IMG-LOGO

Biografía

Deniz Akdeniz

Deniz Akdeniz

Deniz Akdeniz

Filmografía
Personal Assistant

2020 | The High Note

Maggie Sherwoode es la asistente personal de una diva de la canción, la popularísima Grace Davis, que aún sigue arrastrando a multitudes a sus conciertos, aunque no graba un nuevo álbum desde hace años. ¿Se le ha pasado el arroz musical a la cantante? Maggie piensa que no, y hasta está haciendo arreglos de sus canciones por su cuenta, pues sueña con ser productora discográfica. Pero a pesar de que ha bebido la pasión por la música desde pequeñita –su padre es periodista radiofónico del sector–, nadie parece creer en sus cualidades, y a Grace le asaltan muchos miedos e inseguridades, a pesar de su condición de estrella. De pronto, casualmente, conoce en un supermercado a un joven afroamericano, David, que es un encanto, y encima parece tener cualidades de cantautor. ¿Y si le diera a entender que es productora, y tratara de dar impulso a su posible carrera? Podría ser la oportunidad de su vida. Agradable película, que por su título en España, evoca uno de punto de partida parecido, Personal Shopper de Olivier Assayas y Kristen Stewart, aquí como ayudante tomaría el relevo la cada vez más en alza Dakota Johnson, que entrega una gran interpretación. La directora, Nisha Ganatra, es bastante desconocida, aunque tiene experiencia televisiva y ha sido consultora de la serie Transparent. Con un guion de la debutante Flora Greeson, entrega una historia más o menos previsible, aunque incluye un giro sorpresivo en el último tramo bastante de culebrón, un elemento que se justifica con un recurso simpático pero con trampa, al aludir la protagonista de que “esto es un plan urdido desde mi infancia”. Puede pensarse en filmes como la última versión de Ha nacido una estrella o Yesterday, a la hora de introducir adecuadas canciones, siguiéndose la estela del segundo título a la hora de suavizar posibles aristas del mundo de la fama. Y se lleva bien la idea de saber posicionarse bien en las distintas fases de la vida, o lo bien que viene tener cerca gente que nos aprecia, consejeros capaces de decirnos lo que piensan para ayudarnos, aunque duela: hay que saber hablar, y el silencio, callar, puede ser un error que acaba pasando factura. Los melómanos apreciarán las muchas referencias musicales, por ejemplo en la comparación de canciones que aluden a California, y a los artistas detrás de ellas. O las grabaciones y arreglos de los distintos temas. Además de Johnson, hacen un buen trabajo los demás actores, los menos conocidos Tracee Ellis Ross –que estuvo en la serie CSI– y Kelvin Harrison Jr., más otros secundarios como Zoe Chao, Bill Pullman, Ice Cube y June Diane Raphael.

6/10
Yo, Frankenstein

2014 | I, Frankenstein

Refrito de Underworld que sustituye vampiros y hombres lobo por el monstruo de Frankenstein. Adapta la novela gráfica del coguionista de aquélla Kevin Grevioux, que además de ejercer como productor, y actor secundario ha colaborado en la adaptación con Stuart Beattie, el realizador del film. Poco queda de la inmortal novela "Frankenstein o el moderno Prometeo", de Mary Shelley, resumida mínimamente en los primeros minutos. En Yo, Frankenstein tras deshacerse de su creador, el monstruo creado a base de cadáveres llama la atencion de Naberius, general de los Demonios, que manda a varios de los suyos a secuestrarle, intrigado por la posibilidad de crear un ser vivo. Pero la criatura será finalmente reclutada por el clan de las Gárgolas, guerreros al servicio de Dios, que mantienen con sus rivales un conflicto desde tiempos ancestrales. Cuando un guionista salta a la realización, suele apoyarse precisamente en un sólido libreto. Éste no es el caso de Beatty, que obtuvo un enorme prestigio en la industria, al ocuparse de Collateral y también de la saga iniciada con Piratas del Caribe. La maldición de la Perla Negra, donde la espectacularidad cobraba más importancia que la trama en sí misma. Ya en su único crédito hasta ahora como director, la ligera Mañana, cuando la guerra empiece, Beattie demostró que no cuida lo que cuenta. En Yo, Frankenstein el desarrollo y los personajes resultan excesivamente convencionales, y hasta los gruñidos de los monstruos parecen provenir de alguna biblioteca de archivos sonoros sobreutilizada. Por otro lado, tanto los diseños de monstruos como la ambientación tienen poco carisma y suenan a ya vistos en numerosas ocasiones en otras películas y videojuegos. Incluso los efectos digitales, a día de hoy, parecen pobres. Por tanto, resulta completamente desaprovechado el actor Aaron Eckhart, en alza en el terreno del blockbuster tras el triunfo sorpresa de Objetivo: La Casa Blanca, y que ha demostrado en varios trabajos su solvencia interpretativa. En esta ocasión, apenas tiene espacio para la interpretación, pues se pasa casi por alto todo lo que no sea acción y fuegos de artificio, así que finalmente el actor le roba a Robert De Niro el dudoso título de peor monstruo de Frankenstein de la pantalla. Lo mismo le ocurre al ilustre plantel de secundarios, donde están presentes Bill Nighy –en un rol de villano calcado al de la saga licántropo-vampírica–, el tan activo como inexpresivo Jai Courtney (hijo de Bruce Willis en La Jungla: Un buen día para morir) y hasta Miranda Otto, recordada como Eowyn, en El Señor de los Anillos).  

4/10
Mañana, cuando la guerra empiece

2010 | Tomorrow, When the War Began

Un pueblecillo de Australia, en plena naturaleza. Siete jovenzuelos planean una excursión de fin de semana en el Valle del Diablo, un lugar de belleza edénica. Cuando regresan se encuentran con que ha estallado la Tercera Guerra Mundial. Soldados de aspecto oriental han ocupado el pueblo y controlan un puente de alto valor estratégico. Coproducción de Australia y Estados Unidos. El guionista Stuart Beattie (Collateral, G.I. Joe, Australia) debuta en la dirección con esta cinta juvenil basada en la novela de John Marsden. Al principio, y dentro de los carriles algo simplones escogidos para desarrollar la trama, la cosa funciona: se perfilan los personajes de los chicos, y se crea cierta tensión acerca de qué les ha pasado a sus familiares, y con las posible razones de la invasión extranjera. Pero luego la cosa se desinfla, los agujeros de guión se hacen notar. No se nos dice quién es el invasor, tal vez por no molestar a China o Corea, que son los países que más pegan por los rasgos de los soldados, y hasta se nos dice que no importa. Surgen personajes sin que vengan a cuento –el doctor que cura a un herido, el joven “fumado”– y al final la cosa cae por derribo: no hay un claro desenlace, y para disimularlo hay un amago de promesa de segunda entrega que se diría improbable, aunque nunca se sabe... Cosas más raras se han visto.

4/10

Últimos tráilers y vídeos