IMG-LOGO

Biografía

Bárbara Goenaga

Bárbara Goenaga

36 años

Bárbara Goenaga

Nació el 20 de Julio de 1983 en San Sebastián, España

Por amor al arte

15 Febrero 2011

No sabemos si siempre quiso ser actriz, pero sí está claro que siempre ha sido actriz. Esta guapa actriz donostiarra, belleza morena de ojos castaños, ha viajado en el tiempo 27 años para demostrar que puede dar vida a múltiples personajes.

Bárbara Goenaga nació en San Sebastián el 20 de julio de 1983. Sin duda que la actriz vasca respiró una atmósfera artística en casa, pues su padre es el pintor Juan Luis Goenaga, y tiene como tía a la actriz y directora Aitzpea Goenaga. Algo se le pegó, porque ya con tres añitos echó a andar en una serie televisiva para aprender euskera, Bai Horixe. Con nueve años haría su debut en una película, Los años oscuros, bajo la batuta de Arantxa Lazkano. En el País Vasco, gracias a Euskal Telebista, fue adquiriendo tablas en series televisivas como Goenlake, en la que estuvo entre 1994 y 1999. Con deseos de ampliar su horizonte profesional, se traslada a Madrid al terminar esta serie. Y continuó haciendo tele, con series como El grupo, A medias, El comisario y Condenadas a entenderse. Incluso apareció en un episodio de Hospital Central.

La chica ya era una atractiva jovencita cuando Dionisio Pérez le dio el papel principal de El regalo de Silvia (2003), donde trabajaba codo con codo con Luis Tosar. El film no fue un bombazo, pero ella seguía adquiriendo experiencia, sin perder la paciencia cuando los trabajos se hacían esperar. 2006 fue un buen año, pues estuvo en la serie de Juanjo Campanella Vientos de agua, además de actuar en Amor en defensa propia, junto a Ana Fernández.

2007 convertiría a Goenaga en actriz definitivamente popular. No tanto gracias a La luna en botella de Grojo, o a Oviedo Express de Gonzalo Suárez –y eso que por este film fue nominada al Goya a la actriz revelación–, como por una peculiar película de ciencia ficción y suspense, Los cronocrímenes, de Nacho Vigalondo. Ella era una chica misteriosa en una trama de paradojas por viajes en el tiempo.

A partir de este momento, Bárbara se enfrenta a desafíos actorales más complejos en Un poco de chocolate y La buena nueva, ambas de 2008. También se paseó por una miniserie sobre el golpe de estado del 23-F. Reclutada para Agnosia (2010), esta ambiciosa película de intriga resulta altamente decepcionante, a pesar de sus notables esfuerzos por dar vida a una mujer aquejada de una rarísima enfermedad, que queda encerrada en un cuarto a oscuras. Sobre su trabajo, comenta: “Un actor es como una marioneta al fin y al cabo... Claro que siempre intentas ir entendiendo el personaje que te haya tocado, y a medida que vas trabajando con un director se te van ocurriendo cosas”. Tampoco acaba de funcionar el drama sobre la guerra civil Estrellas que alcanzar. En cambio es un acierto su pequeño papel en el film argentino Sin retorno, un sólido thriller dramático.

En lo personal, Bárbara Goenaga tiene como pareja desde hace años a Óscar Jaenada, y espera de él un hijo. Ella ayudó a Jaenada a perfeccionar su euskera cuando le tocó interpretar a un etarra en Todos estamos invitados.

Filmografía
No te puedes esconder

2019 | No te puedes esconder | Serie TV

Una enfermera huye de México con su hija, dejando atrás a su marido y el narcotráfico. Aunque adoptan nuevas identidades, el peligro sigue acechándolas en Madrid.

Hacerse mayor y otros problemas

2018 | Hacerse mayor y otros problemas

Cuando Lola se queda embarazada piensa que la mejor madrina para su futuro hijo será su mejor amiga, Emma, una mujer divertida y alocada de la que es inseparable. Emma escribe cuentos para niños, pero su vida es un caos, sin estabilidad emocional ni profesional. Tendrá que compartir responsabilidades con Martín, un amigo del padre. Comedia ligerita española, segunda película de Clara Martínez-Lázaro (hija de Emilio), tras la poco lograda Mirabilis. Aquí supera claramente a su predecesora, aunque tras un arranque prometedor el resultado acaba quedándose quizá por debajo de los esperado. Rodada con enorme frescura, Hacerse mayor y otros problemas es en todo momento agradable de ver, pero no trasciende más allá de provocar algunas pocas sonrisas. Describe el film un mundo de cuarentones de tan poca hondura que las situaciones descritas por el guión quedan en un terreno poco realista, incluso bastante disparatado (esos padres que se marchan de viaje abandonando a sus hijos recién nacidos) y, sin embargo, se desaprovechan hilos narrativos decididamente cómicos que llevaban muy buena senda, como los trapicheos de la compañera de piso de Emma o la relación con el vigilante de la tienda. Además rechina el personaje de la amiga interpretada por María Esteve. Es graciosa sí, pero de tan inverosímil parece siempre fuera de lugar, como si se hubiera sido añadido artificialmente para aportar enjundia a la trama. Lo mejor es sin duda la protagonista, interpretado con mucha gracia por Silvia Alonso (Es por tu bien, Señor, dame paciencia). Se trata de una chica bastante tarambana, compulsiva cleptómana por diversión. El caso es que ella solita transmite vitalidad y desde el comienzo se gana al espectador. Le acompaña con mucho oficio Bárbara Goenaga, y son estupendas las leves apariciones de Verónica Forqué y Antonio Resines.

4/10
70 Binladens

2018 | 70 Binladens

Una película de atracos que juega a la intriga, porque se guarda argumentalmente varias cartas en la manga. Seguimos a Raquel, que escoge cuidadosamente una sucursal bancaria de Bilbao para solicitar un crédito. Necesita 35.000 euros –o sea, 70 binladens, en el argot delictivo así se conocen los billetes de 500 euros–, para el tratamiento de una enfermedad de su hijita, o eso asegura al director de la entidad. Pero justo cuando se está tramitando loa operación, una pareja de ladrones asalta el lugar. Las cosas se complican y el atraco se convierte en una situación con rehenes, en toca negociar con dos especialistas de la ertzaintza, la policía autonómica vasca. Curiosamente Raquel va a convertirse en una especie de intermediaria, por la torpeza de los atracadores. Koldo Serra tiene a sus espaldas una larga década de experiencia como cineasta desde su debut en el largo de Bosque de sombras, un thriller que prometía más de lo que daba, ahí está la ambiciosa Gernika, sobre el bombardeo a esta población durante la guerra civil, que también dejaba parcialmente insatisfecho al espectador. El caso es que 70 binladens, sin ser una película perfecta, resulta mucho más redonda. El director maneja bien los recursos del género, con escenas típicas en torno al nerviosismo de los atracadores, la negociación con la policía y la actitud de los rehenes. Sin duda que lo más novedoso es el comportamiento singular de la protagonista, muy bien interpretada por Emma Suárez, su manejo de la situación, conversando con asaltantes y policía, despierta el interés acerca de por qué es alguien tan especial. Los toques humorísticos y de crítica social con la crisis económica y de valores como telón de fondo, pueden hacer pensar en El mundo es nuestro, pero los giros y sorpresas, y las conversaciones telefónicas, también remiten a la exitosa serie La casa de papel.

6/10
Operación Concha

2017 | Operación Concha

Marcos (Karra Elejalde), productor de cine en la ruina, pretende levantar su empresa gracias a la contratación para su próxima película de una estrella rutilante, el actor de origen cubano Ray Silvela (Jordi Mollà). Pero cuando éste rechaza su participación en el proyecto y el dinero de la principal inversora está a punto de esfumarse, Marcos y su equipo deciden estafar a la multimillonaria haciéndole creer que han conseguido a Silvela como protagonista. Para ello sólo necesitan un doble del actor. El andaluz Antonio Cuadri tiene una amplia trayectoria como guionista y director desde que se diera a conocer con diversos capítulos de la serie Al salir de clase. De entre su filmografía, con títulos que no han tenido demasiado relieve comercial, destaca Eres mi héroe, tierna visión de la infancia, y Thomas vive, sobre una compañía teatral que ensaya una obra de Shakespeare. Si en ese último film abordaba por dentro el mundo del teatro, ahora Cuadri se mete de lleno en los entresijos de la producción cinematográfica con Operación Concha, una comedia disparatada sobre unos cineastas de tres al cuarto que intentan sacar tajada sirviéndose de una estafa, un poco al estilo de las películas clásicas. El resultado es irregular, pero podría haber sido peor. Eso parecía en los primeros compases del film, pues el arranque presagia otra españolada cutre y casposa. Sin embargo, el guionista Patxo Tellería intenta equilibrar la cosa con una trama variada, con ciertas vueltas y revueltas, que hacia el final se espabila a base de bien, con giros inesperados más o menos apañados, aunque eso suponga que el conjunto se alargue innecesariamente. Subraya el film que el cine no es lo que parece, la farsa reina por doquier entre cineastas y estrellas que no son juego limpio. Es indudable que ese enfoque ofrecen algunos momentos divertidos, aunque no para tirar cohetes, generados gracias al carisma de Karra Elejalde o al oficio de Jordi Mollà, que aquí hace alarde de su talento para imitar acentos y adoptar diversas personalidades.

4/10
Gernika

2016 | Gernika

A punto de cumplirse el 80 aniversario del bombardeo de Guernica (Gernika en euskera), durante la guerra civil española, llega esta película para recordar que aquella fue una de las primeras ocasiones en que se arrojaron bombas sobre la población civil. Aunque las víctimas no fueron numerosas –unas 160, lejos de las alcanzadas posteriormente en la Segunda Guerra Mundial, con los trágicos récords de Hiroshima y Nagasaki–, el ataque se convirtió en emblemático de cómo el horror bélico podía cebarse sobre los no combatientes, en acciones que no tenían interés táctico o estratégico, sino que se dirigían únicamente a minar la moral de enemigo. De hecho el film incide en que los bandos contendientes se convirtieron en poco menos que marionetas en manos de los totalitarismos –nazi y fascista de un lado, soviético del otro–, que ensayaron en España sus nuevas armas. Esto podía haber servido un poco para superar el habitual maniqueísmo del subgénero bélico de la guerra civil española, aunque no se acaba de lograr del todo este objetivo, la ideología sigue pesando lo suyo. Estamos ante un notable esfuerzo de producción, manejado por Koldo Serra con ciertos medios y rodado en inglés, sin duda con la sana intención de hablar de modo didáctico del bombardeo a un público internacional amplio. Pero desgraciadamente el film acaba convertido en un encadenado de clichés, por culpa de unas situaciones demasiado folletinescas y estereotipadas, por las que pululan unos personajes de cartón piedra. Todo transcurre alrededor de la oficina de prensa en Bilbao durante la guerra, donde ejerce Henry, un periodista que fue una especie de Hemingway en su día, pero que se ha convertido en un cínico que inventa sus crónicas; por ahí también anda una fotógrafa que se juega la vida cada vez que toma una instantánea. A la idealista Teresa le toca la ingrata tarea de manejar la censura informativa, aunque a la vez desea que el mundo conozca la verdad de la contienda. Un comisario político ruso la pretende románticamente, pero ella se verá atraído por Henry. Como cabe imaginar, la peripecia periodística y romántica es una excusa que debe llevarnos a las escenas del bombardeo, lo mejor del film. Pero entretanto hay momentos obvios de promoción turística, como el publirreportaje –no se nos ocurre una descripción mejor– de las escenas del País Vasco y la vida rural, con la excusa de que la oficina de prensa se lleva a los chicos de la prensa a hacer un tour: de modo que ven el árbol de Guernica, y puede disfrutar del aurresku.

3/10
Kalebegiak

2016 | Kalebegiak

Las películas colectivas que reúnen cortos de diversos directores son irregulares casi por definición. Kalebegiak, o sea, "Caleidoscopio", un proyecto impulsado con ocasión de la capitalidad cultural de San Sebastián, no es la excepción. Una docena larga de cineastas de la tierra, algunos veteranos, otros supuestas jóvenes promesas, hacen propuestas muy diferentes: algunas tienen su gracia, otras son una tontadita, y el resto son completamente prescindibles. Si hay que destacar alguna historia, nos quedamos con "La ballena real" de Julio Medem, con Marta Etura como la reina María Cristina dispuesta a avistar una ballena, y que acabará en el agua; el corto-gag de Borja Cobeaga, acción trepidante de una ambulancia con broma inesperada; y "Los Angeles Observer", del bastante desconocido Luiso Berdejo, la inesperada amistad que surge en Los Ángeles entre un ladrón y un anciano por la conexión San Sebastián. Es reconocible en "Txintxorro" a Gracia Querejeta, que involucra a tres niños que hacen una embarcación para navegar. Daniel Calparsoro se pone con el testimonio de una víctima del terrorismo en el aula de un colegio, e Imanol Uribe hablando de los indigentes. Del resto, el "Septiembre" del arranque es impactante, pero unisituacional, juega demasiado con el pescador y su inminente ahogamiento, sin lugar para que el relato avance. Mientras que el narcisismo de "Narciso" llama la atención por su simple narcisista existencia, delirante, no por el interés o la habilidad narrativa; y su alto voltaje sexual hacen que una película que deberia aspirar a llegar a todos los públicos, no sea recomendable para los más jóvenes.

5/10
Pikadero

2015 | Pikadero

Una pareja sin dinero encuentra serios obstáculos para consumar su fugaz relación en casa de sus padres, lo que pone en peligro una historia de amor que trata de librarse de los grilletes de una economía que se derrumba.

La punta del iceberg

2015 | La punta del iceberg

Correcto debut en el largometraje de David Cánovas, describe un mundo laboral cada vez más deshumanizado, donde en aras a la productividad se sacrifica a las personas, lo más importante, una forma tan gélida de ver el mundo como el iceberg que da título al film, idea que además se subraya con la paleta de colores de la fotografía. Sigue el punto de vista de Sofía Cuevas, enviada por sus superiores de una importante empresa ingenieril a una de sus sedes con mayor productividad, para investigar la muerte de tres de sus empleados por suicidio. El jefe admite presiones para entregar los trabajos en el plazo previsto, pero achaca lo ocurrido a sus problemas personales. La duda es si Cuevas se limitará a cubrir el expediente con un informe que permita a sus jefes seguir obteniendo pingües beneficios, o si cuestionará el modo en que se funciona. Sin duda que la premisa es apasionante, y que resulta importante cuestionar la moralidad de ciertas prácticas empresariales, en que el individuo no cuenta, con ambientes enrarecidos que dan lugar a todo tipo de patologías. Además, Cánovas ha contado con un buen reparto, encabezado por Maribel Verdú. Pero se enreda a la hora de explicar las motivaciones de los suicidios, con planteamientos conspiranoicos más propios de un thriller que de un drama serio sobre las lacras a las que se enfrenta el mundo del trabajo; además, sobran los flash-backs en torno a los suicidios, y algunos personajes secundarios se encuentran demasiado desdibujados.

5/10
Bypass

2012 | Bypass

Comedia romántica que tiene como protagonista a Xabi, un joven que para "endulzar" las últimas horas de su amiga María, víctima de una enfermedad terminal, le dice que está enamorado de ella: cuando María se recupera milagrosamente, Xabi tendrá que seguir fingiendo.

Estrellas que alcanzar

2010 | Izarren argia

La historia de Victoria. Una mujer, que como a muchas otras en la Guerra Civil, no sólo le privaron de libertad sino que le robaron lo más querido que una madre puede tener: su hijo. Ante una situación así, sólo caben dos opciones: mantener la esperanza o perderla para siempre.

Agnosia

2010 | Agnosia

Agnosia: (Del griego agnosia, ignorancia). Trastorno de la facultad de reconocer los objetos. Pérdida de la facultad de que el cerebro reconozca los estímulos que le llegan. Ésta es precisamente la enfermedad neuropsicológica que sufre Joana Prats, hija de un industrial de Barcelona, en el siglo XIX. Un médico está a punto de aplicarle un tratamiento que podría ser beneficioso, consistente en encerrarla durante tres días en una habitación oscura, sin ningún estímulo exterior. Su padre es el dueño de una empresa de óptica que desarrolló una revolucionaria lente, pero se niega a fabricarla, pues le recuerda al infausto día en el que su hija manifestó los efectos de la enfermedad por primera vez. Ni siquiera accede cuando Carles, prometido de Joana, con el que mantiene una relación paternofilial, le aconseja recuperar la lente para salvar a la empresa, en situación delicada. Pero existen personas interesadas en conseguir el secreto de la lente sea como sea... El film supone el segundo largometraje del alicantino Eugenio Mira. Se experaba con cierta expectación, pues su primera cinta, la surrealista The Birthday, con Corey Feldman, apuntaba maneras. El resultado es un tanto decepcionante a pesar de su digna ambientación y de la prometedora imaginación visual de Mira. La idea es original, y el libreto de Antonio Trashorras tiene su interés, sobre todo porque sigue un camino poco transitado por el cine español, ya que se trata de un thriller de época. Pero este guionista ha topado con el mismo problema que con su primer trabajo, El espinazo del diablo, que dio lugar a un film de terror de Guillermo del Toro que empezaba muy bien hasta que Eduardo Noriega daba al traste con la cinta, con una interpretación muy por debajo de la que ofrecían Federico Luppi y Marisa Paredes. Ahora, Trashorras vuelve a ser boicoteado por Eduardo Noriega. El problema no está sólo en él, sino en el conjunto del reparto, que no alcanza el nivel deseable. Bárbara Goenaga (Los cronocrímenes) no está bien dirigida y a veces parece que recita. Y los villanos de la función son como de opereta. El final no está bien resuelto, ni se consigue el romanticismo deseado, ni se entiende muy bien por qué Noriega tarda tanto en enterarse de lo que ha ocurrido. Además, salvo alguna reflexión sobre la importancia de exteriorizar los sentimientos, todo es más ligero de lo que se esperaba.

4/10
Sin retorno

2010 | Sin retorno

Una infausta noche el joven Matías atropella a un hombre y se da a la fuga. El padre de la víctima arma un revuelo en los medios de comunicación, acusa a la justicia de no dedicar la atención debida al caso. Fede, humorista ventrilocuo de profesión, tiene la mala suerte de que varias pruebas circunstanciales le incriminan en el atropello. Sólido debut en la dirección del argentino Miguel Cohan, que firma con su hermana Ana Cohan el guión de este drama con formato de thriller. Sabiamente orquestada, la narración tiene el mérito de ser creíble, y de construir psicológicamente bien a los personajes, con sus dudas y temores. Ello para plantear cuestiones de entidad, como las relaciones de padres e hijos, el sentido de culpa y la responsabilidad personal, los deseos entreverados de justicia y venganza. Los Cohan huyen de efectismos baratos, y tienen el mérito de evitar que la historia se desinfle, el final es poderoso. Su guión está construido sobre un hecho fatal, y el efecto “bola de nieve” que sigue a una mentira, a la que sigue otra, de modo que una familia –los padres y un hijo–, viven en un continuo estado de miedo, con la falsa esperanza de que podrán echar tierra sobre algo que están haciendo objetivamente mal. La mentada “bola de nieve”, además, no sólo afecta a esa familia, sino a la de la víctima y a la del falso culpable. Realmente el film es un ejemplo gráfico de que la mentira no nos hace libres. Y sabe pintar dramas personales junto a una mirada crítica a un sistema legal que, para enseñar resultados a la opinión pública y justificarse, no hace bien su trabajo. El reparto del film está muy bien escogido. Leonardo Sbaraglia asume bien la transformación de Fede, mientras que Martín Slipak da el tipo de joven cobarde y con mala conciencia, Federico Luppi el de errado padre coraje, Luis Machín y Ana Celentano el de padres protectores, y Bárbara Goenaga el de esposa sufriente.

6/10
23-F: Historia de una traición

2009 | 23-F: Historia de una traición | Serie TV

Drama que combina la ficción con hechos históricos sobre la intentona golpista en España el 23 de febrero de 1981. La idea es que 30 años después de lo ocurrido, un militar condenado en el juicio posterior recibe la visita de un supuesto compañero, que le traicionó en la trama.

5/10
3:19

2008 | 3:19

3:19 plantea la idea de que la vida está compuesta de un cúmulo de casualidades. Nada puede hacer el ser humano para controlar su destino cuando todo parece estar en manos del azar. Esta premisa se acerca al espectador de la mano de un grupo de tres jóvenes y su relación con el mundo. Pues estas casualidades parecen dirigir todo cuanto tienen, desde el amor, a la muerte. Esta película que pretende hacer reflexionar al espectador, está protagonizada por Miguel Ángel Silvestre, rostro de moda de la televisión española. El actor tiene encandilado al público femenino gracias a su papel de el Duque en la serie Sin tetas no hay paraíso.

4/10
Un poco de chocolate

2008 | Un poco de chocolate

Adaptación cinematográfica de la novela de Unai Elorriaga "Un tranvía en SP", que fue Premio Nacional de Narrativa en 2002. Lucas acaba de salir del hospital y acompañado de su hermana María se dispone a proseguir con su vida apacible en un pueblecito costero de Bilbao. Al entrar en su casa se dan de bruces con Marcos, un completo desconocido que se les ha metido dentro. Pero, salvado el estupor inicial, Lucas y María invitan a quedarse al recién llegado, que resulta ser un joven simpático, de pocas palabras, que ha dejado atrás a su familia y ha recalado allí con lo puesto, únicamente acompañado de su acordeón. La película es por encima de todo una mirada dulce a la última etapa de la vida, encarnada en la figura de Lucas, un anciano entrañable que en medio de los coletazos que la demencia o el Alzheimer empiezan a ocasionar en su cerebro, conserva una alegría de vivir contagiosa y un afinado tino para vislumbrar el interior de los demás. Llama la atención la carga de nostalgia de la historia, pues los personajes parecen vivir siempre del pasado, un territorio poblado por los seres queridos muertos hace tiempo. En claro contraste con Lucas y María se sitúa Marcos, quien rejuvenecerá el ambiente que reina en la casa de los dos hermanos, aprenderá alguna valiosa lección y a su vez vivirá una historia de amor situada en el presente. También resulta bella la metáfora del viaje en tranvía al Shisha Pangma –montaña mitificada en el corazón de Lucas (y de ahí el “SP” de la novela)–, quizá como un trayecto vital y definitivo hacia el objetivo anhelado de la felicidad. En el apartado artístico destaca, como no podía ser menos, la actuación de Héctor Alterio, un gran actor que logra hacer atractivo y creíble un papel difícil. Se diría que se cree a pies juntillas su personaje. Julieta Serrano (La moños) está igualmente notable como hermana abnegada, mientras que los que más cojean son Daniel Brühl y Bárbara Goenaga, quizá simplemente porque sus personajes son los peor trazados en el guión. La música de Bingen Mendizábal brilla especialmente. Se nota de todas maneras que estamos ante un debut tras las cámaras. Aitzol Aramaio intenta transmitir a las imágenes el aire de realismo mágico de la obra literaria. Pero no lo consigue del todo, y en todo caso al conjunto le falta mordiente. Aunque en ocasiones logra la conjunción perfecta –las apariciones de la idealizada Rosa en el tranvía– muchas otras no aportan demasiado e incluso parecen rebuscadas, como el caminito de velas encendidas o el idílico y felliniano colofón. Por otra parte, tampoco funciona el personaje de Roma, pues en ningún momento resulta convincente, desde su forzada aparición y fijación por Marcos, hasta el inconsistente romance. De cualquier forma la levedad y dulzura de todo lo que se cuenta resta importancia a estos defectos. Todo es demasiado emotivo, optimista y poco problemático en esta agradable y costumbrista mirada a la ancianidad.

5/10
La buena nueva

2008 | La buena nueva

Vísperas de la guerra civil española. Don Miguel es un sacerdote muy capaz y rebosante de espíritu evangélico, de deseos de predicar la buena nueva. Su obispo confía mucho en él, a pesar de su juventud y de que es muy impulsivo. De modo que le destina a Azania, un pueblo navarro, donde el anterior párroco no ha conseguido ganarse a sus feligreses por motivos ideológicos. Y en efecto, para allá va don Miguel todo optimista, dispuesto a preocuparse sólo de las almas, sean del color político que sean. Pero el estallido de la guerra, y el que Azania queda en la zona sublevada, no va a suponer la ventaja que podría creerse. Pues el clérigo observa horrorizado las represalias orquestadas por falangistas y requetés, asesinatos en todas regla. El hombre tratará de templar gaitas, lo que hace que se gane la confianza de Margari, la joven maestra encinta, viuda por culpa de las mentadas represalias. En el país de Los girasoles ciegos, La buena nueva hasta parece equilibrada, en la enémisa mirada a la guerra fraticida desde el bando de los perdedores, con el obligado subrayado de la memoria histórica, el “no olvidar” que tan buenos réditos da cara a la opinión pública y en el momento de obtener ayudas públicas. Por supuesto que tenemos a los típicos falangistas que no respetan ni a Dios ni a las personas, pero Helena Taberna y su coguionista Andrés Martorell se han empeñado en construir un personaje atractivo, el del cura protagonista, todo un mozarrón amante del frontón, que a la hora de enfrentarse a distintos dilemas morales haría prevelacer el valor supremo de la caridad, del evangélico amor al prójimo, como forma de amar a Dios. La directora, que se ha basado en la historia de un sacerdote pariente suyo, don Marino Ayerra, demuestra mayor sutileza que José Luis Cuerda a la hora de perfilar su historia, porque ciertamente don Miguel se enfrenta con situaciones injustas, que él encara con el deseable espíritu cristiano. Pero no nos engañemos, en el fondo, tenemos más de lo mismo. La idea es una condena de la actitud de la Iglesia en toda regla, con la contraposición entre jerarquía y curas “oficiales”, que abrazan la causa del bando nacional –el film no da ninguna razón de por qué esto sería así–, hasta entrenándose en el manejo de las armas, y los que tratan de vivir con sencillez las enseñanzas de Jesús –ahí tendríamos a don Miguel–. En tal disyuntiva, las simpatías se decantan sin ambajes hacia el segundo lado; aunque al final tendríamos la crónica de un fracaso –no admitido, claro está–, pues el protagonista debería renunciar a seguir en una institución que habría traicionado las intenciones de Jesús. La película de la directora de Yoyes es bastante irregular. Al principio se sigue con interés, porque la incorporación del cura al pueblo, su "toma y daca" con los bandos enfrentados, se narra con estilo, diríase que se ha inspirado en Proibito de Mario Monicelli, incluso en ese amor humano que no se quiere admitir. Pero a medida que avanza la historia, pierde fuelle, se prolonga en exceso, y en el último tramo se produce un importante desequilibrio al cargar la mano en el personaje del requeté, que aparentaba ser una buena persona, pero que en el final de opereta resulta mil veces peor que el repugnante falangista.

4/10
La luna en botella

2007 | La luna en botella

Zeta, un joven escritor, es un ‘negro’ al servicio de una editorial, es decir, que escribe best-sellers para reputados autores que se han quedado sin ideas. Un editor le promete que la empresa publicará finalmente su propio libro, si acepta un encargo, que deberá zanjar en un mes. En busca de inspiración, Zeta acude cada día a trabajar al Café Rossignol, frecuentado por una estrafalaria clientela. Debut en el largo del madrileño Grojo, que tiene a sus espaldas una memorable carrera como cortometrajista, pues obtuvo una nominación al Goya con La Gotera –codirigido con Jorge Sánchez-Cabezudo–, y fue seleccionado para el Festival de Berlín con El topo y el hada. Curtido también en el rodaje de spots publicitarios, Grojo cuida mucho el aspecto visual del film, claramente inspirado por las películas de Jean-Pierre Jeunet, sobre todo Amélie y Delicatessen. No es por tanto casual la presencia de Dominique Pinon, actor fetiche de Jeunet. Algunos momentos recuerdan también al cine de Emir Kusturica. Aunque a nivel estético la cosa funciona, narrativamente se desinfla enseguida, pues más allá de la excusa inicial, no parece que el argumento vaya a ninguna parte. Habría hecho bien el director y guionista en buscarse un ‘negro’ como su personaje central u otro escritor que le hubiera escrito un guión decente. Los personajes exagerados y simplones nunca resultan creíbles y aunque algún veterano como Federico Luppi y Francisco Algora sobrellevan la función con bastante dignidad, no está ni mucho menos a la altura Eduard Soto, famoso por su papel de ‘El Neng’, en televisión.

4/10
Oviedo Express

2007 | Oviedo Express

El veterano escritor y cineasta Gonzalo Suárez ha escogido su ciudad natal, Oviedo, aludida en el título, para rodar esta historia sobre la infidelidad en la que se cita en todo momento “La Regenta”, la inolvidable novela sobre ese mismo tema de Leopoldo Alas ‘Clarín’, que también transcurría en la capital asturiana, rebautizada como Vetusta. El reparto coral está encabezado curiosamente por Aitana Sánchez-Gijón, cuyo apellido hace referencia a la ciudad de al lado, y Carmelo Gómez, que interpretaron a los personajes principales de La Regenta, en la esforzada adaptación televisiva de Fernando Méndez Leite, y que encadenaron este rodaje con La carta esférica, que también les emparejaba. El propio Gonzalo Suárez filmó otra versión para el cine de La Regenta, en 1974, con Pilar Bardem. Aitana Sánchez-Gijón encarna a Mariola Mayo, una famosa diva del teatro que está a punto de estrenar en los escenarios “Campoamor de Oviedo”, una versión teatral de “La Regenta” (una labor imposible teniendo en cuenta la extensión de la novela). Mariola dejó plantado al actor Álvaro Mesía (que se llama igual que su personaje en la obra), para iniciar un idilio con Benjamín Olmo, que también forma parte de la compañía, pues interpreta al sacerdote don Fermín de Pas. Nada más llegar, este último traiciona a Mariola Mayo, iniciando una tórrida relación con la mujer del alcalde, que a su vez tiene como amante a una periodista. Gonzalo Suárez compara el mundo con un escenario, en el que todos interpretan y nadie dice la verdad. De esta forma, para el autor no tiene sentido mantener una relación, porque la infidelidad y las mentiras surgirán en cualquier momento. Para conseguir el efecto de que el mundo parezca un teatro, las interpretaciones son exageradas y los diálogos grandilocuentes. Se diría que el resultado es un estrambótico juego, entre el surrealismo y las bromas metaliterarias, que no puede ser tomado demasiado en serio. El film ha sido subvencionado por el gobierno español y diferentes instituciones asturianas, y sus imágenes promocionan lugares emblemáticos de Oviedo, como su inigualable catedral, el teatro Campoamor y hasta la estatua de Woody Allen. En otro orden de cosas, resulta cuanto menos curiosa la obsesión del director por ir sacando desnudo a cada uno de los miembros del reparto, venga a cuento o no.

4/10
Los cronocrímenes

2007 | Los cronocrímenes

Vigoroso debut en el largo de Nacho Vigalondo, que demuestra ser un director con talento. Ha tenido el acierto de inventar una historia de ciencia-ficción –narrada en tono de thriller– que no requiere de grandes efectos especiales, sobre paradojas y viajes temporales, al estilo de Regreso al futuro y Primer. Logra de esta forma sortear las limitaciones de un presupuesto muy limitado y compone un producto digno que parece haber costado mucho más. Aunque conviene no adelantar mucho sobre el argumento, se puede decir que Karra Elejalde interpreta a un hombre normal y corriente que acude al bosque junto a su casa para investigar quién es una misteriosa chica que ha visto merodear por allí a través de sus prismáticos. La encuentra inconsciente y posiblemente muerta, pero mientras comprueba su estado, es agredido por un siniestro individuo recubierto de vendajes rosas, al más puro estilo de La momia. Muestra una gran habilidad el primerizo cineasta para manejar el suspense, por lo que mantiene al espectador interesado por el destino del protagonista de principio a fin. Ha compuesto un guión eficaz, que funciona como un mecanismo de relojería, aunque se le pueden achacar algunos defectos, como su excesiva ligereza, falta de profundidad de los personajes, y que el protagonista pasa de ser el bueno a cometer actos dudosos con demasiada facilidad. También comete Vigalondo un error al seguir los pasos de Shyamalan, otorgándose a sí mismo un papel con demasiado peso, sin ser un actor especialmente brillante. Son desaciertos menores, si se tiene en cuenta que es una propuesta fresca y novedosa en el panorama desalentador que ofrece el cine español. Gustará especialmente al público más ‘friqui’, aunque convencería a cualquier tipo de espectador.

5/10
Amor en defensa propia

2006 | Amor en defensa propia

Cine español con buenas intenciones, pero algo irregular, firmado por Rafa Russo. Dos cuarentones, Rubén y Adriana, arrastran un pasado de tres divorcios. Ambos se conocen en la barra de un bar, y se gustan, pero les costará dar a conocerse tal y como son. Lo mejor es trabajo de los actores, Gustavo Garzón y Ana Fernández.

4/10
Vientos de agua

2005 | Vientos de agua | Serie TV

En los años 30, Andrés, joven español, emigra a Argentina. En 2001, Ernesto, un argentino, deja su país en crisis para ir a España. Sentido drama sobre la emigración, del creador de El hijo de la novia.

6/10
El regalo de Silvia

2003 | El regalo de Silvia

Tres personajes y un solo nexo de unión: todos recibieron un órgano de una donante llamada Silvia. Ésta, agotada ante el panorama que le ofrecía la sociedad, decidió suicidarse y donar esos órganos. Dionisio Pérez Galindo, que dio el argumento para Lágrimas negras, debuta con un film algo desesperanzado, pero en el que aletea cierto aliento poético. Rodado en vídeo digital, se trata de un film español a descubrir, con excelente reparto.

5/10
Los años oscuros

1992 | Urte ilunak

Años 40 en San Sebastián, España. Itziar, una niña de ocho años, sufre las heridas de la posguerra en su propia familia y en la escuela. El ambiente es difícil, a veces humillante, por cuestiones ideológicas tras la Guerra Civil Española. Cuidado debut de la guionista y directora Arantxa Lazkano, quien se detiene en la contemplación al narrar este relato, rodado originalmente en vasco, con momentos visualmente logrados.

5/10

Últimos tráilers y vídeos