IMG-LOGO

Biografía

Andrea Ros

Andrea Ros

27 años

Andrea Ros

Nació el 03 de Mayo de 1993 en Tarrasa, Barcelona, España
Filmografía
¿A quién te llevarías a una isla desierta?

2019 | ¿A quién te llevarías a una isla desierta?

Adaptación de una obra de teatro de Jota Linares, que dirige él mismo tras su debut tras la cámara en Animales sin collar. Se nota que bebe de su experiencia personal, al retratar la nueva vida que aguarda a cuatro jóvenes, Marta, Marcos, Eze y Celeste, que han compartido piso en Madrid, y se disponen a afrontar un futuro incierto, que puede conducir a ser un gran médico o un director de cine, o a trabajos precarios porque eso es mejor que estar mirando todo el día la pantalla del móvil, esperando una llamada para el curro ideal que no llega. Aunque llevada con aplomo, y con actores que prestan la deseada autenticidad a la película, el conjunto desprende un aire cansino y plomizo, quizá porque la idea es retratar a una generación que desearía comerse el mundo, como todas las que una vez fueron jóvenes, pero a la que se le ha cortado las alas, y que es capaz de ponerse histérica por cualquier nadería, la paradoja de no resignarse a la habitual resignación. Es una mirada pues narcisista y lastimera, tal vez no autocomplaciente, pero a la que falta un resquicio de esperanza o de finalidad, o algo que dé pie a alguna suerte de catarsis; porque el giro, por llamarlo de alguna manera, que da el film hacia la mitad del metraje, con el típico juego sobre a quién te llevarías a una isla desierta, que ayuda a sincerarse por una vez, suena a artificio destinado a animar ese dibujo del estado de las cosas que no lleva a ninguna parte, más allá de griteríos, insultos, lagrimitas y reproches.

4/10
Las leyes de la termodinámica

2018 | Las leyes de la termodinámica

Una película fallida, a pesar de su original punto de partida. Se centra en las tribulaciones sentimentales y existenciales de Manel, físico profesor asociado en la facultad, que tiene la peculiar teoría de que las relaciones interpersonales son perfectamente explicables a través de la ciencia, motivo por el cual está realizando una investigación sobre el tema. Él mismo y sus amigos sirven para tratar de explicar por qué dos personas se atraen, pero luego se comportan de otro modo, hasta repelerse, ahí está el caso de su flechazo por Elena, espectacular modelo y aspirante a actriz con la que inicia una relación, donde chocan sus caracteres: pues él es ordenado y metódico, mientras que ella es un torbellino que se deja llevar por la improvisación. Mateo Gil, guionista de varias películas de Alejandro Amenábar, y luego realizador por su cuenta, se estrena en el terreno de la disparatada comedia romántica, tras haber rodado en inglés un western, Blackthorn, y un título de ciencia ficción, Proyecto Lázaro. Al principio tiene gracia que la narración este puntuada por especialistas científicos que con la típica voz de documental, explican las teorías de Manel. Pero la reiteración de este recurso, y el continuo uso de la voz en off del protagonista, acaban agotando, el film está estirado y estirado, hasta convertir la premisa en ridícula, pues hay que retomarla en el desenlace para tratar de dar alguna, aunque sea superficial, explicación al sentido de la vida. Falta orden en la narración, y una meta clara, y no parece justificación suficiente escudarse en que precisamente se quiere hablar del caos que supone el amor, donde no cabría aplicar la racionalidad. Los personajes, egocéntricos y desorientados, carecen del deseable gancho, a pesar de actores guapitos como Berta Vázquez y Chino Darín. Y el gráfico erotismo resulta bastante burdo.

4/10
Es por tu bien

2017 | Es por tu bien

Arturo vive uno de los mejores días de su vida, pues su hija, que ha seguido sus pasos como abogada, se casa con uno de sus subordinados del bufete, el chico ideal. Pronto llegarán los ansiados nietos, que heredarán la fortuna tejida poco a poco con esfuerzo. Pero ella le deja plantado en el último momento por un joven antisistema que, para colmo de males, no quiere tener descendencia. Sus cuñados, Poli y Chus tienen el mismo problema, pues sus pequeñas han iniciado relaciones poco recomendables, con un “nini”, y… ¿un fotógrafo? El trío decide unir fuerzas para librarse de los novios indeseados. Nueva comedia de Telecinco Cinema pensada muy en la línea de su descomunal éxito Ocho apellidos vascos, con resultados artísticos similares. También se explotan con humor sano las diferencias entre españoles, pero aquí en lugar de las provinciales, las intergeneracionales, y si aquella se inspiraba en Bienvenidos al norte, ésta parece fijarse en Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, otro film francés. El guión de Manuel Burque, coautor de Requisitos para ser una persona normal, y Josep Gatell, responsable de textos para los programas de José Mota y Andreu Buenafuente, está cuidado al milímetro para retratar a personajes muy representativos de la mayoría de ciudadanos del país, con cierta saña, pero amabilidad de fondo, pues subyace el mensaje de que a la familia se tiene que aprender a quererla, a pesar de cualquier cosa, y como anticipa el título, además se habla de la inconveniencia de la sobreprotección de los retoños. Ambos libretistas, que también aparecen interpretando pequeños papeles, se las arreglan para incorporar hallazgos que funcionan bastante bien durante todo el metraje. De esta forma poco importa que la realización de Carlos Therón (Fuga de cerebros 2) sea más bien plana. O que José Coronado, Javier Cámara y Roberto Álamo se pasen tres pueblos con sus imitaciones de respectivamente Arturo Fernández, José Luis López Vázquez y Álvaro de Luna, en consonancia con el resto del reparto, en líneas generales un poco exagerado. Se podría usar de hecho el eslogan, le devolvemos el dinero si es usted compatriota y no se ríe sintiéndose identificado con ningún personaje o discusión sobre Venezuela. Diseñada para el éxito, merece tenerlo, porque en las comidas familiares por unos días no se hablará de política, sino de esta película.

6/10
La final

2015 | La final

Mayo, 2014. Tres íntimos amigos del Atlético de Madrid están felices tras haber ganado el campeonato de Liga, pero ahora se enfrentan al partido más importante: la final de la Champions contra el eterno rival, el Real Madrid. Pero como es muy difícil poner de acuerdo el amor y el juego, los tres tienen serios problemas con las mujeres que les gustan, aficionadas del Real Madrid. La final se acerca y las crisis amorosas se acentúan... Genuino producto español –y madrileño– que se ve con cierta simpatía gracias a su falta de pretensiones y a su tono de comedia desenfadada, bien rodada por el televisivo Valerio Boserman, aunque en ocasiones sus secuencias se asemejen demasiado al sketch televisivo. Abundan en La final los personajes frescos, a menudo de carácter infantil, cada uno con su carácter definido y su historia bien narrada, con un guión que pone el énfasis en los dialogos ligeros y naturales, también procaces, en general bien llevados por un reparto poco conocido, desigual (quizá destaquen Andrea Ros y Paco Manzanedo). Hay también una correcta colaboración actores consagrados como Antonio Hortelano o Loles León. Está bien traído el paralelismo que se hace entre los equipos del fútbol y los géneros: los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, ya se sabe, o del Madrid y del Atleti, tanto monta monta tanto. De cualquier forma, el amor y la afición al fútbol son cosas muy similares: ambas tienen bastante de irracionales, no se pueden explicar, ni se pueden controlar. Y, en muchos casos, tampoco se puede vivir sin ellas.

4/10
Mar de plástico

2015 | Mar de plástico | Serie TV

Ambiciosa serie de intriga con un marco original, los invernaderos de Almería, en la ficticia localidad de Campoamargo. Todo arranca con el hallazgo del cadáver de una joven, la hija de la alcaldesa, lo que coincide con la llegada del nuevo jefe de la policía judicial de la guardia civil, Héctor Tarancón, que antes estuvo destinado en Afganistán. Con elementos como el mosaico de orígenes de la gente en el pueblo –marroquíes, subsaharianos, gitanos, rusos, locales...–, y cuestiones como el caciquismo y el racismo, más una intriga, la cosa prometía. Pero todo es rutinario, con diálogos y situaciones no demasiado inspirados, todo es una réplica de las típicas series policíacas americanas, con información forense, y gente hosca poco colaboradora. Rodolfo Sancho, además, compone un personaje demasiado envarado.

4/10
Menú degustación

2013 | Menú degustació

El barcelonés Roger Gual debutó como realizador cinematográfico junto al argentino Julio D. Wallovits con la imaginativa Smoking Room, de 2002. Desde entonces sólo ha entregado un largometraje como director en solitario, Remake, de 2006. Esta vez se pone al frente de una coproducción hispano-irlandesa. Menú degustación hace honor a su título porque es una película muy coral y por tanto ofrece una agrupación de pequeños platos. Mar, una prestigiosa chef, ha decidido cerrar su restaurante en la cima de su éxito. A la última cena del local acude un variopinto grupo de comensales que tuvieron que reservar mesa un año antes. En ese tiempo, una condesa anciana ha enviudado, mientras que Marc y Rachel –un médico y una novelista de éxito– se han divorciado. También están presentes un editor prepotente que va con unos amigos, dos empresarios japoneses que pretenden fichar a la cocinera, acompañados de su asistente española, y un extraño individuo que cena solo y no para de hablar por el móvil. Inspirada en el cierre de El Bulli, de Ferrán Adrià, el célebre cocinero ha ejercido como asesor culinario del film. Tragicomedia que sorprende por su optimismo y sus dosis de romanticismo, quizás Menú degustación podría haber dado más de sí, pues promete reflexiones más sólidas sobre el paso del tiempo y las relaciones matrimoniales (dos personas pueden encajar o no, al igual que los ingredientes de una receta), que se quedan finalmente en poca cosa. Pero Menú degustación se sigue con enorme interés, y cuenta con acertados trabajos del conjunto del reparto, del que destacan los veteranos Stephen Rea (el solitario) y Fionnula Flanagan (la condesa), así como la española Vicenta N'Dongo (la chef). Incluso la siempre provocativa Marta Torné está contenida por una vez y tiene su gracia. El film cuenta también con pequeñas apariciones de Santi Millán, como presentador televisivo y de Nancys Rubias, el conjunto musical liderado por el popular Mario Vaquerizo.

5/10
Al final todos mueren

2013 | Al final todos mueren

Javier Fesser apadrina un film colectivo de cuatro diferentes realizadores hasta ahora cortometrajistas o poco experimentados en el terreno del largometraje. Han rodado otras tantos segmentos con varias interconexiones, acompañadas por un prólogo, y un epílogo rodado por el propio Fesser. El nexo de unión de las diferentes historias de Al final todos mueren es la inminente llegada a la Tierra de un meteorito que acabará con la Humanidad. Etéreos, la parte de Javier Fesser, es muy superior al resto. Visualmente impecable, presenta a dos astronautas que desde el espacio se disponen a convertirse en privilegiados testigos del fin del mundo. Absolutamente hilarante, demuestra que al realizador lo que se le da mejor con diferencia son los cortos cómicos. 42 días antes del impacto está dirigido por Javier Botet, actor de físico peculiar con síndrome de Marfan, que ha obtenido un inmenso prestigio en el ámbito del cine de terror, por personajes monstruosos en cintas como [Rec] y Mamá. También interpreta al protagonista, un asesino en serie que dejará escapar a la chica a la que ha secuestrado si supera una curiosa prueba. Dura y desagradable, aunque crea una atmósfera sugerente, tiene poco interés, y acusa un evidente exceso de metraje. En 13 días antes del impacto, Roberto Pérez Toledo, responsable de Seis puntos sobre Emma, cambia el tono radicalmente, pues ha rodado una especie de comedia romántica sobre un grupo de jóvenes, que ante la inmente llegada del apocalipsis se lanzan a declararse a las personas de las que se han sentido durante mucho tiempo profundamente enamoradas. Con algún momento divertido, acaba siendo extremadamente ligero. Dirige 8 días antes del impacto Pablo Vara, autor del desconocido thriller de ciencia ficción DHA: Dos horas antes. Tiene como personajes centrales a los integrantes de un grupo de amigos que se reúnen para cenar por última vez, pero acaban acogiendo a una chica perseguida que porta lo que parecen ser cinco entradas para algún tipo de búnker que puede significar la salvación. Supera el nivel de los otros, sobre todo a nivel interpretativo, porque cuenta con las siempre sorprendentes Manuela Vellés y Macarena Gómez. Aunque se resuelve de forma un tanto fácil, adquiere cierta tensión dramática por el dilema moral al que se enfrentan los protagonistas, que se plantean robar los tickets de la recién llegada. El hasta ahora únicamente cortometrajista David Galán Galindo se encarga de 3 horas antes del impacto, sobre un librero dedicado a los comics que se encuentra con una embarazada. Es el fragmento más original, y a pesar de su ligereza está lleno de hallazgos divertidos y referencias a la cultura popular.

5/10
El diario de Carlota

2010 | El diario de Carlota

Carlota acaba de sufrir un desengaño amoroso. La joven está confusa, una situación a la que se suma que sus padres se están separando. Sin embargo, cree que el sexo es clave para entender todo lo que pasa, así que comienza el “El diario rojo de Carlota”, con la sexualidad como auténtica protagonista. Debut en el largometraje del director José Manuel Carrasco, con un mal resultado. El diario de Carlota trata frívola y superficialmente la sexualidad en adolescentes, al igual que todos los temas derivados de ésta. Así, por ejemplo, llama la atención la ligereza con la que se resuelve la traición que sufre Carlota por parte de una de sus mejores amigas, el “uso” que la protagonista hace de Sergio o la manera que tienen de enfrentarse a la sexualidad los padres de la protagonista, que no pueden ser más estereotípicos, planos y lamentables. Punto y aparte merece la cuestión del embarazo. Todas son niñas muy “modernas”, aunque bromean sobre este tema como si de un simple resfriado se tratara. Su patético tratamiento tiene su culmen en una ridícula y bastante desagradable escena de pseudoacción con persecución incluida. No es menos ridículo el papel que desempeña Elisa –amiga de Carlota- con el chico que le gusta (y mira que en el cine se han hecho cosas similares, con resultados exquisitos como en Con faldas y a lo loco). De la tercera amiga en discordia, Mireia, mejor ni hablar: la pobre vive únicamente por y para el sexo. Pero, para que no todo sean cruces, es justo destacar el trabajo de Andrea Ros como Carlota. La chica es muy expresiva, algo que salta a la vista ya desde el comienzo de la película con un primer plano de su cara. Gracias a sus gestos y simpatía se consigue esbozar alguna pequeñísima sonrisa.

2/10

Últimos tráilers y vídeos