saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Mentes brillantes

Mentes brillantes

Première année

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

Mentes brillantes

Antoine decide prepararse para las pruebas de acceso a Medicina… por tercera vez. En cambio, para Benjamin es su primer intento y pronto se dará cuenta de que esto no es pan comido. En un mundo tan competitivo y caracterizado por noches de estudio intenso, en lugar de fiestas universitarias, los dos amigos tendrán que encontrar un término medio entre la ciega desesperación del presente y la esperanza de un brillante futuro.

Galería de imágenes

Mentes brillantes
Mentes brillantes
Mentes brillantes
Mentes brillantes
Mentes brillantes
Mentes brillantes
Mentes brillantes

Crítica decine21.com

estrella
6
Futuros médicos
Futuros médicos

Las buenas calificaciones escolares de Benjamin (William Lebghil) le dan opción para estudiar medicina, con lo que así podría seguir con la tradición familiar, ya que su padre es un importante cirujano. Sin embargo, antes de iniciar la carrera tendrá que superar el examen de ingreso, por lo que deberá hacer el curso previo preparatorio. En él coincide con Antoine (Vincent Lacoste), otro aspirante a estudiar medicina, pero que lleva tres años intentando ser admitido. Ambos congeniarán rápidamente y se harán amigos.

No es casualidad que al director y guionista francés Thomas Lilti le interese especialmente el mundo de la medicina, porque él mismo es médico y ejerció esa profesión durante años. Fruto de esa experiencia nacieron Un doctor en la campiña e Hipócrates, sus dos películas anteriores a Mentes brillantes, film éste ambientado en una etapa precedente, pues todo pivota en torno a la prueba de acceso a la Facultad de Medicina –un trámite que en muchos otros países no existe actualmente, como en España– y la consiguiente ansiedad y preocupación que genera en los recientes universitarios. Esta línea narrativa no se deja de lado en ningún momento, de modo que seguimos continuamente a los dos protagonistas –estudios, planes, asistencia a clases, caminatas, simulacros de examen, etc.– con una mínima inclusión de algún otro personaje –los respectivos padres, la vecina– que sirven para dar perspectiva pero que no influyen demasiado en la trama, al menos aparentemente.

El film retrata con acierto una realidad importante que determina el futuro de muchos jóvenes. Lo hace Lilti de forma realista, pues la amistad entre los protagonistas se verá también sometida a la prueba de la rivalidad, la lucha por una de las plazas, en donde están bien definidos sus distintos caracteres: mientras Benjamin es disfrutón y despreocupado, Antoine es presa de la ansiedad y la obsesión por llegar a ser médico. Pero el guión aporta además un punto de vista muy cabal acerca de la universidad y de la idoneidad de las carreras que se eligen, el tema de la vocación importa, la frustración puede provocar peligros para la salud, pero también la influencia de agentes externos –padres, por ejemplo– pueden confundir a los alumnos con consecuencias inesperadas. Son reflexiones servidas con corrección cinematográfica, sin grandes alardes ni moralinas, pero con ritmo y escenas bien confeccionadas, como las que tienen lugar entre Benjamin y su padre, la conversación de historia con su madre o el magnífico colofón. Los dos actores están magníficos, sobre todo William Lebghil (Los recuerdos) en su papel de Benjamin.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE