IMG-LOGO

Biografía

Bruce Spence

Bruce Spence

75 años

Bruce Spence

Nació el 17 de Septiembre de 1945 en Auckland, Australia
Filmografía
Dioses de Egipto

2016 | Gods of Egypt

El dios Horus se prepara para la ceremonia en la que sucederá a su padre, Ra, como rey de Egipto. Pero antes, su malévolo tío Seth frustra sus pretensiones, pues usurpa el trono tras asesinar a su hermano Ra, mientras que a Horus le arranca los ojos y le condena al exilio. El caído en desgracia recibirá la ayuda de un mortal, Bek, que espera a cambio que pueda resucitar a Zaya, su amada. Dirigió El cuervo, que obtuvo una enorme repercusión, publicitada por la trágica muerte en pleno rodaje de Brandon Lee, pero después ni Dark City, ni Yo, robot, ni mucho menos Señales del futuro alcanzaron el éxito que se esperaba. Esto ha dejado al realizador Alex Proyas fuera de juego durante bastante tiempo. Siete años después de su último trabajo, regresa con una superproducción que de nuevo se ha estrellado en taquillas. Además, el film ha levantado cierta polémica, por su reparto mayoritariamente blanco, y ha obtenido en general unas críticas pésimas. Se le puede achacar su ingenuidad argumental, algunos giros delirantes, la poca originalidad, su abuso de los decorados y personajes digitales, y unos diseños que tienen un aire pasado de rosca. Y sobre todo que fracase la mayor parte del reparto, quizás porque la mayoría de los actores de primera fila que lo componen no dan con el tono, pretenden tomarse en serio lo indefendible. Ocurre con el joven Brenton Thwaites (Bek), Nikolaj Coster-Waldau (Horus), el actor fetiche del realizador, Rufus Sewell (sicario de Seth), y sobre todo con un Geoffrey Rush que provoca vergüenza ajena, con una caracterización barata como el dios Ra. Sólo consigue resultar eficaz en todo caso Gerard Butler, en un registro desenfadado como el villano Seth. Sin embargo, se agradece que a ratos se tome con humor sus propias carencias y excesos, y que recupere el tono del péplum y de filmes como Furia de Titanes, esta vez con dioses egipcios, como su título indica. Si no se tienen grandes expectativas funciona como entretenimiento ligero para toda la familia. Y por mucho que no sea una obra maestra, su narrativa tradicional logra mejores resultados que el caos argumental de otros títulos que se estrenan más o menos al mismo tiempo, como Warcraft. El origen y Ninja Turtles, que sin embargo no han sido tan vapuleados por los especialistas.

5/10
Backtrack

2015 | Backtrack

El mundo del psiquiatra Peter Bower y de su mujer se ha derrumbado por completo tras la muerte accidental de su hija Evie. Ella anda empastillada todo el día, dormitando, él acude metódicamente a su consulta para atender a sus pacientes. Entre ellos aparece un día una preadolescente llamada Elizabeth Valentine, que se comporta de modo muy extraño. Las visitas de Elizabeth se repetirán y cada vez sus apariciones son más fantasmales, de modo que el propio Bower se preguntará si está perdiendo la razón. Correcto thriller sobrenatural que aúna elementos fantasmagóricos, intriga y un punto terrorífico. Las historias que incluyen espectros que perturban la existencia de los vivos se cuentan por decenas y las variantes narrativas son numerosas, por lo que se agradece el esfuerzo del director y guionista australiano Michael Petroni (El rito) al entregar un relato que intenta evitar clichés y escenas gratuitas que primen el efectismo sobre un coherente desarrollo narrativo. Así, Petroni sabe dar un buen giro de tuerca a la historia, ofreciendo nuevas perspectivas –más cerca del thriller policiaco– hacia la mitad de la cinta, cuando se traen al presente ciertos hechos del pasado, a la vez que introduce nuevos personajes bien caracterizados, cuya presencia interesa. Por el contrario, es cierto, que Petroni se pliega varias veces a los típicos sustitos agotadores de este tipo de películas, un poquito de sonido por aquí, un chillido imprevisto por allá, una aparición espectral por acullá, que no enriquecen el argumento. Para meter en ambiente al espectador, Petroni ha elegido una atmósfera inquietante, con perpetuos días lluviosos, nublados, incómodos, y personajes aislados que parecen no mantener relaciones con sus semejantes. Se logra así entender el desolado estado de ánimo del protagonista, un sufriente Adrien Brody, que logra un papel bastante convincente, jugando con la ambigüedad a la hora de encarnar sus traumas y su confuso equilibrio mental.

5/10
Las crónicas de Narnia: La travesía del Viajero del Alba

2010 | The Chronicles of Narnia: The Voyage of the Dawn Treader

Continúa la Segunda Guerra Mundial, y Edmund Pevensie querría alistarse para emplear todo su valor adquirido en Narnia. No será así, pues es menor de edad, pero a cambio volverá con su hermana Lucy a este fantástico lugar. Les acompaña su insoportable primo Eustace, típico sabihondo que no cree en cuentos de hadas. Su entrada en Narnia por el mar les hace reencontrase con Caspian, ahora rey. Y aunque en sus dominios reina la paz, ha emprendido una expedición a unas misteriosas islas donde antaño desaparecieron siete nobles caballeros. Tercera entrega de “Las Crónicas de Narnia” del escritor británico C.S. Lewis, tras Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario y Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian. Cambia el director –Michael Apted reemplaza a Andrew Adamson, que retiene un crédito como productor–, y también la compañía asociada a la productora Walden Media –Fox ha reemplazado a Disney, que irónicamente para una saga donde la fe es tan importante, no ha creído en su continuidad tras la acogida algo fría de Caspian frente a su predecesora–. El resultado, servido también en 3D, es más que notable, gracias a un impresionante dinamismo, una asombrosa serie de escenas de acción y brillantes efectos visuales que no desdibujan los trazos de una trama sólida, con personajes y conflictos interesantes. El combate entre el dragón y la serpiente de mar es espectacular, pero también está muy conseguida la escena de entrada en Narnia, francamente original, y muy fiel al libro en que se basa. De algún modo Edmund y Lucy asumen los papeles de sus hermanos Peter y Susan, ya demasiado mayores para viajar a Narnia –aunque una simpática ocurrencia de guión permite recuperarlos en un par de secuencias–, los chicos han crecido y son más maduros. Lo que no quita para que ellos y Caspian sufran tentaciones en sus puntos más flacos, los complejos que les atenazan. Mientras, el neófito Eustace ocuparía un poco el papel que Edmund desempeñaba en el primer film, pero además es un excelente contrapunto cómico, propicia los momentos más graciosos, aparte de la ‘hermosa amistad’ que desarrolla con el ratón Reepicheep. El guión de Christopher Markus, Stephen McFeely y Michael Petroni es muy fiel al espíritu cristiano de su fuente, Lewis, algo que se constata en el majestuoso león Aslan, que guía a los chicos por el camino del bien, y asegura que en el mundo real pueden encontrarle con otro nombre.

7/10
Australia

2008 | Australia

Una película “como las de antes”. De larguísima duración, con una trama “bigger than life”, “más grande que la vida”, en un marco histórico y paisajístico de proporciones épicas, y contenedora de la apasionada historia romántica de rigor. El australiano Baz Luhrmann aparca de momento las aproximaciones “modernillas” de su “Trilogía del telón rojo” (El amor está en el aire (1992), Romeo y Julieta, de William Shakespeare, Moulin Rouge) y aborda su film, un canto de amor a su país, con asumido clasicismo, y referentes de la talla de Lo que el viento se llevó, Memorias de África, Titanic y, en general, todo el cine de David Lean. Tales intenciones caen bien, se ganan la simpatía del espectador.Sarah Ashley, una aristócrata inglesa, acude a Australia a reunirse con su marido, que está negociando la venta de una explotación ganadera. Dama de fuerte carácter, pero a la que la vida ofrece pocos alicientes, deberá afrontar su inesperada viudez, y la aventura de transportar sus 1.500 reses a Darwin, para venderlas al ejército, necesitado de aprovisionamientos por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Le ayudará en la empresa Drover (el Arriero), tosco aunque magnífico profesional, con el que surgirá progresivamente la chispa del enamoramiento. El viaje ayuda a Sarah a descubrirse a sí misma gracias a la fuerza redentora del amor, dirigido no sólo a Drover sino al adolescente aborigen Nullah, y a los otros miembros de la expedición. No faltan sin embargo los obstáculos, sobre todo de parte de Fletcher, un antiguo capataz que trabaja a las órdenes de Carney, el rey del ganado. Esta primera parte del film funciona muy bien, como un western bien engrasado, con pinceladas melodramáticas y humorísticas: se perfilan los personajes -estupendos Nicole Kidman narrando torpemente un cuento, la antítesis de Isak Dinesen en Memorias de África, y Hugh Jackman dando puñetazos a diestro y siniestro-, hay escenas memorables como la de la estampida, se introduce la cuestión de los aborígenes, su espiritualidad y la llamada “generación robada”, el confinamiento de los mestizos en misiones religiosas por orden del estado. El remate de todo este tramo, el baile y la proyección en un cine de El mago de Oz -motivo recurrente para hablar de la añoranza del hogar y de los sueños que se hacen realidad- es perfecto. Luego, como suele ocurrir en estas películas-río, se cambia el paso. Y Luhrmann lo hace con excesiva brusquedad. Se dibujan entonces las discrepancias que surgen en la pareja protagonista en torno a cómo debería ser educado el huérfano Nullah, peripecia que discurre con el telón de fondo del poco conocido bombardeo japonés a Darwin, comparable al sufrido por los americanos en Pearl Harbor. Aunque de nuevo la grandiosidad de lo que vemos en pantalla resulta apabullante, se pierde algo en lógica narrativa y de evolución de los personajes. Hay un enfatismo excesivo en los momentos culminantes, cuando hay vidas en riesgo o se producen los felices reencuentros, ello a pesar del inteligente uso de la partitura musical de David Hirschfelder. Aunque logra un film notable y de éxito seguro, pesa demasiado a Luhrmann la autoconciencia de que está manejando algo muy grande, que debe transmitir emociones auténticas, lo que le dificulta que éstas surjan sin ser forzadas.

7/10
La venganza de los Sith

2005 | Star Wars: Episode III - Revenge of the Sith

En 1977, una siniestra presencia abrumaba a los cinéfilos desde la pantalla, acompañada del fuerte sonido de su respiración, en La guerra de las galaxias. Casi tres décadas después, por fin se desvela cómo alguien tan prometedor como Anakin Skywalker, cuya infancia y adolescencia se han contado en los episodios I y II, se transforma en el malvado Darth Vader. La acción comienza tres años después de las Guerras Clon, cuyo inicio se narró en El ataque de los clones. Resulta que un miembro del senado, el canciller Palpatine, ha sido aparentemente secuestrado por el Conde Dooku y el general Grievous, líderes del ejército de androides separatista que se enfrenta a los caballeros jedi. Pero Obi-Wan y su fiel discípulo Anakin acuden al rescate. Agradecido, Palpatine se hace amigo del joven Anakin, con quien mantiene profundas conversaciones sobre las supuestas ventajas del lado oscuro de la fuerza. Finalmente, Palpatine nombra a Anakin representante del senado galáctico en el Consejo de los Jedi. A éstos, Anakin no les ha contado que su adorada Padme Amidala, por quien haría cualquier cosa, está a punto de dar a luz. El joven jedi ignora que se ha convertido en una pieza fundamental en los planes de Palpatine, que ha puesto en marcha una conjura para acabar con la democracia galáctica. Un puente entre dos mundos, que ata los filmes originales con los nuevos, última pieza del rompecabezas galáctico que aunque no depara ninguna sorpresa, aclara por fin las dudas que han quedado en el aire hasta el momento. Si los dos episodios anteriores, aunque vistosos, decepcionaron a los apasionados de la saga, George Lucas recupera el equilibrio de la fuerza y se reconcilia finalmente con ellos en un episodio que restablece el nivel, ofrece grandes dosis de espectacularidad acompañada de un ritmo trepidante y ata con mayor o menor habilidad todos los cabos sueltos de las películas anteriores. Entre los numerosos hallazgos de esta entrega, destaca el vistoso arranque, con una batalla de naves que deja muy atrás a las de las películas clásicas por la complejidad de los modernos efectos especiales. El enfrentamiento entre Anakin y Grievous es una de las mejores secuencias de acción de la serie. Sin duda, la tensión dramática ha ido "in crescendo", y estamos ante el episodio más oscuro de la nueva trilogía, y el único de toda la serie calificado para mayores de 13 años en Estados Unidos. Como bien saben los seguidores, se trata de una tragedia que narra el triste destino final de Anakin. “Estamos ante la primera película verdaderamente adulta de toda la saga”, ha llegado a decir el productor Rick McCallum, que asegura que “todos los que han tenido la paciencia suficiente para llegar hasta aquí se darán cuenta de que ha valido la pena”. Pocas incorporaciones en el reparto, salvo en el caso de Keisha Castle-Hughes, en su breve interpretación de Apailana, la nueva reina de Naboo. Los ya conocidos, como Natalie Portman, Hayden Christensen, Ewan McGregor o Samuel L. Jackson cumplen, aunque el punto fuerte del film no son las grandes interpretaciones actorales ni los diálogos, sino las vistosas secuencias de acción y efectos especiales. Todos los planos cuentan con algún que otro retoque, y existen personajes creados digitalmente, como el citado general Grievous. De hecho, todo el rodaje con los actores concluyo en 53 días, pero hubo que esperar más de año y medio para que terminara la compleja postproducción, con el añadido de efectos.

7/10
Inspector Gadget 2

2003 | Inspector Gadget 2

Todo parece tranquilo en la ciudad de Riverton. Tanto, que el inspector Gadget se dedica a pacíficas tareas, como la de poner multas de tráfico. Hasta que el malvado Garra huye de la cárcel con el propósito de pergeñar “el crimen del siglo”. Gadget cree que se basta sólo para combatir al supervillano, pero se encuentra con la sorpresa de que la alcaldesa de Riverton ha incorporado una mujer robot al departamento de policía. Y los gadgets de la robot hacen parecer a nuestro inspector una antigualla. Película rodada directamente para el mercado del vídeo, a partir del popular personaje de de dibujos animados creado por Andy Heyward, Jean Chalopin y Bruno Bianchi. En esta ocasión French Stewart ha sustituido a Matthew Broderick en el papel del inspector. Lo mejor del film son los espectaculares efectos especiales, que hacen creíbles a los sofisticados policías robots.

3/10
Moby Dick (1998)

1998 | Moby Dick

El capitán Ahab ha enloquecido en su persecución de una poderosa ballena blanca llamada Moby Dick. En su demencia, Ahab arrastra a su tripulación a un viaje sin retorno, entre ellos al joven Ishmael, que ansioso de nuevas experiencias se enroló en la expedición. Basada en la obra de Herman Melville, una de las mejores novelas de aventuras que pueden leerse. Tensión y emoción hasta el final. El mítico Gregory Peck, que encarnó al obsesionado Ahab en la versión más famosa del clásico, cuenta aquí con un pequeño papel, el del padre Mapple. Además fue su último trabajo como actor. En su lugar, Patrick Stewart se esfuerza por no desmerecer.

5/10
Mad Max, más allá de la cúpula del trueno

1985 | Mad Max Beyond Thunderdome

Convertido ya en una celebridad, Mel Gibson culminó su trilogía futurista en espera de una cuarta parte que nunca acaba de concretarse. En esta ocasión Max llega a Negociudad, un lugar de trueque dominado por una Reina. Allí, es obligado a luchar a muerte con un guerrero llamado “El Maestro Golpeador”. Aunque gana la pelea, por no matar a su adversario, es abandonado en el desierto, siendo salvado por una tribu de niños que le creen un enviado por la providencia debido a una antigua leyenda. Max les liderará hacia un lugar mejor no sin antes culminar su venganza contra la Reina. La ironía se apodera de casi todo el film, rompiendo así el tono de violencia extrema de los dos anteriores títulos y desanimando a los seguidores de la serie. De hecho, hay dos gags extraídos directamente de las películas de Indiana Jones y un final simbólico similar al de El planeta de los simios sustituyendo la Estatua de la Libertad por San Francisco.

5/10
Mad Max 2, el guerrero de la carretera

1981 | Mad Max 2: The Road Warrior

Inevitable secuela tras el éxito del original de 1979. De nuevo la acción nos traslada al futuro, donde sólo sobreviven los más fuertes, entre ellos “el loco” Max, ahora convertido en un solitario que vaga por desérticas carreteras sin ninguna esperanza. Esta vez ayudará a un grupo de personas que poseen una gran cantidad de gasolina pero que están asediados por una pandilla de salvajes. Filmada con muchos más medios que su predecesora (aunque mucho menos bestia que ésta) cuenta con algunos personajes inolvidables (como el niño con el boomerang) y otros estrafalarios (el amigo volador de Max), así como unas vertiginosas escenas de acción que culminan en la larga secuencia final cuando Max conduce un camión y es atacado por docenas de psicópatas.

6/10

Últimos tráilers y vídeos