Decine21
Mi vida a los sesenta
4 /10 decine21
Mi vida a los sesenta

Miss Sixty

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
0 2 1 1 2 0

Reparto

Sinopsis oficial

Mi vida a los sesenta

Cuando ya ha dejado de ser una utopía la posibilidad de vivir cien años, se produce la circunstancia de que durante un tercio de tu vida la sociedad, y en ocasiones hasta la familia, ya no te necesita. Eres un peso muerto y con un futuro hipotecado, aunque estés perfectamente vivo y necesites corregir errores del pasado. En semejante situación se encuentran la bióloga Luise y el galerista Frans, ambos en sus radiantes 60 años de edad. Ella todavía vive con su madre, Doris; él mantiene relaciones sexuales con su becaria veinteañera. El plan de vida para Luise tras su jubilación pasa por quedarse embarazada. La nueva misión que se autoimpone Frans pasa por descubrir a la nueva estrella en la escena del arte contemporáneo. Qué duda cabe, sus caminos se cruzarán, pero lo harán de la forma más inesperada. 

4 /10 decine21

Crítica Mi vida a los sesenta (2014)

Saber envejecer (o no)

Saber envejecer (o no)

Dos mujeres, Sigrid Hoerner, directora, y Jane Ainscough, guionista, están detrás de Mi vida a los sesenta, una cinta algo torpe en su desarrollo, que sigue principalmente a dos personajes recién convertidos en sesentones, Luise y Frans, aunque está claro que el personaje dibujado con más mimo es el de ella, interpretado por Iris Berben. El problema principal con esta cinta es que no se sabe adónde quiere ir a parar, por lo que va dando bandazos hasta su insatisfactorio y previsible “happy end”.

Luise es una eminente bióloga, obligada a jubilarse anticipadamente, soltera, ha estado dedicada a su trabajo y a cuidar a su nonagenaria madre, aunque ha tenido amantes, sobre todo su jefe, quien casado, no quemó las naves para irse con ella. Ahora, en plena crisis existencial, se plantea ideas tan peregrinas como la utilizar sus óvulos congelados para experimentar la maternidad para la que nunca tuvo tiempo tiempo, y es que le hace mucha ilusión la idea de algún día poder estrechar entre sus brazos a su bebé.

Casualmente, Luise va a conocer al galerista de arte Frans (Edgar Selge), cuando le ha dado un ataque de lumbago en pleno parque. Ella le lleva al hospital, y se inicia una relación que tiene algo de guerra de sexos, con diálogos afilados entre ambos, también porque él se acuesta con una ayudante jovencita, algo que no tiene futuro aunque por supuesto Frans no quiere verlo, el amor, o mejor dicho, la pasión y el deseo, son ciegos.

Nos extendemos un poco en describir la trama del film para incidir en sus contradicciones internas, su discurso no está bien articulado, pretende ser una celebración de la tercera edad, en que con vitalidad e ilusión se podría acometer cualquier proyecto. Pero al tiempo se quiere señalar que determinados comportamientos son propios de personas inmaduras. Y como el discurso es sobre todo feminista, es Frans el que se lleva la peor parte, con su ridícula pose de adolescente, con clichés como su peluquín, o el hijo que le reprocha su estilo de vida. En cambio, la frivolidad egocéntrica con que se habla de tener descendencia, el esperma por aquí, los óvulos por allá, poco importa que ese potencial hijo vaya a tener un padre o una madre que podría ser su abuelo o abuela, la cuestión es vencer la discriminación sexual, pues según opinan Hoerner y Ainscough, a un hombre se le permite todo pero las mujeres lo tienen más difícil. En cualquier caso, y más allá del discurso, la cosa no funciona siquiera como comedia alocada.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Noticias relacionadas con Mi vida a los sesenta (2014)

Películas más vistas HOY

Estrenos Películas

Últimos tráilers oficiales