La reconstrucción - Película - decine21
IMG-LOGO
La reconstrucción
5 /10 decine21

La reconstrucción

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

La reconstrucción

Eduardo es un obsesivo y eficiente trabajador de la industria del petróleo, desconectado de cualquier tipo de emoción. Parece haber archivado su historia en uno de los cuartos de la casa que habita en Río Grande. Su solitaria rutina se ve alterada cuando es convocado a trasladarse hasta Ushuaia por unos pocos días. El viaje y el reencuentro con un viejo amigo y su familia lo ponen a prueba, y hacen que algo en él se ponga en movimiento permitiéndole reconstruir su pasado, su presente y quizá su futuro.

5 /10 decine21

Crítica

Tristeza en el fin del mundo

Tristeza en el fin del mundo

Eduardo vive en Ushuaia, una ciudad situada Tierra del Fuego, la zona más recóndita y extrema de la Patagonia argentina. Es un hombre muy triste, con una depresión descomunal causada por una gran pena del pasado. Apenas se relaciona, no se cuida, no habla con nadie y tiene reacciones agresivas cuando ve agredido su espacio. Dejará por unos días su trabajo en una planta petrolífera y acudirá a visitar a su amigo Mario (casado con Andrea y con dos hijas adolescentes), que le ha pedido un favor: hacerse cargo de una pequeña tienda, mientras él pasa unos días en el hospital para un rutinario chequeo.

El director argentino Juan Taratuto vuelve a contar con el actor Diego Peretti, con quien ya trabajó en No sos vos, soy yo y ¿Quién dice que es fácil?, para protagonizar este sólido drama sobre la “reconstrucción” de la vida cuando todo se ha derrumbado alrededor. Por primera vez se aleja Taratuto, autor también del guión, del género de la comedia y entrega una historia llena de pesadumbre, muy sentida, con un personaje que se arrastra como un muerto viviente, un ser lastimoso cuya tristeza le hace además estar peleado con el mundo. Sólo cuando empiece a ver y asumir las necesidades y el dolor de los demás será cuando Eduardo empiece poco a poco a emerger de su esclavitud emocional, a salir de sí y poder afrontar el futuro con su propia pena a cuestas.

La puesta en escena realista de La reconstrucción funciona bien y la propia hostilidad del clima del lugar –frío, nieve– ofrecen un denso acompañamiento a la situación interior de los personajes. Por otra parte, hay premiosidad, silencios y verosimilitud en los diálogos, a veces incompletos y poco claros, nunca impostados. Esa sobriedad es compatible con momentos muy emotivos, gestos sencillos de una fuerza descomunal. Un simple abrazo puede liberar el alma. Sin embargo, también es verdad que la tristeza que inunda la historia no ayuda a componer un film atractivo y su visión humana –material– de la vida y la muerte ofrece poco espacio para la paz. Los actores están muy bien, especialmente Diego Peretti, un tipo que encarna como pocos la angustia vital.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.