IMG-LOGO

Biografía

Gary Piquer

Gary Piquer

Gary Piquer

Filmografía
La librería

2017 | The Bookshop

Una encantadora película, adaptación de la novela homónima de Penelope Fitzgerald, que habla de modo tremendamente original y desde una óptica femenina del amor por los libros. Resulta muy apropiado que también sea una mujer directora de cine, la española Isabel Coixet, la que haya hecho la correspondiente traslación a la pantalla. Contiene bastantes elementos autobiográficos de la propia autora, como su trabajo en una librería y su dedicación a los libros tras quedar viuda de un antiguo soldado de la Segunda Guerra Mundial. En efecto, la protagonista, Florence Green, acaba de recalar en Hardborough, un pueblecito británico costero, con un sorprendente plan: restaurar un histórico edificio local y convertirlo en librería, la primera del lugar. Viuda y sin hijos, sabe que los libros son lugares en los que es posible habitar, y que hacen formidable compañía, y querría compartir esa pasión con sus nuevos vecinos. No va a ser tarea fácil, pues aparte de los escasos hábitos de lectura allí existentes, Violet Garmet, una de las fuerzas vivas del lugar, tiene otros planes, como la apertura de un centro cultural, y ve en la recién llegada a una rival que debería cederle el local y plegarse a sus ideas. Esta mujer y otros lugareños, como Milo North, un insustancial periodista de la BBC, van a poner las cosas difíciles a Florence, que en cambio puede que encuentre un aliado en el taciturno señor Brandish, gran lector, pero que vive recluido en su caserón. Aunque el planteamiento puede ser un poco naif, y el final algo brusco, la película de Coixet funciona en líneas generales como fábula sobre las dificultades para integrarse en una comunidad cerrada que excluye a los que no se pliegan a ciertos modos de funcionar. Tiene momentos realmente encantadores, sobre todo gracias al audaz corazón de oro de Florence, una bondadosa mujer con gran fuerza de voluntad y fibra moral a prueba de bombas, estén a la altura o no de la confianza que deposita en sus vecinos, nunca les responderá con vileza; Emily Mortimer sabe encarnar con convicción estos valores, un auténtico coraje que no dejará indiferentes a Violet -Patricia Clarkson prueba lo gran actriz que es al no convertirla en personaje de cartón piedra-, Milo o el señor Brandish -magnífico Bill Nighy-, o a la niña que echa una mano en la tienda por las tardes. Se habría agradecido una mejor integración de la pasión los libros en la narración, aunque se citan algunos autores, sólo dos tienen auténtico peso específico, Ray Bradbury y sus famosas obras de anticipación, y Vladimir Nabokov con su escandola “Lolita”, y si el espectador no sabe de qué van no entenderá su inclusión en la trama. De todos modos sí tiene encanto esa selección y recomendación de libros, y la petición de consejo, que hace pensar en otra película basada en una novela sobre amor a los libros, La carta final, que adaptaba “84 Charing Cross Road”, la novela de otra escritora, Helene Hanff.

6/10
Las aventuras del capitán Alatriste

2015 | Las aventuras del capitán Alatriste | Serie TV

Adaptación de las novelas de Arturo Pérez-Reverte, que ya habían conocido un primer acercamiento cinematográfico de la mano de Agustín Díaz Yanes. Si éste no lograba un resultado demasiado brillante, las comparaciones acaban haciéndolo bueno, pues la serie televisiva resulta bastante limitada, a pesar de haber contado con el lustre de directores como Enrique Urbizu, quien no es ajeno al universo Reverte pues antes versionó un relato corto del autor en Cachito. Con tramas folletinescas deudoras de Alejandro Dumas, la idea es pintar intrigas de espadiches y palaciegas con el telón de fondo histórico de la corte del rey español Felipe IV. El huérfano Íñigo de Balboa ha sido enviado por su madre a Madrid para servir al capitán Alatriste, un mercenario que ofrece su espada a quien le pague bien, aunque guiado por unos principios básicos de servir a la patria y al rey. La posible boda de la hermana del rey con el príncipe de Gales, de incógnito por España, desata movimentos conspiratorios del inquisidor Bocanegra. Quizá el papel aguante ciertos argumentos descabellados, pero la serie, en sus primeros pasos, avanza muy torpemente, se diría que lo del formato televisivo no acaba de encajar con Urbizu. Y el problema no es sólo el presupuesto limitado, los personajes resultan muy acartanados y próximos al estereotipo, y el recurso a villanos de opereta y escenas de alcoba no acaba de arreglar las cosas. Por decir algo positivo, señalemos que Aitor Luna compone con cierta dignidad al protagonista.

4/10
Refugiados

2015 | The Refugees | Serie TV

Millones de personas del futuro viajan al presente para escapar de un desastre planetario. Deben cumplir dos reglas básicas: no pueden hablar sobre el futuro, y no pueden relacionarse con los suyos. La familia Sanz, formada por Samuel, Emma y la pequeña Ana recibe la inesperada visita en su domicilio de uno de los visitantes, aunque desconocen cuál es su objetivo. Thriller futurista que supone la primera serie española coproducida con BBC. Al menos logra inquietar en el arranque, por lo que el espectador querrá ver más. Pero nada acaba de resultar realista, sobre todo que la acción transcurra en España, cuando la ambientación parece más propia del Reino Unido o de Estados Unidos, quizás para vender allí. O que los personajes tengan nombres que podían ser anglosajones. Y resulta agotadora la obsesión de las series españolas por exhibir cuerpos de actores, en esta ocasión a propósito de que para viajar en el tiempo se debe ir desnudo, lo que da pie a recrearse una y otra vez en hombres y mujeres. También las críticas a la familia supuestamente cristiana pero en realidad cínica resultan un tanto tópicas.

5/10
El rey

2014 | El rey | Serie TV

Holmes & Watson. Madrid Days

2012 | Holmes & Watson. Madrid Days

Sherlock Holmes ha dado mucho juego en la pantalla. En Asesinato por decreto se mezclaban sus peripecias con las de Jack el destripador. Este célebre asesino es una pieza fundamental de Holmes & Watson. Madrid Days, que como su mismo título indica también tiene como eje fundamental la visita del personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle a la capital de la España. Holmes & Watson. Madrid Days presenta a un maduro Sherlock Holmes que mantiene un romance con Irene Adler, una conocida actriz casada. El detective tiene sueños recurrentes con unos crímenes acontecidos en Madrid, que imitan al dedillo los que cometió Jack el destripador en Londres, y cuyo autor empieza a ser conocido como Juanito el Charcutero. En compañía de Watson, que deja en casa a su amada esposa, se traslada al lugar de los hechos, donde conocerá a relevantes personajes de la época a los que sonsacar datos sobre lo ocurrido. Dos tipos de público se sentirán atraídos a priori por una versión de José Luis Garci de las andanzas de Sherlock Holmes: los incondicionales del asturiano y los forofos del personaje. Los primeros saldrán más satisfechos que los segundos, ya que desde el contemplativo arranque queda claro que estamos ante una película de autor, para bien o para mal. Holmes & Watson. Madrid Days viene a ser sobre todo una inmersión en la época, que se detiene para que los personajes conversen detenidamente tomándose su tiempo sobre el cocido de Lhardi, o en torno al Palacio de Cristal, del Palacio del Buen Retiro. Así, los dos protagonistas tienen la función de extranjeros que sirven al director para describir desde su punto de vista los ambientes que le parecen significativos. Por contra, en Holmes & Watson. Madrid Days saben a poco los pasajes típicamente de Sherlock Holmes, que en ocasiones contadas realiza una de sus brillantes deducciones (cuando conoce al periodista encarnado por Víctor Clavijo) o conversa con la señora Hudson. Como tiene por costumbre, José Luis Garci se ha rodeado de ilustres colaboradores, entre los que destaca el fotógrafo Javier Palacios, autor de Casual Days, que sorprende con sus pictóricos planos de época. Por su parte, el propio José Luis Garci firma el montaje, que pretende ser lo más pausado posible, y ha coescrito el guión con su esposa, Andrea Tenuta, y la poco conocida María Sanromán, a partir de una idea desarrollada por el director con el crítico y Fiscal General del Estado Eduardo Torres-Dulce. Siempre ha destacado el realizador por su excelente mano con los actores. En esta ocasión destaca un sobresaliente trabajo de Gary Piquer, actor excepcional que ha demostrado su enorme valía en títulos como Mal día para pescar y Aunque tú no lo sepas, y que hasta ahora ha sido muy desaprovechado. Su Holmes resulta muy sentido, pero por desgracia desentona con el resto del reparto por su acento, que no tienen los otros actores que interpretan a británicos, incluyendo a su inseparable Watson –un José Luis García Pérez estupendo, más espontáneo–. Tampoco se entiende mucho que se haya tomado la opción de que las escenas en las que supuestamente hablan en su lengua natal o interaccionan con compatriotas se hayan interpretado en español, y sin embargo, de repente, se ponen a conversar en genuino inglés con el redactor de prensa. Por lo demás, resultan convincentes actores muy de Garci como Enrique Villén, Juan Calot, Manuel Tejada y hasta el inevitable diplomático Inocencio Arias. Sorprenden agradablemente Belén López, el citado Víctor Clavijo, y las dos principales chicas [Rec], Manuela Velasco y Leticia Dolera, ambas muy por encima de sus interpretaciones precedentes. De todo el reparto femenino sobresale Macarena Gómez, una actriz muy natural con mucha fuerza, que encarna a una cabaretera. Además, Carlos Hipólito, presente en varias cintas 'garcianas' anteriores, realiza una pequeña colaboración como el escritor Benito Pérez Galdós. También es digno de mención que el realizador logre sacarle partido al cómico malo del dúo Cruz y Raya Juan Muñoz, y hasta al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que para asombro de propios y extraños al menos no desentona significativamente como su ilustre antepasado Isaac Albéniz, a pesar de que incluso interviene en un breve diálogo.

5/10
Capitán Trueno y el santo grial

2011 | Capitán Trueno y el santo grial

El Capitán Trueno es un célebre personaje de cómic creado en 1956 por el guionista Víctor Mora y el dibujante Ambros, cuyos trabajos iban en la línea de las películas de aventuras medievales para todos los públicos, como Robin de los bosques o Ivanhoe. Juanma Bajo Ulloa intentó llevar al cine sus peripecias, pero finalmente desistió por diferencias creativas con los productores. Finalmente se ha encargado de la realización Antonio Hernández, solvente artesano responsable de títulos como Lisboa, Los Borgia y En la ciudad sin límites. Palestina en la época de las Cruzadas. Con ayuda de sus inseparables amigos Goliath y Crispín, el Capitán Trueno se enfrenta a un grupo de musulmanes en un fuerte. Allí, Trueno encuentra a un anciano moribundo que casualmente posee el Santo Grial, el cáliz que utilizó Jesucristo en la Última Cena. Le pide que lo lleve a España y lo proteja de una orden de guerreros siniestros. Le ayudan sus amigos y variopintos personajes entre los que se encuentra una atractiva princesa vikinga, Sigrid, de la que se enamora. El cómic tenía posibilidades de dar lugar a un film de aventuras cuanto menos correcto, Hernández era una buena elección como director. Aunque el arranque despierta cierta expectación, pronto queda de manifiesto que el presupuesto no llega a cubrir las exigencias de una gran aventura en pantalla grande, y proliferan las dunas y los armamentos de plástico ridículos. El guión no parece ir a ningún sitio, y los diálogos son un despropósito. Es difícil entender cómo al considerar la opción de revisar un cómic mítico para generaciones de españoles, no se halla hilado más fino y en vez de conservar el espíritu de caballero que va deshaciendo entuertos al grito de “Santiago y cierra España” se le ha desprovisto de los rasgos más característicos de su personalidad en “favor” de una imagen más políticamente correcta, para supuestamente agradar a un público actual. Así se nos presenta a un héroe plano sin pasado sugerente que nos pueda hacer imaginar las mil y una batallas en las que ha podido participar siempre por una misma causa, la defensa de los desvalidos bajo un pensamiento cristiano, como ideaba Mora y Ambros reflejaba en viñetas. Si la intención era evitar que se viera al Capitán Trueno como lo que algunos denominan un “facha” que respondía a la época en la que nació el personaje, ya se podrían haber estrujado un poco el cerebro para haberle dotado de mucho más carisma y subrayado los valores de astucia, valentía y en definitiva, capacidad de liderazgo en cualquier héroe que se precie. El Capitán Trueno se merecía más. Por otro lado, los actores principales tienen cierto parecido con sus personajes en las viñetas. Sin embargo, están dirigidos con desinterés, y parecen recitar sus textos sin ninguna convicción. Al menos, es un film positivo y bienintencionado con un tono amable que puede gustar a los más jóvenes. La canción de Asfalto nos traerá seguro muy buenos momentos al final del film. Ven, Capitán Trueno, haz que gane el bueno...

2/10
El género femenino

2011 | El gènere femení

Raimon, director teatral de unos cincuenta años de edad, encuentra una novela que le interesa muchísimo. Pero el ejemplar que cae en sus manos no tiene portada, y desconoce el título y el autor. Por otra parte, aparecen en su vida tres mujeres que determinarán su comportamiento y pondrán en evidencia su propia dificultad para relacionarse con ellas.

Mal día para pescar

2009 | Mal día para pescar

Inspirada adaptación de un cuento del escritor Juan Carlos Onetti, esta coproducción de España y Uruguay ha merecido ser seleccionada para competir en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes. Y hay motivo. El film sigue a una extraña pareja de perdedores, con reminiscencias a don Quijote y Sancho Panza. La componen el Príncipe Orsini, un charlatán con mucha labia, y Jacob von Oppen, envejecido campeón mundial de lucha libre, procedente de Alemania Oriental. Ambos realizan una gira de combates de exhibición en pueblos de Uruguay como preparación, asegura Orsini, para la recuperación de un cetro de campeón del que Jacob fue despojado al huir de su país y convertirse en apátrida. Al recalar en Santa María, Orsini opera del modo habitual: lanza un desafío para que algún luchador local combata con su campeón por una bolsa de mil dólares; y se asegura de comprar al retador, para que Jacob venza el combate, y quedarse con la recaudación del espectáculo. Con lo que no cuenta Orsini es con Adriana, una mujer muy decidida, cuyo novio es una “bestia” descomunal, y al que para asegurar su futuro en común ha persuadido para convertirse en retador.El guionista y director Álvaro Brechner procede del mundo del cortometraje, y tal circunstancia la sabe convertir en una ventaja, a la hora de dar aire y empaque a una historia que es en sí breve: sabe darle alas, y desarrollar a los personajes con vigorosos trazos que sacan a la luz lo mejor y lo peor del ser humano, en su lucha por la supervivencia, que afronta circunstancias fatales: si algo puede salir mal, saldrá mal... ¿o no?Destaca la pareja protagonista, el buscavidas Orsini, compuesto acertadamente por Gary Piquer, y el bruto y simple Jacob, al que encarna Jouko Ahola. Pero también Adriana, todo un carácter, o el tipo del periódico que adivina el juego de Orsini. Con un sorprendente estilo, se funden tragicomedia, cine de timadores, cine negro e incluso western, y se engrasan a la perfección unos giros que sorprenden y no suponen un engaño, y que no es cuestión de desvelar; así, hasta el hermoso desenlace. El aspecto visual es poderoso, con un clímax de combate emocionante, bien resuelto, y un buen uso de la música, que nos habla de tramposos y de una forma de épica que muchos no consideran tal, pero que lo es: la de las personas modestas sin excesiva fortuna, que se empeñan día a día por salir adelante.

7/10
Cenizas del cielo

2008 | Cenizas del cielo

El español José Antonio Quirós sorprendió en 1999 con Pídele cuentas al rey, un film de clara perspectiva social que versaba sobre un minero en el paro que decide viajar a Madrid para entrevistarse con el rey Juan Carlos. En su siguiente film de ficción el director insiste en su preocupación por los temas sociales para denunciar situaciones reales relacionadas con ciertos delitos ecológicos que han de sufrir las gentes del campo. Ferguson es un escocés que viaja por la provincia española de Asturias con el fin de recabar datos para escribir una guía turística. Pero cuando se le estropea la caravana en que viaja se ve obligado a pasar varios días en un minúsculo pueblo y a entablar relación con sus habitantes. Se hace amigo sobre todo de Federico, y acaba por saber que el anciano lleva 40 años luchando contra la contaminación provocada por una central térmica cercana. Pero todos sus esfuerzos por cerrarla han sido en balde. Junto a él, Ferguson conocerá a Cristina, una madre soltera, al matrimonio formado por Mario y Tati, que no pueden tener hijos, y a otros habitantes del lugar. Lo mejor de esta comedia dramática es el amable retrato que hace Quirós de los lugareños de la pequeña comunidad asturiana. Más allá de la crítica de las injusticias ecológicas y de las absurdas incoherencias que se pueden producir en este campo, el film es una simpática representación costumbrista. Hay cariño y ternura a la hora de tratar a los pintorescos personajes y de mostrarles como gente de gran corazón, aunque sean inevitables algunas rencillas entre ellos. Puede achacarse a la historia el haber caído en algún tópico sonado, como el del turista que de la noche a la mañana cae bien a todo el mundo y se convierte en cuestión de días en alguien sorprendentemente querido (también para llevárselo a la cama cuantas veces haga falta). Por lo demás, están bien dibujados los diferentes personajes y las situaciones cómicas son frecuentes y eficaces, sobre todo las protagonizadas por el suegro pescador y por el golfista patoso.

5/10
La caja Kovak

2006 | The Kovak Box

El crítico mallorquín Daniel Monzón levantó grandes esperanzas cuando debutó como guionista con Desvío al paraíso, pero posteriormente su carrera como director ha sido desastrosa. El corazón del guerrero era una aburrida mezcla de fantasía, drama y humor cutre tipo Torrente, mientras que El robo más grande jamás contado era una parodia del cine de robos, con gags en la misma línea chabacana y con interpretaciones histriónicas. Así las cosas, Monzón eleva sustancialmente el nivel con este thriller serio, de producción española pero rodado en inglés, con un protagonista tan solvente como Timothy Hutton, que ganó un Oscar con Gente corriente, y que fue el pianista a punto de casarse en Beautiful Girls. El actor californiano interpreta con oficio y seguridad a David Norton, un escritor de novelas de ciencia ficción que recala en Mallorca para dar una conferencia, tras ser contratado por un misterioso individuo. Le acompaña su prometida, a la que aprovecha para pedir en matrimonio. Pero ésta fallece tras caer inesperadamente por la ventana, en lo que parece un intento de suicidio. Cuando está en el aeropuerto a punto de abandonar la isla, le aborda una misteriosa chica que también cayó por la ventana. El asunto guarda muchas similitudes con la trama de la primera novela de Norton, en la que el estado implantaba un chip en la cabeza de los ciudadanos, para incitarles al suicidio en caso de que se volvieran peligrosos. Quien sea que haya orquestado la trama criminal es un lector que conoce la obra de Norton al dedillo. El propio Monzón ha escrito con Jorge Guerricaechevarría, habitual de las películas de Álex de la Iglesia, un guión con numerosos puntos de interés, en torno a los límites de los avances científicos, y los efectos perversos de la creación artística. Aunque todo se queda en un MacGuffin, expresión acuñada por Hitchcock para referirse a una excusa que propicie un thriller inquietante. El cineasta consigue efectivamente mantener la tensión, logra alguna buena escena de suspense, y maneja muy bien al reparto internacional, en el que además de Hutton están presentes el irlandés David Kelly y la española Lucía Jiménez. Es una pena que teniendo los medios y los actores propicios el film no haya fructificado en algo de mayor entidad, con momentos memorables.

4/10
Oculto

2005 | Oculto

Tres jóvenes coinciden en una conferencia sobre el significado de los sueños. Beatriz trabaja en el centro cultura donde se imparte, y tiene complejo de chica aburrida y sin novio. Álex es un periodista, que ha venido a cubrir el evento. Finalmente, Natalia forma parte del público, y llama la atención de todos cuando interroga al ponente acerca de lo que esconde uno de sus sueños recurrentes. Antonio Hernández sorprendió agradablemente con En la ciudad sin límites. Aquí cambia de registro con un thriller excesivamente estirado, con demasiados vericuetos, donde también están presentes los sentimientos y frustraciones de los personajes. Laia Marull hace una estupenda interpretación, y sorprende con su buen hacer la desconocida Angie Cepeda.

4/10
La fiesta del chivo

2005 | La fiesta del chivo

Adaptación de la novela de Mario Vargas Llosa, a cargo de su sobrino, Luis Llosa. Cuenta el regreso de Urania a su Santo Domingo natal, donde vive su padre anciano, mudo e inmóvil. Pronto se agolpan en su cabeza los traumáticos recuerdos del pasado, cuando su progenitor era la mano derecha del dictador de la República Dominicana, Rafael Leónidas Trujillo. Ella era una joven guapa, inteligente e ingenua, que acabó sintiendo en su propia piel, de la mano de quien más quería, los abusos intolerables del régimen trujillista. Aquí Llosa ofrece una película correcta, en la que se agradecería un punto más de dinamismo.

4/10
León y olvido

2004 | León y olvido

Olvido es una veinteañera huérfana, que tiene que hacerse cargo de León, su hermano, aquejado de síndrome de Down, cuando éste es expulsado de la residencia en la que vive. Tercer largometraje escrito y dirigido por Xavier Bermúdez, autor de las desconocidas Luz negra y Nena, que expone la historia con demasiada truculencia. Pero Marta Larralde, que también ha coprotagonizado El penalti más largo del mundo, demuestra que es una joven promesa que dará que hablar, mientras que Guillermo Jiménez, que pasa por ser la primera persona con síndrome de Down en conseguir el título de ESO, realiza una esforzada interpretación.

3/10
Romasanta. La caza de la bestia

2004 | Romasanta. La caza de la bestia

Galicia, a mediados del XIX. Ante las misteriosas desapariciones de personas, la mitología popular empieza a concebir la existencia de un hombre lobo en el bosque. Precisamente allí vive Bárbara con su hermana Josefa. Ambas se sentirán más seguras con la llegada de Manuel, vendedor a domicilio, amante de Josefa, pero que termina manteniendo un romance con Bárbara. Ésta última empieza a sospechar que Manuel es el licántropo, pues se comporta de forma extraña y es la única persona capaz de aventurarse por los alrededores con su carromato. Reconstrucción de la historia real de Manuel Blanco Romasanta, juzgado en 1852 por el asesinato de quince personas, y que ya inspiró El bosque del lobo, con una magnífica intepretación de José Luis López Vázquez. Primer asesino en serie documentado de nuestro país, Romasanta  se salvó de la pena de muerte alegando que sufría licantropía y no era responsable de sus actos. Tras El segundo nombre, el madrileño Paco Plaza vuelve a ponerse al frente de una cinta de Fantastic Factory, productora especializada en cine fantástico. El cineasta hace gala de una esmerada ambientación para narrar el choque entre superstición y positivismo emergente.

5/10
Aunque tú no lo sepas

2000 | Aunque tú no lo sepas

Adaptación de "El vocabulario de los balcones", un cuento de Almudena Grandes. Juan Vicente Córdoba logra darle un adecuado tono intimista, con cierta delicadeza, atrapando la desorientación afectiva de los personajes. Se trata de una historia de amor en dos tiempos, entre Lucía, una chica bien, y Juan, de extracción social humilde. En los años 70 aquello es un juego de complicidades propiciado por los balcones enfrentados desde los que mutuamente se encuentran. Como acaban yendo cada uno por su cuenta, un encuentro casual veinticinco años después podría propiciar la renaudación de esa relación, sobre todo porque ambos comparte cierta soledad, y las diferencias de clase ya no son tales.

6/10
¡Ala... Dina!

2000 | ¡Ala... Dina! | Serie TV

Alocada serie de televisión española, de humor facilón y muy pobre, aunque eficaz, y que cuenta con el tirón de la humorista Paz Padilla. Narra las peripecias de Dina, una genia que ha permanecido encerrada en una botalla durante 500 años. Un día vuelve al mundo y se integra en la familia de un viudo llamado Tomás, que tiene dos hijos, Eva y Álvaro. Aunque a la genia le prohiben que haga uso de su poder, lo cierto es que Dina no puede resistirse y a las primeras de cambio... ¡zas!, superpoder al canto. Aunque tuvo cierto éxito, esta 'sitcom' contó con sólo dos temporadas. En la segunda el papel principal lo interpretó Miriam Díaz Aroca.

4/10
A los que aman

1998 | A los que aman

Tragedia de enredo impregnada de un aire romántico irresistible. En una época indefinida, quizá el siglo XVIII, varios personajes desojan la margarita de sus amores apasionados: el maestro ama a Matilde, Matilde ama a León, León ama a Valeria. A ellos se suma una chiquilla, enamorada del maestro, y que turba aún más estos amores desgarrados. Trajes de época, bosques con niebla, duelos de espada, amor, odio, melancolía. La catalana Isabel Coixet (Cosas que nunca te dije) demuestra un envidiable dominio de la narración cinematográfica en una película de gran belleza formal, que recuerda a las novelas de las hermanas Brontë.

6/10
El último viaje de Robert Rylands

1996 | El último viaje de Robert Rylands

Brillante segunda película como realizadora de Gracia Querejeta, tras la interesante Una estación de paso y antes de la magnífica Cuando vuelvas a mi lado. Se trata de una versión muy libre de la excepcional novela de Javier Marías Todas las almas, autor con el que, por cierto, hubo una tremenda polémica que fue dirimida en los tribunales. Describe el drama de un profesor y arqueólogo de Oxford, homosexual, que regresa después de varios años en el extranjero. La policía ha iniciado una investigación por su misteriosa desaparición de la universidad, por lo que Rylands decide declarar voluntariamente frente al comisario. La puesta en escena y las interpretaciones son de una excepcional calidad, y consiguen dotar de gran dramatismo una historia que se narra en un tono muy sugestivo.

6/10
El niño invisible

1995 | El niño invisible

Durante una excursión, un grupo de pequeños amigos descubren una extraña piedra. Deciden ignorarla por miedo a que les cause problemas, pero al volver a casa la encuentran inexplicablemente en su mochila. Enseguida tratan de devolverla al lugar donde la vieron, pero al hacerlo son atrapados por un siniestro personaje que los transporta hasta el siglo XII. Allí descubren que la piedra es la clave para convertir los metales en oro. Pero las consecuencias de la reacción serán terribles, porque un maleficio dice que el sol se oscurecerá y la muerte reinará sobre la tierra. Los valientes niños deberán salvar el futuro. Interpretada por el conocido grupo musical infantil Bom Bom Chip. Una emocionante película de aventuras, donde la magia y la fantasía se mezclan en las maravillosas aventuras de estos niños.

4/10
Esquilache

1989 | Esquilache

Encomiable esfuerzo de Josefina Molina por ofrecer cine histórico, aunque se note en exceso la escasez de medios en las escenas de exteriores de la rebelión de las masas. El film cuenta el histórico motín contra Esquilache, el poderoso ministro de ideas ilustradas de Carlos III. Mientras regresa a Madrid tras producirse los primeros chispazos del motín, Esquilache recuerda sus esfuerzos reformistas, que cuentan con la aprobación del monarca, pero chocan con la oposición de muchos nobles y del populacho, que le ven como a un extranjero que no entiende las costumbres locales. La película ahonda en la idea de la histórica actitud de los españoles a ser autodestructivos, que les lleva a combatir iniciativas ideadas para favorecer el bien común, por una amalgama de envidia, ignorancia y orgullo. La narración se resiente de una estructura demasiado discursiva, donde suenan a tópicos algunos pasajes, sobre todo los de la relación de Esquilache con una sirvienta. Pero al menos sirve para que se luzcan los actores. Desde luego Fernando Fernán Gómez, protagonista absoluta, pero también Adolfo Marsillach como el rey, y Amparo Rivelles como la reina Madre.

4/10
Mal día para pescar

2009 | Mal día para pescar

Inspirada adaptación de un cuento del escritor Juan Carlos Onetti, esta coproducción de España y Uruguay ha merecido ser seleccionada para competir en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes. Y hay motivo. El film sigue a una extraña pareja de perdedores, con reminiscencias a don Quijote y Sancho Panza. La componen el Príncipe Orsini, un charlatán con mucha labia, y Jacob von Oppen, envejecido campeón mundial de lucha libre, procedente de Alemania Oriental. Ambos realizan una gira de combates de exhibición en pueblos de Uruguay como preparación, asegura Orsini, para la recuperación de un cetro de campeón del que Jacob fue despojado al huir de su país y convertirse en apátrida. Al recalar en Santa María, Orsini opera del modo habitual: lanza un desafío para que algún luchador local combata con su campeón por una bolsa de mil dólares; y se asegura de comprar al retador, para que Jacob venza el combate, y quedarse con la recaudación del espectáculo. Con lo que no cuenta Orsini es con Adriana, una mujer muy decidida, cuyo novio es una “bestia” descomunal, y al que para asegurar su futuro en común ha persuadido para convertirse en retador.El guionista y director Álvaro Brechner procede del mundo del cortometraje, y tal circunstancia la sabe convertir en una ventaja, a la hora de dar aire y empaque a una historia que es en sí breve: sabe darle alas, y desarrollar a los personajes con vigorosos trazos que sacan a la luz lo mejor y lo peor del ser humano, en su lucha por la supervivencia, que afronta circunstancias fatales: si algo puede salir mal, saldrá mal... ¿o no?Destaca la pareja protagonista, el buscavidas Orsini, compuesto acertadamente por Gary Piquer, y el bruto y simple Jacob, al que encarna Jouko Ahola. Pero también Adriana, todo un carácter, o el tipo del periódico que adivina el juego de Orsini. Con un sorprendente estilo, se funden tragicomedia, cine de timadores, cine negro e incluso western, y se engrasan a la perfección unos giros que sorprenden y no suponen un engaño, y que no es cuestión de desvelar; así, hasta el hermoso desenlace. El aspecto visual es poderoso, con un clímax de combate emocionante, bien resuelto, y un buen uso de la música, que nos habla de tramposos y de una forma de épica que muchos no consideran tal, pero que lo es: la de las personas modestas sin excesiva fortuna, que se empeñan día a día por salir adelante.

7/10

Últimos tráilers y vídeos