IMG-LOGO

Biografía

Aaron Sorkin

Aaron Sorkin

59 años

Aaron Sorkin

Nació el 09 de Junio de 1961 en Nueva York, EE.UU.

Premios: 1 Oscar (más 1 nominaciones)

El tartamudo elocuente

26 Octubre 2006

“¿Ordenó usted un código rojo?”. ¿Quién no recuerda el clímax de “Algunos hombres buenos”, donde Tom Cruise se valía de la dialéctica para acorralar a Jack Nicholson. Su autor, Aaron Sorkin, revolucionó la televisión con “El ala oeste de la Casa Blanca” además de escribir atípicos guiones de cine que le han convertido en el escritor mejor pagado de Hollywood.

 

La crítica le respalda, aunque algún actor ha exhibido camisetas en las que ponía “he sobrevivido a un guión de Sorkin”, broma que hace referencia a la cantidad de texto que se tienen que aprender… ¡y la rapidez con la que deben declamarlo! Pese a que a él le cuesta arrancar en una conversación.

Nacido el 9 de junio de 1961 en Manhattan, Aaron Benjamin Sorkin proviene de una familia judía, formada por una maestra y un abogado especializado en propiedad intelectual. Tartamudo, de pequeño no le gustaba hablar porque temía que sus compañeros se rieran de él. Cuando a los nueve años sus progenitores le llevaron a ver una representación teatral de “¿Quién teme a Virginia Wolf?” con la que quedó fascinado, sobre todo al escuchar recitando a los actores, por lo que empezó a escribir diálogos. Pronto se dio cuenta de que tenía una enorme capacidad para esta disciplina.

Pese a todo, en un primer momento le llamaba más la atención dedicarse a la interpretación. Se matriculó en Arte, en la Universidad de Siracusa, donde atravesó una crisis cuando suspendió una asignatura en primer año, ya que sin tener completo este curso, no le permitían integrarse en el grupo de teatro. Esto le obligó a aplicarse, de forma que no sólo consiguió remediar el problema enseguida, sino que se convirtió en un destacado estudiante. Al graduarse se trasladó a Nueva York, donde ejerció como chófer y repartidor, mientras ocasionalmente trabajaba como actor.

“Un fin de semana, un amigo me contrató para vigilar su casa”, recuerda. “Mientras estaba allí me di cuenta de que tenía una máquina de escribir eléctrica IBM. Sentí una confianza fenomenal y una especie de alegría que jamás había experimentado antes. Continué escribiendo hasta que acabé “Removing All Doubt”, mi primera obra”. Tras enviársela a Arthur Storch, su profesor de teatro de la facultad –al que cita como una de sus grandes influencias– éste quedó tan impresionado que organizó la representación con alumnos. Pronto colocaba un par de obras en la escena alternativa neoyorquina, y se veía obligado a reclutar a un agente.

Un día su hermana, Deborah Sorkin, abogada de la Marina, le contó un complejo caso en el que trabajaba. Unos reclutas habían estado a punto de matar a un compañero en una novatada que les había ordenado un superior. Anotó la historia en servilletas, y cuando colgó pensó que se tenía que comprar un portátil. De esa forma surgió el libreto de Algunos hombres buenos, que dio pie primero a una obra del circuito off-Broadway. Su estilo propio, caracterizado porque casi siempre transcurre todo en el interior de una habitación, y porque se ofrecen versiones distintas de la misma historia, casa bien con el género judicial. “En los mejores exponentes del género, el espectador está constantemente cambiando de opinión sobre quién dice la verdad”, ha comentado. “Por ejemplo, me apasiona 12 hombres sin piedad, comienzas pensando lo que todos los de la sala menos Henry Fonda. Parece un caso claro, pero luego van saliendo detalles, y el jurado pasa poco a poco de tener once votos negativos contra uno, a doce a favor”.

Tras vender los derechos para el cine, la historia acabó en manos del realizador Rob Reiner. Por su trabajo como guionista en el film –en el que Demi Moore interpreta a un personaje inspirado en Deborah, junto a Tom Cruise y Jack Nicholson– obtuvo una candidatura a los Globos de Oro. Así que la productora tras la cinta, Castle Rock, le encargó dos nuevos trabajos, el thriller Malicia, yEl presidente y Miss Wade, su primera aproximación a la Casa Blanca, por el que de nuevo fue nominado al mismo premio. En la compañía se hizo muy amigo del veterano guionista William Goldman (Dos hombres y un destino) –que se convirtió en su instructor al enseñarle cómo estructurar para cine, y al que siempre le ha enviado sus trabajos para que los revise–, y también intimó con Julia Bingham, directora de negocios, con la que iniciaría una relación. Finalmente, ambos contrajeron matrimonio en 1996, aunque después de tener una hija, se divorciaron en 2005.

A lo largo de la década de los 90, realizó trabajos menores o alimenticios, por ejemplo, algunas líneas para Sean Connery y Nicolas Cage en La roca, o frases para Will Smith en Enemigo público. Tras escribir para Warren Beatty  Bulworth, repitió con esta estrella en Ocean of Storms, que finalmente no logró financiación para que se rodase. También debutó en televisión con la serie sobre un programa deportivo en horas bajas Sport Night, que pese a las buenas críticas se canceló enseguida por falta de audiencia.

Su trabajo más reconocido nació por encargo, durante un almuerzo en 1997 con el productor John Wells, que le preguntó si estaría dispuesto a escribir otra serie, esta vez sobre el personal de la Casa Blanca. Interesado en el mundo de la política –y demócrata militante–, Aaron Sorkin hizo un refrito a base de material que le había sobrado de la citada El presidente y Miss Wade, para mandárselo a Wells. Éste consiguió entusiasmar a los ejecutivos de NBC, que sin embargo preferían esperar para sacar una serie sobre esta temática, ya que estaba en todo su apogeo el escándalo de Monica Lewinski. Como Wells se fue con el cuento a otras cadenas, que también mostraron interés, en NBC cambiaron de opinión y decidieron darle luz verde con rapidez a El ala oeste de la Casa Blanca.

La ficción describe el trabajo cotidiano de los subordinados de Josiah Bartlet, presidente demócrata encarnado por Martin Sheen. 9 premios Emmy avalaron la calidad de la primera temporada de la serie, que obtendría en total a lo largo de los años 26, empatando con Canción triste de Hill Street como la máxima triunfadora en estos galardones. Prolífico autor, Aaron Sorkin se hizo cargo en solitario o intervino en todos los episodios de las cuatro primeras temporadas, en total 87. Pero después dejó su trabajo por problemas con sus superiores. “De la quinta temporada sólo vi los segundos iniciales del primer capítulo, pero fue como ver a otro teniendo sexo con mi novia”. Pese a todo, regresó en la última entrega, para un cameo como miembro del personal de Bartlet, pues resulta habitual que realice pequeñas apariciones en los filmes en los que ha trabajado.

Atravesó años duros por problemas con las drogas. Fue detenido en el aeropuerto Bob Hope, en Los Ángeles, por posesión de marihuana, crack y otros estupefacientes, asunto que provocó un gran escándalo en la prensa de Estados Unidos. Cuando a duras penas logró rehabilitarse escribió la serie cómica Studio 60 on the Sunset Strip, a base de sketches, que sólo tuvo una temporada por falta de espectadores. Regresó al teatro escribiendo “The Farnsworth Invention”, y también al cine, primero con La guerra de Charlie Wilson, que recogía la historia real de un demócrata de medio pelo que tuvo un papel destacado en el apoyo encubierto de Estados Unidos a los muyahidines de Afganistán. Tiene más interés Moneyball, film de béisbol basado en un libro de Michael Lewis donde no aparece ni un solo partido, que reconstruye la hazaña real del manager Billy Beane (Brad Pitt), que puso en marcha un sistema innovador para fichar a jugadores infravalorados pero económicos.

Recibió las peores críticas de su carrera por el excesivo idealismo de su serie periodística The Newsroom. Ha hecho gala de su capacidad de innovación en sus dos trabajos tecnológicos. En La red social, de David Fincher –con la que ganó el Oscar–, logra hacer comprensible –a base de relatos contradictorios en declaraciones paralelas de los protagonistas (ahí es nada)– la compleja historia de la creación de Facebook, pese a que no lo utiliza, es más, le resulta inquietante. “Veo a mi propia hija más preocupada por la imagen que da en la Red, un lugar donde la popularidad se puede medir en ‘me gustas’, que por su vida real”, ha explicado. “También me inquieta el anonimato de una conversación que por esa razón suele volverse mezquina y verdulera”. En Steve Jobs, de Danny Boyle, trazó la vida del fundador de Apple, a través de las presentaciones de tres de sus principales productos, basándose en la completa biografía, escrita por Walter Isaacson.

Poco después se puso a trabajar en otra adaptación de un libro autobiográfico, esta vez sobre la esquiadora después dedicada a la política Molly Bloom, organizadora de un torneo clandestino de póker en el que participaban estrellas de Hollywood. Mientras trabajaba en el libreto, Sony le propuso que se ocupara también de la realización de Molly's Game, oferta que decidió aceptar, con Jessica Chastain a sus órdenes en el rol protagonista.

En el futuro tiene claro que seguirá llevando a la pantalla a personajes reales que sean más listos que él. “Siempre que escribo a mis protagonistas, lo hago como si éste estuviera presentando su caso ante Dios argumentando por qué le debería permitir entrar en el cielo”, aclara. Es bastante probable que acepte en algún momento la oferta permanente que le lanzó NBC para retomar en cualquier momento El ala oeste de la Casa Blanca, pues a veces medita la cuestión. En una entrevista le preguntaron si ahora pondría a una figura similar a Donald Trump al frente de su Casa Blanca ficticia, pero responde que el actual presidente no tiene atractivo para él. Por lo visto, preferiría centrarse en un mandatario negro, del estilo de Barack Obama, e incluso tiene el candidato perfecto, Sterling K. Brown, actor que ha ganado dos veces consecutivas el Emmy, por American Crime Story y después por This Is Us, que tras leer la idea en los medios se ha ofrecido incondicionalmente. “Habría algún tipo de problema, una emergencia o situación delicada que involucra la amenaza de guerra o algo así, por lo que consultaría a Bartlet, que llevaría mucho tiempo retirado”.

Oscar
2018

Nominado a 1 premio

Oscar
2011

Ganador de 1 premio

Filmografía
Molly's Game

2017 | Molly's Game

Debut en la dirección del creador de El ala oeste de la Casa Blanca, y guionista de títulos como La red social y Moneyball. Como en las dos películas citadas, Aaron Sorkin parte de hechos reales que le interesan para trazar la historia de un personaje complejo, Molly Bloom, que fue conocida como “la princesa del póker” por organizar partidas de cartas clandestinas con apuestas altas e invitados de postín, entre ellos conocidas estrellas de Hollywood como Tobey Maguire, Leonardo DiCaprio y Ben Affleck, aunque ninguno de los nombres de estas “celebrities” aparece citado tal cual en el film. Curiosamente, la estructura del guión de Molly's Game se asemeja bastante al de otro título reciente protagonizado por la misma actriz, Jessica Chastain, me refiero a El caso Sloane. Como en esa película, se combinan los trazos biográficos de Molly Bloom, desde su carrera truncada como esquiadora acrobática y la relación difícil con su padre, entrenador y psicólogo, hasta su ascenso organizando partidas de póker cuyas ganancias personales declara puntualmente al fisco, con la preparación de su defensa después de que el FBI irrumpa en su casa, le embargue su cuenta corriente, y le acuse de conspiración por la organización de esas timbas en que habrían participado miembros destacados de la mafia rusa. Desvalida, acudirá al abogado Charlie Jaffey, célebre por su integridad, para que la represente. En él encontrará una suerte de nueva figura paterna, no en balde lo primero que Molly descubre en Charlie es el cuidado con éste sigue la educación de su hija adolescente, recomendándole valiosas lecturas. Se nota inmediatamente que un guionista está detrás de la película, Sorkin maneja un libreto de hierro, muy bien armado a partir de las memorias escritas por la propio Bloom, lo que evidentemente significa que ella queda bastante bien, a pesar de lo discutible de su profesión, que se explica por diversos condicionamientos familiares, y destaca la preocupación por sus clientes, cuando empiezan a excederse en sus apuestas, o su firme determinación de no proporcionar datos que puedan exponer su vida privada y destrozar a familias enteras. Hasta hay una especie de ética profesional que impide ligues con los clientes –se viste sexy, o se flirtea, pero ahí queda todo–, o entrar en turbios negocios de prostitución, o de connivencia con la mafia; y si hay abusos de sustancias o alcohol, se reconoce como lo que es, un error garrafal. Quizá en los tecnicismos de las partidas el neófito puede perderse, pero tampoco es de vital importancia. La narración es ágil, los saltos entre hilos narrativos coherentes, el uso de la voz en off el justo. Hay drama intenso y un puntito de intriga. Y los personajes secundarios, como algunos de los jugadores, están cuidados, aunque a veces sea con unos pocos trazos. Además de que Jessica Chastain sabe apropiarse de su personaje, ofreciendo una gran interpretación, como alguien deseosa de tocar poder, conocedora de las reglas del juego donde se ha sumergido, pero a la que falta un afecto en su vida actual. Aunque las carencias familiares, o el trato con el abogado llenan un poco ciertas lagunas, resulta extraña la ausencia de una vida personal en Molly adulta digna de ese nombre, e incluso la aparición del padre en cierto momento resulta un tanto postiza.

6/10
Steve Jobs

2015 | Steve Jobs

Inteligente adaptación de la voluminosa biografía autorizada del fundador de Apple, donde su autor Walter Isaacson gozó de acceso a Steve Jobs, y libertad para dar su punto de vista entrevistando a los principales personajes de su vida, antes de su prematura muerte por el cáncer. El hábil guión de Aaron Sorkin –creador de El ala oeste de la Casa Blanca, y guionista de otro acercamiento biográfico a un empresario de las nuevas tecnologías, Mark Zuckerberg de Facebook, en La red social– evita seguir manidas estructuras al uso, en simple orden cronológico, desde su nacimiento hasta su muerte, con algún elemental flash-back. Aquí, aunque sigue una estructura clásica de tres actos –que facilitaría, por cierto, una hipotética adaptación teatral–, lo hace alrededor de la presentación de 3 productos importantes para la trayectoria de Jobs: el Macintosh de 1984, el NeXTcube de 1988 cuando había sido expulsado de la compañía por él creada, y el iMac de 1998, en su regreso, por así decir, a "casa". El gran mérito del film, que dirige Danny Boyle con un dinamismo comparable a la de la mencionada El ala oeste, consiste en condensar en esos 3 momentos, gracias a unos diálogos inteligentes, y a una buena definición del resto de los personajes, la personalidad y trayectoria vital de Steve Jobs, encarnado por un magnífico Michael Fassbender, verdaderamente transfigurado en el genial, singular y con frecuencia insoportable protagonista, por su personalidad cerrada, maniática y arrolladora, capaz de crear a su alrededor el famoso "campo de distorsión de la realidad" que se le solía atribuir. Hay un increible esfuerzo de condensación a la hora de aportar datos sobre Jobs, pero lo importante, más que apabullar con información, es ofrecer un retrato cabal, plausible, de ese gran empresario flautista de Hamelín, innovador y visionario, pero que como los productos Apple se caracteriza también por una arquitectura cerrada, por la que tiene serias dificultades de comunicación y empatía con las personas que tiene a su alrededor. Algo en lo que se incide a la hora de hablar de su hija Lisa, a la que no reconocía inicialmente –y a la que vemos crecer en el film–, y al modo despreciativo de referirse a su antigua novia y madre de su hija, Chrisann. O de las relaciones de sus colaboradores, como el ingeniero Woz o el presidente de la compañía John Sculley, hace falta gente con mucho aguante como su fiel colaboradora Joanna Hoffmann para no abandonar el barco, y buscarse a otro jefe. Estos personajes –y otros– están muy bien compuestos por Seth Rogen, Jeff Daniels, Kate Winslet y compañía.

7/10
The Newsroom (3ª temporada)

2014 | The Newsroom | Serie TV

Will McAvoy y MacKenzie McHale andan de preparativos para su boda, pero la actualidad informativa manda, y durante varios días apenas dormirán por la necesidad de cubrir informativamente el atentado en la maratón de Boston del 15 de abril de 2013, siendo muy cuidadosos en lo que emiten, tras el escándalo Genova, donde metieron la pata hasta el fondo. La ACN sigue con problemas de audiencia, y una empresa podría pensar en comprar la cadena. Quizá aumente el número de espectadores la filtración de un montón de dossieres secretos del gobierno, que llegan a manos de Neal Sampat, pero ante la posibilidad de un delito de espionaje, el FBI irrumpirá en las oficinas del canal televisivo. Tercera y última temporada de The Newsroom, donde se nota de nuevo la buena mano de Aaron Sorkin, que construye historias sólidas sobre el mundo de la información televisiva, cruzando la realidad noticiable reciente con la ficción de la cadena y los que trabajan en ella. Buenos diálogos, a los que corresponden buenas interpretaciones, más interesantes dilemas éticos y elementos como la pujante fuerza de las redes sociales, las nuevas tecnologías, y una trama inspirada en Snowden, configuran una serie sólida, que se ve con gusto.

6/10
The Newsroom (2ª temporada)

2013 | The Newsroom | Serie TV

Después de haber ofendido al Tea Party y a los republicanos -aunque él mismo se declara de ese partido- Will McAvoy y su televisión, la ACN, sufren un boicot, lo que se nota especialmente a la hora de acceder a información en la campaña para designar al candidato presidencial. Una dudosa operación militar con armas químicas, conocida en clave como Génova, obliga a los miembros del equipo de noticias a conseguir fuentes que la confirmen. La moralidad y legalidad de los drones, o el movimiento "ocupa Wall Street" ocupan la actualidad informativa. Y mientras cada uno sigue con sus problemas sentimentales, Will y Mackenzie con la especialista en chismorreos Nina de por medio, Maggie traumatizada por su estancia en África, y su ruptura con Jim, a la que se suma un vídeo viral en YouTube, etc, etc. Aaron Sorkin sigue demostrando una gran habilidad para la escritura de guiones basados en la actualidad, como demostrara en El ala oeste de la Casa Blanca, con diálogos bien perfilados. Aunque quizá en esta segunda temporada de The Newsroom introduce demasiados elementos próximos al culebrón, y carga las tintas contra todo aquello que huela a conservador, con menos sutileza que en otras ocasiones. En cualquier caso engancha, y saca el máximo partido al inspirado reparto, donde sobresalen Jeff Daniels y el veterano Sam Waterston.

6/10
The Newsroom

2012 | The Newsroom | Serie TV

El reputado guionista Aaron Sorkin (El Ala Oeste de la Casa Blanca, La red social), regresa a la televisión, a una de las grandes por cierto (HBO), para ofrecer un drama sobre el mundo del periodismo en la serie The Newsroom. Protagonizada por unos estupendos Jeff Daniels y Emily Mortimer, los dos sublimes, la serie narra el día a día en una redacción de informativos en la que todo son prisas y la audiencia junto a los intereses empresariales y políticos mandan por encima de la moral y la calidad de información. En este estado de la situación, MacKenzie McHale (Mortimer) llega a la redacción como nueva productora ejecutiva pretendiendo crear unos informativos diferentes donde las historias y la forma de contarlas sea lo que verdaderamente importe. Con un planteamiento tan idealista, especialmente con los tiempos que corren para el periodismo, chirría un poco la voluntad tanto de la productora como del resto del equipo que en seguida aceptan la proposición de hacer algo nuevo, diferente y arriesgado. Pero este inico susceptible de contemplarse con escepticismo, se deja de lado inmediatamente de la mano de unos protagonistas de arrebatodora fuerza, capaces de engatusarte con su decidida forma de actuar. El buque insignia de la cadena, Jeff Daniels que interpreta al presentador estrella Will McAvoy, es un tipo altivo, seguro de sí mismo y que mantuvo en el pasado una relación con su productora. Sorkin nos lo traza perfectamente, al mismo tiempo que abre una veta en su personalidad para acentuar ricos matices, donde es posible, como en todo buen personaje, descubrir vericuetos de su carácter, su lado más positivo y aquellos defectos propios de quien se ha curtido en mil batallas con no pocas heridas. En él llama la atención el cambio, la capacidad de reciclarse en pos de una buena causa relacionada con su pan de cada día. Aunque con ciertas dudas, McAvoy decide seguir la pauta de su compañera para impulsar un giro profesional complejo y que supone un desafío para todos. Y así se convierten en los abanderados de un periodismo diferente, de calidad, cercano a la gente y a los intereses de ésta, que lucha contra los poderes que dominan la sociedad y por supuesto a los medios de comunicación. Con un ritmo frenético, diálogos brillantes, estupendas interpretaciones y la narración de noticias que realmente han ocurrido, The Newsroom se convierte en una propuesta interesante, entretenida y distinta en cada capítulo, en la creación de expectativas y nuevos estímulos.

6/10
Moneyball

2011 | Moneyball

"Resulta difícil no enamorarse del béisbol", dice el personaje de Brad Pitt hacia el final del metraje de este film. Los que no estén de acuerdo con esta afirmación, que abundan más fuera de los Estados Unidos, convendrán en que Hollywood ha sido capaz a lo largo de los años de producir buenas películas sobre esta disciplina deportiva, capaces de convencer a los no apasionados de los bates que ni siquiera entienden las reglas, desde la legendaria El orgullo de los yankees hasta títulos como El mejor o Campo de sueños. Moneyball se centra en la hazaña real de Billy Beane, manager de los Athletics de Oakland, equipo condenado al fracaso porque su presupuesto está a años luz de los grandes clubes, en un sistema injusto donde el poder económico lo marca todo. Con ayuda de Peter Brand, un joven licenciado en Economía por Yale, pone en marcha un sistema innovador para fichar a jugadores infravalorados por su comportamiento, su estética, o prejuicios variopintos, pero que anotan muchas más carreras que otros que cobran un dinero exorbitante. Gracias a eso el equipo va a sorprender bastante a los aficionados y periodistas... Estamos ante un film más difícil de lo que parece a simple vista. Por un lado, se basa en un libro de Michael Lewis, "Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game", que no es una novela, y que si bien documenta al milímetro la gesta de Beane, es más un estudio con muchos datos sobre el mercado del béisbol. Además, la historia real no se presta a priori a rodar un título convencional sobre este deporte, pues no va sobre un jugador o un entrenador, que es lo típico, sino básicamente sobre la persona que realiza los fichajes. Así las cosas, era todo un reto para dos de los pesos pesados de los guiones de la actualidad, Steven Zaillian y Aaron Sorkin –de nuevo emparejados tras Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres–, que junto con el debutante Stan Chervin, han logrado una justa nominación al Oscar al guión adaptado. Su trabajo es modélico, sobre todo porque se centran en explicar bastante bien para el público de toda condición en qué consistían básicamente las maniobras del manager de los Athletics, y además logran dar emoción a las negociaciones. No muestran ningún partido de continuo hasta que llega el momento decisivo, ya que el personaje real tenía la norma de no ver jugar a su equipo. En esencia, se ciñen al esquema del cine deportivo sobre superación personal (equipo en crisis remonta a base de trabajo), al tiempo que le dan un aire de bastante frescura. Bennett Miller, director que llevaba seis años de inactividad desde que dio la campanada con Truman Capote, aprovecha un buen guión en torno a la importancia del elemento humano, frente a la frialdad de los métodos científicos, y hace gala de una puesta en escena clásica que funciona a la perfección. El film, técnicamente impecable, ha logrado otras cinco candidaturas indiscutibles en las categorías de película, edición, mezcla de sonido, actor (Brad Pitt) y secundario (Jonah Hill). En su línea, Pitt resulta bastante creíble como el personaje central, un tipo con gran capacidad de riesgo que consagra su vida a su trabajo excepto por los ratos que pasa con su pequeña hija. Sorprende más, por ser su primer papel realmente serio, Jonah Hill, ideal para encarnar a un friqui prodigio de los números. Quizás están un tanto desaprovechados Philip Seymour Hoffman y Robin Wright, por su reducida presencia.

7/10
La red social

2010 | The Social Network

Otoño de 2003. Mark Zuckerberg estudia en la Universidad de Harvard. Genio de la informática, de mente brillante, e irremediablemente asocial, tras romper con su novia e ingerir altas dosis de alcohol, tiene una idea para que los estudiantes opinen sobre la alumna más maciza de Harvard, lo que difundido viralmente colapsa el servidor de la universidad. He ahí la semilla de Facebook, la red social de internet que revolucionará en poco tiempo el modo de hacer amigos y relacionarse con ellos en el mundo entero. En efecto, la hazaña de Zuckerberg llama la atención de los hermanos Winklevoss, que andan ideando una red social para Harvard, y le fichan como programador. Pero mientras les da largas en lo relativo a su tarea, impulsa por su cuenta con su amigo Eduardo Saverin lo que va a ser Facebook. Al ver la luz, y arrasar en la red, los Winklevoss se sentirán engañados, y no van a ser los únicos en el entorno en que se mueve Zuckerberg. Brillante película de David Fincher, que logra hacer apasionante la complicada narración de cómo Facebook se convirtió en la extraordinaria empresa y fenómeno social que hoy es. Cuenta con un formidable guión de Aaron Sorkin –que utiliza como fuente el imprescindible libro “The Accidental Billionaires”–, que logra que parezca fácil lo difícil, no en vano el creador de la serie televisiva El ala oeste de la Casa Blanca es todo un especialista en hilvanar historias complejas para el medio audiovisual, donde abundan los diálogos vertiginosos, en los que no falta ni sobra una frase; una réplica, una mirada, un plano de un objeto, todo aporta valiosa información a la narración. El esqueleto narrativo es perfecto. Tras un breve prólogo –la brillante conversación de Zuckerberg con su novia, más la caída del servidor de Harvard–, se encadena la sesión pública de la institución académica que ve los hechos, con otra, la de los abogados que ven el conflicto de intereses entre Zuckerberg y sus socios de Facebook con los distintos enemigos que se ha creado en la vertiginosa carrera que le ha hecho multimillonario. Y entreveradas con esta segunda sesión, se presentan las distintas escenas de cómo la red social crece y crece. De modo que somos testigos de la paradoja de que quien ha logrado relacionar a tantos millones de personas en todo el mundo, se encuentra básicamente solo, no conecta con nadie. El film desarrolla así temas clásicos como el saborear las mieles del triunfo, la ambición y el poder, la lealtad puesta a prueba, cuyos principales protagonistas, todos auténticos, no quedan demasiado bien parados. No es que haya una condena sin paliativos, pero el hecho es que se ponen en evidencias sus debilidades y flaquezas, no todo es tan ‘cool’ como el Facebook al que su destino se encuentra ligado. Fincher ha tenido el acierto de acudir a actores jóvenes en alza pero cuyo rostro puede no sonar excesivamente al espectador: los más conocidos son Jesse Eisenberg (Bienvenidos a Zombieland), que da vida a Zuckerberg, y Justin Timberlake, que encarna a Sean Parker, creador de Napster; pero brilla también el recién llegado Andrew Garfield, que interpreta a Saverin.

8/10
La guerra de Charlie Wilson

2007 | Charlie Wilson's War

El veterano Mike Nichols retoma el mundillo de la política estadounidense, diez años después de Primary Colors. Esta vez, adapta un libro de George Crile, que rescata la figura de Charles Wilson, un congresista estadounidense del partido demócrata de medio pelo, más famoso por su escandalosa y desenfrenada vida que por sus iniciativas políticas. Y sin embargo, Wilson tuvo un papel destacado en el apoyo encubierto de Estados Unidos a los muyahidines, de Afganistán, cuando el país fue invadido por tropas de la URSS, en plena Guerra Fría. El film presenta a Wilson justamente así, como un impresentable, aficionado al alcohol, las drogas y proclive a buscarse amantes continuamente. Una de ellas, la millonaria Joanne Herring –teóricamente una fervorosa cristiana, a pesar de que no vive la religión de forma coherente ni mucho menos– convence a Wilson de la necesidad de ayudar a los muyahidines, para parar los pies a los soviéticos, en su afán de expandir el comunismo por el mundo. En su tarea de conseguir financiación para comprar el material que más se adapte a las necesidades de los afganos, Wilson encontrará un valioso aliado, Gust Avrakotos, un poco ortodoxo agente de la CIA resentido con sus superiores. Nichols satiriza a sus personajes, y usa un tono sarcástico que puede irritar a parte del público. Además, se narra con extrema ligereza la licenciosa vida sexual de Wilson y no entra en valoraciones morales cuando narra los puntos más oscuros del protagonista. Por ejemplo, sólo le preocupa haberse drogado porque el entonces fiscal Rudolph Giulianni –conocido por su lucha contra la corrupción– ha iniciado una investigación de sus trapos sucios. Más que a la elegante La cortina de humo, el tono recuerda a las comedias más ácidas de Robert Altman, estilo El juego de Hollywood. Las andanzas de Wilson, en plena conciliación de los intereses de países árabes con Israel, está contada como si fuera una comedia, aunque el espectador se preguntará si realmente algunas de esas cosas ocurrieron de forma parecida a como se muestran en pantalla. Cinematográficamente, es un film de nivel, con réplicas divertidas y grandes actores en los principales papeles. Tanto Tom Hanks como Julia Roberts, casi siempre asociados a personajes honestos, sorprenden en registros diferentes a lo que se espera de ellos. Especialmente brillante es la composición de Philip Seymour Hoffman, nominado con toda justicia al Oscar al mejor secundario, por su modélica composición de Gust, un peculiar agente de la CIA, que se suma a su memorable galería de personajes que casi siempre tiran hacia lo  estrambótico. Se trata además de un film que da que pensar sobre la política internacional, se esté de acuerdo o no con las posiciones que claramente defiende: pues la conclusión es que la intervención soterrada en Afganistán fue un factor que tuvo su importancia en la desintegración del Telón de Acero. No es un film plúmbeo, pues al mismo tiempo critica al gobierno estadounidense porque a pesar de haber expulsado a los soviéticos, no invirtió en educación, ni puso medios para evitar el avance de los fundamentalistas religiosos que se hicieron con el poder en Afganistán. 

6/10
Studio 60

2006 | Studio 60 on the Sunset Strip | Serie TV

El día a día de un show televisivo en una cadena norteamericana. Diversos empleados tendrán que luchar por la audiencia. Serie cómica estadounidense creada por el gran Aaron Sorkin (El ala oeste de la Casa Blanca), que pone en solfa el mundillo televisivo, sobre todo en cuento al plegamiento hacia lo políticamente correcto. El meollo de la cuestión es mostrar lo que ocurre fuera del directo, las relaciones entre los personajes, etc. Como es habitual en el guionista, la serie destaca por sus diálogos, densos pero realistas, en este caso con bastante dosis de ácido humor. Cuenta con un amplísimo reparto coral en donde se incluyen célebres estrellas como Matthew Perry o Amanda Peet y también actores y actrices que entonces empezaban a dar el salto, como Sarah Paulson o Nate Corddry. Aunque todo ayudaba a que la producción fuera un éxito, sorprendentemente la serie fue un fracaso comercial y fue cancelada rápidamente. Tan sólo se emitieron 22 capítulos correspondientes a una temporada.

5/10
El ala oeste de la Casa Blanca (7ª temporada)

2005 | The West Wing | Serie TV

Josiah Bartlet lleva ocho años como presidente de los Estados Unidos. Ahora, el largo mandato se va acercando a su fin. Empieza una cruenta batalla política para suceder al presidente entre el senador republicano Arnold Vinick y el congresista demócrata Matthew Santos. Temporada final de la emblemática serie. El episodio 7 ­–que narra el debate entre los dos candidatos a la Casa Blanca–, hizo historia al ser emitido en directo en Estados Unidos. La nota trágica la puso la muerte en mitad de temporada del carismático actor John Spencer, que encarnaba a Leo McGarry, jefe de personal y amigo del presidente.

6/10
El ala oeste de la Casa Blanca (6ª temporada)

2004 | The West Wing | Serie TV

Las tensas relaciones entre Israel y Palestina han alcanzado un punto álgido, y Estados Unidos lo nota en sus propios hombres. Pero tal vez haya una esperanza para la paz. Las decisiones de alto nivel que deben ser tomadas en el despacho oval, coinciden con algunos dramas humanos potentes, como la operación a que debe ser sometida Donna, que sufre una embolia pulmonar por el atentado de Gaza, o el infarto de Leo, que lleva a C.J. a ejercer de jefa de gabinete, y a buscar a un nuevo responsable de las relaciones con la prensa. Esta serie política sigue manteniendo un gran nivel, ideando nuevos desafíos y situaciones de crisis, e incorporando nuevos temas como el de los rumores que circulan por internet, que cuestionan la sexualidad de C.J. También se juega con la intriga de los próximos candidatos a ocupar la Casa Blanca, pues Jed Bartlet ya no podrá ser reelegido tras concluir su segundo mandato presidencial.

7/10
El ala oeste de la Casa Blanca (5ª temporada)

2003 | The West Wing | Serie TV

Zoey, la hija del presidente Bartlet, ha sido secuestrada. Todo apunta a terrosristas. Con Bartlet deprimido, y el vicepresidente que 'pasa', el líder de la Cámara -estupendo John Goodman- toma las riendas del poder: la vida de Zoey peligra. Quinta temporada de la serie sobre la trastienda asesora del presidente estadounidense. Allison Janney ganó el Emmy por su papel de secretaria de prensa en esta tanda de episodios.

6/10
El ala oeste de la Casa Blanca (4ª temporada)

2002 | The West Wing | Serie TV

El equipo del presidente demócrata Bartlet prepara la campaña de reelección. Y por vicisitudes varias, Sam acabará siendo candidato demócrata al congreso en un distrito tradicionalmente republicano.

6/10
El ala oeste de la Casa Blanca (3ª temporada)

2001 | The West Wing | Serie TV

La tercera tmporada de la serie, muestra a un comité que investiga el silencio del presidente acerca de su esclerosis múltiple. Pero lo más sonado es sin duda la difícil decisión de Bartlet para enfrentarse a los enemigos del exterior, lo que le conduce en el último episodio a aprobar una delicada misión secreta que torturará su conciencia. El episodio, brillante, recuerda a El padrino.

7/10
El ala oeste de la Casa Blanca (2ª temporada)

2000 | The West Wing | Serie TV

El presidente Bartlet ha sobrevivido a un atentado, pero ha ocultado a sus electores que sufre una enfermedad degenerativa. Segunda entrega de la serie sobre la trastienda de la la Casa Blanca.

7/10
El ala oeste de la Casa Blanca

1999 | The West Wing | Serie TV

Josiah Bartlet, presidente demócrata, debe lidiar con continuos conflictos. Para ello, cuenta con un equipo de asesores. Leo McGarry, jefe de personal, tiene a su cargo, entre otros, a C.J. Cregg, secretaría de prensa, al director de comunicación Sam Seaborn, y al joven Charlie, enamorado de la hija del presidente. 9 premios Emmy avalaron la calidad de la primera temporada de una serie que describe el trabajo cotidiano del personal de la Casa Blanca.

7/10
El presidente y Miss Wade

1995 | The American President

Original comedia romántica que tiene como protagonista al presidente de los Estados Unidos y muestra sus dificultades para entablar una relación sentimental. El presidente Andrew Shepherd, viudo, se enamora de Sydney Wade, miembro de un lobby ecologista. Poco después, los índices de popularidad del presidente comienzan a descender, a pesar de la ayuda de sus asesores y ayudantes. Michael Douglas realiza una cuidada interpretación de un presidente que recuerda a la figura de Bill Clinton. La realización corrió a cargo de Rob Reiner (La princesa prometida, Cuando Harry encontró a Sally).

5/10
Malicia

1993 | Malice

Endy y Tracy están casados y un día traban amistad con un atractivo cirujano. Pero cuando Tracy sufre una hemorragia y tiene que ser intervenida de urgencia, la vida de Endy se encontrará envuelta en traiciones, mentiras, adulterios y asesinatos.

4/10
Algunos hombres buenos

1992 | A Few Good Men

El teniente Kaffe (Tom Cruise) es un ambicioso joven abogado, con un brillante futuro por delante. Tiene un puesto como abogado de la Marina, donde en poco tiempo se ha ganado una justificada excelente reputación. En la base cubana de Guantánamo, en Cuba, un marine aparece muerto. Los aparentes culpables son dos de sus compañeros, que se excedieron en la brutalidad de una novatada. Kaffe es el encargado del caso. Se le asigna una bella ayudante, interpretada por Demi Moore. Ambos no piensan que vaya a ser complicado. A primera vista parece sencillo, porque todo indica que el novato sufrió un accidente. Pero según se adentran en la investigación, descubren una serie de pistas que implican seriamente a los compañeros del muerto. El rudo Comandante en Jefe de la base, interpretado por Jack Nicholson, parece dispuesto a colaborar en el esclarecimiento de los hechos. A medida que avanzan en sus hallazgos, Kaffe y su ayudante deberán enfrentarse con él. Un thriller sensacional sobre un oscuro caso de asesinato y encubrimiento en la marina norteamericana. Cuenta con unos actores de gran categoría. Jack Nicholson está impecable. Cautiva al espectador desde el principio hasta el final, y consigue un alto grado de intriga.

7/10
The Newsroom (3ª temporada)

2014 | The Newsroom | Serie TV

Will McAvoy y MacKenzie McHale andan de preparativos para su boda, pero la actualidad informativa manda, y durante varios días apenas dormirán por la necesidad de cubrir informativamente el atentado en la maratón de Boston del 15 de abril de 2013, siendo muy cuidadosos en lo que emiten, tras el escándalo Genova, donde metieron la pata hasta el fondo. La ACN sigue con problemas de audiencia, y una empresa podría pensar en comprar la cadena. Quizá aumente el número de espectadores la filtración de un montón de dossieres secretos del gobierno, que llegan a manos de Neal Sampat, pero ante la posibilidad de un delito de espionaje, el FBI irrumpirá en las oficinas del canal televisivo. Tercera y última temporada de The Newsroom, donde se nota de nuevo la buena mano de Aaron Sorkin, que construye historias sólidas sobre el mundo de la información televisiva, cruzando la realidad noticiable reciente con la ficción de la cadena y los que trabajan en ella. Buenos diálogos, a los que corresponden buenas interpretaciones, más interesantes dilemas éticos y elementos como la pujante fuerza de las redes sociales, las nuevas tecnologías, y una trama inspirada en Snowden, configuran una serie sólida, que se ve con gusto.

6/10
The Newsroom (2ª temporada)

2013 | The Newsroom | Serie TV

Después de haber ofendido al Tea Party y a los republicanos -aunque él mismo se declara de ese partido- Will McAvoy y su televisión, la ACN, sufren un boicot, lo que se nota especialmente a la hora de acceder a información en la campaña para designar al candidato presidencial. Una dudosa operación militar con armas químicas, conocida en clave como Génova, obliga a los miembros del equipo de noticias a conseguir fuentes que la confirmen. La moralidad y legalidad de los drones, o el movimiento "ocupa Wall Street" ocupan la actualidad informativa. Y mientras cada uno sigue con sus problemas sentimentales, Will y Mackenzie con la especialista en chismorreos Nina de por medio, Maggie traumatizada por su estancia en África, y su ruptura con Jim, a la que se suma un vídeo viral en YouTube, etc, etc. Aaron Sorkin sigue demostrando una gran habilidad para la escritura de guiones basados en la actualidad, como demostrara en El ala oeste de la Casa Blanca, con diálogos bien perfilados. Aunque quizá en esta segunda temporada de The Newsroom introduce demasiados elementos próximos al culebrón, y carga las tintas contra todo aquello que huela a conservador, con menos sutileza que en otras ocasiones. En cualquier caso engancha, y saca el máximo partido al inspirado reparto, donde sobresalen Jeff Daniels y el veterano Sam Waterston.

6/10
The Newsroom

2012 | The Newsroom | Serie TV

El reputado guionista Aaron Sorkin (El Ala Oeste de la Casa Blanca, La red social), regresa a la televisión, a una de las grandes por cierto (HBO), para ofrecer un drama sobre el mundo del periodismo en la serie The Newsroom. Protagonizada por unos estupendos Jeff Daniels y Emily Mortimer, los dos sublimes, la serie narra el día a día en una redacción de informativos en la que todo son prisas y la audiencia junto a los intereses empresariales y políticos mandan por encima de la moral y la calidad de información. En este estado de la situación, MacKenzie McHale (Mortimer) llega a la redacción como nueva productora ejecutiva pretendiendo crear unos informativos diferentes donde las historias y la forma de contarlas sea lo que verdaderamente importe. Con un planteamiento tan idealista, especialmente con los tiempos que corren para el periodismo, chirría un poco la voluntad tanto de la productora como del resto del equipo que en seguida aceptan la proposición de hacer algo nuevo, diferente y arriesgado. Pero este inico susceptible de contemplarse con escepticismo, se deja de lado inmediatamente de la mano de unos protagonistas de arrebatodora fuerza, capaces de engatusarte con su decidida forma de actuar. El buque insignia de la cadena, Jeff Daniels que interpreta al presentador estrella Will McAvoy, es un tipo altivo, seguro de sí mismo y que mantuvo en el pasado una relación con su productora. Sorkin nos lo traza perfectamente, al mismo tiempo que abre una veta en su personalidad para acentuar ricos matices, donde es posible, como en todo buen personaje, descubrir vericuetos de su carácter, su lado más positivo y aquellos defectos propios de quien se ha curtido en mil batallas con no pocas heridas. En él llama la atención el cambio, la capacidad de reciclarse en pos de una buena causa relacionada con su pan de cada día. Aunque con ciertas dudas, McAvoy decide seguir la pauta de su compañera para impulsar un giro profesional complejo y que supone un desafío para todos. Y así se convierten en los abanderados de un periodismo diferente, de calidad, cercano a la gente y a los intereses de ésta, que lucha contra los poderes que dominan la sociedad y por supuesto a los medios de comunicación. Con un ritmo frenético, diálogos brillantes, estupendas interpretaciones y la narración de noticias que realmente han ocurrido, The Newsroom se convierte en una propuesta interesante, entretenida y distinta en cada capítulo, en la creación de expectativas y nuevos estímulos.

6/10
Studio 60

2006 | Studio 60 on the Sunset Strip | Serie TV

El día a día de un show televisivo en una cadena norteamericana. Diversos empleados tendrán que luchar por la audiencia. Serie cómica estadounidense creada por el gran Aaron Sorkin (El ala oeste de la Casa Blanca), que pone en solfa el mundillo televisivo, sobre todo en cuento al plegamiento hacia lo políticamente correcto. El meollo de la cuestión es mostrar lo que ocurre fuera del directo, las relaciones entre los personajes, etc. Como es habitual en el guionista, la serie destaca por sus diálogos, densos pero realistas, en este caso con bastante dosis de ácido humor. Cuenta con un amplísimo reparto coral en donde se incluyen célebres estrellas como Matthew Perry o Amanda Peet y también actores y actrices que entonces empezaban a dar el salto, como Sarah Paulson o Nate Corddry. Aunque todo ayudaba a que la producción fuera un éxito, sorprendentemente la serie fue un fracaso comercial y fue cancelada rápidamente. Tan sólo se emitieron 22 capítulos correspondientes a una temporada.

5/10
El ala oeste de la Casa Blanca (7ª temporada)

2005 | The West Wing | Serie TV

Josiah Bartlet lleva ocho años como presidente de los Estados Unidos. Ahora, el largo mandato se va acercando a su fin. Empieza una cruenta batalla política para suceder al presidente entre el senador republicano Arnold Vinick y el congresista demócrata Matthew Santos. Temporada final de la emblemática serie. El episodio 7 ­–que narra el debate entre los dos candidatos a la Casa Blanca–, hizo historia al ser emitido en directo en Estados Unidos. La nota trágica la puso la muerte en mitad de temporada del carismático actor John Spencer, que encarnaba a Leo McGarry, jefe de personal y amigo del presidente.

6/10
El ala oeste de la Casa Blanca (6ª temporada)

2004 | The West Wing | Serie TV

Las tensas relaciones entre Israel y Palestina han alcanzado un punto álgido, y Estados Unidos lo nota en sus propios hombres. Pero tal vez haya una esperanza para la paz. Las decisiones de alto nivel que deben ser tomadas en el despacho oval, coinciden con algunos dramas humanos potentes, como la operación a que debe ser sometida Donna, que sufre una embolia pulmonar por el atentado de Gaza, o el infarto de Leo, que lleva a C.J. a ejercer de jefa de gabinete, y a buscar a un nuevo responsable de las relaciones con la prensa. Esta serie política sigue manteniendo un gran nivel, ideando nuevos desafíos y situaciones de crisis, e incorporando nuevos temas como el de los rumores que circulan por internet, que cuestionan la sexualidad de C.J. También se juega con la intriga de los próximos candidatos a ocupar la Casa Blanca, pues Jed Bartlet ya no podrá ser reelegido tras concluir su segundo mandato presidencial.

7/10
El ala oeste de la Casa Blanca (5ª temporada)

2003 | The West Wing | Serie TV

Zoey, la hija del presidente Bartlet, ha sido secuestrada. Todo apunta a terrosristas. Con Bartlet deprimido, y el vicepresidente que 'pasa', el líder de la Cámara -estupendo John Goodman- toma las riendas del poder: la vida de Zoey peligra. Quinta temporada de la serie sobre la trastienda asesora del presidente estadounidense. Allison Janney ganó el Emmy por su papel de secretaria de prensa en esta tanda de episodios.

6/10
El ala oeste de la Casa Blanca (4ª temporada)

2002 | The West Wing | Serie TV

El equipo del presidente demócrata Bartlet prepara la campaña de reelección. Y por vicisitudes varias, Sam acabará siendo candidato demócrata al congreso en un distrito tradicionalmente republicano.

6/10
El ala oeste de la Casa Blanca (3ª temporada)

2001 | The West Wing | Serie TV

La tercera tmporada de la serie, muestra a un comité que investiga el silencio del presidente acerca de su esclerosis múltiple. Pero lo más sonado es sin duda la difícil decisión de Bartlet para enfrentarse a los enemigos del exterior, lo que le conduce en el último episodio a aprobar una delicada misión secreta que torturará su conciencia. El episodio, brillante, recuerda a El padrino.

7/10
El ala oeste de la Casa Blanca (2ª temporada)

2000 | The West Wing | Serie TV

El presidente Bartlet ha sobrevivido a un atentado, pero ha ocultado a sus electores que sufre una enfermedad degenerativa. Segunda entrega de la serie sobre la trastienda de la la Casa Blanca.

7/10
El ala oeste de la Casa Blanca

1999 | The West Wing | Serie TV

Josiah Bartlet, presidente demócrata, debe lidiar con continuos conflictos. Para ello, cuenta con un equipo de asesores. Leo McGarry, jefe de personal, tiene a su cargo, entre otros, a C.J. Cregg, secretaría de prensa, al director de comunicación Sam Seaborn, y al joven Charlie, enamorado de la hija del presidente. 9 premios Emmy avalaron la calidad de la primera temporada de una serie que describe el trabajo cotidiano del personal de la Casa Blanca.

7/10
Molly's Game

2017 | Molly's Game

Debut en la dirección del creador de El ala oeste de la Casa Blanca, y guionista de títulos como La red social y Moneyball. Como en las dos películas citadas, Aaron Sorkin parte de hechos reales que le interesan para trazar la historia de un personaje complejo, Molly Bloom, que fue conocida como “la princesa del póker” por organizar partidas de cartas clandestinas con apuestas altas e invitados de postín, entre ellos conocidas estrellas de Hollywood como Tobey Maguire, Leonardo DiCaprio y Ben Affleck, aunque ninguno de los nombres de estas “celebrities” aparece citado tal cual en el film. Curiosamente, la estructura del guión de Molly's Game se asemeja bastante al de otro título reciente protagonizado por la misma actriz, Jessica Chastain, me refiero a El caso Sloane. Como en esa película, se combinan los trazos biográficos de Molly Bloom, desde su carrera truncada como esquiadora acrobática y la relación difícil con su padre, entrenador y psicólogo, hasta su ascenso organizando partidas de póker cuyas ganancias personales declara puntualmente al fisco, con la preparación de su defensa después de que el FBI irrumpa en su casa, le embargue su cuenta corriente, y le acuse de conspiración por la organización de esas timbas en que habrían participado miembros destacados de la mafia rusa. Desvalida, acudirá al abogado Charlie Jaffey, célebre por su integridad, para que la represente. En él encontrará una suerte de nueva figura paterna, no en balde lo primero que Molly descubre en Charlie es el cuidado con éste sigue la educación de su hija adolescente, recomendándole valiosas lecturas. Se nota inmediatamente que un guionista está detrás de la película, Sorkin maneja un libreto de hierro, muy bien armado a partir de las memorias escritas por la propio Bloom, lo que evidentemente significa que ella queda bastante bien, a pesar de lo discutible de su profesión, que se explica por diversos condicionamientos familiares, y destaca la preocupación por sus clientes, cuando empiezan a excederse en sus apuestas, o su firme determinación de no proporcionar datos que puedan exponer su vida privada y destrozar a familias enteras. Hasta hay una especie de ética profesional que impide ligues con los clientes –se viste sexy, o se flirtea, pero ahí queda todo–, o entrar en turbios negocios de prostitución, o de connivencia con la mafia; y si hay abusos de sustancias o alcohol, se reconoce como lo que es, un error garrafal. Quizá en los tecnicismos de las partidas el neófito puede perderse, pero tampoco es de vital importancia. La narración es ágil, los saltos entre hilos narrativos coherentes, el uso de la voz en off el justo. Hay drama intenso y un puntito de intriga. Y los personajes secundarios, como algunos de los jugadores, están cuidados, aunque a veces sea con unos pocos trazos. Además de que Jessica Chastain sabe apropiarse de su personaje, ofreciendo una gran interpretación, como alguien deseosa de tocar poder, conocedora de las reglas del juego donde se ha sumergido, pero a la que falta un afecto en su vida actual. Aunque las carencias familiares, o el trato con el abogado llenan un poco ciertas lagunas, resulta extraña la ausencia de una vida personal en Molly adulta digna de ese nombre, e incluso la aparición del padre en cierto momento resulta un tanto postiza.

6/10
Algunos hombres buenos

1992 | A Few Good Men

El teniente Kaffe (Tom Cruise) es un ambicioso joven abogado, con un brillante futuro por delante. Tiene un puesto como abogado de la Marina, donde en poco tiempo se ha ganado una justificada excelente reputación. En la base cubana de Guantánamo, en Cuba, un marine aparece muerto. Los aparentes culpables son dos de sus compañeros, que se excedieron en la brutalidad de una novatada. Kaffe es el encargado del caso. Se le asigna una bella ayudante, interpretada por Demi Moore. Ambos no piensan que vaya a ser complicado. A primera vista parece sencillo, porque todo indica que el novato sufrió un accidente. Pero según se adentran en la investigación, descubren una serie de pistas que implican seriamente a los compañeros del muerto. El rudo Comandante en Jefe de la base, interpretado por Jack Nicholson, parece dispuesto a colaborar en el esclarecimiento de los hechos. A medida que avanzan en sus hallazgos, Kaffe y su ayudante deberán enfrentarse con él. Un thriller sensacional sobre un oscuro caso de asesinato y encubrimiento en la marina norteamericana. Cuenta con unos actores de gran categoría. Jack Nicholson está impecable. Cautiva al espectador desde el principio hasta el final, y consigue un alto grado de intriga.

7/10

Últimos tráilers y vídeos