IMG-LOGO

Biografía

A.R. Rahman

A.R. Rahman

54 años

A.R. Rahman

Nació el 06 de Enero de 1966 en Chennai, Tamil Nadu, India

Premios: 1 Oscar

14 Marzo 2007
Escucha una selección de las mejores composiciones de A.R. Rahman, entre ellas la música de "Slumdog Millionaire", su trabajo más conocido.
Oscar
2009

Ganador de 1 premio

Filmografía
Blinded by the Light (Cegado por la luz)

2019 | Blinded by the Light

En Luton, un pequeño pueblo de Inglaterra, ha crecido Javed, hijo de inmigrantes pakistaníes. Aunque cuenta con su amigo Matt, a sus dieciséis años Javed lleva una vida tristona, se siente desplazado e incomprendido debido a su procedencia, lo que le ha convertido en un ser apocado, inseguro, incapaz de luchar por sus inquietudes creativas más allá de los poemas y diarios que escribe desde su infancia. Pero algo cambia drásticamente en su vida cuando un nuevo amigo del instituto le deja dos cintas de Bruce Springsteen. Javed quedará como hipnotizado y encontrará en las canciones del rockero de New Jersey la voz de su propio interior. Agradable película sobre las dificultades de integración de un joven idealista para quien su origen pakistaní es prácticamente un obstáculo insalvable a la hora de cumplir sus sueños. No es un tema nuevo para la directora británica de origen indio Gurinder Chadha, cuyo primer triunfo en pantalla, Quiero ser como Beckham, versaba precisamente sobre los problemas que tiene una joven india para jugar al fútbol en Inglaterra. Desde luego en Cegado por la luz el protagonista tiene que afrontar una gran hostilidad por parte de la sociedad, sus compañeros e incluso por su tradicional padre, que no aceptan que dé rienda suelta a sus sueños y que sea capaz de integrarse en el país como un británico más. Ambientada en los nostálgicos años 80, el aspecto musical vuelve a ser aquí el protagonista, como ya lo fue en otro de los grandes éxitos de la directores, Bodas y prejuicios. Resultan de lo más estimulantes los temas musicales que inundan toda la narración desde su comienzo –Pet Shop Boys, a ha, etc.-, hasta que, ya metidos en harina, llegan las canciones del gran Bruce Springsteen, cuyos temas han servido además como hilo conductor a Sarfraz Manzoor para escribir la historia en que se basa el film, que por otra se inspira en personajes reales. En verdad estamos ante un homenaje en toda regla al Boss y las letras de sus canciones casan a la perfección con los sentimientos y frustraciones del protagonista, convertido en un auténtico fanático del cantante estadounidense, hasta resultar incluso divertido, como en la escena en que se declara a la chica en el mercado o en esas en que corretea por las calles de Luton. La puesta en escena ochentera está muy cuidada, con esas ropas y peinados marca de la época, lo cual viene incrementado con el ambiente social del momento, el paro creciente y las protestas contra la entonces primera ministra Margaret Thatcher. Aunque algo forzado (sobre todo en el discurso final, demasiado impecable para un joven de 16 años) y un tanto reiterativo, el film funciona además en el choque generacional entre el protagonista y su padre (por lo demás, un tipo de conflicto demasiadas veces visto), cuyo desarrollo llevará a un colofón muy positivo, más o menos previsible. Y el guión cuida los pequeños detalles que influyen en el protagonista: esa profesora que le empuja a escribir, la complicidad de su hermana, el anciano y lacónico vecino, el padre de su amigo, la chica… El reparto está muy bien, pero hay que felicitar sobre todo a la directora por sacar una soberbia interpretación a Viveik Kalra, que está soberbio y transmite sus cambiantes estados de ánimo de modo impecable.

6/10
El último virrey de la India

2017 | Viceroy's House

Película que relata los últimos días de la India como colona británica, que le tocó tutelar a Lord Mountbatten. Lo que debía ser una fiesta de la independencia, resultó mucho más complicado y traumático, pues la convivencia pacífica de hindúes, sijs y musulmanes en una sola nación no era considerada como posible por todos. Gandhi deseaba la unidad, pero Neruh por parte de los hindúes, y Jinnah de los musulmanes, tenían otro punto de vista, y los que manejaban los hilos de la alta política lo hicieron según sus propios intereses, con la consecuencia de la partición y la independencia de India y Pakistán, y el consiguiente daño para millones de personas, que encontraron la muerte o sufrieron desplazamientos forzosos, en regiones como Punjab y Bengala. Podía ser una poderosa cinta histórica, que diera a conocer la trastienda de un proceso que no fue todo lo limpio que sería de desear, y que a la vez pintara conflictos personales concretos y emotivos, pues la directora Gurinder Chadha, británica cosmopolita de origen indio, desciende de una familia que sufrió el problema de la partición en carne propia. Sin embargo la película, escrita con su marido Paul Mayeda Berges, como es habitual, está lejos de nivel de otros de sus trabajos, como Quiero ser como Beckham y Bodas y prejuicios. Quizá les queda grande, el complejo lienzo se les escapa, y la letra pequeña podía ser más emotiva. Pues a pesar de algunos retazos aislados más o menos conseguidos –el drama de Mountbatten y familia, que se descubren utilizados–, falta un hervor, sobre todo en la historia de amor imposible entre hindú y musulmana, con padre ciego y prometido que vuelve de la guerra, donde ha luchado con los ingleses. De todos modos, es un film correcto, bien ambientado, que al menos estimula el conocimiento de la historia. Cuenta con un buen reparto, tanto de rostros occidentales (los televisivos Hugh Bonneville de Downton Abbey y Gillian Anderson de Expediente X) e indios (como el fallecido poco después de rodar el film Om Puri).

5/10
Pelé, el nacimiento de una leyenda

2015 | Pele: Birth of a Legend

Biopic de Edson Arantes do Nascimiento, más conocido como “Pelé”, que no necesita presentación, posiblemente sea el futbolista más conocido incluso para aquellos a los que cualquier cosa del deporte rey les suene a chino. Los apasionados del cine recordarán su participación en la cinta de fugas de la Segunda Guerra Mundial Evasión o victoria (1981). La acción comienza en 1950 con el “Maracanazo”, cuando Uruguay eliminó a Brasil del Mundial de Fútbol del que era país anfitrión, lo que provocó una conmoción nacional. En los suburbios de Sao Paulo, la derrota hunde a Dodinho, futbolista que acabó en trabajos de mala muerte tras una lesión. Pero su hijo de diez años, Edson, le promete que algún día ganará la copa para él. Conseguirlo no será fácil, pues a pesar de sus dotes con el balón, cuando por fin hace carrera en un equipo profesional y le seleccionan, el entrenador nacional, Feola, no quiere que ni Pelé ni el resto del equipo utilicen el ‘ginga’, la vistosa táctica de los brasileños, pues se cree que eso fue lo que llevó a la derrota anterior. Pelé: el nacimiento de una leyenda supone el primer largometraje dramatizado de Jeff y Michael Zimbalist, hasta ahora abonados al terreno del documental. Imprimen un tono próximo al cine infantil, mientras que la presencia del astro del balompié como productor ejecutivo tiene como consecuencia que se aborda su figura sin ningún tipo de crítica ni fisuras. Pero logran –con ayuda de inserciones digitales– imágenes convincentes que muestran al público la habilidad con el esférico del protagonista. También aprovechan el entusiasmo con el que la mayoría del reparto suple su inexperiencia, como en el caso de los debutantes Kevin de Paula, y Leonardo Lima Carvalho, que encarnan al personaje central en dos etapas de su vida. Para dar algo de lustre, han reclutado a dos actores de peso, Vincent D’Onofrio y Colm Meaney, en la piel de dos seleccionadores rivales, aunque tampoco tienen una presencia excesiva, sobre todo el segundo. Se aborda sobre todo la cuestión del citado ‘ginga’, ejemplo de que sin la aceptación de uno mismo y sus raíces, no se va a ninguna parte. Además, se habla de humildad y el film acaba siendo una sana reivindicación del esfuerzo, como método para superar las limitaciones sociales. Destila simpatía la breve aparición del propio Pelé, a quien el protagonista le tira el café de un balonazo cuando está sentado en un hotel.

6/10
Muhammad: The Messenger of God

2015 | Muhammad: The Messenger of God

Un viaje de diez metros

2014 | The Hundred-Foot Journey

Tras morir la madre en un incendio, una familia india, los Kadam, se traslada al completo –Papa con sus cinco hijos– desde Bombay, primero a Inglaterra, y luego a un pueblecito de la campiña francesa. El plan es poner en marcha un restaurante, en consonancia con el negocio que tenían en su país, y con los deseos de aprovechar el talento culinario de Hassan, el hijo segundo. Para ello compran una finca adecuada, que sólo tiene un pequeño inconveniente: se encuentra justo enfrente –tan sólo a diez metros–, de un prestigioso restaurante con una estrella Michelin, regentado por una viuda estirada, madame Mollary, que desea crecer en estrellas. Se producirá enseguida la inevitable rivalidad, también por las costumbres culturales, bien diferentes. Decir de una película gastronómica que es "deliciosa" es un juego de palabras facilón, pero Un viaje de diez metros responde a la perfección a tal epíteto. La popular novela de Richard C. Morais, convertida en libreto de cine por el siempre solvente Steven Knight, ha cautivado a nombres tan conocidos como los de Oprah Winfrey y Steven Spielberg, que asumen tareas de producción, mientras que la batuta de director le ha sido entregada a un cineasta ya curtido en lides fílmicas sabrosas, pues Lasse Hallström dirigió en 2000 Chocolat. Y este solvente equipo, con un exquisito diseño de producción y un reparto acertadísimo, logra entregar una película emotiva, que te hace sentir bien, que te deja, claro está, buen sabor de boca. Habrá quien diga que atraviesa el film algún momento empalagoso, o que se nos escamotean lo que serían bocados difíciles de tragar en el mundo real. Tal vez, pero a la mayoría de los espectadores les encantará fantasear con la idea de que las cosas pueden y deben salir bien, más en tiempos de crisis, y hay que saber aceptar la cualidad de cuento de lo narrado, que anima a la convivencia de todas las razas y credos, a desarrollar los propios talentos, a dar prioridad a la familia, a saber escoger lo mejor cuando en la vida hay que hacer elecciones. Obligado resulta hablar de los actores, y en primer lugar de la "Reina" Helen Mirren, quizá la mejor actriz británica del momento, que con un gesto, un movimiento corporal, incluso de espaldas, transmite un montón de emociones, nadie mejor que ella para evitar entregar un personaje estereotipado. Y lo bueno es que tiene en frente a un actor con personaje paralelo, Om Puri, que también está sensacional, de modo que la evolución en su relación se acepta y conmueve. El resto de los actores, la mayoría jóvenes poco conocidos, están muy bien, teniendo especial mérito Manish Dayal, narrador y protagonista, y la que da vida a su interés amoroso y aspirante a chef, Charlotte Le Bon.

7/10
El chico del millón de dólares

2014 | Million Dollar Arm

Recreación de la historia real de J.B. Bernstein, representante de deportistas de élite. El chico del millón de dólares comienza cuando el protagonista está en horas bajas, después de que fracase su intento de que le contrate Popo, joven crack del béisbol. Mientras cambia los canales del televisor, topa con una retransmisión de cricket que le inspira una idea que podría reflotarle económicamente. Así, acaba viajando a La India para organizar un concurso en busca de jóvenes 'crickettistas', con el fin de reconvertirles en jugadores de béisbol en Estados Unidos. Topará con dos prometedores chicos... Enésimo film de béisbol sobre superación personal, El chico del millón de dólares también reivindica como suele ser bastante habitual en este tipo de cine los valores deportivos por encima de intereses comerciales. Podría ser una architípica cinta deportiva, pero Walt Disney ha acertado al encomendarle el guión a un peso pesado, Thomas McCarthy, con experiencia en el género por Win Win, ganamos todos, sobre el entrenador de un equipo de lucha escolar. Aquí su trabajo podría definirse como más convencional, pero se esfuerza por darle aires novedosos al desarrollo, centrándose en elementos como la adaptación de los jóvenes indios a la sociedad estadounidense, los intentos de Bernstein por arreglar su desordenada vida personal tras fijarse en su atractiva inquilina, etc. El libretista encuentra un aliado en el realizador del film, Craig Gillespie (autor de la 'indie' Lars y una chica de verdad), que también contribuye a darle cierta frescura al conjunto. Lo mejor, un reparto muy bien escogido. A Jon Hamm, el conocido Don Draper de Mad Men, le va al pelo un perdedor un tanto impresentable que transita hacia la madurez. Le secundan los ideales 'chicos del millón de dólares' Rinku Singh (La vida de Pi) y Dinesh Patel (Slumdog Millionaire), así como Bill Paxton (el entrenador que se hace cargo de ellos). Sobresale especialmente a pesar de la brevedad de su papel el veteranísimo Alan Arkin, ojeador en apariencia un tanto perezoso.

6/10
Así somos

2012 | People Like Us

Una comedia dramática sobre la familia, inspirada en una historia real y protagonizada por Chris Pine (Star Trek), quien da vida a Sam, un charlatán vendedor de unos veinte años cuyo último contrato se derrumba el día que se entera que su padre ha muerto repentinamente. Contra sus deseos, Sam deberá regresar a su hogar para encargarse de la sucesión y recobrar contacto con su distanciada familia. Mientras intenta cumplir con la última voluntad de su padre, Sam descubre un asombroso secreto que altera el curso de su vida: Sam posee una hermana de 30 años llamada Frankie (Elizabeth Banks), cuya existencia desconocía. A medida que se van conociendo, Sam se verá forzado a reconsiderar todo lo que creía saber sobre su familia y replantearse las decisiones que ha tomado en su vida.

127 horas

2010 | 127 Hours

Aron Ralston es un joven al que le gustan los deportes de riesgo. Sin decir a nadie donde iba, se ha liado la manta a la cabeza y ha partido a John Blue Canyon, en Utah, un paraje rocoso increíble e inmenso, poco frecuentado. Allí disfruta de lo lindo hasta que un mal paso le hace caer por una sima, con tan escasa fortuna que su brazo queda atrapado por una roca que se diría imposible de mover. Aron pasará solo las 127 horas del título luchando por sobrevivir, y haciendo un particular examen de conciencia de lo que han dado de sí sus 25 años. El británico Danny Boyle repite con el guionista Simon Beaufoy, con quien hizo la oscarizada Slumdog Millionaire, ambos adaptan un libro del propio Aron Ralston donde cuenta su increíble peripecia. Y entrega una historia de supervivencia donde es clave el amor recordado de los seres queridos, con un sugerido sentido de la providencia al fondo, tema ya presente Slumdog..., y desde luego en Millones. Si la expresión 'luchar a brazo partido' no existiera, se diría que nació de los hechos narrados, tal es el empeño que Aron pone en salvar su vida. Aunque el metraje es escaso, apenas hora y media, el principal desafío al que se enfrenta Boyle es mantener el interés en una monosituación dentro de una grieta, esquema parecido al del título de ficción Buried (Enterrado). Ciertamente resulta algo reiterativo, y puede llegar a cansar, pero el director muestra carácter con la cámara y sus encuadres, el uso de la cámara de vídeo que lleva Aron, las escenas oníricas, casi alucinaciones, la visión de gusano desde el fondo del abismo, que permite atisbar el cielo. También la partitura musical de otro miembro del equipo Slumdog..., A.R. Rahman, ayuda. Resulta meritoria la interpretación de James Franco, que soporta todo el peso actoral de la película, los demás que aparecen son simples comparsas. Especialmente dura resulta la escena climática de la película, abordada de un modo hiperrealista no apto para todos los estómagos.

6/10
Todo incluido

2009 | Couples Retreat

Película fallida que pese al gancho inicial acaba naufragando y desperdiciando las posibilidades narrativas que tenía de llegar a buen puerto. La cosa se queda al final en una comedieta, previsible y más o menos amable, que juega con chistes groserillos en torno a las vidas amorosas de cuatro parejas de amigos. De las cuatro parejas, la formada por Dave y Ronnie es claramente la más estable, pues son felices, se quieren de veras y tienen dos hijos. Ellos son claramente el matrimonio fuerte de su cículo de amigos y los más influyentes. Luego están los distanciados Joey y Lucy, con una hija adolescente y una relación muy fría entre ellos; y también el recién separado Shane y su joven novia Trudy. Cierran el grupo Jason y Cynthia, un matrimonio exteriormente perfecto, pero que está a punto de romperse por la falta de hijos. Precisamente es esta última pareja quien propone a sus amigos que vayan todos a pasar unas vacaciones idílicas a unas islas paradisiacas. El lugar es increíble y ofrece miles de posibilidades de diversión, por lo que acabarán aceptando. Sin embargo, al llegar al lugar se ven obligados a seguir a rajatabla un extraño e incómodo programa de terapia matrimonial a cargo de un experto en crisis de pareja. Como está concebida como una comedia muy ligera, tampoco es para tomársela muy en serio. Eso la salva un poco, aunque no del todo. Porque sea como fuere lo que ofrece el director debutante Peter Billingsley es muy superficial, los personajes son esquemáticos y poco originales, y la falta de ideas en el argumento resulta excesiva. Da la sensación de que la cosa podía dar para mucho más, y es muy sintomático que los pocos momentos graciosos sean de referencia puramente sexual (el recibimiento en la playa, el masaje, la clase de yoga). En fin, que es una pena que el apañado reparto no pueda brillar como quisiera. Las simpáticas Malin Akerman (27 vestidos) y Kristin Davis (Sexo en Nueva York), y el competente Vince Vaughn (Separados), son lo más destacable y hacen lo que pueden con gran profesionalidad.

3/10
Slumdog Millionaire

2008 | Slumdog Millionaire

  El inglés Danny Boyle se dio a conocer al gran público en 1996, tras dirigir Trainspotting, impactante película sobre el mundo de las drogas. Fue el comienzo de una filmografía no demasiado extensa, pero sí bastante sólida en cuanto a calidad y respuesta comercial. Ha tocado diferentes géneros, pero en general, su cine se caracteriza por tratar temas serios y por imprimir un estilo visual contundente, muy imaginativo, envoltura perfecta para historias a menudo dramáticas sobre personas en situaciones límite. Así ocurre con Slumdog Millionaire, un film difícil de olvidar y probablemente la cumbre creativa de su director, y en el que, como ya hiciera en su simpática película Millones, vuelve a incidir en el tema del dinero. La crítica ha sido muy favorable, hasta el punto de que el film ha logrado 10 nominaciones al Oscar. Ya sólo el arranque de la película ilustra el modo de proceder de Boyle, pues asistimos, por un lado, a la emisión del programa “¿Quieres ser millonario?”, en su versión india, en donde un joven llamado Jamal Malik está a punto de ganar el mayor premio de la televisión de su país; y por otro, a las torturas a que es sometido el mismo concursante por ser sospechoso de hacer trampa. Con la excusa del interrogatorio de la policía, de modo muy inteligente y a pequeñas dosis, Boyle va introduciendo entonces la historia de Jamal y de cómo ha sido posible que contestara a todas las preguntas que se le han hecho hasta ese momento. Con esos primeros minutos, el director inglés consigue atrapar enormemente la atención del espectador y además le sorprende con la constatación de que no va a ver precisamente una comedia, sino un film altamente dramático y angustiante. Porque, desde su más tierna infancia, la vida del protagonista ha sido como una horrible pesadilla. El dramatismo aumenta gracias al uso estudiado de las angulaciones, a la potencia del sonido y la música, y al vivo montaje, a veces muy agresivo, que recuerda de alguna manera el estilo de Fernando Meirelles en Ciudad de Dios. Ciertamente, la imagen de la India no sale muy bien parada en este film. Jamal Malik es lo que se llama un “perro de chabola” (el “slumdog” del título), un absoluto paria que se ha criado junto a su hermano en la más deplorable miseria en los suburbios de Bombay (actualmente Mumbai). Y como ellos hay millones de personas que harían lo que sea por llevarse alimento a la boca... Por si esto fuera poco, el guión de Simon Beaufoy, adaptación de la novela de Vikas Swarup, habla de las mafias que dominan la enorme metrópoli y que someten con engaños a los inocentes niños condenándoles así a la más cruel esclavitud. Esto, dicho sea de paso, da lugar a una de las escenas más estremecedoras que se recuerdan y que habla de los extremos de vileza a los que puede llegar el ser humano. De todas maneras, Boyle no busca regodearse en la violencia ni en la degradación moral, sino que centra su atención en la capacidad casi infinita del protagonista por superar los obstáculos, por conseguir el amor y por lograr una vida digna, aun cuando todo eso parece cosa de ciencia ficción. Realmente, como dice uno de los personajes, él nunca se rinde. Y eso reconforta. La película reitera, de modo muy hermoso, la idea oriental del destino del hombre, de que su itinerario vital está escrito. Sin entrar en casuísticas filosóficas, esa convicción fundamenta la enorme esperanza que respira el protagonista del film, y por momentos hace olvidar la máxima “Nothing is written”, mítica frase pronunciada por el occidental Peter O'Toole en Lawrence de Arabia. También son atractivas las dualidades del film: el difícil equilibrio entre los hermanos, y el continuo juego entre verdad y mentira, es decir, entre la vida real, a menudo llena de sufrimiento, y el mundo de la televisión, lleno de falsedad y apariencias. Por supuesto se ofrece asimismo una bella reflexión acerca de que la verdadera riqueza, más que en el dinero está en el amor y en la integridad. El clímax final, montado por acciones paralelas, es absolutamente gráfico en este aspecto. Por último, hay que destacar la soberbia interpretación de Dev Patel, un actor con cara de pánfilo y prácticamente debutante, pero que hace un trabajo extraordinario. Y se agradece el homenaje final del director al cine de Bollywood, con ese ‘fantasioso’ número musical en la estación, divertido broche final lleno de esperanza.  

8/10
Elizabeth: La edad de oro

2007 | The Golden Age

En 1998 el director indio Shekhar Kapur rodó Elizabeth, reconstrucción de los primeros años del reinado de Isabel I, personaje que ha dado lugar a múltiples series televisivas y películas de calidad. A pesar de su vistosa reconstrucción de la época, el film se recuerda únicamente porque dio a conocer a nivel internacional a la australiana Cate Blanchett, que fue nominada al Oscar, y que hoy en día se ha convertido en una de las grandes estrellas del siglo XXI. Nadie esperaba ansiosamente que nueve años después se hiciera una secuela, aunque quedaba mucha vida de la monarca por retratar. Cate Blanchett vuelve a ponerse en la piel de la protagonista, que se siente atraída por Walter Raleigh, un corsario dedicado a desvalijar barcos españoles con la aprobación de la reina. Como su relación con un plebeyo sería mal vista, no le confiesa su amor, pero con el fin de enterarse de sus andanzas y mantenerle cerca, le envía a Bess, su dama de confianza, para que se gane su amistad. La reina no ha previsto que entre ambos surgirá la pasión. Mientras, sir Francis Walsingham, máximo asesor de la corte, descubre que María Estuardo ha puesto en marcha una conspiración para asesinar a Isabel I. Pero el principal obstáculo al que tiene que enfrentarse la corte británica es Felipe II, el rey de España, a punto de enviar a la Armada Invencible. Shekhar Kapur reincide en la ampulosa planificación de la primera parte, llegando a resultar excesivo en momentos como aquel en el que la cámara rodea la figura de la reina inmóvil, más propio de un anuncio ‘marciano’ de perfumes. Ha contado con medios suficientes para poner en marcha una convincente ambientación, decorados y vestuarios lujosos y secuencias navales impresionantes. Además, ha logrado que repita la citada Blanchett, y el siempre excelente Geoffrey Rush, que encarna de nuevo a sir Francis Walsingham. Algunos de los recién llegados están a la altura, como la casi desconocida australiana Abbie Cornish (Bess), Clive Owen (Raleigh), que cada vez está más en forma, y Samantha Morton (María Estuardo) que es una actriz nada desdeñable, aunque andaba un poco dispersa desde En América, de 2002. No está al mismo nivel el español Jordi Mollà. Su composición caricaturesca de Felipe II, y su acento extrañísimo, da al traste con cualquier pretensión de verosimilitud de la película, y acentúa los principales defectos del film, que se ha dejado llevar por los tópicos de la leyenda negra que proviene del siglo XVI. Mientras que la reina de Inglaterra es una mujer moderna, astuta, culta, tolerante en materia religiosa a pesar de su fervor anglicano y que aconseja que se trate bien a los nativos americanos, Felipe II es un individuo siniestro, católico ofuscado, intolerante y cruel. Es todo tan maniqueo, que resulta difícil creerse nada. Se entienden perfectamente las reacciones negativas que ha suscitado el film en Estados Unidos. Allí, los críticos le han dado tantos palos que han desbaratado por completo las supuestas opciones de nominaciones al Oscar de las que se había hablado antes del estreno. Especialmente duro fue Desson Thompson, en ‘The Washington Post’, que dijo que la relación entre Elizabeth I y Walter Raleigh es tan ‘simple’ y ‘postmoderna’, que parece que han acudido al show de Oprah Winfrey.

4/10
Provoked: Una historia real

2006 | Provoked: A True Story

Kiranjit Ahluwalia deja la India para casarse con un hombre de buena posición que vive en londres. Kiranjit se encuentra muy ilusionada ante las perspectivas de su nueva vida en Europa, sin problemas económicos. Pero su marido resulta tener muchos problemas con el alcohol y la someterá a maltratos físicos y psicológicos. La bellísima actriz india Aishwarya Rai (Bodas y prejuicios) protagoniza esta reconstrucción de una espeluznante historia real que sentó precedentes en la jurisprudencia británica. Dirige el indio Jag Mundhra (La sombra de Gray).

4/10
Agua

2005 | Water

India, 1938, en plena lucha de Gandhi por independizarse de Gran Bretaña. Chuyia, una niña de 8 años, es obligada a casarse con un moribundo, que fallece la misma noche de la boda. Siguiendo las tradiciones locales, Chuyia es trasladada al `ashram´, un sitio donde las viudas pasan toda su vida honrando la memoria de su difunto marido. Regenta el lugar Madhumati, una gobernante despótica, que somete a esas mujeres a un rígido control. A cambio de marihuana, Madhumati entrega las viudas más jóvenes a un cacique del lugar, para que se prostituyan. La directora hindú Deepa Mehta denuncia atroces costumbres de su país, en este título que enlaza con dos de sus películas películas anteriores: Tierra y Fuego. Aunque intentó rodarla hace unos años, la cineasta tuvo que aplazar la producción tras las protestas de extremistas que destrozaron los decorados. Destaca el trabajo de la niña, Sarala, a quien la directora encontró en Sri Lanka. Como no hablaba hindú ni inglés, tuvo que dirigirla con gestos y la ayuda de un intérprete.

6/10
The Rising

2005 | The Rising: Ballad of Mangal Pandey

La India, año 1857. Sepoy Mangal Pandey, soldado del ejército británico, se enfrenta a un conflictivo y chulesco sargento, que se comporta de forma injusta con los reclutas indios. Lujosa producción india que reconstruye hechos reales que originaron la primera rebelión en el país contra los gobernantes británicos. Los trágicos sucesos vividos por Sepoy Mangal Pandey desencadenaron una sangrienta revuelta que duró un año, mucho antes de que Ghandhi llevara a sus compatriotas a la independencia. El director Ketan Mehta recupera el espíritu de viejos clásicos de aventuras coloniales, como Las cuatro plumas y Gunga Din.

4/10
Guerreros del cielo y de la tierra

2003 | Tian di ying xiong

Lai Xi es un japonés que lleva décadas al servicio del emperador de China, pero ansía regresar a su país. Para que el emperador se lo permita, debe capturar y ejecutar al teniente Li, un oficial del ejército buscado porque desertó tras negarse a obeceder una orden injusta que le obligaba a matar a mujeres y niños. Modernos efectos especiales y leyendas chinas ancestrales se entremezclan una vez más en esta cinta de acción oriental, con espectaculares localizaciones del desierto del Gobi.

4/10
Lagaan

2001 | Lagaan: Once Upon a Time in India

Durante la época de la Reina Victoria en la India, unos aldeanos no pueden pagar el “lagaan”, es decir los impuestos que reclaman las autoridades colonizadoras británicas. Los caprichosos oficiales les retan a un partido de cricket, deporte desconocido para ellos. Pero un joven indio llamado Bhuvan, audaz y también con alma de líder, les animará a esforzarse para dar lo mejor de sí mismos. Delicioso y extensísimo film (casi cuatro horas, se dice pronto), entre la comedia, el drama y el musical, que incluye bellas canciones y coreografías llamativas y llenas de ritmo. Es una oportunidad única de disfrutar de una superproducción desenfadada de Bollywood, el Hollywood de la India y mayor productor mundial de películas.

7/10
Fuego

1996 | Fire

La directora hindú Deepa Mehta ha desarrollado casi toda su carrera fílmica en Canadá, con historias occidentales como Freda y Camilla, protagonizada por Bridget Fonda y Jessica Tandy. Su profesionalidad le permite ahora contar, con respaldo occidental, una historia de su país de origen. Ello ha facilitado su difusión y presencia en festivales, donde ha obtenido varios premios. Mehta bucea en los conflictos generacionales que se desatan entre los distintos componentes de una familia, que viven sus vidas en torno a un negocio familiar de comidas rápidas. Distintas mentalidades, choque con la modernidad, emancipación de la mujer, dan la atmósfera del film. La directora, preocupada por las desigualdades que sufre la mujer en India, muestra su teórica liberación sexual en imágenes de erotismo preciosista. La variedad cromática de una bella fotografía y una correctas interpretaciones no ocultan las lagunas de una historia que confunde libertad con escapismo.

4/10

Últimos tráilers y vídeos