saltar al contenido principal

BLOG DE HILDY

No hablo de esta semana, donde abundan los estrenos interesantes en salas de cine. Pero el fin de semana pasado, con el permiso del estreno de la nueva y cansina entrega de la saga “Animales fantásticos”, la novedad cinematográfica más importante podía verse en una plataforma de streaming.

¿Por qué lo llaman "intimidad" cuando quieren decir "sexo"?, podríamos preguntarnos parafraseando el título de una conocida película. Las luces de alarma ante los abusos sexuales de artistas y productores se han encendido, pero quizá la solución cierra los ojos ante una parte, grande, del problema.

Si saliéramos a la calle y preguntáramos al azar a los viandantes sobre su conocimiento del cine de Juan Manuel Cotelo o el de Michael Moore, quizá casi nadie sabría quiénes son. Aunque si afináramos la encuesta, la cosa podría cambiar. Entre los seguidores de la política USA, pocos ignorarán quién es Moore. Mientras que seguramente muchos católicos habrán visto películas de Cotelo.

Me considero una persona optimista. Quiero creer que en 2018 se siguen haciendo películas maravillosas. Pero cuando recupero un clásico como “Dos cabalgan juntos” o repaso una película del centenario Ingmar Bergman, siento como si se hubiera perdido algo. Y no hay que remontarse tanto. Miro 25 años atrás, a 1993, y veo un conjunto de películas maravillosas. ¡Vaya año! ¿Volveremos a tener otro parecido?

La vida está llena de coincidencias. Como la de que el mismo año 2018 se hayan estrenado sendos documentales sobre dos grandes cómicos, el español Eugenio y el estadounidense Robin Williams. Muy distintos en su estilo, pero ambos divertidos, aunque marcadas tristemente por la desgracia en el mundo real.

El lunes pasado vi "Ola de crímenes", la nueva película de Gracia Querejeta, que se atreve a explorar el género de la comedia. Duele decirlo, pero "gracia", más bien poca. Algún colega bromeaba aseverando que la película es un "crimen".

Quién te ha visto y quién te ve, oh centenario cinematógrafo. El vertiginoso avance tecnológico ha cambiado el mundo de un modo que era difícil prever. Lo que ha afectado inevitablemente al cine. Aquí va una lista de inventos que han cambiado las películas, tanto en lo argumental, como en el modo en que se hacen y se ven.

Hay que adaptarse a los nuevos tiempos. No me parece mal, nada hay peor que quedarse rancio y anquilosado. Pero tengo para mí que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood, en su afán de ser guay y cool, está perdiendo un poco los papeles, y con ellos sus señas de identidad.

Ha transcurrido medio año, y ofrezco a los lectores de decine21 un balance de lo mejor que ha dado el cine hasta la fecha. Un aviso a navegantes: voy a ser muy exigente, mi lista es la de las 25 películas que aportan algo y considero que un amante del cine debe ver de modo casi obligatorio.

Estos días vivimos un gran revuelo entre los periodistas cinematográficos, por el cierre de la redacción de la revista “Fotogramas” en Barcelona y el despido de la mayoría de sus componentes.

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE