IMG-LOGO

Biografía

Caroline Link

Caroline Link

56 años

Caroline Link

Nació el 02 de Junio de 1964 en Bad Nauheim, Hesse, Alemania
Filmografía
Cuando Hitler robó el conejo rosa

2019 | Als Hitler das rosa Kaninchen stahl

Año 1933. La llegada de Hitler al poder cambia radicalmente la vida de Anna y su familia. Ella tiene nueve años cuando todo comienza, demasiado ocupada con sus cosas para prestar atención a lo que acontece en Berlín. Pero cuando un día su padre desaparece, se ve obligada a abandonar su país y dejar muchas cosas queridas atrás, como su conejo rosa de peluche. Con él también se quedará su infancia.

Este niño necesita aire fresco

2018 | Der Junge muss an die frische Luft

Película basada en un libro autobiográfico escrito por el cómico alemán homosexual Hape Kerkeling (Recklinghausen, 1964) –conocido sobre todo en su país, aunque en España tiene publicado “Bueno, me largo”, libro sobre su experiencia al hacer el Camino de Santiago–, en el que rememora con tono amable su infancia, donde abundan los momentos entrañables, pero donde también asoma la tragedia. Lo adapta a la pantalla Caroline Link, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera por En un lugar de África en 2001. Y siguiendo las pautas de la obra original, domina la mirada optimista y esperanzada, todo se tamiza por un sano sentido del humor, destacando la idea de que para alcanzar la felicidad la mejor receta es tratar de hacer felices a los demás. Algo que parece tener bien interiorizado Kerkeling, al fin y al cabo su dedicación profesional consiste en hacer reír a la gente. La narración transcurre durante la década de los 70, cuando Hape es un niño, y vive con sus padres y su hermano mayor. La familia acusa los viajes por trabajo del progenitor, y la madre, que trabaja en una tienda familiar, sufrirá una enfermedad a la que acompaña una depresión. Las circunstancias obligan a idas y venidas al campo y a la ciudad, donde conviven con los abuelos maternos y paternos. Hape, desde pequeño, demuestra ser un completo “ganso”. Gordito, tiene una capacidad increíble para hacer imitaciones, disfrazarse, gastar bromas y escenificar situaciones, lo que provoca las risas de su numerosa parentela, y también sorprende en el ambiente escolar y entre los otros chicos de su edad. La película contiene momentos muy emotivos. Conmueven los esfuerzos de Hape para divertir a su madre cuando la ve triste; y el modo en que ella resuelve una situación incómoda en una fiesta familiar, en que el chico se ha disfrazado de princesa. Link logra un ajustado equilibro entre los momentos divertidos, la repetición satírica de los comentarios de una señora cotilla o el chico con los abuelos atendiendo a la asistente social, con los trágicos, la noche en que la madre está muy enferma y sólo Hape está con él. Incluso un momento tan sencillo como la tía monja descubriendo su cabellera siempre oculta por la toca, resulta mágico. Hape Kerkeling, con sentido y sensibilidad, no ha concebido el film para apuntarse a la militancia gay. En algunos rasgos del pequeño se apunta una posible inclinación, pero si estuviéramos en una ficción no tendríamos modo de saber a ciencia cierta adónde va a evolucionar Hape. Porque la película de Link pone sobre todo el acento en las emociones, subrayando la idea de que los lazos familiares, la amistad, el amor y el ocuparse de la alegría de los demás, es lo que verdaderamente nos llena. Todo el reparto está magnífico, pero sobresale el niño debutante en las pantallas Julius Weckauf.

6/10
Destino Marrakech

2013 | Exit Marrakech

Ben, en vísperas de cumplir 17 años, se dispone a pasar las vacaciones de verano con su padre en Marrakech, donde éste presenta un montaje teatral. Hijo de un hogar roto, frente a la mente acomodaticia de su progenitor, que prefiere la ficción literaria a la realidad, Ben decide darse un "baño" en la vida misma, dejando el confort de su hotel, y viviendo la noche. Ahí conoce a la joven prostituta Karima, a la que desarma en parte con su ingenua bondad. Ambos viajarán juntos al pueblo de ella sin que lo sepa el padre, que acabará dando noticia de la fuga del hijo a la policía. Caroline Link regresa a África tras su film más conocido, En un lugar de África, para contar una historia de despertar a la vida y sus complejidades del protagonista, encarnado por el joven Samuel Schneider. Con una preciosa fotografía de Marruecos, el film está sembrado de buenísimas intenciones, aunque se hace excesivamente largo. Tienen interés las ideas de mostrar hogares desestructurados, e incidir en cómo a veces basta pasar tiempo juntos para estrechar lazos, gracias al progresivo conocimiento mutuo, que lleva a valorar las virtudes y disculpar los defectos. Llama la atención la madurez del protagonista, algo que no deja de ser inusual, y si se quiere también de la joven Karima, frente a unos adultos demasiado reconcentrados en sí mismos. También resulta difícil de creer que en su aventura de inmersión en el Marruecos profundo Ben no tenga algún problema serio en que le roben o le estafen, tal planteamiento exige suspender la incredulidad. Sin duda Link hace una apuesta por lo mejor del ser humano, aunque quizá sea pagando el precio de que todo parece demasiado idílico.

5/10
Hace un año en invierno

2008 | Im Winter ein Jahr

La tragedia se ceba en invierno en la familia Richter. El hijo de 19 años Alex ha muerto. En un “accidente de caza”, asegura la madre Eliane al célebre pintor Max Hollander, a quien encarga un cuadro en que aparezcan él y la hija Lilli, de 21 años, estudiante de danza e independizada del hogar familiar. La idea que propone Eliane es que salgan los dos tocando el piano, pues a veces ambos cantaban y disfrutaban con ese instrumento musical. Para que la obra salga adelante, Lilli acudirá a charlar y posar con Max; además le pertrecharán de fotos y vídeos de Alex, y todo tipo de información de cómo era.Notable película de la alemana Caroline Link, ganadora del Oscar al mejor título extranjero en 2001 por En un lugar de África. Se trata de la adaptación de una novela de Scott Campbell acerca de la influencia de la trágica muerte de un ser querido en el resto de componentes de una familia. Link logra ahondar en los caracteres de sus personajes, singularmente el de Lilli y Eliane, y menos en el del padre, Thomas, todos arrastrando un notable complejo de culpa y una gran soledad, los lazos afectivos y amorosos entre ellos han perdido vigor con el paso de los años, están demasiado instalados en una vida de rutinas, reproches y suspicacias. El film es ambicioso, y algunas cosas funcionan mejor que otras. Así, la relación de Lilli con Aldo, que se diría un simple consuelo, nada serio, para el dolor por la ausencia de Alex, tiene un momento explosivo descompensado. En cambio, el esfuerzo del artista por atrapar el alma de los dos hermanos en su cuadro, queda muy bien plasmado a lo largo del metraje, hasta llegar al original aspecto final de la obra pictórica. También hay que reconocer sutileza a Link a la hora de apuntar al desconcierto y dudas de identidad sexual de dos personajes, donde se juega de intento a la ambigüedad, como subrayando lo complicados que somos los seres humanos a la hora de buscar el amor o de elucubrar sobre la forma de ser de los demás. La película se beneficia de una muy adecuada partitura de Niki Reiser, que apuntala la idea de dolor y nostalgia sin estridencias, y de una hermosa fotografía de Bella Halben que recoge bien el paso estacional hasta el invierno del primer aniversario de la tragedia. El reparto es excelente, pero justo es señalar en primer lugar el gran trabajo de Karoline Herfuth como Lily, y el de Josef Bierbichler y Korinna Harfouch como el pintor y la madre. Resulta muy hermoso el final, que es como un eco del principio con sus copos de nieve, y que supone una invitación a la esperanza, a la aceptación de la muerte y el deseo de que los que se van estén en un sitio mejor.

7/10
En un lugar de África

2001 | Nirgendwo in Africa

Cuando uno ve una película como ésta, inevitablemente se pregunta cuántas historias humanas sobre el holocausto permanecen aún en el olvido. Porque la angustia vivida por una familia judía exiliada de Alemania, tema vertebral de esta emotiva cinta, que mereció el Oscar a la Mejor Película Extranjera el pasado mes de marzo, está tristemente basada en hechos reales. La directora alemana Caroline Link adapta la novela autobiográfica de Stefanie Zweig, quien en 1938, con seis años de edad, huyó con sus padres desde su Alemania natal hasta Kenia, en el momento en que se desataba la persecución nazi contra los judios. Al principio, la integración en el nuevo continente será ardua para sus padres, Walter y Jettel, obligados a trabajar duro en una granja, y cuyo mutuo sufrimiento por los familiares que han dejado atrás, es fuente de un distanciamiento matrimonial igualmente doloroso. Sólo su hija Regina –alter ego de la autora– parece establecer vínculos afectivos con su país de adopción y especialmente con el fiel criado Auwor, una especie de ángel de la guarda al estilo del Farah de Memorias de África. Estamos ante una preciosa historia de superación, amor y sacrificio, con notables interpretaciones, parajes naturales impecablemente fotografiados, y sensibilidad poco común para poner de manifiesto la sencilla riqueza de la vida africana.

6/10
Ana Luisa y Antón

1999 | Pünktchen und Anton

Ana Luisa es la mejor amiga de Antón, pese a sus diferencias sociales. Ella vive en una gran mansión, aunque sus padres apenas tienen tiempo para atenderla, mientras que él, hijo de madre soltera con dificultades económicas, pasa mucho tiempo ayudándola en las tareas del hogar. Para echar una mano a su amigo, Ana Luisa recaudará dinero cantando en medio de la calle, pero éste se mete en líos, cometiendo un pequeño robo. Antes de ser galardonada con el Oscar a la mejor película extranjera, por En un lugar de África, la alemana Caroline Link adaptó fielmente una obra de su compatriota Erich Kästner. El escritor, represaliado por el nazismo, compuso un libro infantil sobre la importancia de la amistad.

3/10
Las voces del silencio

1996 | Jenseits der Stille

Los padres de Lara son sordomudos. Ella la única en la familia capaz de hablar y entender, lo que le lleva, desde la infancia, a ser enlace entres sus progenitores y el mundo exterior. Un dia, su tía Clarissa le regala un clarinete. La irrupción de la música en su vida le va a alejar del entorno familiar, hasta el punto de partir hacia Berlín, para estudiar en el conservatorio. Emotivo film de Caroline Link, que sabe mostrar con realismo las dificultades a las que se enfrentan los sordomudos y sus seres queridos, lo que además sirve como altavoz para llamar la atención sobre la belleza de la música. Gran trabajo de Sylvie Testud. La película fue nominada al Oscar al mejor título extranjero.

6/10
Cuando Hitler robó el conejo rosa

2019 | Als Hitler das rosa Kaninchen stahl

Año 1933. La llegada de Hitler al poder cambia radicalmente la vida de Anna y su familia. Ella tiene nueve años cuando todo comienza, demasiado ocupada con sus cosas para prestar atención a lo que acontece en Berlín. Pero cuando un día su padre desaparece, se ve obligada a abandonar su país y dejar muchas cosas queridas atrás, como su conejo rosa de peluche. Con él también se quedará su infancia.

Destino Marrakech

2013 | Exit Marrakech

Ben, en vísperas de cumplir 17 años, se dispone a pasar las vacaciones de verano con su padre en Marrakech, donde éste presenta un montaje teatral. Hijo de un hogar roto, frente a la mente acomodaticia de su progenitor, que prefiere la ficción literaria a la realidad, Ben decide darse un "baño" en la vida misma, dejando el confort de su hotel, y viviendo la noche. Ahí conoce a la joven prostituta Karima, a la que desarma en parte con su ingenua bondad. Ambos viajarán juntos al pueblo de ella sin que lo sepa el padre, que acabará dando noticia de la fuga del hijo a la policía. Caroline Link regresa a África tras su film más conocido, En un lugar de África, para contar una historia de despertar a la vida y sus complejidades del protagonista, encarnado por el joven Samuel Schneider. Con una preciosa fotografía de Marruecos, el film está sembrado de buenísimas intenciones, aunque se hace excesivamente largo. Tienen interés las ideas de mostrar hogares desestructurados, e incidir en cómo a veces basta pasar tiempo juntos para estrechar lazos, gracias al progresivo conocimiento mutuo, que lleva a valorar las virtudes y disculpar los defectos. Llama la atención la madurez del protagonista, algo que no deja de ser inusual, y si se quiere también de la joven Karima, frente a unos adultos demasiado reconcentrados en sí mismos. También resulta difícil de creer que en su aventura de inmersión en el Marruecos profundo Ben no tenga algún problema serio en que le roben o le estafen, tal planteamiento exige suspender la incredulidad. Sin duda Link hace una apuesta por lo mejor del ser humano, aunque quizá sea pagando el precio de que todo parece demasiado idílico.

5/10
Hace un año en invierno

2008 | Im Winter ein Jahr

La tragedia se ceba en invierno en la familia Richter. El hijo de 19 años Alex ha muerto. En un “accidente de caza”, asegura la madre Eliane al célebre pintor Max Hollander, a quien encarga un cuadro en que aparezcan él y la hija Lilli, de 21 años, estudiante de danza e independizada del hogar familiar. La idea que propone Eliane es que salgan los dos tocando el piano, pues a veces ambos cantaban y disfrutaban con ese instrumento musical. Para que la obra salga adelante, Lilli acudirá a charlar y posar con Max; además le pertrecharán de fotos y vídeos de Alex, y todo tipo de información de cómo era.Notable película de la alemana Caroline Link, ganadora del Oscar al mejor título extranjero en 2001 por En un lugar de África. Se trata de la adaptación de una novela de Scott Campbell acerca de la influencia de la trágica muerte de un ser querido en el resto de componentes de una familia. Link logra ahondar en los caracteres de sus personajes, singularmente el de Lilli y Eliane, y menos en el del padre, Thomas, todos arrastrando un notable complejo de culpa y una gran soledad, los lazos afectivos y amorosos entre ellos han perdido vigor con el paso de los años, están demasiado instalados en una vida de rutinas, reproches y suspicacias. El film es ambicioso, y algunas cosas funcionan mejor que otras. Así, la relación de Lilli con Aldo, que se diría un simple consuelo, nada serio, para el dolor por la ausencia de Alex, tiene un momento explosivo descompensado. En cambio, el esfuerzo del artista por atrapar el alma de los dos hermanos en su cuadro, queda muy bien plasmado a lo largo del metraje, hasta llegar al original aspecto final de la obra pictórica. También hay que reconocer sutileza a Link a la hora de apuntar al desconcierto y dudas de identidad sexual de dos personajes, donde se juega de intento a la ambigüedad, como subrayando lo complicados que somos los seres humanos a la hora de buscar el amor o de elucubrar sobre la forma de ser de los demás. La película se beneficia de una muy adecuada partitura de Niki Reiser, que apuntala la idea de dolor y nostalgia sin estridencias, y de una hermosa fotografía de Bella Halben que recoge bien el paso estacional hasta el invierno del primer aniversario de la tragedia. El reparto es excelente, pero justo es señalar en primer lugar el gran trabajo de Karoline Herfuth como Lily, y el de Josef Bierbichler y Korinna Harfouch como el pintor y la madre. Resulta muy hermoso el final, que es como un eco del principio con sus copos de nieve, y que supone una invitación a la esperanza, a la aceptación de la muerte y el deseo de que los que se van estén en un sitio mejor.

7/10
En un lugar de África

2001 | Nirgendwo in Africa

Cuando uno ve una película como ésta, inevitablemente se pregunta cuántas historias humanas sobre el holocausto permanecen aún en el olvido. Porque la angustia vivida por una familia judía exiliada de Alemania, tema vertebral de esta emotiva cinta, que mereció el Oscar a la Mejor Película Extranjera el pasado mes de marzo, está tristemente basada en hechos reales. La directora alemana Caroline Link adapta la novela autobiográfica de Stefanie Zweig, quien en 1938, con seis años de edad, huyó con sus padres desde su Alemania natal hasta Kenia, en el momento en que se desataba la persecución nazi contra los judios. Al principio, la integración en el nuevo continente será ardua para sus padres, Walter y Jettel, obligados a trabajar duro en una granja, y cuyo mutuo sufrimiento por los familiares que han dejado atrás, es fuente de un distanciamiento matrimonial igualmente doloroso. Sólo su hija Regina –alter ego de la autora– parece establecer vínculos afectivos con su país de adopción y especialmente con el fiel criado Auwor, una especie de ángel de la guarda al estilo del Farah de Memorias de África. Estamos ante una preciosa historia de superación, amor y sacrificio, con notables interpretaciones, parajes naturales impecablemente fotografiados, y sensibilidad poco común para poner de manifiesto la sencilla riqueza de la vida africana.

6/10
Ana Luisa y Antón

1999 | Pünktchen und Anton

Ana Luisa es la mejor amiga de Antón, pese a sus diferencias sociales. Ella vive en una gran mansión, aunque sus padres apenas tienen tiempo para atenderla, mientras que él, hijo de madre soltera con dificultades económicas, pasa mucho tiempo ayudándola en las tareas del hogar. Para echar una mano a su amigo, Ana Luisa recaudará dinero cantando en medio de la calle, pero éste se mete en líos, cometiendo un pequeño robo. Antes de ser galardonada con el Oscar a la mejor película extranjera, por En un lugar de África, la alemana Caroline Link adaptó fielmente una obra de su compatriota Erich Kästner. El escritor, represaliado por el nazismo, compuso un libro infantil sobre la importancia de la amistad.

3/10
Las voces del silencio

1996 | Jenseits der Stille

Los padres de Lara son sordomudos. Ella la única en la familia capaz de hablar y entender, lo que le lleva, desde la infancia, a ser enlace entres sus progenitores y el mundo exterior. Un dia, su tía Clarissa le regala un clarinete. La irrupción de la música en su vida le va a alejar del entorno familiar, hasta el punto de partir hacia Berlín, para estudiar en el conservatorio. Emotivo film de Caroline Link, que sabe mostrar con realismo las dificultades a las que se enfrentan los sordomudos y sus seres queridos, lo que además sirve como altavoz para llamar la atención sobre la belleza de la música. Gran trabajo de Sylvie Testud. La película fue nominada al Oscar al mejor título extranjero.

6/10

Últimos tráilers y vídeos