IMG-LOGO

Biografía

JJ Feild

JJ Feild

42 años

JJ Feild

Nació el 01 de Abril de 1978 en Boulder, Colorado, EE.UU.
Filmografía
Turn Up Charlie

2019 | Turn Up Charlie | Serie TV

Charlie es un DJ sin demasiado trabajo en Londres, su ciudad. Aunque aspiraba a grabar sus propios discos, no ha llegado a nada, y va dando tumbos mientras se dedica a lo que puede, viviendo en casa de su tía. El regreso de David, un amigo de la infancia, actor que ha triunfado en Hollywood, en compañía de su esposa Sara, que se dedica al mundo de la música, y su hijita Gabs, podría darle una oportunidad para dedicarse a lo suyo. Pero de momento le requieren para que haga de niñera de su precoz y consentida cría, que muy espabilada para su edad, resulta ingobernable, en parte porque sus ocupados padres han descuidado su atención en exceso. Sitcom con capítulos de media hora, creada por uno de sus protagonistas, Idris Elba, está desarrollada con buen ritmo. De entrada se diría concebida para toda la familia, pero la frivolidad de algunas bromas sexuales que no vienen demasiado a cuento, a veces puestas en boca de la niña protagonista, Frankie Hervey, desentonan. Y es una lástima, porque se juega bien con la idea de lo insoportable que puede ser una niña a la que sus padres no dedican el tiempo que deberían, concediéndole, en cambio, todo lo que una tarjeta de crédito puede comprar, que por supuesto, resulta insuficiente, no todo se alcanza con dinero.

6/10
Le Mans '66

2019 | Ford v Ferrari

Años 60. En Ford creen que están perdiendo la carrera de la imagen pública y la modernidad frente a empresas automovilísticas como Ferrari, apreciadas por los apasionados de la velocidad por su participación en prestigiosas carreras. Tras dar un paso en falso para comprar Ferrari, que atraviesa problemas económicos –Fiat se acaba llevando el coche al agua–, en Ford deciden contraatacar en el terreno en que los italianos son líderes, fichando al diseñador automovilístico Carroll Shelby, que además es el único estadounidense que ha ganado la carrera de Le Mans. Apartado del circuito por problemas de corazón, Shelby quiere contar con su amigo Ken Miles como piloto, lo que choca con la visión de los capitostes de Ford, a los que gusta tener todo bajo control, lo que no será posible si Miles maneja el volante. Película basada en hechos reales, que funciona tan maravillosamente bien como uno de los Ford GT40 que tan buen papel hicieron en Le Mans en 1966 y años sucesivos. Tras Logan, quizá su mejor película hasta la fecha, James Mangold sigue demostrando ser un sólido director, cada vez más seguro, nunca se pasa de frenada, ni acelera locamente su película hasta dejarla sin control. Firman el guion que dirige los hermanos Jez y John-Henry Butterworth, ambos avezados en libretos inspirados en hechos reales –Caza a la espía, I Feel Good, Black Mass–, junto a Jason Keller. No figura acreditado Mangold, aunque a buen seguro que ha contribuido a la forma final del libreto. El film sabe combinar la épica deportiva de la competición ­– las imágenes introducen al espectador dentro del coche, casi se siente el contacto de las ruedas sobre el asfalto y el vértigo de la velocidad–, con una mirada al mundo de la empresa a menudo fría, donde imperan los egos y la visión del “business is business”, y a las relaciones humanas, sobre todo a la amistad entre Shelby y Miles, de caracteres muy diferentes, pero también al entorno familiar del piloto. Algunas de las escenas sobresalen por su fina escritura y ejecución en imágenes. Por ejemplo, en una película en que dominan los hombres, tiene perfecta lógica la escena de la discusión con Mollie, la esposa de Miles, en que ella conduce el automóvil a lo loco, para afirmar su personalidad y el deseo de que el otro sea franco al hablar de sus planes profesionales, lo que sirve para dar poderosa presencia a Caitriona Balfe, conocida por Outlander. Los pasajes que comparten unos estupendos Christian Bale y Matt Damon están muy bien pensados y sirven para mostrar su conexión, pero también su distinta personalidad. Quizá se cargan las tintas en los ejecutivos de Ford –Leo Beebee, interpretado por Josh Lucas, se lleva la peor parte con su exagerado personaje, frente a unos medidos Lee Iacocca (Jon Bernthal) y Henry Ford II (Tracy Letts)–, pero se logra no caer en el ridículo, sino todo lo contrario, en la escena en que Shelby monta a Ford en el GT40, y la idea del helicóptero sirve para apuntalar las distintas concepciones empresariales de Ford y Ferrari.

7/10
Lost in Space (2ª temporada)

2019 | Lost in Space | Serie TV

Fantástica segunda temporada de Lost in the Space, se mantiene el nivel logrado por el arranque de esta nueva versión de la serie original de Irwin Allen. Ésta a su vez adaptaba a un entorno de ciencia ficción la novela “La familia Robinson suiza” de Johann David Wyss, en que los componentes de un clan debían luchar por la supervivencia tras el naufragio de su embarcación, que les llevaba a recalar en una isla desierta. En esta ocasión, los Robinson comienzan sus andanzas más perdidos que nunca, se nave Jupiter ha ido a parar a un planeta cubierto de océanos muy agitados, y donde son frecuentes las tormentas eléctricas. A los papás, Maureen y Toby, y a sus hijos Penny, Judy y Will, les acompañan la doctora Smith, prisionera tras quedar claro que es una villana con muchas caras, y el intrépido Don West, que también tiene algún hecho de su vida pasada poco nítido. Separados de la Resolute, con la que viajaban rumbo al sistema solar Alfa Centuri para montar una nueva colonia por los problemas que atraviesa la Tierra, dudan entre seguir en el complicado planeta donde se encuentran, o intentar aprovechar la energía de las tormentas para despegar y retomar el contacto con los suyos. Will echa de menos al Robot tanto les ayudó, y aún espera volver a tener noticias de quien podía llamar en verdad su amigo. Mientras Penny, con la ayuda de Will, ha compuesto una suerte de relato escrito de las aventuras familiares, “Perdidos en el espacio” se titula, aunque le apena el escaso aprecio del mismo que hace su madre, piensa que le muestra mucho menos cariño que a sus hermanos. La serie desarrollada por Matt Sazama y Burk Sharpless depara estupendas sorpresas, con un ritmo endiablado, hay mucha acción servida con cuidados efectos visuales y un magnífico diseño de entornos planetarios, oceánicos, espaciales, y del interior de las naves. Pero sobre todo está muy logrado el carácter familiar de toda la trama, aventuras a tutiplén, que nunca resultan ñoñas. La idea de que la familia unida es capaz de afrontar mil y un obstáculos atraviesa hábilmente toda la narración, con personajes y sus relaciones muy bien desarrollados, los Robinson parecen de verdad una familia. Además, hay que reconocer la complejidad de la “mala” de la función, Parker Posey compone a la perfección a una persona inteligente, de carácter luciferino, que sabe decir a cada uno lo que necesita oír, aunque duela, su capacidad de introspección psicológica da siempre en la diana de lo que resulta estimulante, y lo que apena porque supone poner el foco sobre un defecto o carencia. Algunos flash-backs sirven para entender cómo se convirtió en la mujer egocéntrica que es, evitando maniqueísmos o simplezas facilonas, por ejemplo no deja de afectarle el descubrimiento de algunas de sus acciones, como el de cómo la niña Samantha perdió a su padre.

7/10
Los Romanoff

2018 | The Romanoffs | Serie TV

Una sorprendente serie creada, escrita y dirigida en su integridad por Matthew Weiner, en apariencia muy alejada de su obra más conocida, Mad Men, que se ambientaba en el mundo de la publicidad al final de la década de los 60 en Estados Unidos. A poco que se escarbe, Los Romanoff no es tan diferente, pues las ocho historias completamente independientes que la componen –las conexiones que Weiner ha trazado son ingeniosas, pero casi una suerte de broma privada para dar cohesión–, protagonizadas por supuestos descendientes y familiares más o menos lejanos del asesinado zar ruso Nicolás II, hablan del ser humano contemporáneo, con sus angustias, búsquedas, anhelos y esperanzas, y terminan no siendo tan diferentes de las de los “hombres locos” y las mujeres que trataban de abrirse paso en un mundo eminentemente dominado por los varones. Resulta complicado ofrecer un juicio global cuando aún no se han publicado todos los capítulos, de casi hora y media de duración cada uno, y sabiendo además que son independientes, al estilo de otras series antológicas como la popular Black Mirror, por lo que es de suponer que unos serán mejores que otros. Lo que está claro es que el planteamiento puede desconcertar un tanto, pero la ambición de Weiner resulta innegable, al jugar con un elemento de la mitología del siglo XX anclado en la realidad, esa familia Romanoff que estalla literalmente por los aires a causa de una revolución que pone en cuestión tantos valores e ideas que se suponían sólidas. Al hombre y a la mujer líquidos de nuestros días les ocurre algo semejante, no tienen claro de dónde vienen y adónde van, y aunque quieren aferrarse a lo que pueden, la insatisfacción y la tristeza resultan manifiestas. Es lo que ocurre en el primer episodio “La hora violeta”, donde Weiner se toma su tiempo en poner boca arriba las cartas con las que juega la partida. Anushka es una anciana cascarrabias, que está delicada de salud, y vive en un magnífico piso en pleno centro de París. Atiende sus necesidades con sincera preocupación su sobrino americano Greg, que regenta un hotelito, y que padece fuertes presiones de su novia Sophie, una mujer despampanante, divorciada y que no desea tener hijos, para lograr que su tía les legue pronto su fortuna, el deseo íntimo de ella es que no estuviera incordiándoles todo el tiempo e hiciera el favor de morirse cuanto antes. Debido a su difícil carácter, las empleadas del hogar que cuidan de Anushka duran muy poco tiempo en su puesto. Pero la joven musulmana Hajar se va a convertir en la excepción, estudiante de enfermería, muestra una paciencia infinita con la vieja, aguantando mil y una impertinencias, incluidos comentarios racistas y xenófobos de dudoso gusto. Con medido ritmo, resulta creíble la evolución de los personajes, y la idea de que el amor es la mejor medicina para el entendimiento entre la gente se introduce con suavidad, resulta sugestiva. Por supuesto, se juega al contraste entre la relación de Greg y Sophie, donde que la motivación egoísta material y placentera domina, con la creciente admiración que Greg siente hacia Hajar, ambos pueden mantener conversaciones de altura, intercambiado por ejemplo sus ideas acerca de la existencia de Dios, o compartiendo lo que comparten los amigos, como por ejemplo recuerdos de familia. El cuarteto de actores principales –Marthe Keller, Aaron Eckhart, Inès Melab y Louise Bourgoin– están muy bien, al igual que algunos secundarios de presencia mínima, como los padres de Hajar. "El plural mayestático", el segundo episodio, ofrece una aguda disección del matrimonio a cuento de Michael y Shelly Romanoff, que están acudiendo a sesiones con una psicóloga que les ayude a que su relación no naufrague. Quizá Shelly es muy resolutiva y dominante, pero al menos trata de abordar el problema; su marido adopta en cambio una posición más apática, es un verdadero cínico, lo que se advierte en el modo en que profesionalmente orienta –es un decir– a los jóvenes que están a punto de entrar en la universidad. Podría ayudar a estrechar lazos un crucero que ilusiona mucho a Shelly, y que reúne en el barco a parientes de la familia imperial rusa. Pero Michael fuerza que se prolongue un juicio de cuyo jurado forma prte, siendo el único que discrepa de lo que parece un claro veredicto de culpabilidad. No sólo quiere evitar el viaje, sino ligar con Michelle, una exuberante miembro del jurado. Entretanto Shelly viajará sola y disfrutará de lo lindo del lujo que brinda la ocasión; y aunque surge la ocasión de una aventura, puede más la fidelidad. De nuevo Weiner, sabe ir construyendo la historia, y lanzar preguntas acerca del espectador acerca de cuáles deberían ser las bases sobre las que construir un matrimonio duradero. Resulta imprescindible, claro está, el amor, pero también compartir un proyecto que valga la pena, y la conciencia de que no pueden faltar dificultades. Está muy bien escogida la pareja protagonista, un Corey Stoll en alza desde que se dio a conocer en House of Cards, que encarna bien la insatisfacción vital revestida de egoísmo, y una agradable pero menos conocida Kerry Bishé, con la que el público empatizará inevitablemente. Metacine o metaserie, es la propuesta del tercer episodio, "Casa de fines especiales", en que Weiner recurre como protagonista a Christina Hendricks, con la que hizo Mad Men. La actriz da vida precisamente a una célebre actriz de cine, fichada a última hora para rodar en Europa una serie televisiva sobre los Romanoff. Allí vive una situación surrealista, con una directora superprestigiosa, pero de personalidad pintoresca a la hora de sacar de sus intérpretes las composicones de los personajes que desea, un compañero de reparto con el que se acuesta, e incluso la aparición de lo que se diría un fantasma. "Expectativas", el cuarto episodio, transcurre en una sola jornada en Nueva York, y habla de las frustraciones de Julia, cuya hija Ella está a punto de dar a luz, aunque el marido está de viaje de negocios en la otra punta del mundo. La discusión por esta circunstancia tiene raíces profundas, pues el padre de Ella no es el marido de Julia, sino que es Daniel, profesor experto en la historia de los Romanoff. el hombre al que verdaderamente quería, pero con el que nunca se casó. Ella ignora todo esto, y el secreto ha reconcomido a Julia desde el nacimiento de su hijo. Bastante ambicioso y elaborado es el quinto episodio, "Altas y brillantes esferas", que aborda temas tan en boga como la diversidad, la atmósfera altamente cargada en lo sexual de nuestra sociedad, la cultura de la sospecha, el buenismo y las ínfulas de las clases acomodadas. Todo gira en torno a las sospechas de pedofilia que se ciernen sobre David, profesor de piano homosexual que da clases a los hijos de Katherine, profesora de literatura rusa felizmente casada y emparentada con los Romanoff, una estupenda Diane Lane. Sus dudas sobre ese comportamiento inapropiado le llevan a compartir la información con otras amigas cuyos hijos reciben clases de David, produciéndose reacciones inesperadas, consecuencia de su superficial visión de la vida. Y a charlar con sus hijos, en unas conversaciones decididamente incómodas, y que generan una situación que tiene difícil marcha atrás. El mérito del episodio es que plantea muchos temas, desde los prejuicios a los límites de aceptar eso tan manido de que "cada uno con su vida haga lo que quiera", al daño que se puede hacer con una acusación que se habe pública, aunque no haya pruebas que la sostengan. Y desde la dificultad de hacer "lo correcto", sobre todo cuando esa expresión va vaciándose cada vez más de significado. Hay un importante cambio de escenario en "Panorama", el sexto episodio, que transcurre en la capital de México. Abel es un periodista de exacerbado idealismo y romántico empedernido, no es de los que mira el mundo con cinismo, aunque no se engaña acerca del horror que atraviesa la historia. Actualmente investiga las actividades de un centro hospitalario privado de lujo, donde buscan curación enfermos desahuciados cargados de dinero, muchas veces de procedencia dudosa. Allí queda fascinado por Victoria –que resultará ser descendiente de los Romanoff– que acompaña a su hijo de doce años Nicke, hemofílico, una bella mujer y madre dedicada por completo a buscar una posible curación para su hijo. Juan Pablo Castañeda encarna bien a un periodista que no acaba de tener el empuje que se supone a alguien de su oficio, no tiene del todo los pies en el suelo y puede más en él la mirada que busca la utopía y su carácter enamoradizo y descubridor de la belleza, allá donde hay tanta fealdad. La relación con Victoria, estupenda Radha Mitchell, está bien perfilada, y sus visitas turísticas a la catedral, al mural de Diego Rivera en el palacio presidencial y a las ruinas de la antigua Teotihuacan tienen particular encanto, como si el tiempo se hubiera detenido y los personajes pudieran gustar brevemente la eternidad, un algo de felicidad. El último plano en la plaza, es un auténtico y logrado homenaje al citado mural de Rivera. "El final de la línea", el capítulo 7, aborda un tema importante en cualquier familia de rancio abolengo, la continuidad dinástica. En efecto, Anka y Joe Garner son un matrimonio sin hijos, que anhela la adopción, motivo por el que se han desplazado a la gélida Vladivostok, en Rusia. Allí les espera Elena, la asistente social, que se supone que les ha encontrado un bebé precioso. Pero cuando la pareja se queda a solas, algo extraño nota, la pequeña no llora como se esperaría en una criatura de pocos meses, apenas reacciona a sus carantoñas. ¿Les estarán dando gato por liebre? La situación saca a la superficie rencores y reproches. La conexión Romanoff viene por Anka, sus ancestros la conecta con la familia zarista. Pero la trama de Weiner ayuda a plantear, no sólo cuestiones como la burocracia gubernamental de la nueva Rusia y sus posibles corruptelas, sino también la de ese supuesto derecho que se autoconceden un hombre y una mujer a tener un hijo, sí o sí, incluso con la opción de elegir un buen "producto", que para eso pagan. Finalmente, la serie se remata con "El relato que todo lo sostiene", un alarde de relatos encapsulados, al estilo de las muñecas rusas, una historia contiene a otra, enlazando tragedias con nuevos narradores, a partir del encuentro de un tipo, guionista de una miniserie televisiva sobre los Romanoff, con una mujer que le incordia en el tren en el que ambos viajan. De algún modo se da razón de cómo ha evolucionado la identidad sexual de esa mujer, que antes era hombre, que tuvo un romance homosexual que supuso un gran desengaño, y que de niño vio como una auténtica arpía se camelaba a su padre, deshaciéndose de modo cruel de la madre. Suena, y algo tiene de eso, a culebrón, pero la habilidad de Weiner concede gran consistencia al conjunto, y no es simplista, porque se concede que la evolución de Simon Burrows, ella/él, está marcada por duros y traumáticos sucesos de la infancia, la sensibilidad y carencias afectivas disparan las tendencias homosexuales.

7/10
La sonrisa etrusca

2018 | The Etruscan Smile

Wonder Women y el profesor Marston

2017 | Professor Marston and the Wonder Women

Biopic de William Moulton Marston, psicólogo creador del personaje de cómic Wonder Woman, considerado todo un icono feminista. Casado con Elizabeth "Sadie" Holloway, también psicóloga, se vio atraído por una estudiante, Olive Byrne, con la que inicia algunos de sus experimentos, la teoría DISC, por las iniciales de Dominio, Influencia, Sumisión y Conformidad a las normas, y el uso de un detector de mentiras, con la aprobación de su esposa. Esta “ingeniería psicológica” a finales de la década de los 20 del siglo XX, tendría un campo de pruebas en una relación amorosa triangular de los tres, que traería varios hijos al mundo y la reprobación social, también en el campo laboral. Ello empujaría a Marton, con el seudónimo de Charles Moulton, a propagar sus ideas simbólicamente con Wonder Woman, una heroína amazona de tebeo que vive en una isla habitada por mujeres. El personaje se haría popular gracias a DC Comics, también como arma propagandística contra Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Angela Robinson, directora y guionista, conocida sobre todo por la serie lésbica L, vertebra la narración con una citación en que un órgano censor interroga a Moulton acerca de su cómic, por su posible influencia perniciosa en los lectores más jóvenes. Esas sesiones permiten flash-backs sobre ese triángulo con relaciones homo y heterosexuales. La película está en la línea de otros títulos de época, como Kinsey o la serie Masters of Sex, en que con buenos repartos y esfuerzo en producción, pero sin demasiada sutileza, se pretende presentar a sus protagonistas como auténticos pioneros en la superación de tabúes sexuales, y en la redefinición de lo que es una familia. La narración abunda en pasajes tórridos donde los personajes buscan sólo la gratificación erótica, también con perversiones sadomasoquistas, cueros y cadenas, látigos, uniforme de enfermeras, etcétera. Y resulta poco convincente en su pretensión de dibujar una familia feliz diferente, que no puede lograr la anhelada felicidad por los prejuicios de la época, se viene a decir con una mirada que es actual, y no se corresponde con la de entonces. El cómic casi queda reducido a mera anécdota, a una recopilación de viñetas donde se detectaría la habilidad de su autor para burlar a los censores, pero que quizá por eso tampoco persuadieron de nada a nadie, los lectores lo veían como simples aventuras protagonizadas por atractivas mujeres.

4/10
Turn: Espías de Washington (3ª temporada)

2016 | Turn: Washington's Spies | Serie TV

Tercera temporada acerca de la red de espías tejida por el bando de George Washington alrededor de Abraham Woodhull, alias Culper, que proporciona información crucial de los movimientos de los ingleses durante la guerra de la independencia. A medida que el conflicto avanza, los modos de hacer llegar la información se hacen más sofisticados, y los riesgos aumentan. De modo que Abraham corre el riesgo de ser entregado por su propio padre, el juez, mientras se ha establecido una inesperada conexión con una esposa a la que antes hacía poco caso; mientras que Anna Strong, aunque sigue comprometida con el bando de Washington, cada vez admira más al inglés Hewlett, todo un caballero con principios. Abraham y Hewlett encontrarán una inesperada ocasión de colaborar pensando en liquidar al asesino Simco, mientras que Robert Rogers pasa a ser aliado de conveniencia de Abraham y el americano Benedict Arnold está siendo corrompido por el dinero y el corazón gracias a las artimañas del británico John Andre. La descripción del párrafo anterior da idea de la complejidad que ha ido adquiriendo esta serie de corte histórico, muy entretenida y con buen reparto, que parte del libro de Alexander Rose. Quizá a veces se acerca al culebrón, pero es de producción impecable y sirve para pintar una faceta poco vista de la guerra de la independencia americana.

6/10
Turn: Espías de Washington (2ª temporada)

2015 | Turn: Washington's Spies | Serie TV

Segunda temporada de la serie histórica que sigue las actividades de espionaje alrededor de Abraham Woodhull (Jamie Bell) en Setautek, quien con el seudónimo de Culper proporciona información a George Washington (Ian Kahn) en la lucha contra los británicos por la independencia. Una vez asentados bien los personajes y las circunstancias, Craig Silverstein puede desarrollar bien las diversas subtramas que ocurren en 1777 y 1778, e incluso explorar ideas como la posible melancolía de Washington. También está en su mano mostrar al comandante británico Hewlett (Burn Gorman) en su lado más humano, aficionado a la astronomía, enamorado platónicamente de Anna Strong (Heather Lind), una de las espías, que demuestra una increíble fortaleza cuando es capturado por los rebeldes y tratado casi como un animal. En los diez capítulos se combina la intriga de espionaje –los mensajes escondidos en el busto del rey, la tinta invisible, la captación de agentes en Long Island, el intento de corromper a patriotas que pueden pensar que no son suficientemente considerados...–, con lo personal, los romances a varias bandas, y cómo Mary (Meegan Warner), la mujer de Abe, antepone a su familia a cualquier otro punto de vista, aun sabiendo que su marido realiza actividade clandestina que no pueden agradar a los ingleses ni a su suegro, el magistrado Richard. La trama atrapa en sus diversas ramificaciones, y cuenta con un buen reparto, donde el villano Simcoe, Samuel Roukin, resulta especialmente repulsivo.

7/10
Sin Salida (Not Safe for Work)

2014 | Not Safe for Work

Una de esas películas a las que le va como anillo al dedo el adjetivo de "fallida". Y es una pena, porque su arranque resulta muy prometedor, pues se nos habla de una poderosa industria farmacéutica y del suicidio de un testigo que iba a declarar contra ella, por comercializar un fármaco a pesar del conocimiento de sus perniciosos efectos secundarios. De ahí saltamos a un despacho de abogados donde Tom, procurador haciendo méritos, es despedido sin contemplaciones. Pero quizá salve el día cuando se queda encerrado en la oficina, donde un matón de la mafia quiere hacer desaparecer pruebas que comprometen a su jefe en un juicio. Joe Johnston es un director apañado, que se ha adentrado con profesionalidad en los mundos de Capitán América y Parque Jurásico, pero aquí maneja una historia que da para rodar escenas de persecución e intriga desasosegantes, pero en el marco de una trama con más agujeros que un queso gruyere. De hecho el desenlace para improvisado, como si no hubiera una forma coherente de concluir, y se haya finalmente optado por una especie de broma barata. La breve duración de la cinta, y lo esquemático de los personajes, incluido el protagonista de Max Minghella, invitan a especular sobre posibles problemas de producción que han derivado en un montaje que trata de salvar los muebles, y poco más.

4/10
Brave Men's Blood

2014 | Brave Men's Blood

Turn: Espías de Washington

2014 | Turn: Washington's Spies | Serie TV

Serie televisiva de corte histórico situada en los años de la guerra de la independencia norteamericana, en que las tropas de George Washington combaten a los soldados del rey Jorge III de Inglaterra, que intenta mantener un poder colonial que se le está yendo de las manos. Describe la actividad de espionaje, al principio a regañadientes, llevada a cabo por Abraham Woodhull en Setauket, un enclave de Long Island cercano a Nueva York bajo dominio británico. Woodhull, hijo de un juez leal a la corona, realizaba algunas actividades de contrabando entre los contendientes, más o menos toleradas por ambas partes en tiempos de penuria, lo que le permitió realizar clandestinamente su actividad de inteligencia. La serie está muy bien ambientada, y el rigor histórico viene garantizado por la obra de Alexander Rose de que parte, y que maneja bien Craig Silverstein. Como cabe imaginar, quedan mejor parados los rebeldes que los ingleses. Ha contado con directores de prestigio en varios episodios, como Rupert Wyatt y Oliver Hirschbiegel. En el reparto destaca el protagonista, un convincente Jamie Bell.

6/10
Austenland

2013 | Austenland

Capitán América: El primer Vengador

2011 | Captain America: The First Avenger

Creado en 1941 por Joe Simon y Jack Kirby, no es la primera vez que el Capitán América –uno de los personajes emblemáticos de la editorial Marvel– visita las pantallas, pues tuvo su propio serial a manos de la productora Republic, en los años 40. En 1990, mucho antes de la actual moda del cine de superhéroes, fue objeto de una infame adaptación, con Matt Sallinger interpretando al protagonista, que tras su fracaso en EE.UU. en algunos países como España se editó directamente en vídeo. Steve Rogers es un joven escuchimizado, que logra entrar en el ejército, a pesar de su deficiente forma física. Durante los entrenamientos suple sus carencias atléticas a base de buena voluntad, determinación y arrojo. Un profesor responsable de un programa científico que tiene como objetivo crear un supersoldado mediante avances químicos, está convencido de que Rogers es ideal para someterse a la primera prueba, pues cree que lo importante es que el candidato sea alguien de nobles ideales, capaz de sacrificarse por los demás. El experimento sale bien, pero Rogers tendrá que enfrentarse a Cráneo Rojo, un agente nazi con planes siniestros. Veinte años después de Rocketeer, basada en un cómic sobre otro superhéroe que combatía a los nazis, Joe Johnston se encarga de la adaptación al cine de las aventuras de uno de los más famosos personajes de las viñetas estadounidenses. Este nuevo film tiene puntos en común, pues también se desarrolla en tiempos de los nazis y el protagonista se convierte en superhéroe con ayuda de la ciencia. Como en aquélla, Johnston aprovecha el encanto de mezclar la estética "retro" de la época con elementos de fantasía y cachivaches de ciencia ficción irreales. Como es habitual, el director de Jumanji y Parque Jurásico III toma como modelo el cine de Steven Spielberg, y sus peleas con nazis se inspiran en En busca del arca perdida, al tiempo que la banda sonora es de Alan Silvestri, notable discípulo de John Williams, el compositor habitual del Rey Midas. Se quita Johnston la espina de El hombre lobo, su anterior trabajo, uno de los más decepcionantes de su carrera. A pesar de su asumida ligereza, y de que resulta imposible destacar frente a tanta competencia superheroica, se trata de un film correcto, con la suficiente espectacularidad, en cuyo reparto destaca un camelónico Hugo Weaving, como el malvado Cráneo Rojo. Introduce algún acertado golpe de humor y como era de esperar, el final entronca con la próxima película de "Los Vengadores", supergrupo del que forma parte el personaje.

6/10
Centurión

2010 | Centurion

Cine de acción y aventuras, ambientado en el belicoso siglo II, que imagina un episodio especialmente sangriento de la campaña que los romanos llevaron a cabo en Inglaterra. Dirige y escribe Neil Marshall, realizador especializado en películas oscuras y violentas, desde que entregara la estupenda y terrorífica The Descent. Aquí imprime un gran ritmo e intensidad a la historia, y el resultado alcanza un nivel más que digno. Islas británicas en tiempos del emperador Adriano. En un fuerte fronterizo, el centurión romano Quintus sobrevive como prisionero a un salvaje ataque por parte de guerreros autóctonos, los sanguinarios pictos. Tras escapar del campamento enemigo, acabará uniéndose a la legendaria IX Legión del general Virilus, que marcha precisamente hacia el norte para aniquilar a los pictos. Cuentan para ello con la ayuda Etain, una experta guerrera y rastreadora de los pictos que trabaja al servicio de Roma. La sombra de Gladiator es alargada. Aparte de que el protagonista dice ser hijo de un gladiador que ganó su libertad en la arena (qué coincidencia, ¿no?), todo el film respira ese mismo aire frío y nublado que Ridley Scott retrató magistralmente en la primera media hora de su ya mítica película. Aquí se cambian las tierras de Germania por Britania, pero en esencia la atmósfera elegida transmite igual dureza en la vida castrense y las costumbres guerreras de la antigua Roma en su afán de conquista contra los pueblos bárbaros. En este sentido hay seguramente un exceso en el tratamiento brutal de la violencia, que llega a ser algo desgradable, cuando la cámara se recrea en primerísimos planos de la lucha cuerpo a cuerpo: descabezamientos, hachazos, miembros cortados, ojos hundidos, etc. Y hay varias enfrentamientos de este tipo, pues el grueso de la trama no es otra cosa que una gran cacería humana. Por otro lado, Marshall opta por no ponerse del lado de nadie. Tanto los romanos como los pictos son mostrados como lo que se supone que era cualquier guerrero de la época: una bestia. Como dice en un momento el protagonista, “lo único que nos diferencia de los animales es el cumplimiento de la palabra dada”. Pero además, el director huye abiertamente del maniqueísmo colocando verdaderos actos de villanía en el bando romano y forzando hacia el final cierta tendencia fatalista. Pero hay también, por supuesto, momentos para la épica (con notoria presencia para la efectiva banda sonora de Ilan Eshkeri), para la valentía y el arrojo, el honor y la dignidad, la duda y el romance, etc., aunque sean más o menos rebuscados. El protagonista, Michael Fassbender (Malditos bastardos), hace un correcto trabajo aunque adolece de falta de expresividad, rasgo interpretativo que le sobra a Dominic West (The Wire (Bajo escucha)), que está formidable como el general Virilus y que quizá debería haber sido cabeza de cartel.

6/10
Miss Marple (5ª temporada)

2010 | Agatha Christie's Marple | Serie TV

Quinta temporada de las erie protagonizada por Miss Marple, la célebre investigadora creada por Agatha Christie, aquí interpretada por Julia McKenzie. Reúne cuatro episodios correspondientes a cuatro novelas independientes. En "El misterio de Pale Horse" un amigo sacerdote de la señorita Marple es asesinado a golpes tras visitar a una mujer agonizante; en "El secreto de los Chimneys" la investigación se centra en los enigmas que rodean el pasado de una famosa casa solariega, con robos de diamantes y asesinatos incluidos; en "El geranio azul" una mujer altamente supersticiosa muere tras ser avisada por una médium de su inminente fallecimiento, pero Marple sospecha de algo turbio; y en "El espejo se rajó de lado a lado" una estrella de Hollywood y su marido se mudan a St. Mary Mead, pero su mundo se viene abajo cuando un fan muer envenenado durante una fiesta en el jardín.

6/10
Blood, el último vampiro

2009 | Blood: The Last Vampire

Saya pertenece a una organización secreta. Esta entidad mantiene una guerra encubierta con una nueva raza de vampiros, que habita entre los humanos. Saya deberá infiltrarse en una base militar estadounidense situada en Japón, para investigar una serie de muertes. Adaptación en imagen real de un conocido cómic japonés que también dio lugar a un film animado y a un videojuego.

3/10
Telstar: The Joe Meek Story

2008 | Telstar: The Joe Meek Story

La abadía de Northanger

2007 | Northanger Abbey

Adaptación televisiva de una de las novelas menos conocidas de Jane Austen. Firma el libreto Andrew Davies, admirador confeso de la novelista británica, no en vano adaptó tiempo ha El diario de Bridget Jones, que a su vez rendía tributo a la obra austeniana "Orgullo y prejuicio", de la que también acometió una versión para la pequeña pantalla. Sigue las vicisitudes de Catherine Morland, la hija mayor de una numerosa familia, con poca experiencia en la vida, de la que casi todo lo que sabe proviene de su afición a devorar novelas románticas y de misterio. Unos parientes, los Allen, proponen a la joven pasar una temporada con ellos en Bath, lugar donde tendrá oportunidad de relacionarse. Ilusionada con lo que ve como una gran aventura, parte para allá. En su primer baile conoce a Henry Tilney, un apuesto joven que empieza a hacerle tilín. Aunque también hay otro tipo que no le quita ojo: John Thorpe, de cuya hermana Isabella se hace muy amiga. Los lazos se estrechan cuando el hermano de Catherine, James, anuncia su compromiso matrimonial con Isabella.Se trata de una versión digna del texto de Jane Austen, aunque a veces se note en exceso el formato televisivo, una estructura algo mecánica; pero resulta obligado reconocer el esfuerzo de producción en lo que a ambientación se refiere. También se nota el típico complejo de quien tiene miedo de que la película se considere algo apolillada, lo que conduce a incluir algún pasaje ligeramente "picante", a cuento de las novelas que lee Catherine y su desbordante imaginación, que se plasma en sueños inconfesables. Pero dicho esto, la trama romántica y los enredos amorosos funcionan bien, con la mezcla de buenos sentimientos, melodrama y sutil sentido del humor; y se atrapa bien la inmadurez de la protagonista, que le lleva a los prejuicios, a imaginar injustamente cosas de los demás, mientras deja de adivinar las verdaderas injusticias que algunos acometen ante sus narices. El reparto lo componen competentes aunque desconocidos actores británicos.

6/10
Oh, Jerusalén

2006 | O Jerusalem

Adaptación de la exitosa y voluminosa novela de Larry Collins y Dominique Lapierre, que quiere ser una recreación de los hechos acontecidos alrededor de la creación del Estado de Israel en 1948, poco tiempo después de terminar la Segunda Guerra Mundial. Los autores retoman los hechos históricos y los vierten en sus páginas como si de un amplio reportaje periodístico se tratara, y para seguir un desarrollo ordenado y ampliar el atractivo de la historia introducen personajes de ficción. El director Elie Chouraqui, que adquirió cierta celebridad con la notable Las flores de Harrison, vuelve al terreno bélico y se encarga de trasladar la novela al guión y de convertir éste en imágenes. El argumento sigue las vicisitudes de dos amigos americanos, Bobby Goldman y Saïd Chahine, uno judío y el otro palestino, que en un momento dado se sienten empujados a trasladarse a Israel para poder ayudar a sus respectivos pueblos. La zona en cuestión arde de ansiedad y de disturbios, ante la inminente retirada de las tropas británicas y la impaciencia que provoca la votación de la ONU acerca de la creación del nuevo país para los judíos. El comienzo de la guerra y del odio entre judíos y palestinos es sólo cuestión de días. La película se ve con agrado, es entretenida y didáctica a la hora de no ofrecer una frívola y maniquea visión de la situación política de Israel, y logra algún momento de emoción entre los dos protagonistas, amigos por encima de todo. Pero también da la sensación de que la empresa de adaptar la novela se ha revelado a la postre demasiado aventurada. O han faltado medios económicos o la simplificación ha sido excesiva. El caso es que el aire episódico de los acontecimientos resta mucha grandiosidad a una película que demandaba un mayor esfuerzo de producción –desdice demasiado que las tomas panorámicas de Jerusalén no se correspondan a las localizaciones del rodaje– y se echan en falta unos personajes más elaborados. Los actores se esfuerzan y logran estar en su sitio, y llama la atención especialmente un metamorfoseado Ian Holm, que interpreta a Ben Gurion.

5/10
Viaje a los confines de la Tierra

2005 | To the Ends of the Earth | Serie TV

1812. El aristócrata británico Edmund Talbot se enrola en un viaje en barco que le llevará desde Inglaterra hasta Australia. La travesía estará llena de dificultades, entre ellas las desaveniencias de la tripulación y el capitan con respecto el refinado joven, demasiado inmaduro e insolente. Para Talbot será una experiencia de maduración para conocerse a sí mismo. Brillante adaptación de la novela de William Golding (El señor de las moscas) a cargo de David Attwood que logra ofrecer una entretenida miniserie. Estupenda definición de personajes, de tiras y aflojas, para componer la situación histórica de una época donde las clases sociales marcaban el futuro de las personas. Desstaca el rol protagonista de Benedict Cumberbatch en uno de sus primeros papeles destacados.

6/10
Las maletas de Tulse Luper

2003 | The Tulse Luper Suitcases, Part 1: The Moab Story

Inclasificable film del “moderno” Greeneway, que nos hace seguir las andanzas en 1928 de Tulse Luper, legendario personaje que va con su maleta y arte a cuestas de prisión en prisión.

4/10
Poirot (9ª temporada)

2003 | Agatha Christie: Poirot | Serie TV

Lucy convence a Poirot para que investigue el asesinato de su padre, un tipo extravagante. Su madre fue encarcelada por el asunto. Así empieza "Cinco cerditos", uno de los cuatro nuevos casos de Poirot (David Suchet) que, en forma de telefilmes, se aglutinan en esta temporada de la serie basada en novelas de Agatha Christie, junto con "Un triste ciprés" (las sospechas en torno a una mujer que ha asesinado a su tía), "Muerte en el Nilo" (el caso de una millonaria que aparece muerta durante un crucero por el Nilo) y "Sangre en la piscina" (sobre el asesinato de un mujeriego, con su mujer como principal sospechosa).

6/10
K-19: The Widowmaker

2002 | K-19: The Widowmaker

A sus años, Harrison Ford ya no está para muchos trotes. Por eso es motivo de alegría que decida contrarrestar su falta de fuelle físico con un papel dramático de altísima definición. Da vida al capitán ruso Alexei Vostrikov, un hombre con voluntad de hierro al que el alto mando soviético encomienda el mando de su mejor submarino, el K-19. Sustituirá en el cargo al prestigioso capitán Mikhail Polenin (Liam Neeson), relevado por su tardanza en poner a punto la embarcación. El K-19, la mejor máquina de la Armada Soviética, es un arma nuclear de enorme potencia que se prepara para realizar su viaje inaugural. Sin embargo, lo que había de ser motivo de celebración pronto se convierte en una peligrosa misión que puede llegar a ser catastrófica. A las desavenencias entre Vostrikov y Polenin, que tiene a su lado a la tripulación, se une una fuga en el mecanismo de refrigeración del reactor nuclear. Un recalentamiento excesivo llevará a una explosión de dimensiones inimaginables, que puede significar en cuestión de horas el comienzo de una guerra nuclear. La catástrofe del K-19 está basada en hechos reales que acaecieron en aguas cercanas a Estados Unidos durante el verano de 1961 y que han permanecido en secreto durante más de 30 años. La directora Kathryn Bigelow logra una película de consistencia asombrosa, asentada en una magnífica dirección de actores, los cuales componen personajes verosímiles de gran magnetismo. Tanto Ford como Neeson están inconmensurables. No es ésta una película de acción, ni siquiera un atípico thriller bélico, sino un intenso drama donde los conflictos personales consiguen por sí mismos acaparar la tensión que reina durante las dos horas largas de metraje. Hay diálogo, mucho diálogo, y heroísmo, miedo, incertidumbre. Y se pasa mal, entendámonos, “viviendo” dentro de las estrecheces del submarino, sufriendo con el destino de unos jóvenes que pasaron a engrosar la lista de héroes anónimos de la Guerra Fría.

6/10
Jack y las judías mágicas: la historia real

2001 | Jack and the Beanstalk: The Real Story | Serie TV

Jack Robinson descubre unos huesos de un gigante. Gracias a ellos comenzará a comprender la verdadera realidad del cuento de hadas que sucedió años atrás en su familia. Jack podrá entonces subsanar los errores de su antepasado. Miniserie televisiva de dos capítulos, dirigida para todos los públicos por Brian Henson (Los teleñecos en la isla del tesoro), que aporta una nueva versión del clásico "Jack y las judías mágicas". Llama la atención el nutrido y espléndido reparto de rostros conocidos.

6/10

Últimos tráilers y vídeos