IMG-LOGO
Okko, el hostal y sus fantasmas
6 /10 decine21

Okko, el hostal y sus fantasmas

Waka okami wa shogakusei!

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Okko, el hostal y sus fantasmas

Después de perder a sus padres en un accidente automovilístico, Okko comienza a vivir con su abuela en el campo, que dirige un ryokan de aguas termales, una posada tradicional japonesa. Allí, la joven puede ver de alguna manera fantasmas amistosos que la ayudan a acostumbrarse a la vida del ryokan, y se convierte en la aprendiz de su futura propietaria después de su abuela.

6 /10 decine21

Crítica

Sanación

Sanación

Okko, una niña, pierde a sus padres en un accidente mortal de automóvil. De modo que se va a vivir con su abuela al hostal Harunoya que regenta su abuela junto a un balneario. Ahí, quizá consecuencia de haber estado cerca de morir en el accidente, Okko puede ver al fantasma de Uribo, un niño que era vecino de su abuela cuando ésta era pequeña. Es el primero de varios fantasmas, pues también también tiene ocasión de departir con Miyo, la hermana mayor de Matsuki, que también otro balneario, e incluso con otro ser sobrenatural con pinta de diablillo. Suponen un consuelo para sobrellevar la pena, y también para pensar en que a ella le tocará ser la encargada del hostal cuando no pueda ocuparse la abuela, tarea que empieza a ejercer aunque aún sea una niña que va a la escuela.

Agradable anime de Kitaro Kosaka, que ha participado como animador en muchos filmes de Hayao Miyazaki e Isao Takahata. Sabe atrapar el dolor por la muerte de los seres queridos, el consuelo que dan los amigos, y la importancia de ir ganando en sentido de responsabilidad acerca de las tareas que toca desempeñar en el mundo. La idea de las aguas del balneario, que sirven para sanar, es buena, se convierte en eficaz metáfora de la importancia de restablecer el equilibrio cuando nos sobreviene alguna desgracia que trastorna nuestra existencia. También es inteligente plantear que los fantasmas proporcionan un consuelo que no durará para siempre, hay que saber afrontar la vida real.

Arriesga al buscar el equilibrio entre el realismo de la tristeza y la fantasía de unos espectros algo bromistas, como Uribo, de grandes dientes y que siempre se está hurgando la nariz. Aunque contiene momentos encantadores, no siempre se mantiene el tono, la parte en que Okko encuentra una especie de figura materna en una huésped del hotel, que es adivina, y a la que le encanta ir de compras, chirría un tanto; y la presencia de los huéspedes del último tramo, relacionados con el accidente, resulta sin duda forzada.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

También te pueden interesar

Últimos tráilers