IMG-LOGO

Biografía

Douglas Hodge

Douglas Hodge

60 años

Douglas Hodge

Nació el 25 de Febrero de 1960 en Plymouth, Devon, Inglaterra, Reino Unido
Filmografía
The Great

2020 | The Great | Serie TV

Catalina, princesa de Prusia perteneciente a una familia venida a menos, llega a la corte de Pedro, emperador de Rusia, para casarse con él. Está convencida de que aprenderá a amarle, y que podrá introducir ideas frescas de la ilustración, en boga en Europa, pero se topa con un ambiente tosco e ignorante, cuyo máximo exponente es el propio Pedro, personaje prepotente y tiránico al que todos le ríen sus “gracias” por miedo a sus peligrosas reacciones. No logra entenderse con las otras mujeres de la alta sociedad, que ni siquiera saben leer, aunque sí congenia con Orlov, uno de los ministros de Pedro, con el que comparte conocimiento de las ideas de Descartes, Voltaire y Diderot. También logra la complicidad de su doncella, Marial, mujer de alta alcurnia degradada y prima de uno de los popes que goza de la confianza de Pedro, de hecho fue el que propició el matrimonio con Catalina. Las diferencias de la emperatriz con su esposo acaban derivando hacia la idea de una conspiración para derrocarle y convertirse ella en la ama y señora de Rusia. Serie creada por Tony McNamara, toma hechos históricos auténticos para retorcerlos y mostrarlos con una superficial y cínica mirada moderna, que pretende ser divertida y llena de agudeza, extremo cuando menos discutible. La idea de hacer chanza a propósito de la “retrasada” Rusia de los zares, tomándose a chacota igualmente los planteamientos “modernos”, con modos de decir anacrónicos, podría haber dado juego. En algún momento me hizo pensar en Destino de caballero, aunque sea una película de corte distinto. En cualquier caso acaba dominando, sobre todo, la mirada libertina de unos personajes obsesionados por satisfacer sus pulsiones sexuales más primarias, empezando por el emperador, con sus múltiples amantes y un insistente lenguaje obsceno. El protagonismo corre a cargo de Elle Fanning, que encarna a Catalina la Grande. Y aunque es buena actriz quizá el personaje, le viene... grande. Lo que acaba no teniendo demasiada importancia, porque el enfoque de la serie no va de recrear la historia con credibilidad precisamente, lo que sirve de perfecta coartada, para el irregular y reiterativo desarrollo. Algo parecido cabe decir de Nicholas Hoult y su Pedro, el personaje es grotesco y caricaturesco, pero, claro, se trata de eso.

5/10
Géminis

2019 | Gemini Man

Henry Brogan es uno de los activos secretos más importantes de Estados Unidos. Todas sus misiones se cuentan por éxitos, porque a la hora de eliminar –asesinar– a sus objetivos nadie lo hace mejor que él. Sin embargo, tras más de 70 trabajos en su haber su conciencia no puede más y le exige algo de paz, así que ha decidido retirarse. Pero justo en ese momento se entera de que ha sido manipulado en su última misión para eliminar a un bioquímico que estaba relacionado con un programa secreto de investigación promovido por su gobierno. Y pronto Brogan se convertirá en el objetivo. Película de acción medianamente entretenida, cuyo título hace clara referencia a la mitología griega, en concreto a los hijos gemelos de Zeus, Cástor y Pólux, que en el firmamento conforman la constelación Géminis, donde para siempre permanecerán unidos. Dirige con brío el director taiwanés Ang Lee, que adquirió enorme prestigio con su película Tigre & dragón y más tardé consolidó su carrera con títulos potentes –Sentido y sensibilidad, Brokeback Mountain, La vida de Pi–, en donde el aspecto visual y la originalidad eran piezas claves de la narración. En Géminis, sin embargo, la sensación es que la historia es cosa muy liviana: una vez asimilada la prometedora premisa inicial hay poco más que un simple juego del gato y el ratón, sin grandes sorpresas, aunque no por eso despeguemos los ojos de la pantalla. Esto llama la atención si consideramos que detrás del guión está David Benioff –colosal triunfador de Juego de tronos– junto a otros nombres importantes como Billy Ray (Capitán Phillips) o Darren Lemke (¡Shazam!). Con temas como la clonación y la codicia del poder, semejante terna podría haber entregado sin duda una historia más potente pero tanto el tono peliculero, como los diálogos y el desarrollo de los hechos asombran poco porque suenan a vistos, mientras que los conflictos personales tienen escasa entidad dramática, poco matizada, con personajes tan esquemáticos como el interpretado por el malo de la función, Clive Owen. El punto fuerte del film es claramente la acción, que resulta espectacular en algunas escenas, como la de la persecución por las calles de Cartagena de Indias o la del combate final en tierras americanas, en donde la versión en 3D realza de modo sobresaliente la impresión de las explosiones o el efecto de las balas trazadoras. Otros momentos fuertes, sin embargo, como la lucha cuerpo a cuerpo entre el protagonista y su némesis, derivan peligrosamente hacia el videojuego. Funciona como siempre Will Smith como absoluto rey de la función, aunque su personal desdoblamiento juvenil-digital no resulte convincente y desdibuje su ¿doble? interpretación. El universo femenino está bien representado con la inclusión de Mary Elizabeth Winstead, una actriz que derrocha naturalidad y simpatía.

5/10
Joker

2019 | Joker

Original película centrada en Joker, el personaje archivillano de Batman que ha dado lugar a celebradas composiciones de Jack Nicholson para Tim Burton, y Heath Ledger para Christopher Nolan. Se sitúa en una ochentera e inhóspita ciudad de Gotham, degradada por la huelga de basuras y los graffiti, y en que cada uno va a lo suyo. Arthur Fleck cuida amorosamente a su inválida madre Penny, que trabajó antaño para el archimillonario Thomas Wayne, que tiene planes para presentarse a la alcaldía de la ciudad, y que no atiende a las misivas que ella le envía pidiendo ayuda, lo que produce el resentimiento del hijo, aunque ella le disculpa. Con un trastorno que le hace reír a destiempo y compulsivamente, Arthur acude a sesiones de psicoterapia, mientras trata de hacer realidad su sueño de dedicarse a la comedia. Le encantaría contar con el apoyo del cómico Murray Franklin, su ídolo, que tiene un popular programa televisivo, pero de momento ha de contentarse ejerciendo de payaso en hospitales infantiles o como reclamo callejero para invitar a entrar en una tienda. Solitario y enfermo, logrará conectar con una vecina, madre soltera, lo que podría ser un primer paso de reconciliación con la humanidad. Los coguionistas Todd Phillips y Scott Silver, el primero también director que se aleja del tono de su conocida Resacón en Las Vegas, no parten de un cómic concreto de DC a cuya adaptación más o menos libre se habrían aplicado, sino que han imaginado por completo los orígenes del personaje, logrando un resultado brillante. En vez de poner el foco en la faceta “traviesa” del personaje, o en su irracionalidad, como hacían las otras versiones mencionadas, aquí la mirada es de angustioso drama existencial, tratan de dar razón de la sinrazón en que cae el protagonista, cómo se convierte en psicópata influido por un entorno familiar, laboral y social hostil, trayectoria en que hay espacio para la sorpresa. El cuadro de Joker es complejo, y Joaquin Phoenix tiene el mérito de dar coherencia a los diversos elementos que han contribuido a configurar una personalidad hecha añicos, su interpretación es sensacional. Podría pensarse como referente en el célebre Travis de Robert De Niro –actor también presente en este film– en Taxi Driver de Martin Scorsese, ambientado más o menos en esa época, aunque los motivos de su deterioro elemental sean diversos. También Scorsese es una referencia para el papel de De Niro, comparable al de su antagonista en El rey de la comedia. El film usa con inteligencia la figura patética del payaso triste que tiene sin embargo que hacer reír y mostrarse alegre, una idea que aleteaba en Balada triste de trompeta de Álex de la Iglesia, pero a la que Phillips sabe sacar mucho mejor partido. Y con mirada decididamente pesimista muestra una sociedad insolidaria y quebrada en sus ilusiones, con una enorme brecha social entre ricos y pobres, y donde unos y otros tienen comportamientos deshumanizados –véanse los tres ejecutivos en el metro, escena que hace pensar en el personaje real de Bernhard Goetz, el justiciero de Nueva York en 1985, pero también los gamberros que estorban a Arthur en su trabajo–, lo que provoca el desquiciamiento personal –la deriva cuesta abajo del protagonista– y colectivo –las masas despersonalizadas que celebran las humillaciones de un programa televisivo, y que encuentran en la careta de un payaso el modo de dar rienda suelta a su ira y frustración–. En la mirada nihilista a la sociedad desnortada, que se deja guiar por consignas antisistema y actitudes de "yo contra el mundo", el film hace pensar en títulos como V de vendetta y El club de la lucha. Sorprende el vigor de la narración, que avanza todo el rato como un tiro, con múltiples elementos que contribuyen a la solidez del armazón. Pueden ponerse algunas pegas, algunos alargados momentos narcisistas del protagonista –aunque Phoenix maneja maravillosamente sus carreras y pasos de baile, como si fueran una endiablada coreografía–, la relación con la vecina que queda algo suelta, y sobre todo el paroxismo de violencia de una escena concreta, que podría haber sido mucho más contenida, con idénticos resultados. Pero logra avanzar “in crescendo” con la idea de olla a presión que inevitablemente tiene que estallar, a la vez que se enlaza perfectamente con lo que conocemos de Batman.

8/10
The Report

2019 | The Report

Recién graduado en derecho en Harvard, el joven y ambicioso Daniel J. Jones tiene ante sí un futuro muy prometedor. Pronto pasa a formar parte del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos. Y la senadora demócrata que preside ese comité, Dianne Feinstein, le encomienda que trabaja en un informe sobre las prácticas de interrogación y detención de sospechosos de terrorismo por parte de la CIA, que se adoptaron tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Serán años de trabajo, en que un pequeño equipo de personas debe revisar millones de documentos que podrían evidenciar que los servicios secretos estadounidenses acudieron a la tortura para sonsacar a los prisioneros, conculcando su dignidad y derechos más elementales. La postura de la Agencia consiste en señalar que esos métodos de interrogación mejorada habrían logrado información sustancial sobre atentados, y salvado muchas vidas, pero las conclusiones de Jones no corroboran esta idea. Scott Z. Burns, director y guionista al que le gustan las historias basadas en hechos reales, que cuestionan la pragmática y cínica idea de que “el fin justifica los medios” –suyos son los libretos de Efectos secundarios, sobre la industria farmacéutica, y The Laundromat. Dinero sucio, sobre la crisis financiera y los paraísos fiscales–, se mueve como pez en el agua con esta historia que describe minuciosamente la investigación de Jones, y los obstáculos con los que se encuentra, en la CIA, en la Casa Blanca con las administraciones de Bush y Obama, e incluso con su valedora Feinstein, que trata de hacerle ver que a veces hay que llegar a fórmulas de compromiso. También se recuerda varias veces que Jones puede convertirse en un nuevo Edward Snowden, considerado por muchos como un traidor, y que está reclamado por la justicia estadounidense, por filtrar información sobre el programa de vigilancia casi universal que realizaba la CIA. La narración es casi de estilo documental, de hecho nada llegamos a saber de la vida privada de Jones, interpretado por Adam Driver, ni de los otros personajes, más secundarios, ya sea la senadora a la que da vida Annette Bening, los directores y agentes de la CIA, o de los detenidos sometidos a tortura. El desafío del film es lograr que este enfoque no resulte tedioso, y en gran parte lo logra, aunque sea inevitable enterrar al espectador con abundantes datos que pueden serle de difícil digestión. La idea es no dejar duda acerca de la inmoralidad de la tortura, que se muestra con imágenes ciertamente desagradables, incluidas las ya tristemente célebres de ahogamiento simulado. Y mostrar las dificultades para lograr que la verdad salga a la luz, aunque resulte vergonzante; sin dejar de preguntarse si no hay aspectos sobre los que resulta un enfoque más prudente hacer borrón y cuenta nueva. El film tiene la honradez de señalar cómo los obstáculos para reconocer y publicar los errores provienen del campo demócrata y republicano, y deja un resquicio de esperanza recordando que el informe final contó con el respaldo de Feinstein y el republicano John McCain.

6/10
Lost in Space (2ª temporada)

2019 | Lost in Space | Serie TV

Fantástica segunda temporada de Lost in the Space, se mantiene el nivel logrado por el arranque de esta nueva versión de la serie original de Irwin Allen. Ésta a su vez adaptaba a un entorno de ciencia ficción la novela “La familia Robinson suiza” de Johann David Wyss, en que los componentes de un clan debían luchar por la supervivencia tras el naufragio de su embarcación, que les llevaba a recalar en una isla desierta. En esta ocasión, los Robinson comienzan sus andanzas más perdidos que nunca, se nave Jupiter ha ido a parar a un planeta cubierto de océanos muy agitados, y donde son frecuentes las tormentas eléctricas. A los papás, Maureen y Toby, y a sus hijos Penny, Judy y Will, les acompañan la doctora Smith, prisionera tras quedar claro que es una villana con muchas caras, y el intrépido Don West, que también tiene algún hecho de su vida pasada poco nítido. Separados de la Resolute, con la que viajaban rumbo al sistema solar Alfa Centuri para montar una nueva colonia por los problemas que atraviesa la Tierra, dudan entre seguir en el complicado planeta donde se encuentran, o intentar aprovechar la energía de las tormentas para despegar y retomar el contacto con los suyos. Will echa de menos al Robot tanto les ayudó, y aún espera volver a tener noticias de quien podía llamar en verdad su amigo. Mientras Penny, con la ayuda de Will, ha compuesto una suerte de relato escrito de las aventuras familiares, “Perdidos en el espacio” se titula, aunque le apena el escaso aprecio del mismo que hace su madre, piensa que le muestra mucho menos cariño que a sus hermanos. La serie desarrollada por Matt Sazama y Burk Sharpless depara estupendas sorpresas, con un ritmo endiablado, hay mucha acción servida con cuidados efectos visuales y un magnífico diseño de entornos planetarios, oceánicos, espaciales, y del interior de las naves. Pero sobre todo está muy logrado el carácter familiar de toda la trama, aventuras a tutiplén, que nunca resultan ñoñas. La idea de que la familia unida es capaz de afrontar mil y un obstáculos atraviesa hábilmente toda la narración, con personajes y sus relaciones muy bien desarrollados, los Robinson parecen de verdad una familia. Además, hay que reconocer la complejidad de la “mala” de la función, Parker Posey compone a la perfección a una persona inteligente, de carácter luciferino, que sabe decir a cada uno lo que necesita oír, aunque duela, su capacidad de introspección psicológica da siempre en la diana de lo que resulta estimulante, y lo que apena porque supone poner el foco sobre un defecto o carencia. Algunos flash-backs sirven para entender cómo se convirtió en la mujer egocéntrica que es, evitando maniqueísmos o simplezas facilonas, por ejemplo no deja de afectarle el descubrimiento de algunas de sus acciones, como el de cómo la niña Samantha perdió a su padre.

7/10
Gorrión rojo

2018 | Red Sparrow

Cuando la joven Dominika Egorova se rompe la pierna en plena actuación en el Teatro Bolshoi, su carrera de bailarina queda definitivamente truncada. Su situación económica, con su padre fallecido y su madre impedida, pasa rápidamente a ser muy delicada. Por suerte, su tío Vania, alto funcionario del servicio secreto ruso, ve en su sobrina un gran potencial para servir a los intereses del estado y le propone colaborar con él. Acabará ingresando así en la llamada escuela de Gorriones, agentes especializados en la seducción de sus víctimas. Adaptación de la novela homónima de Jason Matthews, que durante más de treinta años trabajó como agente de la CIA. Aunque con hechuras modernas, Gorrión rojo bebe de esa experiencia y tiene ese sabor añejo de las películas de espías de otra época, cuando americanos y rusos jugaban al ajedrez de las relaciones internacionales, desarrollaban implacables programas para reclutar agentes, sacrificaban peones sin dudarlo u ocultaban agentes dobles entre las filas enemigas. En este sentido, sin ser memorable el film cumple con el cometido de entretener y atrapar al espectador, que seguirá el itinerario de la protagonista sin pestañear. Pero estamos ante una película moderna (aunque algún extraño anacronismo hay) y por lo que se ve eso ha de tener sus inevitables concesiones. Por varios motivos, Gorrión rojo emparenta claramente con un film coetáneo protagonizado por Charlize Theron, Atómica. Al tirón de las actrices y la temática del espionaje entre las dos potencias se suma aquí especialmente el morboso tratamiento del sexo, tan insistente y gráfico que llega a ser desconcertante sobre todo en la primera mitad del metraje. Por supuesto hay también violencia, aunque en este caso menos espectacular, y por eso quizá más dura, más veraz. Es otro de los puntos en los que la trama tiene un mayor sesgo hacia el film clásico, menos efectista, aunque eso no quita que el guionista Justin Haythe (Revolutionary Road) simplifique la historia, juegue al despiste y también se guarde el conveniente as en la manga. Entre otras cosas, le sirve para ello un actor como la copa de un pino, el belga Matthias Schoenaerts, que compone magníficamente al maquiavélico agente ruso tío de la protagonista. Por lo demás, con ritmo sostenido el director Francis Lawrence usa bien sus armas para mantener el interés durante el amplio metraje, la primera de las cuales es la actriz con quien comparte apellido, Jennifer Lawrence, a quien ya dirigió en varias películas de la saga de Los juegos del hambre. Pese a su juventud, vuelve a llamar la atención su madurez frente a las cámaras y su capacidad de transmitir estados de ánimo y credibilidad, en este caso con su personaje de Dominika, una mujer preparada meticulosamente para convertirse en un tipo de agente secreto experto en manipular sexualmente a sus víctimas. Su némesis, el agente norteamericano Nate Nash, es más convencional pero está a la altura gracias sin duda al también carismático Joel Edgerton. Funciona más o menos el “feeling” entre ellos, aunque justo es reconocer que su fulgurante conexión no deja de tener algo de “deus ex machina”. Quizá algún titubeo hubiera sido más efectivo. El resto de secundarios cumple, con mención especial para Jeremy Irons.

5/10
Decadencia y caída

2017 | Decline and Fall | Serie TV

Black Mirror (4ª temporada)

2017 | Black Mirror | Serie TV

Cuarta tanda de episodios de la serie del “espejito negro” de las nuevas tecnologías, donde nuevamente se juega con el planteamiento de fábula, cuentos de advertencia acerca de lo que aguarda ante un futuro oscuro que es casi presente, combinado con el suspense y la sorpresa, a veces en forma de broma macabra o vengativa, donde las dan las toman. Quizá, si cabe, la mirada es más pesimista que en ocasiones anteriores. Aunque detrás de las tramas se encuentra una misma persona, Charlie Brooker, como suele ocurrir en estos casos de historias completamente independientes, el resultado es desigual, algunos episodios son mejores que otros. Por otra parte, el esfuerzo de desarrollar seis nuevas historias, tras tres temporadas y un especial navideño, resulta cada vez más arduo, quizá por eso en esta ocasión la sensación es de inicio de agotamiento de la fórmula, lo que no significa que los resultados logrados estén exentos de interés. Evitando por supuesto destripar los episodios y revelar sorpresas, damos unas pistas mínimas de las premisas de cada episodio, con lo que aguarda al espectador. Quizá el capítulo más logrado es USS Callister, coescrito por Brooker y William Bridges, que juega con el concepto de los mundos virtuales de un modo bastante original. Sigue al desarrollador de un videojuego basado en un viejo serial televisivo tipo Star Trek, que aunque brillante como programador es ninguneado por sus compañeros de trabajo; el tipo descarga su frustración haciendo una copia digital de ellos a partir de su ADN e introduciéndoles como personajes en el videojuego, donde él es su capitán y les maneja como poco menos que marionetas; hasta que una recién llegada a la oficina no acepta semejantes reglas del juego. La trama tiene más de un punto de contacto con San Junípero, uno de los episodios más comentados de la pasada temporada. En esta línea de jugar con la realidad virtual, hay variaciones en Black Museum, una especie de museo de los horrores en medio del desierto, que recuerda casos en que se han trasladado a otro experiencias de las personas, lo que funciona como espectáculo ferial, con atracciones como la pena de muerte, tendrá un inesperado final. Mientras que Hang the DJ trata de llevar aún más lejos los programas informáticos de parejas perfectas, con un software que elige compañero o compañero a los candidatos a buscar máxima compatibilidad, con diversos períodos de prueba hasta alcanzar el que debe ser el marido o esposa ideal para toda la vida. John Hillcoat dirige Cocodrilo, donde un caso de atropello involuntario ocultado vuelve ante los responsables quince años después, acumulándose los posibles indicios para ser descubiertos como una bola de nieve. Una herramienta usada por las compañías de seguros, que permite explorar la memoria de testigos de los casos de indemnización, es la excusa tecnológica de un tipo de historia bastante clásica. También responde a un canon, el de argumento de “caza del hombre” (en este caso, la mujer), Cabeza de metal, rodado en blanco y negro en un paisaje apocalíptico. La irrupción en una fábrica para hacerse con un misterioso material se salda con la persecución implacable de un perro-robot, al más puro estilo Terminator. Es acción y suspense puros, con bastante violencia y sofisticados efectos visuales. Finalmente tenemos el episodio dirigido por Jodie Foster, y que cuenta con la actriz más conocida, Rosemarie DeWitt, en una temporada donde no hay grandes estrellas. En Arkangel se explora la sobreprotección malentendida que algunos padres ejercen sobre sus hijos. Marie, una madre, siempre ha ido de sobresalto en sobresalto con su hija Sara, desde el día en que vino al mundo. Para mayor tranquilidad le instalan un dispositivo de control parental que permite, no sólo ver todo lo que ella ve, sino pixelar las escenas del mundo real que puedan ser consideradas inconvenientes, como aquello que la pueda asustar, el sexo o la violencia. La chica no crecerá de un modo sano, cuando no se corre el riesgo de la libertad, se maleduca, como podrá comprobarse. La premisa, como se ve, es atractiva, pero no acaba de estar bien desarrollada. En general todos los episodios manejan alguna idea interesante, pero con la excepción tal vez de USS Callister, se echa en falta un hervor en las propuestas.

6/10
El rehén

2017 | Beirut / High Wire Act

En 1972, el diplomático estadounidense Mason Skiles abandona El Líbano, por entonces una ciudad próspera, traumatizado tras una acción terrorista durante una fiesta en su residencia, en la que ha muerto su esposa, y han secuestrado a Karim, su hijo adoptivo, hermano de un terrorista. Pese a que cae en el alcoholismo, una década más tarde, la CIA le pida que vuelva a la localidad, ahora en ruinas, para hacerse cargo de una misión que sólo él puede cumplir: su viejo amigo y colega Cal ha sido secuestrado, a manos de Karim. La compleja situación en Oriente Medio da lugar continuamente a cine de interés, ahí están para demostrarlo largometrajes de estilos muy diversos, como Munich o Paradise Now; casi todos durísimos aunque a veces aparece alguno esperanzador, como La banda nos visita. Está más cerca de los primeros este trabajo del realizador Brad Anderson, que rodó en Barcelona y alrededores El maquinista. Con una puesta en escena un tanto convencional, pero que da la talla, le saca partido a un guión bien elaborado de Tony Gilroy, prestigioso escritor de la saga iniciada con El caso Bourne, si bien en ocasiones puede resultar un tanto enrevesado, incluso para quienes conozcan más o menos lo ocurrido cuando El Líbano acogió a la OLP, de Yasir Arafat, después de que la organización fuera expulsada de Jordania. El texto no tiene mucho que ver con la franquicia protagonizada por Matt Damon, aquí se incluyen secuencias de acción, pero de importancia secundaria, ni siquiera existe una mínima voluntad de que resulten especialmente frescas o memorables. Cobra más importancia analizar el contexto socioeconómico que dio lugar a la Guerra de El Líbano, y subrayar las diferencias de intereses entre los servicios secretos de los países implicados, se diría que el modelo han sido las novelas de John le Carré. Pinta un mundo muy oscuro, donde reina la corrupción, y se diría que casi todo el mundo va a lo suyo, da igual que estén en juego vidas humanas y el destino de la región. La cinta no tiene complejos a la hora de criticar a todos los bandos en liza, incluidos los norteamericanos, que parecen desdeñar el país, y ni se han esforzado en aprender el idioma. Impecable trabajo de Jon Hamm, inolvidable Don Draper, de Mad Men, que trata de lograr el reconocimiento en la gran pantalla con un personaje desesperanzado y autodestructivo. Cumplen también, en roles más desdibujados Rosamund Pike, que tras Perdida encarna a una dura agente de la CIA, y Dean Norris, cuñado de Breaking Bad, como funcionario 'brutote' con un look que dificulta reconocerle.

6/10
Auge y caída

2017 | Decline and Fall | Serie TV

Adaptación en forma de miniserie de “Decadencia y caída”, la primera novela del novelista británico Evelyn Waugh, donde daba ya muestras de su talento. Atrapa con asumida ligereza y frivolidad de "enfant terrible" el espíritu de alocada sátira de las clases pudientes y de la corrupción de las instituciones, a través de una amplia galería de disparatados personajes, que se cruzan en la trayectoria del pánfilo Paul Pennyfeather. Los dardos alcanzan a la universidad, el gobierno, las escuelas y al arte moderno. El título que ha recibido en español resulta algo chocante, al traducir “Decline and Fall” como “Auge y caída”. Corre el año 1928 y Pennyfeather estudia teología en la Universidad de Oxford. Pero víctima de una gamberrada, es expulsado por escándalo público. Acaba de maestro en una escuela de cuarta categoría, donde parece importar un bledo al director, el doctor Fagan, que carezca de las cualificaciones que requiere su puesto. Atraerá la atención de la madre viuda de uno de sus pupilos, Margot Beste-Chetwynde, con la que podría casarse, pero que acaba enredándole en dudosos negocios. Inesperadamente dirige un español, Guillem Morales, una trama muy “british”, y a Margot la interpreta una estadounidense, Eva Longoria. Pero se nota que le cautiva la trama que maneja, y logra el punto justo para equilibrar el disparate con su punto de humorada negra. Da a todo un punto agridulce, que se suaviza por la camaradería que el ingenuo y adaptable a las circunstancias Pennyfeather –bien interpretado por Jack Whitehall–, mantiene con sus compañeros de dichas y desdichas, Grimes, Philbrick y Prendergast.

6/10
El infiltrado

2016 | The Night Manager | Serie TV

Miniserie de 6 episodios que adapta la novela homónima de John le Carré, con título mucho más ajustado en el original, que podría haberse traducido más felizmente como "turno de noche", en vez de optar por el aséptico y generalista utilizado en España, "el infiltrado". Dirige la prestigiosa cineasta danesa Susanne Bier, que entrega una obra que no desmerece de los clásicos de la BBC Calderero, sastre, soldado, espía y La gente de Smiley, que adaptaban a Le Carré con Alec Guinness como protagonista. El guión lo firma David Farr, que también se ocupó del libreto de otra película intrigante de espías, Hanna. La trama arranca en El Cairo, en Egipto, en vísperas de la Primavera Árabe que propició la caída de Mubarak. Jonathan Pine es el encargado de noche del Hotel Nefertiti, "british" y flemático hasta la médula a la hora de complacer a sus clientes, incluso en medio del caos imaginable en el epicentro de una revolución. En esa tesitura una hermosa mujer, Sophie, que ocupa la suite del hotel, le confía unos documentos que prueban que su amante está vendiendo armas de destrucción masiva a una de las facciones que pugnan por tumbar a Mubarak; se trata de una familia con mucho dinero invertido en Reino Unido, y a través del supuesto filántropo Richard Roper están logrando acceso a este material explosivo. Pine tratará de advertir a las autoridades británicas, con imprevistas consecuencias que le obligarán a involucrarse más en la situación tomando partido y en no conformarse, como le reprocha Sophie, con "cambiar de guardia" y adoptar la pose que requieren unas determinadas circunstancias. Bier y Farr atrapan el espíritu de la obra de Le Carré, imprimiendo al protagonista –bien por Tom Hiddleston, muy contenido y expresivo– unos rasgos que hacen recordar en los primeros compases de la serie al del film Lo que queda del día, donde un mayordomo se despreocupaba de los manejos de su señor en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. La serie destaca por una cuidada atmósfera, y por los bien compuestos personajes, de modo que las interacciones entre ellos no suenan estereotipadas, ni siquiera cuando hablamos del mezquino y despreciable Roper, bien interpretado por Hugh Laurie. En el reparto se encuentra el español Antonio de la Torre, haciendo sus primeros pinitos con el inglés.

7/10
Penny Dreadful (2ª temporada)

2015 | Penny Dreadful | Serie TV

Un nuevo mal se esconde por las calles del Londres victoriano en la terrorífica segunda temporada de Penny Dreadful. Los desconocidos poderes de Vanessa Ives (Eva Green) aumentan, mientras lucha por controlar sus demonios. Tenebrosas fuerzas acechan al resto de protagonistas: el explorador Sir Malcom Murray (Timothy Dalton), el hombre lobo Ethan Chandler (Josh Hartnett), Dorian Gray (Reeve Carney), el angustiado doctor Victor Frankenstein (Harry Treadaway). En este inquietante mundo, donde conviven algunos de los personajes literarios de terror más icónicos, se forman sorprendentes alianzas para luchar batallas inimaginables.

Diana

2013 | Diana

La princesa Diana de Gales atraviesa una época difícil por la separación de su marido Carlos, que le ha sido infiel. Sola y deprimida, se siente atrapada en una especie de torre de marfil, donde con dificultad ve a sus hijos, una vez cada cinco semanas, a la vez que debe cumplir con los deberes ligados a su pertenencia a la casa real. En la visita a un hospital conoce al cirujano pakistaní Hasnat Khan, del que se enamorará perdidamente. ¿Pero puede vivir lady Di una relación normal, siendo el continuo foco de atención de los medios, y de modo muy especial de los papparazzi? La mayoría del público conoce la relación de Diana de Gales con Dodi Fayed, que murió con ella en un trágico accidente de automóvil en París el 31 de agosto de 1997. Menos información hay sobre su romance con Hasnat Khan, pues ninguno de los dos ha hablado nunca de ello en público, de modo que el guión del autor teatral Stephen Jeffreys, que se basa sobre todo en un libro de Kate Snell, debe esforzarse en imaginar cómo pudo ser esa relación que algunos de los amigos de Diana describieron como “el amor de su vida” y por qué no prosperó. Resulta una jugada inteligente que el director del film no sea un británico, sino el alemán Oliver Hirschbiegel, que ya abordó un personaje real de pelaje muy diferente, Adolf Hitler, en la impresionante El hundimiento. De este modo puede tratar esta historia con cierto desapasionamiento, y de hecho se orilla mucho la responsabilidad del adúltero príncipe Carlos en la desgraciada vida de Diana, para poner el acento en el modo en que ella encara su nueva situación en triste soledad, y las dificultades para poder llevar una vida normal por la atención mediática que despierta. La historia de amor entre Diana y Hasnat está descrita con delicadeza y sensibilidad, sin grandes aspavientos, lo que vemos resulta creíble: el enamoramiento y las pocas perspectivas que ofrece la relación, el estrés de estar permanentemente bajo los focos y los complejos por la posibilidad de pasar de “gran cirujano” a “protegido de la princesa”. Naomi Watts hace un trabajo muy convincente, y Naveen Andrews le sigue el paso sin complejos. Hay aspectos en que el film cojea: la poca presencia de los hijos de ella, que deben ser mencionados con frecuencia para no quitarles importancia; la desdibujada relación con Fayed, que parece casi una excusa para provocar celos en Hasnat; el pasar de puntillas sobre cuál debe ser el papel público de Diana en su situación de divorciada, más allá de su ir por libre en su implicación en causas humanitarias como la prohibición de la fabricación de minas antipersona. Pero en general puede decirse que es una cinta sobria y bien narrada, que arriesga en sus deseos de poner el acento en la normalidad y en no caer en el amarillismo, una senda que resultaba fácil tomar, y que quizá habría atraido público por aquello del morbo.

5/10
Robin Hood

2010 | Robin Hood

  Robin Longstride es un hombre del pueblo, valiente soldado de a pie, que regresa de la cruzada emprendida por su rey, el inglés Ricardo Corazón de León. Antes de llegar a su país, el monarca se ‘entretiene’ asaltando un castillo francés, envite en el que pierde la vida. Es la ocasión que Robin y otros ‘alegres camaradas’ aprovechan para desertar. Pero una serie de circunstancias les llevan a suplantar a la comitiva que debía dar la noticia del deceso del monarca. Juan será el nuevo rey, y Robin debe dirigirse a casa del padre de un fallecido caballero del que tomó su identidad, para cumplir cierta promesa. Allí conocerá a la bella mujer fuerte lady Marian. Entretenida inmersión de Ridley Scott en el mito Robin Hood, que imagina cómo el personaje llegó a ser el proscrito refugiado en el bosque de Sherwood, y eternamente perseguido por el sheriff de Nottingham. El planteamiento del cineasta británico combina el puro espectáculo de acción concebido para el gran público –donde el referente inmediato sería Gladiator, también protagonizado por Russell Crowe– y la mirada del medievo acorde con la sensibilidad moderna –al estilo de El reino de los cielos, pero con más sutileza–. De modo que el ritmo es trepidante, con una magnífica puesta en escena que saca todo el rendimiento a la ambientación medieval, fantástica dirección artística. Se hace muy atractiva la campiña inglesa –la cosa recuerda a la Comarca de El Señor de los Anillos, y es lógico, pues J.R.R. Tolkien se inspiró en ella–, las escenas de batallas están perfectamente coreografíadas –el ataque al castillo, y la batalla en la playa, que recuerda al día D imaginado por Steven Spielberg en Salvar al soldado Ryan–, y el vuelo de las flechas está muy logrado. La mirada contemporánea no falta en el guión de Brian Helgeland, no en vano hay que recordar que en 2001 firmó el libreto de Destino de caballero. Aquí ha tomado como referente un marco histórico que da un realismo al film que lo aleja de la simple aventura, pero el enfoque es el de alguien del tercer milenio, lo que se subraya al presentar a Robin y a su progenitor como precedentes de la democracia, nada menos, al reclamar una carta de derechos para todos los hombres. Se habla así de libertad, de derecho a una vida digna, y a no ser ‘freído’ a impuestos. De modo que se pone el acento en el individuo y sus libertades, y se critica a los que ostentan la autoridad, reyes, gobernantes y jerarquía eclesiástica, que se atreven a invocar el nombre de Dios para justificar sus acciones sangrientas o de expolio. Todo muy políticamente correcto –incluido el toque feminista–, con un esfuerzo para no ‘herir’ demasiado a nadie. El film acierta completamente en su reparto, todos los actores están perfectos, casi parece injusto empezar a hacer aquí la glosa de las virtudes de cada uno, por el riesgo inevitable de dejar a alguien fuera. Pero resaltemos la química Russell Crowe-Cate Blanchett, que permite plantear alguna simpática escena de guerra de sexos; el villano fuerte de Mark Strong y el voluble de Oscar Isaac; el anciano ciego de Max Von Sydow; el político pragmático de William Hurt; o el grandullón Pequeño Juan Kevin Durand.  

6/10
Mansfield Park (2007)

2007 | Mansfield Park

Adaptación para la televisión de la famosa novela de Jane Austen. La pariente pobre de los Bertram, Fanny Price, llega a su espléndida mansión. Allí tendrá que habituarse a las costumbres de la familia y hacer frente al amor. Destaca el trabajo de James D'Arcy.

6/10
The Scold's Bridle

1998 | The Scold's Bridle | Serie TV

El sargento Cooper investiga la muerte de Matilda Gillespie, que a primera vista parece un suicidio. Tras indagar en los hechos y en el pasado de la joven, Cooper descubre que era una mujer con bastantes enemigos. Thiller hecho para la televisión emitido en dos entregas que está basado en una novela de Minette Walters. Buen trabajo de Miranda Richardson en este título menor.

4/10
Saigon Baby

1995 | Saigon Baby

El matrimonio Cooper vive en Bangkok. Son británicos pero en Tailandia tienen todo lo que necesitan. Todo menos una cosa: un niño. La pareja está como loca por tener un hijo, así que comienzan el proceso para adoptar uno. En primer lugar acuden a una organización religiosa cuyos métodos de adopción no son del todo legales, aunque el matrimonio está convencido de que en Inglaterra no habrá problemas para conseguir la adopción legal del niño. Pero algo sale mal y se quedan sin retoño. Entonces comienzan una búsqueda por los bajos fondos tailandeses para conseguir un pequeño al que adoptar. Este tema de las adopciones en este tipo de países ha ido ganando actualidad con el paso del tiempo. A comienzos del siglo XXI, las adopciones internacionales están a la orden del día. Un mundo donde entre muchas luces, también ha aparecido alguna sombra.

4/10
Open Fire

1994 | Open Fire

Película para la televisión escrita y dirigida por Paul Greengrass, se basa en un auténtico y desgraciado caso policial, acaecido en 1983, cuando un oficial de policía prometedor y recién condecorado, disparó equivocadamente a quien pensaba era uno de los criminales más buscados del momento. Está rodada con su característico estilo cercano al documental.

5/10
Anglo Saxon Attitudes

1992 | Anglo Saxon Attitudes

El descubrimiento de un miembro viril en la tumba de un obispo anglosajón es el motivo para que se organice un escandaloso revuelo. Además, Gerald Middleton se enamora de Dolly, novia de su mejor amigo Gilbert, involucrado en la excavación de la tumba. Cuando Gilbert acude al frente a luchar en la Primera Guerra Mundial, Gerald y Dolly prosiguen la relación a pesar de que él se casa finalmente con otra mujer. Película inglesa basada en la satírica novela de Angus Wilson, en donde se retrata una sociedad inglesa presuntuosa. Destaca del reparto una jovencísima y rellenita Kate Winslet, en su segunda aparición en el cine.

4/10

Últimos tráilers y vídeos