IMG-LOGO

Biografía

Hayao Miyazaki

Hayao Miyazaki

79 años

Hayao Miyazaki

Nació el 05 de Enero de 1941 en Tokio, Japón

Premios: 1 Oscar

El poeta animado

21 Noviembre 2003

Akira Kurosawa lo calificó de “gran autor”. John Lasseter asegura que cuando se atascan en Pixar, buscan inspiración en su cine. El presidente de Disney, Michael Eisner, confiesa que su película de animación favorita no es de su compañía. Se trata de Mi vecino Totoro, de Hayao Miyazaki.

Con todos los animadores del mundo rendidos a sus pies, cabría pensar que la carrera de Miyazaki fue un éxito desde el principio. Nada más lejos de la realidad. El director nipón tuvo que trabajar de firme para alcanzar la cima del reconocimiento, primero en su país, y luego en Occidente, Oso de Oro en Berlín y Oscar al mejor film de animación incluidos.

Hayao Miyazaki nació en Tokio en 1941. La II Guerra Mundial le marcó, aunque sólo contara cinco años cuando terminó. De entonces, asegura, “hay demasiadas cosas que no quiero recordar”. Su padre trabajaba en una compañía de aviación, de ahí que haya mantenido su amor por el vuelo, tema omnipresente en sus películas. En 1958 vio Byakujaden, el primer largometraje de animación japonesa en color. Decidió entonces que él quería hacer eso. Así que aunque fue a la universidad y se graduó en económicas, dedicaba su tiempo libre a dibujar. Una vez graduado pasó por las compañías Toei Doga y Zuiyo. Con ésta, y en compañía de su amigo Isao Takahata, colaboró en 1973 como animador en series míticas como Heidi y Marco.

Pero convertirse en director fue un proceso lento. No acababa de gustarle la televisión, y tras hacer en 1979 El castillo de Cagliostro se emperró en una idea, que acabaría convirtiéndose en 1984 en un título importante: Nausicaä del Valle del Viento, también llamado "Guerreros del viento". Esta visión post-holocausto nuclear fue antes un manga en la revista mensual "Animage", pues no había dinero para producirla.

El éxito fue tal que Mayazaki fundó los estudios Ghibli. Allí ha dirigido filmes de la altura como Porco Rosso, El castillo en el cielo, Mi vecino Totoro, Nicky, la aprendiz de bruja y La princesa Mononoke. Sobre El viaje de Chihiro dice: “Quería explorar la idea de la comunicación. El lenguaje significa poder. En el mundo en que se pierde Chihiro, pronunciar una palabra constituye un acto claro y definido. Cuando Chihiro dice con convicción que quiere trabajar, la bruja Yubaba es incapaz de impedírselo. Hoy el lenguaje se ha abaratado y no se le da importancia. Las proclamaciones carecen de valor. Negociamos el peso de las palabras. Es algo grave. En el film el hecho de quitarle el nombre a una persona significa dominarla totalmente.”

Mayazaki se prometió desde el principio no copiar a otros, ni caer en la fiebre de las secuelas. Cada película lleva muchas horas de dibujo a mano, y sólo últimamente ha empezado a usar algo el ordenador. Sabe que el camino que ha escogido es de “alto riesgo, alta calidad, alto coste”, pero piensa que merece la pena. “Trabajo muy duro las líneas. Mis personajes puede que no sean tridimensionales, pero sus trazos están vivos. Y los colores son muy sutiles.” Así, con la paciencia de un monje ante el códice miniado, Mayazaki ha convertido sus trabajos de animación en “poesía animada”. Por muchos años.

Oscar
2015

Ganador de 1 premio

  • Oscar honorífico
Filmografía
El viento se levanta

2013 | Kaze tachinu

La última maravilla animada de Hayao Miyazaki. El maestro japonés se atreve en Kaze tachinu a hacer poesía con la vida de un innovador ingeniero aeronáutico, Jiro Horikoshi (1903-1982), que aportó originales diseños a los aviones de su país, especialmente al célebre Mitsubishi A6M Zero usado durante la Segunda Guerra Mundial. No se trata de hacer un biopic convencional recurriendo al anime, sino que Miyazaki entrega una historia plenamente adulta y realista, conde no están presentes sus habituales elementos de corte fantástico, aunque no falten ingeniosos pasajes oníricos, donde aparece... ¡otro ingeniero aeronáutico!, el italiano Gianni Caproni, inspiración muy especial para Jiro. Inspiradísima adaptación de un relato de Tatsuo Hori, que había sido convertido previamente en manga por el propio Miyazaki. El director consigue transmitir la idea de la pasión por el diseño y la ingeniería, que están unidas a una creatividad no tan lejana a la del artista, una idea cada vez más en boga, a la que han contribuido gurús de las nuevas tecnologías como el creador de Apple, Steve Jobs. La trayectoria de Jiro se presenta como una gran aventura, donde no faltan sucesos como un tremendo terremoto mientras viaja en tren, donde sus ideales de juventud le impulsan a ayudar a dos viajeras desasistidas. Y también se describe la camaradería con otros colegas, o la relación con unos jefes muy conscientes del talento de ese ingeniero. La visión del cineasta ha sido objeto de polémica en Japón, sobre todo por el movimiento pacifista, que señala que Jiro al fin y al cabo diseñaba máquinas para hacer la guerra. Verdaderamente el planteamiento de Miyazaki carece de intencionalidad política y es plenamente romántico. Así, transmite su conocida pasión por volar -tan presente en títulos como Porco Rosso, El castillo ambulante o Nicky, la aprendiz de bruja...-, maneja muy adecuadas referencias literarias, Paul Valéry, Esopo, Thomas Mann, y logra que nos interesen aportaciones mecánicas y aerodinámicas de los más sorprendentes, que de entrada parece que sólo puedan llamar la atención de los iniciados, como la aerodinámica inspirada por la curva de una espina de caballa. Y por supuesto, está la historia de amor, preciosa, romántica -no habíamos visto algo tan emotivo en animación desde el Up de Pixar-, aupada por los aires con esa cita de Valéry, “le vent se lève! il faut tenter de vivre!”, “se levanta el viento, hay que procurar vivir- verdadero mantra de una película genial. Si finalmente Kaze tachinu cierra la filmografía como director de Hayao Miyazaki, sólo cabe decir que lo hace... por todo lo alto.

8/10
La colina de las amapolas

2011 | Kokuriko-zaka kara

Arrietty y el mundo de los diminutos

2010 | Kari-gurashi no Arietti

Impecable film de animación producido por Ghibli, el estudio del maestro japonés Hayao Miyazaki. El propio Miyazaki es el autor del guión, basado en una novela de la británica Mary Norton, la autora de La bruja novata. El mismo libro dio lugar a la muy inferior The Borrowers, una cinta de imagen real protagonizada en 1997 por John Goodman. Aquí, la acción se traslada al Tokio contemporáneo. Allí, una familia de seres diminutos de unos 10 centímetros sobrevive bajo el suelo de una enorme mansión campestre. Tienen como costumbre no dejarse ver por los seres humanos en la medida de lo posible, y realizan frecuentes incursiones por la casa, para tomar prestado aquello que necesitan, como terrones de azúcar, de forma que nadie se dé cuenta de que falta nada. La hija, Arrietty, una inteligente adolescente, realiza su primera incursión junto a su padre, pero accidentalmente es vista por un niño humano que acaba de llegar a la casa por su delicada salud. El film supone el brillante debut como realizador de Hiromasa Yonebayashi, que se posiciona como un digno sucesor de Miyazaki, y que hasta el momento ha ejercido como animador en películas suyas como El castillo ambulante y Ponyo en el acantilado. Tanto el guión –en torno a la necesidad de afecto familiar– como las animaciones son de gran calidad pero sobre todo está muy cuidada la descripción de unos personajes tan llenos de humanidad que encandilarán al público. También es digna de mención la sorprendente música de la arpista francesa de música Cécile Corbel, que debuta como compositora en la gran pantalla.

6/10
Ponyo en el acantilado

2008 | Gake no ue no Ponyo

Fujimoto es un tipo que, harto de los destrozos que el hombre realizaba en la naturaleza, y más concretamente en el mar, decidió dar la espalda a ese mundo contaminado y vivir en el fondo del océano, en un entorno muy especial. Allí conoció a una diosa del mar, lo que le hizo padre de centenares de criaturas con aspecto de pececillos rojos encantadores, aunque con particularidades que les distinguen del resto de los habitantes del mar. Una pececilla de Fujimoto, Ponyo, va a perderse en una red de un barco de pescadores, y tras vicisitudes varias la recoge un niño de cinco años, Sosuke, que vive en lo alto de un acantilado. En contacto con la sangre humana, Ponyo empieza a desarrollar unos dones muy especiales que la aproximan de modo inesperado al mundo de los humanos. Lo que irrita sobremanera a Fujimoto, que trata de rescatar a Ponyo. Otra de las maravillas animadas con que nos suele obsequiar el genial Hayao Miyazaki. Su película es pura poesía, una delicia en cada uno de sus fotogramas. Siguiendo la tradición del 'anime' japonés, demuestra que no es necesario apabullar con las herramientas de ordenador -las usa con mesura y sabe que son eso, herramientas- para obsequiarnos con una historia deliciosa, de personajes bien construidos. Resulta conmovedora la estrecha relación que se establece entre Sosuke y Ponyo, que en un momento dado exigirá una gran prueba de amor. Además, es un encanto la madre de Sosuke, Lisa, una mujer muy activa y decidida -conduce por las serpenteantes carreteras del acantilado con una soltura que ni Fernando Alonso...-, trabaja con empeño en una residencia de anciano -otro acierto, el plantel de viejitas, muy bien presentado- y se plantea bien por ejemplo la decepción cuando su marido Koichi, capitán de barco, anuncia que no estará para cenar una determinada noche. Miyazaki transmite emociones, tan pronto nos conmueve como nos hace reír. O nos hace vibrar en la noche de la gran tormenta, la emoción de las olas que sacuden la costa, y que podrían ser el prólogo de un gran tsunami. Por supuesto, en el diseño de personajes destacan los pececillos, muy graciosos. Miyazaki, director y guionista, demuestra que ni siquiera es necesario contar con un supervillano para sacar adelante una película animada. Llama la atención lo positivos que son sus personajes, la naturalidad con que despliegan sus virtudes, la generosidad, el espíritu de servicio, la alegría, la gratitud. Por supuesto que puede haber reacciones intempestivas, un ecológico toque de atención acerca del descuido en tantas personas de las cuestiones de la naturaleza o una anciana cascarrabias, pero en el cineasta nipón domina un optimismo antropológico muy de agradecer en los tiempos que corren.

8/10
El castillo ambulante

2004 | Hauru no Ugoku Shiro

Un país imaginario europeo, a punto de entrar en guerra con otro estado, en el siglo XIX. La jovencísima Sophie se encarga de la tienda de sombreros de su fallecido padre. Durante un paseo por la ciudad conoce a Howl, un mago con poderes extraordinarios. La bruja de las Landas, enemiga mortal de Howl, se convierte en testigo del encuentro. Cuando Sophie vuelve a la librería, la bruja se hace pasar por una cliente, y la hechiza convirtiéndola en una anciana de noventa años. Como sus amigas no la creerían, Sophie decide partir en busca de Howl, para que le ayude a romper el embrujo. Éste vive en un curioso castillo que cambia continuamente de ubicación, pero Sophie acaba dando con él, con ayuda de un curioso espantapájaros, al que conoce en una zona medio desolada. Ya en el castillo, conoce al aprendiz de mago Marko, y a Calcifer, un demonio del fuego. Y decide hacerse pasar por asistenta para que la contraten. Otra muestra de la fecunda imaginación de Hayao Miyazaki, maestro de la animación japonesa. Aunque parte de una novela, esta vez Miyazaki no cuenta con un guión tan redondo como el de La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro. Algunos momentos parecen abstractos o surrealistas, pero logra mantener siempre el interés y se prodiga en imágenes sorprendentes. Describe personajes tan inolvidables, como Sophie o su amigo el espantapájaros, uno de esos personajes de Miyazaki que alcanzan una expresividad inusitada sin palabras, como los ‘totoros’ de Mi vecino Totoro. Miyazaki mezcla una vez más un costumbrismo estilo Orgullo y prejuicio, de lo más realista, con la fantasía más desatada. Además, recupera temas tan personales como los personajes contradictorios, la codicia, la vejez y los avatares del destino. También parece que le apasionan los castillos, pues el film completa una especie de trilogía con El castillo de Cagliostro y El castillo en el cielo. Obtuvo una nominación al Oscar a la mejor película animada.

6/10
El viaje de Chihiro

2001 | Sen to Chihiro no kamikakushi

Chihiro, una chica de diez años, está que trina. Resulta que sus padres han decidido que los tres se muden de casa. Camino a su nuevo hogar, se extravían. Al otro lado de un misterioso tunel encuentran un pueblo abandonado, que parece un parque temático. Y en un local descubren, listos para comer, unos platos exquisitos; y los padres de Chihiro se ponen a comer como cerdos. Y… ¡en cerdos se convierten! Es la primera de un montón de peripecias que le toca vivir a Chihiro. Pues ha entrado en un mundo poblado de seres mágicos, que incluye entre otros a la bruja Yubaba, que lo primero que hace es cambiarle el nombre. Para sobrevivir, Chihiro deberá aprender a escoger a sus aliados, y despojarse de los rasgos de niña mimada que le caracterizaban antaño. Obra maestra del cine de animación, debida al genio nipón Hayao Miyazaki. La historia del director de La princesa Mononoke y Porco Rosso desborda imaginación en todos sus fotogramas, un mundo repleto de extrañas criaturas donde Chihiro es sometida a continuos desafíos. Desde los estudios Ghibli, Miyazaki ha coordinado una labor de animación que combina el dibujo manual con las herramientas informáticas. Pero, una vez más, lo importante es su rico mundo interior, inyectado en una historia perfecta. No es de extrañar que el cineasta japonés inspire a gente como John Lasseter, de Pixar, autor de Toy Story.

7/10
La princesa Mononoke

1997 | Mononoke Hime

Épica película de Hayao Miyazaki. Narra las andanzas de Ashitaka, un joven guerrero que busca remedio a la maldición que pesa sobre él desde que mató a un furioso dios-jabalí que atacó a su pueblo. En su periplo es acogido por los Tatara, clan de herreros que vive en una fortaleza dirigida por Lady Eboshi, una mujer que emplea armas de fuego en sus guerras contra los samurais y contra la Princesa Mononoke. Ésta es una chica salvaje y misteriosa, criada por los lobos, que vive en un bosque mágico. El maestro de la animación japonesa se inspira en leyendas y tradiciones niponas, pero también incluye referencias occidentales: la ciudad-fundición se inspira en el poblado de Pasión de los fuertes de John Ford, y el tratamiento de Mononoke tiene como fuentes la leyenda de "Rómulo y Remo", "Kim" de Rudyard Kipling, y El pequeño salvaje de François Truffaut. Miyazaki destaca con nostalgia que en la época descrita en la película (siglo XIV), “la gente vivía, amaba, odiaba, trabajaba y moría sin el peso de la ambigüedad que notamos hoy en día”.

7/10
Susurros del corazón

1995 | Mimi wo sumaseba

Shizuku es una adolescente aficionada a la lectura, que planea pasar todas sus vacaciones en la biblioteca devorando libros. Descubre que todos los que lee los ha tenido antes en sus manos un tal Seji Amasawa, según pone en la ficha. Acaba conociendo a Amasawa, cuando un gato que se encuentra en el tren le lleva a su presencia. Adaptación del cómic de Aoi Hiragi, con guión del maestro Hayao Miyazaki. Dirige su colaborador Yoshifumi Kondo, director de animación de Porco Rosso. Transcurre en Tokio, recreado con gran encanto. El film plantea cuestiones tan interesantes como el valor de aficionarse a la lectura, la creatividad y la importancia de prepararse a fondo mediante el estudio. También se aborda con particular delicadeza y ternura el enamoramiento adolescente, mostrado con gran delicadeza, sacando un enorme partido al sonrojo de los chicos que no saben expresar sus sentimientos. Y no se deja de señalar la gran importancia de familia y escuela en la educación.En la narración domina lo cotidiano -las discusiones con la hermana mayor, las bromas de los compañeros de clase...-, de modo que el espacio para lo extraordinario se reserva para el esfuerzo de imaginación de Shizuku, a la hora de escribir un libro. Destaca el estupendo uso que se hace en la banda sonora de la canción de John Denver "Country Roads".

8/10
Pompoko

1994 | Heisei tanuki gassen ponpoko

Sensible fábula ecologista de aires mágicos enraizados en la cultura y tradiciones niponas. El Japón de la postguerra conoce un gran desarrollo urbano que se traduce en levantamiento de grandes ciudades como Tama, lo que pone en peligro la vida pacífica y juguetona de los mapaches que viven en los bosques, como antes les sucedió a los zorros. Reunidos en asamblea deciden utilizar su poder de metamorfosis en otros objetos y seres, incluidos los humanos. Esta habilidad, que unos tienen más acentuada que otros, requiere un riguroso entrenamiento; además, deciden recurrir al consejo de tres sabios maestros ancianos, que viven en un templo lejano. Isao Takahata escribe y dirige esta producción de los estudios Ghibli, a partir de una idea de Hayao Miyazaki, que en sus tintes de defensa de la naturaleza y en su aire mágico travieso hace pensar en la posterior El viaje de Chihiro. El resultado es muy atractivo, conviven los aspectos cómico y trágico, atravesados de lirismo. Aunque las coordenadas culturales de la propuesta, muy ajenas a las occidentales, pueden desconcertar al espectador no avisado. De todos modos muchas cuestiones son completamente universales y muy actuales, como la tentación de recurrir a la fuerza para defender los propios derechos, el descaro de algunos empresarios para apropiarse de lo ajeno, o la facilidad con que puede manipularse a la opinión pública. Tienen especial graca los mapaches, sobre todo cuando están de fiesta, su alegría despreocupada resulta verdaderamente contagiosa. Esta vez no hay partitura musical, pero algunas de las tonadas que suenan, tomadas del folclore popular, atrapan.

7/10
Porco Rosso

1992 | Kurenai no buta

Un piloto italiano antifascista que actúa en plena Guerra Mundial, adquiere, debido a una maldición, la forma y la apariencia de un cerdo y por ello se hace llamar Porco Rosso. Tras esto, comienza a trabajar por el Mediterráneo, echando por tierra todos los planes de la piratería aérea. Para quitarle del medio, sus enemigos contratan a un aventurero llamado David Curtis, para que luche contra él. Pero Porco Rosso no estará solo y recibirá la ayuda de la guapa Gina y de Fio, la nieta de un fabricante de hidroaviones. Maravillosa película del director japonés Hayao Miyazaki (Mi vecino Totoro, La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro), que adaptó directamente de un cómic propio. El film de animación cuenta con fabulosos decorados, un guión espléndido, unos dibujos preciosos, llenos de matices, y unas enseñanzas y mensajes repartidas a lo largo de la cinta. Es deudora de títulos míticos de la historia del cine, desde Casablanca a Sólo los ángeles tienen alas, y cuenta con sólidos personajes, también los femeninos. La animación de Miyazaki es, sin lugar a dudas, una alternativa a los maravillosos dibujos de Walt Disney.

8/10
Nicky, la aprendiz de bruja

1989 | Majo no takkyubin

Nicky es una niña bruja, don heredado de su familia, que deja su hogar para iniciar un viaje durante un año que le convertirá en una profesional de la magia. En compañía de su gato Jiji y su escoba, Nicky sobrevolará la ciudad hasta instalarse en Korico, donde trabajará como repartidora. En la ciudad conocerá otras gentes y nuevos amigos, y la niña aprenderá el valor de la responsabilidad y la amistad. El maestro japonés Hayao Miyazaki, responsable de títulos como Porco Rosso o la oscarizada El viaje de Chihiro, realizó en 1989 esta cinta sobre una brujita llamada Nicky, que era un previo a ese mundo animado y a esos cuentos maravillosos que ha dirigido después. Antes ya había sorprendido con Mi vecino Totoro. Con unos dibujos preciosos y encantadores, llenos de colorido y detalle, el director sabe divertir a los niños, para los que va dirigida la película, pero también a adultos que pueden seguir la historia con el mismo interés.

7/10
Mi vecino Totoro

1988 | Tonari no Totoro

Satsuki y Mei son dos niñas que tienen a su madre enferma en el hospital y se acaban de trasladar al campo junto a su fantasioso padre. En el bosque, las niñas hacen amistad con el espíritu Totoro, sólo visible para los niños, y que es una especie de conejo gigante. Cuando reciben un mensaje urgente del hospital, la pequeña Mei decide llevarle a su madre una mazorca de maiz pero se pierde por el camino y es entonces cuando Satsuki pide ayuda a Totoro. Da gusto ver a cualquier edad estos tiernos dibujos animados, obra de ese maestro llamado Hayao Miyazaki (Porco Rosso, La princesa Mononoke). En 1988 dirigió esta maravillosa película, plagada de personajes buenos, serviciales y encantadores, que interactúan en un gran número de escenarios llenos de colorido y detalles. Preciosa película que no pasa de moda, dedicada especialmente a los niños.

8/10
El castillo en el cielo

1986 | Tenku no shiro Rapyuta

Sheeta es una dulce niña que se dirige, secuestrada en una aeronave, a la misteriosa Fortaleza de Tedis, un castillo volante situado en la cúpula celeste. Tan sólo se puede entrar a este castillo por medio de una piedra mágica que el captor de Sheeta, un inquietante hombre con gafas, ha robado a la niña. Pero, durante el viaje, la aeronave es asaltada por una banda de piratas que también quiere averiguar el misterio de Tedis y sobre todo hacerse con su suntuoso tesoro. La aventura para Sheeta acaba de comenzar y en su camino contará con la ayuda del joven Pazu. Preciosa película dirigida por Hayao Miyazaki (La princesa Mononoke, Mi vecino Totoro), lo que sólo con este dato ya es garantía de emoción. Destacan nuevamente sus preciosos dibujos, la inventiva del guión y de los artefactos voladores y la riqueza de sus detalles, además de poner como protagonistas a dos niños que resultan ser los héroes de la función. El film está lleno de acción, aventura, mundos fantásticos, malos egoístas y valientes críos que reparten sentimientos genuinos de alegría y bondad.

6/10
Nausicaä del Valle del Viento

1984 | Kaze no tani no Naushika

En un mundo futuro, los hombres no han sabido utilizar ecológicamente los recursos y la Tierra se ha convertido en un gran vertedero tóxico, con plantas venenosas, animales extraños y una atmósfera irrespirable en algunas zonas. Solo pequeñas tribus de personas sobreviven como pueden, en una especie de nueva Edad Media, manteniendo conflictos unas con otras; la princesa Nausicaä, una joven que vive en el reino conocido como Valle del Viento, comulga de un modo especial con la naturaleza, y sufre ante el actual estado de las cosas. Ella quiere la paz entre los hombres e indagará en las causas que han llevado a la humanidad a esta situación de suciedad y polución, para intentar reparar el daño. Una de las primeras películas del maestro nipón Hayao Miyazaki (Porco Rosso, La princesa Mononoke), que adaptó su propio manga. Ya contaba con unos dibujos preciosos y una potente moraleja de fondo en su trama épica. En este caso, ofrece una vibrante aventura -aunque en algunos momentos algo críptica, interesará más a unas sensibilidades que a otras-, a la vez que lanza un grito contra la contaminación y advierte del valor de cuidar la naturaleza, los animales y las plantas en este mundo en el que vivimos. Los dibujos llenos de acción, ingenio, frescura, imaginación y buenos valores encantarán a niños y a grandes.

7/10
Lupin III: El castillo de Cagliostro

1979 | Rupan sansei: Kariosutoro no shiro

Arsene Lupin III es un ladronzuelo, descendiente del famoso Arsene Lupin, que hereda los trucos más sutiles y la habilidad más ingeniosa para cometer los robos más sonados y salir libre de todos ellos. En su camino le acompaña su leal amigo Jigen y la guapa Fujiko, de la que se enamora. Primer largometraje de Hayao Miyazaki, que apuntaba maneras de lo que sería su futuro cine. Buenos dibujos y grandes dosis de acción y aventuras.

6/10
Las aventuras de Panda y sus amigos

1972 | Panda kopanda

Cuando escapan del zoo, Papá Panda y el pequeño Pan-Chan se instalan en casa de su nueva amiga Mimiko. Aventuras animadas con guión de Hayao MIyazaki (La princesa Mononoke).

4/10
El viento se levanta

2013 | Kaze tachinu

La última maravilla animada de Hayao Miyazaki. El maestro japonés se atreve en Kaze tachinu a hacer poesía con la vida de un innovador ingeniero aeronáutico, Jiro Horikoshi (1903-1982), que aportó originales diseños a los aviones de su país, especialmente al célebre Mitsubishi A6M Zero usado durante la Segunda Guerra Mundial. No se trata de hacer un biopic convencional recurriendo al anime, sino que Miyazaki entrega una historia plenamente adulta y realista, conde no están presentes sus habituales elementos de corte fantástico, aunque no falten ingeniosos pasajes oníricos, donde aparece... ¡otro ingeniero aeronáutico!, el italiano Gianni Caproni, inspiración muy especial para Jiro. Inspiradísima adaptación de un relato de Tatsuo Hori, que había sido convertido previamente en manga por el propio Miyazaki. El director consigue transmitir la idea de la pasión por el diseño y la ingeniería, que están unidas a una creatividad no tan lejana a la del artista, una idea cada vez más en boga, a la que han contribuido gurús de las nuevas tecnologías como el creador de Apple, Steve Jobs. La trayectoria de Jiro se presenta como una gran aventura, donde no faltan sucesos como un tremendo terremoto mientras viaja en tren, donde sus ideales de juventud le impulsan a ayudar a dos viajeras desasistidas. Y también se describe la camaradería con otros colegas, o la relación con unos jefes muy conscientes del talento de ese ingeniero. La visión del cineasta ha sido objeto de polémica en Japón, sobre todo por el movimiento pacifista, que señala que Jiro al fin y al cabo diseñaba máquinas para hacer la guerra. Verdaderamente el planteamiento de Miyazaki carece de intencionalidad política y es plenamente romántico. Así, transmite su conocida pasión por volar -tan presente en títulos como Porco Rosso, El castillo ambulante o Nicky, la aprendiz de bruja...-, maneja muy adecuadas referencias literarias, Paul Valéry, Esopo, Thomas Mann, y logra que nos interesen aportaciones mecánicas y aerodinámicas de los más sorprendentes, que de entrada parece que sólo puedan llamar la atención de los iniciados, como la aerodinámica inspirada por la curva de una espina de caballa. Y por supuesto, está la historia de amor, preciosa, romántica -no habíamos visto algo tan emotivo en animación desde el Up de Pixar-, aupada por los aires con esa cita de Valéry, “le vent se lève! il faut tenter de vivre!”, “se levanta el viento, hay que procurar vivir- verdadero mantra de una película genial. Si finalmente Kaze tachinu cierra la filmografía como director de Hayao Miyazaki, sólo cabe decir que lo hace... por todo lo alto.

8/10
Ponyo en el acantilado

2008 | Gake no ue no Ponyo

Fujimoto es un tipo que, harto de los destrozos que el hombre realizaba en la naturaleza, y más concretamente en el mar, decidió dar la espalda a ese mundo contaminado y vivir en el fondo del océano, en un entorno muy especial. Allí conoció a una diosa del mar, lo que le hizo padre de centenares de criaturas con aspecto de pececillos rojos encantadores, aunque con particularidades que les distinguen del resto de los habitantes del mar. Una pececilla de Fujimoto, Ponyo, va a perderse en una red de un barco de pescadores, y tras vicisitudes varias la recoge un niño de cinco años, Sosuke, que vive en lo alto de un acantilado. En contacto con la sangre humana, Ponyo empieza a desarrollar unos dones muy especiales que la aproximan de modo inesperado al mundo de los humanos. Lo que irrita sobremanera a Fujimoto, que trata de rescatar a Ponyo. Otra de las maravillas animadas con que nos suele obsequiar el genial Hayao Miyazaki. Su película es pura poesía, una delicia en cada uno de sus fotogramas. Siguiendo la tradición del 'anime' japonés, demuestra que no es necesario apabullar con las herramientas de ordenador -las usa con mesura y sabe que son eso, herramientas- para obsequiarnos con una historia deliciosa, de personajes bien construidos. Resulta conmovedora la estrecha relación que se establece entre Sosuke y Ponyo, que en un momento dado exigirá una gran prueba de amor. Además, es un encanto la madre de Sosuke, Lisa, una mujer muy activa y decidida -conduce por las serpenteantes carreteras del acantilado con una soltura que ni Fernando Alonso...-, trabaja con empeño en una residencia de anciano -otro acierto, el plantel de viejitas, muy bien presentado- y se plantea bien por ejemplo la decepción cuando su marido Koichi, capitán de barco, anuncia que no estará para cenar una determinada noche. Miyazaki transmite emociones, tan pronto nos conmueve como nos hace reír. O nos hace vibrar en la noche de la gran tormenta, la emoción de las olas que sacuden la costa, y que podrían ser el prólogo de un gran tsunami. Por supuesto, en el diseño de personajes destacan los pececillos, muy graciosos. Miyazaki, director y guionista, demuestra que ni siquiera es necesario contar con un supervillano para sacar adelante una película animada. Llama la atención lo positivos que son sus personajes, la naturalidad con que despliegan sus virtudes, la generosidad, el espíritu de servicio, la alegría, la gratitud. Por supuesto que puede haber reacciones intempestivas, un ecológico toque de atención acerca del descuido en tantas personas de las cuestiones de la naturaleza o una anciana cascarrabias, pero en el cineasta nipón domina un optimismo antropológico muy de agradecer en los tiempos que corren.

8/10
El castillo ambulante

2004 | Hauru no Ugoku Shiro

Un país imaginario europeo, a punto de entrar en guerra con otro estado, en el siglo XIX. La jovencísima Sophie se encarga de la tienda de sombreros de su fallecido padre. Durante un paseo por la ciudad conoce a Howl, un mago con poderes extraordinarios. La bruja de las Landas, enemiga mortal de Howl, se convierte en testigo del encuentro. Cuando Sophie vuelve a la librería, la bruja se hace pasar por una cliente, y la hechiza convirtiéndola en una anciana de noventa años. Como sus amigas no la creerían, Sophie decide partir en busca de Howl, para que le ayude a romper el embrujo. Éste vive en un curioso castillo que cambia continuamente de ubicación, pero Sophie acaba dando con él, con ayuda de un curioso espantapájaros, al que conoce en una zona medio desolada. Ya en el castillo, conoce al aprendiz de mago Marko, y a Calcifer, un demonio del fuego. Y decide hacerse pasar por asistenta para que la contraten. Otra muestra de la fecunda imaginación de Hayao Miyazaki, maestro de la animación japonesa. Aunque parte de una novela, esta vez Miyazaki no cuenta con un guión tan redondo como el de La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro. Algunos momentos parecen abstractos o surrealistas, pero logra mantener siempre el interés y se prodiga en imágenes sorprendentes. Describe personajes tan inolvidables, como Sophie o su amigo el espantapájaros, uno de esos personajes de Miyazaki que alcanzan una expresividad inusitada sin palabras, como los ‘totoros’ de Mi vecino Totoro. Miyazaki mezcla una vez más un costumbrismo estilo Orgullo y prejuicio, de lo más realista, con la fantasía más desatada. Además, recupera temas tan personales como los personajes contradictorios, la codicia, la vejez y los avatares del destino. También parece que le apasionan los castillos, pues el film completa una especie de trilogía con El castillo de Cagliostro y El castillo en el cielo. Obtuvo una nominación al Oscar a la mejor película animada.

6/10
El viaje de Chihiro

2001 | Sen to Chihiro no kamikakushi

Chihiro, una chica de diez años, está que trina. Resulta que sus padres han decidido que los tres se muden de casa. Camino a su nuevo hogar, se extravían. Al otro lado de un misterioso tunel encuentran un pueblo abandonado, que parece un parque temático. Y en un local descubren, listos para comer, unos platos exquisitos; y los padres de Chihiro se ponen a comer como cerdos. Y… ¡en cerdos se convierten! Es la primera de un montón de peripecias que le toca vivir a Chihiro. Pues ha entrado en un mundo poblado de seres mágicos, que incluye entre otros a la bruja Yubaba, que lo primero que hace es cambiarle el nombre. Para sobrevivir, Chihiro deberá aprender a escoger a sus aliados, y despojarse de los rasgos de niña mimada que le caracterizaban antaño. Obra maestra del cine de animación, debida al genio nipón Hayao Miyazaki. La historia del director de La princesa Mononoke y Porco Rosso desborda imaginación en todos sus fotogramas, un mundo repleto de extrañas criaturas donde Chihiro es sometida a continuos desafíos. Desde los estudios Ghibli, Miyazaki ha coordinado una labor de animación que combina el dibujo manual con las herramientas informáticas. Pero, una vez más, lo importante es su rico mundo interior, inyectado en una historia perfecta. No es de extrañar que el cineasta japonés inspire a gente como John Lasseter, de Pixar, autor de Toy Story.

7/10
La princesa Mononoke

1997 | Mononoke Hime

Épica película de Hayao Miyazaki. Narra las andanzas de Ashitaka, un joven guerrero que busca remedio a la maldición que pesa sobre él desde que mató a un furioso dios-jabalí que atacó a su pueblo. En su periplo es acogido por los Tatara, clan de herreros que vive en una fortaleza dirigida por Lady Eboshi, una mujer que emplea armas de fuego en sus guerras contra los samurais y contra la Princesa Mononoke. Ésta es una chica salvaje y misteriosa, criada por los lobos, que vive en un bosque mágico. El maestro de la animación japonesa se inspira en leyendas y tradiciones niponas, pero también incluye referencias occidentales: la ciudad-fundición se inspira en el poblado de Pasión de los fuertes de John Ford, y el tratamiento de Mononoke tiene como fuentes la leyenda de "Rómulo y Remo", "Kim" de Rudyard Kipling, y El pequeño salvaje de François Truffaut. Miyazaki destaca con nostalgia que en la época descrita en la película (siglo XIV), “la gente vivía, amaba, odiaba, trabajaba y moría sin el peso de la ambigüedad que notamos hoy en día”.

7/10
Porco Rosso

1992 | Kurenai no buta

Un piloto italiano antifascista que actúa en plena Guerra Mundial, adquiere, debido a una maldición, la forma y la apariencia de un cerdo y por ello se hace llamar Porco Rosso. Tras esto, comienza a trabajar por el Mediterráneo, echando por tierra todos los planes de la piratería aérea. Para quitarle del medio, sus enemigos contratan a un aventurero llamado David Curtis, para que luche contra él. Pero Porco Rosso no estará solo y recibirá la ayuda de la guapa Gina y de Fio, la nieta de un fabricante de hidroaviones. Maravillosa película del director japonés Hayao Miyazaki (Mi vecino Totoro, La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro), que adaptó directamente de un cómic propio. El film de animación cuenta con fabulosos decorados, un guión espléndido, unos dibujos preciosos, llenos de matices, y unas enseñanzas y mensajes repartidas a lo largo de la cinta. Es deudora de títulos míticos de la historia del cine, desde Casablanca a Sólo los ángeles tienen alas, y cuenta con sólidos personajes, también los femeninos. La animación de Miyazaki es, sin lugar a dudas, una alternativa a los maravillosos dibujos de Walt Disney.

8/10
Nicky, la aprendiz de bruja

1989 | Majo no takkyubin

Nicky es una niña bruja, don heredado de su familia, que deja su hogar para iniciar un viaje durante un año que le convertirá en una profesional de la magia. En compañía de su gato Jiji y su escoba, Nicky sobrevolará la ciudad hasta instalarse en Korico, donde trabajará como repartidora. En la ciudad conocerá otras gentes y nuevos amigos, y la niña aprenderá el valor de la responsabilidad y la amistad. El maestro japonés Hayao Miyazaki, responsable de títulos como Porco Rosso o la oscarizada El viaje de Chihiro, realizó en 1989 esta cinta sobre una brujita llamada Nicky, que era un previo a ese mundo animado y a esos cuentos maravillosos que ha dirigido después. Antes ya había sorprendido con Mi vecino Totoro. Con unos dibujos preciosos y encantadores, llenos de colorido y detalle, el director sabe divertir a los niños, para los que va dirigida la película, pero también a adultos que pueden seguir la historia con el mismo interés.

7/10
Mi vecino Totoro

1988 | Tonari no Totoro

Satsuki y Mei son dos niñas que tienen a su madre enferma en el hospital y se acaban de trasladar al campo junto a su fantasioso padre. En el bosque, las niñas hacen amistad con el espíritu Totoro, sólo visible para los niños, y que es una especie de conejo gigante. Cuando reciben un mensaje urgente del hospital, la pequeña Mei decide llevarle a su madre una mazorca de maiz pero se pierde por el camino y es entonces cuando Satsuki pide ayuda a Totoro. Da gusto ver a cualquier edad estos tiernos dibujos animados, obra de ese maestro llamado Hayao Miyazaki (Porco Rosso, La princesa Mononoke). En 1988 dirigió esta maravillosa película, plagada de personajes buenos, serviciales y encantadores, que interactúan en un gran número de escenarios llenos de colorido y detalles. Preciosa película que no pasa de moda, dedicada especialmente a los niños.

8/10
El castillo en el cielo

1986 | Tenku no shiro Rapyuta

Sheeta es una dulce niña que se dirige, secuestrada en una aeronave, a la misteriosa Fortaleza de Tedis, un castillo volante situado en la cúpula celeste. Tan sólo se puede entrar a este castillo por medio de una piedra mágica que el captor de Sheeta, un inquietante hombre con gafas, ha robado a la niña. Pero, durante el viaje, la aeronave es asaltada por una banda de piratas que también quiere averiguar el misterio de Tedis y sobre todo hacerse con su suntuoso tesoro. La aventura para Sheeta acaba de comenzar y en su camino contará con la ayuda del joven Pazu. Preciosa película dirigida por Hayao Miyazaki (La princesa Mononoke, Mi vecino Totoro), lo que sólo con este dato ya es garantía de emoción. Destacan nuevamente sus preciosos dibujos, la inventiva del guión y de los artefactos voladores y la riqueza de sus detalles, además de poner como protagonistas a dos niños que resultan ser los héroes de la función. El film está lleno de acción, aventura, mundos fantásticos, malos egoístas y valientes críos que reparten sentimientos genuinos de alegría y bondad.

6/10
Nausicaä del Valle del Viento

1984 | Kaze no tani no Naushika

En un mundo futuro, los hombres no han sabido utilizar ecológicamente los recursos y la Tierra se ha convertido en un gran vertedero tóxico, con plantas venenosas, animales extraños y una atmósfera irrespirable en algunas zonas. Solo pequeñas tribus de personas sobreviven como pueden, en una especie de nueva Edad Media, manteniendo conflictos unas con otras; la princesa Nausicaä, una joven que vive en el reino conocido como Valle del Viento, comulga de un modo especial con la naturaleza, y sufre ante el actual estado de las cosas. Ella quiere la paz entre los hombres e indagará en las causas que han llevado a la humanidad a esta situación de suciedad y polución, para intentar reparar el daño. Una de las primeras películas del maestro nipón Hayao Miyazaki (Porco Rosso, La princesa Mononoke), que adaptó su propio manga. Ya contaba con unos dibujos preciosos y una potente moraleja de fondo en su trama épica. En este caso, ofrece una vibrante aventura -aunque en algunos momentos algo críptica, interesará más a unas sensibilidades que a otras-, a la vez que lanza un grito contra la contaminación y advierte del valor de cuidar la naturaleza, los animales y las plantas en este mundo en el que vivimos. Los dibujos llenos de acción, ingenio, frescura, imaginación y buenos valores encantarán a niños y a grandes.

7/10
Sherlock Holmes (serie)

1984 | Meitantei Holmes | Serie TV

Fantástica serie de animación japonesa que narra las aventuras de Sherlock Holmes, el más famoso detective del mundo, creado por Sir Arthur Conan Doyle. Como suelen hacer los nipones, metamorfosean a los personajes en animales, esta vez en perros, y regalan mil y una aventuras, a cual más vibrante y divertida. Pequeños y grandes disfrutarán de lo lindo con los personajes, como el compañero inseparable de Holmes, el Dr. Watson, el malvado y patoso Profesor Moriarty y sus tontos compañeros, o la Sra. Hudson, de la que está enamorada Watson. La serie cuenta con un total de 26 capítulos, de 25 minutos de duración cada uno. Algunos de ellos fueron dirigidos por el gran Hayao Miyazaki, creador de joyas del séptimo arte, como La princesa Mononoke o El castillo ambulante.

6/10
Lupin III: El castillo de Cagliostro

1979 | Rupan sansei: Kariosutoro no shiro

Arsene Lupin III es un ladronzuelo, descendiente del famoso Arsene Lupin, que hereda los trucos más sutiles y la habilidad más ingeniosa para cometer los robos más sonados y salir libre de todos ellos. En su camino le acompaña su leal amigo Jigen y la guapa Fujiko, de la que se enamora. Primer largometraje de Hayao Miyazaki, que apuntaba maneras de lo que sería su futuro cine. Buenos dibujos y grandes dosis de acción y aventuras.

6/10
Nausicaä del Valle del Viento

1984 | Kaze no tani no Naushika

En un mundo futuro, los hombres no han sabido utilizar ecológicamente los recursos y la Tierra se ha convertido en un gran vertedero tóxico, con plantas venenosas, animales extraños y una atmósfera irrespirable en algunas zonas. Solo pequeñas tribus de personas sobreviven como pueden, en una especie de nueva Edad Media, manteniendo conflictos unas con otras; la princesa Nausicaä, una joven que vive en el reino conocido como Valle del Viento, comulga de un modo especial con la naturaleza, y sufre ante el actual estado de las cosas. Ella quiere la paz entre los hombres e indagará en las causas que han llevado a la humanidad a esta situación de suciedad y polución, para intentar reparar el daño. Una de las primeras películas del maestro nipón Hayao Miyazaki (Porco Rosso, La princesa Mononoke), que adaptó su propio manga. Ya contaba con unos dibujos preciosos y una potente moraleja de fondo en su trama épica. En este caso, ofrece una vibrante aventura -aunque en algunos momentos algo críptica, interesará más a unas sensibilidades que a otras-, a la vez que lanza un grito contra la contaminación y advierte del valor de cuidar la naturaleza, los animales y las plantas en este mundo en el que vivimos. Los dibujos llenos de acción, ingenio, frescura, imaginación y buenos valores encantarán a niños y a grandes.

7/10

Últimos tráilers y vídeos