IMG-LOGO
Zona friki

10 películas con títulos engañosos

Hace muchos años que evito ver los tráilers de las películas, para que no me las revienten.

Y por supuesto no leo a los otros críticos de cine, porque muchos de ellos cuentan demasiado. De ahí que sólo me guío a la hora de entrar en el cine por los títulos. Pero a veces me han timado; uno paga creyendo que va a ver una peli y luego resulta que has sido engañado. Podían llamarse todas como Serpientes en el avión o Cowboys & Aliens, que ofrecen justo lo que prometen, pero por desgracia no es así. En Monster’s Ball ningún monstruo juega a la pelota, así que pedí que me devolvieran el dinero, mientras que Ralph Fiennes no se dedica a las plantas en El jardinero fiel, ni sale borrego mudo ninguno en El silencio de los corderos, ni en Los demonios de la noche aparecen criaturas infernales. Y quien puso aquello de Krakatoa. Al este de Java ignoraba que este volcán está situado al Oeste de aquella isla.

 

He seleccionado 10 películas con títulos engañosos, con las que me he sentido tan estafado que casi pongo una denuncia en el juzgado de guardia.

Gorgo y Superman se citan en Tokio1. Gorgo y Superman se citan en Tokio. Delirante film nipón de monstruos gigantes que me desilusionó de niño, pues no salía Gorgo, sino que el film británico titulado así había tenido tanto éxito que aquí rebautizaron así a Godzilla, por la pantalla tampoco aparecía Superman, sino un robot cutre que por lo visto habían denominado así. Y para colmo de males… ¡ni siquiera llegaban a ir a Tokio!

2. ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú. ¡Que me lo expliquen! Esta terrible traducción del título original, Dr. Strangelove 0r: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb tiene delito, pues ocurre como con el título anterior, promete lo que no se le va a dar el espectador. Me encanta el film dirigido por Stanley Kubrick, pero ni aparece ningún teléfono rojo, ni nadie vuela hacia Moscú.

phantasma 23. Phantasma II. Acudí a ver este título en un antiguo cine de sesión doble convencido de que se trataba de una secuela del film dirigido por Don Coscarelli. Pero resultó ser una versión cinematográfica convenientemente recortada de El misterio de Salem's Lot, la serie de vampiros dirigida por Tobe Hooper, que adapta la novela de Stephen King. Jamás he conseguido establecer una conexión entre ambos títulos, como no sea que ambos pertenecen al género fantaterrorífico.

4. Million Dollar Baby. Por esa denominación esperaba una comedia tipo El peque se va de marcha, protagonizada por un bebé cuyos padres mueran en un accidente de avión, así que tendría gracia saber en qué iba a gastarse el protagonista una fortuna, quizás en sonajeros de oro y chupetes de diamantes. Pero va de un entrenador de boxeo cuya pupila se queda en coma. ¡Una historia durísima para la que el título no nos preparó!

5. La historia interminable. Vaya timo, porque resulta que… ¡se acaba! A los 102 minutos. Lo peor, que para entonces no había alcanzado ni la mitad del libro, por lo que se obviaba la segunda parte, la que más me había gustado. Además, se habían hecho cambios ridículos con respecto a la novela de Michael Ende, no me extraña que el alemán despotricara contra esta infame adaptación.

6. Misión imposible: Que me devuelvan el dinero que he gastado en entradas para ver las seis partes estrenadas hasta el momento en el cine. Ninguna de las misiones resultaba ser realmente imposible, porque… ¡Tom Cruise las ha resuelto todas!

7. 88 minutos. El título hace referencia a cuánto le queda de vida a Jack Gramm (Al Pacino), forense del FBI que recibe la llamada de un psicópata que le asegura que morirá después de ese tiempo. Se supone que el film está rodado a tiempo real, estilo 24, pero luego resulta que dura… 108. Y por aburrimiento se te hacen eterno, nadie diría que no se extiende a lo largo de cuatro o cinco horas por lo menos.

Quien teme a Virginia Woolf8. ¿Quién teme a Virginia Woolf? Sí, amigos, cuando la vi estaba convencido de que se trataba de una peli de terror, donde la famosa escritora de “Las olas” se volvía loca y se ponía a matar gente tirándole sus libros a la cabeza, no la adaptación de una obra de teatro en la que Elizabeth Taylor y Richard Burton estén discutiendo todo el rato. Confieso que además lo de Virginia Woolf me sonaba de peque a algún tipo de mujer lobo.

9. El Llanero Solitario. Ni "llanero" ni "solitario". Creo que el adjetivo “solitario” se me podía aplicar a mí, pues estaba solo en el cine. Pero el Llanero en cuestión, interpretado por Armie Hammer, no permaneció solo ni un segundo de metraje, siempre estaba acompañado por Toro, el indio al que daba vida Johnny Depp. Y ni siquiera quedaba claro si vivía en un llano como parecía indicar su denominación.

10. La dama de hierro. Tras el estreno en 2008 de Iron Man, estoy seguro de que más de uno pagó la entrada de este film pensando que se trataba de la versión femenina, como quien acude a ver Supergirl tras el éxito de Superman. Pero no salían superhéroes, sino Meryl Streep interpretando a… ¡Margaret Thatcher!

Bonus track. 11. Viernes 13: Capítulo final. Cuando le pusieron este título a la cuarta parte de la saga del asesino Jason Vorhees, de 1984, quizás iban en serio, pues no se imaginaban que todavía iba a dar tanta pasta, que habría que seguir estirando el chicle. Así que al año siguiente llegó a los cines: Viernes 13, parte V: un nuevo comienzo. Que se use esta fórmula en el cine de terror equivale a que un político declare que no va a subir los impuestos… ¡prepárate a apoquinar porque miente! De ahí casos como Pesadilla final: la muerte de Freddy, o El último exorcismo, a la que pronto siguió… ¡El último exorcismo 2! ¿Pero no era el último?

Lo último del mundo del cine