IMG-LOGO

Biografía

Bruce Robinson

Bruce Robinson

Bruce Robinson

Filmografía
Los diarios del ron

2011 | The Rum Diary

Paul Kemp es un periodista que llega a Puerto Rico en 1960 para trabajar en el periódico San Juan Star, que se encuentra en horas bajas y que es sostenido únicamente por el dinero de altos picatostes. Al conocer su condición de escritor, un yanqui de la isla llamado Sanderson, le seduce para que trabaje para él en una suculenta promoción urbanística de la costa. El resultado será una fortuna de dinero y más pobreza para la gente del lugar. Kemp accede a ayudarle y a la vez quedará embelesado con Chenault, la novia del negociante. Los diarios del ron es una de esas películas que promete más de lo que da. No es que sea un desastre. Para nada. Pero con el elenco de actores y el planteamiento inicial es normal que se espere mucho más y, al fin, acaba inevitablemente por resultar fallida. Bruce Robinson (Jennifer 8), director y guionista, no acierta a centrar el tiro, el tono es demasiado ambiguo y por momentos se pierde en vericuetos secundarios de la historia que no hacen sino restarle garra. Y desde luego le tiemblan las piernas al cerrar la película, cosa que hace casi por sorpresa y con escasa gracia. El quid de su discurso es algo así como una reivindicación del buen periodismo, el que cuenta la verdad, no el que vende, el periodismo que no se arredra ante el poder y la avaricia sangrante de los poderosos (yanquis banqueros, yanquis promotores, yankis militares). Pero todas las escenas que diseña en Los diarios del ron tienen esa clase de humor latente, irreal, que no ayuda a tomarse en serio lo que vemos. Por el contrario, la ambientación es muy buena y de lo mejor son las imágenes de la isla cuando van a acompañadas del sonido del jazz con ritmo caribeño. Johnny Depp repite interpretando a un personaje perdedor salido de la pluma de Hunter S. Thompson (Miedo y asco en Las Vegas). Kemp es de esos tipos que le gusta encarnar a Depp, zarrapastroso y dandy a la vez, un periodista borracho que pasea su estupor por el Caribe con un punto de humor, la ironía siempre a flor de piel. Sin duda su personaje de Los diarios del ron “bebe” (y el de sus compañeros de reparto también, porque aquí la graduación etílica de la sangre es alta para todos) de otros alcohólicos y célebres teclistas de Underwoods, al estilo Bukowski, Fante, Lowry y del propio Thompson, claro. Aunque la emulación no llega, la verdad, más que al intento. Del resto del reparto es de obligada mención el desfasado, surrealista y majara personaje de Giovanni Ribisi, al igual que el de Richard Jenkins como editor del periódico. De la guapísima Amber Heard no se puede decir mucho, simplemente que pone el glamour hasta que desaparece por arte de magia.

5/10
In Dreams (Dentro de mis sueños)

1999 | In Dreams

Treinta años atrás un pueblo quedó cubierto por las aguas de un pantano. En la actualidad, muy cerca, vive Claire, una ilustradora de cuentos infantiles casada con Paul, y que tiene una hijita. Esta mujer tiene pesadillas recurrentes en las que ve la terribles acciones de un asesino de niñas. De hecho una de sus visiones coincide con el auténtico hallazgo del cadáver de una chica en el pantano. La policía muestra incredulidad cuando Claire habla de sus extrañas pesadillas, pero ella está aterrorizada, sobre todo porque la próxima víctima podría ser su propia hija. Neil Jordan vuelve a contar una historia de terror psicológico (aunque también haya su ración de sangre) donde los sueños y el psicoanálisis tienen cierta presencia. Recuérdese a este respecto sus films En compañía de lobos, Entrevista con el vampiro o Contracorriente. Logra una historia con algunos momentos inquietantes, que se apoya bien en el magnífico trabajo de Annette Bening y Stephen Rea. Quizá cuando la presencia del psicópata se hace más real, el film baja en intensidad, pero en conjunto tiene cierta gracia.

5/10
Regreso al paraíso

1998 | Return To Paradise

Tres amigos pasan las vacaciones en Malasia. Las juergas, donde corre la droga, son mayúsculas. Pasan dos años y una abogada visita a Sheriff y Tony, dos de los amigos, para comunicarles que Lewis fue detenido por posesión de droga. Ha estado en prisión todo ese tiempo, y ahora se enfrenta a un juicio cuya sentencia podría ser la pena de muerte. Entonces les hace una propuesta inusual: que se entreguen a las autoridades malayas, para que sea conmutada esa pena por 3 años de prisión a cada uno. La novedad en el film de Joseph Ruben es el dilema moral que se presenta a los ojos de Sheriff y Tony. ¿Serán capaces de sacrificarse para salvar la vida del amigo? Este interrogante se refleja con hondura, e interesa más que el previsible romance de Vince Vaugh con Anne Heche, o el tópico de la periodista irresponsable, que airea la noticia sin considerar que están en juego vidas humanas. Los actores están, sencillamente, fantásticos, en su ajustada sobriedad.

5/10
Jennifer 8

1992 | Jennifer Eight

John Berlin (Andy García) es un eficiente policía de Los Angeles que está atravesando una mala racha. La violencia y la vida de la gran ciudad le han superado. Consigue un traslado y se va a trabajar con su cuñado en la comisaría de Eureka, un pueblo tranquilo de las montañas, al menos en apariencia. Pero los problemas empiezan cuando alguien encuentra una mano en un basurero. Berlin no puede permanecer impasible, y con su innato olfato de policía, comienza a investigar. Las huellas dactilares muy desgastadas, demuestran que la mano perteneció a una persona invidente. Durante una visita a una escuela para ciegos, Berlin conoce a Helena (Uma Thurman), íntima amiga de una joven desaparecida. Berlin está convencido de que la mano encontrada pertenecía a la muchacha ciega desaparecida, que probablemente haya sido asesinada por un psicópata. La intriga crece cuando una serie de sucesos indican que Helena podría ser la próxima víctima. Inquietante thriller en el que sobresale una de las actuaciones más convincentes de la atractiva y entonces jovencita Uma Thurman. La tensión se mantiene desde el principio, y aumenta de manera trepidante según se acerca el desenlace. Ofrece un punto de vista peculiar sobre las películas que tienen a un malvado psicópata como motor de la acción.

6/10
Creadores de sombras

1989 | Shadow Makers

Estamos en la última fase de la Segunda Guerra Mundial. Un grupo de científicos europeos refugiados en Estados Unidos, convence al gobierno para que se vuelque en la fabricación del arma más poderosa jamás creada por el hombre: la bomba atómica. Con ella, la guerra se acabaría de una vez por todas. Pero los nazis también han comenzado sus investigaciones. El general Leslie Groves (Paul Newman) y el científico de origen alemán Robert Oppenheimer (Dwight Schultz) están al frente de este experimento, del que forma parte un reputado equipo de científicos de todo el mundo. El general Groves debe solucionar los prejuicios morales de Oppenheimer y del resto de los científicos, que son conscientes de estar utilizando su ciencia para fines destructivos. Cuenta uno de los sucesos que con más gravedad han afectado al desarrollo de la humanidad: el nacimiento de la bomba atómica. Roland Joffé imprime un ritmo atractivo, que junto a la brillante interpretación de Paul Newman, contagia al espectador. Y aunque de discurrir premioso, despierta cierto interés.

5/10
Withnail y yo

1987 | Withnail & I

Inglaterra a finales de los 60. Dos actores de medio pelo, en paro, se toman unas vacaciones en la casa de campo de Monty, tío de uno de ellos. Singular tragicomedia, con toques surrealistas, de enorme éxito en Gran Bretaña, donde es considerada como una película de culto, contiene un humor que la alinea con las producciones de los Monty Python. Está detrás Bruce Robinson, guionista de dos conocidos filmes muy diferentes de Roland Joffé, Los gritos del silencio y Creadores de sombras. Entre los productores figura George Harrison, uno de los Beatles. La película presenta un tono nostálgico, como de añoranza de una etapa juvenil gamberra, que es lo que explica su conexión con determinado público. De algún modo la pareja protagonista se asemeja a dos nuevos Quijote y Sancho Panza, donde uno de ellos parece tener los pies más en el suelo. Contiene algunos momentos muy divertidos, sobre todo la noche en que un arrebatado Monty inicia unos inesperados y embarazosos avances homosexuales hacia uno de los jóvenes, que el otro no sabe cómo detener. Por contra la vuelta al piso lleno de drogatas, resulta algo cansina y ha quedado desfasada. Los actores están bien, destaca Richard E. Grant y Richard Griffiths, éste luego conocido como otro tío, no Monty, sino, Vernon Dursley, el tío muggle de Harry Potter en la saga del niño mago.

5/10
Los gritos del silencio

1984 | The Killing Fields

Impactante historia real de periodistas, con el marco de los horrores de la guerra de Camboya. En 1973, el reportero Sydney Schanberg, del New York Times, contaba con la ayuda de un fotógrafo local, Dith Pran, para realizar sus crónicas del conflicto bélico. Cuando finalmente ambos van a ser evacuados por peligrar su vida, Pran se quedará atrapado en tierra, de modo que va a ser testigo de primera fila de las atrocidades de los jemeres rojos. Formidable debut en el largometraje del director británico Roland Joffé (La misión), que bajo la producción del gran David Puttnam, cuenta de modo apasionante la amistad de estos dos hombres, separados en un momento trágico por una terrible guerra. Joffé sabe crear tensión y hay un buen puñado de escenas inolvidables (la del emblema del Mercedes, la de la escucha de la radio, la de la mina en el camino de la selva, la del campo de huesos, etc.). Emociona de veras con el tema 'Imagine' de John Lennon en la escena final.

7/10
Diario íntimo de Adele H.

1975 | L’Histoire d’Adèle H.

A partir de la historia real de la hija de Victor Hugo, Truffaut describe que la obsesión amorosa puede llevar a la locura. La protagonista siguió al oficial del que estaba enamorada por medio mundo.

6/10
Los viajes escolares

1974 | Los viajes escolares

Cuando concluye sus estudios de bachillerato a los veinticuatro años, Oscar regresa a su casa para pasar el verano acompañado por Carlos, su joven profesor de matemáticas, pues sufre un miedo irracional a volver solo. Una vez en su hogar, Oscar se comporta como un desequilibrado. Primer largometraje en solitario de Jaime Chávarri, que a pesar de sus limitaciones presupuestarias, logra momentos muy inspirados, y una reflexión sobre los desajustes de las relaciones familiares.

5/10
La viuda del diablo

1970 | The Ballad of Tam Lin

Cinta inspirada en el folclore británico, cuentas las andanzas de una mujer hermosa pero de cierta edad, que usa su patrimonio y la brujería para tener cerca a jovencitos atractivos. Cuando uno de ellos empieza a distanciarse, atraído por la guapa hija del vicario, decide tomar cartas en el asunto. El actor Roddy McDowall dirige esta película de terror, protagonizada por Ava Gardner.

4/10
Romeo y Julieta (1968)

1968 | Romeo & Juliet

Se trata de una de las mejores adaptaciones cinematográficas de la inmortal historia contada por Shakespeare en su obra teatral. En la Italia del Renacimiento, dos jóvenes amantes se ven obligados a separarse por causa del odio que se tienen sus familias, los Montesco y los Capuleto. El desenlace, conocido por todos, será terrible. Una película popularísima en su época, que levantó la polémica debido a la elección de dos adolescentes para los papeles protagonistas. El intuitivo Zeffirelli escogió a una Julieta y a un Romeo de quince y dieciséis años, totalmente desconocidos. Narrada con sobriedad y con frescura, la ambientación es un enorme atractivo. Romántica a más no poder, hoy en día quizá queda un poco lánguida, pero se ve con aprecio. Danilo Donati obtuvo el Oscar al mejor vestuario. La excelente composición musical es de Nino Rota, ganador del Oscar en 1972 por El padrino.

7/10
Los diarios del ron

2011 | The Rum Diary

Paul Kemp es un periodista que llega a Puerto Rico en 1960 para trabajar en el periódico San Juan Star, que se encuentra en horas bajas y que es sostenido únicamente por el dinero de altos picatostes. Al conocer su condición de escritor, un yanqui de la isla llamado Sanderson, le seduce para que trabaje para él en una suculenta promoción urbanística de la costa. El resultado será una fortuna de dinero y más pobreza para la gente del lugar. Kemp accede a ayudarle y a la vez quedará embelesado con Chenault, la novia del negociante. Los diarios del ron es una de esas películas que promete más de lo que da. No es que sea un desastre. Para nada. Pero con el elenco de actores y el planteamiento inicial es normal que se espere mucho más y, al fin, acaba inevitablemente por resultar fallida. Bruce Robinson (Jennifer 8), director y guionista, no acierta a centrar el tiro, el tono es demasiado ambiguo y por momentos se pierde en vericuetos secundarios de la historia que no hacen sino restarle garra. Y desde luego le tiemblan las piernas al cerrar la película, cosa que hace casi por sorpresa y con escasa gracia. El quid de su discurso es algo así como una reivindicación del buen periodismo, el que cuenta la verdad, no el que vende, el periodismo que no se arredra ante el poder y la avaricia sangrante de los poderosos (yanquis banqueros, yanquis promotores, yankis militares). Pero todas las escenas que diseña en Los diarios del ron tienen esa clase de humor latente, irreal, que no ayuda a tomarse en serio lo que vemos. Por el contrario, la ambientación es muy buena y de lo mejor son las imágenes de la isla cuando van a acompañadas del sonido del jazz con ritmo caribeño. Johnny Depp repite interpretando a un personaje perdedor salido de la pluma de Hunter S. Thompson (Miedo y asco en Las Vegas). Kemp es de esos tipos que le gusta encarnar a Depp, zarrapastroso y dandy a la vez, un periodista borracho que pasea su estupor por el Caribe con un punto de humor, la ironía siempre a flor de piel. Sin duda su personaje de Los diarios del ron “bebe” (y el de sus compañeros de reparto también, porque aquí la graduación etílica de la sangre es alta para todos) de otros alcohólicos y célebres teclistas de Underwoods, al estilo Bukowski, Fante, Lowry y del propio Thompson, claro. Aunque la emulación no llega, la verdad, más que al intento. Del resto del reparto es de obligada mención el desfasado, surrealista y majara personaje de Giovanni Ribisi, al igual que el de Richard Jenkins como editor del periódico. De la guapísima Amber Heard no se puede decir mucho, simplemente que pone el glamour hasta que desaparece por arte de magia.

5/10
Jennifer 8

1992 | Jennifer Eight

John Berlin (Andy García) es un eficiente policía de Los Angeles que está atravesando una mala racha. La violencia y la vida de la gran ciudad le han superado. Consigue un traslado y se va a trabajar con su cuñado en la comisaría de Eureka, un pueblo tranquilo de las montañas, al menos en apariencia. Pero los problemas empiezan cuando alguien encuentra una mano en un basurero. Berlin no puede permanecer impasible, y con su innato olfato de policía, comienza a investigar. Las huellas dactilares muy desgastadas, demuestran que la mano perteneció a una persona invidente. Durante una visita a una escuela para ciegos, Berlin conoce a Helena (Uma Thurman), íntima amiga de una joven desaparecida. Berlin está convencido de que la mano encontrada pertenecía a la muchacha ciega desaparecida, que probablemente haya sido asesinada por un psicópata. La intriga crece cuando una serie de sucesos indican que Helena podría ser la próxima víctima. Inquietante thriller en el que sobresale una de las actuaciones más convincentes de la atractiva y entonces jovencita Uma Thurman. La tensión se mantiene desde el principio, y aumenta de manera trepidante según se acerca el desenlace. Ofrece un punto de vista peculiar sobre las películas que tienen a un malvado psicópata como motor de la acción.

6/10
Withnail y yo

1987 | Withnail & I

Inglaterra a finales de los 60. Dos actores de medio pelo, en paro, se toman unas vacaciones en la casa de campo de Monty, tío de uno de ellos. Singular tragicomedia, con toques surrealistas, de enorme éxito en Gran Bretaña, donde es considerada como una película de culto, contiene un humor que la alinea con las producciones de los Monty Python. Está detrás Bruce Robinson, guionista de dos conocidos filmes muy diferentes de Roland Joffé, Los gritos del silencio y Creadores de sombras. Entre los productores figura George Harrison, uno de los Beatles. La película presenta un tono nostálgico, como de añoranza de una etapa juvenil gamberra, que es lo que explica su conexión con determinado público. De algún modo la pareja protagonista se asemeja a dos nuevos Quijote y Sancho Panza, donde uno de ellos parece tener los pies más en el suelo. Contiene algunos momentos muy divertidos, sobre todo la noche en que un arrebatado Monty inicia unos inesperados y embarazosos avances homosexuales hacia uno de los jóvenes, que el otro no sabe cómo detener. Por contra la vuelta al piso lleno de drogatas, resulta algo cansina y ha quedado desfasada. Los actores están bien, destaca Richard E. Grant y Richard Griffiths, éste luego conocido como otro tío, no Monty, sino, Vernon Dursley, el tío muggle de Harry Potter en la saga del niño mago.

5/10

Últimos tráilers y vídeos