IMG-LOGO

Biografía

Jessica Brown Findlay

Jessica Brown Findlay

31 años

Jessica Brown Findlay

Nació el 14 de Septiembre de 1989 en Cookham, Berkshire, Inglaterra, Reino Unido
Filmografía
Brave New World

2020 | Brave New World | Serie TV

Una sociedad utópica que, ha conseguido la paz y la estabilidad a través de la prohibición de la monogamia, la privacidad, el dinero, la familia y su propia historia. Como ciudadanos de Nuevo Londres, Bernard Max y Lenina Crowne solo han conocido su rígido orden social. La curiosidad por explorar la vida más allá de las estructuras de su sociedad, hace que los dos nuevolondinenses se embarquen en unas vacaciones a las tierras salvajes, donde se verán enredados en una desgarradora y violenta rebelión. Bernard y Lenina serán rescatados por John el Salvaje quien escapará junto a ellos de vuelta a Nuevo Londres. La llegada de John al Nuevo Mundo amenazará con perturbar su armonía utópica.

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

2018 | The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society

Juliet Ashton es articulista en prensa y escritora británica, que al término de la Segunda Guerra Mundial, está buscando tema para su próximo libro. Lo encontrará gracias al intercambio de cartas con un desconocido porquero que vive en una de las islas del Canal de la Mancha, Guernsey, cuando tiene noticias de la existencia de la Sociedad Literaria del Pastel de Piel de Patata, un club de libros nacido por casualidad en el contexto bélico, pero que afianzó de modo inesperado la pasión por la lectura entre sus componentes. Una deliciosa película, canto a la amistad, al amor y a las tertulias literarias, a la lectura y la escritura. Adapta un libro de Mary Ann Shaffer, que murió antes de verlo publicado, y que fue completado por su sobrina Annie Barrows. Su formato original, el intercambio epistolar de la protagonista con diversos componentes de la sociedad literaria a que alude el título, ha sido convenientemente adaptado por el inteligente guión de Thomas Bezucha, Don Roos y Kevin Hood, que de todos modos conserva la presencia de las cartas, mecanografiadas o manuscritas, algo que despertará la nostalgia del espectador que puede pensar que algo se ha perdido en tiempos de tecnologías digitales. Además, se manejan con acierto los saltos temporales, durante y después de la guerra. Queda lejos la época en que Mike Newell entregó su mejor y más celebrado film Cuatro bodas y un funeral (1994), aunque luego ha dirigido títulos estimables, incluido uno de la saga Harry Potter. Aquí recupera su mejor forma con una trama enmarcada en una situación histórica bastante desconocida, la ocupación nazi de parte de territorio británico durante la Segunda Guerra Mundial, las islas del Canal. La trama rebosa humanidad, y habla de la importancia de la camaradería y la confianza, el estrechamiento de lazos, la gozada de compartir una velada. También aborda el amor, que puede surgir inesperadamente, y juega al contraste entre la vida acelerada de la urbe londinense, y la tranquilidad campestre, lo que no significa ausencia de problemas, lo que quedará claro con un secreto que concierne a los habitantes de Guernsey y su relación con los alemanes. El reparto es fantástico, cada personaje tiene sus matices, pero destaca Lily James, que se confirma como una de las grandes estrellas femeninas del momento.

7/10
Harlots: Cortesanas

2017 | Harlots | Serie TV

This Beautiful Fantastic

2016 | This Beautiful Fantastic

Victor Frankenstein

2015 | Victor Frankenstein

A Daniel Radcliffe le está costando más de lo que se esperaba encontrar su sitio fuera de Hogwarts. Esto explica que el ex niño mago haya elegido protagonizar esta revisión del mito de Frankenstein, pero desde el punto de vista de Igor, sicario del protagonista, en cierto modo la misma jugada de Maléfica, reinvención de La Bella Durmiente, desde la perspectiva de otro personaje, en aquella ocasión la villana. El jorobado Igor proviene posiblemente en realidad de El jovencito Frankenstein, no de la novela de Mary Shelley, donde no aparecía, ni del film de James Whale, que contaba con un jorobado, pero llamado Fritz. 1860, el deforme Igor despierta risas entre el público del circo en el que vive recluido, cuando le maltratan los payasos en cada función diaria. A pesar de su apariencia poco agraciada, se trata de un tipo con inquietudes, que aprende en libros sobre anatomía humana, y gracias a ello consigue salvar de la muerte a Lorelei, bella trapecista, que ha sufrido un accidente, lo que deja boquiabierto a uno de los espectadores, el doctor Frankenstein. Éste ayudará a escapar a Igor, y conseguirá quitarle la joroba, dándole una apariencia normal, antes de que se convierta en su asistente, de cara a sus peligrosos experimentos. Radcliffe demuestra ser un actor convincente, que aprovecha un guión que logra dar profundidad a su personaje. Quizás a James McAvoy le ha tocado lidiar con un doctor Frankenstein más convencional, en su línea trágica, aunque el británico logra resucitarlo con su potencia habitual. Ambos tienen a su alrededor a actores de primera, como Jessica Brown Findlay (Downton Abbey), que aporta una dimensión romántica al film, y Andrew Scott (impagable Moriarty de Sherlock), que compone un inspector Turpin que representa el punto de vista religioso, aunque el tema (muy presente en la novela original) del debate entre la fe y la razón, aquí acaba en un plano muy secundario. Como cabe suponer, el film no se detiene en el contenido, sino que enseguida se centra en la acción (en esta ocasión el monstruo de Frankenstein adquiere vida sabiendo kung-fu). Queda en todo caso una diversión ligera, pero más o menos amena, que se beneficia de la ambientación gótica, y del buen hacer del realizador Paul McGuigan (El caso Slevin).

5/10
Cuento de invierno (Winter's Tale)

2014 | Winter's Tale

Nueva York, principios del siglo XX. Peter Lake es un ladrón perseguido por un siniestro personaje llamado Pearly Soames, que no es otra cosa que un demonio que pretende vengarse de quien antaño fue uno de sus “socios”. Antes de marcharse de la ciudad, Peter entrará a robar en una suntuosa mansión y allí se enamorará de la bella Beverly Penn. Pero el destino de ese amor es trágico porque ella tiene tuberculosis y le queda poco tiempo de vida... Tras una exitosa carrera como guionista, en donde ha formado tándem con un peso pesado como Ron Howard, en películas de la talla de Una mente maravillosa o Cinderella Man, el neoyorquino Akiva Goldsman debuta en el largometraje con Cuento de invierno (Winter's Tale), después de haber hecho ya sus pinitos detrás de las cámaras en la serie Fringe. Para su puesta de largo en la gran pantalla ha elegido una historia difícil de manejar, que se adentra por vericuetos fantásticos y a la vez pretende mantener la verosimilitud de la trama, con acendrados acentos dramáticos, en torno a la lucha entre el bien y el mal, la perpetuidad del amor y la fuerza del destino. Basada en una novela de Mark Helprin, el mayor problema de Cuento de invierno (Winter's Tale) es la dificultad de digerir la enorme amalgama de elementos fantásticos en un escenario realista, el Nueva York actual y el de un siglo atrás. Quizá provengan del material previo, o quizá Goldsman haya incluido ideas propias, sea como fuere aquí la trama es especialmente confusa por exceso de ingredientes en el cóctel, que incluye desde tradiciones puramente religiosas, hasta concepciones mitológicas y mágicas, pasando por el ideal romántico de la fuerza inmortal del amor. Religión, magia, mitología, con una severa dosis de imaginería milagrosa a lo New Age es el ecléctico resultado. A veces estos elementos se muestran con sutileza, como ese estado de percepción en que la luz y sus reflejos ayudan a ver el mundo desde una nueva perspectiva, pero en otras ocasiones las cosas no funcionan tan fácilmente: verdaderamente es complicado aceptar la existencia de un caballo blanco con alas que aparece mágicamente sin explicación alguna. Y que se trate de un cuento no es suficiente. Dicho esto, está claro que lo que mejor funciona es la pura historia de amor de toda la vida, punto detonante del film. Por lo demás, lo más destacado de Cuento de invierno (Winter's Tale) es la lograda ambientación de la historia, sobre todo la de la época de principios del siglo XX, con un cuidadoso diseño de producción, así como el tono fotográfico de la película, que saca mucho partido a los colores grises del invierno. Y al margen de sus personajes, los actores están todos bien, con mención especial para un eficiente Colin Farrell (en su pose de sufridor) y la guapa jovencita Jessica Brown Findlay (Downton Abbey). Sin embargo es una pena constatar lo relegados que quedan en la trama actores de la talla de William Hurt o Jennifer Connelly.

4/10
Lullaby

2014 | Lullaby

Un hombre que se ha distanciado de su familia recibe la noticia de que su padre ha decidido desconectarse del soporte vital que le mantiene con vida en cuarenta y ocho horas.

The Riot Club

2014 | The Riot Club

Downton Abbey (3ª temporada)

2012 | Downton Abbey | Serie TV

Tras la 1ª Guerra Mundial las cosas se van serennando un poco en Downton Abbey. Per tanto la familia Crawley como los sirvientes de la planta de abajo tendrán sus diferentes cuitas. Robert Crawley se tendrá que enfrentar como cabeza de familia a una decisión difícil, pues unas malas decisiones financieras han puesto a Downton Abbey al borde la quiebra. Por su parte, Lady Mary y Matthew Crawley sufren porque aparentemente no pueden tener hijos. A la casa han llegado también Tom Branson –viudo de Lady Sybil– y el inquietante Barrow, el cual se enfrentará a O'Brian en una lucha sin cuartel. Entretante, Bates sigue en la cárcel, aunque su mujer Anna hace todas las gestiones posibles para que le declaren inocente... No defrauda esta tercera temporada de Downton Abbey, que mantiene el interés en todo momento y va ajustando los personajes y sus andanzas al paso de los tiempos. El diseño de producción sigue siendo exquisito y las intrigas dentro de la gran mansión van en aumento con cada capítulo, hasta ofrecer más de una sorpresa final que dejará de una pieza a los espectadores.

7/10
Laberinto

2012 | Labyrinth | Serie TV

Black Mirror

2011 | Black Mirror | Serie TV

Serie británica de tan solo tres capítulos, largos y concluyentes, el espectador no dejará de frotarse los ojos ante lo que se le presenta en pantalla. La idea es reflexionar acerca de una sociedad globalizada y tecnificada, donde los acontecimientos se siguen en directo y mediáticamente, compartiéndose en las redes sociales. La privacidad está en peligro, parece que nos estamos volviendo muy cínicos, y no está claro que un progreso que debería hacernos más libres esté logrando este objetivo. Son algunas de las ideas propuestas por Charlie Brooker, creador de la serie, que hace pensar en propuestas como la ciencia ficción de Ray Bradbury o series episódicas tipo Cuentos asombrosos o En los límites de la realidad, adaptándose a los tiempos que corren. En el episodio inical, “El himno nacional”, el Primer Ministro de Gran Bretaña es despertado a media noche con la noticia de que la Princesa ha sido secuestrada. Ojo, sus captores sólo la liberarán si el máximo mandatario de la nación mantiene relaciones sexuales en directo con ¡un cerdo! Tal situación será seguida por los ciudadanos a través de las noticias, las redes sociales, youtube… Todo el mundo estará pendiente de la reacción del Primer Ministro y de su equipo. Bien urdida, la trama mantiene el interés desde el principio y el final es para no perdérselo. Bajo el título de “15 millones de méritos”, el segundo capítulo es algo más extraño. Un grupo de personas se pasan el día pedaleando en bicicletas estáticas para obtener puntos y logros que hagan sus vidas más fáciles. Lo real enfrentado a lo virtual para poner frente a un espejo las miserias de la condición humana. El último episodio, titulado “Tu historia completa”, nos lleva al futuro. Las personas podrán acceder a sus recuerdos con un mando a distancia, rebobinar, hacer pausa, de manera que todo lo almacenamos en la memoria y podemos acceder a ello cuando queramos. Es más, en una entrevista de trabajo nos pueden pedir el visionado de nuestros recuerdos… Así nadie olvida nada. Nada de este capítulo, así como de los otros dos, debemos de olvidar. Nos encontramos de bruces con una serie totalmente fuera de los cánones, que rezuma originalidad por los tres (que valen por cuatro) costados. Tres capítulos que justifican su gran acogida en Reino Unido. Y es que no podría ser más aguda la visión proyectada hacia las nuevas tecnologías y el impacto que tienen en la sociedad, adormeciéndola, creando unas necesidades que rozan lo surrealista y están fuera del sentido común. Con buen criterio, cada capítulo abre con una carga de impacto brutal para dejarnos al final sumidos en un estado de liviandad, física e intelectual, de difícil explicación. Es como si nos cargáramos con un lastre pesado e invisible, que casi colapsara nuestros músculos y el cerebro acelerara sus neuronas de forma vertiginosa antes de entrar en estado de shock. Las situaciones más estrambóticas nos hacen estremecer, congelar el rictus, acaso secarse el intento de gritar, también esbozar una sarcástica sonrisa. ¡Qué situaciones! Tan sólo la extravagancia del primer episodio tiene más proximidad con la realidad actual, los otros dos plantean narraciones que quién sabe si son fruto de la imaginación lisérgica o nos acercan a un futuro posible donde la tecnología y los medios de comunicación podrían transformar nuestra percepción del mundo. Sugerente e irreverente, exagerada y muy provocativa, la serie invita a la reflexión a partir de un tema principal bien narrado y estructurado. A un lado quedan la interpretación de los actores, más que correctos, eclipsados sus protagonismos por la puesta en escena de esa crítica a una sociedad condicionada, la masa hipnotizada por la imagen manipulada, desde planteamientos tan originales como rocambolescos. El contraste genera una fuerza dramática total. El resultado final, sorprendente, no dejará indiferente a nadie.

6/10
Albatross

2011 | Albatross

Downton Abbey (2ª temporada)

2011 | Downton Abbey | Serie TV

La guerra alterará la vida de los habitantes de Downton Abbey, y las actitudes de los que deben servir en el frente son muy diversas, desde el valor y el cumplimiento del deber, al trampear para regresar a casa; allí algunas de las hermanas deciden servir como enfermeras, siguiendo el ejemplo de Isobel. La familia Crawley y sus sirvientes ponen en marcha un concierto para recaudar fondos, de cara a poder equipar el hospital del pueblo. Matthew está comprometido y desea presentar a su novia a los Crawley cuando tenga un permiso, aunque la vieja idea de que se comprometiera con Mary sigue revoloteando. La segunda temporada de la serie creada por Julian Fellowes está a la altura de la calidad de la primera, gana en intensidad dramática sobre todo por el conflicto bélico, y sigue sorprendiendo con continuos giros. Por su parte, los actores continúan brindando interpretaciones de primera categoría.

8/10
Downton Abbey

2010 | Downton Abbey | Serie TV

  En la magnífica mansión campestre de Downton Abbey conviven la familia Crowley, de mucho pedigrí, con el numeroso personal de servicio. La tranquilidad del lugar se ve sacudida con la noticia en los diarios del hundimiento del Titanic; lo que primero se ve como una tragedia ajena, crece en intensidad cuando se sabe que el heredero del patrimonio familiar viajaba en el barco y es una de las víctimas. Las leyes que rigen en 1912 impiden que la hija mayor de Robert Crawley, conde de Grantham, pueda heredar; toda la fortuna estaría así destinada a un pariente lejano, Matthew, que mira con prevención a su snob familia recobrada, él y su madre huyen del ceremonial que rodea a los Crawley. Algunos miembros de la familia, como la abuela Violet, conspirarán para impedir que Matthew se quede con lo que creen que les pertenece. Mientras, en el servicio no ve con buenos ojos al recién incorporado ayuda de cámara John Bates, que exhibe una ostensible cojera. Formidable serie televisiva británica creada por Julian Fellowes, ganador de un Oscar por su guión de Gosford Park, y también detrás de libretos de filmes como La reina Victoria y The Tourist. Aquí articula una serie cuyo retrato de una familia noble y su servidumbre recuerda a otra magnífica producción británica, Arriba y abajo. La idea es plantear que corren nuevos tiempos, que esa distinción rígida en capas sociales empieza a verse agrietada. De modo que entre los Crawley destacan un Matthew que no entiende para qué necesita un ayuda de cámara, o su madre, empeñada en ayudar con sus conocimientos de enfermera en un hospital; mientras que entre los de abajo, una doncella aspira a convertirse en secretaria aprendiendo mecanografía, algo insólito. Fellowes sabe desplegar distintos hilos narrativos y componer personajes llenos de vida, a los que encarnan un reparto de los de quitarse el sombrero. Realmente la serie sabe aunar la idea de retrato costumbrista de una época y unas maneras que tienen los días contados, con las relaciones amorosas, las intrigas por el patrimonio familiar, y los pequeños y grandes secretos de los criados. La ambientación es formidable, ya sólo la partitura de musical de John Lunn es todo un estímulo a disfrutar de la serie. Por supuesto destaca el magnífico edificio de Downton Abbey, con una personalidad tan notable como la de la casa de Retorno a Brideshead, y que toma el castillo de Highclere para hacer sus veces.  

7/10

Últimos tráilers y vídeos