Decine21
Vivir sin parar
6 /10 decine21
Vivir sin parar

Sein letztes Rennen

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
0 4 2 1 1 0

Reparto

Sinopsis oficial

Vivir sin parar

Paul Averhoff una vez fue una leyenda como corredor de maratón. Incluso ganó la medalla de oro en las Olimpiadas de Melbourne de 1956.     

Pero los días de gloria han pasado. Ahora tiene más de 70 años y vive con su esposa Margot en un hogar de ancianos donde solo puede elegir entre apuntarse al coro o a las clases de manualidades... y ¡¡¡no aguanta más!!!     

Como terapia se calza sus viejas zapatillas y ante el asombro de compañeros y empleados empieza a correr a diario por el parque de la residencia dispuesto a prepararse para la maratón de Berlín y repetir viejas hazañas. Con su empeño consigue el apoyo incondicional de “casi” todos sus vecinos de residencia.      

Solo la muerte de su esposa le aparta del objetivo y le hace caer en una gran depresión. Tendrá que buscar fuerzas para recuperar la ilusión y cumplir la promesa que hizo a Margot antes de morir.

6 /10 decine21

Crítica Vivir sin parar (2013)

La maratón de la vida

La maratón de la vida

Paul Averhoff sobrelleva la tercera edad con dignidad, hasta un repentino desfallecimiento de Margot, su esposa. La hija azafata de ambos, Birgit, una joven egoísta y desnortada, decide enviarles a una deprimente residencia de ancianos dirigida con mano de hierro. Un día, Averhoff sorprende a sus compañeros declarando que aún tiene mucho por demostrar, así que planea nada menos que ganar la Maratón de Berlín. En principio le toman a chirigota hasta que recuerdan que fue un legendario campeón olímpico que ganó una medalla de oro en Melbourne.

Vitalista comedia dramática alemana, que en la línea de salida parece tener todas las papeletas de convertirse en una de esas archimanidas películas sensibleras sobre ancianos que a veces aparecen en las carteleras, o en un telefilm de sobremesa. Pero según avanza, el espectador comparte el sufrimiento del protagonista en su peculiar carrera para demostrar que tras cumplir los setenta la peor opción sería sentarse simplemente a esperar la muerte.

Vivir sin parar tiene mucho de crítica social hacia la escasa atención que se presta a los mayores, y se ceba especialmente contra una concepción de las residencias geriátricas como máquinas de hacer dinero, y meros morideros. No en vano, en una genial referencia cinéfila, el hogar para abuelos del film tiene al frente a dos mujeres que enseguida traen a la memoria a la legendaria enfermera Ratched (Louise Fletcher) de Alguien voló sobre el nido del cuco. El film acaba siendo una especie de fábula que recuerda también por momentos a Cadena perpetua y a Rocky.

Se nota que el desconocido realizador alemán Killian Riedhof, de cuya obra sólo han trascendido fuera de su país algunos episodios de las series Un caso para dos y El lugar del crimen, ha preparado el proyecto, del que es coguionista, durante más de una década. Ni sobra ni falta nada, y tiene algunos hallazgos estupendos, como la comparación metafórica de la vida con una maratón, en el que se debe realizar un esfuerzo sobrehumano en el tramo final. También es todo un acierto reclutar como protagonista a Dieter Hallervorden, un mito de la comedia en Alemania, muy bien secundado.

Últimos comentarios de los lectores

Antonio - Hace 6 años

Sencillamente me encantó.
Muy humana y real.
Volveré a verla.
Dieter genial.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Estrenos Películas

Últimos tráilers oficiales