IMG-LOGO

Biografía

Andreas Muñoz

Andreas Muñoz

30 años

Andreas Muñoz

Nació el 04 de Abril de 1990 en Madrid, España
Filmografía
Demonios tus ojos

2017 | Demonios tus ojos

Oliver, director de cine español que triunfa en Los Ángeles, descubre en una web porno una grabación protagonizada por su hermana por parte de padre. Viaja a Madrid para encontrarse con ella, y descubrir lo ocurrido. Pero se obsesiona por la adolescente hasta el punto de, en vez de pedirle explicaciones, ocultar una webcam en su habitación y así observarla en todo momento. Tercer trabajo del donostiarra Pedro Aguilera, tras La influencia y Naufragio, que arranca mejor de lo que después se desarrolla. Explora el peligro de haber triunfado cuando se carece de horizontes morales, con un personaje central en proceso de autodestrucción, cuyas perversiones pueden contagiarse, hacer perder la inocencia a los más cercanos, que no han encontrado demasiados referentes morales a los que agarrarse. Si estuviera mejor rematada, se podría interpretar como una denuncia de las consecuencias de la saturación de pornografía en internet, del exhibicionismo y el voyeurismo, que alcanza cotas insospechadas. Por primera vez, Aguilera trabaja con actores profesionales, en lugar de espontáneos. Logra un buen trabajo como protagonista cada vez más desquiciado de Julio Perillán, que sorprendió en Frágil, y que ha llegado a estar a las órdenes de Woody Allen, pero cuya carrera no acaba de despuntar. No está a la misma altura Ivana Baquero, la ya crecida niña de El laberinto del fauno, que da bien ante la cámara, pero a la que faltan tablas aún.

4/10
Ignacio de Loyola

2016 | Ignacio de Loyola

Siglo XVI. Desde su infancia el joven capitán Íñigo de Loyola ha querido demostrar que merece el respeto de su linaje. Decimotercer hijo de Beltrán Yáñez de Oñaz y Loyola, VIII señor de la casa de Loyola de Azpeitia, Íñigo ha sentido que se le ha negado ese honor que tanto añora, a favor de otros miembros de su familia. Militar de profesión, sueña a sus treinta años con emular a legendarios caballeros como Amadís de Gaula, que para él pasaría por emprender grandes gestas por la Corona de Castilla. Hombre valiente y pasional estará dispuesto a morir entonces contra el ejército francés en defensa del castillo de Pamplona. Pero Dios tendrá otros planes. Insólita película filipina rodada en España, país que aporta también actores y coproducción. Ciertamente sorprende que el cine no haya prestado antes mayor atención a figura tan excepcional como es la del fundador de los jesuitas, Ignacio de Loyola (1491-1556), pues su historia tiene mucho de novelesco. Acierta este biopic en quedarse incompleto, es decir, en centrarse en la juventud del héroe –del santo– y no abarcar una trayectoria vital que tan sólo podría contarse en formato, digamos, de serie televisiva (lo cual, ya puestos, sería una gran idea). El director debutante Paolo Dy (Manila, 1978) decide así cerrar su film mucho antes de que la Compañía de Jesús irrumpiera en la cristiandad y centra su interés sobre todo en la batalla interior del protagonista, un personaje quijotesco, obsesionado con realizar hazañas caballerescas, llenas de valentía y honor, salvamentos de damiselas y muertes heroicas en el campo de batalla. Para contar la historia de Ignacio de Loyola –producida por la Jesuit Communications Foundation–, Dy, también guionista, ha tenido con el asesoramiento de numerosos jesuitas y se ha basado en los escritos autobiográficos del propio santo, quien, cual si fuera un hombre de letras, aparece aquí varias veces dando rienda suelta a su imaginación literaria, contando las andanzas de quien sería su alter ego, el supuesto caballero en quien se quiere convertir. Esa licencia cinematográfica desconcierta un poco pero resulta efectiva a la hora de trasladar las ansias de gloria del personaje, unas ansias legítimas pero de sesgo orgulloso y bastante humanas, aunque sean a la postre las que conformarán el rasgo de su carácter que le haga escalar con radicalismo hacia las cumbres de la santidad, una vez se hayan purificado sus intenciones. La narración, por su parte, no pierde ritmo y está bien trazado el itinerario del protagonista, desde sus ademanes belicosos hasta su postración y posterior conversión, hasta llegar finalmente al proceso inquisitorial a que se vio sometido. Ignacio de Loyola ofrece uno de sus mejores momentos en la escena de la tentación en lo alto del monte. Los efectos especiales son tremendamente efectistas, exagerados, pero también eficaces, mientras que el diseño de producción del resto del film está bastante cuidado pese a las limitaciones presupuestarias (obvias en el asalto del castillo), al igual que la calidad fotográfica, lo cual no quita que en ocasiones el conjunto resulte también afectado, poco natural, quizá incrementado por los propios personajes y las impolutas localizaciones. De todas maneras las interpretaciones son bastante correctas, comenzando por el poco conocido Andreas Muñoz (Arena en los bolsillos), quien expresa razonablemente bien el arco de transformación personal de Íñigo. Eso sí, resulta un poco estrambótico que, a estas alturas, todos los personajes hablen en inglés.

6/10
Arena en los bolsillos

2006 | Arena en los bolsillos

Lionel, un niño emigrante que procede de Rumanía y cuyo padre ha sido encarcelado, ingresa en un centro de menores. Allí entabla amistad con Iván, chico español cuya madre ha dejado a su padre y se ha liado con un maltratador, que no quiere que salga del centro. Mateo, uno de los educadores, se deja la piel para que sus alumnos aprendan un oficio y vayan por el buen camino. El centro no es un correccional, por lo que Lionel e Iván pueden salir libremente en las horas no lectivas. Durante sus paseos, Iván dibuja graffitis en las paredes, y presenta a Lionel a su novia, Elena, una chica que se siente presionada por su padre. César Martínez Herrada dirigió en 2002 Cuando todo esté en orden, valioso drama protagonizado por Santiago Ramos. En su nuevo trabajo, el cineasta madrileño relata el viaje iniciático de cuatro niños desarraigados, que empiezan a convertirse en adultos. Refleja los problemas ocasionados por las familias desestructuradas, lo que la emparenta en cierta medida con Barrio, de Fernando León de Aranoa, un film muy superior. En éste algunas secuencias parecen forzadas (sobre todo el enfrentamiento de un chico con un guardia de seguridad mucho más grande que él). Otras son bastante tópicas (¿existe alguna película española en la que los protagonistas vayan a la playa y no acaben bañándose en pelotas?). Algunos personajes son esquemáticos, como el maltratador malvado, o los educadores ideales. Además, la película cuestiona al único padre que lucha por controlar y educar un poco a su hija, ya que ésta se siente presionada, poniéndole al mismo nivel que el maltratador o el delincuente. Así, Martínez Herrada, presenta el problema, pero no ofrece soluciones. Y parece bastante tolerante con los graffitis, con los que su personaje sólo ensucia las paredes ajenas, con una firma que no tiene nada de arte.

5/10
Volando voy

2006 | Volando voy

Film basado en un delincuente juvenil auténtico apodado ‘El Pera’. Arranca con el chaval conducido a la Ciudad Escuela de los Muchachos, donde se entrevista con el Tío Alberto, que regenta el lugar de modo muy personal. Los chicos problemáticos que llegan se quedan por propia voluntad, nadie está obligado a seguir allí. Aunque el chaval está muy maleado, y se diría que sus hábitos son imposibles de cambiar, el Tío Alberto es constante en el empeño de ayudarle. Luego el film nos presenta la trayectoria que ha seguido El Pera, los amigos que frecuenta, sus padres humildes, buena gente, que le quieren pero no saben cómo encauzarle. Y especialmente conocemos la pasión del chico por los automóviles, que maneja con asombrosa pericia. Miguel Albaladejo cuenta una historia real de redención. Sus buenas intenciones son innegables, aunque el cineasta nos escamotea las razones que llevan al Pera a cuestionar su trayectoria, y a cambio nos ofrece una buena colección de sus andanzas de pillo ladronzuelo. A destacar la increíble persecución de coches por el casco antiguo de Toledo, que no desmerecería en un film americano. Borja Navas compone bien al protagonista (aunque descolocan las escenas amorosas), y Fernando Tejero sabe dar al padre un toque de patetismo muy convincente.

5/10
Vida y color

2005 | Vida y color

España, 1975. Fede es un chaval de catorce años que está atravesando el momento crítico del paso de la niñez a la adolescencia, justo en la época en que España también se acerca a un nuevo episodio de su historia. En la paupérrima barriada donde vive, Fede tiene pocos amigos y con frecuencia es objeto de escarnio por parte de los niñatos de su vecindario. Sólo está a gusto con Sara, una chica de su edad, y con su abuelo. Una serie de acontecimientos lúgubres, dramáticos e inolvidables, se sucederán en la vida del protagonista. Santiago Tabernero debuta en la dirección con esta historia costumbrista de la España pobre y profunda, cuyo guión es también obra suya. No es nuevo mirar la historia a través de los ojos ingenuos de infancia, pero Tabernero huye con sabiduría del sentimentalismo facilón y adjudica a cada uno de los personajes entidad dramática. Este realismo no está reñido con algún tópico justificado –franquismo y antifranquismo– y con una visión misteriosa y magnificada, a veces truculenta, del mundo de los adultos, como una versión suavizada de las tragedias rurales al estilo Pascual Duarte o Los santos inocentes. El trabajo de los actores es meritorio y la fotografía de José Luis Alcaine verdaderamente excelente.

6/10

Últimos tráilers y vídeos