Decine21
Zona friki

10 razones equivocadas de los críticos para denostar un film

Con la pandemia del coronavirus hemos descubierto que todos los españoles habían estudiado virología, aquí opina todo el mundo sobre si las mascarillas son necesarias y cuándo, o si la vacuna funcionará o no.

10 razones equivocadas de los críticos para denostar un film

Esta revelación se suma a certezas que ya teníamos, como que también cada uno de ellos llevaba dentro un entrenador de fútbol y un crítico de cine. Con la facilidad actual para escribir un blog, o grabar un podcast, cualquiera puede escribir sus opiniones, lo que no quiere decir ni de lejos que tengan interés alguno. Es cierto que muchos resultan tener dotes para ello, pero por desgracia no todo el mundo vale para emular a André Bazin por haber pasado por la Universidad de lo que me recomendaba el del videoclub y las pelis que pone Telecinco.

Según mi humilde opinión, existen 10 argumentos que utilizan los críticos poco experimentados, que resultan bastante discutibles a la hora de denostar un film. En realidad, cualquier razonamiento simplón no aporta demasiado, pero éstos en general ponen de manifiesto que quien ha redactado el texto no tiene ni pajolera idea de lo que está diciendo:

1. Pertenece a un género demasiado popular. Muchos gafapastas denuestan a priori cualquier título de terror, ciencia ficción, comedia, etc., pues gustan al público masivo, por lo que reconocer que se lo han pasado bien durante el visionado supone bajarse del pedestal desde el que iluminan al público. Pues bien, considero a un western, El hombre que mató a Liberty Valance, uno de los mejores filmes que he tenido el gusto de presenciar, con mayor contenido antropológico que muchas otras obras supuestamente sesudas, pero que no han llegado a ningún tipo de público.  

2. Se ha saltado el eje. Este tipo de razones las suelen esgrimir aquellos que acaban de empezar a estudiar audiovisuales, y quieren dárselas de entendidos. Pero el cine no es una ciencia exacta, sino un arte, así que el genial John Ford se saltaba el eje y el film seguía funcionando. Lo mismo resulta aplicable para cualquier criterio técnico, pienso por ejemplo que los filmes de la etapa mexicana de Luis Buñuel, rodados con pocos medios, a veces con sonido deficiente, pero eso no quita que sean apasionantes.

3. Demasiado academicista, o el director demuestra tener poca personalidad. Pues mejor. En mi humilde opinión casi es mejor esto que cuando nos vamos al extremo contrario, por ejemplo cuando Bernardo Bertolucci en El cielo protector quiere recordarnos en cada plano que él está ahí, aunque esto vaya en detrimento del film, o cuando Lars Von Trier se pone en plan “hola, soy Lars Von Trier y te voy a soltar un speech que se va a mear la burra”.

4. No resulta realista. Vale, a veces se debe suspender la credibilidad, pero esto no quiere decir que el film sea malo. Alfred Hitchcock decía que el realismo es lo más fácil de conseguir. Tú pones una cámara frente a tu calle para filmar a la gente paseando y el resultado lo será, pero también aburrirá a las ovejas. Con la muerte en los talones quizás no cuente una historia que pase todos los días, pero te lo hará pasar mejor que nunca.

5. Es poco original. La originalidad está sobrevalorada. Los antiguos griegos ya conocían los diferentes tipos de historias, y a partir de ahí todo son variaciones. Además, la historia del cine está llena de películas originalísimas pero que aburren a las ovejas, o sea que no siempre las innovaciones son buenas si no funcionan. Recordaré siempre el fragmento de 11’09’01. 11 de septiembre dirigido por Alejandro González Iñárritu, con la pantalla en negro, así que sólo se escuchaban sonidos. En su afán de innovación, el mexicano al que conocen en su país casualmente como El Negro… ¡había inventado la radio!

6. Tiene errores. Lo utilizan mucho los blogueros jóvenes. A veces sólo escriben “tiene fallos” y se quedan tan anchos, por lo que no se sabe muy bien a qué se refieren. Normalmente, hacen referencia a anacronismos, que no siempre se le han colado al director, sino que a veces los toma como una licencia. Por ejemplo, las faldas escocesas de Braveheart se pusieron a sabiendas de que en la época que retrata el film no se utilizaban, porque el público no se hubiera creído que soldados escoceses no los llevaran.


Las mejores películas de ciencia ficción

Top Listas Decine21
Las mejores películas de ciencia ficción   


7. Es muy larga. “Buf, Titanic dura demasiado”, he escuchado. ¿Supone eso un problema? No confundir con “se hace larga”. Un corto de setenta segundos puede resultar interminable porque no te interesa nada, pero El padrino se extiende durante 175 apasionantes minutos. Dura lo que tiene que durar para contar la historia que se ha escogido. Otra cosa es que se estire demasiado un relato que daba para un mediometraje y poco más.

8. Demasiado mainstream para mí. El cine cuesta mucho dinero, así que para seguir rodando pelis no queda otra que recaudar. Establecida esta premisa, me atrevo a aseverar que todas las películas son comerciales, sí, incluso las de Michael Haneke, que quizás no tengan tanto tirón popular como las de Star Wars, pero se ruedan para que las vea la gente, y tienen un público fijo que ha subvencionado que sus hijos pudieran estudiar en la universidad.

9. Tiene poco mensaje. Si un film resulta demasiado frívolo, no capturará tu atención. Pero cuidado con esas películas que buscan adoctrinar, o cuyo director ha pensado que debe reflexionar sobre tal tema y luego se ha puesto a pensar en la peli. Se nota mucho y no cuela. En Mank, el director David Fincher atribuye a Louis B. Mayer una frase muy cínica pero que no deja de tener cierta razón: “En mis películas no hay mensaje. Cuando quiero enviar uno, recurro a la Western Union” (dicen por ahí que lo dijo irónicamente el gran Raymond Chandler).

10. No se entiende. Cuidado, resulta más difícil de lo que parece comunicar, o sea que en la pantalla se comprenda lo que el director quiere contar. Pero esto no quiere decir que El sueño eterno no se comprenda, y pese a todo tenga secuencias tan apasionantes como la de la librería. Yo sigo sin entender por qué rayos Keir Dullea en 2001, una Odisea del Espacio, se tira 10 minutos viendo luces y cosas raras y aparece en una habitación blanca rarísima, pero la primera vez que lo vi me quedé maravillado.

Y 11 (una argumentación extra). Es lenta. Se usa muchísimo, sobre todo a nivel coloquial para expresar “me ha aburrido muchísimo”. Como si las estuviera proyectando alguien con un cinexín que tuviera el brazo cansado. Pero cuidado, porque cada vez que alguien usa esta excusa muere un gatito. A nadie se le ocurre descalificar una canción por su ritmo. O sea, puede que una historia requiera un ritmo menos premioso, y por tanto un montaje determinado la haga insoportable. Pero por otro lado, se me ocurren películas como Ordet (La palabra), Zodiac o La delgada línea roja que no tienen precisamente un ritmo trepidante pero resultan fascinantes.

Recuerda que puedes leer más historias de cine y estar al tanto de todos los estrenos de cine en Decine21.com.

Lo último del mundo del cine