IMG-LOGO
Vitoria, 3 de marzo
5 /10 decine21

Vitoria, 3 de marzo

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Vitoria, 3 de marzo

El 3 de marzo, tras varios meses de huelga en demanda de aumentos salariales, las comisiones representativas de trabajadores en las empresas en lucha convocan una jornada de paro general en Vitoria, ciudad con un movimiento asambleario que preocupa al Gobierno, temeroso de su posible extensión al conjunto del Estado Español. En la iglesia de San Francisco del barrio obrero de Zaramaga, miles de trabajadores y trabajadoras se reúnen en asamblea. En el exterior hay congregadas muchas personas más, y en medio, un centenar de agentes de Policía armada. Durante los sucesos del 3 de marzo de 1976 en Vitoria, cinco trabajadores resultan muertos a manos de la Policía. Begoña, una joven de clase media, vivirá en primera persona aquellos hechos que sacudieron “una ciudad donde nunca pasa nada”.

5 /10 decine21

Crítica

Masacre en una iglesia

Masacre en una iglesia

Reconstrucción de unos sangrientos hechos al comienzo de la Transición Española, acontecidos en la ciudad y el día aludidos en el título, en 1976, por tanto pocos meses después de la muerte de Francisco Franco. Agentes de la policía lanzaron gases lacrimógenos y dispararon contra trabajadores en huelga que asistían a una asamblea en la Iglesia de San Francisco de Asís, del popular barrio de Zaramaga. Muestra cómo se gestó la tragedia, encadenando los pasos de los miembros de una familia de clase media de la localidad, vinculada al paro laboral que derivó en el sangriento suceso. Sigue sobre todo al padre, José Luis, periodista de radio Álava que recibe una curiosa oferta, y su hija, Begoña, estudiante enamorada de un trabajador de Forjas Alavesas que se involucra en los movimientos sindicales.

Supone el debut como director de largometrajes del santanderino Víctor Cabaco, hasta el momento responsable de capítulos de la serie televisiva Compañeros. Pese a que cuenta con un presupuesto bastante limitado, consigue lo más difícil, que la ambientación de la Vitoria-Gasteiz de la época esté más o menos conseguida, con imágenes documentales añadidas, y la inclusión de himnos del momento, como “A galopar” de Paco Ibáñez o “Campanades morts” de Lluís Llach. Logra buenas interpretaciones de los principales actores, sobre todo de la joven Amaia Aberasturi (vista en la serie 45 revoluciones), como Begoña, y Ruth Díaz, nominada al Goya a la actriz revelación por Tarde para la ira, aquí la madre del clan protagonista. Otros, más secundarios, no logran resultar naturales, quizás por unos diálogos demasiado didácticos.

Pese a tratarse de una ópera prima, tiene un guión ágil, y explica bastante bien los errores clarísimos que se cometieron, para quienes desconozcan los hechos. Más discutible resulta alguna sugerencia de que la Transición no fue real, sino una mera mascarada para que siguieran en el poder los mismos –apuntándose al carro de las reivindicaciones de partidos radicales–. A este respecto, el empresario Eduardo (José Manuel Seda), uno de los personajes, llega a citar la célebre frase de “El gatopardo”, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa: “Algo debe cambiar para que todo siga igual”. Aunque estremecen las grabaciones policiales reales, con el famoso “Hemos contribuido a la paliza más grande de la historia”, y está claro que resulta significativo que no se juzgaran los hechos, pueden resultar discutibles los rótulos finales, que parecen reivindicar que se pronuncien los tribunales ahora, cuarenta años después: no tendría sentido.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.