IMG-LOGO

Biografía

Paul Schrader

Paul Schrader

74 años

Paul Schrader

Nació el 22 de Julio de 1946 en Grand Rapids, Michigan, EE.UU.

Premios: 0 Oscar (más 1 nominaciones)

Mea Culpa

30 Septiembre 2013

Fatalista, obsesionado con el sexo, la violencia, la redención y sobre todo con la culpa, Paul Schrader será recordado siempre como el guionista de "Taxi Driver". Como director, dio rienda suelta a sus neurosis personales, y obtuvo incluso algún éxito comercial, en el caso de "American Gigolo", si bien su estrella parece apagarse en el tramo final de su carrera.

Nacido el 22 de julio de 1946, en Grand Rapids (Michigan), Paul Joseph Schrader recibió una educación calvinista, al parecer excesivamente estricta y ofuscada. Su madre, que pertenecía a la Iglesia Cristiana Reformada, un cisma del calvinismo holandés, llegó un día y le clavó varias veces una aguja en la mano. "Así es el infierno, pero sin parar", le dijo a continuación. Esta infancia tan particular se reflejaría posteriormente en toda su obra. "En la teología protestante creemos en tres conceptos bases: el pecado, la redención y la gracia. Yo estoy interesado sobre todo por el pecado y la redención", ha declarado.

Quizás el amor al cine le viene de que cuando era pequeño no tenía permitido ver películas. "Todo lo que se consideraba un entretenimiento mundano estaba prohibido". Así las cosas, Paul Schrader no vio su primera película hasta que tenía 18 años. "Por fin pude ver El profesor chiflado, pero fue una desilusión, porque yo era un chico muy serio". Poco después descubrió la obra de autores atormentados y nórdicos como Ingmar Bergman o Carl Theodor Dreyer, con los que conectó mucho más. Le causaron una impresión tan profunda que decidió estudiar cine, graduándose en UCLA Film Studies. Posteriormente, se convirtió en crítico de cine del diario LA Weekly Press y para la revista Cinema Magazine. En 1972 escribió el influyente libro "El estilo trascendental en el cine: Ozu, Bresson, Dreyer".

Debutó como guionista cuando escribió con su hermano mayor, Leonard Schrader (fallecido en 2006), el libreto de Yakuza, que tras una revisión del gran Robert Towne (Chinatown), acabo en manos de Sydney Pollack. El equipo de escritores estaba inspirado, a juzgar por sus brillantes frases: "Cuando un japonés se viene abajo, cerrará la ventana y se matará; cuando un americano se viene abajo, abrirá la ventana y matará a otro".

El film, con Robert Mitchum como ex combatiente que ayuda a un amigo japonés cuya hija ha sido secuestrada por la mafia, pasó a ser un film de culto, es decir que no tuvo demasiado éxito, pero cosechó numerosos incondicionales, sobre todo entre la gente de la industria, lo que dio un gran impulso a la carrera de Paul Schrader. De hecho, Yakuza le dio a conocer entre la generación de directores que empezaban a despuntar a finales de los 70. Uno de ellos, Brian De Palma, le ficha para Fascinación, revisión libre de De entre los muertos (Vértigo), de Alfred Hitchcock.

Se casó en 1969 con Jeannine Claudia Oppewall, diseñadora de producción que posteriormente firmaría títulos como L.A. Confidential o Los puentes de Madison. Pero Schrader pronto pierde el interés y le es infiel. Finalmente, se pelea con su esposa y rompe con ella para irse con una amante con la que también discute, y que le abandona. Esta doble ruptura le hace entrar en una profunda crisis. "Había caído en un estado de psicosis maníaco depresiva. Al no poder dormir, pasé tres o cuatro semanas comiendo basura, viendo porno y deambulando por la noche en mi coche. Fue un período sacudido por el enfermizo deseo de suicidarme", declaró.

"Finalmente sufrí una úlcera, lo que provocó que me obligaran a hospitalizarme. Sinceramente, pienso que eso me salvó la vida". Para exorcizar sus demonios interiores, comienza a redactar el guión de Taxi Driver, manteniendo siempre junto a la máquina de escribir un revólver cargado que le sirviera de inspiración. No tarda más de 10 días, pues tenía una gran necesidad de escribir aquella historia. "Quería expresar el síndrome absoluto de la soledad urbana", ha declarado. Abundan los elementos autobiográficos. "En la época en la que lo escribí estaba enamorado de las armas. Fui suicida, fui un fuerte bebedor, estaba obsesionado por la pornografía en la forma en que lo está una persona solitaria y todos esos elementos están en el guión".

Cuando termina de redactar, Paul Schrader le entrega su obra a su agente y abandona la ciudad de Los Ángeles. Semejante bomba no pasó desapercibida para los productores Michael y Julia Philips. En un principio querían que lo llevara a la pantalla Brian De Palma, que estaba inmerso en otros proyectos, pero hizo de intermediario presentándoles al joven Martin Scorsese. Los Philips no están muy convencidos en un primer momento, pero ceden cuando ven Malas calles, con la esperanza de que el realizador fiche como protagonista a Robert De Niro.

Finalmente el film incorpora a De Niro como Travis Bickle, ex combatiente de Vietnam solitario e inestable que empieza a trabajar como taxista. Taxi Driver gana la Palma de Oro en el Festival de Cannes, y obtiene cuatro candidaturas al Oscar. Cabe reseñar que según su forma habitual de trabajar Scorsese realizó numerosos ensayos permitiendo que sus actores introdujeran algunas improvisaciones. El propio De Niro aportó el diálogo del célebre momento en el que saca su arma frente al espejo ("¿estás hablando conmigo?") que no estaba en el guión original. El personalísimo Scorsese también introdujo modificaciones; a la hora de dirigir se inspiró en el clásico Centauros del desierto, de John Ford, también con un héroe que ha perdido una guerra en la que creía, solitario, parco en palabras, con un amor imposible, racista y violento.

Desde entonces, Schrader mantuvo una estrecha relación de amistad con Scorsese, con el que volvió a colaborar en la excelente Toro salvaje, y posteriormente en las no tan inspiradas La última tentación de Cristo y Al límite (1999), durante cuyo rodaje hubo tanta tensión entre realizador y guionista, que actualmente ambos apenas tienen relación. "Éramos bastante parecidos: de la misma edad, el mismo físico, los dos asmáticos, cinéfagos, propensos a sobrepensarlo todo… Marty era católico, urbanita y de ascendientes italianos. Yo, sin embargo, un calvinista de pueblo con antepasados holandeses. Creo que éramos lo suficientemente diferentes como para que surgiera algo interesante de nuestro trabajo juntos. Ahora las cosas han cambiado: nos vemos una vez al año, vivimos en planetas diferentes… Y el de Marty es mucho mayor".

El éxito de Taxi Driver le permite a Paul Schrader lanzarse a la realización, con Blue Collar. Repite un actor de aquélla, Harvey Keitel, acompañado por Richard Pryor y Yaphet Kotto, que a pesar de las dificultades de trato con el director, consiguieron unas memorables interpretaciones, como tres trabajadores de una cadena de montaje que cometen un robo para solucionar sus problemas económicos.

A lo largo de su filmografía, Schrader ha dado rienda suelta a sus obsesiones temáticas, como el arrepentimiento, las apariencias y el deseo de cambiar (American Gigolo), la insatisfacción en las relaciones sexuales (El beso de la pantera) o el negocio del sexo y las perversiones (Hardcore, un mundo oculto). Gira en torno al suicidio uno de sus mejores trabajos, Mishima: Una vida en cuatro capítulos, biopic financiado por George Lucas del controvertido escritor japonés Yukio Mishima, un hombre afligido, autodestructivo, lleno de fantasmas, que encaja muy bien en la galería de personajes de Schrader. Escribió también el libreto de La costa de los mosquitos, que fue llevado al cine por Peter Weir.

En 1983, Paul Schrader rehizo su vida con Mary Beth Hurt, actriz que ha aparecido en títulos como Interiores, de Woody Allen. Con ella ha tenido dos hijos, lo que le ha dado cierta estabilidad. En los 90, Schrader rueda algún film de altura, como Posibilidad de escape, similar a American Gigolo, con un traficante de drogas (Willem Dafoe) acusado de asesinato como el personaje de Richard Gere en aquélla. Destaca especialmente Aflicción, un film muy suyo, con Nick Nolte realizando un gran trabajo como un ayudante de sheriff divorciado, que se descontrola, bebe, se droga y acaba ocasionando que su hija vuelva con su madre, lo que le hará iniciar un camino de violencia y degradación. El veterano James Coburn destaca como padre maltratador, papel que le supuso un Oscar.

Pero en los últimos tiempos, Paul Schrader no levanta cabeza, como si hubiera perdido cualquier necesidad de hacer cine. Le despiden de El exorcista: el comienzo, pues rueda un film muy discursivo, con complejos monólogos existenciales, así que los productores le sustituyen por Renny Harlin, para que añada sustos. No acaba de funcionar The Walker, con Woody Harrelson como acompañante-entretenedor de mujeres de políticos y que, cómo no, se verá implicado en un crimen. El film tiene algún hallazgo, como su crítica a la perpetuación de la clase política. En la pretenciosa Adam resucitado, un sobreactuado Jeff Goldblum interpreta a un desequilibrado que ingresa en un sanatorio mental, donde ayuda al director a tratar a un niño recién llegado, al tiempo que rememora su doloroso pasado.

Ha cosechado críticas muy negativas con The Canyons, proyecto financiado por crowdfunding, en torno al mundo de Hollywood en la actualidad, escrito por Brett Easton Ellis. El rodaje le resultó complicado por culpa de la conflictiva protagonista. "He sido prisionero de Lindsay Lohan. Hoy es mi primer día libre. He sido durante 18 meses rehén de una actriz impredecible", ha llegado a comentar.

Oscar
2019

Nominado a 1 premio

Filmografía
El reverendo

2017 | First Reformed

Ernst Toller es un clérigo que pertenece a Vida Ascendente, una pequeña congregación protestante del estado de Nueva York cuyo origen que se remite al siglo XVIII. Para recuperarse de un traumático pasado, a Toller le han asignado la rectoría de una pequeña capilla que está a punto de celebrar el 250 aniversario. Justo por esos días, una feligresa le pide que ayude a su marido, que está sufriendo lo indecible debido a su obsesión con los males que el ser humano está provocando en el planeta. Como no podía ser de otra manera El reverendo es una película poco reconfortante. La causa es que proviene de Paul Schrader, un cineasta cuyos demonios le han llevado a entregar a lo largo de su ya dilatada carrera películas tormentosas, cuyo máximos exponentes son quizá Taxi Driver y La última tentación de Cristo, que se sitúan temporalmente en su época más efervescente, cuando formaba tándem como guionista con Martin Scorsese. El cine de Schrader está firmemente marcado por su atormentada visión de la vida, herencia de su estricta educación calvinista, en donde la culpa y el sufrimiento moral son los pilares que dominan todo. Para él, como se dice en este film, "la vida es a la vez esperanza y desesperación". Esta visión fatalista impregna también a El reverendo, un film que comienza presentando muchos puntos de interés –la dirección espiritual, la responsabilidad moral ante el cuidado del medio ambiente, la superación de la culpa– pero que acaba transitando después por vericuetos poco atractivos y finalmente deriva en poco menos que en una trama delirante y turbia. Schrader sabe ir creando un creciente estado de inquietud en el espectador, que va siendo testigo paulatinamente de la inestabilidad del protagonista, incapaz de enderezar el rumbo pese a la preocupación y la ayuda que le ofrecen sus allegados, de modo que la intriga deja de ser por momentos dramática y casi parece virar hacia el thriller paranoico. La cosa llega al paroxismo en los últimos diez minutos, en donde Schrader pierde el norte y obliga a su personaje a adoptar decisiones extremas, contradictorias, malsanas, que son difíciles de aceptar razonablemente. Se acentúa notablemente esta atmósfera desquiciada gracias al sonido grave de fondo, a la fotografía nublada y al perpetuo paisaje frío, desolado tanto en los ambientes exteriores, como en las localizaciones interiores: la casi ausencia de feligreses en la iglesia, la vacía casa del reverendo, sin ruidos, sin alegría, sin vida. Un trasunto del propio personaje. Ethan Hawke da el tipo perfecto para encarnar al protagonista.

4/10
Caza al terrorista

2014 | Dying of the Light

Evan Luke, está retirado, pero volverá a la CIA para enfrentarse a un terrorista llamado Banir.

The Walker

2007 | The Walker

Carter trabaja como acompañante de las esposas de hombres poderosos en Washington que, ocupados en sus negocios y en la política, no pueden estar con ellas. Ingenioso y gran conversador, lleva muchos años en este puesto y ha hecho especial amistad con tres mujeres, Lynn, Abby y Natalie, con las que comparte chismorreos. Cuando una de ellas, Lynn, descubre a su amante asesinado, enseguida busca la ayuda en Carter para que le libre del escándalo que podría arruinar el prestigio de Larry, esposo de Lynn y senador. El problema es que él se convierte en sospechoso. Interesante thriller de Paul Schrader con un guión apañado, donde poco a poco se enreda y desenrenda la madeja de un crimen cuyos entresijos son más complicados de lo que parecía inicialmente, por aquello de que siempre hay personajes que no son completamente sinceros con sus aliados. El film cuenta con un reparto de altura como Woody Harrelson, Kristin Scott Thomas, Lauren Bacall o Willem Dafoe, entre otros, los cuales cumplen con nota. Por su trabajo, Harrelson ganó el premio al mejor actor en el Festival de Verona.

5/10
Forever Mine

1999 | Forever Mine

El “chico de las toallas” de una playa. La esposa de un hombre adinerado. Tórrida aventura amorosa. ¿Fin de las vacaciones y del romance? No parece, a juzgar por los recuerdos del enamorado que, 14 años después y con media cara deforme, viaja en avión dispuesto a reencontrar al matrimonio que marcó su vida. El atormentado calvinista Paul Schrader halló un socio ideal para sus andanzas fílmicas en el heterodoxo católico Martin Scorsese, para quien escribió Taxi Driver, Toro salvaje, La última tentación de Cristo y Al límite. En su irregular carrera como director ha dado títulos interesantes como Posibilidad de escape y Aflicción. Aquí infla una historia de adulterio y venganza con los remordimientos de la mujer infiel, católica, y con grandilocuentes declaraciones sobre el amor puro. Lo mejor del film es el cuidado tratamiento fotográfico de presente y pasado.

4/10
Al límite (1999)

1999 | Bringing Out the Dead

La noche neoyorquina. Principios de los 90. Entre los vehículos que pueblan las calles destacan las ambulancias, que con sus luces y sirenas van a toda velocidad allí donde surge una emergencia. Frank Pierce, en plena crisis espiritual, trabaja en una de ellas. Hasta el momento ha tratado de hacer su trabajo, salvar vidas, lo mejor posible. Pero el estímulo que supone resucitar a veces a un moribundo tiene su contrapeso en las muertes inevitables, en la contemplación de tanta degradación humana, en los refugios buscados por sus compañeros de trabajo (resignación, cinismo, iluminación, agresividad...) para soportar la tensión, y que a veces rayan la locura. Cuando Frank salva a uno de sus pacientes, se fija en su hija Mary que, quizá, pueda suponer un rayo de luz en sus horas más bajas. Resulta agobiante la composición que Nicolas Cage hace de Frank: una ‘buena persona’ que no encuentra sentido a su vida. Cerrado a la trascendencia, es incapaz de aceptar que el dolor o la muerte de una persona, con el sufrimiento de sus seres queridos, pueda revestir algún aspecto positivo. El valor técnico de las imágenes nocturnas de la Gran Manzana, tomadas desde la ambulancia con distintas cámaras y velocidades, es sin duda grande, y quizá se haya abierto brecha para futuras películas donde los vehículos de cuatro ruedas sean protagonistas. Pero no evitan que la película resulte un tanto farragosa.

5/10
Aflicción

1997 | Affliction

Un divorciado cincuentón tiene un precario empleo de ayudante de sheriff. Su hijita –cuya custodia corresponde a su ex mujer– ha venido a pasar unos días con él. Pero mete la pata: bebe más de la cuenta, se fuma un canuto, y... la niña vuelve con su madre. La investigación de lo que parece un crimen le devuelve temporalmente la ilusión. Película de fuerte calado dramático, se basa en una novela de Russell Banks, autor que inspiró la multipremiada El dulce porvenir. Del duelo interpretativo entre Nick Nolte y James Coburn, padre e hijo en el film, saltan chispas. Dirige con inspiración Paul Schrader.

6/10
Touch

1997 | Touch

Esta peculiar comedia pretende poner en la picota a los desaprensivos que convierten la religión en puro negocio. Cuenta las vicisitudes del hermano Juvenal, un tipo con estigmas, que tiene el don de curar. Periodistas, representantes, fanáticos... toda una fauna se reúne a su alrededor con el deseo de explotarlo. La adaptación que Paul Schrader hace de una novela de Elmore Leonard prueba lo difícil que es conciliar la sátira con lo trascendente.

4/10
City Hall

1996 | City Hall

Tiroteo en las calles de Brooklyn. Un policía, un traficante de drogas y un niño inocente caen abatidos. El caso levanta una enorme polvareda en la opinión pública. ¿Qué hacía un policía actuando en solitario? ¿Por qué un juez con fama de honesto dejó en libertad provisional a un tipo relacionado con la Mafia? A pesar de lo caldeados que están los ánimos, el alcalde de Nueva York acude a dar el pésame a las familias del niño y del funcionario fallecidos. De todos modos, su deseo de esclarecer los hechos es poco decidido. Más bien parece querer tapar la desgracia con algún éxito en otros campos de la política local. La historia, narrada desde el punto de vista de Kevin, ayudante del alcalde, es una especie de viaje iniciático al borde del abismo que acaba en la corrupción. Kevin —capaz, decidido en la contienda política y honrado—, descubrirá que no todo es koshar —en hebreo, comida pura— en su oficio; la vieja idea de que entre el blanco y el negro hay muchos grises no tarda en flotar ante sus ojos. La envoltura casi invisible de los asuntos dudosos exige estar en guardia si se quiere conservar la honestidad. El guión, de construcción impecable, ha sido sometido a un progresivo pulimiento en el que han participado cuatro guionistas de renombre. Todos los cabos terminan atados, y hay una buena definición de personajes. Se añora sin embargo un punto de brillantez, algo más de imaginación. Harold Becker hace una dirección eficaz, sin llamar la atención. Se empantana un tanto al principio, en las escenas algo reiterativas de honras fúnebres, pero luego conduce la historia con pulso firme. Con su excelente equipo de dirección de arte logra hacer creíbles los entresijos de la política municipal, de un modo semejante a como se dibujaban las interioridades de la Casa Blanca en El presidente y miss Wade. El reparto es envidiable. Al Pacino, siempre estupendo, da el aire requerido al poco claro comportamiento ético de su personaje, a la vez que muestra su humanidad. Sólo se excede en la secuencia del funeral del chiquillo, donde Becker debía haberle exigido contención. Las escenas que comparte con John Cusack —muy bien éste en su sobriedad— gozan del aire paternofilial que exige su relación. Vale la pena destacar a Danny Aiello, brillante en un papel secundario.

6/10
Posibilidad de escape

1992 | Light Sleeper

John le Tour, es un traficante de drogas que trabaja a las órdenes de una mujer. Sus clientes son jóvenes "yuppies" y turistas europeos que frecuentan los "garitos" de moda de la ciudad de Nueva York. Un día, uno de sus clientes aparece muerto y la polícia comienza una investigación sobre las actividades de John. Paul Schrader (guionista de Taxi Driver) dirige este thriller, que nos introduce en el mundo de los bajos fondos de la ciudad de Nueva York. Al cuidado dibujo de tipos humanos se suma el excelente reclamo de la pareja de "actorazos" que encabeza el reparto: Williem Dafoe (Platoon) y Susan Sarandon (Thelma y Louise, El Cliente).

4/10
La última tentación de Cristo

1988 | The Last Temptation Of Christ

Este largometraje de Martin Scorsese, una narración de la vida de Jesús muy particular, teología-ficción podríamos llamarla, resultó altamente polémico, y logró molestar a creyentes cristianos de todo el mundo, debido a que se trata de una versión que no se corresponde con los hechos historicos narrados en los Evangelios; algo que el director se vio obligado a reconocer expresamente en un "disclaimer" al principio del film. El director italoamericano adapta una novela de Nikos Kazantzakis que presenta a un Cristo con dudas, poca cosa, incapaz de asumir que Él es Dios. Ideas como la de que Jesús fabrica en su taller de carpintero las cruces que usan los romanos en sus crucifixiones resultan, como mínimo, grotescas. Mientras que la "última tentación" a que alude al título, la de llevar una vida "normal", casado, con varias mujeres e hijos, renunciando a su misión, suena a juego malabar, fallido intento de cortas miras que quiere mostrar cómo puede ser un hombre que no se atreve a asumir que es Dios. Y se entiende que las imágenes que sugieren una relación carnal molesten. Por otra parte, el director quiere ser "original" inventando una curiosa iconografía de la crucifixión y la corona de espinas bastante chocante y repulsiva. Si difícil es hacer una buena película sobre Jesús, cuando se abandonan las referencias que tenemos el resultado puede ser, como es el caso, irregular y pretencioso. Scorsese insiste en que quiso destacar la humanidad de Jesús, y seguramente sea sincero en sus intenciones -el cineasta, católico, estuvo en el seminario-, pero confunde esa loable meta con la reduccionista descripción de Cristo como alguien sencillamente débil y sin capacidad alguna de arrastre, de despertar amor. El guionista Paul Schrader volvía a colaborar con el realizador Martin Scorsese, años después de Taxi Driver y Toro Salvaje, aunque el guión, que tenía años, fue rematado por Scorsese y Jay Cocks. Scorsese dirigió un buen reparto, y recuperó a su actriz de El tren de Bertha, Barbara Hershey, así como a uno de sus actores fetiche, Harvey Keitel, con el que había rodado títulos emblemáticos como Malas calles y la citada Taxi Driver. Pero Willem Dafoe como Jesús es un personaje contradictorio, que nunca acaba de convencer como líder carismático capaz de arrastrar a la gente, no digamos ya como el hijo de Dios en que creen los cristianos. Sus parábolas parecen ocurrencias, y la relación que mantiene con Judas sencillamente increíble, pues el otro le entregaría siguiendo estrictamente sus instrucciones, sería poco menos que un héroe. Otros personajes como la Virgen, María Magdalena, Juan Bautista, las hermanas Marta y María, y Pablo, también salen bastante malparados, son personajes de nulo atractivo.

3/10
Rock Star (1987)

1987 | Light of Day

Patti Rasnick es una joven difícil, madre soltera, que lleva una tensa relación con su madre. Así que decide irse de casa y emprender una vida en solitario, nada más y nada menos que dedicada al mundo del rock. Su hermano .., se encargará de conseguir que regrese a casa, pero la misión no será nada fácil. Discreto film del tortuoso director y guionista Paul Schrader (American Gigolo), quien cuenta además con una estrella de la talla de Gena Rowlands (Gloria). Michael J. Fox no lo hace mal, aunque el resultado se aleja mucho del éxito cosechado dos años antes con Regreso al futuro.

4/10
La costa de los mosquitos

1986 | The Mosquito Coast

Allie Fox es un inventor iracundo que se ha cansado del consumismo y derroche que aporta la gran ciudad, por lo que se marcha con toda su familia a vivir a la jungla hondureña. La vida allí no será fácil y Fox comenzará a mostrar manías y signos enfermizos de locura por la vida ecológica y natural que acabará con los nervios de su esposa y de sus hijos. Poco a poco, la madre y los niños empezarán a pensar en tomar medidas. Peter Weir dirige esta película basada en la novela de Paul Theroux que ha pasado desapercibida a través del tiempo, a pesar de contar con el protagonismo de Harrison Ford, en pleno auge de su carrera y la magnífica Helen Mirren, en un papel que no está a la altura de una actriz de sus cualidades.

4/10
Mishima: Una vida en cuatro capítulos

1985 | Mishima: A Life in Four Chapters

Acercamiento a la vida y a las ideas del escritor y dramaturgo japonés Yukio Mishima, célebre internacionalmente tanto por la inmensa obra que dejó escrita como por su impactante muerte. La mañana del 25 de noviembre de 1970 se dirigió junto a un grupo de seguidores de la llamada Sociedad del Escudo hasta el Cuartel General de Tokio, donde amordazó al comandante en jefe. Luego, tras intentar inútilmente soliviantar a los militares para que se revolvieran contra la occidentalización de Japón, con la idea de devolver el poder al emperador, se quitó la vida al estilo samurái, es decir cometiendo el llamado 'seppuku' para ser finalmente decapitado por sus seguidores. La película, producida por Francis Ford Coppola –es la época previa a Corazonada y de los experimentos de American Zoetrope– y George Lucas, está dirigida por Paul Schrader (American Gigolo, Toro salvaje), reputado director y guionista al que le gusta sacar a relucir las oscuridades de la naturaleza humana. Por su parte, el prestigioso actor nipón Ken Ogata se encarga de interpretar al protagonista. El resultado es interesante, y sin duda está enfocado a intentar comprender, o al menos atisbar, las razones que empujaron a Mishima hacia su dramático final. Se comprende que la película sea entonces muy literaria, de 'arte y ensayo', pues se va desarrollando conforme escuchamos en off las palabras del propio Mishima. Y ciertamente sus escritos arrojan luz sobre el mundo atormentado y narcisista del escritor, lleno de tristezas y fantasmas: opresiva y vacía visión materialista de la existencia; desproporcionada expansión de su ego y de la estética del cuerpo, con clara tendencia exhibicionista; la búsqueda desesperada y sexualizada (también en su variante homosexual) de la belleza absoluta, de una perfección que le resultaba inasible, etc. Mishima fue víctima de todo eso y llegó a concebir su muerte como la creación artística perfecta, una especie de unión íntima entre la palabra y la acción. De todas maneras, quizá lo más llamativo de esta producción es cómo Paul Schrader plasma estas singulares ideas en pantalla, su apabullante aspecto formal. La trama está dividida en cuatro capítulos: 1. Belleza, 2. Arte, 3. Acción, 4. Armonía entre la pluma y la espada; y por otro lado todo el conjunto tiene una estructura abrupta, con hilos narrativos y estilos visuales independientes. El punto de partida es el inicio del último día de Mishima y luego se alternan otros fragmentos narrativos, que se refieren, por una parte, a la vida pasada del escritor y, por otra, a recreaciones del argumento de sus obras. Y es aquí, en las oníricas imágenes sobre sus escritos (se centra principalmente en tres: 'El pabellón de oro', 'La casa Kyoko' y 'Caballos desbocados') donde la película arriesga de veras. La puesta en escena es pretenciosamente artificial, con decorados minimalistas, ricos en colores chillones (rojo, amarillo, azul), con pasajes imbuidos de una trasnochada estética kitch de los 70, donde brilla la fotografía de John Bailey. Puede ser que esa teatralidad vanguardista resulte excesiva y no aguante bien el paso del tiempo, aunque también es cierto que recuerda a la que años después adoptó Lars von Trier en Dogville. Y dentro de ese contundente aspecto formal, también está sumamente cuidada la inclusión en cada pasaje de la excelente banda sonora de Philip Glass.

6/10
Toro salvaje

1980 | Raging Bull

Robert De Niro se enfunda los guantes de boxeo en un film duro y sobrecogedor. La biografía del boxeador Jake La Motta da argumento para una de las películas más intensas del tándem Scorsese-De Niro. Más allá de una  historia sobre un púgil, Toro salvaje es un descarnado retrato de un ser angustiado por sus complejos, de los que, sólo subido a un ring, puede liberarse. Es también una historia de redención, de amor y odio y del duro camino hacia el éxito y el fracaso. Todo envuelto en escenas de gran realismo y en una evocadora atmósfera en blanco y negro. La portentosa interpretación de Robert De Niro le valió su segundo Oscar.

7/10
American Gigolo

1980 | American Gigolo

Julian Kay (Richard Gere) es un atractivo joven, amable, educado y culto, que vende su compañía y su presencia a cualquier mujer adinerada de Palm Springs. Es un auténtico "gigoló" que se encuentra a gusto ejerciendo su dudosa profesión. Pero su vida se complica cuando, en una de sus citas, se ve implicado en un asesinato sucedido en extrañas circunstancias. Las principales sospechas recaen sobre Julian, y su forma de ganarse la vida no le ayuda a demostrar su inocencia. Se trata de una película subidita de tono, que lanzó al estrellato a Richard Gere. Interpreta un personaje que parece hecho a su medida, calculador, audaz, e independiente. La trama cuenta con todos los ingredientes de un buen thriller. A la vez que mantiene la emoción, su director Paul Schrader trata de sumergirse en la compleja personalidad de un gigoló. A pesar de la truculencia del planteamiento, gustará a los superfans de Richard Gere.

6/10
Hardcore, un mundo oculto

1979 | Hardcore

Jake Van Dom, un acomodado fabricante de muebles de un pueblo de Utah, investiga la desaparición de su hija Kristen, que ha participado en una sórdida película pornográfica. Primero contrata a un detective privado, pero en vista de que no obtiene resultados, decide investigar él mismo, en clubs y sex-shops. Al final acaba fingiendo que es un rico empresario interesado  en invertir en películas pornográficas. Recibe la inesperada ayuda de Niki, una prostituta. Segundo trabajo como director de Paul Schrader, que describe con toda su crudeza el submundo del negocio del sexo y las perversiones. Gran trabajo de George C. Scott, como padre calvinista, dispuesto a cualquier cosa por recuperar a su hija. Schrader, guionista de Taxi Driver, incide en su tema favorito, la redención, en este caso la de un padre que se siente culpable por haber perdido a su hija.

4/10
El expreso de Corea

1977 | Rolling Thunder

Tras finalizar el conflicto de Corea, el soldado Charles Rane regresa al hogar, pero la tragedia se cierne sobre él cuando descubre que unos delincuentes asaltan su hogar y acaban asesinando a su familia. Rane no pensará en otra cosa que en la venganza, y contará con la ayuda de su amigo Johnny. Cruda visión de la venganza y película de culto para muchos, donde el propio Quentin Tarantino, que se confirmó devoto de esta película, debió de inspirarse para sus propios filmes. El retrato de un hombre que deja atrás una guerra e inicia su propia batalla personal, se convierte en una historia cruenta y desesperada. Buen guión de Paul Schrader (American Gigolo) y Heywood Gould (Calles de oro), y genial intervención de William Devane, junto a un joven Tommy Lee Jones.

5/10
Taxi Driver

1976 | Taxi Driver

Travis Bickle, ex marine que ha regresado de la guerra de Vietnam, es un tipo marginal y desarraigado, que sufre graves problemas de insomnio. Acaba ejerciendo el turno de noche en una compañía de taxis. En su taxi atraviesa las peores zonas de la ciudad, y recoge a yonquis, prostitutas, personajes deprimidos, que le hacen darse cuenta de que vive en una sociedad amoral y putrefacta. Un día lleva en su taxi a una atractiva mujer, Betsy, de la que se enamora. Betsy trabaja en la campaña electoral de un destacado político. Aunque consigue que ella acepte una cita, ambos son tan incompatibles que Betsy acaba huyendo de él. Bickle también se encuentra con Iris, una prostituta adolescente tiranizada por su chulo. Aunque ella asegura que no quiere cambiar de vida, Bickle llega a la conclusión de que encontrará su propia redención si libera a la muchacha.  Una de las grandes películas de los años 70, y la mejor tarjeta de presentación del cineasta Martin Scorsese, que en su cuarto trabajo partió de un guión de Paul Schrader. Al parecer, éste pasaba por uno de los peores momentos de su vida, al estar divorciándose de su mujer, por lo que algunos de los problemas de soledad del protagonista están sacados de su propia experiencia personal. Schrader asegura que escribió el guión de un tirón, en pocos días y que apenas hubo que realizar cambios finales. En uno de sus trabajos más estudiados en las escuelas de cine, Scorsese supo retratar la soledad del hombre moderno en las gigantescas urbes que sirven de germen a todo tipo de corrupciones. Recorre temas que están presentes en toda su filmografía, como la génesis de la violencia, los prejuicios y el rechazo social. El cineasta se luce con una utilización modélica de la voz en off del protagonista, unas dinámicas secuencias de éste recorriendo las calles, y sobrecogedores planos que muestran una violencia descarnada y terrible. Además, supo aprovechar la excelente partitura de Bernard Herrmann, habitual compositor de Hitchcock, que murió antes de poder ver el resultado de su trabajo.

8/10
Fascinación

1976 | Obsession

Un importante hombre de negocios ha perdido a su querida familia, su mujer y su hija debido a un secuestro. Muchos años después, mientras viaja por Italia, conoce a una mujer idéntica a su esposa fallecida, e intenta entablar una relación con ella. El realizador Brian de Palma siempre había manifestado su admiracion por Alfred Hitchcock, el maestro del suspense. En esta ocasión, hizo una versión libre de una de las mejores películas del realizador británico, De entre los muertos (Vértigo). El guión está co-escrito por uno de los mejores guionistas americanos y, posteriormente, también realizador, Paul Schrader. La fascinante banda sonora es del compositor habitual de Hitchcock, Bernard Herrmann.

4/10
Yakuza

1974 | The Yakuza

Harry Kilmer es requerido por un amigo para que libere a su hija, secuestrada por la Yakuza, en Tokyo. Un excelente thriller sobre la mafia japonesa con guión de Schrader y Towne.

7/10
El reverendo

2017 | First Reformed

Ernst Toller es un clérigo que pertenece a Vida Ascendente, una pequeña congregación protestante del estado de Nueva York cuyo origen que se remite al siglo XVIII. Para recuperarse de un traumático pasado, a Toller le han asignado la rectoría de una pequeña capilla que está a punto de celebrar el 250 aniversario. Justo por esos días, una feligresa le pide que ayude a su marido, que está sufriendo lo indecible debido a su obsesión con los males que el ser humano está provocando en el planeta. Como no podía ser de otra manera El reverendo es una película poco reconfortante. La causa es que proviene de Paul Schrader, un cineasta cuyos demonios le han llevado a entregar a lo largo de su ya dilatada carrera películas tormentosas, cuyo máximos exponentes son quizá Taxi Driver y La última tentación de Cristo, que se sitúan temporalmente en su época más efervescente, cuando formaba tándem como guionista con Martin Scorsese. El cine de Schrader está firmemente marcado por su atormentada visión de la vida, herencia de su estricta educación calvinista, en donde la culpa y el sufrimiento moral son los pilares que dominan todo. Para él, como se dice en este film, "la vida es a la vez esperanza y desesperación". Esta visión fatalista impregna también a El reverendo, un film que comienza presentando muchos puntos de interés –la dirección espiritual, la responsabilidad moral ante el cuidado del medio ambiente, la superación de la culpa– pero que acaba transitando después por vericuetos poco atractivos y finalmente deriva en poco menos que en una trama delirante y turbia. Schrader sabe ir creando un creciente estado de inquietud en el espectador, que va siendo testigo paulatinamente de la inestabilidad del protagonista, incapaz de enderezar el rumbo pese a la preocupación y la ayuda que le ofrecen sus allegados, de modo que la intriga deja de ser por momentos dramática y casi parece virar hacia el thriller paranoico. La cosa llega al paroxismo en los últimos diez minutos, en donde Schrader pierde el norte y obliga a su personaje a adoptar decisiones extremas, contradictorias, malsanas, que son difíciles de aceptar razonablemente. Se acentúa notablemente esta atmósfera desquiciada gracias al sonido grave de fondo, a la fotografía nublada y al perpetuo paisaje frío, desolado tanto en los ambientes exteriores, como en las localizaciones interiores: la casi ausencia de feligreses en la iglesia, la vacía casa del reverendo, sin ruidos, sin alegría, sin vida. Un trasunto del propio personaje. Ethan Hawke da el tipo perfecto para encarnar al protagonista.

4/10
Como perros salvajes

2016 | Dog Eat Dog

Cuenta la historia de tres ex convictos contratados para llevar a cabo un secuestro en la ciudad de Los Ángeles. Tras el intento fallido de cumplir esta misión, el trío se verá envuelto en una huida que provoca que sus vidas estén fuera de control, lo que les compromete a echarse a la carretera e intentar no volver a la cárcel cueste lo que cueste.

Caza al terrorista

2014 | Dying of the Light

Evan Luke, está retirado, pero volverá a la CIA para enfrentarse a un terrorista llamado Banir.

Adam resucitado

2008 | Adam Resurrected

Adam Stein es un judío, desequilibrado mental, que en 1961 reingresa en un sanatorio en el desierto de Negev, en Israel. Allí se encuentran otros enfermos mentales que, como él, perdieron la cordura en los años del nazismo en los campos de concentración. Pero Adam es especial, tiene ciertas cualidades de líder, algo que aprecia el director del centro. Y que podría ser especialmente valioso a la hora de tratar a un nuevo huésped, un niño que se cree un perro, y que obliga a Adam a reencontrarse con su doloroso pasado. Irregular película de Paul Schrader, que maneja guión ajeno de Noah Stollman, que a su vez adapta una novela de Yoram Kaniuk. Sin duda que el cineasta demuestra en Adam resucitado su dominio de la narración cinematográfica, donde las escenas de la actualidad se combinan con otras del pasado, en blanco y negro –las del teatro de variedades, el auge del nazismo y los campos de concentración– y color –las de después de la guerra, en Berlín e Israel–, que van explicitando la terrible tragedia del protagonista. El problema de Adam resucitado es su tono malsano que cansa, que se manifiesta en la extraña relación sexual del protagonista con una enfermera, en el empeño del comandante nazi en tener a Adam como un perro bufón, y en los momentos en que se manifiesta la locura de Adam y otros pacientes, reiterativos. Todo da la impresión de ser algo desmesurado, ya sean las escenas en que se culpa a Dios de haber permitido el horror del holocausto, o las del crío que parece que va a ser humano, pero no, o en que uno u otro personaje se ponen a aullar como perros. La búsqueda de la hija tras la guerra da pie también a momentos extraños, de vez en cuando se hace presente en el film un incómodo punto histriónico que te saca de la película. Hay que reconocer que Schrader en Adam resucitado toma riesgos, y que actores como Jeff Goldblum o el habitual William Dafoe cumplen sobradamente, pero el resultado es definitivamente insatisfactorio.

5/10
The Walker

2007 | The Walker

Carter trabaja como acompañante de las esposas de hombres poderosos en Washington que, ocupados en sus negocios y en la política, no pueden estar con ellas. Ingenioso y gran conversador, lleva muchos años en este puesto y ha hecho especial amistad con tres mujeres, Lynn, Abby y Natalie, con las que comparte chismorreos. Cuando una de ellas, Lynn, descubre a su amante asesinado, enseguida busca la ayuda en Carter para que le libre del escándalo que podría arruinar el prestigio de Larry, esposo de Lynn y senador. El problema es que él se convierte en sospechoso. Interesante thriller de Paul Schrader con un guión apañado, donde poco a poco se enreda y desenrenda la madeja de un crimen cuyos entresijos son más complicados de lo que parecía inicialmente, por aquello de que siempre hay personajes que no son completamente sinceros con sus aliados. El film cuenta con un reparto de altura como Woody Harrelson, Kristin Scott Thomas, Lauren Bacall o Willem Dafoe, entre otros, los cuales cumplen con nota. Por su trabajo, Harrelson ganó el premio al mejor actor en el Festival de Verona.

5/10
Desenfocado

2002 | Auto Focus

Duro film basado en la vida del actor Bob Crane, célebre por la serie televisiva Los héroes de Logan, una sátira sobre el nazismo. El atormentado cineasta Paul Schrader cuenta las esquizofrénicas peripecias de Crane, quien conjugaba una vida familiar de apariencia normal con su enfermiza afición a grabar en vídeo sus juergas sexuales. Schrader muestra los extremos de degradación a que puede conducir la adicción al sexo.

4/10
Forever Mine

1999 | Forever Mine

El “chico de las toallas” de una playa. La esposa de un hombre adinerado. Tórrida aventura amorosa. ¿Fin de las vacaciones y del romance? No parece, a juzgar por los recuerdos del enamorado que, 14 años después y con media cara deforme, viaja en avión dispuesto a reencontrar al matrimonio que marcó su vida. El atormentado calvinista Paul Schrader halló un socio ideal para sus andanzas fílmicas en el heterodoxo católico Martin Scorsese, para quien escribió Taxi Driver, Toro salvaje, La última tentación de Cristo y Al límite. En su irregular carrera como director ha dado títulos interesantes como Posibilidad de escape y Aflicción. Aquí infla una historia de adulterio y venganza con los remordimientos de la mujer infiel, católica, y con grandilocuentes declaraciones sobre el amor puro. Lo mejor del film es el cuidado tratamiento fotográfico de presente y pasado.

4/10
Touch

1997 | Touch

Esta peculiar comedia pretende poner en la picota a los desaprensivos que convierten la religión en puro negocio. Cuenta las vicisitudes del hermano Juvenal, un tipo con estigmas, que tiene el don de curar. Periodistas, representantes, fanáticos... toda una fauna se reúne a su alrededor con el deseo de explotarlo. La adaptación que Paul Schrader hace de una novela de Elmore Leonard prueba lo difícil que es conciliar la sátira con lo trascendente.

4/10
Aflicción

1997 | Affliction

Un divorciado cincuentón tiene un precario empleo de ayudante de sheriff. Su hijita –cuya custodia corresponde a su ex mujer– ha venido a pasar unos días con él. Pero mete la pata: bebe más de la cuenta, se fuma un canuto, y... la niña vuelve con su madre. La investigación de lo que parece un crimen le devuelve temporalmente la ilusión. Película de fuerte calado dramático, se basa en una novela de Russell Banks, autor que inspiró la multipremiada El dulce porvenir. Del duelo interpretativo entre Nick Nolte y James Coburn, padre e hijo en el film, saltan chispas. Dirige con inspiración Paul Schrader.

6/10
Posibilidad de escape

1992 | Light Sleeper

John le Tour, es un traficante de drogas que trabaja a las órdenes de una mujer. Sus clientes son jóvenes "yuppies" y turistas europeos que frecuentan los "garitos" de moda de la ciudad de Nueva York. Un día, uno de sus clientes aparece muerto y la polícia comienza una investigación sobre las actividades de John. Paul Schrader (guionista de Taxi Driver) dirige este thriller, que nos introduce en el mundo de los bajos fondos de la ciudad de Nueva York. Al cuidado dibujo de tipos humanos se suma el excelente reclamo de la pareja de "actorazos" que encabeza el reparto: Williem Dafoe (Platoon) y Susan Sarandon (Thelma y Louise, El Cliente).

4/10
El placer de los extraños

1990 | The Comfort of Strangers

Colin y Mary conforman una pareja que ha caído en la rutina y el aburrimiento, no saben si casarse o no, ella tiene dos niños y a él no le gustan... Por ello, deciden darse un respiro y hacer un viaje a Venecia, que les ayudará a desconectar y a reavivar la llama de su amor. Allí conocen a un enigmático y cautivador individuo llamado Robert, y a su mujer Caroline con los que establecerán un extraño vínculo protagonizado por la obsesión y el erotismo. Basada en una novela de Ian McEwan, Paul Schrader dirige una asfixiante y morbosa película ambientada en una sofocante Venecia llena de callejuelas laberínticas –la ciudad es una auténtica protagonista de la cinta– que llegan a aprisionar a la pareja protagonista. Christopher Walken interpreta notablemente a un hombre obsesivo que acaba influyendo en el matrimonio formado por Everett y Richardson. Helen Mirren completa el cuarteto, en el papel de esposa de Walken, enfermiza y siniestra. La cálida fotografía de Dante Spinotti y la música de Angelo Badalamenti, en su segunda colaboración con el director, contribuyen a crear ese ambiente que atrapa y conduce la historia hacia un sorprendente final.

6/10
Patty Hearst

1988 | Patty Hearst

Patricia Hearst era una joven de familia acomodada que el 4 de febrero de 1974 fue secuestrada por un grupo denominado Ejército Simbionés de Liberación. El grupo pidió a la familia de la joven que donara una cantidad de dinero a los pobres, a cambio de Patricia, pero el rumbo de la situación cambió por completo. Patty, que así era conocida comezó a manifestar el síndrome de Estocolmo y simpatizó con sus secuestradores a pesar de haber sido torturada y violada. Se cambió el nombre por el de Tania y junto a ellos formó una banda con la que se dedicaron a atracar bancos. En 1976, tras su captura, tuvo lugar el juicio. Paul Schrader se basó en la autobiografía de Patty Hearst para llevar a la pantalla esta historia que tanto conmocionó a la opinión pública de aquel entonces. Natasha Richardson interpreta a la joven protagonista, y William Forsythe o Ving Rhames son sus compañeros de elenco. El director fue nominado a la Palma de Oro por la película.

6/10
Rock Star (1987)

1987 | Light of Day

Patti Rasnick es una joven difícil, madre soltera, que lleva una tensa relación con su madre. Así que decide irse de casa y emprender una vida en solitario, nada más y nada menos que dedicada al mundo del rock. Su hermano .., se encargará de conseguir que regrese a casa, pero la misión no será nada fácil. Discreto film del tortuoso director y guionista Paul Schrader (American Gigolo), quien cuenta además con una estrella de la talla de Gena Rowlands (Gloria). Michael J. Fox no lo hace mal, aunque el resultado se aleja mucho del éxito cosechado dos años antes con Regreso al futuro.

4/10
Mishima: Una vida en cuatro capítulos

1985 | Mishima: A Life in Four Chapters

Acercamiento a la vida y a las ideas del escritor y dramaturgo japonés Yukio Mishima, célebre internacionalmente tanto por la inmensa obra que dejó escrita como por su impactante muerte. La mañana del 25 de noviembre de 1970 se dirigió junto a un grupo de seguidores de la llamada Sociedad del Escudo hasta el Cuartel General de Tokio, donde amordazó al comandante en jefe. Luego, tras intentar inútilmente soliviantar a los militares para que se revolvieran contra la occidentalización de Japón, con la idea de devolver el poder al emperador, se quitó la vida al estilo samurái, es decir cometiendo el llamado 'seppuku' para ser finalmente decapitado por sus seguidores. La película, producida por Francis Ford Coppola –es la época previa a Corazonada y de los experimentos de American Zoetrope– y George Lucas, está dirigida por Paul Schrader (American Gigolo, Toro salvaje), reputado director y guionista al que le gusta sacar a relucir las oscuridades de la naturaleza humana. Por su parte, el prestigioso actor nipón Ken Ogata se encarga de interpretar al protagonista. El resultado es interesante, y sin duda está enfocado a intentar comprender, o al menos atisbar, las razones que empujaron a Mishima hacia su dramático final. Se comprende que la película sea entonces muy literaria, de 'arte y ensayo', pues se va desarrollando conforme escuchamos en off las palabras del propio Mishima. Y ciertamente sus escritos arrojan luz sobre el mundo atormentado y narcisista del escritor, lleno de tristezas y fantasmas: opresiva y vacía visión materialista de la existencia; desproporcionada expansión de su ego y de la estética del cuerpo, con clara tendencia exhibicionista; la búsqueda desesperada y sexualizada (también en su variante homosexual) de la belleza absoluta, de una perfección que le resultaba inasible, etc. Mishima fue víctima de todo eso y llegó a concebir su muerte como la creación artística perfecta, una especie de unión íntima entre la palabra y la acción. De todas maneras, quizá lo más llamativo de esta producción es cómo Paul Schrader plasma estas singulares ideas en pantalla, su apabullante aspecto formal. La trama está dividida en cuatro capítulos: 1. Belleza, 2. Arte, 3. Acción, 4. Armonía entre la pluma y la espada; y por otro lado todo el conjunto tiene una estructura abrupta, con hilos narrativos y estilos visuales independientes. El punto de partida es el inicio del último día de Mishima y luego se alternan otros fragmentos narrativos, que se refieren, por una parte, a la vida pasada del escritor y, por otra, a recreaciones del argumento de sus obras. Y es aquí, en las oníricas imágenes sobre sus escritos (se centra principalmente en tres: 'El pabellón de oro', 'La casa Kyoko' y 'Caballos desbocados') donde la película arriesga de veras. La puesta en escena es pretenciosamente artificial, con decorados minimalistas, ricos en colores chillones (rojo, amarillo, azul), con pasajes imbuidos de una trasnochada estética kitch de los 70, donde brilla la fotografía de John Bailey. Puede ser que esa teatralidad vanguardista resulte excesiva y no aguante bien el paso del tiempo, aunque también es cierto que recuerda a la que años después adoptó Lars von Trier en Dogville. Y dentro de ese contundente aspecto formal, también está sumamente cuidada la inclusión en cada pasaje de la excelente banda sonora de Philip Glass.

6/10
El beso de la pantera

1982 | Cat People

Irena (interpretada por Nastassja Kinski) es una atractiva joven que empieza a sentir su sexualidad. Paralelamente, encuentra su primer amor, pero la pasión se convertirá en tragedia. Ella y su único pariente vivo, su hermano, son víctimas de una maldición de la familia, según la cual sólo pueden realizar el acto sexual entre ellos. El reputado guionista de Taxi Driver y Toro salvaje, Paul Schrader se pasó a la dirección donde comenzó a destacar con títulos de alto contenido erótico, como American Gigolo. En esta ocasión adapta una terrorífica y morbosa historia de Dewitt Bodeen, para lo que contó con los más avanzados efectos especiales. La música corre a cargo del mítico Giorgio Moroder, mientras que el exitoso tema central fue interpretado por David Bowie.

5/10
American Gigolo

1980 | American Gigolo

Julian Kay (Richard Gere) es un atractivo joven, amable, educado y culto, que vende su compañía y su presencia a cualquier mujer adinerada de Palm Springs. Es un auténtico "gigoló" que se encuentra a gusto ejerciendo su dudosa profesión. Pero su vida se complica cuando, en una de sus citas, se ve implicado en un asesinato sucedido en extrañas circunstancias. Las principales sospechas recaen sobre Julian, y su forma de ganarse la vida no le ayuda a demostrar su inocencia. Se trata de una película subidita de tono, que lanzó al estrellato a Richard Gere. Interpreta un personaje que parece hecho a su medida, calculador, audaz, e independiente. La trama cuenta con todos los ingredientes de un buen thriller. A la vez que mantiene la emoción, su director Paul Schrader trata de sumergirse en la compleja personalidad de un gigoló. A pesar de la truculencia del planteamiento, gustará a los superfans de Richard Gere.

6/10
Hardcore, un mundo oculto

1979 | Hardcore

Jake Van Dom, un acomodado fabricante de muebles de un pueblo de Utah, investiga la desaparición de su hija Kristen, que ha participado en una sórdida película pornográfica. Primero contrata a un detective privado, pero en vista de que no obtiene resultados, decide investigar él mismo, en clubs y sex-shops. Al final acaba fingiendo que es un rico empresario interesado  en invertir en películas pornográficas. Recibe la inesperada ayuda de Niki, una prostituta. Segundo trabajo como director de Paul Schrader, que describe con toda su crudeza el submundo del negocio del sexo y las perversiones. Gran trabajo de George C. Scott, como padre calvinista, dispuesto a cualquier cosa por recuperar a su hija. Schrader, guionista de Taxi Driver, incide en su tema favorito, la redención, en este caso la de un padre que se siente culpable por haber perdido a su hija.

4/10
Blue Collar

1978 | Blue Collar

Tres trabajadores de una cadena de montaje de coches deciden que su vida está vacía y trazan un plan que les libere definitivamente. Debut como realizador del "tremendista" Paul Schrader tras su tremendo éxito como guionista (Taxi Driver, Toro salvaje). Posteriormente firmaría otros títulos significativos como American Gigolo o El beso de la pantera. Está protagonizada por un trío altamente eficaz:Harvey Keitel, Richard Pryor y Yaphet Kotto.

7/10

Últimos tráilers y vídeos