IMG-LOGO

Biografía

Antonio Dechent

Antonio Dechent

60 años

Antonio Dechent

Nació el 16 de Febrero de 1960 en Sevilla, España
Filmografía
Hasta que la boda nos separe

2020 | Hasta que la boda nos separe

Marina se dedica a organizar bodas y en una de ellas conoce a Carlos. Surge la chispa del amor entre ellos y esa misma noche tienen un encuentro sexual. Al día siguiente, la novia de Carlos encuentra por casualidad la tarjeta de Marina en el pantalón de Carlos e interpreta sobre la marcha que éste le va a proponer matrimonio. El desconcertado novio se dejará llevar por los acontecimientos. El director Dani de la Orden (El mejor verano de mi vida) dirige esta comedia cuyo planteamiento recuerda a otras de sesgo más romántico y clásico como Planes de boda, donde Jennifer López era la “wedding planner”. Pero aquí todo se presenta con un aire mucho más alocado y ligero, un poco al estilo de la 'screwball comedy', pero en donde las situaciones rocambolescas resultan más sosas de lo esperado, aunque haya algunas escenas de enredo divertidas, como la de la llegada a la casa con el protagonista drogado. La pena es que el guión de Hasta que la boda nos separe, gracioso por momentos, no es para tirar cohetes y va de más menos, alargando el conflicto sin grandes progresos. Y da la sensación de que los diálogos podrían haber sido más ocurrentes, algo que se comprueba en la decisiva escena del barco, que no acaba de funcionar como debiera. Al final queda una comedieta a la española, hablando en términos más o menos tópicos, también por su tono chusco, donde lo mejor es probablemente la actriz Belén Cuesta, que tiene el don cómico necesario para empatizar con el espectador y resulta en general mucho más divertida que su enamorado Álex García (Si yo fuera rico).

4/10
Operación Camarón

2020 | Operación Camarón

Antaño niño prodigio del piano, Sebas nunca pudo superar el miedo escénico, por lo que acabó dejando la música para unirse a la policía. Pese a su falta de actitudes para el cuerpo, su tía le enchufa en Cádiz, donde le destinan a la sección de archivos, pero acaba perfilándose como el candidato ideal para una arriesgada misión. Deberá infiltrarse en Los Lolos, una banda de flamenco-trap que triunfa entre la juventud de barrio, por lo que ha sido elegida por la hija de un traficante local para tocar en su boda. A Sebas le piden que se convierta en el nuevo teclista, para averiguar quién se esconde tras la identidad de El Fantasma, líder de la organización criminal, a quien nadie ha visto jamás. El especialista en comedietas Carlos Theron (Es por tu bien, Lo dejo cuando quiera), reincide en el género, aunque esta vez versiona Song ‘e Napule, un éxito italiano ni conocido ni estrenado en España. Manuel Burque –que se reserva un papel– coescribe el guión, que adapta muy bien el relato a la realidad española, con mucho humor sobre peculiaridades regionales, o la realidad de los poligoneros o canis típicos del país, inconfundibles por sus collares, gorras y pantalones de chándal. Este sector puede sentirse identificado con los Lolos y su entorno, retratados con humor y cierta humanidad. No tiene muchas pretensiones, y pierde fuelle cuando pasa de las risas a la acción, pero al menos cumple sus objetivos mejor que otros productos similares. La mayor parte del mérito recae en los actores, pues Julián López aprovecha muy bien un personaje que parece a medida de su cara de chiste, y le rodean compañeros de talento, algunos que resultan ideales para personajes barriobajeros, Natalia de Molina, y su hermano en la ficción, el poco conocido y experimentado Nene (El guardián invisible). Otros son capaces de desatar la risa sólo abriendo la boca, como Antonio Dechent y Paco Tous.

5/10
Días de Navidad

2019 | Días de Navidad | Serie TV

Miniserie navideña creada y dirigida por Pau Freixas, está compuesta por tres capítulos envueltos en su arranque en la voz evocadora de Victoria Abril, y que transcurren en tres tiempos. La idea está probablemente inspirada en los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras del célebre cuento de Navidad de Charles Dickens. La atmósfera es un poco de cuento, al transcurrir todo en una idealizada casa de campo en medio de la nada, repleta de adornos navideños, el árbol, el belén, el espumillón, la mesa puesta. Pero la trama está atravesada por traumas y secretos de familia muy representativos de las miserias humanas, y de ideas muy dominantes en el pensamiento contemporáneo. Unos años después de la guerra civil española. Adela, Ester y María son tres hermanas niñas muy unidas, que se aprestan a celebrar la Navidad con los padres y los abuelas. Pero en el bosque, recogiendo leña, se encuentra a un maquis con una adolescente herida, Valentina. El hombre les confía a su hija, asegurando que la recogerá junto al lago más tarde. Entretanto, sin decir nada a sus padres, intentan que el joven médico Juan cure a Valentina. El hogar va a conocer momentos de tensión cuando irrumpe en él Manuel, guardia civil que busca al fugitivo, y que se comporta de un modo arrogante y despótico. La idea es tejer el conjunto como una red de mentiras y secretos de familia, que pugnan por salir a la luz con ocasión de las reuniones de Navidad. De modo que tenemos una historia en que se mezcla lo pasteloso –con un aire a “mujercitas” no muy sutil–, con planteamientos en boga –la infidelidad disculpada, los rencores de la guerra fraticida, el patriarcado y los malos tratos, la convivencia entre dos mujeres que quieren casarse, batiburrillo maridado de un modo bastante obvio–, y el buenismo al fondo de que el amor nos hace cometer errores, pero claro, es amor, lo que debería hacernos preguntar si ese concepto de amor no está un tanto desorientado. Dentro del reparto de culpas en unos y otros, no deja de llamar la atención que si hay algunos malos de la función, estos sean guardias civiles, de los que se hace un dibujo dedicidamente tosco. La producción está muy cuidada, y el elenco actoral femenino es fantástico, incluidas las actrices que dan vida a las hermanas niñas, adultas y ancianas.

5/10
Sordo

2019 | Sordo

Cuando no ha pasado ni un lustro del término de la Guerra Civil Española, Anselmo Rojas cruza desde Francia los Pirineos con su unidad de maquis para llevar a cabo acciones de sabotaje, en espera del advenimiento de la Operación Reconquista, un intento de atacar el valle de Arán, para provocar una rebelión popular. Pero sus compañeros mueren por un fallo al detonar explosivos para volar un puente, mientras que a su superior, Vicente Roig, le arrestan, y él pierde la capacidad auditiva. Tratará de escapar en solitario, mientras le siguen de cerca Darya Sergéevich, una temible francotiradora rusa, y una guarnición de soldados franquistas comandados por el frío Capitán Bosch. Segundo largometraje de ficción de Alfonso Cortés-Cavanillas, que ya manifestó que puede ocuparse de rodar filmes poco usuales para el cine español con la apocalíptica Los días no vividos, fallida, pero que tenía alguna aportación interesante, y estaba correctamente realizada. Ahora, parte del cómic homónimo de David Muñoz, uno de los guionistas de El espinazo del diablo, y Rayko Pulido, para componer una especie de western crepuscular en la España de finales de los años 40. La cinta bebe sobre todo de Quentin Tarantino, especialmente de la bélica Malditos bastardos, hasta llegar al absurdo, en una secuencia de violencia desencadenada en la línea del cine del americano, con unos sobreactuados Antonio Dechent y Manuel de Blas enfrentados al personaje de la rumana Olimpia Melinte, una despiadada malvada de opereta, al ritmo de los compases de “Suspiros de España”. Precisamente ahí reside el punto más flojo de la película. Si normalmente, el cine español guerracivilista tiene problemas para superar los estereotipos, aquí se rompen todos los récords, al presentar a los franquistas como unos malos de tebeo más similares a bestias salvajes que a cualquier otra cosa. En este bando, se salva únicamente Imanol Arias, que sí logra insuflar humanidad a un nacional que ha aprendido a ser ecuánime después de que los republicanos le perdonaran la vida. Entre los republicanos sobresale Asier Etxeandía, que no requiere de los esfuerzos de otros de sus trabajos, pero al que se le da muy bien interpretar al brigadista cuya sordera sería una metáfora de la incomunicación entre bandos irreconciliables. ¿Han pensado los responsables del film en intentar comunicarse o comprender a quienes no piensan como los personajes del lado hacia el que simpatizan? El film también adolece de problemas de ritmo, y abunda en secuencias innecesarias que alargan demasiado el metraje. No obstante, se debe conceder a Cortés-Cavanillas que demuestra talento para componer algunos momentos impactantes.

4/10
Los Japón

2019 | Los Japón

Paco y Encarni son los Japón, un matrimonio que vive junto a su dos hijos y el suegro, padre de Encarni, en el pueblo sevillano de Coria del Río. Él trabaja como empleado en una fábrica de coches japoneses; ella es limpiadora. Son una familia unida y humilde que de repente va a ver cómo su vida da un giro de ciento ochenta grados. Resulta que un antepasado de Paco fue un príncipe japonés del siglo XVII que emparentó con una sevillana; ahora, con la muerte del emperador, el árbol genealógico designa a Paco como legítimo heredero del imperio nipón. La familia en pleno se trasladará a Tokio para tomar posesión. Comedia española escrita y dirigida por Álvaro Díaz Lorenzo, director cuyo mayor logro ha sido Señor, dame paciencia, donde jugaba con las diferencias regionales españolas. Cruza ahora las fronteras patrias con Los Japón, para inventar una historia tan absolutamente delirante y peregrina que es difícil de materializar con éxito en la pantalla. A priori tiene gracia el planteamiento, pero al guión le cuesta un mundo avanzar y no digamos crear un mínimo de credibilidad en la pantomima. Hay momentos indudablemente simpáticos, basados generalmente en gags visuales –la llegada de los japoneses, la intoxicación, el entrenamiento al estilo Kill Bill, la cuestión del baño–, pero en general son muy contadas las veces en que la risa hace acto de presencia, seguramente porque los diálogos son sosos, poco inspirados (las escenas del bar sevillano son agotadoras, por ejemplo), y además el tono humorístico se desvanece demasiado hacia el desenlace. Tampoco se aprovecha una incipiente intriga que se apunta en un par de momentos para abandonarla después completamente. La película tiene la suerte de contar con unos intérpretes que son una garantía para el público. No estamos de todas formas ante el mejor trabajo de Dani Rovira, quizá porque no se cree en ningún momento el personaje. Mucho más eficaz se muestra María León en uno de esos papeles de mujer terremoto con una labia de aquí te espero. También Antonio Dechent ofrece algún momento salvable.

4/10
El aviso

2018 | El aviso

  La acción transcurre en dos tiempos. En 2008 Jon, joven que ha perdido a su mejor amigo en un atraco a una tienda de 24 horas en una gasolinera, se da cuenta de que en el mismo lugar han ocurrido varias veces, en décadas pasadas, otros asesinatos violentos, con patrones muy parecidos, siempre los implicados tienen las mismas edades. Por otro lado, en 2018, Nico, un niño de 10 años encuentra en su mochila escolar una nota anónima que le advierte de que el día de su cumpleaños no acuda precisamente a ese establecimiento, que suele visitar con frecuencia. Tras una carrera llena de altibajos, Daniel Calparsoro demostró que mejora sustancialmente poco a poco en Cien años de perdón, aceptable thriller, quizás no redondo, pero lo mejor de su filmografía. Ahora confirma parcialmente su veteranía con El aviso, rodada con el suficiente pulso, donde también logra aceptables interpretaciones del reparto, sobre todo por parte de los dos actores que tienen más presencia, Raúl Arévalo, como esquizofrénico, y la siempre conmovedora Aura Garrido, como madre de niño acosado en el colegio. Aunque se trata de un entretenimiento sin muchas pretensiones, subyace cierta reflexión sobre la necesidad de superar el miedo ante situaciones en las que en principio no existen posibilidades de salir adelante. Sin embargo, el cineasta no logra remontar el principal problema de la mayoría de trabajos de su coguionista, Jorge Guerricaechevarría, que con excepciones como Celda 211, siempre logra atractivos puntos de partida pero no consigue rematar (sin ir más lejos le pasa en su trabajo inmediatamente anterior Perfectos desconocidos, pero también en todos sus trabajos para Álex de la Iglesia, como Los crímenes de Oxford, Las brujas de Zugarramurdi, Acción mutante, etc.). Partiendo en esta ocasión de la primera novela del autor Paul Pen, el libreto logra intrigar durante la mayor parte del metraje, pero en su resolución final, los elementos parecen metidos con calzador.  

5/10
Cuando dejes de quererme

2018 | Cuando dejes de quererme

En Argentina, Laura recibe la noticia de que han encontrado en España, enterrado en un bosque, el cuerpo de su padre, desaparecido 30 años atrás. Los forenses han dictaminado que murió de un tiro en la nuca. Su madre, ya fallecida, estaba convencida de que les había dejado abandonadas, así que decidió emigrar a otro país. La joven decide viajar a su país natal en compañía de Fredo, su padrastro, que le ayudará a investigar el asesinato de su progenitor, tarea en la que también va a colaborar Egoskue, agente de seguros que se siente atraído por Laura tras comunicarle que el fallecido le había dejado como beneficiaria de una póliza. El cortometrajista y guionista de Autómata Igor Legarreta debuta como realizador de largometrajes con este thriller, que pivota en torno a una investigación, pero ésta quizás genera poca intriga, y los flashbacks falsos desconciertan. También decepciona en cierta medida su reconstrucción de los orígenes de ETA, por sus personajes, un tanto estereotipados. Así que adquieren mayor importancia los elementos dramáticos, concretamente la búsqueda de las raíces de la protagonista. Por esta razón, tiene el mayor arco de evolución el personaje de la argentina Flor Torrente, vista sobre todo en su país en series y telefilmes, y que a juzgar por los resultados, le aguarda un prometedor porvenir. También brilla sin apenas despeinarse su compatriota Eduardo Blanco, perfecto para el rol de su reflexivo padrastro, que también aporta algo de humor. Quizás llame menos la atención el trabajo del reparto español, pero Miki Esparbé sale más o menos airoso de un personaje poco creíble sobre el papel (¿qué empleado de una agencia de seguros va a esforzarse tan denodadamente por encontrar a una persona a la que tienen que pagar una gran suma de dinero?), mientras que Eneko Sagardoy, Goya al actor revelación tras protagonizar Handia, cumple interpretando a la víctima.

5/10
Miamor perdido

2018 | Miamor perdido

La misma noche en que Olivia y Mario rompen con sus respectivas parejas, se conocen tras una colisión accidental en que está implicada una bicicleta, y surge el flechazo. Ambos coinciden en su dedicación artística actoral, aunque de corte muy diferente: él es monologuista cómico, y ella actriz de teatro sesudo y con pretensiones. Aunque se lanzan dardos dialécticos todo el tiempo, la química es innegable. Además les unirá un gato callejero al que rescatan de un contenedor de basura, y al que bautizan con el original nombre de "Miamor perdido". Comedia del especialista Emilio Martínez Lázaro, coescrita con su hija Clara. Uno de los actores es Dani Rovira, con el que el cineasta ha cosechado dos de sus mayores éxitos, Ocho apellidos vascos y su secuela, Ocho apellidos catalanes. Empieza bien, con magnífico timing, y la idea de unir actoralmente a Rovira con Michelle Jenner se revela feliz, ambos tienen mucha gracia, y encarnan bien lo que es un buen punto de partida de trama de guerra de sexos. Y sin embargo... Sin embargo, la cosa se enreda y se estanca. Cuando empiezan a producirse algunos altibajos sentimentales, y surge la idea de una obra de teatro basada en la vida de la pareja, hay una clarísima bajada de ritmo, que sólo se recupera a ratos, a base de gags aislados, donde pueden brillar brevemente algunos buenos secundarios, como Vito Sanz. También pesa, algo típico en el cine de Emilio Martínez-Lázaro, la innecesaria sal gruesa y los desnudos, que despojan al film de la condición de "comedia blanca" que también le fue a los dos Ocho apellidos.

5/10
El mejor verano de mi vida

2018 | El mejor verano de mi vida

Curro se supone que tiene una estupenda preparación para ser asesor financiero. Pero la vida es compleja, y le toca ser comercial vendiendo robots de cocina. El tipo fantasea pensando que va a colocar muchos aparatos, pero casi todos los coloca en el entorno familiar. Ahora el jefe ha puesto en marcha un programa de incentivos, quien venda mucho avanzará, pero otros pueden verse de patitas en la calle. En tal tesitura, su esposa empieza a estar un poco harta y ronda la sombra de la separación. Por otra parte se acerca el verano, y el imaginativo Curro promete a su hijo Nico de nueve años que si saca todo sobresalientes le pagará el verano de su vida. Contra pronóstico, el chico logra excelentes notas, y el padre se irá sólo con Nico para vivir ese verano inolvidable. Pero como no hay dinero para costearlo, tendrá que convencerle de que no hay vacaciones mejores que las que uno puede pasar en su pueblo. Tras entregar la irregular comedia El pregón, Dani de la Orden repite en este terreno de nuevo con telón de fondo rural, pero con más tino y teniendo a sus órdenes a uno de los mejores cómicos españoles del momento, Leo Harlem. El actor demuestra tener la gracia por arrobas, y con sus largas parrafadas trufadas de chistes y fantasmadas, sostiene una simpática trama familiar vertebrada por el estrechamiento de los lazos entre padre e hijo, en que trata de convencer al peque de que nada hay mejor que "el sol a cántaros" del pueblo, y los amigos que supuestamente puede hacer ahí. Además el film sabe derramar buenos sentimientos cuando en el periplo veraniego se topan con una madre con una niña, que se niega a hablar, y se aprovechan los momentos en que toca socializar con la "jet", con un gurú y con un inversor, para hacer bromas en torno a la banalidad de cuidar las apariencias a toda costa, y en cifrar todo en tener dinero y posición.

6/10
Jaulas

2018 | Jaulas

Concha y Adela, madre e hija, escapan una noche del poblado en donde malviven con el Canario, marido y padre de ambas, un hombre violento que ha llevado a la miseria a la familia y que usa al hermano discapacitado de su mujer para ganar una perras imitando el canto de los pájaros. Madre e hija llegarán hasta la casa de Rosa, la hermana mayor de Concha, a la que su hija ni siquiera conoce. Notable debut del guionista y director sevillano Nicolás Pacheco (Sevilla, 1980) que nos traslada a un mundo aparte, el de los arrabales de Sevilla, en donde un grupo de personas, pobres y aun miserables, sobrellevan la vida como pueden, de calamidad en calamidad. Como dice el mismo director, ése es el ambiente donde él mismo ha vivido y ha crecido y considera un hito el haberlo podido recrear con total libertad, con mucho esfuerzo y cariño pero sin trabas de ningún tipo. Como consecuencia ha podido trasladar a la pantalla con una intachable fidelidad, en localizaciones, en penurias y dificultades, en expresiones y modos de vivir, la existencia de los mercheros de su tierra, una etnia española poco conocida, a veces relacionada erróneamente con los gitanos, aunque comparta con ellos algunas tradiciones y el estilo de vida nómada. Desde luego asombra la madurez con que Pacheco irrumpe en el panorama cinematográfico español, un debut que recuerda un poco al que en el campo literario hacía Jesús Carrasco en 2013 con “Intemperie”. Son obras que rezuman verismo, muy pegadas a la tierra, retratos dramáticos y poderosos de localismo rural, rudas y secas, de innegable impacto artístico pese a su vocación humilde. Porque las vidas de los protagonistas, miembros casi todos de una misma familia, son un intento desesperado por escapar del mal fario que les persigue. Ansían ser libres, pero no hay manera, están tan atrapadas como los pájaros que cantan presos en sus jaulas, una bella metáfora que impregna toda la historia. Pero eso no impide que los trinos perduren y aleteé también el optimismo, el perdón familiar, el amor juvenil puro e inocente. Quizá alguna subtrama –el capo de la droga– está algo forzada, pero el conjunto es consistente. Visualmente realista, la cámara de Pacheco se mueve con soltura por campos y casas, por cuartuchos y calles, por rostros y tragedias, imágenes que van magníficamente acompañadas por la inspirada música de Pablo Cervantes, de tintes costumbristas. Las interpretaciones son estupendas, aunque hay que destacar las sentidas composiciones de Estefanía de los Santos y de la jovencita Marta Gavilán, madre e hija en el film.

6/10
Oro

2017 | Oro

Hubo una época en que Agustín Díaz Yanes apuntaba maneras de gran director, su debut tras las cámaras con Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto hace ya más de dos décadas. Su posterior trayectoria ha sido irregular, aunque la taquilla le sonriera con la adaptación del héroe novelesco de Arturo Pérez-Reverte Alatriste. Ahora también toma como punto de partida un relato del escritor, además de una trama aventurera con telón de fondo histórico, la América de los conquistadores del siglo XVI, y también con esa misma mirada triste y desencantada, que busca rebajar la épica de la posible gesta, abundando en los aspectos de pura ambición, envidia, lujuria y violencia, aunque, un querer sin querer, admirando el valor de unos hombres que se enfrentaban a obstáculos sin cuento en territorio desconocido. En ese sentido, sigue la línea de la también fallida 1898, los últimos de Filipinas, dando en su mirada acomplejada una de cal y otra de arena. Hasta la música de Javier Limón se diría que se contagia de esas medias tintas, pues a ratos se arranca en una nota que parece va a ser el inicio de la genial partitura de Ennio Morricone para La misión, pero no, claro que no. Ante el esfuerzo desarrollado en lo que sin duda es una producción ambiciosa, con espléndida fotografía selvática de Paco Femenia, la pregunta del millón es “¿qué pretende transmitir al espectador Agustín Díaz Yanes?”. No es fácil saberlo, y ello se traduce en la carencia de emociones genuinas. El referente fílmico claro es Aguirre, la cólera de Dios, de la que toma prestada entre otras muchas, la idea de la voz en off de un cronista de la expedición. Pero francamente, se queda a años luz del imitado film de Werner Herzog, lo que entrega no funciona como cuadro de la avaricia desbocada por el reluciente oro. Ni siquiera hay una reflexión digna de ese nombre en torno a los nativos. Tenemos una expedición comandada por un anciano oficial, que lleva consigo a su señora esposa, deseada por sus hombres, y a una criada. La poca determinación del líder de la expedición es manifiesta, nunca nos creemos a su personaje, y el empeño en mostrar la fuerza de una mujer con personalidad, con la cara de Bárbara Lennie, parece responde sólo a satisfacer una cuota feminista de pantalla. Tampoco es fácil aceptar al resto de comparsas, a pesar del esfuerzo de las composiciones de Raúl Arévalo, Óscar Jaenada y José Coronado. Algunos pasajes son como viñetas sueltas, que parecen querer obligar al espectador a comulgar con ruedas de molino, véase la aparición de Juan Diego como una suerte de reverso luminoso del coronel Kurtz de Apocalypse Now con acento andaluz, o todas las escenas que protagoniza un caricaturesco fraile dominico.

3/10
Señor, dame paciencia

2017 | Señor, dame paciencia

Comedieta española decididamente menor, nacida a todas luces a rebufo del éxito de otras que han conseguido conectar con el gran público que busca tramas más o menos divertidas, con buenos sentimientos, para olvidar los problemas cotidianos, la crisis, el paro y demás, de las que en España fue emblemática Ocho apellidos vascos. También tiene como referente a películas francesas amables y "blancas", en el caso que nos ocupa, el título Señor, dame paciencia, se diría un remedo nada disimulado del de Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, que fue un gran éxito de público, y de donde se toma prestada también la idea de la convivencia multicultural. Gregorio es un madrileño algo facha, padre de tres hijos ya adultos, con los que no logra conectar, la que mantiene los lazos familiares es su esposa. Pero ésta fallece inesperadamente. Como su última voluntad es que se esparzan sus cenizas en San Lúcar de Barrameda, se impone un fin de semana familiar, en que Gregorio podría reconectar con sus hijos: pero sus parejas respectivas no parece que encajen con su mentalidad: Sandra está casada con un catalán, Jordi, y encima del Barça, y no se atreven a decirle que va a ser abuelo; Alicia tiene un novio hippy, gandul y no muy aseado; mientras que Carlos es homosexual, algo que su padre ignora, y encima su novio es vasco y negro. Como puede verse, el planteamiento de Álvaro Díaz Lorenzo, guionista y director, es conscientemente disparatado, y se supone que el cóctel argumental debería dar pie a muchas risas. Pero no es el caso. Por un lado, hay un deseo de no molestar a nadie –gays, fachas, vascos, catalanes, cristianos...–, algo loable de entrada, pero que tiene un efecto negativo, el de eludir cualquier cosa parecida al riesgo, y así el ingenio de las bromas resulta bastante escaso; además, los actores, bastante desconocidos, tienen poco carisma, o se limitan a que se vea que son guapos, Andrés Velencoso, baste decir que el que exhibe mayor personalidad es Antonio Dechent, con un guardia civil bastante secundario. De modo que queda un film amable pero desdibujado, con alguna ocurrencia original, como la de la foto "animada" de Rossy De Palma, la difunta esposa, en la urna que contiene sus cenizas.

4/10
La peste

2017 | La peste | Serie TV

Serie ambiciosa producida por Movistar+, que reseñamos tras el visionado de los dos primeros capítulos presentados en primicia en el Festival de San Sebastián. Transcurre en la Sevilla de finales del siglo XVI. Hay un esfuerzo importante de producción, dentro de lo que cabe, rodaje en las calles de la capital andaluza ante la catedral, vistosos planos del Guadalquivir con barcos y el “skyline” de la ciudad, barrios degradados con casas de adobe, fotografía en claroscuro muy cuidada. Y tiene detrás al director de La isla mínima y El hombre de las mil caras, Alberto Rodríguez. Pero todo esto no es suficiente. Decir que La peste es la peste sería una broma demasiado fácil, y quizá injusta, pero sí resulta obligado decir que la trama es tediosa, los personajes muy poco atractivos, y el cansino desarrollo no atrapa en ningún momento. La carta de la truculencia, individuos degradados, víctimas de la peste, autopsias muy gráficas, sórdido sexo, apenas sirve de excusa para lo más obvio. Falta una historia interesante, capaz de atrapar. Las andanzas de un tal Mateo, que sale de Sevilla para volver luego a ocuparse del hijo bastardo de un amigo, que es acusado de hereje, pero al que acude finalmente un obispo para que investigue un brutal crimen de tipo religioso, son confusas, y vienen entreveradas con la actitud insensata de unas autoridades que no quieren alertar sobre el riesgo de peste para que no deje de fluir el oro de América, y el trabajo de una pintora que firma con el nombre de su padre, son tiempos machistas, supersticiosos y brutales, donde nadie muestra un resquicio de bondad, hasta los niños son brutales. La España oscura, un ejercicio de autoflagelación que pienso que no va a lograr enganchar, al menos estas dos primeras entregas no lo consiguen.

4/10
Sé quién eres

2016 | Sé quién eres | Serie TV

Serie de intriga, que arranca con la aparición de un famoso abogado y profesor de derecho, Juan Elías, famoso por su falta de escrúpulos, que aparece en una carretera completamente amnésico, o eso dice. Se sospecha que podría ser culpable del secuestro y asesinato de su sobrina Ana, desaparecida en la actualidad. El caso es tremendamente mediático, y supone sentimientos enfrentados entre dos familias unidas por las esposas, que son hermanas. A medida que avanza la trama se intuyen turbios secretos, mientras que en el joven bufete que ejerce la acusación particular está la talentosa Eva, que tuvo una relación con Elías mientras hacía la carrera. El visionado del primer episodio de esta producción de Mediaset sirve para hacerse una idea de cómo se van a sumar clichés a la trama, en que los abogados se acuestan con las fiscales, o los niños y jovencitos son introducidos para alcanzar a un amplio espectro de edad entre los espectores. Diálogos poco trabajados, que en muchos casos no parecen creerse los actores mientras los dicen, y líos amorosos trazados con escuadra y cartabón, más música enfática, permiten vaticinar un producto poco imaginativo, para rellenar parrilla. Pau Freixas, aunque muy profesional, no muestra la frescura de los primeros pasos de Pulseras rojas, ni por supuesto de Héroes, su mejor film; aquí hay simple premura, rodar y empaquetar, aunque al menos se cuida el lenguaje legal, y Antonio Dechent sobresale en su naturalidad, frente al artificio de Francesc Garrido, Blanca Portillo y Aida Folch.

4/10
Secuestro

2016 | Secuestro

Patricia de Lucas, implacable abogada, consigue que absuelvan a su dudoso cliente. Pero recibe una llamada de la policía que le advierte de que su pequeño hijo, Víctor, que debería estar en el colegio ha aparecido perdido en medio de una carretera. Al parecer, un desconocido le secuestró, pero consiguió escapar. La policía le enseña unas fotos en las que reconoce al culpable… Segundo largometraje, filmado veinte años después de la desconocida Mor, vida meva, de Mar Targarona, que se ha dedicado sobre todo a ejercer como productora en cine de género español de calidad, con títulos emblemáticos como El orfanato, Los ojos de Julia y El cuerpo. El guionista de estas dos últimas y director de la tercera, Oriol Paulo, se ha ocupado del libreto. Digno intento de rodar cine negro a la española con tirón comercial, tiene a su favor que aprovecha la historia policíaca para describir la corrupción, el mundillo de los desfavorecidos, las peleas de perros ilegales y otros elementos de las cloacas de la sociedad. Además, cuenta con logradas interpretaciones, sobre todo por parte de Blanca Portillo, abnegada madre capaz de llegar a lo que sea necesario para proteger a su hijo. No desmerecen José Coronado (un antiguo amor), Antonio Dechent (el policía que investiga el caso), Macarena Gómez (esposa del sospechoso) ni el niño Marc Domenèch. Aunque se sigue con interés, desentona alguna casualidad forzada. Por otra parte, sus giros  –aunque funcionan– dan lugar a alguna explicación un tanto difícil de creer. En cualquier caso, se agradece que el cine español siga esta línea.

5/10
Justi&Cia

2014 | Justi&Cia

Justino, minero en paro de un pueblecito de León, comprueba que los tribunales han sobreseído la acusación contra el pez gordo al que considera responsable indirecto de un accidente que le costó la vida a su padre, a su hermano y a otros compañeros. Indignado por la escalada de casos de corrupción que aparecen en las noticias, decide tomarse cumplida venganza en nombre de los ciudadanos, con ayuda de Ramón, otro perdedor con el que secuestrará a políticos implicados en escándalos para darles un escarmiento. Ambos formarán el dúo Justi y Compañía –Justi&CIA– que pronto desatará la admiración del pueblo llano. Tiene buenas intenciones el debutante en el largometraje Ignacio Estaregui, autor del cortometraje Spiderboy, que también aparece acreditado como coguionista. El realizador zaragozano sabe de lo que habla, pues tras ser despedido de una productora audiovisual, se lanzó a la búsqueda de financiación para este proyecto. Su película busca la complicidad del espectador, horrorizado en los tiempos que corren por los numerosos casos de políticos corruptos. Incluso se deduce de la conclusión de Justi&CIA una pequeña reflexión sobre la responsabilidad individual de toda la población, si permite con su pasividad que se robe a espuertas. El primerizo Estaregui sorprende sobre todo por su habilidad para dirigir a los actores. Así, logra un creíble trabajo del libanés de origen armenio Hovik Keuchkerian, campeón nacional de los pesos pesados en boxeo, y candidato al Goya al actor revelación por Alacrán enamorado. Por supuesto, no desentona a su lado Álex Angulo, en uno de sus últimos trabajos tras su trágico fallecimiento en accidente de tráfico. Pero no logra dar con el tono. Su disparatado desarrollo (los protagonistas raptan a sus víctimas con excesiva facilidad) no logra arrancar la carcajada que pretende, y sus toques dramáticos tampoco acaban de funcionar, por culpa de unos diálogos poco naturales. Además, abusa de las casualidades y desaprovecha por completo a personajes secundarios que podrían tener interés como la hija de Ramón (Marta Larralde), mientras que a los 'villanos' los pinta con excesivo maniqueísmo.

4/10
Obra 67

2013 | Obra 67

El Chispa y Cristo son dos íntimos amigos que reciben a Juan El Candela a la salida de la cárcel después de 20 años. El tal Candela, padre de El Chispa, fue un famoso ladrón de casas y al escuchar sus experiencias criminales mientras le hacen una entrevista, los dos jovenzuelos deciden iniciarse por el mismo camino robando un chalet de un tranquilo barrio residencial. Atípica comedia española producida por Calle 13 que al tiempo que es capaz de producir sonoras carcajadas va conduciendo poco a poco al espectador hacia un thriller de terror, entre surrealista y gore, bastante desconcertante. Su director David Sainz, debuta así en el largometraje tras haber hecho sus pinitos en cortometrajes y episodios televisivos y desde luego ofrece un producto diferente, de marcado tono cañí, con personajes muy pegados a la tierra, perdedores que resultan muy cercanos y son arquetipos de cierta idiosincrasia hispánica. Obra 67 incluye escenas logradas, como el arranque, y alguna memorable: ese larguísimo plano secuencia que recoge a los protagonistas charlando por la calle en un interminable travelling. Por el contrario, se nota el escaso oficio del director en el desequilibrio del conjunto. Por un lado, Sainz no acierta a combinar satisfactoriamente la mezcla de géneros –la comedia, el thriller, el terror– y por momentos el espectador no sabe muy bien qué está viendo; por otro, se podía haber aligerado mucho material, enormes parrafadas que no aportan nada ni a la trama ni al desarrollo de la acción, como los monólogos del psicópata o la entrevista al Candela (Antonio Dechent), recursos narrativos que se revelan un tanto infantiles o simplistas. Quizá el reducido presupuesto ha llevado a ese exceso discursivo, porque también es cierto que toda la película destila un cierto tono amateur, casero, dicho esto sin ninguna acritud. A estas alturas se entiende que lo mejor de Obra 67 es el dibujo sociológico: un mundo provinciano, cutre, de baja extracción social pero de una autenticidad extraordinaria, ubicado en la Andalucía profunda, con personajes vivísimos interpretados con enorme gracia por Álvaro Pérez y Jacinto Bobo.

5/10
El mundo es nuestro

2012 | El mundo es nuestro

El Culebra y El Cabesa son dos macarrillas que deciden asaltar una sucursal bancaria en Sevilla disfrazados de penitentes de Semana Santa. Tienen la mala pata de coincidir con un anciano cargado de explosivos que asegura que hará explotar su carga si no persona inmediatamente un equipo de televisión que retransmita cierto mensaje que quería dar. Los tres asaltantes tienen como rehenes a los empleados de la sucursal, una pareja de novios que venía a negociar su hipoteca, un “chapuzas” que quiere irse para cobrar el paro, y un empresario cuyos chanchullos con el director de la sucursal apestan. La policía rodea el lugar, pero al ocupar una calle pueden dar al traste con una procesión de Semana Santa que debe circular por ahí. El mundo es nuestro es una agradabilísima sorpresa, una comedia española perfectamente engrasada, dirigida, escrita y coprotagonizada por Alfonso Sánchez, que cuenta con un entonado reparto compuesto de desconocidos -apenas suena Antonio Dechent-, muy representativo del tejido social español. La película, al estilo de Tarde de perros, pero más cómica, es perfecta para los tiempos de crisis que corren, pues a un hábil guión, repleto de divertidos gags, suma una acerada y a la vez amable crítica a derechas e izquierdas, empresarios corruptos, banqueros sinvergüenzas y trabajadores que curran y cobran el paro, periodistas y políticos, jóvenes sin un átomo de ambición corriendo por sus venas, marujas y funcionarios, policías monocarril, etc, etc. Los responsables de El mundo es nuestro conjugan sentido de la oportunidad, timing en la narración, el tono justo para no ofender, lo que sirve para dar un buen repaso a una sociedad española que, en su conjunto, está obligada a hacer un poquito de autocrítica para salir del actual atolladero. Se trata además de un producción barata, ingeniosamente pagada por un sistema de microfinanciación, que podría servir de ejemplo para un cine español que a veces peca de victimismo a la hora de quejarse de la cuantía de las ayudas oficiales. Y se agradece a El mundo es nuestro el no caer en la zafiedad obvia, hay un nivel muy superior a la media de la típica comedieta hispana. Ésta sí que es "la chispa de la vida" y no la que firmó Álex de la Iglesia.

6/10
Gernika bajo las bombas

2012 | Gernika bajo las bombas | Serie TV

Cuidada miniserie que recrea el terrible bombardeo sufrido por Gernika el 25 de abril de 1937 a manos de la alemana Legión Condor, en los años de la guerra civil española. Con estilo coral se describen los avatares de personajes históricos y de ficción. Tiene las limitaciones típicas de un producto televisivo, pero se agradece el esfuerzo de contar las cosas con cierta objetividad y desapasionamiento, por ejemplo mediante la figura de un periodista.

4/10
A puerta fría

2012 | A puerta fría

«¿Cuándo empezó a joderse todo?», se pregunta Salva en la barra del bar del hotel donde se celebra la feria más importante del sector. De vendedor estrella a un paso del despido si en dos días no cierra al menos doscientas unidades. «¿Qué coño ha cambiado, Carmelo, que yo no me he enterado?». Sentado junto a él, Carmelo, su antiguo jefe. Ambos contemplan atónitos el relevo generacional y la deslealtad de un sector que se muestra indiferente con aquellos que fueron imprescindibles.

La última isla

2012 | La última isla

Alicia vive en Barcelona con sus padres. Es una niña caprichosa, poco agradecida y muy dependiente de regalos y comodidades. Cuando, por problemas de trabajo, su madre Elena decide enviarla a pasar una temporada junto a su abuela Belinda en una isla remota, la pequeña Alicia queda desolada. Allí vivirá en una cabaña con su abuela, la curandera, y conocerá a extraños lugareños. Cuidada mirada a la infancia de la directora tinerfeña Dácil Pérez de Guzmán. La llegada a la isla de la protagonista –de nombre Alicia, en clara referencia al clásico de Lewis Carroll– supone el comienzo de un viaje iniciático en el cual encontrará los resortes que la hagan madurar y comprender con ojos nuevos el mundo de los adultos. Este crecimiento interior se va desarrollando poco a poco, con la inclusión de algunos pocos personajes que irán dejando su impronta en Alicia, la cual irá abriendo su corazón paulatinamente. Está claro que el marco natural en el que se desarrolla la historia de La última isla adquiere protagonismo inusitado. La cámara de Pérez de Guzman se detiene con cariño en el paisaje natural, un ambiente agreste, tumultuoso, desértico, en donde el guión encuentra acomodo para desplegar un cierto aire de realismo mágico que le sienta bien a la historia. Por el contrario, es cierto que se echa en falta más meollo, pues muy pocas cosas suceden, el giro vital de Alicia resulta repentino y el leve misterio que rodea la trama acaba siendo anecdótico. La niña Carmen Sánchez está excelente.

5/10
La voz dormida

2011 | La voz dormida

  La guerra que no cesa. La civil española, ¿cuál otra si no? Ahora aborda sus consecuencias inmediatas Benito Zambrano con La voz dormida, adaptación de una novela de Dulce Chacón. Sigue a Pepita, chica sencilla de provincias, recomendada para servir en una casa en Madrid, con idea de estar cerca de su hermana Tensi, en prisión por razones políticas. Tensi está embarazada, y su marido y otros camaradas del partido se encuentran refugiados en la sierra, aunque la guardia civil les pisa los talones. Pepita hará a regañadientes de correveidile entre su hermana y su cuñado, mientras el riesgo de Tensi de acabar ante un pelotón de ejecución es alto a pesar de su incipiente maternidad. Que nadie busque al Benito Zambrano de Solas en esta película, a ese Benito Zambrano no se le ha vuelto a ver, ni en Padre coraje, correcto telefilm, ni en su fallida aventura cubana Habana Blues. Aquí entrega un aseadito film ya visto muchos veces y completamente previsible, su versión más reciente sería Las 13 rosas de Emilio Martínez Lázaro. De nuevo tenemos una mirada a la guerra fraticida hispana, escorada hacia el lado de los vencidos, con escasos matices al presentar procesos legales sin garantías jurídicas, monjas y curas muy poco cristianos y demás clichés al uso. No se evita la reiteración a la hora de intentar asentar ciertas ideas, como la de mostrar la solidaridad entre las mujeres encerradas, o los abusos de la autoridades de la nueva España. Y ciertos recursos melodramáticos -el emotivo canto de la Internacional, el cuaderno para la hija que va a nacer, la carcelera compasiva...- no dejan de chirriar. Comercialmente el film quizá funcione entre el sector del público más afín al punto de vista presentado, y entre quien sin planteamientos de partido disfrute con el drama rayano en lo sensiblero. A no ser que uno sea delicado en lo relativo a escenas de tortura, mostradas aquí bastante gráficamente. En este paisaje salva la película del naufragio un nombre, María León, la actriz que encarna con convicción a la protagonista Pepita. Ella no sabe de ideologías, es una mujer piadosa, quiere con locura a su hermana, por amor se arriesgará lo indecible. Ingenua y lista, generosa y prudente, valiente y con sentido común, el personaje es rico y León lo compone muy bien, incluso en algunas relamidas escenas con un pretendiente, y aguantando el tipo en las duras escenas en que sufre tremendas vejaciones. En cambio la hermana Tensi resulta más impostada. Inma Cuesta resulta creíble en la relación con su hermana y en su ilusionada experiencia de madre, pero no tanto a la hora de sostener sus convicciones ideológicas, su pose en esos pasajes resulta demasiado mitinera.  

4/10
Un mundo casi perfecto

2011 | Un mundo casi perfecto

Ismael, después de ser testigo de un violento atraco a mano armada, sufre en persona la intimidación de Willy, uno de los atracadores cuyo rostro ha visto y a quien podría identificar ante la policía. Willy le amenaza primero, para cambiar luego de estrategia y tomar a Ismael bajo su "protección", fascinado en parte por su indestructible ingenuidad y por su trabajo como guionista y escritor, que a él, peligroso delincuente habitual, se le antoja glamuroso. Ismael, que viene herido y tocado por el final de su relación con Silvia, de quien sigue manteniendo una fuerte dependencia emocional, se encuentra en una áspera encrucijada sentimental, laboral, creativa y vital, cuya insospechada salida está en Débora, quien pese a trabajar como prostituta no ha perdido del todo la inocencia ni una natural dulzura que supondrá para Ismael lo más parecido a una redención. Cuando todo parece haberse establecido como la mantequilla sobre el pan, con Willy en la cárcel e Ismael y Débora reiniciando sus vidas como pareja de dulces urbanitas, el mundo fenoménico, incapaz de estarse quieto, da una inesperada vueta de tuerca con la invasión de las arañas gigantes.

Juntos para siempre

2011 | Juntos para siempre

Miel de naranjas

2011 | Miel de naranjas

Andalucía, años 50. La Guerra Civil española ha destrozado la familia de Enrique. Su madre se encuentra ingresada en un hospital psiquiátrico y varios de sus hermanos murieron luchando con el bando republicano. La vida actual de Enrique es especialmente incómoda puesto que está haciendo la mili sirviendo al bando que odia. Gracias a su novia, Carmen, ha conseguido un buen puesto como ayudante de su tío, el teniente coronel Don Eladio , un implacable juez militar que arregla cualquier “problema subversivo” a base de firmar sentencias de muerte, como quien se toma una piruleta. Ante ese panorama Enrique empieza a plantearse colaborar con los oponentes del régimen. El experimentado director Imanol Uribe compone un film con muy pocos mimbres, y además vistos mil veces. Sabe cómo hacerlo con una mínima eficacia para no caer en el ridículo, gracias a una puesta en escena que disimula un presupuesto que limita mucho las localizaciones y los repetidos escenarios (el cine, la habitación de la costurera, el despacho del cuartel, leves exteriores y poco más). Pero la atmósfera de la posguerra es lo único que funciona medianamente en Miel de naranjas que abusa de su rancio y trivial planteamiento. La acumulación de tópicos es impresionante, de modo que el resultado acaba por ser muy burdo, empezando por los bigotitos franquistas, la chirigota de los juicios, los simulacros de las deliberaciones en la cantina, las coincidencias reveladoras, etc. Y sobre todo desdice demasiado la linealidad, simplismo y escaso atractivo del pobre argumento escrito por Remedios Crespo. Entre el reparto de Miel de naranjas brillan Karra Elejalde, como el juez militar, y la actriz Blanca Suárez (El internado), cuya composición se come con patatas (o con naranjas, para el caso) al perpetuamente alelado papel de Iban Garate.

3/10
Juan de los Muertos

2011 | Juan de los Muertos

Los cubanos Juan y Lázaro son dos buenos amigos. Viven en La Habana y se dedican a gandulear todo el día, trapicheando e intentando vivir con el mínimo esfuerzo. Juan tiene una hija con la que apenas se habla, Camila, cuya madre huyó del país, mientras que Lázaro tiene un hijo, Vladi, igual de vividor que su padre... Pero sus existencias perezosas van a cambiar de la noche a la mañana cuando un extraño virus se extiende por la ciudad, y los infectados se convierten en zombis. Juan y Lázaro ven ahí una oportunidad para medrar y hacerse ricos matando a esos seres por dinero. Aunque las pasarán canutas. Delirante parodia del cine de zombis, de producción hispano-cubana, que bebe rotundamente de otros felices experimentos del género, como Zombies Party o Bienvenidos a Zombieland. Aquí todo es cutre, tanto la historia como los personajes, pero dentro de la comedia, más gamberra que gore, sorprende la abundancia de medios con que ha contado el director cubano Alejandro Brugués, autor también del guión. Los efectos especiales funcionan, así como las localizaciones y la puesta en escena. Hay buena mano tras la cámara. Pero donde la película cobra identidad es en el humor, con numerosos momentos ciertamente divertidos y grotescos, como el encuentro con el vecino anciano convertido en zombi o la aparición de Antonio Dechent, por nombrar dos de los más logrados. Lástima que Brugués muchas veces se vaya por terrenos guarretes y no eluda comentarios y diálogos muy groseros. Pero ya se sabe que lo latino tiene esas cosas. Asimismo hay habilidad humorística en la metáfora que hay detrás de los zombis, a los que sencillamente se les llama “disidentes”. De modo que el film se convierte también en una parodia política (los comentarios anticapitalistas televisivos no tienen desperdicio), con unos tipos bien definidos, perdedores que únicamente van a su bola, pero entre los que Juan, el protagonista, se acaba erigiendo en una especie de salvador, alguien capaz de sobrevivir a cualquier guerra o sistema político, como el propio país caribeño. El reparto cumple más o menos, aunque Alexis Díaz de Villegas (Juan) y Jorge Molina (Lázaro) son con mucho lo mejor, pese a que el público tardará un buen rato en entender su jerga.

5/10
Lope

2010 | Lope

Siglo de Oro español. El soldado Lope de Vega vuelve de la guerra en las Azores, dispuesto a establecerse en Madrid y no volver a servir en el ejército. Tras enterrar a su madre, decide cultivar su pasión por el teatro y los versos, buscando el respaldo del empresario Jerónimo Velázquez. Logrará ganarse su confianza, al tiempo que cultiva una relación amorosa clandestina con su hija, Elena Osorio, y se siente atraído por Isabel de Urbina, de noble familia.El cine hispano sigue haciendo un esfuerzo por abordar tramas interesantes de su apasionante pasado, tras Alatriste y La conjura de El Escorial. Y hay que agradecer el gran esfuerzo de producción, la ambientación histórica es impresionante, y el elenco de actores bastante aceptable. Pero como ocurría en los mencionados títulos, el resultado es desigual. La idea al abordarse libremente la vida de uno de los genios de la literatura española, Lope de Vega, y que remite a Shakespeare enamorado, es ofrecer sus cuitas amorosas, al hilo de su vocación a las letras. Aunque una cosa es la intención, y otra el resultado, un tanto deslavazado.No es fácil dilucidar si es cosa del guión de Jordi Gasull e Ignacio del Moral, o de la puesta en escena de Andrucha Waddington, pero la sensación del conjunto es de escasa vertebración e indefinición de personajes. Valga a tal efecto, un ejemplo. Arranca el film con una carta de Lope dirigida a su madre, y tal recurso epistolar, junto a la muerte de ella, poco aportan a la historia. Se nos indica que al protagonista le importan las apariencias -de ahí ese entierro, por encima de sus posibilidades-, pero luego esto parece inconexo con la posterior descripción del triángulo amoroso, donde los auténticos sentimientos de Lope hacia Elena e Isabel son poco nítidos, y no parecen desde luego en ninguno de los casos los de un enamorado. Es cierto que hay algunas escenas que funcionan -la improvisación de los sonetos, el encuentro de las dos mujeres...-, pero falta el deseable ritmo brioso y domina la frialdad en la narración, con enredos y rencores que no conmueven, y sentimientos y modos de actuar muy básicos, como esas exageradas miradas lascivas de Elena (Pilar López de Ayala) en los primeros pasos del film, o el modo en que se resuelve un juicio. Por otra parte, el conocedor de la obra de Lope echará en falta un mayor recurso a ella, aunque ciertamente, con respecto al caso Shakespeare, el hándicap estriba en que es menos conocida por parte del gran público.

4/10
Entrelobos

2010 | Entrelobos

Recreación de la historia real de Marcos Pantoja, que siendo niño sobrevivió solo durante doce años en los montes de Sierra Morena. La situación comenzó en 1954 y se desarrolló hasta 1966, momento en que fue recogido y trasladado a la civilización. Durante el tiempo que vivió en la intemperie sus únicas amistades fueron los animales del entorno, como conejos, águilas, buitres y, sobre todo, una manada de lobos de los alrededores. La terrible e inolvidable experiencia ha sido traslada anteriormente al papel en la novela “He jugado con lobos”, escrita a partir de la tesis doctoral del propio autor de la obra, el catedrático de antropología Gabriel Janer. El director Gerardo Olivares (14 kilómetros) indagó en ese material y posteriormente contactó incluso con el verdadero Marcos, que tenía 62 años. Tras entrevistarse con él, escribió el guión de Entrelobos y se puso también detrás de las cámaras. El film incide especialmente en los días de toma de contacto del joven con la montaña, después de que su padre “le venda” con ocho años al señor de la tierras para saldar una deuda. Asignado para acompañar a un huraño cabrero que vive aislado en el corazón de Sierra Morena, Marcos irá poco a poco conociendo los secretos de la supervivencia: la caza de conejos con hurón, las trampas para pajarillos, mantener viva la hoguera, etc. Pero no será tan sencillo cuando muera el viejo y tenga que apañárselas en completa soledad. El film entretiene lo justo, y eso con benevolencia. Es indudable que la historia ofrecía muchas posibilidades –la referencia clara es El pequeño salvaje–, pero es una lástima que no se aprovechen como es debido. La falta de un guión atractivo acaba siendo un lastre, pues la narración termina aburriendo al obviar los pequeños detalles que habrían completado un film más humano, más entrañable. ¿Qué pasa con el hermano del que se separa tan joven? ¿Por qué no se aprovecha más la relación con la chiquilla? ¿Por qué queda a medias la aventura del Balilla? Da la sensación de que se ha preferido recoger una colección de estampas campestres, antes que crear conflictos dramáticos de calidad. De este modo, todo se resume en una visión demasiado idílica de la naturaleza y la vida animal, con tantos planos gratuitos de buitres, búhos, conejos, lobos, etc., que a veces parece que estamos viendo un capítulo El hombre y la tierra. Sólo falta la voz de Rodríguez de la Fuente. Son dignas de elogio, eso sí, la cuidada fotografía y la soñadora y pegadiza banda sonora. En cuanto al reparto, lo mejor son sin duda las actuaciones del pequeño Manuel Ángel Camacho, muy convincente y enternecedor, y de un fabuloso Sancho Gracia, hosco como nadie. En cuanto al esforzado Juan José Ballesta, su presencia parece un mero reclamo: aparece cuando el film lleva más de una hora de metraje y poco aporta al resultado.

4/10
Retorno a Hansala

2008 | Retorno a Hansala

Martín vive en Los Barrios, provincia de Cádiz, está casado y tiene una hija adolescente, pero está pasando por una mala racha personal. Se ha marchado de casa y está planteándose romper con su mujer definitivamente. Además, la funeraria que regenta no va bien económicamente, y corre el riesgo de que se la embarguen. Así que se encuentra volcado en su trabajo, intentando conseguir ‘clientes’. Una noche siete marroquíes mueren ahogados mientras intentaban cruzar el estrecho en una patera. Martín se las apaña para llevarlos a su funeraria y logra contactar con un familiar, Leila, hermana de uno de los fallecidos. Leila ofrece dinero a Martín para que lleve de vuelta a su hermano a su pueblo, y promete que el resto se lo dará cuando lleguen allí. Cine social, solidario y realista, que denuncia una de las mayores lacras de la política exterior española: la inmigración ilegal, y la oleada de pateras y de muertos en las costas españolas. Chus Gutiérrez abandona el cine frívolo e insustancial que entregó con El calentito y se adentra en este mundo de tragedias personales, de pobreza, y también de esperanzas y de entendimiento entre dos culturas muy distintas. El film es enormemente actual y tiene el acierto de no centrar la trama en cuestiones políticas y otras zarandajas, sino en personas de carne y hueso, que aguantan como pueden sus vidas imperfectas. Pero también es cierto que en general pesa demasiado una cierta falta de atractivo de la historia. No es que el tema carezca de interés, nada de eso, sino que es más bien que el guión y la puesta en escena resultan algo pobres, cansinos, tan tristes como la situación dramática que se denuncia. Éste es su mayor defecto. Que en varias ocasiones –sobre todo en el poblado marroquí de Hansala– la cosa no se parezca demasiado a un documental costumbrista y barato sobre las zonas del continente africano ancladas en el medievo, se debe únicamente al esfuerzo de los dos actores principales. Tanto José Luis García Pérez como la debutante Farah Hamed están muy convincentes, y logran transmitir con sus rostros y sus miradas la situación bochornosa que están viviendo. El film obtuvo el premio más importante del Festival de Cine de El Cairo.

5/10
3 días

2008 | 3 días

Un satélite se sale de su órbita. Lluvia estelar. Un meteorito se dirige hacia la Tierra, y los científicos consideran que las probabilidades de supervivencia tras el impacto son nulas. Se desata el pánico en todas partes, incluido un pueblecito de la España profunda. Son los años 80 o así, y la trama se centra en una mujer mayor, viuda, y en su hijo Alejandro. A ambos les preocupa que los presos de una cárcel se han fugado, y que podría hacerles una visita un personaje que acabó allí por la intervención de un hermano. De modo que se dirigen a una modesta finca en medio de ninguna parte, donde están los cuatro nietos de la mujer, pues sus padres no han dado señales de vida desde que se ha desatado el miedo colectivo. Curiosa película. Muy estilizada, con cuidadísima fotografía e inspirados encuadres. Se apunta a la moda del “cine apocalíptico”, del que son muestras recientes Soy leyenda o Monstruoso. Aunque con un tono que no acaba de encontrarse a sí mismo. Al principio hay inspiradas escenas del terror de las masas. Luego se apuesta más por un mundo solitario, de polvo y cenizas, que se diría deudor del cine nórdico de tesis, o del mismísimo Tarkovsky. Abundan entonces las escenas reiterativas de los niños y su malhumorado tío. Y cuando aparece en escena el inquietante psicópata de Eduard Fernández, aquello se convierte en una peli de género, un thriller muy violento, que juega de modo algo desagradable con la violencia infligida a unos pobres niños. Da un poco de pena este esforzado film, producción de Maestranza y Green Moon, compañía de Antonio Banderas, porque es un querer y no poder. El guión de F. Javier Gutiérrez y Juan Velarde explora territorios poco transitados por el cine español, pero resulta demasiado críptica su plasmación en imágenes –nunca se entienden del todo los asuntos de familia del pasado–, y acumula personajes y situaciones que conectan poco con la trama principal –los sucesos en la torre, el amigo al que quieren rajar, la joven embarazada...–.

4/10
Escuchando a Gabriel

2007 | Escuchando a Gabriel

Gabriel es un virtuoso del piano, que abandonó su carrera cuando era muy joven, y que sufre una extremada timidez que le impide prácticamente relacionarse con otras personas. Le ayudará a salir de esta situación Sara, una violinista que acaba de instalarse en su mismo bloque de pisos. Mientras, Carlos, el padre de Gabriel acaba de salir de la cárcel, pero su hijo le rechaza porque no quiere recordar el pasado. Para que le ayude a reconciliarse con él, Carlos intentará recuperar el piano que tuvo Gabriel durante su infancia. Segundo largometraje del valenciano José Enrique March, tras la desconocida cinta La estancia. El film cuenta con una trabajada banda sonora, inspirada en los clásicos de la música, y con un competente reparto, encabezado por Silvia Abascal, Antonio Dechent y Javier Ríos. Es un drama romántico que habla de temas como la soledad, la superación personal y el miedo al amor y el compromiso. 

4/10
El último justo

2007 | El último justo

El productor Julio Fernández continúa estrenando películas de género, de aspecto visual más o menos correcto, que puedan tener tirón en todo el mundo. Esta vez, ha coproducido con México este thriller, con el que se apunta al carro de los best-sellers que mezclan conspiraciones ancestrales con elementos religiosos, ingredientes de varios libros de gran éxito recientes sobre masones, templarios, y tal. Teo, un reportero gráfico que acaba de cubrir un conflicto, pasa una noche con Victoria, de la que está enamorado, aunque no se atreve a dar el paso de formalizar la relación. De repente, irrumpen en la casa dos tipos, uno que pretende asesinar a Teo, y otro que intenta salvarle. En la refriega que se produce muere Victoria, alcanzada por un disparo. Perseguido por más individuos extraños, Teo debe ponerse a salvo. Con ayuda de Miryam, una desconocida, descubrirá que sus perseguidores forman parte de una secta milenaria. El debutante Manuel Carballo no logra ocultar que su guión es efectista y vacío. Ni un actor tan solvente como Federico Luppi es capaz de pronunciar con naturalidad los artificiosos diálogos. Tampoco se salva Antonio Dechent, un actor casi siempre efectivo, pues su personaje está tan poco explicado que hacia el final de la trama los guionistas han tenido que ponerle a recitar un monólogo en el que cuenta que es un policía honrado que viene de España y acabó en México, lo que también sirve para explicar por qué no tiene acento mexicano como la mayoría de actores. El desarrollo es premioso, las secuencias de acción tal y como están contadas parecen irreales, y abunda en despropósitos, como cuando al protagonista le disparan en la esquina de al lado de donde está el policía interpretado por Antonio Dechent, y éste al parecer no escucha nada, porque no interviene. En resumen, otra oportunidad perdida para el cine español de alumbrar un thriller decente. Y van muchas.

2/10
La familia Mata

2007 | La familia Mata | Serie TV

Pablo y Susana están a punto de recibir las llaves de su nuevo piso. Arturo Mata, padre de ella, se encargaba de llevar el dinero al notario, pero finalmente no ha podido entregarlo, porque lo ha invertido –según explica–. Mientras recupera su inversión, Pablo y Susana se van a vivir con él y el resto de los Mata.Primera entrega de una serie que tuvo buenos índices de audiencia. Destacan los variopintos personajes: el suegro embaucador, la suegra que complica la vida al protagonista, la tía amargada, etc.

4/10
Clandestinos

2007 | Clandestinos

Parece obra de un joven con buenas intenciones, pero una preocupante falta de madurez a la hora de abordar el tema de la violencia, que en esta película es inocua y sin consecuencias. Y sin embargo, resulta que detrás de este film de factura semiprofesional, rodada en cámara digital, se encuentra Antonio Hens, cordobés en torno a los cuarenta años, forjado en el corto y en la televisión. Sus golpes de humor –en torno al tamaño de los genitales de uno de los protagonistas, por ejemplo– también parecen en ocasiones sacados de una comedia adolescente a lo American Pie. Pretende ser un drama social, a ratos inspirado en Barrio, de Fernando León de Aranoa, y sin embargo, el guión parece más propio de una comedia destinada al público homosexual. Xabi, un joven delincuente gay que se ha escapado del correccional se identifica con las ideas violentas de la izquierda abertzale, ¡a pesar de ser sevillano! Años atrás mantenía relaciones sexuales con un etarra que le inculcó su doctrina, y desde entonces se hace pasar por vasco e incluso aprendió a chapurrear euskera. Con ayuda de uno de los chicos que se fugaron con él, y que es marroquí, intentará volar la bandera de la madrileña plaza de Colón, con una bomba fabricada con componentes caseros, que apenas sabe montar. La factura es propia de un director debutante, y resulta especialmente cutre en las secuencias violentas o que incluyen algo de acción, muy poco creíbles. Sus actores son irregulares, y aunque cuenta con algún veterano –Juan Luis Galiardo, productor del film y Antonio Dechent–, apenas existe tensión dramática. Todo esto da al traste con alguna interesante idea, como por ejemplo que muestra que el fanatismo puede surgir en los casos más inauditos, como el de este sevillano etarra, o que denuncie el absurdo del radicalismo nacionalista en la actual realidad multicultural surgida de la inmigración masiva.

3/10
La habitación del niño

2006 | La habitación del niño

Sonia y Juan se mudan a un antiguo edificio totalmente remodelado con su hijo recién nacido. La primera noche, antes de acostarse, Sonia comprueba el funcionamiento del aparato de última tecnología que ha instalado en el cuarto de su bebé, que permite escuchar y ver al retoño. Va a descubrir que no están solos en la casa, sino que una extraña presencia se encuentra junto a la cama del niño. Álex de la Iglesia inaugura la serie de producciones televisivas Películas para no dormir, donde también han participado directores como Chicho Ibáñez Serrador y Jaume Balagueró. Hasta ahora, De la Iglesia había parodiado el género en El día de la bestia, pero es su primer film serio de terror, con mansión siniestra y niños diabólicos. Como es habitual, De la Iglesia ha escrito él mismo el guión con Jorge Guerricaechevarría, su colaborador habitual.

5/10
¿Por qué se frotan las patitas?

2006 | ¿Por qué se frotan las patitas?

Luis, un hombre de mediana edad, cena en Nochevieja con toda su familia. Poco después, su mujer desaparece sin dejar rastro, porque está harta de que no se la valore. Al mismo tiempo, Luis descubre que su madre y su hija, las otras mujeres de su vida, también le han abandonado por motivos desconocidos. Debut cinematográfico de Álvaro Begines, uno de los miembros del grupo humorístico-musical ‘No me pises que llevo chanclas’, esos que pusieron de moda la canción ‘Ay, que pena me da que se me ha muerto el canario’. Bejines copia al milímetro la fórmula de El otro lado de la cama, esto es, una trama ligera, tirando a ordinaria y chabacana, que sirve para enlazar números musicales, en que actores que no se dedican habitualmente a cantar interpretan famosas canciones de pop español. Si el film de Emilio Martínez-Lázaro tenía cierta frescura, a pesar de sus limitaciones, esta imitación de medio pelo hace aguas por todas partes. Las coreografías son pobres, y los actores cantando en playback dan vergüenza ajena. La trama se dispersa en multitud de personajes sin interés y algunas situaciones parecen sacadas de Torrente, el brazo tonto de la ley. Únicamente salva el tipo algún actor de categoría, como Lola Herrera y el omnipresente Antonio Dechent, en la decimocuarta película que ha rodado en el año 2006. Otros, francamente, hacen el ridículo, como Manuel Morón, ceceando y poniendo una voz extraña que no tiene ninguna gracia.

1/10
Salvador Puig Antich

2006 | Salvador Puig Antich

Salvador Puig Antich, anarquista catalán implicado en varios atracos a sucursales bancarias, asesinó a un policía cuando iba a ser detenido. Sería condenado a la pena capital, tras ser sometido a consejo de guerra. Aunque el Papa Pablo VI intercedió a su favor, y hubo manifestaciones de apoyo en toda Europa, el régimen no conmutó la pena, en un momento convulso, tras el asesinato de Carrero Blanco. El director de Antártida reconstruye esta historia real, basándose en un conocido libro de Francesc Escribano. Manuel Huerga hace gala de un dinamismo visual poco frecuente en el cine español, y se luce dirigiendo al excelente reparto, encabezado por el alemán Daniel Brühl, protagonista de Good bye, Lenin! Pero acumula tópicos en su primera parte, que idealiza la lucha armada y los movimientos extremistas, frente a unos policías que parecen malvados de opereta. Huerga lo explica diciendo: "Hace lo que hace para conseguir un mundo más justo e igualitario y asume riesgos y da la cara por quienes ni siquiera le conocen. Por eso nos subleva su asesinato, por eso hacemos una película. Porque su muerte no debe quedar en el interesado olvido de quienes todavía hoy lo quieren hacer pasar por un pistolero, despolitizando sus razones y su ideario."  Gana sustancialmente en intensidad dramática en la segunda mitad, centrada en el proceso, y que parece más documentada, con personajes de carne y hueso.

4/10
Arena en los bolsillos

2006 | Arena en los bolsillos

Lionel, un niño emigrante que procede de Rumanía y cuyo padre ha sido encarcelado, ingresa en un centro de menores. Allí entabla amistad con Iván, chico español cuya madre ha dejado a su padre y se ha liado con un maltratador, que no quiere que salga del centro. Mateo, uno de los educadores, se deja la piel para que sus alumnos aprendan un oficio y vayan por el buen camino. El centro no es un correccional, por lo que Lionel e Iván pueden salir libremente en las horas no lectivas. Durante sus paseos, Iván dibuja graffitis en las paredes, y presenta a Lionel a su novia, Elena, una chica que se siente presionada por su padre. César Martínez Herrada dirigió en 2002 Cuando todo esté en orden, valioso drama protagonizado por Santiago Ramos. En su nuevo trabajo, el cineasta madrileño relata el viaje iniciático de cuatro niños desarraigados, que empiezan a convertirse en adultos. Refleja los problemas ocasionados por las familias desestructuradas, lo que la emparenta en cierta medida con Barrio, de Fernando León de Aranoa, un film muy superior. En éste algunas secuencias parecen forzadas (sobre todo el enfrentamiento de un chico con un guardia de seguridad mucho más grande que él). Otras son bastante tópicas (¿existe alguna película española en la que los protagonistas vayan a la playa y no acaben bañándose en pelotas?). Algunos personajes son esquemáticos, como el maltratador malvado, o los educadores ideales. Además, la película cuestiona al único padre que lucha por controlar y educar un poco a su hija, ya que ésta se siente presionada, poniéndole al mismo nivel que el maltratador o el delincuente. Así, Martínez Herrada, presenta el problema, pero no ofrece soluciones. Y parece bastante tolerante con los graffitis, con los que su personaje sólo ensucia las paredes ajenas, con una firma que no tiene nada de arte.

5/10
Los Borgia

2006 | Los Borgia

Tercer intento fallido este año de cine español de época, tras Tirante, el Blanco y Alatriste. La historia de los Borgia está llena de interés, pues como es sabido, se trata de una familia de origen español que utilizó el papado para sus propios intereses. El esquema utilizado por Antonio Hernández y su guionista Piero Bodrato recuerda en numerosos elementos a El padrino, de Francis Ford Coppola y Mario Puzo, quien también escribió un libro sobre los Borgia. De hecho, un posible ejercicio para el espectador durante el visionado sería ‘reconocer’ en los personajes a los miembros de la familia Corleone. Incluso la partitura musical recuerda en muchas ocasiones a la célebre banda sonora de Nino Rota, en clave tétrica. Pese a cierto esfuerzo en el rigor histórico –los Borgia que retrata el film no están precisamente en los altares, a diferencia de su pariente san Francisco de Borja–, y a que cuenta con un holgado presupuesto y un buen plantel de actores, Antonio Hernández no da con el ritmo preciso, y su visión de lucha por el poder dentro de la Iglesia por intereses puramente temporales es parcial, y puede despistar al público ignorante. Aunque algunos pasajes están bien resueltos, hay un exceso en el recurso al erotismo –bacanales en el Vaticano, concubinato, incesto sugerido–, por claras razones comerciales, y varios personajes quedan desdibujados –el Jofré Borgia de Eloy Azorín– o tienen algún momento ridículo –Lluís Homar, el Papa Alejandro VI–, siendo entre los principales César Borgia –Sergio Peris-Mencheta– el que queda mejor definido.

5/10
Los aires difíciles

2006 | Los aires difíciles

Juan Olmedo, cuarentón traumatizado por un desgraciado acontecimiento, se refugia en una urbanización de la costa gaditana. Allí espera rehacer su vida junto a su sobrina y su hermano, deficiente mental. Entablará amistad con Sara, otra recién llegada, y acaba enamorándose de Maribel, su criada. Al productor y director Gerardo Herrero le tiran las adaptaciones literarias. Responsable de Territorio Comanche y El misterio Galíndez, Herrero regresa al universo literario de Almudena Grandes, de quien ya había llevado al cine Malena es un nombre de tango. La novela original era muy extensa, pues entrecruza las historias de Sara y Juan. Así que el guión de Ángeles González-Sinde y Alberto Macías se centra en el segundo, mientras dejan para una futura película las peripecias de Sara. El film obtuvo el premio a la mejor película en el Festival de Málaga.

4/10
Las locuras de Don Quijote

2006 | Las locuras de Don Quijote

Don Quijote y su fiel Sancho recorren las tierras de La Mancha en este interesante largometraje, entre el documental y el drama de ficción, en donde el director Rafael Alcázar pretende acercar al espectador los puntos más importantes de las aventuras de Don Quijote, así como encontrar algunas similitudes entre la vida de Don Quijote y la de Miguel de Cervantes, además de apuntillar los valores universales de la novela del inmortal escritor madrileño. Producido con ocasión del cuarto centenario de la publicación de El Quijote, el rodaje fue sin embargo muy desafortunado: un accidente provocado por las aspeas de un molino provocó la muerte del director de producción Manuel Manchón.

5/10
Un minuto de silencio

2005 | Un minuto de silencio

Cuando pierde su trabajo en una fábrica, Ernesto se ve obligado a trasladarse con su mujer a una casa de los suburbios en malas condiciones. Aunque Ernesto tiene previsto que le readmitan o que le den una indemnización, no ocurre ninguna de las dos cosas, por lo que sobrevive gracias a la ayuda de un peculiar sacerdote. Como los trabajos que le salen no tienen mucho futuro, Ernesto acaba replanteándose retomar su oficio de payaso, que dejó muchos años atrás. Bienintencionado retrato de los efectos de la crisis argentina. Se nota demasiado que el desconocido cineasta Roberto Maiocco no tiene la pericia de otros compatriotas, como Juan José Campanella, Adolfo Aristarain o Marcelo Piñeyro. Aún así, resulta interesante su apuesta por la familia como institución básica para superar los momentos difíciles, y cuenta con esmeradas interpretaciones de Eduardo Blanco, acompañado en el reparto por una vez, no por Ricardo Darín, sino por la hermana de éste, de asombroso físico, y similares dotes interpretativas.

5/10
El año que trafiqué con mujeres

2005 | El año que trafiqué con mujeres

Adaptación televisiva del libro homónimo de Antonio Salas, autor también del libro que dio lugar a Diario de un skin. En este caso se sigue también la misma estructura, sóloque en vez de ahblar de bandas de neonazis se habla de las redes de prostitución. El resultado es discreto, sobre todo en su poco imaginativa puesta en escena, aunque mantiene cierto interés gracias al esforzado trabajo del reparto. Igualmente, aunque trate un tema controvertido, se evita una excesiva explicitud en las imágenes. Antonio (Nancho Novo) es un periodista que desea realizar un reportaje sobre las mafias de la prostitución. Para ello involucra a una antigua novia (Raquel Meroño) con el fin de hacerse pasar por prostituta y grabar lo que sucede. A la vez él pretende hacerse pasar por chulo de prostitutas con ayuda de su amigo Juan (Antonio Dechent). Sin embargo, la cosa se le irá de las manos y se verá envuelto en una trampa.

4/10
El Calentito

2005 | El Calentito

El Calentito es un local de moda al que acude Sara con su novio. Tras una discusión con éste, acaba ebria. Se apiada de ella Carmen, cantante de Las Sioux, un grupo de música punk, que la lleva a dormir a su casa. Al día siguiente, Carmen pide a Sara que le devuelva el favor. Debe sustituir a una del grupo, que acaba de abandonarles, durante una entrevista con una discográfica. Ésta acepta grabar un disco, pero antes irán a verlas en directo al citado El Calentito un día que en principio se prevé tranquilo: el 23 de febrero de 1981. Chus Gutiérrez, directora de algún título interesante como Poniente, sitúa su historia en los años iniciales de la democracia, en medio de la movida madrileña. Francamente, los personajes recuerdan más a los de una película de Almodóvar que a los auténticos años 80. El tono es alocado y no escatima en tópicos, pero las actrices tienen cierta naturalidad y desparpajo, sobre todo Verónica Sánchez, de moda por la serie Los Serrano.

2/10
XXL

2004 | XXL

Fali, un veinteañero, aprovecha su trabajo de repartidor en un supermercado para prostituirse cual gigoló con las clientas, con vistas a comprarse un coche de lujo. En sus ratos libres deambula por el barrio con Laski, Paco el Oso y Bolinga, sus inseparables amigos. El veterano Julio Sánchez Valdés, que lleva 20 años dirigiendo series y desconocidas películas como De tripas corazón, retrata a un grupo de descerebrados obsesionados por el sexo y el tamaño de su miembro viril (de ahí el título). Protagoniza Óscar Jaenada, actor revelación de Noviembre, de Achero Mañas.

2/10
Tiovivo c. 1950

2004 | Tiovivo c. 1950

“No eran los mejores tiempos, pero eran los nuestros.” Con esta declaración nostálgica y mecanografiada concluye José Luis Garci este film coral, que arroja una mirada agridulce a la España de 1950, y concretamente a Madrid. El director asturiano recurre a tenues pinceladas a la hora de retratar a multitud de personajes variopintos, junto a sus pequeños dramas cotidianos: la taquillera de metro enamorada de quien no debe (es un cura, pero ella lo ignora), la beatorra avariciosa, el empleado de banco que ante sus parientes de provincias tiene un gran empleo en la capital, el ‘conseguidor’ de libros prohibidos, el dueño de un taller mecánico, la gente de la academia de baile… Y con una curiosa mezcla de añoranza y denostación de tantas cosas de la época franquista, ofrece un film que ha irritado a mucho progre, quizá por su calculada ambigüedad. Llama la atención que nadie pueda ser feliz en esos años (¿no hay alguien entre tanta gente a quien le vaya más o menos bien?), y como parece invitar a comparar con lo que ahora nos toca vivir, las conclusiones pueden ser para todos los gustos. En cualquier caso destaca el increíble reparto, y la ambientación de la época, brillantes sin duda. Y agota un poquillo tanta cinefilia apenas encubierta, y muchos detalles ‘garcianos’ (referencias al fútbol, los toros, las calles de Madrid), poco naturales en la trama.

5/10
Atún y chocolate

2004 | Atún y chocolate

Manuel, un pescador gaditano, decide robar un atún gigante para pagar el banquete de la primera comunión de su hijo, con ayuda de ‘el perra’, su mejor amigo. Debut como cineasta del cantante, actor y presentador televisivo Pablo Carbonell, que ha obtenido cierto éxito de público con esta sucesión de gags surrealistas, con hallazgos ingeniosos, un toque de retrato de costumbres, y un tema central muy claro, la superficialidad con que en ocasiones se afrontan las ceremonias religiosas, cuando se da más valor a la ostentación económica que a su auténtico significado. Eso sí, que nadie espere que le saque tanta tajada al tema como Ken Loach en Lloviendo piedras.

2/10
Eres mi héroe

2003 | Eres mi héroe

Vivir la adolescencia en coincidencia con los cambios sociales que trae consigo la muerte de Franco. Ésta es la premisa argumental de la que parte Antonio Cuadri para narrar las evoluciones de Ramón (Manuel Lozano, va creciendo el chaval, ley de vida, ya se sabe), un chico que, aparte de pasar por los naturales cambios hormonales, cambia de ciudad (se acaba de trasladar a Sevilla), donde observa las transformaciones políticas que acompañan a la transición. La historia, impregnada de nostalgia por todos sus poros, contiene en su entramado anécdotas adolescentes más o menos previsibles, seguramente basadas en la experiencia personal del director y su guionista, Carlos Asorey. No faltan, así, el cura progre que hace sus clases dialogadas, en las que todo el mundo puede decir lo que piensa, o, inevitable contrapunto, el profe autoritario a machamartillo. Además tiene un toque mágico: el amigo imaginario de Ramón, un indio interpretado por Antonio Dechent.

5/10
Carmen

2003 | Carmen

Siglo XIX. Durante un viaje por España, el escritor francés Prosper Mérimée coincide en un camino con el joven sargento José. Éste se ha enamorado hasta la médula de Carmen, una frívola cigarrera, con fama de bruja, que se la pega con continuos amantes. Termina disparando contra uno de ellos, harto de esta situación, para llevarse a Carmen lejos y comenzar una nueva vida. Uno de los éxitos recientes del cine español, con una excelente ambientación llena de elementos folclóricos. Vicente Aranda se aparta deliberadamente de la imagen sofisticada de la protagonista de la famosa novela de Mérimée, que también dio lugar a la ópera de Bizet. En esta ocasión, el personaje no pertenece ni siquiera a la etnia gitana, y curiosamente habla en vasco de vez en cuando. Como es habitual en su filmografía, el cineasta integra la acción en su particular universo de obsesiones eróticas, y sus personajes parecen motivados sólo por el sexo. Esto era lo que sucedía con su particular Juana la loca, sustituida ahora por un sargento capaz de sacrificar su prometedora carrera en el ejército real, por seguir a la "femme fatal" objeto de sus deseos.

3/10
Poniente

2002 | Poniente

Lucía vuelve a su pueblo natal, tras la muerte de su padre. Con idea de hacerse cargo del invernadero que éste regentaba. Su pretensión choca con un pariente, que pensaba comprar el negocio; y con el capataz, que maltrata a la mano de obra, inmigrante en su inmensa mayoría. Menos mal que un apuesto abogado con la jeta de José Coronado le echa una mano. Chus Gutiérrez, con la ayuda de Icíar Bollaín en el guión, articula una historia sobre el mundo de la inmigración. Su visión de la explotación de los invernaderos y de los choques raciales, parecen inspirados por los hechos reales ocurridos hace un par de años en El Ejido. Y se cruzan con la historia personal de Lucía: la mala relación con su padre, sus dudas sobre si tomar las riendas del invernadero es un intento de demostrarse algo a sí misma.

5/10
Padre coraje

2002 | Padre coraje | Serie TV

Teleserie dirigida por Benito Zambrano, director de esa magnífica película llamada Solas. En esta ocasión lleva a la pantalla una historia basada en hechos reales: la odisea vivida por Francisco Holgado, cuyo hijo fue asesinado a puñaladas en una gasolinera. Este hombre, con identidad supuesta, logró reunir testimonios para inculpar a los asesinos de su hijo. El siempre eficaz Juan Diego es el protagonista de la cinta.

6/10
X

2002 | X

El cine negro a la española goza de extraordinaria salud, como demuestran La caja 507, El alquimista impaciente y este título, debut como director de Luis Marías, guionista de El palo, Kasbah y Mensaka. El planteamiento es original, pues un inspector de homicidios investiga un asesinato en una peluquería donde él es el máximo sospechoso. Ni siquiera él está seguro de su inocencia, pues el delito se cometió en una noche de la que no recuerda nada. Junto a una magnífica interpretación de Antonio Resines, que últimamente parece abonado al género, destaca la vuelta al cine de la veterana Esperanza Roy, y la siempre eficaz María Adánez.

4/10
Smoking Room

2002 | Smoking Room

Si a Gary Cooper nadie le acompañaba para hacer frente a los forajidos en Solo ante el peligro, el mismo problema sufre Ramírez. Y eso que lo que le pide a sus compañeros de trabajo es tan simple como razonable: que le apoyen con una firma para que la empresa habilite una habitación para fumadores. Por el momento, a los riesgos del tabaco, los trabajadores de su oficina tienen que añadirle el del frío al salir a la calle en pleno invierno. Paradójicamente, todos están de acuerdo en la petición, pero nadie se atreve a hacer algo que hipotéticamente podría contrariar a unos superiores, que no conocen, de una multinacional que ha adquirido la compañía. Premiados con el Goya a la mejor dirección debutante, los creativos publicitarios Julio Wallowits y Roger Gual han filmado una de las cintas más originales del cine patrio en los últimos años. Rodada con un estilo cercano al documental, los cineastas formaron para financiarla una cooperativa entre los actores. Todos ellos, por cierto, están sobresalientes en sus interpretaciones naturalistas y cotidianas, especialmente Eduard Fernández y Antonio Dechent. Aunque parezca lo contrario, no es una cinta sobre los peligros del humo, sino que habla de las relaciones humanas, de la crispación y las manías que a todos nos afectan, y que nos empujan, desgraciadamente, a la deshumanización.

6/10
Intacto

2001 | Intacto

Por el mundo pululan una serie de personas con un peculiar don: la suerte. Una de ellas es Sam, que regenta un extraño casino. Otra, Federico, que sobrevivió a un terrible terremoto. Éste, por algún misterioso motivo, tiene un interés especial en reclutar a la gente que comparte su mismo don. Pronto detecta la existencia de Tomás (Leonardo Sbaraglia), único superviviente de un terrible accidente aéreo. El canario Juan Carlos Fresnadillo llamó la atención hace unos años al lograr ser nominado al Oscar por su cortometraje Esposados. Aunque se ha hecho esperar, aquí llega su primera película larga. Siguiendo la estela de Alejandro Amenábar, nos ofrece un thriller que nos lleva por donde no esperamos. Con escenas angustiosas, como la que transcurre en medio de una autopista plagada de vehículos, o la de la carrera en el bosque, Fresnadillo logra con creces su intención de sorprender. Además se rodea de un reparto la mar de simpático: desde el argentino en boga Leonardo Sbaraglia, pasando por el “exorcista” Max Von Sydow, o el zambraniano Antonio Dechent.

6/10
Juego de Luna

2001 | Juego de Luna

Cuando es una niña, Luna sufre el asesinato de su padre por una deuda de juego. Poco a poco se va haciendo mayor y comprueba que ha heredado el don de su padre y se ha convertido en una extraordinaria jugadora de póker. Pero el juego es algo peligroso y no tardará en endeudarse. El destino de su padre sobrevuela sobre ella, que se debate además entre seguir con esa vida o irse lejos con el hombre del que se ha enamorado. Entretenido film sobre el mundo del juego y las timbas clandestinas. Se desarrolla de todas formas de manera bastante plana, sin momentos de tensión o espectacularidad, y el desenlace es muy decepcionante. Todo lo sostiene el apañado reparto, especialmente el magnetismo de la protagonista, una estupenda Ana Torrent (Tesis).

4/10
Vengo

2000 | Vengo

Antonio Canales, el genial bailarín, da vida a Caco, un patriarca gitano que regenta un burdel. Destrozado por la muerte de su hija, ahoga la desdicha con el alcohol y las juergas. Encima está metido en un lío que exige sangre y venganza. Música y drama se dan la mano en este film del director argelino Tony Gatlif, que considera que los andaluces y flamencos son "héroes comunes del verdadero sur". La película es un homenaje a ellos.

4/10
Raquel busca su sitio

2000 | Raquel busca su sitio | Serie TV

Raquel, abogada divorciada que trabaja como funcionaria en Bruselas, solicita el traslado a Madrid. Allí acaba trabajando en un centro social dirigido por otra chica también llamada Raquel, aunque la suelen llamar Quela. Correcta serie, de calidad superior a otros productos españoles similares. Obtuvo una buena acogida por parte del colectivo de trabajadores sociales.

5/10
Solas

1999 | Solas

Sevilla. Una mujer de pueblo ha acudido a la ciudad para acompañar a su marido, ingresado en un hospital. Se ve forzada a compartir piso con su hija María, que dejó el campo hace tiempo para malvivir en permanente estado de crispación en la gran ciudad. Poco a poco vamos conociendo a los personajes. La madre, cargada de bondad y cariño, recia, atenta a los detalles. El marido, un tipo machista y bastante insoportable, celoso y posesivo. La hija, desilusionada, pero a la que la maternidad no deseada con un tipo al que no ama puede cambiar la vida. Y un vecino, anciano y solitario, al que hace compañía un perro, y que traba amistad con la madre. Peliculón. Repetimos: peliculón. Este film es una completa sorpresa. Director desconocido (solidísimo Benito Zambrano), actores desconocidos (formidables María Galiana, Ana Fernández, Carlos Álvarez-Novoa). Pedro Almodóvar confesaba que esta peli, maravilloso canto a la maternidad, es la que más le había gustado en 1999. La historia es buena y logra emocionar. Los personajes resultan cercanos y bien definidos. Temas como el amor, la aceptación de los hijos como un regalo en contraposición al aborto, o la buena cara ante las contradicciones, son tratados con hondura y sin efectismos. Con toda justicia el film tuvo el Premio del Público en Berlín y a los actores en Tokio. También se alzó con siete Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos y cinco premios Goya.

9/10
El color de las nubes

1997 | El color de las nubes

Un niño español, cuyos padres separados discuten las pocas veces que se ven, se hace pasar por uno bosnio, introduciéndose en un autocar que trae a niños refugiados de la guerra. Así llega a un pueblo en la costa de Cantabria, junto a su amigo bosnio, y se hace pasar por mudo para que no le descubran. Allí les recoge una mujer mayor, que se defiende de un rico heredero que la odia y quiere expropiarla. Tiene un amigo, un viejo carpintero de barcos y pescador furtivo, que esconde un importante alijo de droga que encontró en un acantilado. Pronto todos se verán envueltos en una trama en la que los contrabandistas persiguen al valiente viejo, la mujer mayor protege con su cariño a los niños, y un tímido abogado se enamora perdidamente de una vendedora de productos ecológicos. Una de las mejores películas de 1997, que dirige una de las figuras más serias y prestigiosas del cine español, Mario Camus. Cautivadora, emotiva, inteligente, donde reinan los sentimientos más puros. Narrada con sobriedad, introduce al espectador en la atmósfera envolvente y lírica de la costa cántabra. Una visión lúcida y distinta del paso del tiempo y de las relaciones humanas, desde la mirada de dos niños. La cita que ilustra la película, del R. L. Stevenson, autor entre otras de "La isla del tesoro", resume el contenido de los personajes: "Y así ocurre que aunque los caminos de los niños se entrecruzan con los de los mayores en cien lugares cada día, no van nunca en la misma dirección, ni siquiera descansan en los mismos fundamentos".

6/10
La duquesa roja

1997 | La duquesa roja

La Duquesa Roja, interpretada por Rosa Maria Sardà, es una mujer que vive anclada en el pasado. Su familia ha sido durante muchas generaciones la poseedora del pueblo donde reside. En su grandioso palacio, se hace rodear de un boato propio del feudalismo. No quiere aceptar que los tiempos han cambiado, y que debe mezclar sus anacrónicas costumbres con el estilo de vida moderno. Para complicar aún más su vida y la del pueblo, un grupo empresarial se presenta con la intención de construir una urbanización en los terrenos de la Duquesa. Una comedia esperpéntica, que recupera para el cine español el estilo de Berlanga o de García Sánchez. Se adentra en tono de sainete en la España más surrealista. Los personajes son variopintos: actores en paro, activistas ecologistas y financieros modernos provocan situaciones hilarantes. El plantel de actores secundarios, digno de una buena comedia coral, es excelente. Destacan Loles León, Rafael Álvarez "El Brujo", Agustín González y María Isbert.

4/10
Libertarias

1995 | Libertarias

El 19 de julio de 1936, en Barcelona, María (Ariadna Gil), una joven novicia aterrorizada por la violencia que ha desatado la guerra, huye de su convento. Va a parar a un prostíbulo, donde un grupo de milicianas anarquistas irrumpen con el fin de reclutar a las mujeres para la revolución. María no tiene otro camino que unirse a ellas, y pronto pasa a ser la protegida de Pilar (Ana Belén). Así se forma un curioso y variopinto grupo de milicianas, que partirán hacia el frente de Aragón. Pronto se darán cuenta de que en la guerra no sirve su entusiasmo idealista. Al principio de la Guerra Civil la gente creía en la prosperidad y en el buen fin de la revolución anarquista. Los personajes de la película transmiten esta idea, y tratan de reflejar los probables valores del anarquismo, la valentía de las mujeres guerrilleras, y la supervivencia por encima de todo del amor, la amistad, la libertad y la solidaridad. Una ambiciosa producción española, con escenas espectaculares y un plantel artístico de lujo, en la que Vicente Aranda no esconde tampoco su tendencia partidista, su odio a la religión y su rechazo de cualquier norma moral.

3/10
El día de la bestia

1995 | El día de la bestia

Angel Berriatúa (Álex Angulo) es un sacerdote que ha pasado los últimos veinticinco años de su vida estudiando y descifrando el significado del Apocalipsis. Su conclusión es que el Anticristo nacerá en Madrid el día de Navidad de 1995, antes del amanecer. Su único pensamiento es evitar la llegada del Maligno a toda costa, y en su locura emprende una disparatada carrera delictiva, en la que conoce a un heavy de Carabanchel, interpretado por Santiago Segura, que le ayudará en su desesperada misión. Se trata de una de las películas que revolucionó el cine español a mediados de los 90. Una mezcla de comedia y película de terror, que combina el costumbrismo español con el género fantástico. La dirección de Álex de la Iglesia le da un ritmo vertiginoso e intenso. La estética que plantea es muy atractiva y envolvente, convirtiendo Madrid en una verdadera ciudad rodeada de misterio y malévola oscuridad. Tiene momentos hilarantes, en los que sobresale Santiago Segura, y otros dignos de una gran película de suspense. Una película importante en el llamado Nuevo Cine Español de los 90.

6/10
La marrana

1992 | La marrana

En busca del rico manjar de tierras extremeñas. Después de haber pasado una temporada cautivo en Túnez, Bartolomé se dirige a su pueblo de tierras de Extremadura, con el deseo de comer buena carne de cerdo. En el camino se encontrará con un tipo que tiene una marrana. Divertida comedia española, con ese toque entre mágico y surrealista propio del director José Luis Cuerda (Amanece que no es poco). Alfredo Landa y Antonio Resines están espléndidos.

3/10
El Lute II: mañana seré libre

1988 | El Lute II: mañana seré libre

Segunda entrega de las andanzas de "El Lute", a partir de un guión de él mismo, Joaquim Jordà y Vicente Aranda, el film sigue el formato de las películas de fugitivos de la cárcel, después de que el protagonista logre escaparse una segunda vez. La Chelo ha abandonado a sus dos hijos, que viven con los abuelos, y "El Lute" se los arrebata; al tiempo se le unen dos hermanos, después de haber sufrido el acoso de la guardia civil por ser parientes de un delincuente. Tratarán de llevar una vida normal, de payos, pero sin descartar los robos. Aranda logra imprimir un ritmo razonable a la película, demuestra ser un cineasta competente, aunque no sabe dejar aparcadas las "obsexiones" que caracterizan la mayor parte de su cine, más rebajadas. Quizá no resultan muy verosímiles pasajes como el del coche de "El Lute" tiroteado por un numeroso grupo, o momentos como la boda gitana, que ralentizan la narración; y hay, además, un exceso de histerismo en algunas interpretaciones; pero en general el cineasta crea buen suspense, y pinta bien la inquietud de las autoridades por el revuelo que crean los actos del protagonista entre la opinión pública.

4/10
Malaventura

1988 | Malaventura

El joven Manuel es testigo involuntario de un terrible crimen. Deprimido por el triste suceso, y porque es incapaz de olvidar a Rocío, la muchacha de la que está enamorado, y que no le corresponde, Manuel deambula sin rumbo fijo por Sevilla. En su periplo conoce en un bar a John, el ciudadano británico autor del asesinato que vio.Primer film rodado en el sur del santanderino Manuel Gutiérrez Aragón. Tiene un importante papel el cineasta José Luis Borau.

5/10
Matar al Nani

1988 | Matar al Nani

Santiago Corella, "El Nani", es ya un nombre mitificado por el público. Lleva el sello inconfundible de los marginados, de los perdedores, de los que juegan con cartas marcadas por sus enemigos. Él cree que domina su vida. Pero la vida de Nani está ya previamente decidida por otros. Al final del gobierno de la Unión de Centro Democrático, algunos policías, al mando del comisario Manuel Soto, con la colaboración del joyero Molero, montan un grupo de atracadores que roban joyerías con total impunidad para ellos.

El Lute: camina o revienta

1987 | El Lute: camina o revienta

La historia del célebre delincuente Eleuterio Sánchez "El Lute", a partir de su autobiografía. El propio personaje ha participado en el guión, coescrito con Vicente Aranda y Joaquim Jordà. Arranca la trama a principios de los 60, en un campamento merchero -un grupo denostado por payos y gitanos, aunque más parecido a estos últimos- donde sus ocupantes son obligados a irse por la guardia civil. Eleuterio queda prendado de la Chelo, con la que tiene un hijo. Pero sacar adelante a la familia con el oficio de hojalatero no es fácil. Y una vida de miseria, más el robo de unas gallinas con la consiguiente cárcel, a lo que suma la asociación con algunos tipos de dudosa reputación, le empujarán por el camino de la delincuencia, con bastante mala suerte. Este correcto film acierta al ofrecer un interesante y desapasionado cuadro de la época dibujada; hay un cierto esfuerzo por imprimir objetividad a la narración, lo cual no quita para que se apunte a la hipótesis de que las autoridades franquistas utilizaron la crónica de sucesos -en que llega a morir una niña- para distraer a la opinión pública de las auténticas inquietudes sociales y el anhelo de libertades; pero contra pronóstico, el tiro les saldrá por la culata con su esfuerzo por superar el analfabetismo, su fuga -el pasaje más logrado de la película- y sus circunstancias trágicas, que le conferirán un aura de bandolero romántico. Aunque más contenido que en otros de sus filmes, Aranda no evita sus innecesarios ramalazos eróticos, expresados sobre todo en los continuos registros del protagonista desnudo; y se excede en los pasajes violentos, a cuento de las torturas policiales. Fue el primer título importante de Imanol Arias.

4/10

Últimos tráilers y vídeos