IMG-LOGO

Biografía

Bill Burr

Bill Burr

52 años

Bill Burr

Nació el 10 de Junio de 1968 en Canton, Massachusetts, EE.UU.
Filmografía
The Mandalorian

2020 | The Mandalorian | Serie TV

Tras un rifirrafe con unos matones, el cazarrecompensas conocido como el Mandaloriano captura en una cantina a Mythrol, fugitivo por el que un tal Greef Karga, que gestiona los pagos de este tipo de encargos para el gremio, le abona una buena cantidad de créditos. Necesitado de muchos más, le pregunta por su trabajo mejor remunerado, por lo que éste le ofrece ponerse en contacto con “El cliente”, misterioso individuo que le hará de oro si le trae a un objetivo del que sólo tiene dos datos: su edad –50 años–, y su última posición. Walt Disney sigue dispuesta a sacarle todo el jugo a la saga de Star Wars, por lo que lanza The Mandalorian –primera serie de imagen real de la saga galáctica– como reclamo para Disney+, su nueva plataforma de ‘streaming’. La factoría le ha encargado ponerse al frente como creador y guionista a uno de sus principales activos, Jon Favreau, que ha dirigido filmes de superhéroes como Iron Man, y adaptaciones fotorrealistas de los clásicos animados de la casa, como El rey León. Quizás se le puede reprochar a Favreau que no aporta sustanciales novedades al universo creado por George Lucas, con una historia que transcurre después de El retorno del jedi, que recupera los bajos fondos por los que se movían personajes como Han Solo o Jabba el Hutt; y de hecho el protagonista lleva el mismo casco que Bobba Fett, personaje de sobra conocido por los fans de la franquicia. Pero su tono cercano a los westerns de Sergio Leone, que incluye acertados golpes de humor, y su ritmo dinámico, captan al espectador, y se acierta al partir de personajes recién llegados, sin conexión –al menos en un principio– con los sobreexplotados Skywalker y demás. Como protagonista, Pedro Pascal no muestra mucho su cara, y tiene un personaje atormentado por lo que le ocurrió en su infancia, en el fondo sencillo de interpretar. Destaca el trabajo de algunos secundarios, sobre todo del habitual realizador Werner Herzog, como el misterioso “El cliente”, o Carl Weathers, que fue Apolo Creed, en Rocky, en una breve intervención. También tiene mérito el trabajo del sueco en alza Ludwig Göransson (autor precisamente de Creed: La leyenda de Rocky) en la banda sonora, pero se echa un poco de menos que se escuche –aunque sea brevemente– alguno de los acordes clásicos de John Williams.

6/10
El candidato

2018 | The Front Runner

Ascenso y caída del senador demócrata por Colorado Gary Hart, que apuntaba maneras como posible candidato a la presidencia en 1984, aunque le ganó la mano el fallido Walter Mondale, y luego ya mucho más sólidamente en 1988, cuando era el favorito a disputar la presidencia al entonces vicepresidente George Bush. Un escándalo de faldas acabaría con sus posibilidades para llegar a la Casa Blanca, y este film intenta ser un relato minucioso de lo ocurrido. Gracias por fumar es seguramente el film más político en que ha estado involucrado Jason Reitman, y no le salió mal la jugada de describir cómo se defienden algunas industrias de la mala imagen que proyectan. Aquí se basa en un caso real, y el resultado es algo insulso, muy lejos de la energía que destilan otros filmes coetáneos sobre las luchas de poder, como La favorita y El vicio del poder. Se agradece el esfuerzo por la contención en lo que podía ser escabroso, y la objetividad a la hora de reflexionar acerca de cómo los errores de la vida personal pueden afectar al servicio público, la falta de sentido moral y el puritanismo, los límites del periodismo de investigación, qué es lo relevante y qué es basura, y el respeto a la privacidad. Tal vez sea esta sobriedad la que acaba pasando factura al film, desgraciadamente vivimos tiempos en que prima el amarillismo o lo excesivo; o tal vez, la historia no da, simplemente, para una película; pero sea como fuere, el espectador verá con frialdad las cuitas del protagonista –un Hugh Jackman antipático cuando se niega a hablar de sus "vergüenzas" ante la opinión pública–, o las actitudes de la esposa Lee –Vera Farmiga– y la presunta amante Donna Rice –Sara Paxton–; igualmente la relación con la hija Andrea queda reducida a un par de apuntes inconexos –comprensión hacia lo que se apunta como una relación lésbica, y la decepción de un papá idealizado–. De modo que con lo que más puede empatizar el público es con la maquinaria electoral y los periodistas –con un buen plantel de actores–, pero incluso los segundos están algo desdibujados, hasta parecer leves caricaturas de lo que se supone que es un chico de la prensa, por ejemplo en sus conversaciones añorando tiempos en que no metían sus narices en las camas de los políticos.

5/10
Padres por desigual

2015 | Daddy's Home

Brad tiene una familia estupenda y un buen trabajo en una importante radio. Es feliz con su mujer Sara y con sus hijos Dylan y Megan, a los que adora. El problema es que Brad no es su verdadero padre y por eso su mayor ilusión es que los pequeños dejen de llamarle Brad y empiecen a decir “papá”. Pero, cuando parece que su sueño puede hacerse realidad, la familia recibe la visita del padre real, Dusty, un tipo malote y aventurero que amenaza el status de Brad debido a la gran influencia que tiene sobre sus hijos. Es entonces cuando el papá y el padre adoptivo emprenden una batalla campal por ganarse el corazón de los pequeños. Tiene su gracia el sencillo planteamiento del director y guionista Sean Anders, curtido en comedias alocadas y superficiales que han tenido cierto tirón ante el público, como Jacuzzi al pasado, Somos los Miller o Cómo acabar sin tu jefe 2. En el film que nos ocupa ofrece una comedia típica estadounidense, de esas de usar y tirar, que no es más que una mera sucesión de situaciones ridículas y esperpénticas, con gags de todo tipo centrados en la rivalidad de los dos “papás”. Aunque no falten algunos chistes groseros, se agradece el tono generalmente familiar por el que se decanta Anders, y justo es reconocer que hay numerosos momentos graciosos. De fondo, sin embargo, se quiere restar importancia a una situación que es verdaderamente penosa, la de tantos matrimonios fracasados cuyas consecuencias sufren los hijos, que descubren en su más tierna infancia que tienen dos padres. Porque aquí no hay arreglo posible, tan sólo “otro” tipo de familia más… Todo el peso cómico de Padres por desigual está apoyado en los gags provocados por las payasadas de Will Ferrell (en ese típico papel de patoso de buen corazón) y del cachas Mark Wahlberg, con rol de chulito cool y enrollado que le gusta hacer de vez en cuando. Junto a ellos acompañan dos secundarios con gracia: el aprovechado gorrón Hannibal Buress y sobre todo Thomas Haden Church, en el papel del jefe de Ferrell. Varias escenas suyas son ciertamente despiporrantes.

4/10
Lo mejor para ella

2014 | Black or White

Película de la que da mejor idea su título original, “Black or White”, “blanco o negro”, juego de palabras con el color de la piel y el maniqueísmo de no distinguir los grises a la hora de juzgar situaciones. Sigue a Elliot, que tras enviudar por un accidente mortal de su esposa, deja temporalmente su trabajo para cuidar de su nieta mestiza Eloise, fruto de la relación de su hija –fallecida al dar a luz– con Jess, hombre negro de vida desarreglada. No cuenta con que la abuela negra de la niña va a luchar por la custodia de la niña, que piensa podría enderezar la vida de Jess. Mike Binder, guionista y director de carrera irregular –su mejor trabajo es En algún lugar de la memoria, drama en torno al 11-S–, entrega una cinta sobre desajustes familiares no hiperbrillante –le falta un hervor–, pero que da qué pensar, pues habla de sacrificio y egoísmo, y de adicciones fatales, sin dejar de señalar –y aquí el título español da en el clavo– que al tomar decisiones hay que pensar en los más frágiles, los niños. Produce Kevin Costner, también protagonista como el abuelo de la niña, la cara de una moneda en cuyo reverso estaría el padre, al que da vida Anthony Mackie; el desdén que siente el primero hacia el segundo por sus evidentes problema es matizado por quien sabe que también se enfrenta a sus propios demonios. La abuela negra, interpretada por Octavia Spencer, es quizá un personaje más predecible, mientras que la niña no tiene la importancia de otros chavales objeto de litigio en filmes como Kramer contra Kramer o Campeón, por citar dos posibles referentes, aunque ahí la lucha tiene lugar en un contexto de padres divorciados.

5/10
Zombeavers (Castores zombies)

2014 | Zombeavers

El debutante Jordan Rubin dirige esta cinta de animales terroríficos que más que la estela de Tiburón, sigue la de producciones de serie B con humor negro y paródico estilo Ovejas asesinas o Sharknado, partiendo del esquema más trillado del cine, el del grupo de jóvenes que se dispone a pasar un fin de semana en una cabaña y se topan con una amenaza inesperada. Así, Mary se lleva unos días a la casa de unos familiares en el monte a sus amigas Zoe y Jenn. Las tres acuden sin chicos, pues el novio de ésta última le ha puesto los cuernos. Pronto, sus parejas aparecen en el lugar para apuntarse a la fiesta. Por desgracia, dos chapuceros transportistas han vertido por accidente en el río un barril de residuos tóxicos que ha tropezado con la presa de unos castores que sufrirán una terrorífica mutación. Sus efectos especiales ingenuos parecen de otra época, pero tienen cierto encanto. Con numerosos elementos que recuerdan a cintas de los 80 como Posesión infernal, Critters y Gremlins, la poca pretenciosa y hasta honesta Zombeavers arrancará alguna sonrisa a quienes simpaticen con la surrealista propuesta de ver en acción a unos castores zombies. Pero este 'chiste' no da para mucho más que un corto o un tráiler falso, le falta algún gag mínimamente ingenioso o algo de suspense, y se excede exhibiendo la anatomía de las actrices, quizás tratando de compensar su falta de talento, al igual que la del resto del reparto. Puesto que 'beaver', castor, se utiliza vulgarmente en inglés para referirse a los genitales femeninos, se abusa (hasta la extenuación) de los juegos de palabras facilones, que no tienen ninguna gracia en el original, circunstancia que empeora, si cabe, en la versión doblada.

4/10
Vaya resaca

2014 | Walk of Shame

El mismo día que su novia le abandona, a la periodista Meghan le comunican que no ha sido la elegida como presentadora de un programa de noticias a la que ella aspiraba. Decidirá entonces irse de marcha con sus amigas Rose y Denise. Al final acabará en la casa de un desconocido, pero lo más difícil será regresar a casa. Comedieta a ratos divertida que se apoya íntegramente en las dotes de actriz y comediante de la guapa Elizabeth Banks (Los juegos del hambre). Durante todo el metraje vamos siguiendo sus peripecias por la ciudad de Los Ángeles, en donde irá sumando una calamidad tras otra. La reportera parece atraer la mala suerte como si fuera un maleficio. Aunque el guión es muy ligerito, entretiene, y algún gag con la amiga tonta tiene bastante gracia.

4/10
Tipos legales

2013 | Stand Up Guys

Val acaba de salir de la cárcel tras un encierro que ha durado 28 años. Le aguarda su amigo Doc, que ha recibido el desagradable encargo de matarle, un capo gangsteril quiere venganza pues culpa a Val de la muerte de su hijo. Pero la noche es larga, Doc no tiene tan claro lo que debe hacer, y de momento se impone recuperar los días de juerga de antaño, y unir a la “fiesta” a Hirsch, otro colega con los achaques compartidos de la tercera edad. Reunir a tres grandes y veteranos actores con Oscar como Al Pacino, Christopher Walken y Alan Arkin no hace, necesariamente, una buena película. Tipos legales podía haber sido una entretenida cinta gangsteril con puntos de comedia negra surrealista a lo Quentin Tarantino, que reivindica la amistad y la ancianidad. Pero querer no es poder y se queda en una cinta pesadita y reiterativa, donde las gracias recurrentes sobre viagra y sexo, con prostitutas comprensivas, cansan. Siempre se puede destacar algún acierto parcial, ciertas ocurrencias como la agradable camarera que sirve a Doc cada día, o la escena del confesonario, pero dominan los lugares comunes, como la venganza de la mujer desnuda. Al final se nota demasiado la bisoñez del director Fisher Stevens y el guionista Noah Haidle, a los que les falta un hervor.

4/10
Noche loca

2010 | Date Night

El director Shawn Levy continúa haciéndose un sitio entre los directores actuales de comedia más populares de la industria. Sus película Noche en el museo y su secuela figuran sin duda entre las más apañadas de su filmografía, una mezcla perfecta entre comedia loca, originalidad, efectos especiales y buenos sentimientos de toda la vida. Ahora sin embargo, da un giro demasiado marcado hacia otro tipo de comedia más gamberra (algunos dirán 'moderna'), basada demasiado a menudo en la picardía soez y los aspavientos tontunos, en este caso de la pareja formada por Steve Carell (Como la vida misma) y Tina Fey (Rockefeller Plaza), dos comediantes en alza. La historia presenta la vida ordenada y tópica de los Foster, un matrimonio acomodado que vive a las afueras de Nueva York. Phil y Claire tienen dos hijos y dos trabajos que les ocupan la mayor parte del tiempo. Salvo algunas cenas programadas para los viernes, sus vidas son de lo más aburrido y rutinario. Pero, tras la noticia de que un matrimonio amigo ha decidido divorciarse porque los cónyuges se llevaban tan bien como dos compañeros de piso, una noche que deciden hacer algo distinto: cenar en un restaurante chick de Manhattan. Y ante la perspectiva de tener que comer en la barra, ambos se hacen pasar por los Tripplehorn, otra pareja que había reservado mesa y que no han hecho acto de presencia. Lo malo es que a mitad de la cena unos desconocidos les abordarán y amenazarán con matarlos si no les dan cierto pendrive con información confidencial. Y ni que decir tiene que los Foster no tienen ni remota idea de a qué se refieren. Hay un fallo en el planteamiento del film, y es dejarlo todo al lucimiento de los actores, confiando que estén inspirados. Por momentos lo están, por supuesto -el graciosísimo jueguecito preferido de los Foster cuando salen a cenar, inventando las vidas de las personas; esa tronchante escena del regreso al restaurante, imitando a gente super “cool” o “in” o como se diga; los gags en torno al atractivo de Mark Wahlberg, etc.–, pero en general el guión de Josh Klausner es poco inspirado y demasiado tontorrón, con personajes de cuchufleta. Y aunque sin perder el tono de comedia intrascendente, cansa demasiado la insistencia en la grosería procaz y la guarrería, como en la interminable y aburrida escena del puticlub. Error más craso si cabe en una película presumiblemente amable y previsible y que se supone busca redescubrir el romanticismo de sus protagonistas.

4/10

Últimos tráilers y vídeos