las órdenes de Lee. Tenía a sus órdenes a un equipo de quinientos técnicos dedicados a hacerle un lavado de cara al protagonista. Por lo que parece, dejaron igual la barbilla y los labios del actor, pero entre otras cosas endurecieron facciones como los pómulos y la mandíbula, quitaron vello facial, aligeraron las cejas, y dieron a su piel un aspecto más terso.

Brad Pitt y otros ilustres antecesores

Brad Pitt Benjamin ButtonGéminis supera todo lo visto hasta la fecha. Anteriormente se consideraba un importante punto de inflexión en la utilización de esta tecnología al film de 2008 El curioso caso de Benjamin Button, de David Fincher, donde Brad Pitt interpretaba a un hombre que por una extraña enfermedad nacía con ochenta años, y después iba haciéndose cada vez más joven. Al principio, aparecía un escalofriante Pitt con aspecto de anciano, pero cuerpo de niño. Para conseguirlo, se recurrió a actores enanos cuyo rostro se reemplazaba por el del protagonista, tratado digitalmente, en aquel caso para hacerle más mayor. Pese a que ha transcurrido más de una década desde el rodaje, continúa resultando impresionante.

Kurt RussellNo ha sido el único caso. Este año aparecía Samuel L. Jackson como un joven Nick Furia en Capitana Marvel, gracias a retoques digitales. Los personajes de Michelle Pfeiffer y Michael Douglas aparecían en su juventud, en Ant-Man y la avispa. Otro film de superhéroes, X-Men 3: La decisión final, mostraba en 2006 en sus mocedades a Patrick Stewart y Ian McKellen, mientras que Robert Downey Jr. aparecía de adolescente en Capitán América: Civil War, y Kurt Russell se quitó treinta años en Guardianes de la galaxia, Vol. 2. “Sólo he necesitado maquillaje”, declaró este último, pero el director, James Gunn, aseguró que eso no fue así, porque los resultados no hubieran sido tan convincentes. Por otro lado, Johnny Depp interpretó a Jack Sparrow cuando todavía era un grumete en una escena de Piratas del Caribe: La venganza de Salazar.

Sin embargo, el más difícil todavía llegará pronto a las pantallas. En El irlandés, que se estrena en salas de cine el 15 de noviembre, y en la plataforma de streaming Netflix el 24 de ese mismo mes, había que quitarle años a Robert De Niro para un gran porcentaje del extenso metraje. En este caso, Martin Scorsese ha contado con Industrial Light & Magic, la compañía más prestigiosa en el terreno de los efectos visuales, creada por George Lucas en su día, para aprovechar el talento de los técnicos reunidos para su película La guerra de las galaxias.

de niro irlandesAl parecer, quitarle años para numerosas escenas años al protagonita de Taxi Driver representaba un reto mucho más complicado que devolver la lozanía a Smith, sobre todo porque es mucho mayor, tiene 76 años. En ese caso, ha habido que disminuir la flacidez del rostro, quitarle la papada y modificar por completo los labios, que con la edad caen. En principio, los técnicos ‘dibujan’ los cambios en diversos fotogramas, aunque después hay que encargarse de los ‘frames’ que los separan. Estos se rellenan automáticamente, creando programas que los modifican mediante algoritmos, pero después se solucionan fallos casi artesanalmente.

A todo el mundo le divierte rejuvenecerse o ver cómo va a ser dentro de unos años, como lo demuestra el éxito de FaceApp. Cuando se lanzó esta aplicación de teléfonos móviles para iOs y Android hace unos meses, las redes sociales se llenaron de fotos de sus usuarios modificadas, con polémica incluida cuando se difundió la idea, casi leyenda urbana, de que los rusos querían crear una enorme base de datos de rostros con fines inconfesables. En realidad su funcionamiento es muy sencillo si se compara con el software utilizado por los grandes estudios de Hollywood, pues se limita a añadir filtros con arrugas, canas y manchas en la piel. Pero creaba imágenes muy resultonas, de ahí su enorme aceptación.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2019 Contacto