IMG-LOGO

Biografía

Gaute Storaas

Gaute Storaas

Gaute Storaas

Filmografía
Klara y el ladrón de manzanas

2018 | KuToppen

Klara es una joven vaca que vive en la ciudad con su madre y sueña con convertirse en una estrella de la música. Un día, recibe una carta de su padre, a quien no ha visto en muchos años, y viaja al campo para encontrarse con él. Allí, le ayuda a salvar su granja, descubre quién es el granuja que se come las manzanas, hace su primer amigo y entiende que hay muchas maneras de convertirse en una estrella...

Barcos: ¡al rescate!

2017 | Elias og Storegaps Hemmelighet

Cuando se acerca una gran tormenta, el navío Elías ayuda a una embarcación con problemas de Big Harbor, la ciudad vecina. Las autoridades de allí le ofrecen un puesto como barco de rescate, por lo que abandona a sus amigos para aceptar el encargo. Mientras ejerce su labor, conocerá a Stella, una dura chica con la que choca, y descubrirá que unos oscuros individuos están recopilando un metal precioso, ilegal en la zona porque emite ondas electromagnéticas que afectan al clima. Aceptable film de animación noruego, protagonizada por el personaje central de Elias - De kleine reddingsboot, serie de enorme éxito en el país, y en otros del norte de Europa, que se estrenó en 2005, un año antes de Cars, con la que guarda cierta similitud, pero cambiando los coches parlantes por embarcaciones. Obviamente, no puede compararse con las potentes producciones de Pixar, pero la animación tiene la suficiente calidad, y un estilo propio con cierto encanto. De ritmo lo suficientemente rápido, argumentalmente sus gags excesivamente sencillos aburrirán a los adultos, pues se nota que va dirigida al público infantil. Pero a los pequeños les absorberá, y les inculcará mensajes positivos. Sobre todo reivindica el valor del mar –lo que no sorprende demasiado tratándose de una producción de Noruega–, y de conservar el medio ambiente, pero también habla de la obediencia y la amistad.

5/10
El último rey

2016 | Birkebeinerne

Noruega. 1204. Los bagler, una facción rebelde, atacan el este del país con el apoyo de Dinamarca. El rey envía a dos de sus hombres para buscar a su concubina, Inga de Varteig, que ha dado a luz a su hijo no reconocido, Håkon Håkonsen, con el fin de poner a ambos a salvo. El realizador Nils Gaup saltó a la escena internacional cuando su ópera prima, El guía del desfiladero, obtuvo una candidatura al Oscar a la película de habla no inglesa, en 1987. De nuevo se adentra en el cine histórico, buceando en el origen del monarca que unificó su país, donde ha sembrado cierta polémica, al estimarse que en parte se basa en mitos nacionalistas. Curiosamente, su responsable debía haber previsto esta acusación, pues en los títulos de crédito finales incluye una cita del islandés Halldór Laxness, donde se afirma que “un novelista cuenta mentiras deliberadamente”, lo que se interpreta como una exculpación: no se pretende un rigor absoluto. Al relato le falta emotividad, y puede sembrar confusión, porque las intrigas políticas no acaban de entenderse, y por sus excesivos personajes, a los que les falta un poco de definición y humanidad. Esto último supone un lastre para el reparto, liderado por Kristofer Hivju, al que se conoce por su trabajo como Tormund Giantsbane, en la famosa serie Juego de tronos, pues si bien los actores salen del paso, no brillan. A pesar de todo, sorprende la ambientación, pues el ajustado presupuesto parece muy bien aprovechado, ya que hasta las cabañas parecen reconstruidas al milímetro según debían ser en la época. Su punto fuerte reside en las trepidantes y originales secuencias de acción sobre esquís, en los idílicos paisajes nevados de aquellas latitudes. Son lo que queda en la memoria del espectador, como de Bullit sólo permanece la persecución automovilística por San Francisco. La que cuenta este film dio lugar a la Birkebeinerrennet, la carrera sobre nieve más importante de Noruega.

5/10
El bosque de Haquivaqui

2016 | Dyrene i Hakkebakkeskogen

Una película noruega de animación decididamente infantil, basada en el universo literario de Thorbjørn Egner (1912-1990), que utiliza la técnica de stop-motion para animar fotograma a fotograma a sus simpáticos personajes, y recurre casi todo el tiempo a sencillas canciones. La trama es sencilla, lo que puede exasperar tal vez al espectador adulto, aunque el diseño de los animalitos protagonistas, habitantes del bosque de Haquivaqui es simpático, y tal vez encandile a lo más peques. El film muestra a personajes como el ratón Claus, que desea ser feliz celebrando el cumpleaños de su abuela con una estupenda tarta. Pero por ahí pulula el zorro Marvin, dispuesto a hacer la vida imposible a la mayoría de los animales con los que convive en el bosque. El planteamiento en la tradición de las fábulas clásicas, invita a considerar que frente al comportamiento de acoso del zorro, debería ser posible que pequeños y grandes, todas las criaturas del bosque deberían poder vivir en armonía, y no dejar que dominen los abusones. Algo que en el mundo de los seres humanos es de deseable aplicación, en entornos como el colegio, con los hermanitos, con los amigos...

5/10
Un hombre llamado Ove

2015 | En man som heter Ove

Una delicia de película, esta cinta sueca ha conseguido dos nominaciones a los Oscar, a mejor film extranjero y al mejor maquillaje. Tiene la virtud de romper el saque, no la ves venir, o no del todo. Y con este enfoque, lejos de producir en el espectador desconcierto, logra justo lo contrario, alimentar un interés creciente. La trama sigue a Ove, el hombre del título. Todo nos hace sospechar que se trata de un tipo insoportable. Vive solo, se queja de todo, siempre está gruñendo. Le molesta que los vecinos de su urbanización no cumplan las normas, o que circulen coches por donde no está permitido. Descubrimos que es viudo desde hace poco, y que visita con frecuencia la tumba de su esposa, a la que cuenta las novedades de su anodina vida, y sus deseos de reunirse con ella. Cuando le echan del trabajo, jubilación anticipada, parece que definitivamente se le han terminado las razones para seguir viviendo. De modo que intenta reiteradamente suicidarse, pero siempre hay algo que lo impide, y ese algo casi siempre consiste en su disposición a ayudar a quien requiere sus servicios. Como por ejemplo a una familia iraní recién llegada al vecindario, un matrimonio, sus dos hijas y un tercero en camino. Y es que quizá Ove sea mejor persona de lo que podemos imaginar, sobre todo porque se conoce a sí mismo, lo que no es sabiduría pequeña. El director sueco Hannes Holm es conocido sobre todo por su saga de películas sobre la familia Andersson, tres comedias amables pero quizá con una idiosincrasia localista en exceso. Aquí los valores presentes son muy universales, pero no renuncia a un punto de vista muy escandinavo, al adaptar una novela de Fredrik Backman: sin duda que el carácter sueco queda perfectamente plasmado en Ove, un hombre que a pesar de su difícil carácter tiene sólidos principios, el cumplimiento del deber y el seguimiento de la ley no se discuten, algo que quizá a ciertas mentalidades mediterráneas hace sonreír irónicamente, pero de lo que convendría que tomaran buena nota; también la relación con un vecino y la rivalidad basada en sus coches de distinto fabricante, es humor nórdico de buena ley. Sea como fuere, el mérito de Holm, autor también del guión, es desplegar su historia con gran equilibrio, y dosificando cierta intriga con flash-backs acerca del pasado de Ove, logrando un ritmo excelente, las dos horas de metraje se pasan casi en un suspiro. De modo que no se cae en los típicos excesos de la comedia negra, en las intentonas suicidas del protagonista, ni en el histrionismo tentador a la hora de mostrarle malhumorado –qué gran trabajo hace Rolf Lassgård en la versión anciana de Ove–, ni en el sentimentalismo blandito a la hora de tejer la historia romántica o las acciones altruistas. Lo que hay es una preciosa historia, muy humana, que invita a aceptar la vida como viene, desde el principio hasa su final, y así ser auténticos protagonistas de la propia existencia, lo que pasa por convivir con los demás, sin juzgarles, y prestándoles pequeños o grandes servicios sin darse importancia. Un planteamiento que ya me gustaría ver más a menudo en un panorama fílmico con frecuencia deprimente o desesperanzado.

7/10

Últimos tráilers y vídeos