IMG-LOGO
In memoriam

Hizo películas míticas como "Retorno al pasado" y "La escalera de caracol"

Muere a los 97 años la pelirroja y legendaria actriz Rhonda Fleming

Su nombre evoca un tiempo legendario de cine clásico, de historias inolvidables y sueños imposibles, de estrellas rutilantes y de rostros perfectos hasta la exageración. La actriz ha fallecido a la avanzada edad de 97 años.

Muere a los 97 años la pelirroja y legendaria actriz Rhonda Fleming

 

Quizá Rhonda Fleming no sea recordada como una de las mejores actrices de la historia, pero sin duda tuvo su momento y desde luego hizo películas para el recuerdo. Por si eso fuera poco, su señas de identidad eran muy difíciles de olvidar, con ese cabello en cascada, rojo purasangre, tan terso y ondulado, rostro redondo de sonrisa franca, amplia y esa mirada tan clara, tan azul. Era el rostro ideal para interpretar a mujeres dulces, simpáticas, sociables, amantes y heroínas de aventuras y westerns, aunque también supo más de una vez encarnar a pelirrojas sibilinas y difíciles de manejar.

Nacida con el nombre de Marylin Louis, la actriz nació en el mismísimo Hollywood, California, el 10 de agosto de 1923. Era hija de una modelo y actriz procedente de Nueva York y estudió en Beverly Hills. Parecía claro que lo suyo iba ser la interpretación y así fue. Aunque debutó a los 20 años con un pequeño papel de bailarina en el western de John Wayne En el viejo Oklahoma, su primer papel acreditado lo obtuvo dos años después en Recuerda, la fantástica película de Alfred Hitchcock protagonizada por Gregory Peck e Ingrid Bergman. Le siguió La escalera de caracol, magistral film de cine negro dirigido por Robert Siodmak.

Leer más: los 100 mejores thrillers de la historia del cine

Su rostro blanco y sus ojos claros brillaban con gran intensidad en ese tipo de películas donde el tratamiento fotográfico es tan espacial. Lo mismo sucedió en la obra maestra de Jacques Tourneur Retorno al pasado, en donde Rhonda interpretaba a la dulce novia de un Robert Mitchum atormentado que podía escapar de su pasado. Hizo luego sus pinitos en las películas de aventuras, como en Adventure Island o la más conocida Un yanqui en la corte del rey Arturo, junto a Bing Crosby.

Pero sus tempranos éxitos profesionales no iban parejos a la felicidad en su vida personal. En 1948 se divorció de su primer marido, con quien tuvo su único hijo (el actor Kent Lane), y se volvió a casar en 1953, pero su matrimonio volvió a romperse. Aún le llegarían otros dos matrimonios y otros sendos divorcios antes de casarse por quinta vez en 1978 con el productor Ted Mann, y, esta vez sí, vivir felizmente hasta la muerte de su cónyuge en 2001; su sexto matrimonio, en 2003, con Darol Wayne Carlson, también terminó con el fallecimiento del esposo, en 2017.

La década de los 50 le trajo mucho trabajo y el momento de mayor esplendor en su carrera. Aunque su filmografía es irregular en aquellos años, rodó también filmes bastante consistentes, casi todos en los géneros del western y de la aventura, aunque con algunas felices apariciones en thrillers de cine negro, como en la estupendas Cry Danger (1952), Mientras Nueva York duerme (1956), del gran Fritz Lang o Ligeramente escarlata, según la novela de James M. Cain.

En 1951 coincidió con Ronald Reagan en la primera de las cuatro películas que rodó con él: el western El último destacamento (1951), las aventuras de Hong Kong (1952), el thriller Tropic Zone (1953) y otro film del oeste, El jugador (1955). Por aquellos aquellos años, el género de aventuras estuvo representado por The Golden Hawk (1952), con Sterling Hayden, Serpent of the Nile (1953) o Jívaro (1955), entre otras películas de menor categoría.

Pero en el Hollywood de aquel tiempo las estrellas agonizaban increíblemente temprano. Y por desgracia eso le fue sucediendo poco a poco a Rhonda Fleming. Aún tuvo tiempo sin embargo de rodar algunas películas muy significativas, tales como la mítica Duelo de titanes (1957), de John Sturges, o el drama Después de la oscuridad (1958). Por llamativo que parezca, a partir de 1960 –¡cuando la actriz tenía tan sólo 37 años!– ya prácticamente sólo intervino en diversos episodios de series de televisión, como en Caravana (serie), y en algún ocasional telefilm.

Leer más: las mejores series de Netflix

Pero eso no significa que la actriz no aprovechara el tiempo. Es miembro de varias organizaciones educativas medioambientales, culturales y sanitarias. En especial, en 1991 puso en marcha junto a su marido Ted la Rhonda Fleming Mann Clinic for Women’s Comprehensive Care, en Los Ángeles, dedicada al cuidado ginecológico de las mujeres y al año siguiente dio comienzo otro centro con su nombre dedicado al tratamiento del cáncer femenino.

Recuerda que puedes leer más historias de cine en Decine21.com.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers y vídeos