IMG-LOGO

Biografía

Julian Fellowes

Julian Fellowes

Julian Fellowes

Premios: 1 Oscar

Oscar
2002

Ganador de 1 premio

Filmografía
Un juego de caballeros

2020 | The English Game | Serie TV

Miniserie dramática de corte histórico, ambientada en la Inglaterra de 1879, cuando el fútbol está dando sus primeros pasos y está a punto de pasar de pasatiempo para clases acomodadas y formadas en la universidad, al pueblo llano, que disfruta con los partidos y puede olvidarse por un rato de sus problemas más acuciantes. Son sus creadores Julian Fellowes, Tony Charles, Oliver Cotton, el primero de ellos conocido por Downton Abbey, serie con la que Un juego de caballeros tiene más de un punto en común. El elitista equipo de los Old Etonians, antiguos alumnos de Eton, está capitaneado por Arthur Kinnaird, de una familia pudiente. Y le toca enfrentarse en la competición por la copa de la FA con el Darwen FC, modesto equipo de los trabajadores de una fábrica de algodón. Aquí el dueño, James Walsh, ha decidido fichar a dos jugadores profesionales escoceses, para reforzar el equipo, que serán también obreros de la fábrica, para no contravenir las reglas del juego, al menos externamente. Ellos son Fergie Suter, que quiere ayudar a su familia en Escocia, donde el padre es un borrachín que maltrata a su esposa, y Jimmy Love, que va a encontrar justamente el amor en la viuda que regenta la pensión donde se hospedan. Los enfrentamientos deportivos conviven con los dramas personales y la situación social, donde los trabajadores padecen recortes salariales, frente a empresarios que no quieren ver disminuidas sus ganancias, más por la acción de unos bancos que les aprietan las tuercas a la hora de conceder préstamos. Como se ve, la serie comparte con Downton Abbey una trama de época, y el mostrar paralelamente las vicisitudes de personas de clases social alta, con las de capas populares, que han de aprender a convivir y respetarse, a la par que se busca justicia social, los tiempos cambian. Aunque hay momentos intensos, como el de un tumulto que podría acabar en linchamiento, no alcanza el nivel del título citado, y los actores son bastante desconocidos. Pero el tema de cómo el fútbol se convirtió en deporte profesional, las peripecias de los personajes, los envites deportivos y la ambientación convierten la miniserie en una producción que merece la pena verse. Además sobresale valores como el honor, la deportividad y el hacer lo correcto, por ejemplo en relación a la maternidad, y las relaciones padres-hijos.

7/10
Downton Abbey

2019 | Downton Abbey

Los Crawley reciben la inesperada noticia de que el rey Jorge V y su familia se hospedarán una noche en su mansión, Downton Abbey, que les pilla de paso en un viaje que llevan a cabo. Los señores de la casa, Lord Robert –Conde de Grantham– y Lady Cora, se sienten honrados, pero por otro lado están intranquilos, pues supone una grave responsabilidad, así que la hija mayor, Lady Mary, decide recurrir al antiguo mayordomo, Carson, porque su sustituto, el antiguo lacayo Thomas Barrow, parece bloqueado por la situación. Pero preocupa la visita real sobre todo a la abuela, la condesa viuda, porque acudirá también su sobrina lejana, la dama de honor de la reina, Lady Bagshaw, que no tiene herederos directos, por lo que debería dejárselo todo a su primo, Lord Robert, aunque no parece dispuesta a ello. Julian Fellowes, creador y guionista de Downton Abbey, había cerrado muy bien las subtramas, después de seis temporadas de la famosa serie británica bastante aceptables. Sin embargo, consigue el milagro de volver a hilvanar conflictos que generan del interés del espectador en un largometraje que continúa la historia de los Crawley y sus vasallos en el mismo punto en el que se había quedado. Resulta meritoria su habilidad para sacar tajada a los numerosos personajes ya conocidos por el público, salvo quizás a Bates, y a los condes. Al tiempo que reincide en su mensaje en tono amable sobre la importancia de preservar la tradición, transmite los cambios que vivió el mundo en los años 20, cuando está condenada a desaparecer la forma de vida que retrata, florecen los movimientos anarquistas y comunistas, los trabajadores se organizan para protestar y los homosexuales empiezan a reivindicarse. Por otro lado, subyace la idea en el libreto de que la Historia es una obra de teatro, donde todos los humanos estarían destinados a interpretar algún papel, por muy secundario que éste pueda ser. Dirige Michael Engler, responsable de algunos capítulos de la ficción, que en realidad no se sale de los cánones de cualquiera de ellos, el film parece uno más de mayor duración, lo que en el fondo no resulta fácil, pues el nivel está alto. Se trata de un trabajo coral con una media actoral de sobresaliente; el espectador habitual ya está casi acostumbrado a los méritos de intérpretes como Jim Carter (Carson), Michelle Dockery (Lady Mary), Laura Carmichael (Lady Edith), Phyllis Logan (Mrs. Hughes), Allen Leech (Tom), y por supuesto la inimitable Maggie Smith (la condesa viuda Violet Crawley), que esta vez maravilla por su enfrentamiento con la recién llegada a esta saga Imelda Staunton (Lady Bagshaw).

7/10
La casa torcida

2017 | Crooked House

Después de haber ejercido un tiempo de diplomático y espía en El Cairo, Charles Hayward abre despacho como detective en Londres, siguiendo los pasos investigadores de su padre, que fue inspector de Scotland Yard. Se lleva una sorpresa cuando requiere sus servicios Sophia de Haviland, que fue su amante en Egipto, hasta que rompió con él, supuestamente por diferencias de clase, ella forma parte de una familia de rancio abolengo, su abuelo Aristide Leonides es un multimillonario hombre de negocios de origen griego. La repentina muerte de éste, hace pensar a Sophia que ha sido envenenado, y logra persuadir a Charles para que indague acerca de lo ocurrido en su espléndida casa de campo, con el visto bueno de la policía. Allí vive la viuda, la antigua y voluptuosa bailarina Brenda, a la que conoció en Las Vegas; y dos hijos, fruto de su anterior matrimonio. Philip está casado con una mediocre actriz, y tienen tres hijos, además de Sophie está el indolente adolescente Eustace, y la curiosa niña malcriada Josephine, que anota todo lo que ve en un cuaderno que siempre lleva consigo; luego está Roger, casado con Clemency, no tienen hijos y él ha llevado a la quiebra en varias ocasiones a una de las empresas familiares, una farmacéutica; finalmente está la solterona y cínica Edith de Haviland, hermana de la primera esposa del difunto. Completan el cuadro Laurence Brown, tutor de los chavales, y la niñera. Adaptación de la popular novela de Agatha Christie, que responde al esquema detectivesco de buscar respuesta a la pregunta "¿Quién lo hizo?", las tramas "whodunit" en su nomenclatura en inglés. Atrapa la intriga, por supuesto, con giros y sorpresas convenientemente dosificados, pero también la descripción de los personajesde una familia en decadencia y sus evoluciones, casi todas en la casa torcida del título. A tal respecto se nota la mano en el guión de un especialista como Julian Fellowes, guionista de Gosford Park y creador de la modélica serie Downton Abbey. Como en los títulos mencionados, se subraya el poder corrosivo de la posición social y las riquezas en las personas, aunque también el inevitable acercamiento de clases, una época británica ha llegado definitivamente a su final; y tiene mucha importancia la impresionante residencia, marco que sirve para crear la adecuada atmósfera. El reparto está muy bien seleccionado. Por supuesto, da gusto ver veteranos de la categoría de Glenn Close (la tía solterona) y Terence Stamp (un inspector de Scotland Yard), pero también están bien los demás, Max Irons, que lleva con gran dignidad su ilustre apellido actoral a la hora de seleccionar sus proyectos, como el protagonista detective, y también la viuda a la que encarna Christina Hendricks, que demuestra que hay vida después de Mad Men. Y las más desconocidas, Stefanie Martini, la que encarga el caso, y Honor Kneafsey, la niña de La librería, lo hacen muy bien. Podía seguirse con la relación de actores mencionados, pues la película es eminentemente coral, y a todos se les presentan buenas ocasiones para el lucimiento, que aprovechan oportunamente.

6/10
Downton Abbey (6ª temporada)

2015 | Downton Abbey | Serie TV

Corre el año 1925, cuando el mundo se transforma por completo, sobre todo a nivel socioeconómico, y empiezan a agilizarse los cambios tecnológicos, con invenciones como el secador. Una mujer llega a Downton Abbey deseosa de conversar con Lady Mary, a la que quiere chantajear, pues conoce un secreto suyo del pasado. Mientras, Carson ultima los detalles de la boda con la Señora Hughes… Los Crowley afrontan luchas de poder y problemas económicos, en un digno colofón de la serie de época creada por Julian Fellowes. Ha sabido terminar a tiempo, antes de que los signos de agotamiento hicieran mella en el que ha sido el mayor fenómeno de la ficción británica de los últimos años. Quizás no sea tan redonda como las dos primeras, pero la última tanda de episodios sigue manteniendo pegados a los espectadores, lo que tiene un enorme mérito, ya que este guionista ha escrito en solitario todos los episodios (sólo recurrió a dos colaboradores en la primera temporada). Se puede cuestionar la acumulación de giros folletinescos (igual le habría venido bien a su responsable contar con otro punto de vista), y no se ha sabido acabar bien alguna trama (la decisión tomada por Thomas, la identidad secreta de Septimus Spratt…). Pero cada capítulo sale adelante por su elegante y esmerada reconstrucción de los últimos años de una forma de vida; este año ha ganado peso el elemento nostálgico, pero se mantienen los golpes de humor muy británico (hilarante la mediación de la señora Patmore en el porvenir de los futuros cónyuges). Downton Abbey ha supuesto además un golpe de aire fresco en el panorama televisivo actual, donde se muestra por regla habitual lo peor del ser humano, en las series de moda. La ficción británica apuesta por el optimismo y la capacidad de superación, lo que puede parecer incluso tan desfasado como el exquisito inglés de Carson, o los modales para tomar el te de la duquesa viuda, pero que sin embargo tiene un gran encanto. Sería imperdonable destacar alguna de las interpretaciones por encima de las otras, en un elenco sin fisuras que ha vuelto a poner de manifiesto en todo el mundo las maravillas de la escuela británica de interpretación.

7/10
Downton Abbey (5ª temporada)

2014 | Downton Abbey | Serie TV

El tiempo pasa, los laboristas gobiernan en Gran Bretaña, y los niños Georges y Sibby ya están algo creciditos. También la hija de Edith, cuya existencia ignoran todos excepto su tía y su abuela, y que se trae secretamente a una granja cercana, donde en complicidad con su arrendatario, la están criando como si la hubieran adoptado tras morir un pariente lejano. La extraña muerte del señor Green, el violador de Anna, propicia una investigación policial que podría llevar a la carcel de nuevo a Bates. Mary piensa que Gillingham podría ser su nuevo marido, pero quiere probarlo pasando unos días clandestinamente con él, y entregándose como amante. Y Tom cada vez pondera más la idea de irse a América, en parte por su nueva amiga, una profesora sin pelos en la lengua, que la arma cada vez que visita Downton Abbey, y que empieza a dar clases a la ayudante de cocina Daisy, que ve cómo se abre ante sus ojos un mundo que desconocía completamente. Iniciativas como un monumento en recuerdo a los caídos en la Gran Guerra, cuyo comité se invita a presidir a Carson, y no a su señor, el conde, son sintomáticos de cómo el mundo que amos y criados habían conocido hasta entonces, está siendo puesto patas arriba. De nuevo Julian Fellowes demuestra en la quinta temporada de Downton Abbey su habilidad para desarrollar las trayectorias vitales de unos personajes, e incluso aunque pueda repetir esquemas, les da nuevos bríos, en un equilibrio donde tan pronto hace sonreir al espectador como le conmueve y provoca la lágrima. Resulta inteligente el desarrollo de la relación entre las ancianas Violet e Isobel –geniales Maggie Smith y Penelope Wilton–, ambas inesperadamente cortejadas, lo que sirve para afianzar una amistad que hasta entonces no había sido reconocida como tal. Especialmente emotivo resulta el último y navideño episodio, donde se cierran bastantes subtramas y se apunta el camino hace la que debe ser la última temporada de la serie.

7/10
Downton Abbey (4ª temporada)

2013 | Downton Abbey | Serie TV

Julian Fellowes demuestra su capacidad para crear nuevas situaciones capaces de conmover, al tiempo que muestran las transformaciones sociales, en torno a la familia Crawley y el servicio, en su magnífica mansión de Downton Abbey en York. La muerte de Matthew en accidente de automóvil ha sido un duro golpe para todos, pero sobre todo para lady Mary, que parece incapaz de sobreponerse a la tragedia y cuidar de su hijo George, y de asumir las obligaciones para gestionar correctamente el patrimonio familiar en tiempos complejos. Aunque el tiempo se revela como bálsamo capaz de hacer cicatrizar las heridas, y empezarán a revolotear en torno a Mary nuevos pretendientes. Su hermana Edith, tras un chasco al pie del altar, parece que podría encontrar la felicidad con el editor Michael, pero existe el obstáculo de su mujer, enferma mental, que debería dar su consentimiento al divorcio, algo que no resulta posible, por lo que surge la opción de intentarlo en Alemania, decisión que se revelará problemática, y a la que se sumará un inesperado embarazo. También hay una doncella nueva, Edna, a la que Bradley presiona porque conoce alguno de sus secretos. Tom se debate entre el cariño de los Crawley y su sensación de que está renunciando a sus antiguos ideales. Aunque sin duda el suceso inesperado y traumático de la temporada es una agresión sexual en el mismísimo Downton Abbey, que se oculta por miedo a las reacciones que podría suscitar su conocimiento en algunos personajes. Verdaderamente Fellowes ha conseguido crear un microcosmos de personajes entrañables, que se hacen querer, y hasta a los más odiosos llegas a entenderles, tan formidables son las interpretaciones del elenco al completo. La idea de adaptarse a los nuevos tiempos aletea constantemente, lo que se ve en nuevos personajes como la jovencita algo alocada Rose, sobrina del conde, o en la familia americana, que quita importancia a tradiciones y modos de hacer que parecían inconmovibles.

8/10
Downton Abbey (3ª temporada)

2012 | Downton Abbey | Serie TV

Tras la 1ª Guerra Mundial las cosas se van serennando un poco en Downton Abbey. Per tanto la familia Crawley como los sirvientes de la planta de abajo tendrán sus diferentes cuitas. Robert Crawley se tendrá que enfrentar como cabeza de familia a una decisión difícil, pues unas malas decisiones financieras han puesto a Downton Abbey al borde la quiebra. Por su parte, Lady Mary y Matthew Crawley sufren porque aparentemente no pueden tener hijos. A la casa han llegado también Tom Branson –viudo de Lady Sybil– y el inquietante Barrow, el cual se enfrentará a O'Brian en una lucha sin cuartel. Entretante, Bates sigue en la cárcel, aunque su mujer Anna hace todas las gestiones posibles para que le declaren inocente... No defrauda esta tercera temporada de Downton Abbey, que mantiene el interés en todo momento y va ajustando los personajes y sus andanzas al paso de los tiempos. El diseño de producción sigue siendo exquisito y las intrigas dentro de la gran mansión van en aumento con cada capítulo, hasta ofrecer más de una sorpresa final que dejará de una pieza a los espectadores.

7/10
Titanic

2012 | Titanic

Downton Abbey (2ª temporada)

2011 | Downton Abbey | Serie TV

La guerra alterará la vida de los habitantes de Downton Abbey, y las actitudes de los que deben servir en el frente son muy diversas, desde el valor y el cumplimiento del deber, al trampear para regresar a casa; allí algunas de las hermanas deciden servir como enfermeras, siguiendo el ejemplo de Isobel. La familia Crawley y sus sirvientes ponen en marcha un concierto para recaudar fondos, de cara a poder equipar el hospital del pueblo. Matthew está comprometido y desea presentar a su novia a los Crawley cuando tenga un permiso, aunque la vieja idea de que se comprometiera con Mary sigue revoloteando. La segunda temporada de la serie creada por Julian Fellowes está a la altura de la calidad de la primera, gana en intensidad dramática sobre todo por el conflicto bélico, y sigue sorprendiendo con continuos giros. Por su parte, los actores continúan brindando interpretaciones de primera categoría.

8/10
Downton Abbey

2010 | Downton Abbey | Serie TV

  En la magnífica mansión campestre de Downton Abbey conviven la familia Crowley, de mucho pedigrí, con el numeroso personal de servicio. La tranquilidad del lugar se ve sacudida con la noticia en los diarios del hundimiento del Titanic; lo que primero se ve como una tragedia ajena, crece en intensidad cuando se sabe que el heredero del patrimonio familiar viajaba en el barco y es una de las víctimas. Las leyes que rigen en 1912 impiden que la hija mayor de Robert Crawley, conde de Grantham, pueda heredar; toda la fortuna estaría así destinada a un pariente lejano, Matthew, que mira con prevención a su snob familia recobrada, él y su madre huyen del ceremonial que rodea a los Crawley. Algunos miembros de la familia, como la abuela Violet, conspirarán para impedir que Matthew se quede con lo que creen que les pertenece. Mientras, en el servicio no ve con buenos ojos al recién incorporado ayuda de cámara John Bates, que exhibe una ostensible cojera. Formidable serie televisiva británica creada por Julian Fellowes, ganador de un Oscar por su guión de Gosford Park, y también detrás de libretos de filmes como La reina Victoria y The Tourist. Aquí articula una serie cuyo retrato de una familia noble y su servidumbre recuerda a otra magnífica producción británica, Arriba y abajo. La idea es plantear que corren nuevos tiempos, que esa distinción rígida en capas sociales empieza a verse agrietada. De modo que entre los Crawley destacan un Matthew que no entiende para qué necesita un ayuda de cámara, o su madre, empeñada en ayudar con sus conocimientos de enfermera en un hospital; mientras que entre los de abajo, una doncella aspira a convertirse en secretaria aprendiendo mecanografía, algo insólito. Fellowes sabe desplegar distintos hilos narrativos y componer personajes llenos de vida, a los que encarnan un reparto de los de quitarse el sombrero. Realmente la serie sabe aunar la idea de retrato costumbrista de una época y unas maneras que tienen los días contados, con las relaciones amorosas, las intrigas por el patrimonio familiar, y los pequeños y grandes secretos de los criados. La ambientación es formidable, ya sólo la partitura de musical de John Lunn es todo un estímulo a disfrutar de la serie. Por supuesto destaca el magnífico edificio de Downton Abbey, con una personalidad tan notable como la de la casa de Retorno a Brideshead, y que toma el castillo de Highclere para hacer sus veces.  

7/10
The Tourist

2010 | The Tourist

Elise es una enigmática mujer, vigilada por la policía en París, pues esperan que se ponga en contacto con un célebre estafador que ha robado dinero a la mafia, y con el que mantiene una relación sentimental. Como no conocen el rostro del hombre que buscan, éste pide a Elise que se enrede en el tren que la lleva a Venecia con el primer tipo que tenga con él cierto parecido físico. El elegido es Frank, un turista americano, profesor universitario que ignora el significado de la expresión “emociones fuertes”. Hasta ahora. Remake de la estupenda película francesa El secreto de Anthony Zimmer, que ha dirigido el alemán responsable de La vida de los otros Florian Henckel von Donnersmarck, en su primera aventura de corte hollywoodiense. Entre los guionistas de la cinta figura Christopher McQuarrie, que deslumbró con el sorprende libreto de Sospechosos habituales. En realidad, y con respecto a su modelo, la cinta poco aporta si se deja a un lado el generosísimo presupuesto, el marco maravilloso de Venecia, y el glamour de la pareja protagonista, Angelina Jolie y Johnny Depp. Por supuesto que se mantienen las sorpresas y la idea hitchcockiana de tipo normal metido en líos y deslumbrado por una mujer bellísima. Pero, si nos apuran, hay que decir que la nueva cinta tiene algún momento de estancamiento, cuando se trata de reforzar la descripción de la subtrama romántica. En cualquier caso es un digno divertimento, pero debemos ser honrados y subrayar que se está aprovechado un buen film previo.

5/10
La reina Victoria

2009 | The Young Victoria

El reverso de la moneda mostrada hace unos años por Su majestad Mrs. Brown. Si la película de John Madden mostraba el desconsuelo de una reina Victoria talludita por la muerte de su esposo Alberto, y su particular relación con el plebeyo John Brown, la que nos ocupa sigue a una Victoria adolescente, con derecho a suceder al rey Guillermo, su tío. Circunstancia que tratan de explotar su madre, la duquesa de Kent, y lord John Conroy, para lograr una hipotética regencia. Entretanto el rey Leopoldo de Bélgica también conspira para controlar a la heredera al trono, y su juego es promover a su joven y apuesto hijo Alberto, para que seduzca a la inexperta Victoria. Y el rey Guillermo, consciente de que su mala salud le deja poco margen de maniobra, confía en el primer ministro Melbourne para traer a su sobrina a la Corte, y liberarla de una influencia materna que considera perjudicial.La trama del film dirigido por el canadiense Jean-Marc Vallée (C.R.A.Z.Y.) adopta principalmente el punto de vista de Victoria, atrapada en esta telaraña de intrigas palaciegas, y que ignora por completo el significado de las palabras “existencia normal”. Obligada a soportar presiones de unos y otros, al inicial recelo que siente por Alberto sigue una paulatina confianza y atracción, también porque observa que, por encima de la misión que le ha encomendado su padre, establece una relación personal y le da consejos bastante razonables. Uno de ellos, que se convierte en metáfora del film, es que, en la especie de ajedrez donde Victoria se siente pieza, manejada por unos otros, ella ha de aprender, si desea sobrevivir, las reglas del juego.El guión de Julian Followes -que ganó un Oscar por su libreto de Gosford Park- tiene hechuras clásicas, y está traspasado por un cierto tono humanizador que se agradece. Cierto que las luchas de poder despiertan bajos instintos, pero también hay espacio para demostrar la lealtad de unos, e incluso en otros cierta grandeza de ánimo para reconocer que llega un momento en que los hijos “vuelan”, ya no se pliegan a ciegas a los planes que han trazado para ellos sus progenitores. El reparto, dominado por la Victoria de Emily Blunt, quien ya había llamado gratamente la atención por su papel en El diablo viste de Prada, cuenta con un buen coprotagonista, Rupert Friend, y un excelente plantel de secundarios, algunos casi irreconocibles, como Paul Bettany, un estupendo Melbourne, Jim Broadbent, el estridente monarca Guillermo, y Mark Strong, el oscuro Conroy. La película, muy bien ambientada, sufre un pequeño bache, curiosamente, cuando triunfa el amor, pero en general mantiene un tono muy correcto, típico de ese buen cine histórico en el que los ingleses son expertos consumados.

6/10
Laberinto de mentiras

2005 | Separate lies

James Manning lo tiene todo. Es un respetado abogado de clase alta, felizmente casado con Anne. Un día, encuentran gravemente herido al esposo de su sirvienta, que ha sido atropellado. El culpable se ha dado a la fuga, pero James sospecha que se trata del aristócrata Bill Bule, su vecino, y que no se trata de un accidente, sino de una maniobra intencionada. Cuando James investiga a Bill, descubrirá que mantiene un idilio con Anne, su esposa. Un agente de policía también está tratando de aclarar el asunto. Debut como director de Julian Fellowes, ganador de un Oscar por el guión de Gosford Park, que adapta la novela homónima de Nigel Balchin. Fellowes aprovecha que cuenta con un trío de actores de primera. Tom Wilkinson y Emily Watson encarnan a la pareja en crisis, mientras que Rupert Everett interpreta al cínico amante de la mujer. Se trata de un melodrama que gira en torno a la mentira y a sus consecuencias. El director se ha esforzado por dar a conocer las posturas de todos los personajes, sin que haya buenos y malos, para hacer reflexionar al espectador.

4/10
Piccadilly Jim

2004 | Piccadilly Jim

Adaptación de una alocada novela del escritor inglés, P.G. Wodehouse, uno de los grandes clásicos de la comedia británica. Jim Crocker es un joven de Nueva York, heredero de una enorme fortuna, que vive en Londres. Allí se dedica a pasárselo en grande y a conocer a multitud de mujeres. Sin embargo, las cosas cambiarán para él cuando entre en su vida una aristócrata llamada Ann Chester. Él se enamorará perdidamente, pero le costará mucho conquistarla. Comedia romántica donde resulta asombroso el fantástico reparto encabezado por Sam Rockwell (Los impostores) y Frances O'Connor (Mansfield Park).

5/10
La feria de las vanidades

2004 | Vanity Fair

La huérfana Rebecca Sharp, hija de un pobre artista y una cantante francesa, que ha sido educada en una academia para señoritas, se ha propuesto ascender en la escala social a cualquier precio. Su primer paso es un puesto de gobernanta en la casa de un excéntrico noble, donde con astucia adquiere ascendencia sobre las hijas de la familia, el joven heredero Rawdon y una tía rica. Cuando se le presenta la oportunidad de abandonar el campo e instalarse en Londres, donde podrá dar rienda suelta a su encanto en sociedad, no lo duda. Sin embargo, toda su ingenio y atractivo no parece suficiente para que Becky logre su propósito… La Becky Sharp de La feria de las vanidades es la más poderosa creación del escritor decimonónico William Makepeace Thackeray, un personaje femenino parecido a los que harían célebre años más tarde a la norteamericana Edith Wharton, como la Undine Spragg de "Las costumbres del país". En su novela, el escritor inglés acertó al retratar, con mirada crítica, una sociedad anquilosada donde la cuna y el dinero de las personas definían una posición social inamovible. La india Mira Nair (La boda del monzón) adapta la obra con estilo y demuestra su buen hacer como directora de actrices, con una especial tendencia a la ambientación exótica, preciosista y cuidada hasta el detalle. Y aunque es cierto que el extenso guión quizá no refleje con la maestría del original los intereses de los protagonistas, cuyas actitudes pueden resultar algo ambiguas, la labor del reparto es notable. La rubia Reese Witherspoon (¡qué gran actriz!) dota a la ambiciosa protagonista de un encanto poco común, y entre los secundarios destacan Romola Garai y Rhys Ifans (el despiporrante Spike de Notting Hill), quienes componen una entrañable pareja, anómala en una época de ambiciones, secretos y apariencias.

6/10
Gosford Park

2001 | Gosford Park

Méritos no le faltan al veterano director Robert Altman, aunque sólo sea por su habilidad para componer este enorme puzzle costumbrista de tan numerosas piezas. Estamos en 1932, en algún lugar de la campiña inglesa, donde se emplaza la enorme finca de Gosford Park, con la suntuosa mansión –un palacio en toda regla– de Sir William McCordle. Allí tiene lugar una concurrida reunión de caza de amigos y parientes –algo que recuerda a La regla del juego, del maestro Jean Renoir–, los cuales, acompañados cada uno de sus sirvientes, conforman la flor y nata del dandismo. Pero entre los invitados no reina precisamente la amistad; más bien se llevan otros vicios “elegantes” como la envidia, el rencor o la hipocresía. En fin, que da igual que se trate de un apolillado conde adinerado o de la última cocinera de la lista: todos arrastran su personal baúl de miserias secretas. Pero la encantadora reunión de sociedad se pondrá patas arriba cuando un asesinato llene de estupor a todos los invitados. La película tiene su punto fuerte en la cuidada ambientación y en la esmerada planificación para mostrar la alteridad de entre siervos y señores. Gracias a un montaje vivo y preciso se hace imposible relajarse. La expectación ante el inmenso reparto de personajes –un verdadero laberinto de nombres– acaba diluyéndose en el enorme tapiz de formalismo presente en Gosford Park, hasta dar lugar a una obra coral de sutiles reacciones psicológicas, gestos y miradas. A todo eso contribuye eficazmente el envidiable reparto: un elenco de actores y actrices que encarnan perfectamente la gélida flema británica que el experimentado Altman traslada con virtuosismo a la pantalla. La película ganó el premio al mejor guión en la última ceremonia de los Oscar.

5/10
Un juego de caballeros

2020 | The English Game | Serie TV

Miniserie dramática de corte histórico, ambientada en la Inglaterra de 1879, cuando el fútbol está dando sus primeros pasos y está a punto de pasar de pasatiempo para clases acomodadas y formadas en la universidad, al pueblo llano, que disfruta con los partidos y puede olvidarse por un rato de sus problemas más acuciantes. Son sus creadores Julian Fellowes, Tony Charles, Oliver Cotton, el primero de ellos conocido por Downton Abbey, serie con la que Un juego de caballeros tiene más de un punto en común. El elitista equipo de los Old Etonians, antiguos alumnos de Eton, está capitaneado por Arthur Kinnaird, de una familia pudiente. Y le toca enfrentarse en la competición por la copa de la FA con el Darwen FC, modesto equipo de los trabajadores de una fábrica de algodón. Aquí el dueño, James Walsh, ha decidido fichar a dos jugadores profesionales escoceses, para reforzar el equipo, que serán también obreros de la fábrica, para no contravenir las reglas del juego, al menos externamente. Ellos son Fergie Suter, que quiere ayudar a su familia en Escocia, donde el padre es un borrachín que maltrata a su esposa, y Jimmy Love, que va a encontrar justamente el amor en la viuda que regenta la pensión donde se hospedan. Los enfrentamientos deportivos conviven con los dramas personales y la situación social, donde los trabajadores padecen recortes salariales, frente a empresarios que no quieren ver disminuidas sus ganancias, más por la acción de unos bancos que les aprietan las tuercas a la hora de conceder préstamos. Como se ve, la serie comparte con Downton Abbey una trama de época, y el mostrar paralelamente las vicisitudes de personas de clases social alta, con las de capas populares, que han de aprender a convivir y respetarse, a la par que se busca justicia social, los tiempos cambian. Aunque hay momentos intensos, como el de un tumulto que podría acabar en linchamiento, no alcanza el nivel del título citado, y los actores son bastante desconocidos. Pero el tema de cómo el fútbol se convirtió en deporte profesional, las peripecias de los personajes, los envites deportivos y la ambientación convierten la miniserie en una producción que merece la pena verse. Además sobresale valores como el honor, la deportividad y el hacer lo correcto, por ejemplo en relación a la maternidad, y las relaciones padres-hijos.

7/10
Downton Abbey (6ª temporada)

2015 | Downton Abbey | Serie TV

Corre el año 1925, cuando el mundo se transforma por completo, sobre todo a nivel socioeconómico, y empiezan a agilizarse los cambios tecnológicos, con invenciones como el secador. Una mujer llega a Downton Abbey deseosa de conversar con Lady Mary, a la que quiere chantajear, pues conoce un secreto suyo del pasado. Mientras, Carson ultima los detalles de la boda con la Señora Hughes… Los Crowley afrontan luchas de poder y problemas económicos, en un digno colofón de la serie de época creada por Julian Fellowes. Ha sabido terminar a tiempo, antes de que los signos de agotamiento hicieran mella en el que ha sido el mayor fenómeno de la ficción británica de los últimos años. Quizás no sea tan redonda como las dos primeras, pero la última tanda de episodios sigue manteniendo pegados a los espectadores, lo que tiene un enorme mérito, ya que este guionista ha escrito en solitario todos los episodios (sólo recurrió a dos colaboradores en la primera temporada). Se puede cuestionar la acumulación de giros folletinescos (igual le habría venido bien a su responsable contar con otro punto de vista), y no se ha sabido acabar bien alguna trama (la decisión tomada por Thomas, la identidad secreta de Septimus Spratt…). Pero cada capítulo sale adelante por su elegante y esmerada reconstrucción de los últimos años de una forma de vida; este año ha ganado peso el elemento nostálgico, pero se mantienen los golpes de humor muy británico (hilarante la mediación de la señora Patmore en el porvenir de los futuros cónyuges). Downton Abbey ha supuesto además un golpe de aire fresco en el panorama televisivo actual, donde se muestra por regla habitual lo peor del ser humano, en las series de moda. La ficción británica apuesta por el optimismo y la capacidad de superación, lo que puede parecer incluso tan desfasado como el exquisito inglés de Carson, o los modales para tomar el te de la duquesa viuda, pero que sin embargo tiene un gran encanto. Sería imperdonable destacar alguna de las interpretaciones por encima de las otras, en un elenco sin fisuras que ha vuelto a poner de manifiesto en todo el mundo las maravillas de la escuela británica de interpretación.

7/10
Downton Abbey (5ª temporada)

2014 | Downton Abbey | Serie TV

El tiempo pasa, los laboristas gobiernan en Gran Bretaña, y los niños Georges y Sibby ya están algo creciditos. También la hija de Edith, cuya existencia ignoran todos excepto su tía y su abuela, y que se trae secretamente a una granja cercana, donde en complicidad con su arrendatario, la están criando como si la hubieran adoptado tras morir un pariente lejano. La extraña muerte del señor Green, el violador de Anna, propicia una investigación policial que podría llevar a la carcel de nuevo a Bates. Mary piensa que Gillingham podría ser su nuevo marido, pero quiere probarlo pasando unos días clandestinamente con él, y entregándose como amante. Y Tom cada vez pondera más la idea de irse a América, en parte por su nueva amiga, una profesora sin pelos en la lengua, que la arma cada vez que visita Downton Abbey, y que empieza a dar clases a la ayudante de cocina Daisy, que ve cómo se abre ante sus ojos un mundo que desconocía completamente. Iniciativas como un monumento en recuerdo a los caídos en la Gran Guerra, cuyo comité se invita a presidir a Carson, y no a su señor, el conde, son sintomáticos de cómo el mundo que amos y criados habían conocido hasta entonces, está siendo puesto patas arriba. De nuevo Julian Fellowes demuestra en la quinta temporada de Downton Abbey su habilidad para desarrollar las trayectorias vitales de unos personajes, e incluso aunque pueda repetir esquemas, les da nuevos bríos, en un equilibrio donde tan pronto hace sonreir al espectador como le conmueve y provoca la lágrima. Resulta inteligente el desarrollo de la relación entre las ancianas Violet e Isobel –geniales Maggie Smith y Penelope Wilton–, ambas inesperadamente cortejadas, lo que sirve para afianzar una amistad que hasta entonces no había sido reconocida como tal. Especialmente emotivo resulta el último y navideño episodio, donde se cierran bastantes subtramas y se apunta el camino hace la que debe ser la última temporada de la serie.

7/10
Downton Abbey (4ª temporada)

2013 | Downton Abbey | Serie TV

Julian Fellowes demuestra su capacidad para crear nuevas situaciones capaces de conmover, al tiempo que muestran las transformaciones sociales, en torno a la familia Crawley y el servicio, en su magnífica mansión de Downton Abbey en York. La muerte de Matthew en accidente de automóvil ha sido un duro golpe para todos, pero sobre todo para lady Mary, que parece incapaz de sobreponerse a la tragedia y cuidar de su hijo George, y de asumir las obligaciones para gestionar correctamente el patrimonio familiar en tiempos complejos. Aunque el tiempo se revela como bálsamo capaz de hacer cicatrizar las heridas, y empezarán a revolotear en torno a Mary nuevos pretendientes. Su hermana Edith, tras un chasco al pie del altar, parece que podría encontrar la felicidad con el editor Michael, pero existe el obstáculo de su mujer, enferma mental, que debería dar su consentimiento al divorcio, algo que no resulta posible, por lo que surge la opción de intentarlo en Alemania, decisión que se revelará problemática, y a la que se sumará un inesperado embarazo. También hay una doncella nueva, Edna, a la que Bradley presiona porque conoce alguno de sus secretos. Tom se debate entre el cariño de los Crawley y su sensación de que está renunciando a sus antiguos ideales. Aunque sin duda el suceso inesperado y traumático de la temporada es una agresión sexual en el mismísimo Downton Abbey, que se oculta por miedo a las reacciones que podría suscitar su conocimiento en algunos personajes. Verdaderamente Fellowes ha conseguido crear un microcosmos de personajes entrañables, que se hacen querer, y hasta a los más odiosos llegas a entenderles, tan formidables son las interpretaciones del elenco al completo. La idea de adaptarse a los nuevos tiempos aletea constantemente, lo que se ve en nuevos personajes como la jovencita algo alocada Rose, sobrina del conde, o en la familia americana, que quita importancia a tradiciones y modos de hacer que parecían inconmovibles.

8/10
Downton Abbey (3ª temporada)

2012 | Downton Abbey | Serie TV

Tras la 1ª Guerra Mundial las cosas se van serennando un poco en Downton Abbey. Per tanto la familia Crawley como los sirvientes de la planta de abajo tendrán sus diferentes cuitas. Robert Crawley se tendrá que enfrentar como cabeza de familia a una decisión difícil, pues unas malas decisiones financieras han puesto a Downton Abbey al borde la quiebra. Por su parte, Lady Mary y Matthew Crawley sufren porque aparentemente no pueden tener hijos. A la casa han llegado también Tom Branson –viudo de Lady Sybil– y el inquietante Barrow, el cual se enfrentará a O'Brian en una lucha sin cuartel. Entretante, Bates sigue en la cárcel, aunque su mujer Anna hace todas las gestiones posibles para que le declaren inocente... No defrauda esta tercera temporada de Downton Abbey, que mantiene el interés en todo momento y va ajustando los personajes y sus andanzas al paso de los tiempos. El diseño de producción sigue siendo exquisito y las intrigas dentro de la gran mansión van en aumento con cada capítulo, hasta ofrecer más de una sorpresa final que dejará de una pieza a los espectadores.

7/10
Downton Abbey (2ª temporada)

2011 | Downton Abbey | Serie TV

La guerra alterará la vida de los habitantes de Downton Abbey, y las actitudes de los que deben servir en el frente son muy diversas, desde el valor y el cumplimiento del deber, al trampear para regresar a casa; allí algunas de las hermanas deciden servir como enfermeras, siguiendo el ejemplo de Isobel. La familia Crawley y sus sirvientes ponen en marcha un concierto para recaudar fondos, de cara a poder equipar el hospital del pueblo. Matthew está comprometido y desea presentar a su novia a los Crawley cuando tenga un permiso, aunque la vieja idea de que se comprometiera con Mary sigue revoloteando. La segunda temporada de la serie creada por Julian Fellowes está a la altura de la calidad de la primera, gana en intensidad dramática sobre todo por el conflicto bélico, y sigue sorprendiendo con continuos giros. Por su parte, los actores continúan brindando interpretaciones de primera categoría.

8/10
Downton Abbey

2010 | Downton Abbey | Serie TV

  En la magnífica mansión campestre de Downton Abbey conviven la familia Crowley, de mucho pedigrí, con el numeroso personal de servicio. La tranquilidad del lugar se ve sacudida con la noticia en los diarios del hundimiento del Titanic; lo que primero se ve como una tragedia ajena, crece en intensidad cuando se sabe que el heredero del patrimonio familiar viajaba en el barco y es una de las víctimas. Las leyes que rigen en 1912 impiden que la hija mayor de Robert Crawley, conde de Grantham, pueda heredar; toda la fortuna estaría así destinada a un pariente lejano, Matthew, que mira con prevención a su snob familia recobrada, él y su madre huyen del ceremonial que rodea a los Crawley. Algunos miembros de la familia, como la abuela Violet, conspirarán para impedir que Matthew se quede con lo que creen que les pertenece. Mientras, en el servicio no ve con buenos ojos al recién incorporado ayuda de cámara John Bates, que exhibe una ostensible cojera. Formidable serie televisiva británica creada por Julian Fellowes, ganador de un Oscar por su guión de Gosford Park, y también detrás de libretos de filmes como La reina Victoria y The Tourist. Aquí articula una serie cuyo retrato de una familia noble y su servidumbre recuerda a otra magnífica producción británica, Arriba y abajo. La idea es plantear que corren nuevos tiempos, que esa distinción rígida en capas sociales empieza a verse agrietada. De modo que entre los Crawley destacan un Matthew que no entiende para qué necesita un ayuda de cámara, o su madre, empeñada en ayudar con sus conocimientos de enfermera en un hospital; mientras que entre los de abajo, una doncella aspira a convertirse en secretaria aprendiendo mecanografía, algo insólito. Fellowes sabe desplegar distintos hilos narrativos y componer personajes llenos de vida, a los que encarnan un reparto de los de quitarse el sombrero. Realmente la serie sabe aunar la idea de retrato costumbrista de una época y unas maneras que tienen los días contados, con las relaciones amorosas, las intrigas por el patrimonio familiar, y los pequeños y grandes secretos de los criados. La ambientación es formidable, ya sólo la partitura de musical de John Lunn es todo un estímulo a disfrutar de la serie. Por supuesto destaca el magnífico edificio de Downton Abbey, con una personalidad tan notable como la de la casa de Retorno a Brideshead, y que toma el castillo de Highclere para hacer sus veces.  

7/10
Shergar

1999 | Shergar

Shergar es un caballo de carreras que secuestran los miembros del grupo terrorista IRA. Un joven huéfano lo liberará. A su nivel, la película recuerda otras producciones "equinas, como War Horse de Steven Spielberg, lógicamente con menos profundidad. Largometraje algo insípido que no logró una buena acogida por su falta de desarrollo de la trama, aun teniendo un buen reparto.

5/10
Regeneration

1997 | Regeneration

1917, Escocia. En medio de la Primera Guerra Mundial. Un centro hospitalario acoge a combatientes con estrés postraumático por su participación en acciones bélicas. Allí ingresa el poeta Siegfried Sassoon, en realidad perfectamente sano, se trata de un modo de quitarle de en medio por sus posiciones pacifistas expresadas públicamente, sin tener que ponerle ante un consejo de guerra. Allí se sentirá inspirado por Wilfred Owen, admirador de su obra y que demuestra tener un inesperado talento literario. El oficial médico William Rivers se esfuerza por tratar con humanidad a sus pacientes, aunque él mismo empieza a sentirse minado por los horrores a los que debe enfrentarse día a día; como los que han afectado al soldado Billy Prior, que le llevaron a enmudecer, y al que el amor de una lugareña voluntaria en el esfuerzo bélico y los cuidados de él, ayudan a ir recuperando paulatinamente la cordura. Inspirada adaptación de la novela de Pat Barker, que se basa en hechos reales. Sabe atrapar sin amargura los rasgos clasistas de la Primera Guerra Mundial, especialmente marcados en Gran Bretaña, y el aliento poético que puede encontrarse incluso en los horrores y matanzas de las trincheras enlodadas. También los motivos para participar en una guerra, aunque se esté en contra de ella, aunque sólo sea por ocuparse de las personas, los otros soldados que están inmersos también en esa gran locura. De modo que se apunta a conformación de una nueve generación de personas, nada va a ser igual después de esa guerra que iguala a señores y gente sencilla, aunque los primeros se resistan al cambio. Otro tema de gran interés abordado por el film es el modo en que se trata a los enfermos, no es lo mismo verlos como personas que como unidades de combate que deben ser reparadas, se nos dice. Gillies MacKinnon entrega una buena película, producida por la BBC que siempre sabe cuidar sus productos históricos, con un quinteto de actores principales muy bien dirigido, sus personajes están bien perfilados en el guión de Allan Scott. El diseño de producción es impecable y la partitura musical de Mychael Danna contribuye a la atmósfera de esa especie de burbuja que en medio de la guerra constituye el centro psiquiátrico.

6/10
Jane Eyre (1996)

1996 | Jane Eyre

Película rebosante de dramatismo, basada en la inmortal obra homónima de Charlotte Brontë. Jane Eyre es una chica inglesa, huérfana desde su infancia, cuya vida en casa de su tía y luego en un internado está llena de penalidades y de sufrimiento. Tras los penosos primeros años de su vida, el destino quiere que un día sea elegida para trabajar en la enorme y lujosa mansión de Edward Rochester. Éste es un caballero refinado pero reconcentrado en sí mismo. Con el tiempo Jane comienza a descubrir la verdadera naturaleza de su señor, un hombre en realidad de un gran corazón, pero que vive bajo un pasado que le tortura hasta el presente: un oscuro misterio se oculta en la mansión. No es ésta una historia de amor convencional, sino una obra clásica plena de valores y de integridad. Franco Zeffirelli acertó plenamente en la dirección de William Hurt (El doctor, Perdidos en el espacio), un actor de extraordinarias dotes dramáticas.

5/10
Tierras de penumbra

1993 | Shadowlands

Sensible acercamiento a la figura del escritor británico C.S. Lewis, célebre por su obra apologética del cristianismo, y por su saga infantil "Las crónicas de Narnia". El film se basa en la pieza teatral de William Nicholson, inspirada a su vez por la obra de Lewis "Una pena en observación", transformada en guión cinematográfico por él mismo. En él se nos muestra a Lewis, o Jack, como le llaman sus amigos, como una figura pública bien asentada, prestigioso escritor y profesor universitario en Oxford, que vive una vida cómoda y ordenada con su hermano Warnie, según el "estuche" que él mismo se ha fabricado cuidadosamente. Un día recibe una carta de Joy Gresham, una escritora estadounidense admiradora de su obra que desea conocerle con su hijo. Creyendo que se tratará de un encuentro más, Lewis pronto queda fascinado por Joy, y nacerá algo llamado amor. Pero junto al amor llegará el dolor del que tanto ha hablado teóricamente en conferencias -"El dolor es el cincel con el que Dios habla a un mundo de sordos", suele tronar con convicción-, pues a Joy le diagnostican una enfermedad terminal. Aceptar trance tan doloroso es el desafío de Lewis, a quien como le recordará su amada, ha de tener en cuenta que "el dolor de hoy es parte de la felicidad de entonces". Richard Attenborough ha sido tachado, con cierta injusticia, de director academicista. Sea como fuere, en este su mejor film demuestra una exquisita sensibilidad al plasmar la historia en imágenes. Cuenta para ello con una trama rica en sugerencias -el estudiante que se duerme en las clases de Lewis, rival de su ingenio, que le sugiere acudir a Aristóteles para explicar que "la acción es el personaje" en las obras de ficción; el niño que desea ver el armario que conduce a Narnia en el desván de la casa de Lewis, y que, cuando llega la muerte, descubre su fondo de sólida madera...- y un espléndido reparto donde brillan, por supuesto, la pareja protagonista compuesta por Anthony Hopkins y Debra Winger.

7/10
Baby, el secreto de la leyenda perdida

1985 | Baby. Secret Of The Lost Legend

Esta película es una excitante expedición a un mundo desconocido. Mientras buscan unos extraños fósiles en la impenetrable selva africana, dos jóvenes científicos se encuentran a dos enormes brontosaurios y a una cría. Pero este impresionante descubrimiento les va a acarrear numerosos problemas. Serán perseguidos por una temerosa tribu de guerreros nativos y tendrán que escapar de las garras de un malvado científico para poder sobrevivir. Y todo ello procurando que los brontosaurios no sean descubiertos. La interpretación de Sean Young (Blade Runner, No hay salida) sobresale en esta fascinante película sobre las posibilidades y milagros de la naturaleza y el fantástico compositor Jerry Goldsmith se encarga de que el exotismo de los parajes africanos vayan acompañados de una sugerente y evocadora música. Ideal para ver en familia.

4/10
Laberinto de mentiras

2005 | Separate lies

James Manning lo tiene todo. Es un respetado abogado de clase alta, felizmente casado con Anne. Un día, encuentran gravemente herido al esposo de su sirvienta, que ha sido atropellado. El culpable se ha dado a la fuga, pero James sospecha que se trata del aristócrata Bill Bule, su vecino, y que no se trata de un accidente, sino de una maniobra intencionada. Cuando James investiga a Bill, descubrirá que mantiene un idilio con Anne, su esposa. Un agente de policía también está tratando de aclarar el asunto. Debut como director de Julian Fellowes, ganador de un Oscar por el guión de Gosford Park, que adapta la novela homónima de Nigel Balchin. Fellowes aprovecha que cuenta con un trío de actores de primera. Tom Wilkinson y Emily Watson encarnan a la pareja en crisis, mientras que Rupert Everett interpreta al cínico amante de la mujer. Se trata de un melodrama que gira en torno a la mentira y a sus consecuencias. El director se ha esforzado por dar a conocer las posturas de todos los personajes, sin que haya buenos y malos, para hacer reflexionar al espectador.

4/10
Downton Abbey

2019 | Downton Abbey

Los Crawley reciben la inesperada noticia de que el rey Jorge V y su familia se hospedarán una noche en su mansión, Downton Abbey, que les pilla de paso en un viaje que llevan a cabo. Los señores de la casa, Lord Robert –Conde de Grantham– y Lady Cora, se sienten honrados, pero por otro lado están intranquilos, pues supone una grave responsabilidad, así que la hija mayor, Lady Mary, decide recurrir al antiguo mayordomo, Carson, porque su sustituto, el antiguo lacayo Thomas Barrow, parece bloqueado por la situación. Pero preocupa la visita real sobre todo a la abuela, la condesa viuda, porque acudirá también su sobrina lejana, la dama de honor de la reina, Lady Bagshaw, que no tiene herederos directos, por lo que debería dejárselo todo a su primo, Lord Robert, aunque no parece dispuesta a ello. Julian Fellowes, creador y guionista de Downton Abbey, había cerrado muy bien las subtramas, después de seis temporadas de la famosa serie británica bastante aceptables. Sin embargo, consigue el milagro de volver a hilvanar conflictos que generan del interés del espectador en un largometraje que continúa la historia de los Crawley y sus vasallos en el mismo punto en el que se había quedado. Resulta meritoria su habilidad para sacar tajada a los numerosos personajes ya conocidos por el público, salvo quizás a Bates, y a los condes. Al tiempo que reincide en su mensaje en tono amable sobre la importancia de preservar la tradición, transmite los cambios que vivió el mundo en los años 20, cuando está condenada a desaparecer la forma de vida que retrata, florecen los movimientos anarquistas y comunistas, los trabajadores se organizan para protestar y los homosexuales empiezan a reivindicarse. Por otro lado, subyace la idea en el libreto de que la Historia es una obra de teatro, donde todos los humanos estarían destinados a interpretar algún papel, por muy secundario que éste pueda ser. Dirige Michael Engler, responsable de algunos capítulos de la ficción, que en realidad no se sale de los cánones de cualquiera de ellos, el film parece uno más de mayor duración, lo que en el fondo no resulta fácil, pues el nivel está alto. Se trata de un trabajo coral con una media actoral de sobresaliente; el espectador habitual ya está casi acostumbrado a los méritos de intérpretes como Jim Carter (Carson), Michelle Dockery (Lady Mary), Laura Carmichael (Lady Edith), Phyllis Logan (Mrs. Hughes), Allen Leech (Tom), y por supuesto la inimitable Maggie Smith (la condesa viuda Violet Crawley), que esta vez maravilla por su enfrentamiento con la recién llegada a esta saga Imelda Staunton (Lady Bagshaw).

7/10

Últimos tráilers y vídeos