IMG-LOGO

Biografía

Robert Downey Jr.

Robert Downey Jr.

55 años

Robert Downey Jr.

Nació el 04 de Abril de 1965 en Nueva York, EE.UU.

Junior alcanza la madurez

18 Septiembre 2008

Frente a una cámara es de lo mejorcito del cine actual. Con su enorme versatilidad y capacidad interpretativa, Robert Downey, Jr. estaría en lo más alto, de no ser por su vida alocada y los continuos escándalos que le salpican. Otros que han sido etiquetados como actores problemáticos han caído en el olvido, pero él es capaz de levantarse una y otra vez, y seguir adelante.

Nacido en Nueva York, el 4 de abril de 1965, Robert John Downey, Jr. es hijo, como se puede adivinar, de Robert Downey, Sr., director de cine independiente que le sacó por primera vez en la gran pantalla en una de sus películas, Pound, cuando sólo tenía cinco años. A los quince, su progenitor volvió a contar con él para Up the Academy, comedia para adolescentes que se desarrollaba en una academia militar, en la que compartía cartel con Ralph Maccio. A los once años empezó a acudir cada verano al campamento de Stagedor Manor, en las montañas Catskills del estado de Nueva York, donde se impartían clases de danza, interpretación e improvisación.

Estas experiencias convencieron al muchacho de que iba para actor. Cuando se graduó en el instituto, se trasladó a Nueva York para estudiar arte dramático. Al salir, tardó en conseguir que le tomaran en serio en el mundo del espectáculo. Trabajó como vendedor de zapatos, y de figurante en un cabaret, hasta que se abrió un hueco especializándose en papeles secundarios de estudiante, amiguete de los protagonistas, en Turf Turf, Regreso a la escuela, Johnny Superstar y La mujer explosiva. Durante el rodaje de esta última hizo buenas migas con el protagonista, Anthony Michael Hall, cómico habitual del programa Saturday Night Live, que logró que le contrataran en el célebre show. Allí apareció regularmente durante un año Robert Downey Jr., lo que le dio cierta fama. La crítica empezó a darse cuenta de su talento por su interpretación de joven drogadicto en Golpe al sueño americano. Ascendió a coprotagonista al lado de Mel Gibson, en Air America, donde era un piloto sin licencia que aceptaba transportar mercancías en Laos, en plena guerra de Vietnam.

El británico Richard Attenborough apostó fuerte por Robert Downey, Jr. otorgándole el papel protagonista de Chaplin, biografía del genial cineasta y actor. Sin duda, aprovechó la oportunidad, componiendo un gran trabajo, que recordaba mucho al personaje real. La Academia de Hollywood reconoció su buen hacer con la única nominación que hasta la fecha ha obtenido Robert Downey, Jr. al Oscar, pero se lo arrebató Al Pacino, por Esencia de mujer. Ha estado a tan alto nivel en otras ocasiones, como en Vidas cruzadas, donde era un maquillador televisivo deseoso de engañar a su mujer, en Restauración, donde era un aspirante a médico que se ganaba el favor del rey y en Richard III, donde era una víctima del monarca protagonista encarnado por Ian McKellen, en una versión de la obra de Shakespeare ambientada en la época de los nazis. Tuvo mucha repercusión Asesinos natos, en la que era un periodista sin escrúpulos, y también tuvo papeles destacados en U. S. Marshalls, Dentro de mis sueños y Conflicto de intereses. Lo bueno, si breve, como su rol de editor en Jóvenes prodigiosos, dos veces bueno.

Se incorporó en el año 2000 a Ally McBeal, donde interpretaba a un abogado que sale con la protagonista, y que inesperadamente resulta ser su hombre ideal. La serie –que andaba de capa caída– batió sus propios records de audiencia, y Robert Downey, Jr. fue galardonado por su trabajo con el Globo de Oro. Pero el actor fue detenido inesperadamente por posesión de drogas. Los ejecutivos decidieron despedirle de inmediato. Los guionistas solucionaron la papeleta con una huida repentina del personaje, que se despedía de Ally McBeal mediante una nota que supuestamente le había dejado. A pesar de haber sido condenado a prisión, el actor intenta regenerarse, se ha sometido a rehabilitación y ha intentado tomárselo con humor. Así lo pone de manifiesto lo que dijo durante una entrega de los Oscar, cuando salió a dar el premio a los mejores efectos especiales: “Los efectos especiales nos permiten ver alienígenas, olas gigantes, arañas… aunque para mi eso era normal a mediados de los 90”.

Parece más centrado en los últimos tiempos, sobre todo desde su matrimonio con Susan Levin, ahora Susan Downey, a la que conoció durante el rodaje de Gothika. Esta productora ejecutiva, una de las personas de confianza del poderoso productor Joel Silver, parece que ha resultado ser la media naranja de Robert Downey, Jr., que mantuvo hace años un sonoro romance con la actriz Sarah Jessica Parker, y contrajo anteriormente matrimonio con otra actriz, Deborah Falconer, con la que tuvo un hijo llamado Indio. La estabilidad sentimental ha permitido a Robert Downey Jr. equilibrarse y centrarse un poco más en su carrera, por lo que en los últimos años no para de trabajar, en cintas como la originalísima El detective cantante –que volvió a emparejarle con Mel Gibson–, Kiss Kiss Bang Bang, Buenas noches y buena suerte –a las órdenes de George Clooney–, Zodiac, la fallida Retrato de una obsesión y Memorias de Queens, drama autobiográfico dirigido por el escritor Dito Montiel.

Se puede decir que ha remontado el vuelo, como también vuela el superhéroe que encarna en Iron Man. Pero ha generado cierta polémica entre la comunidad afroamericana, por interpretar a un negro, con ayuda de los maquilladores, en Tropic Thunder, una comedia dirigida por Ben Stiller. En realidad se trata de un film metacinematográfico, en el que hace de actor de Hollywood que acepta un papel escrito originalmente para un actor negro, por lo que decide pintarse la piel para interpretarlo con mayor autenticidad.

Filmografía
Las aventuras del Doctor Dolittle

2020 | Dolittle

Tras disparar por accidente a una ardilla, el joven Tommy Stubbins decide llevarla a la mansión del Dr. Dolittle, reputado veterinario que posee el don de hablar con los animales. Le atiende, pese a que tras la muerte de su esposa se ha recluido en su mansión con amigos de todas las especies imaginables, menos humanos, con los que se siente desencantado. Se planteará salir al exterior porque una mensajera, Lady Rose, que ha llegado junto a Tommy, le explica que la reina necesita su ayuda porque está gravemente enferma. El británico Hugh John Lofting escribió en 1920 “La historia del Dr. Dolittle”, que inició una saga de libros infantiles que comprende otros doce títulos. El personaje dio lugar en 1967 a la correcta El extravagante doctor Dolittle, con Rex Harrison, a la imaginativa serie animada Doctor Dolittle, de 1970, y a las prescindibles Doctor Dolittle (1998) y Dr. Dolittle 2 (2001), con un histriónico Eddie Murphy en la piel del protagonista, que ya no aparecía en las siguientes tres secuelas destinadas al mercado doméstico. Resulta curiosa la elección como realizador de Stephen Gaghan, ganador del Oscar al mejor guionista por Traffic, que compone un aceptable espectáculo familiar, con valores positivos, como el respeto a los animales, la necesidad de relacionarse con otras personas, pese a que el hombre no sea perfecto, o las ventajas del trabajo en equipo. Pero el conjunto podría estar mejor rematado. Para empezar, no todas las combinaciones de animaciones CGI con actores resultan convincentes (véase la entrada en avestruz en palacio), pero sobre todo falta alguna secuencia brillante, el humor parece un tanto simplón y el metraje se alarga demasiado. Especializado en personajes sarcásticos, a Robert Downey Jr. no le va nada el protagonista; pero es que el guión no da con diálogos o situaciones en las que pueda demostrar el carisma exhibido en títulos como Iron Man. Algo similar ocurre con actores del nivel de Antonio Banderas, Jim Broadbent y Michael Sheen, cuyos personajes están tan desdibujados que saben a poco. Por no lucirse, ni el director de fotografía, Guillermo Navarro, ni el compositor Danny Elfman están a la altura de otras ocasiones.

5/10
Vengadores: Endgame

2019 | Avengers: Endgame

Vengadores: Infinity War tuvo el acierto de concluir con un álgido final que dejaba al espectador compungido y con el corazón en un puño, al observar cómo Thanos lograba reunir las seis gemas del poder, que colocadas en su guantelete y con un chasquido de dedos daba lugar a una tragedia de proporciones planetarias, la desaparición de la mitad de la población de la Tierra, entre ellos algunos de los más queridos superhéroes. El shock era comparable al que recorre de cabo a rabo la impactante serie The Leftovers: no querías creer que aquello pudiera ser verdad. Tras un arranque en que se nos aclara el destino dudoso de algunos de los Vengadores, y la inestimable nueva ayuda de la Capitana Marvel, pasan cinco años en que cada uno ha sobrellevado el gran drama a su manera. Hay quien ha logrado rehacer su vida, más o menos, otros ejercen de vigilantes superhéroes venidos a menos, y hasta uno se pasa todo el tiempo bebiendo cerveza y vegetando, viendo series en la tele (no, no se dice que sean las de Netflix, competencia de la inminente Disney+). El inesperado regreso de Ant-Man, retenido en una trampa cuántica –no era consciente del tiempo transcurrido, para él sólo han sido cinco horas–, deviene en catalizador de un plan que básicamente consiste en viajar en el tiempo, a distintos momentos en que los Vengadores puedan recuperar las seis gemas y así, cambiado el pasado, cambiará el futuro. Aunque hay que andarse con mucho ojo, para no revolver mucho el tiempo y dar pie a peligrosas paradojas temporales, y persuadir a unos y a otros para que vuelvan a formar un equipo. Los hermanos Anthony y Joe Russo vuelven a demostrar que se mueven como peces en el agua en el Universo Marvel, sus cuatro películas –dos del Capitán América, dos de los Vengadores– son de lo mejorcito que ha dado el subgénero de superhéroes. Aquí saben jugar con varias bazas de modo inteligente, sacando todo el partido a las tres horas de metraje. Funciona bien la nostalgia, el sentimiento agridulce por muertes, desapariciones, ausencias, el mantra de “pasar página” que no acaba de funcionar, ni siquiera para el optimista Capitán América; y hay acierto en el modo en que se idea cómo cada uno encara su vida tras la tragedia, y el subrayado de la importancia de trabajar en equipo, no estamos solos. El mecanismo que se idea para arreglar las cosas, viajar en el tiempo, no es el colmo de la originalidad, pero precisamente hasta se hace chanza con ello, incluso con citas de películas, la punta del iceberg de los momentos humorísticos que recorren el film, y que saben asomar cuando toca drama, heroísmo y sacrificio, sin que suenen absurdos o forzados, están perfectamente calzados. Y a partir de los viajes al pasado, se desarrollan varias subtramas, que dan cancha a los personajes, los lazos se estrechan, se sabe limar asperezas, aprender a confiar, etcétera, quizá en este film, frente a su precedente, hay menos sensación de que algunos personajes se limitan simplemente a aparecer (aunque, no nos engañemos, algún caso hay de éstos). Casi al estilo de El Señor de los Anillos, hay espacio para la épica de una gran batalla, y momentos de homenaje y reconocimiento a quien ha sabido dar la vida por el resto. Funciona bien el clímax de auténtica reunión de todos, o casi, y se dejan bien asentado que determinadas acciones y decisiones, aunque cuesten, son las que hacen que la vida valga verdaderamente la pena. El reparto multiestelar está muy bien, unas pocas pinceladas bastan para perfilar sus personales y colectivas encrucijadas, y el modo en que las afrontan; quizá sobresalen, porque tienen más espacio, Robert Downey Jr., Chris Evans, Scarlett Johansson, Liam Hemsworth, Karen Gillan, Paul Rudd y Jeremy Renner.

7/10
Vengadores: Infinity War

2018 | Avengers: Infinity War

Meritoria película en lo que supone de enorme desafío de desarrollo y producción, al reunir a la mayor constelación de superhéroes Marvel jamás vista, lo que incluye idear una trama que justifique y dé algo de lustre a la presencia de cada uno de ellos, cuadrar las agendas de los actores que los interpretan y manejar una parafernalia de efectos especiales que hace realidad el dicho circense “más difícil todavía”. Los hermanos Russo, Anthony y Joe, avezados en el mundo de los superhéroes con sus películas de Capitán América -Capitán América: El soldado de invierno es de lo mejor que se ha hecho en este terreno en los últimos años, si exceptuamos la trilogía del caballero oscuro de Christopher Nolan-, parten de un guión hipersimple, concebido por dos colaboradores habituales, Christopher Markus y Stephen McFeely. Cuando se produjo el Big Bang que dio origen al universo, seis gemas se desperdigaron por los cuatro puntos cardinales, dando lugar a la diversidad galáctica que se observa en el film, con nuestra vieja amiga la Tierra, planetas ocupados por personajes olímpicos al estilo Thor y guardianes de la galaxia más de andar por casa. Ante el riesgo de la extinción total, el poderoso Thanos intenta reunir las seis piedras para aplicar una evolución selectiva, y salvar, principio del mal menor, la mitad del universo. Pero los vengadores, divididos antaño, volverá a unir fuerzas con otros poderosos aliados para tratar de impedirlo. Espero hasta ahora no haber hecho “spoilers”, desde la distribuidora nos ruegan encarecidamente silencio, plis. ¿Será “spoiler” decir que la Viuda Negra luce pelo rubio? Uy, perdón, ya me callo. En fin sea como fuere, el esquema argumental de defender o reunir piedras, según el bando donde uno se encuentre, permite dar entrada a todos los personajes e ir avanzando a golpe de espectaculares enfrentamientos a mamporro limpio, la acción no puede faltar, aunque ello punteado con algún pasaje más dramático y con muchos chistes y juegos de palabras. Y así el lienzo poco a poco se amplía, pasamos de la lucha persona a persona, o grupo a grupo, a la que mantienen auténticos ejércitos. Todo esto podía estar bien, pero el film guarda sorpresas en su chistera, y verdaderamente el clímax y desenlace que no deja a la espera de la próxima entrega, resulta muy notable y poderoso. Como cabe imaginar, no es una película para destacar las interpretaciones. Los actores se pliegan a sus personajes, la mayoría es de suponer que no habrán tenido que trabajar muchos días, y sus trajes y los efectos habrán facilitado su ausencia en escenas donde en otros tiempos deberían haber estado presentes. La película, naturalmente, es lo que es, pura diversión, pero se arriesga a ir un poco más allá sin duda, en la concepción de su final.

6/10
All-Star Weekend

2018 | All-Star Weekend

Spider-Man: Homecoming

2017 | Spider-Man: Homecoming

Tras el enfrentamiento de los Vengadores en Nueva York contra la invasión chitauri, Adrian Toomes trabaja recogiendo escombros provocados por la refriega al frente de sus empleados. Como le despiden de mala manera cuando agentes del gobierno se hacen cargo de la tarea, decide no entregar la basura alienígena que ya ha retirado. Con estos desechos creará con el tiempo un traje que le convierte en el temible Buitre, y también diversas armas tecnológicas que vende a delincuentes. Por su parte, Peter Parker siente auténtica devoción por su mentor, Tony Stark, alter ego de Iron Man, que le reclutó para ayudarle en la guerra civil contra el Capitán América y sus partidarios, y le regaló un sofisticado traje con el que mejora su eficacia en la lucha contra los delincuentes. Mientras, trata de llevar una vida normal en casa con la tía May, que piensa que el millonario le ha concedido una importante beca. En el instituto está a punto de celebrarse un importante baile, aunque Michelle, la chica que le gustaría como acompañante, no le hace demasiado caso. Parecía que la franquicia arácnida estaba ya sobreexplotada, y que reiniciarla por tercera vez en menos de dos décadas no era buena idea. Pero ha sido un acierto buscar savia nueva, encomendándole la realización al joven lleno de ideas Jon Watts –hasta ahora responsable de dos largos ‘indies’ poco conocidos, Clown y Coche policial–, que también forma parte del equipo de seis guionistas, se diría apasionados del universo Marvel, tanto en cine como en los comics. Quizás debe advertirse que el argumento está muy integrado en el resto de películas de personajes de la editorial, hasta el punto de que quien no esté al tanto podría perderse un poco. Y que ofrece numerosísimas referencias a las viñetas, a los filmes de Sam Raimi y Marc Webb, y hasta la banda sonora brillantísima de Michael Giacchino se convierte de repente en la sintonía de la serie televisiva del Trepamuros. Se reinventa al personaje con gran originalidad, pues se le ha convertido en un adolescente, iniciándose en la vida, que a pesar de su potencial carece de la suficiente experiencia para tomar las decisiones adecuadas. Establece una relación paternofilial con el millonario Stark, al tiempo que depende emocionalmente de su adorada tía May, aquí más rejuvenecida que nunca. Se incorporan también rasgos fundamentales de Spider-Man en los comics, sobre todo su sentido del humor a la hora de enfrentarse a los malos, y sus meteduras de pata. Todo funciona a la perfección gracias al trabajo del joven Tom Holland, al que le va mejor este papel que a Andrew Garfield, dándole un carácter muy juvenil, con locuras propias de su edad. Le apoyan bien la carismática Marisa Tomei (aunque se echa de menos que tenga más presencia), y Robert Downey Jr., que no necesita de muchas variaciones en su papel de ególatra con gracia. Se acierta también con el poco experimentado Jacob Batalion, como aliado friki del protagonista, la cantante Zendaya como contrapunto amoroso, o al darle cancha al guardaespaldas de Stark, Happy Hogan, de nuevo interpretado por Jon Favreau. El reparto depara alguna sorpresa, y por supuesto no falta un divertido cameo de Stan Lee, creador del Hombre Araña. Pero en cuanto a actores se refiere, se apropia de la función Michael Keaton. Tras triunfar como superhéroe, Batman, y una candidatura al Oscar por dar vida a un actor encasillado en este rol, en Birdman, aquí interpreta a un villano con entidad, pieza clave en las mejores películas del género, luciéndose sobre todo en un momento que transcurre en un coche. Con personajes tan bien definidos, grandes dosis de simpatía y un ritmo trepidante, funcionan a la perfección las secuencias de acción, que logran no ser tópicas a pesar de la saturación de supertipos en pijama. Se llevan la palma una en el obelisco del Mall de Washington, otra en torno a un barco que se parte en dos, y un enfrentamiento aéreo. Quien piense que la película no podría dejarle mejor sabor de boca, que espere a ver todos los títulos de crédito, con dos escenas extras, la segunda hilarante.

7/10
Capitán América: Civil War

2016 | Captain America: Civil War

Siguen las aventuras de los superhéroes Marvel, y la nueva entrega se presenta bajo el paraguas “Capitán América”, aunque igualmente podía encuadrarse como una película de “Los Vengadores”, tanto monta, monta tanto. Porque si nos apuran, este film seguramente es el que más superhéroes concentra por metro de película, en reñida competición con cualquier otro film de los mutantes X-Men. Y de hecho, lo que nos cuenta el film, acontece cronológicamente tras lo narrado en Los Vengadores: La era de Ultrón. En una de sus valerosas acciones para ayudar a la humanidad, se van a producir daños colaterales en un país africano, un edificio se viene abajo, y hay muchas víctimas inocentes. Los gobernantes de todo el mundo, empezando por el Secretario de Estado de EE.UU., consideran que los superhéroes no deberían actuar a su aire, sino bajo el mandato de Naciones Unidas y bajo circunstancias muy específicas. Pero no todos están de acuerdo con esta visión de las cosas, consideran que a veces hay que actuar rápido, y no da tiempo a reuniones y demás zarandajas. De modo que se va a producir una escisión entre los Vengadores, y la composición de los bandos de lo que podría derivar en guerra civil resulta bastante sorprendente: pues son partidarios de firmar el protocolo de la ONU algunos de los que les gusta ir por libre, como Iron Man y la Viuda Negra, mientras que por ejemplo un soldado como el Capitán América, que debería estar acostumbrado a obedecer sin cuestionar las órdenes, no lo tiene tan claro. Detrás de Capitán América: Civil War se encuentra el equipo que entregó uno de los mejores filmes de superhéroes producidos por Disney, Capitán América: Soldado de invierno. En efecto, vuelven a dirigir los hermanos Anthony y Joe Russo, y repiten los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, responsables de la saga Las Crónicas de Narnia, y se nota que el equipo está bien conjuntado, el libreto es sólido, y explota bien las novedades de la trama: las bofetadas entre distintos superhéroes, un divertidísimo Spider-Man adolescente, y la idea ya comentada de las bondades y desventajas de someterse a un mecanismo de control externo, en vez de actuar según un parecer individualista que puede ser muy interesante, pero puede tener efectos imprevistos. El film da lo que promete, diversión a tutiplén, con buenos efectos especiales. Y ello con una trama coherente, que respeta al espectador, y que hará las delicias de los fans, y de los menos conocedores, pero que también gustan de los filmes adrenalíticos vistosos y espectaculares. El reparto, repleto de caras conocidas, cumple con unos personajes resultones con sus rasgos básicos, pero que los hacen reconocibles.

7/10
Vengadores. La era de Ultrón

2015 | Avengers: Age of Ultron

Reunir a un grupo de superhéroes de cómic (Iron Man, Thor, Capitán América, Viuda Negra, Hulk, Ojo de Halcón) interpretados por actores carismáticos (Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Jeremy Renner), que sumando fuerzas como Los Vengadores lograban enfrentarse con éxito a tremendas amenazas de dimensión planetaria y más allá, se reveló como jugada cinematográfica perfecta, la película Marvel Los Vengadores arrasó en taquilla, a la trama mínima para la espectacular acción se sumaba un tejido de relaciones entre superhéroes, con sus pequeños dramas personales y las necesarias dosis de humor. Ahora nuevamente Joss Whedon, director y guionista, insiste en la idea, que sigue siendo resultona, aunque menos novedosa. Una misión del grupo de superhéroes para encontrar cierto cetro que retiene la archienemiga organización Hydra, lleva a un viejo programa de armamentos desarrollado por Tony Stark, y a las terribles amenazas del malvado Ultrón y sus planes para soldados "mejorados", a partir de logros en el campo biológico de tejidos humanos, y donde también tienen cierta importancia cierto par de gemelos milagrosos, Quicksilver y Bruja Escarlata. Todo esto es desarrollado narrativamente con ritmo vertiginoso, entregando escenas de acción visualmente asombrosas, con el listón del "más difícil todavía", típico del espectáculo circense, cada vez en posición superior, la destrucción de edificios y ciudades enteras de una república de Europa del Este, resulta muy llamativa. Al tiempo se desarrollan un poco más los personajes, con ese amor imposible a lo Bella y Bestia que apuntan Viuda y Hulk, más el remanso de paz hogareño de Ojo de Halcón, y los hechizos de la gemela que despiertan diversos fantasmas de nuestros superhéroes. La película es un castillo de fuegos artificiales que disfrutarán sobre todo los más entregados a la causa Marvel. Muy entretenida y espectacular, también cabe decir que es algo más apabullante y confusa que su predecesora, por no decir, sencillamente, cansina. Por fortuna no faltan cierto golpes humorísticos, ese martillo de Thor que arrancará la sonrisa incluso del espectador más estólido.

6/10
#Chef

2014 | #Chef

Carl Jasper es un gran chef, pero atraviesa una crisis personal. Divorciado de su mujer Inez, no se ocupa todo lo que debiera de su pequeño hijo Percy. Sometido a presión porque va a venir a su restaurante un afamado crítico gastronómico bloguero, su jefe le obliga a no arriesgar en el menú, lo que se traduce en un comentario muy negativo, que acaba volviéndose viral en las redes sociales, de las que Carl es un completo ignorante. Pero puede que no haya mal que por bien no venga, pues es la ocasión de hacerse un replanteamiento profesional, cambiando de aires y volviendo a descubrir el placer de la vida en familia. #Chef es sin duda un proyecto muy personal de Jon Favreau, no en vano el cineasta escribe, dirige, produce y protagoniza el film. Se trata de una agradable comedia de corte familiar –aunque no se evita algún detalle grosero, el tono general es elegante–, hecha con mimo y buen "rollito", narrativamente ágil. En su entramado argumental tiene varios méritos: por ejemplo, aborda la cuestión de las redes sociales, concretamente Twitter, y lo hace de modo imaginativo e instructivo a la hora de hablar de su enorme influencia y su manejo por las jóvenes generaciones. Hay un esfuerzo por dibujar las relaciones entre padre e hijo –bien interpretados por Favreau y el niño Emjay Anthony–, el esfuerzo educativo y de comunicación entre ambos, más lo importante que es para un chaval contar con un papá y una mamá. Y pinta de modo atractivo la riqueza multicultural de Estados Unidos, concretamente la comunidad latina de procedencia cubana alrededor de Miami. Y sin embargo, hay un par de "peros" que se pueden poner al film. Por un lado, la poca capacidad de riesgo a la hora de afrontar las aristas que propicia la historia, aunque sea con el propósito de dejar un buen sabor de boca, nunca mejor dicho en un film de corte culinario y gastronómico. Y por otro, lo muy desdibujados que están casi todos los personajes secundarios, aunque hay que reconocer la capacidad de Favreau para fichar a amigos en pequeños papeles –Iron Man, o sea, Robert Downey Jr., y la Viuda Negra, Scarlett Johansson–, más otros nombres de prestigio como Sofía Vergara, Oliver Platt y Dustin Hoffman. Pero la sensación es que éstos, al igual que Bobby Cannavale y John Leguizamo, están algo desaprovechados, se confía en su fuerza en pantalla y ya está.

6/10
El juez

2014 | The Judge

Hank Palmer es un abogado brillante de la gran ciudad. Experto en defender en los tribunales a poderosos corruptos, vende su talento a cambio de cuantiosos emolumentos. Para Hank lo legal es lo importante, la implicación emocional es absurda. Al borde del divorcio, parece que su única debilidad es el amor que siente por su pequeña hija. Cuando recibe la noticia de la muerte repentina de su madre, Hank viajará al pueblo de su infancia, en Indiana, y allí se reencontrará con una familia –padre y dos hermanos– a la que tiene olvidada. Aunque piensa estar allí sólo un par de días, tras el entierro se verá obligado a permanecer en el pueblo, pues su padre –prestigioso juez de la localidad por más de 40 años– ha resultado ser sospechoso de un asesinato. El director David Dobkin (El cambiazo) firma su mejor película, a años luz de las que había realizado hasta la fecha: un sólido drama acerca de la relaciones entre padres e hijos, los fantasmas del pasado y el sentido de la justicia. Seguramente tiene mucho que ver que esté detrás de la historia el guionista Nick Schenk, quien no había dado señales de vida desde su excelente libreto de Gran Torino. El juez presenta una galería de personajes excelentes, todos ellos muy elaborados y nada superficiales, aunque lógicamente se llevan la palma el abogado Hank Palmer y su padre Joseph, cuyas personalidades van adquiriendo cada vez más entidad conforme avanza la historia. Padre e hijo mantienen durante todo el film un intenso pulso, tanto en el modo de afrontar el caso en los tribunales, como sobre todo en lo que se refiere a su propia relación paterno-filial, emocionalmente afectada por años de distanciamiento y un pasado conflictivo que poco a poco se va revelando. Hay en el film temas de importancia, respecto a la educación de los hijos, el equilibrio entre exigencia y comprensión paterna (no siempre fácil) o la severidad a la hora de gestionar los traspiés, a veces serios, de jóvenes rebeldes y pendencieros. ¿Toda buena educación ha de perseguir el triunfo de los niños? ¿Todo en la vida es el éxito profesional? ¿A qué precio? En realidad, ¿qué es triunfar? El juez además ofrece una rica reflexión acerca de la diferencia entre justicia y legalidad. Porque la mera legalidad puede no tener nada que ver con la justicia, con el bien o el mal. En este sentido, Hank sería el positivista, pues para él las herramientas legales siempre son el camino. Para su padre, el juez Joseph Palmer, las cosas son distintas: emplear con eficacia las triquiñuelas jurídicas no equivale a impartir justicia. Los dos son brillantes, pero su visión del derecho es completamente opuesta. La película no sería la misma sin el reparto. A todas luces es formidable, con interpretaciones que alejan los clichés más ligeros. El actor Robert Downey Jr. completa uno de los mejores papeles de su carrera, un tipo con ese puntillo de sabelotodo que se le da tan bien, pero esta vez con mucha vulnerabilidad tras la pulcra fachada. Y el veterano Robert Duvall le da la réplica con una perfección tremenda (la escena del baño, aunque algo desagradable, es antológica). Ambos merecerían la nominación al Oscar. También están excelentes Vera Farmiga y Vincent D'Onofrio.

7/10
Iron Man 3

2013 | Iron Man 3

En esta ocasión, Tony Stark recibe la visita de Maya Hansen, una mujer de su pasado, brillante científica que quiere advertirle del llamado Virus Extremis, que en las manos equivocadas pondrá en apuros al frívolo millonario. Éste ha desarrollado diversas armaduras con las que protegerse, y cuenta con la ayuda de su mejor amigo, el coronel Rhodey, capaz de manejarlas con la misma pericia que él, y de Pepper Potts, su novia. Mientras tanto, un siniestro villano conocido como El Mandarín perpetra terribles atentados. Aunque Jon Favreau, director de las dos primeras entregas de Iron Man, estaba dispuesto a encargase en un primer momento de la tercera, decidió renunciar a la silla teóricamente por disconformidad con la decisión de unir la franquicia con Marvel Los Vengadores. También se dice que pedía demasiado dinero, por lo que decidieron sustituirle. En cualquier caso, Favreau se ha quedado como productor ejecutivo, y como actor secundario retomando el papel del guardaespaldas Happy Hogan. Le pasa el testigo nada menos que a Shane Black, toda una leyenda entre los guionistas del cine de acción, por sus influyentes libretos al servicio del productor Joel Silver, sobre todo la saga de Arma letal. Supone su segundo trabajo como realizador tras Kiss Kiss, Bang Bang, también protagonizada por Robert Downey Jr., que muy posiblemente habrá tenido algo que ver en su fichaje. Fiel a su estilo, Black se limita a enlazar secuencias de acción, con numerosos toques de humor tendente al surrealismo. Ha seguido el sendero trazado por Favreau, lo que significa efectos especiales cuidadísimos a mansalva. Esto propicia –como era de esperar– diversas secuencias de enorme espectacularidad, como un rescate aéreo colectivo, el ataque de las armaduras, el atentado contra la mansión del protagonista, los villanos aparentemente humanos normales que parecen quemarse por dentro, etc. En Iron Man 3 los actores están todos en su papel, pues Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow y Don Cheadle parecen conocerse a sus personajes al dedillo, mientras que aportan aires nuevos los recién llegados Rebecca Hall (la científica), Guy Pearce en un registro de antagonista sin escrúpulos y sobre todo un Ben Kingsley que aporta cierta gracia a su personaje. ¿Se echa de menos algo de fondo en la película? Más allá de la típica advertencia pro buen uso de la tecnología, poco hay detrás de las imágenes de Iron Man 3, por lo que gran parte del público que no busque efectos a mansalva se puede sentir un tanto desplazado. Lo mejor, todas las referencias a la muy superior Marvel Los Vengadores, como el niño seguidor del grupo, y una secuencia de propina también relacionada con aquel film que se hace esperar tras unos títulos de crédito interminables.

5/10
Marvel Los Vengadores

2012 | The Avengers

Loki, el acomplejado hermano de Thor, aprovecha la apertura de un portal de acceso a la Tierra, en el contexto de un experimento militar, para apoderarse del Teseract, un artilugio cúbico que le puede dar la clave para adueñarse del planeta con un poderoso ejército alienígena. Enormemente preocupado, Nick Furia pone en marcha con discreción desde S.H.I.E.L.D., una misteriosa organización, el proyecto de “Los Vengadores”, una reunión de superhéroes que, unidos, pueden constituirse en los guardianes de la Tierra. Ellos son Iron Man (el famoso magnate Tony Stark), Hulk (el doctor Bruce Banner), el capitán América (Steve Rogers), Thor, la Viuda Negra (la agente Natasha Romanoff) y Ojo de Halcón (Clint Barton), y deben dejar a un lado sus egos, correr el riesgo de ser manipulados por los que mandan, y soportar con paciencia las provocaciones del petulante Loki, para cumplir sus objetivos. Furia cuenta con la competente colaboración de sus ayudantes Hill y Coulson. Marvel Los Vengadores es la película con mayor densidad de superhéroes Marvel por fotograma de la historia del cine. Tras irlos presentando uno a uno en anteriores filmes, los personajes creados por Stan Lee y Jack Kirby tienen al fin una historia que los reúne a todos, igual que ocurrió en el cómic desde 1963. Se pone tras la cámara Joss Whedon, bien conocido por ser el creador de la popular serie televisiva Buffy, la cazavampiros, además de haber participado en guiones de filmes tan importantes como Toy Story. Y hay que reconocerle el mérito de un libreto sólido y coherente, donde el argumento “salvar la Tierra” es mera excusa para construir razonablemente a los personajes y sus relaciones, con un divertido sentido del humor que descubre el matiz que define la personalidad de cada uno y da pie a determinados roces. Sirva de botón de muestra de sus gags el relativo a las malas relaciones fraternales de Loki y Thor, definidas con guasa como Shakespeare en malo, una divertida alusión a la dirección de Thor por parte del shakespeareano Kenneth Branagh. Incluir tanto personaje, y que ningún actor pueda quejarse de que no se le han dado un puñado de escenas interesantes, es un logro indudable de Whedon. Incluso los no-superhéroes tienen presencia, incluida Potts, la eficaz secretaria de Stark, o el científico Selvig. El estelar reparto parece encontrarse, definitivamente, muy a gusto, no parece que se hayan pegado para robar plano. El capítulo de los efectos especiales brilla por su espectacularidad en Marvel Los Vengadores. A estas alturas parece que queda poco por inventar, pero ver a Hulk arremetiendo contra un caza, o darse de bofetadas con Thor, el camuflaje de la fortaleza espacial y Iron Man tratando de solucionar ciertos desperfectos, más la espectacular invasión y destrozos de Nueva York por una especie de escorpiones gigantes, constituyen momentos que son un regalo para los sentidos, especialmente en una gran pantalla de cine. Sobre el uso del 3D, puede ayudar a hacer más vistosos algunos pasajes, pero la verdad, no aporta gran cosa, una vez más, aparte de justificar el sobreprecio de una entrada para sufragar los gastos del costoso juguete en que consiste el film.

6/10
Sherlock Holmes: Juego de sombras

2011 | Sherlock Holmes: A Game of Shadows

Sherlock Holmes se diría que anda algo celoso ante los inminentes planes de boda de su buen amigo, el doctor Watson, sus compartidas aventuras podrían no ser lo mismo ante la nueva etapa conyugal. Sea como fuere, el caso es que ambos se van a ver envueltos, en lucha contra el villano profesor Moriarty, en una conspiración de proporciones insospechadas, donde las acciones descontroladas de los anarquistas quieren ser aprovechadas para imponer un nuevo orden mundial. Como ya ocurría en Sherlock Holmes, Guy Ritchie retoma las andanzas del archicélebre detective reconvirtiéndolas en un gran espectáculo visual modernillo de aventuras, con un amplio lienzo que le hace visitar varios países europeos, y con la excusa argumental –urdida por el matrimonio de guionistas de Michele Mulroney y Kieran Mulroney–, que alude a anarquistas, terrorismo y totalitarismos, cuestiones que puede comprender bien el espectador actual. A ello se añade la mente maléfica de Moriarty, un malo que no parece de este mundo, y que podría conectar de alguna forma con el Joker versión Christopher Nolan en El caballero oscuro. En tal sentido, todo el duelo final con Holmes, su particular partida de ajedrez, resulta verdaderamente brillante, lo mejor de la cinta. Una película entretenida, pero irregular, que requiere cierta complicidad. El ritmo trepidante con que se sirve la historia, con escenas al ralentí tipo Matrix donde Richie parece sentirse muy a gusto, a veces resulta adecuado, pero otras tantas llega a ser demasiado apabullante, aturde en exceso. Por suerte Ritchie y su equipo de guionistas saben jugar las bazas de la intriga y del sentido del humor con buen tino, aprovechando el buen hacer de Robert Downey Jr. y Jude Law, y también introduciendo al hermano mayor de Sherlock, un divertido Stephen Fry. Jared Harris como Moriarty es correcto, y menos fortuna tiene Noomi Rapace, con su gitana hermana de un anarquista, personaje demasiado esquemático.

6/10
Iron Man 2

2010 | Iron Man 2

Puesto que Iron Man superó las previsiones más optimistas de recaudación (se embolsó más de 572 millones en todo el mundo), la secuela era inevitable. Repite como director Jon Favreu, que como en la primera parte también interpreta a un personaje secundario, el guardaespaldas de Tony Stark, que aquí tiene más peso. Como se vio al final de la primera entrega, el industrial Tony Stark ha declarado públicamente en rueda de prensa que él es Iron Man, cuando se pone una sofisticada armadura de combate de alta tecnología. Poco después de inaugurar Expo Stark, donde muestra las innovaciones tecnológicas realizadas en su empresa, y sus aplicaciones humanitarias, los políticos pretenden que el empresario revele los secretos de su revolucionaria armadura al ejército, para salvaguardar la seguridad nacional. Además, el ruso Ivan Vanko, que culpa al padre de Stark de la desgracia de su familia, se ha propuesto vengarse enfrentándose a él con ayuda de sus propios inventos. El film ofrece lo que se supone que los espectadores esperan de una secuela como ésta: más efectos, más villanos y más explosiones que la primera parte. Además, cuenta con actores carismáticos que permiten pasar por alto que sus personajes sean esquemáticos, sobre todo en el caso de Robert Downey Jr., que ha pasado de ser un intérprete de películas un tanto minoritarias a una estrella que sabe captar la atención del espectador. Se luce especialmente Mickey Rourke, cuyo personaje es el típico villano caricaturesco muy desdibujado, pero que el protagonista de El luchador se empeña en interpretar como si estuviera sacado de una tragedia de Shakespeare. Sam Rockwell logra imprimirle cierto humor a su personaje, Justin Hammer, rival de Stark. El militar James ‘Rhodey’ ya no está interpretado por Terrence Howard, que ha debido ser despedido, sino por Don Cheadle, que cumple con su trabajo. Otras estrellas sin embargo, parecen un poco desaprovechadas, como Gwyneth Paltrow, cuyo personaje pasa a dirigir la empresa, pero no se le saca punta a esta subtrama. Scarlett Johansson es la Viuda Negra, sobradamente conocida por los seguidores de los cómics, pero se limita a componer a una mujer rusa tan fría como excepcional luchadora, que resulta un tanto plana. Especialmente decepcionante es la inclusión de Samuel L. Jackson, el duro Nick Furia, pues su presencia en un par de escenas sólo se justifica como promoción de la inminente película de Los vengadores, pero si se suprimieran sus apariciones, los espectadores no se darían cuenta. El guión de Justin Theroux (Tropic Thunder. ¡Una guerra muy perra!) funciona más o menos, aunque es un tanto plano y previsible y parece pasar de largo por algunas cuestiones que plantea, sobre todo el problema del alcoholismo, sacado de una de las sagas más famosas de los cómics: “El demonio en una botella”. Pero aquí no se profundiza en el tema, ni tampoco en la relación paternofilial del protagonista con su padre fallecido, otro de los asuntos que se supone que son fundamentales en la trama. Como era de esperar, los reyes de la función son los efectos especiales. Es cierto que se echa de menos alguna escenita más, pero las que hay resultan lo suficientemente espectaculares como para justificar el dinero de la entrada, sobre todo la aparición de Iron Man en la Expo Stark, el combate en el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco, y sobre todo la gran confrontación final. Todas ellas a ritmo de música de rock duro, con grupos como AC/DC.

5/10
Salidos de cuentas

2010 | Due Date

Tras el bombazo de Resacón en Las Vegas, convertida en 'blockbuster' en todo el mundo, y a la espera de la ansiada segunda parte, el mismo equipo de producción vuelve a colaborar con otra comedia disparatada con la idea de volver a 'emborracharse' de éxito. La idea tiene su gancho y para apuntalar las expectativas el nuevo film repite con el mismo director, Todd Phillips, y con la presencia de uno de los actores que más ayudaron al éxito de la gran melopea de la ciudad de los casinos. Se trata del cómico Zach Galifianakis, el marciano tipejo de la barba. Peter es un arquitecto que ha de viajar con urgencia desde Atlanta hasta Los Ángeles. El motivo es que su mujer se encuentra allí y la llegada de su primer hijo es inminente. Pero la mala fortuna va a acompañar a Peter desde el mismo momento en que se cruza en el aeropuerto con un tipo estrafalario, con una gran barba y pinta de haragán, y que viaja con un asqueroso perrito. Por una serie de vicisitudes provocadas por ese extraño viajero, el pobre de Peter será arrestado y se le negará el permiso para volar en avión. En tierra, sin alternativas posibles y con la necesidad de viajar cuanto antes, terminará por aceptar acompañar en su coche al disparatado barbudo, Ethan Trembley, que también se dirige a Los Ángeles porque quiere triunfar como actor. La película está concebida como una esperpéntica "road movie" en la que dos personajes totalmente opuestos tendrán que pasar mil y una aventuras y situaciones surrealistas. En general, funciona la idea del ejecutivo que ha de viajar con un estrambótico compañero, pesado, soez y totalmente pazguato, al que no aguanta. Pero tras el prometedor comienzo, lo cierto es que las secuencias cómicas son un poquito rebuscadas y en ocasiones escasamente imaginativas, véase el accidente de tráfico, el disparo o la pelea en la oficina postal. Otros momentos pasan mejor el corte, como la actuación de Galifianakis emulando a Corleone en El Padrino, el rescate en la frontera y alguna que otra escena más. Sin embargo, en conjunto las risas se antojan escasas para una película que no aspiraba a otra cosa. Lo mejor –es inevitable– es la presencia de Galifianakis, con un personaje que es un auténtico memo de buen corazón, que estropea todo lo que toca. Se ve que el actor está en su salsa. Sin embargo a Robert Downey Jr. se le da mucho mejor el rol de travieso al estilo de Iron Man que el de tipo serio que adopta en esta película. El resultado es que por momentos la situación se estanca, pierde toque, gracia, como si la química entre los actores fuera tan parca como la de los personajes que interpretan. También se echan en falta más minutos para la actriz Michelle Monaghan (La conspiración del pánico), que parece desaprovechada con su papel de esposa.

4/10
El solista

2009 | The Soloist

El experto en adaptaciones literarias Joe Wright salió airoso de la adaptación de Orgullo y prejuicio y Expiación, dos grandes novelas muy difíciles de llevar a la pantalla. Para su tercer largometraje, ha echado mano de un texto menos célebre, basado en una historia real. “The Soloist: A Lost Dream, an Unlikely Friendship, and the Redemptive Power of Music” recoge la relación de Steve López, columnista de Los Angeles Times, con Nathaniel Ayers, un particular indigente. El solista comienza cuando López –poco después de sufrir un aparatoso accidente de bicicleta– descubre en la calle a Ayers, y queda absolutamente sorprendido de que un vagabundo perdido demuestre un inusitado virtuosismo para tocar el violín, a pesar de que el suyo tiene sólo dos cuerdas. Tras investigar un poco su trayectoria, comprueba que fue alumno de violonchelo de un prestigioso conservatorio, y escribe en su periódico sobre él. Su trabajo conmueve tanto que incluso una profesora de música le manda al periodista un violonchelo que ya no usa, para que se lo regale al vagabundo. López le ofrece el instrumento si acepta que le internen en una casa de acogida. Además, sigue escribiendo sobre Nathaniel, y sobre la esquizofrenia que le obligó a dejar su carrera. El guión de Susannah Grant (En sus zapatos) se ha tomado ciertas libertades, pues presenta a López como un divorciado –el auténtico personaje está felizmente casado–, para que el personaje esté más solo, y necesitado de relacionarse con otro ser humano. También ha fusionado las dos hermanas que tiene en la vida real Ayers en una, para simplificar la historia. Wright rueda con dinamismo y bastante corrección y es capaz de sacar elaboradas interpretaciones a Robert Downey Jr. (el periodista en busca de temas de tirón), Jamie Foxx (como un músico esquizofrénico, muy distinto al otro músico, Ray, que le consagró junto con Collateral). No tiene malos secundarios, pues por ejemplo Catherine Keener es la ex mujer del protagonista. Y cuenta de nuevo con el talento del músico Dario Marianelli, oscarizado por Expiación, que mezcla sus temas con grandes obras de Beethoven, convirtiendo a la música en la gran protagonista. Es también un film positivo, de interés humano, que llama la atención sobre la situación de los vagabundos en las grandes ciudades, la necesidad de la amistad, y la imposibilidad de ser unos "dioses" que resuelven completamente los problemas de sus semejantes. ¿Qué le falla entonces? Aunque Wright atrae la atención del público al principio, poco a poco el film se desinfla, porque la historia no da más de sí, y no logra conmover todo lo que pretende.

6/10
Sherlock Holmes

2009 | Sherlock Holmes

Sherlock Holmes, legendario personaje creado por el novelista Sir Arthur Conan Doyle, ha conocido muchísimas adaptaciones literarias. Es además un personaje que se presta a variaciones y experimentos. Por ejemplo, Billy Wilder presentaba al personaje como un hombre menos inteligente de lo que se suponía, y que ha logrado triunfar a causa del azar, en La vida privada de Sherlock Holmes. Por su parte, Asesinato por decreto mezclaba al personaje con el caso real de Jack el destripador. En Elemental, doctor Freud, Sigmund Freud somete a Sherlock a psicoanálisis para curarle de su adicción a la cocaína. Y El secreto de la pirámide mostraba la juventud del personaje. Ahora, el británico Guy Ritchie, conocido por películas como Cerdos y diamantes, propone una nueva visión del personaje, con Joel Silver (Arma Letal, Jungla de cristal) como productor. En realidad, su visión de Sherlock en esencia se parece a las novelas de Conan Doyle, salvo porque añade muchísima acción y algunos golpes de humor –marcas de fábrica de las producciones de Silver–, y porque los personajes son un poco distintos a lo habitual. Esta vez, Sherlock Holmes está muy preocupado porque su fiel amigo y ayudante, el doctor Watson, está a punto de dejarle, para casarse con Mary, una niñera de la que se ha enamorado, que provoca los recelos del detective. Antes, Watson le ayuda en el extraño caso de Lord Blackwood, un asesino en serie que practica rituales de magia negra. Blackwood parece tener poderes sobrenaturales, pues los propios Holmes y Watson han sido testigos de su ejecución. Sin embargo, se diría que ha regresado de la tumba, continuando con sus fechorías. Guy Ritchie filma su obra más espectacular, con secuencias realmente impresionantes, como la persecución en unos astilleros, o la pelea sobre el Puente de Londres. La reconstrucción de la Inglaterra victoriana es de las más logradas que se hayan visto en la pantalla. El ritmo es dinámico, y los giros de guión dosifican muy bien la intriga hasta el final. El tono es propio del cine de aventuras, con una épica partitura de un inspirado Hans Zimmer, en la línea de su trabajo conjunto con James Newton Howard para El caballero oscuro. Acierta Ritchie al renunciar a su estilo habitual inspirado en Tarantino, salvo en algún momento aislado, como un combate de lucha en el que muestra antes lo que está pensando Sherlock Holmes sobre la táctica a seguir, y luego se puede ver lo que hace el personaje. Tampoco se excede con los gags cómicos, pues aunque incluye muchas risas, éstas no dañan la tensión dramática. Robert Downey Jr. compone muy bien a un particular Sherlock Holmes, tan sagaz como se presupone, pero que también es un experto en combate cuerpo a cuerpo. Tiene por otro lado muchos defectos, pues es por ejemplo desastrado y extremadamente celoso en todo lo referente a su mejor amigo. Jude Law (Watson) es justamente lo contrario, un pulcro ex militar. Quizás el actor que más destaca es Mark Strong, que brillaba en RocknRolla, y que aquí encarna a un inquietante villano.

6/10
Tropic Thunder. ¡Una guerra muy perra!

2008 | Tropic Thunder

Aunque Ben Stiller se prodiga más como actor, y es sobre todo conocido por protagonizar comedias como Algo pasa con Mary, lo cierto es que ya tiene cuatro películas como director. Empezó con la comedia dramática Reality Bites (Bocados de realidad), un intento serio de describir a la juventud del momento. Pero después dio un giro hacia la comedia alocada, que es el género donde realmente se siente a gusto, con Un loco a domicilio –el mayor fracaso de Jim Carrey–, y Zoolander, corrosiva crítica al mundillo de los modelos. Continúa esta línea ácida en esta cinta metacinematográfica, que sitúa en su punto de mira al Hollywood actual. Damien Cockburn –director británico en alza– se enfrenta a la complicada tarea de dirigir una costosa producción bélica que se rueda en una selva del sudeste asiático. La cinta reúne a cuatro grandes estrellas: Tugg Speedman –especialista en cine de acción, de capa caída–, Jeff Pornoy –protagonista de comedias simplonas y soeces muy populares, en las que interpreta todos los papeles, al estilo de Eddie Murphy–, Alpa Chino –un cantante de hip-hop– y el camaleónico actor teatral multipremiado Kirk Lazarus, que en su afán por preparar meticulosamente todos los papeles que interpreta, no dudará en someterse a una operación para cambiar el color de su piel, porque tiene que interpretar a un negro. El rodaje está a punto de irse al traste, porque el director se muestra incapaz de controlar a los protagonistas, que con sus poses de ‘divos’ se han vuelto insoportables. El productor de la cinta amenaza con cancelar el rodaje. Ante esta situación extrema, el veterano militar Four Leaf Tayback, asesor de la cinta porque se basa en sus experiencias en combate, recomienda al director que lo mejor que puede hacer es abandonar a los actores en una zona inhóspita de la jungla, para que se preocupen únicamente por sobrevivir, y grabarles, para luego montar la película a partir de vivencias reales. Hay algún que otro momento divertido, la idea inicial tiene su gracia, y el film cuenta con buenos actores, de enorme potencial cómico. Se luce especialmente Robert Downey Jr., en un personaje que parodia a grandes actores como Daniel Day-Lewis o Robert De Niro, capaces de grandes sacrificios por convertirse en los personajes que interpretan. Especialmente chocante resulta el papel de Tom Cruise, como productor calvo y obeso, estilo Torrente, radicalmente opuesto a su imagen habitual. También tiene su interés, algún apunte sobre la auténtica naturaleza de los actores, llenos de miedos, y necesitados constantemente de aprobación. Sin embargo, la idea inicial pierde fuelle enseguida. En cuanto los actores están en mitad de la jungla y se enfrentan con unos peligrosos narcotraficantes, la acción apenas avanza. No se sabe muy bien si les están grabando o no, se supone que con cámaras ocultas (¿ocultas por todos los rincones de la selva?). Sus supuestas críticas a Hollywood son de corto alcance, y quedan bastante diluidas por su constante recurso al humor soez –a veces macabro–, que se supone se denuncia. Ben Stiller apenas se molesta en disimular su interés por acaparar los momentos graciosos, y por contra desaprovecha a Jack Black, que como cómico no tiene precio, y que aquí ofrece constantemente la sensación de que daba para mucho más. Tampoco se le saca jugo a los numerosos rostros conocidos que se han prestado a hacer cameos muy poco graciosos. Ciertamente, la aparición de Tobey Maguire, haciendo de sí mismo tiene su gracia, pero resultan bastante ‘sosas’ las apariciones estelares de Mickey Rooney, Alicia Silverstone, Jennifer Love Hewitt, Jon Voight o Jason Bateman. Los planos de Matthew McConaughey se podrían suprimir y no ocurriría nada.

4/10
El increíble Hulk

2008 | The Incredible Hulk

Los responsables de Marvel, editorial que publica las aventuras de Hulk, no quedaron satisfechos con la adaptación al cine que hizo Ang Lee en 2003, porque recaudó menos que las películas sobre otros personajes de la casa, como Spider-man o X-Men. De ahí que hayan lavado completamente la cara a la franquicia, al colocar a otro director al frente del proyecto, y a un nuevo reparto encabezado por Edward Norton, que también figura acreditado como guionista. Norton retoma el personaje de Eric Bana, Bruce Banner, un científico que tras verse expuesto a una radiación de rayos gamma, cada vez que se enfurece se convierte en el monstruoso Hulk. Banner huye de los militares que le buscan, dirigidos por el general Thaddeus Ross, padre de su amada, Betty, de la que ha tenido que apartarse porque teme hacerla daño. En su periplo, ha llegado a Brasil, donde consigue un trabajo en una fábrica envasadora de bebidas, investiga en busca de una cura y recibe clases de autocontrol y relajación a través de ejercicios respiratorios. Por desgracia, Banner sufre un pinchazo en el dedo, y una gota de su sangre cae sobre una botella, causando estragos al tipo que lo consume. Esta pista llevará a Brasil al general Ross, que cuenta con la ayuda de Emil Blonsky, un despiadado soldado. Al contrario que a Ang Lee, al cineasta Louis Leterrier (Transporter, Danny the Dog) le tira más la acción que los conflictos dramáticos, y compone eficaces secuencias de enfrentamientos entre Hulk y sus perseguidores. Todo desemboca en el clímax final, en Nueva York, que no decepciona, con el protagonista enfrentándose a otra gigantesca criatura que causa todavía más destrucción que él. Parte además de un guión muy bien desarrollado, en el que se nota el toque de Edward Norton, una estrella con muy buen criterio, a juzgar por los filmes en los que se involucra, y que descontento con el montaje final, se ha negado a participar en la promoción. Muy posiblemente, Norton es el responsable de que se enfaticen las críticas a la falta de ética en las investigaciones científicas, de que la tragedia de su personaje esté muy bien desarrollada, y de que se le saque bastante jugo al trasfondo romántico. La historia de amor entre el monstruo y su prometida sigue las líneas del mito de 'La bella y la bestia' y de King Kong y da lugar a los momentos más emotivos. A los aficionados al cine les costará ver a Liv Tyler sin recordar a Arwen, su personaje en El Señor de los Anillos. Pero es una actriz competente que no desmerece frente al todoterreno Edward Norton. La pareja está rodeada de secundarios tan competentes como el veterano William Hurt (general Ross), Tim Roth (el soldado Blonsky) y Tim Blake Nelson (un científico que ayuda a Banner).

6/10
Iron Man

2008 | Iron Man

Tony Stark es un geniecillo desde que era un crío, cuando ganó todo tipo de premios científicos, además de licenciarse en el MIT con tan sólo 17 años. Es además el heredero de la más importante industria armamentística del planeta. Por supuesto, su principal cliente es el ejército de los Estados Unidos, y aunque lleva una vida de auténtico playboy, Tony se considera un patriota, que vende armas a "los buenos". Pero tras hacer una demostración de su nuevo misil en Afganistán, es capturado por una facción guerrillera que le insta a fabricar el misil para ellos. Tony hace como que accede, pero en realidad fabrica una prodigiosa armadura con la que logrará evadirse. De vuelta a casa, toda la concepción acerca de su negocio ha dado un giro de 180 grados. Porque se ha producido la ironía de que Tony fue hecho prisionero con sus propias armas. Nueva adaptación de un superhéroe de Marvel. El Hombre de Hierro fue creado por Stan Lee (que hace su tradicional cameo en la cinta), Jack Kirby y Don Heck en 1963, inspirados por el visionario millonario Howard Hughes; y para la ocasión, se ha actualizado el contexto en que transcurren sus andanzas. Es decir, en vez de Vietnam, tenemos a nuestro protagonista en un contexto contemporáneo, y aunque se evitar ser muy explícito, tal vez para no herir susceptibilidades, está al fondo el polvorín de Oriente Medio, con Afganistán mencionado, y unos villanos refugiados en cuevas que recuerdan a un tal Osama Bin Laden, aunque haya alguno de los malotes que habla hasta... ¡húngaro! La idea es pintar el camino a la redención del protagonista, que de despreocupado empresario de herramientas asesinas, pasa a utilizar sus conocimientos y creatividad en una búsqueda más concreta y menos manipulable de la paz en el mundo. Por supuesto, su nueva visión no sienta nada bien entre los accionistas de Stark Industries, sobre todo en su mentor Obidiah Stane, que hasta el momento había sido como un padre para Tony. También despierta dudas en los que más le aprecian, o sea, en su amigo militar James Rhodes (cuya mirada a una armadura de metal nos permite pensar por dónde irá su personaje en una futura secuela, o al menos eso harán los conocedores de la saga), y en su fiel secretaria Pepper Potts. La película es entretenida, pero no memorable. Se habría agradecido un poco más de ingenio y sentido del humor en la trama, no confiarlo todo a la parafernalia de la trepidante acción; incluso empezar con una especie de flash-back, sólo para "animar" enseguida la narración, metiendo unas pocas explosiones y tal, parece un pelín torpe, como si hubiera sido una decisión de última hora cambiar el arranque, tras uno de esos tests que tanto gustan a Hollywood. Tiene el film, por supuesto, mucha tralla, acentuada con su música, muy 'heavy metal', como reclama el férreo protagonista. Los efectos especiales de las armaduras están muy logrados, y puede adivinarse que hay una deuda con títulos como Transformers y Stealth: La amenaza invisible. Hay acierto en el casting de los secundarios (Jeff Bridges de malvado, y Gwyneth Paltrow como la eficaz Pepper), aunque algo más sosillo se nos antoja Robert Downey Jr., simplemente correcto.

5/10
Charlie Bartlett

2007 | Charlie Bartlett

Yelchin es nuevo en el instituto y no logra adaptarse al centro. El director decide echarle una mano y lo nombre psicólogo de su curso. Su misión será la de actuar de mediador entre los estudiantes que tengan conflictos, a los que aconsejará para que salgan del atolladero. Casi nada, tratándose de un instituto. Jon Poll debuta como director con esta historia de adolescentes después de haber trabajado como montador en sagas como la de Austin Powers o Los padres de él.

5/10
Lucky You

2007 | Lucky You

Curtis Hanson es de esos directores que no aparecen en las portadas de las revistas ni tienen la aureola de los grandes genios rondándole encima de la cabeza. Sin embargo, cuenta con un puñado de películas muy logradas, desde la cúspide de L.A. Confidential hasta las altas cotas alcanzadas con Jóvenes prodigiosos o En sus zapatos. Pero en este caso, el director de Nevada se desliza un poquito por la ladera para dirigir una comedia romántica algo convencional, ambientada en el mundo del juego en la ciudad de Las Vegas. Huck es un tipo que vive al día, pidiendo dinero prestado, haciendo apuestas de todo tipo y empeñando objetos propios o de los demás. La razón de ese desorden económico es que Huck se dedica profesionalmente a jugar al póquer. No lo hace nada mal; es más, es uno de los mejores jugadores del mundo, pero hasta el más experto pierde si juega sin ton ni son. Y si además te dejas llevar por impulsos y no por la razón, toda tu vida puede irse al garete. Eso es un poco lo que le pasa a Huck. Y entre los obstáculos que no es capaz de superar el más importante es la tensión que le genera su padre –dos veces campeón del mundo de póquer–, a quien Huck no perdona el distanciamiento de su madre hace años. Pero, en fin, todo puede cambiar, si aparece una chica con la carita traviesa de Drew Barrymore. El guión de Eric Roth tiene todo lo que se puede esperar del film –juego, amor, incomprensiones paternofiliales, suspense–, aunque quizá hubiera venido bien desarrollar algo más el conato de trama peligrosa con los prestamistas. El plato fuerte, al margen del predecible acaramelamiento de Huck con respecto a la dulce Billie, son los continuos “tête à tête” del protagonista con el veterano Robert Duvall, siempre en su sitio. Sin embargo, en general el film adolece de falta de tensión y ni siquiera las variadas secuencias de partidas de póquer generan la excitación requerida: es complicado cuando parece que a los propios jugadores les da igual perder diez dólares que cinco mil. Deben de ser gafes del oficio. Por lo demás, bueno, la película tiene su aquél por momentos y está elegantemente rodada.

5/10
Zodiac

2007 | Zodiac

Película basada en hechos reales acontecidos en torno a San Francisco a partir de los años 60, cuando un asesino en serie que se hacía llamar Zodiac aterrorizó a la población con sus espeluznantes crímenes, que acompañaba de acertijos que hacía llegar a diarios como The San Francisco Chronicle. El guión de James Vanderbilt  se basa en los libros de investigación escritos por Robert Graysmith, caricaturista e ilustrador del Chronicle, que a pesar de que el caso no le incumbía periodísticamente hablando, se sumergió en él desde su inicio hasta extremos que rayaban lo obsesivo. La trama nos pinta uno de esos casos que parece de resolución imposible, y que permanece abierto a lo largo de varias décadas. El rigor de la narración, de un sabor muy clásico, emparenta el film con otros clásicos del periodismo de investigación como Todos los hombres del presidente. Tenemos ante nosotros múltiples personajes, encuadrables en las categorías de víctimas, sospechosos, periodistas, policías y familiares. Y gran parte del mérito de Vanderbilt y del director, David Fincher, es dar cohesión al conjunto, no permitir que esa variedad de personajes y escenarios, más el paso del tiempo, conduzcan a una trama deshilachada. Hay emoción y genuino suspense, cuando el film se mueve en las fronteras del cine de terror, en los momentos en que el asesino actúa; hay inteligencia en mostrarlo como una figura fantasmal, y están bien las dudas que surgen en algún caso acerca de si determinado perturbado era o no el asesino buscado. Fincher parece haberse aficionado a cierto tipo de filmes sobre las pautas del comportamiento humano, que parece seguir unas determinadas "reglas de juego". La palabra "juego" está incluso en uno de los títulos de su filmografía, The Game, pero también forma parte conceptual de Seven, El club de la lucha y La habitación del pánico. Aquí esta idea está muy presente a la hora de tratar de determinar el patrón de acción que sigue el asesino; pero también al hablar de los problemas de jurisdicción de la policía y sus posibles piques; o de la importancia que pueden tener los medios de comunicación, incluida la televisión, a la hora de dar cancha a un desequilibrado y de alarmar a la población. También se describen con mucha inteligencia los comportamientos obsesivos y el sentimiento de frustración a que puede dar lugar el deseo a toda costa de solucionar el caso, muy presentes en el reportero de Robert Downey Jr., en el policía de Mark Ruffalo, y en el caricaturista de Jake Gyllenhaal, que pueden derivar en adicciones indeseables o en problemas en la vida familiar. Los actores citados sobresalen dentro de un magnífico y bien seleccionado reparto.

8/10
Cariño, estoy hecho un perro

2006 | The Shaggy Dog

Graciosa remake de El extraño caso de Wilby (1959), que conserva en parte el estilo Disney de antaño y está resuelta a la mayor gloria del simpático y ya talludito Tim Allen, especialista en comedias locas y amables (Héroes fuera de órbita, ¡Vaya Santa Claus!). El actor interpreta a Dave Douglas, un asistente fiscal que va a emprender una importante investigación de un laboratorio, con lo que su adicción al trabajo se verá todavía más acentuada, en contra de las preferencias de su mujer y sus hijos. Pero la vida de Dave cambia cuando es infectado accidentalmente con un suero que le hace adoptar la apariencia de perro. Con su nuevo aspecto descubrirá que su familia tiene una idea de él muy distinta de la que se esperaba. Brian Robbins ha dirigido conocidos filmes para el público juvenil, como Hardball o La puntuación perfecta, y aquí se adentra hasta el fondo en la comedia con un guión simpático, previsible y fantasioso. Pese a sus tópicos y su simpleza, se trata de una película divertida, llena de gags y de buenos sentimientos, y que ofrece la enseñanza de que la familia es lo que importa y de que las prioridades de la sociedad moderna son con demasiada frecuencia bastante inhumanas... Sorprende la calidad del reparto, bastante apañado para tratarse de una película de estas características.

4/10
Retrato de una obsesión

2006 | Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus

Diane Arbus es una de las más prestigiosas fotógrafas estadounidenses del siglo pasado. Empezó trabajando para revistas de moda con su marido, el también fotógrafo Allan Arbus, pero influida por la película La parada de los monstruos, de Tod Browning, y por su maestra, la austriaca Lisette Model, acabó especializándose en tomar imágenes inquietantes de personajes fuera de lo común. Su fotografía de un gigantesco muchacho judío con sus padres dio la vuelta al mundo. Desgraciadamente, Arbus sufrió una fuerte depresión que le llevó al suicidio en 1971. Un año más tarde se convertía, a título póstumo, en la primera fotógrafa estadounidense seleccionada para la Bienal de Venecia. A partir del libro sobre su vida 'Diane Arbus, a Biography', el director Steven Shainberg, sobrino de uno de los grandes amigos de la artista, ha construido esta imaginaria recreación del momento en que ella decide especializarse en las imágenes de individuos bizarros que la hicieron famosa. Aunque se basa en algunos hechos reales, la mayoría de sucesos que narra el film son inventados, incluido el eje de la trama, su relación con Lionel, un misterioso tipo totalmente recubierto de pelo, que se muda junto al matrimonio Arbus. El personaje podría haber dado lugar a un film lleno de interés, pero Shainberg sigue la línea de su anterior trabajo, Secretary, pues ha contado con la misma guionista, Erin Cressida Wilson. Nuevamente recrea una atmósfera malsana, describe a personajes estrafalarios y realiza una descarada apología del hedonismo en las relaciones sexuales. Sus imágenes sugieren que la inspiración suprema en el arte la alcanzarán aquellos con una mente abierta a la  experimentación y a las relaciones adúlteras, capaces de romper todas las convenciones. El film se hace lento, pesado y carente de interés, y no se entiende cómo han aceptado protagonizarlo Nicole Kidman y Robert Downey Jr., dos actores con un enorme sentido del riesgo, pero que suelen acertar más al involucrarse en cada nuevo proyecto. Tampoco parece afortunado el título que le han puesto en España, pues de "Fur" (piel) ha pasado a titularse Retrato de una obsesión, cuando ya se titulaba así un film muy superior, protagonizado por Robin Williams.

2/10
Memorias de Queens

2006 | A Guide to Recognizing Your Saints

Película basada en las memorias del director y guionista, Dito Montiel, que publicó en Estados Unidos en 2003 bajo el título “Una guía para reconocer a tus santos”. Aunque ese libro se componía de una sesentena de relatos basados en sus recuerdos de juventud, aquí se centra en un par de ellos, que no pretenden contar literalmente su vida, sino captar el ambiente en que se desenvolvieron sus años mozos en Astoria, un distrito del barrio neoyorquino de Queens, antes de marchar a Los Ángeles. El film entrecruza las escenas de un Dito Montiel ya adulto, que vuelve a su barrio ante el empeoramiento de la salud de su padre, con las de su juventud en un determinado verano, en que hizo amistad con un recién llegado al barrio, Mike, mientras deambulaba por las calles con sus amigos Antonio y Nerf, y departía con su ‘novieta’ Laurie. El esquema narrativo, que incluye el propio esfuerzo de Montiel por guionizar su historia y convertirlo en película, alimenta la intriga acerca de los motivos por los que dejó el barrio para irse a la costa Oeste cuando apenas tenía diecisieta años. Afloran así recuerdos traumáticos del pasado, que convierten el film en un ejercicio de exorcismo de los demonios que había querido olvidar, sin conseguirlo, tiempo atrás. Montiel logró que el laboratorio del Festival de Sundance respaldara su guión, lo que permitió la realización del film. Luego este mismo festival acabaría dando un premio a la película por el conjunto de su reparto. Aunque el cineasta ha hecho sus deberes, y el resultado desprende autenticidad, no deja de ser algo desequilibrado, con cierta tendencia a divagar. Hay mucho costumbrismo, escenas callejeras sobre peleas entre bandas y relaciones chico-chica que no conducen a ninguna parte. Resulta valioso el acercamiento a la figura de los padres, el señalar las dificultades de comunicación y entendimiento, a pesar del cariño innegable entre éstos y el hijo. Y el desenlace, sobrio, resulta acertado, muestra sin aspavientos como la huída de ciertas obligaciones no tenía excesivo sentido, es sintomático de cómo a veces magnificamos los problemas por no afrontarlos.

6/10
Eros

2005 | Eros

Film que incluye tres mediometrajes en torno al "eros", amor y sexo, y su confusión. Si a Antonioni se le nota la edad, y Soderbergh juega demasiado al experimentalismo, siempre queda Kar Wai, sin duda lo mejor de la cinta.

5/10
Game 6

2005 | Game 6

Nick es un autor teatral que acaba de escribir una obra de la que se siente muy orgulloso. De carácter nervioso, el día del estreno está al borde de la histeria porque al mismo tiempo que se presenta al público su obra, sus queridos Red Sox juegan un partido crucial de la serie final de la liga de béisbol. En esta película Michael Hoffman se decanta por los entresijos teatrales, cuando 14 años antes había optado por el mundillo de la televisión en la comedia Escándalo en el plató, para la que también contó con Robert Downey Jr.

4/10
A Scanner Darkly

2005 | A Scanner Darkly

Un futuro no muy lejano. La adicción a las drogas se ha convertido en un problema de primera magnitud. La policía utiliza ‘topos’ que se infiltran en los grupos sospechosos, para dar con los que manejan los hilos de tan lucrativo negocio. Uno de estos ‘topos’ es Bob Arctor, obligado a llevar una vida esquizofrénica, y que porta un sofisticado traje de camuflaje cuando anda en las dependencias policiales, para que sus compañeros no conozcan su verdadera identidad. Adaptación de una novela de anticipación de Philip K. Dick, cuyas historias han dado pie a filmes de la talla de Blade Runner, Desafío total y Minority Report. Richard Linklater aplica la tecnica que ya empleó en Waking Life, y filma a los actores reales, a cuyas imágenes aplica luego animación rotoscópica. El resultado, de personajes con contornos muy marcados y cierta cualidad etérea, tiene su encanto, aunque puede terminar cansando. Linklater, siguiendo las intenciones del autor, señala los perniciosos efectos de la drogadicción. Pero, con ritmo cansino, sucumbe a la tentación de la verborrea, que tan buenos resultados le dio en Antes de amanecer y Antes de atardecer, pero que aquí empantana la narración. Pese a todo tiene logros destacables, como la del citado traje de camuflaje, o la escena final de Arctor en la plantación, recogiendo una florecilla.

5/10
Kiss Kiss Bang Bang

2005 | Kiss Kiss Bang Bang

El guionista de la saga Arma letal, además de filmes como El último gran héroe y El último boy scout, debuta en la dirección con una sorprendente película que presenta aires de cine negro, pero tamizados por curiosos toques de comedia con rozan el surrealismo. Lo que se adivina ya desde el arranque en que Harry, un ladronzuelo perseguido por la policía, irrumpe sin saberlo en una prueba de ‘casting’ y es fichado en Hollywood para interpretar a un matón en una película. En Los Ángeles le asignan, para que prepare su papel, a Harry, un detective privado de aspecto duro y homosexual confeso. Cuando conoce a Harmony, una guapa aspirante actriz, y empiezan a aparecer cadáveres, Harry deberá esforzarse para sobrevivir en la jungla hollywoodiense. Shane Black homenajea a detectives del género como el Philip Marlowe de Raymond Chandler, pero imprime a su film un ritmo vertiginoso y disparatado, ‘moderno’ para entendernos, que puede descolocar. El amo de la pantalla es Robert Downey Jr., y Val Kilmer encarna un inesperado personaje gay.

4/10
Buenas noches, y buena suerte

2005 | Good Night, And Good Luck

Estamos en los 50, la etapa más dura del comité de Actividades Antiamericanas, promovido por el senador Joseph McCarthy, que ve comunistas por todas partes. Multitud de personas son juzgadas con argumentos sensacionalistas del senador, muchas veces sin pruebas. Funcionarios públicos pierden su empleo y directores y guionistas de Hollywood, acusados por sus propios compañeros, son incluidos en las tristemente célebres listas negras, circunstancia que les impide trabajar. Cunde el pánico entre la población. Pero alguien se atreverá a cuestionar a McCarthy. Se trata de Edward Murrow, pionero de la televisión, director y presentador del programa 'See it Now', de la cadena CBS. Murrow, famoso porque después de comentar sus impresiones se despedía con la frase “buenas noches y buena suerte”, se fijó en un caso claramente injusto, el de un piloto del ejército destituido por la única razón de que su madre y su hermana, en algún momento, acudieron a reuniones del partido comunista. Murrow y su equipo elaboraron un programa sobre este asunto, y posteriormente emitieron una declaración del propio senador, que había reclamado su derecho de réplica. George Clooney es hijo de un presentador televisivo, se hizo famoso con la serie Urgencias y reflexionó sobre el mundillo de la pequeña pantalla en Confesiones de una mente peligrosa, su prometedora opera prima. Confeso admirador de Murrow, Clooney era el hombre adecuado para adaptar al cine su enfrentamiento con el senador. Y lo hace con un estilo sobrio, cercano al documental, con una estupenda fotografía en blanco y negro, sin concesiones a secuencias sentimentales forzadas. Clooney denuncia el abuso de poder y homenajea al medio televisivo, que se usa habitualmente para entretener –casi narcotizar– con productos de evasión, pero que si se usa bien puede servir para garantizar la libertad de los ciudadanos. Los críticos estadounidenses trazaron paralelismos entre el film y la actualidad de su país, pero en realidad Clooney realiza una apología intemporal de la libertad de expresión y el periodismo bien hecho. No obtuvo ningún Oscar, a pesar de las seis nominaciones con las que contaba. El siempre efectivo David Strathairn encarna a Murrow, mientras que Clooney se ha reservado un papel secundario, el del fiel colaborador del protagonista: Fred Friendly.

7/10
Gothika

2003 | Gothika

La doctora Miranda Gray es una racionalista nata: sólo cree lo que puede demostrarse científicamente, no admite fantasías de ningún tipo. Psiquiatra en un manicomio femenino, su visión de la vida va a dar un vuelco tras una experiencia paranormal, a la que sigue el asesinato de su marido. Todo el mundo la cree culpable y algo mal de la chaveta, así que Miranda se convierte en inquilina del centro donde antes ayudaba a los pacientes. Un colega que antes le tiraba los tejos es el psiquiatra que la atiende; y una compañera de manicomio, Chloe, quizás no esté tan majara como pensaba. Thriller terrorífico, concebido a la mayor gloria de la guapa negrita Halle Berry, a la que acompañan en el reparto Robert Downey Jr., y nuestra “Pe” Cruz. Dark Castle, la productora de pelis de miedo como 13 fantasmas y El barco fantasma, hace una nueva muesca en su desarrollo de filmes con aire de serie B, proporcionando en este caso, como el propio título indica, una cuidada ambientación gótica. El cineasta francés Mathieu Kassovitz está tras la cámara, y parece haber dejado atrás su interés por temas sociales (El odio) para inclinarse por thrillers con más tirón comercial (el que se comenta y Los ríos de color púrpura).

4/10
El detective cantante

2003 | The Singing Detective

Aquejado de psoriasis, enfermedad de origen mental que ha dejado su cuerpo prácticamente desfigurado, con horribles manchas, Dan Dart, un escritor de novela negra, ingresa en un hospital. Para olvidar su estado de depresión rememora mentalmente las escenas de su primer libro, El detective cantante, pero pronto estos recuerdos se convierten en alucinaciones. Le ayudará a superar la enfermedad el doctor Gibbon, un carismático psiquiatra. Personajes y situaciones de cine negro, secuencias oníricas y hasta números musicales. No cabe duda de que estamos ante una producción singular e inclasificable, especialmente indicada para los amantes de la originalidad. Se trata de una adaptación de la teleserie homónima producida por BBC y escrita por el dramaturgo británico Dennis Potter en los 80. Potter dejó terminado el guión cinematográfico antes de morir en 1994. En una brillante interpretación, que incluye secuencias en las que aparece transformado por el maquillaje, Robert Downey Jr. encabeza un reparto de primera. También resulta casi irreconocible Mel Gibson, que ejerce de productor, y se ha reservado el papel del psiquiatra.

4/10
Ally McBeal (4ª temporada)

2000 | Ally McBeal (4ª Season) | Serie TV

Penúltima de las temporadas de la serie protagonizada por la abogada treintañera más histérica de todos los tiempos. Ally McBeal se enfrenta a nuevos casos y supera, al fin, el trauma de que su ex novio, Billy, jefe del bufete se haya casado con otra. Pero el subconsciente de Ally le sigue recordando su instinto de maternidad, a través de la imagen de un bebé bailarín que se le aparece de vez en cuando. Un nuevo conocido, Terry Crabtree, podría ser el amor de su vida, personaje que interpreta Robert Downey Jr.

5/10
Jóvenes prodigiosos

2000 | Wonder Boys

Grady es un profesor cincuentón que hace años publicó una novela que fue muy bien recibida por la crítica. Desde entonces, nada de nada. Se supone que está preparando un gran libro, pero la cosa no está muy clara. Sumido en una profunda crisis –su esposa le ha abandonado, su novia está embarazada, sufre bloqueo creativo, se refugia en el alcohol y las drogas...–, su relación con James, un alumno joven prodigio, va a alterar las cosas. La definición que James hace de él –“aquel corazón que había inspirado a tantos, ahora era incapaz de inspirarse a sí mismo”– no puede ser más exacta. ¿Habrá llegado el momento de cambiar? El director de L.A. Confidential, Curtis Hanson, cambia el tercio del cine negro por la historia de aprendizaje, con una relación profesor-discípulo en la que ambos aprenden del otro. En ese sentido, el film –basado en una novela de Michael Chabon– conecta con títulos como El indomable Will Hunting y El club de los poetas muertos. Hanson explica que el film trata también “sobre el viaje hacia la madurez, pero el proceso hacia la madurez de un tipo que tiene cincuenta años”. Sobre los personajes, explica que “son distintos pero todos se parecen de alguna forma: están intentando dar sentido a sus vidas”.

7/10
Bowfinger, el pícaro

1999 | Bowfinger

Bobby Bowfinger aspira a producir y dirigir en Hollywood la película de su vida: una alucinante historia de alienígenas, de aire decididamente casposo. Como el entusiasmo y las mentiras de Bowfinger son inagotables, consigue reunir en torno a él a un equipo de lo más variopinto: el emocionado guionista, unos cámaras mexicanos entusiastas de la cinéfila revista Cahiers du Cinéma, una jovencita que parece la mar de inocente, pero que se acuesta con todo quisque para conseguir mayor presencia en la película... El problema es que falta una estrella; Bowfinger querría contar con el carismático Kit Ramsey, pero como su sueldo es prohibitivo, decide filmarle involucrándole en la acción sin que él lo sepa. Disparatada comedia sobre los entresijos del cine dentro del cine. Frank Oz, responsable de ¿Qué pasa con Bob?, In & Out (Dentro o fuera) y La llave mágica, a partir de un guión del también protagonista Steve Martin, critica con humor los excesos típicos de la industria cinematográfica. Con el gracioso de Eddie Murphy logra unas cuantas carcajadas.

4/10
Amigos y amantes

1999 | Friends & Lovers

Ian llega a Utah para pasar la Navidad junto a su padre con el que no se lleva demasiado bien. Allí, compartirá también los días nevados con los amigos de su padre y pronto descubrirá las relaciones amorosas y afectivas que unen a cada uno de ellos. Carla, por ejemplo, es una aspirante a modelo que es seducida por su profesor de ski; Jane está embarazada y no quiere nombrar al padre, David es un gay que nunca ha tenido novio y Jon tiene muy poco éxito con las chicas. Todos ellos compartirán las fiestas navideñas y poco a poco irán encontrando soluciones a sus problemas. El desconocido George Haas contó con un reparto coral para hablar del perdón, del amor, de la amistad y del sexo en esta película que ha pasado un tanto desapercibida. Stephen Baldwin, Alison Eastwood, Robert Downey Jr., Claudia Schiffer o Ann Magnuson son algunos de los rostros que se dan cita en este título.

4/10
Black and White

1999 | Black and White

Sam está preparando un documental sobre el interés de los jóvenes blancos por la cultura afroamericana, para ello cuenta con la ayuda de su marido Terry. Ambos realizan un seguimiento de distintos chicos tanto negros como blancos e intentan analizar lo que motiva a cada uno de ellos a la hora de hacer de la música -y más concretamente el hip-hop- su bandera. Uno de los protagonistas de la cinta es Scott Cann -hijo de James Caan- quien casualmente tuvo un dúo de raperos llamado The Whooliganz cuando era adolescente.

4/10
In Dreams (Dentro de mis sueños)

1999 | In Dreams

Treinta años atrás un pueblo quedó cubierto por las aguas de un pantano. En la actualidad, muy cerca, vive Claire, una ilustradora de cuentos infantiles casada con Paul, y que tiene una hijita. Esta mujer tiene pesadillas recurrentes en las que ve la terribles acciones de un asesino de niñas. De hecho una de sus visiones coincide con el auténtico hallazgo del cadáver de una chica en el pantano. La policía muestra incredulidad cuando Claire habla de sus extrañas pesadillas, pero ella está aterrorizada, sobre todo porque la próxima víctima podría ser su propia hija. Neil Jordan vuelve a contar una historia de terror psicológico (aunque también haya su ración de sangre) donde los sueños y el psicoanálisis tienen cierta presencia. Recuérdese a este respecto sus films En compañía de lobos, Entrevista con el vampiro o Contracorriente. Logra una historia con algunos momentos inquietantes, que se apoya bien en el magnífico trabajo de Annette Bening y Stephen Rea. Quizá cuando la presencia del psicópata se hace más real, el film baja en intensidad, pero en conjunto tiene cierta gracia.

5/10
Conflicto de intereses

1998 | The Gingerbread Man

Rick Magruder es un prestigioso abogado que lleva una vida tranquila en un pequeño pueblo llamado Savannah. Se enamora de una preciosa camarera, Mallory, con la que mantiene una apasionada relación. Sin embargo, Mallory vive atemorizada por su tirano padre, Dixon Doss, un pastor fundamentalista. Para ayudarla, Rick alega que el padre padece una enajenación mental y lo encierran en un hospital psiquiátrico. Sin embargo, en poco tiempo consigue escapar y perseguirá a su hija, por lo que el abogado tiene que ayudarle. Como otros grandes cineastas (entre ellos Sydney Pollack y Francis Ford Coppola) el prestigioso realizador Robert Altman filmó en los años 90 un filme basado en un guión original del popularísimo escritor John Grisham, cuyos libros tienen en común que están protagonizados por jóvenes e intrépidos abogados. Altman saltó a la fama tras el éxito del filme M.A.S.H. en el año 1970, pero después desarrolló su carrera en el cine al margen del Hollywood con títulos como Nashville. A partir de principios de los 90, desarrollo una segunda edad de oro con el éxito de filmes como El juego de Hollywood, Vidas cruzadas o Prêt-à-Porter. Este es el trabajo más convencional del realizador, inscrito en el más puro estilo norteamericano. El reparto es absolutamente lujoso, e incluye nombres como el director y actor Kenneth Branagh (Henry V), Daryl Hannah (Blade Runner), Tom Berenger (Platoon, El sendero de la traición) y Robert Duvall, uno de los mejores actores de Hollywood, con títulos como El padrino.

5/10
U.S. Marshals

1998 | U.S. Marshals

Los marshals son un cuerpo policial federal creado por el Congreso norteamericano en 1789. ¿Su misión? Seguridad de los tribunales, protección de testigos, vigilancia del traslado de presos y... persecución de fugitivos. Uno de ellos es Sam Gerard, que en El fugitivo iba a la caza del doctor Richard Kimble, encarnado por Harrison Ford. La película, inspirada en la vieja serie televisiva, fue en su día una muy grata sorpresa. Ahora Stuart Baird (Decisión crítica) recupera al atractivo personaje de Gerard –que valió un Oscar a Tommy Lee Jones–, en otro caso de búsqueda de fugitivo. ¿Se habrá equivocado nuevamente de hombre? La película no deja un momento de respiro. Hay secuencias muy espectaculares como el accidente aéreo o el salto desde la azotea de un rascacielos. Además se juega mucho con las dudas sobre la inocencia del personaje de Wesley Snipes, ex agente secreto. Y se presenta eficazmente al equipo de colaboradores de Gerard.

6/10
Las piscinas de Hugo

1997 | Hugo Pool

Hugo es una joven propietaria de una compañía de piscinas con unos padres divorciados, cada uno con sus propias miserias. Un día conoce a un nuevo cliente, Floyd, un muchacho con una enfermedad terminal que le hace permanecer postrado en una silla de ruedas. Entre ambos surgirá una romántica relación. Comedia con romance incluido y algo melancólica llena de jóvenes rostros donde destaca Patrick Dempsey, perfecto en su papel de inválido, que se enamora de Alyssa Milano. La cinta está dirigida por Robert Downey Sr., quien dio a su hijo el papel de un estrambótico drogadicto. Por su parte, Sean Penn o Malcolm McDowell son otros de los personajes que se entrecruzan con los protagonistas.

4/10
Después de una noche

1997 | One Night Stand

Mike Figgis (Leaving las Vegas) dirige este film, que nos narra una serie de relaciones que surgen a lo largo de una noche, y cómo la vida de las personas puede cambiar en cualquier momento y en cualquier lugar. El escenario de todas las historias es la ciudad de Nueva York. Un gran reparto encabeza esta historia y hace así el film atractivo. Destacan Wesley Snipes, Nastassja Kinski, Kyle MacLachlan y Robert Downey Jr. La banda sonora del film corre a cargo de Mike Figgis, haciendo un estupendo trabajo.

4/10
Un chico para dos

1997 | Two Girls and a Guy

Lou y Carla son dos chicas que descubren sorprendidas que llevan tiempo compartiendo al mismo chico. Este es Blake, un joven actor quien lleva una doble vida y afirma querer a las dos por igual. Las chicas le exigirán explicaciones más razonables. James Toback dirige y escribe la película el cual afirmó que desde el principio tenía en la cabeza a Downey Jr. para el papel de Blake. La historia se sumerge en las relaciones afectivas de pareja, anteponiendo la lealtad y el respeto más allá de la simple atracción sexual. Junto al actor, las chicas que le dan la réplica son Heather Graham y Natasha Gregson Wagner.

4/10
Zona peligrosa

1996 | Danger Zone

Rick Morgan trabaja en una mina de mercurio de un pueblo africano. Cuando un líquido tóxico se derrama en el agua de la región y provoca la muerte de miles de personas, el gobierno y las autoridades se echan sobre él acusándole de ser el responsable. Los bidones contaminantes son en realidad propiedad de Jim Scott, un amigo de Rick que los introdujo en el país de una manera ilegal. Billy Zane y Robert Downey Jr., interpretan a Rick y Jim respectivamente en ésta cinta de acción con cierto regustillo a serie B. Dirige Allan Eastman (Stargate SG-1, Star Trek Voyager).

4/10
Ricardo III (1995)

1995 | Richard III

Adaptación de la obra de William Shakespeare, la originalidad consiste en trasladar la ambición desmedida de Ricardo III a una Inglaterra de los años 40 del siglo XX, convertida en un estado más o menos fascista. Ricardo irá eliminando a todo aquel que se interpone entre él y la corona.Estéticamente ambiciosa, con escenas bélicas modernas, esto no quita para que el film de Richard Loncraine -mejor director en el Festival de Berlín- suene a excesivamente artificioso. Él y Ian McKellen -éste también protagonista- firman el libreto que adapta la obra del bardo. Había cierto morbo por saber cómo habrían insertado en un contexto moderno la célebre frase "Mi reino por un caballo", y la verdad, 'canta' un poco el momento en que se pronuncia.

5/10
A casa por vacaciones

1995 | Home for the Holidays

Día de Acción de Gracias. Como tantos norteamericanos, Claudia (Holly Hunter) se dispone a cumplir con la rutina anual de reunirse con su familia; esta vez, con menos ganas que nunca: a la responsabilidad de educar sola a una hija adolescente, se une la reciente pérdida de su empleo. Tendrá que convivir junto a Henry (Charles Durning) y Adele (Anne Bancroft), unos padres, ya mayores, que la quieren mucho pero que la atosigan demasiado; Tommy (Robert Downey Jr.), el hermano homosexual, bromista empedernido, que viene acompañado de un amigo; y Joanne, la hermana responsable y algo amargada, casada y con dos hijos. La tía Glady, con sus rarezas, termina de dar un aire pintoresco al cuadro familiar. Jodie Foster escoge para su segunda película como directora una historia que dibuja las no siempre fáciles relaciones familiares. Usando el personaje de Claudia como hilo conductor, mezcla los aspectos dramáticos con los propios de la comedia. El propósito: mostrar en tono positivo y esperanzado que nadie es perfecto, que en la vida familiar se presentan discusiones y diferencias, y hasta posibles entrometimientos, que a todos cuesta expresar con claridad los propios sentimientos. Esta última cuestión, la de comunicarse, está muy presente en los filmes de Foster como directora (El pequeño Tate) y como actriz (Nell, El silencio de los corderos...). Ella misma ha reconocido que le atraen «las situaciones donde no hay comunicación, donde ese instinto falla». En cualquier caso, las excentricidades y conductas inmorales de los personajes se salvan —a veces con cierto permisivismo— por el cariño con que la directora los mira. Hay un reconocimiento tácito de que esas dificultades son, al fin y al cabo, la vida misma, y que no hay que darles más importancia de la que tienen; también el tiempo se presenta como medicina capaz de desdibujar los malos tragos para dejar presentes, en cambio, los recuerdos entrañables del pasado. Aunque con un personaje principal, la película tiene un carácter coral, con un reparto envidiable, en el que resulta difícil destacar a alguien por encima del resto. Foster, con bastante acierto, decide permanecer detrás de la cámara, concentrándose en narrar la historia y dejando hacer a los actores dentro de unas pautas bien precisas. Así consigue un relato ágil, bien estructurado y planificado, pero a la vez insuflado de cierto aire de espontaneidad. Sin duda que el espectador se reconocerá a sí mismo y a sus parientes en algunas de las situaciones que presenta el film.

6/10
Restauración

1995 | Restoration

El período de la Restauración comenzó en Inglaterra en 1660. Después de unos cuantos años de austero dominio del puritanismo, la nación entró en una nueva época dominada por el espíritu de la Ilustración. Así comenzó una época de avances científicos, artísticos, y de grandes descumbrimientos. En ese ambiente, Robert Merivel (Robert Downey Jr.) es un destacado estudiante de medicina, llamado por el rey Carlos II para formar parte de su corte. Rodeado del libertinaje que impera en el palacio, Merivel se dejará llevar, abandonándose a sus más bajas pasiones. Sólo despertará a la realidad cuando es expulsado por el rey y, despojado de sus tierras, casas y títulos.  Lo mejor de la película es la grandiosa reconstrucción del período histórico que muestra. El vestuario, el maquillaje y la ambientación son fabulosos. Está basada en la novela homónima de Rose Tremain. Una monumental película histórica, que nos introduce en una sugerente época. Excelentes interpretaciones del protagonista Robert Downey Jr., de Meg Ryan y de Hugh Grant.

5/10
Hail Caesar

1994 | Hail Caesar

Caesar es un joven con aspiraciones de rockero que toca en una banda en sus ratos libres. Trabaja en una fábrica de lapiceros y está enamorado de Buffer, la guapa hija de su jefe. Para conseguirla, el padre de la chica le apuesta que si en seis meses consigue hacer prosperar el negocio económicamente, Caesar podrá conquistar a Buffer, de lo contrario, no la verá jamás. Primera experiencia como director del intérprete Anthony Michael Hall. El resultado es una alocada comedia bastante tontaina protagonizada por una panda de descerebrados. Robert Downey Jr. aparece entre el reparto y Samuel L. Jackson también se dejó engañar para este proyecto.

3/10
Sólo tú

1994 | Only You

Faith Corvath ha sido desde pequeña una chica romántica. Así, cuando tenía once años, en una sesión de espiritismo, le fue revelado el nombre del amor de su vida: "Damon Bradley". Desde entonces, no ha dejado transcurrir un día sin pensar en ese nombre. Ha pasado el tiempo y ahora Faith está a punto de casarse. Los problemas comienzan cuando le llama un antiguo amigo de su novio para darles la enhorabuena; su nombre resulta ser Damon Bradley. Ella, vencida por la curiosidad, no duda en coger un avión e ir a conocerlo personalmente, días antes de su boda. Divertida comedia, sentimental y romántica, que funciona muy bien, gracias a un guión muy bien construido, que recoge divertidas situaciones. El film no cae nunca en la cursilería y se hace muy simpático. A ello contribuye la pareja protagonista, una radiante Marisa Tomei y Robert Downey Jr.

6/10
Asesinos natos

1994 | Natural Born Killers

Una pareja de psicópatas, disfruta de lo lindo con la violencia brutal, verdadera adicción. Oliver Stone adapta con el filtro de sus propios demonios interiores un argumento de Quentin Tarantino. Mickey y Mallory son un matrimonio muy enamorado, pero que disfrutan haciendo daño a sus semejante por la ruta 666. Los medios de comunicación, de modo irresponsable, glorifican sus actos hasta convertirlos en una especie de héroes. A Stone se le criticó si no había logrado los mismos efectos con su film, visualmente muy llamativo.

5/10
Corazones y almas

1993 | Heart and Souls

¿A quién no le gustaría tener una segunda oportunidad? Pues precisamente eso es con lo que pueden contar las cuatro personas que viajan en un autobús de San Francisco en 1959: Harrison, un cantante de ópera que paradójicamente tiene pánico a actuar en público; Penny, una madre soltera que trabaja por las noches para poder mantener a sus hijos; Milo, un ratero de tres al cuarto; y Julia, una joven que se encuentra en la peliaguda situación de tener que elegir entre el matrimonio y la independencia que otorga la soltería. Pero sólo cuando el autobús sufre un accidente y ellos fallecen en él, estas cuatro personas podrán contar con otra oportunidad. Para ello necesitarán la ayuda de Thomas, el único ser mortal que puede hablar y ver a estas almas errantes. Sólo él tiene la llave que abre sus esperanzas. Comedia encuadrada en el difícil territorio de lo sobrenatural, que consigue hacer reír, entretener e incluso invita a la reflexión. Original y divertida.

4/10
Vidas cruzadas

1993 | Short Cuts

Basada en ocho historias y un poema de Raymond Carver, nos cuenta la historia de diferentes hombres y mujeres que tratan de incoporarse y adaptarse al mundo laboral. Se trata de un auténtico mosaico de diversas historias entrelazadas que dan lugar a diferentes argumentos, en algunos predomina el humor, en otros el romance e incluso el terror. Robert Altman (Prêt-à-Porter, El juego de Hollywood) dirige este film que fue galardonado con el Leon de Oro en la Mostra Internacional Cinematográfica de Venecia y que obtuvo la nominacion al Oscar en la categoría de mejor director. Destaca un elaborado montaje, a la hora de mezclar y entrelazar las diferentes historias, y un extraordinario y largo reparto de lujo: Andie MacDowell, Bruce Davison, Julianne Moore, Tim Robbins, Jack Lemmon, son algunas de las estrellas de este original film.

8/10
Chaplin

1992 | Chaplin

Richard Attenborough (Gandhi, Grita libertad) dirige esta película sobre la vida del más genial cómico que haya dado el Séptimo Arte. El film elabora el retrato del hombre que se oculta tras el personaje. Así, somos testigos de sus comienzos, de la llegada de la fama, del éxito profesional, de sus fracasos matrimoniales... en definitiva, de las luces y sombras, que acompañan a todos los personas que han hecho historia. El reto de interpretar a Chaplin fue asumido por Robert Downey Jr., quien salió airoso del mismo, hasta el punto de que obtuvo una nominación al Oscar por su papel. Le acompañan en el reparto Dan Aykroyd, Kevin Kline, Anthony Hopkins y Milla Jovovich (El quinto Elemento, Juana de Arco). Attenborough imprime al film un correcto tono académico, en el que sobresale una excelente fotografía y una gran banda sonora. Pero en especial hay que destacar la recreación de diversos gags, que constituyen un auténtico homenaje al cine mudo.

6/10
Escándalo en el plató (Queridísimos enemigos)

1991 | Soapdish

Celeste Talberg es la protagonista de un famoso culebrón televisivo, llamado El sol también se pone. Lleva más de 20 años emitiéndose, y llega a millones de hogares, donde contagia a los espectadores con las intrigas y las emociones de sus personajes. Pero la vida en el interior del plató no es la que muestran las cámaras. Celeste se ha convertido en una estrella consagrada gracias a la serie, y no quiere dejar su puesto por nada del mundo. El problema surge cuando una nueva actriz pretende arrebatarle su papel. Una divertida comedia sobre los entresijos de la televisión y las relaciones humanas cuando los actores y actrices dejan de interpretar. Aunque trata el tema con más frivolidad que profundidad, es adecuada para pasar un buen rato.

4/10
Dos parejas desparejadas

1990 | Too Much Sun

Cuando muere un tipo millonario, sus dos hijos se las prometen felices para disfrutar de la herencia. Pero hay un avaricioso sacerdote que también ambiciona la fortuna. Y el difunto ha puesto una condición para que sean herederos sus hijos: deben engendrar un retoño en menos de un año, algo que no desean ya que uno es gay y la otra lesbiana. Disparatada comedia de Robert Downey Sr., de muy escaso interés. El hijo debía querer mucho a papá para prestarse a aparecer en tal engendro, aunque es cierto que por entonces aún estaba labrándose su carrera actoral.

2/10
Air America

1990 | Air America

A través de una línea aérea conocida como Air America, la CIA financia operaciones bélicas en el sudeste asiático. Para ello usa el dinero incautado a los señores de la droga. El film de Roger Spottiswoode utiliza estos datos, recogidos en un libro de Christopher Robbins, para orquestar una película de acción con abundante parafernalia de efectos especiales, espolvoreada con humor negro. Protagonizan Mel Gibson y Robert Downey Jr. la movidita trama.

4/10
El cielo se equivocó

1989 | Chances Are

Divertida comedia de enredo, de poderosos halos románticos y sobrenaturales. Alex Finch (Robert Downey Jr.) es un joven universitario que vive preocupado por el futuro de su vida y de su carrera. Un buen día descubre, para su asombro, que él es la reencarnación de un tal Louie Jeffries y de que, por tanto, Corinne Jeffries (Cybill Shepherd) es su mujer. Sin embargo, el bueno de Alex se siente mucho más atraído por la hija de Corinne, es decir, su propia hija, interpretada con maravillosa soltura por una estupenda Mary Stuart Masterson (Tomates verdes fritos, Mil ramos de rosas). Todo se complica aún más cuando aparece en escena Philip Train, un apuesto caballero que desde hace años está enamorado en secreto de Corinne. Cuatro grandisimos actores se dan cita en esta fantástica comedia que parece haber salido de las manos de Cukor. Hará las delicias de los amantes del género.

5/10
Solo ante la ley

1989 | True Believer

Un abogado antaño defensor de causas relacionadas con los derechos civiles se ha reconvertido en picapleitos que lleva casos de narcotraficantes y demás gente de mal vivir. Pero cuando un recién licenciado se pone en contacto con él, se reavivan los ideales de antaño. Hasta el punto de que ambos se ocupan de defender a un joven coreano encerrado hace años en prisión por un crimen que dice no haber cometido. Entretenido thriller judicial, con la clásica pareja complementaria de "perro viejo" y "novato con sangre fresca", bien encarnada por James Woods y Robert Downey Jr. Dirige Joseph Ruben, especialista en intrigas como Durmiendo con su enemigo o El buen hijo.

5/10
Labios de alquiler

1988 | Rented Lips

Un cineasta ha pasado los últimos quince años de su vida filmando un documental sobre el aluminio, trabajo que no es el sueño de su vida. Ahora parece que ha cambiado su suerte, pues va a poder hacer el film que siempre quiso, un documental sobre las granjas indias. Sólo hay una pega: debe simultanear ese rodaje con el de una película porno. Comedia zafieta de Robert Downey Sr., donde tiene presencia su hijo, Robert Downey Jr., que daba sus primeros pasos en la pantalla. Todo está hecho para la gloria –escasa, no nos engañemos– del protagonista, guionista y productor Martin Mull.

2/10
Johnny Superstar

1988 | Johnny Be Good

Comedieta de adolescentes (y no tan adolescentes) con poca gracia. Johnny es un universitario con suerte, pues las agencias de la liga de fútbol americano se lo están rifando. Johnny es un crack en este deporte y nadie quiere perdérselo. Su vida dará un vuelco: la noche y la diversión serán la constante diaria, junto con el alcohol y las chicas. La película apenas tiene interés. Entre el reparto destacan Robert Downey Jr. (América) y una pizpireta Uma Thurman (Pulp Fiction), que hacía su primer trabajo en la pantalla.

2/10
1969

1988 | 1969

Ralph y Scott, dos amigos recién salidos del instituto, se plantean su futuro. Aunque ingresan en la universidad, se meten en líos. Por otra parte, la guerra de Vietnam esta allí, y ni uno ni otro desean ser reclutados. Lo que en el caso de Scott, le aleja de su padre y su hermano, que sí participa en la causa bélica. Aunque el dibujo de las protestas contra la intervención en Vietnam y de la indolencia estudiantil tiene su interés, lo que sobresale es este film algo cansino son varios actores, entonces desconocidos (Robert Downey Jr., Kiefer Sutherland, Bruce Dern, Winona Ryder), pero destinados a brillar en el firmamento de Hollywood; eso sí, con sus baches.

4/10
El cazachicas

1987 | The Pick-up Artist

Un ligón empedernido, acostumbrado a que las mujeres caigan a sus pies, podría empezar a sentar la cabeza. Pues ha descubierto a una chica que le hace tilín de verdad. El único problema es que se trata de la hija de un gángster. Comedia romántica a la que falta un poquillo de ingenio, lo que acaba pesando. Destaca la química entre Molly Ringwald y Robert Downey Jr.

3/10
Golpe al sueño americano

1987 | Less Than Zero

Radiografía de la decadencia de la juventud americana protagonizada por un casi primerizo Robert Downey Jr. El actor interpreta a Julian, un joven que vive en Beverly Hills y que lo tiene todo: dinero, encanto, físico, etc. Sin embargo, el vacío de su vida se hace cada vez más grande, acrecentado por su adicción a las drogas. Su mejor amigo y la novia de éste intentarán enderezar a Julian, pero la vida de éste puede arrastrarle con ellos. La historia es cruda, con tintes criminales, y se basa en una novela del escritor policiaco Bret Easton Ellis. Dirige el inglés Marek Kanievska (Donde esté el dinero) y entre el reparto se puede encontrar también al 'rarito' James Spader.

4/10
Regreso a la escuela

1986 | Back to School

Divertida comedia protagonizada por un excéntrico millonario, propietario de una célebre cadena de tiendas. Tras los numerosos fracasos de su hijo en la universidad, el tipo decide hacer algo al respecto, y nada mejor que darle ejemplo. En fin, que ni corto ni perezoso se matricula en el mismo centro que su Jason. Pero las cosas no le saldrán como había previsto. Dirige el especialista en comedias juveniles Alan Metter, y entre el apañado reparto se puede ver a un jovencito Robert Downey Jr. en uno de sus primeros papeles importantes en la pantalla grande.

4/10
América (1986)

1986 | America

Extraña comedia con un planteamiento inicial un tanto surrealista, y que es una crítica en toda regla al mundo de las noticias periodísticas. En una cadena de televisión por cable empiezan a recibir una señal de... ¡la luna! Como es de suponer, la curiosa emisión empieza a ser emitida en todo el planeta. Dirige la sátira el actor, guionista y director Robert Downey Sr. (Dos parejas desparejadas), padre del díscolo Robert Downey Jr., que aquí hizo uno de sus primeros papeles relevantes.

3/10
La mujer explosiva

1985 | Weird Science

Gary y Wyatt son dos buenos amigos que descubren la manera de crear por ordenador a la mujer perfecta. Son adolescentes y tienen las hormonas disparadas, así que no lo dudan a la hora de poner en marcha su peculiar versión de Frankenstein. Nueve años después, esta película tuvo una versión en serie televisiva que protagonizaron Michael Manasseri, John Mallory Asher y Vanessa Angel.

4/10
Un extraño en casa

1984 | Firstborn

Alan y Wendy son un matrimonio con dos hijos que decide separarse amistosamente. Poco tiempo después ella comienza a verse con un hombre llamado Sam. Para Wendy, su nuevo compañero significa que ha rehecho su vida pero este individuo no hace buenas migas con sus hijos, que pronto comienzan a sospechar de él. Michael Apted dirige este intenso drama familiar, que cuenta entre el reparto con Peter Weller (RoboCop), Teri Garr (Tootsie), y con los jóvenes rostros de unos pizpiretos Sarah Jessica Parker y Robert Downey Jr..

5/10

Últimos tráilers y vídeos