IMG-LOGO

Biografía

Derek Haas

Derek Haas

Derek Haas

Filmografía
Overdrive

2017 | Overdrive

Marsella. Dos simpáticos y jóvenes hermanos estadounidenses, Andrew y Garrett Foster, son expertos en robos de coches. Pero una de sus operaciones sale mal, por lo que serán obligados por un mafioso local, Jacomo Morier, a robar un preciado botín –un espectacular Ferrari de lujo– a un famoso criminal que amenaza con robarle su territorio marsellés. El director colombiano Antonio Negret (Arrow) está al frente de esta simpática producción de acción y aventuras que es como una hermana pequeña de los títulos de la saga A todo gas. Aquí tenemos espectaculares robos en carretera, peligrosas e inverosímiles persecuciones, chicas cañón, engaños a dos o tres bandas y un grupo de personajes trazados con brochazos pero que funcionan a la perfección para dar lugar a un producto muy ligero, de consumo fácil y de olvido rápido. Ha reunido el director a algunos jóvenes actores con cierto gancho, comenzando por Scott Eastwood, que no es su padre, pero hace el esfuerzo por emularlo (ese laconismo marca de la casa), y siguiendo por el eficiente Freddie Thorp. En el lado femenino, dos bellezones, Ana de Armas y Gaia Weiss.

4/10
Chicago Fire

2012 | Chicago Fire | Serie TV

Serie que tiene detrás a los guionistas de Wanted: Se busca, pinta el trabajo cotidiano del departamento de bomberos de Chicago. Arranca con un servicio en que muere uno del equipo del camión 81, y hay reproches que reconcomen por dentro entre dos bomberos carismáticos, acerca de quien tuvo la culpa. Y aunque el jefe del destacamento trata de que pasen página, no resulta nada fácil. Aunque entretenida, los personajes son algo estereotipados e interpretados por actores no demasiado carismáticos: guaperas cachas, dos paramédicas de la ambulancia 61 de apoyo, una de ellas lesbiana, el novato recién llegado, el jefe veterano, etcétera.

4/10
La sombra de la traición

2011 | The Double

Michael Brandt tiene en su haber diversos títulos como guionista, entre ellos Wanted (Se busca) y el brillante western El tren de las 3:10, en los que tenía como socio creativo a Derek Haas. Ambos han vuelto a unirse para escribir el libreto de La sombra de la traición, que dirige el primero, debutante en estas lides. Un senador estadounidense ha sido brutalmente asesinado según el modo de operar de Cassius, espía soviético al que dio por muerto años atrás Paul Shepherdson, agente de la CIA solitario que se ha pasado la mitad de su vida persiguiéndole. Su antiguo supervisor le recluta de nuevo para que investigue el asunto, formando pareja con Ben Geary, joven agente del FBI y feliz padre de familia, que escribió una tesis académica sobre Cassius. Poco esfuerzo se ha realizado para apartarse de los cánones del thriller en su modalidad del juego del gato y el ratón. Brandt sucumbe a la moderna tendencia de abusar de los giros más o menos inesperados, que cambian por completo la cinta, aunque esto vaya en detrimento de la verosimilitud. Al margen de un pequeño alegato pro familiar, acaba resultando ligero en exceso. La sombra de la traición se apoya en un trabajo actoral de Richard Gere lo suficientemente eficaz, pero que dista mucho de ser brillante, como si al actor le importara salvaguardar su profesionalidad, pero no se hubiera calentado la cabeza mucho para crear un personaje único. Se sitúa a un nivel un poco inferior el trabajo de Topher Grace, que pinta un personaje opuesto -joven, más teórico que experimentado, con una familia perfecta frente a la soledad de su compañero-. Aparece en un papel breve el experimentado Martin Sheen, ideal para interpretar a un jefe con autoridad. El resultado final es que Brand salva los muebles, si no se espera algo excesivamente novedoso.

4/10
El equipo A

2010 | The A-Team

Vertiginosa adaptación cinematográfica de El equipo A (serie), de gran éxito durante la década de los 80 del pasado siglo. Contaba las aventuras de un grupo de cuatro veteranos de la Guerra de Vietnam que, tras ser traicionados, eran perseguidos como fugitivos. Expertos en la lucha armada y en llevar a cabo peligrosas operaciones especiales, sobrevivían trabajando como mercenarios. El director Joe Carnahan (Narc) se encarga de la nueva versión y ofrece un film muy ligerito y con acción apabullante desde el primer fotograma. La película comienza presentando al coronel Hannibal (Liam Neeson) exposado y a punto de ser devorado por unos perros en México y a su amigo Peck (Bradley Cooper) preparado para ser quemado vivo por los mismos criminales. Hannibal escapará cual superhéroe y en su periplo para salvar a Peck contactará con el enorme Baracus (Quinton ‘Rampage’ Jackson), otro Ranger como ellos de fuerza descomunal. Ambos salvarán a Peck mientras se fuman un puro y para huir del país ficharán a un experto piloto llamado Murdock (Sharlto Copley), el cual se encuentra en un sanatorio porque le falta más de un tornillo en la mollera... Resulta modélica esta presentación de los personajes, porque define lo que va a ser ya toda la película. Acción desorbitada, mucho humor socarrón y una explosiva colección de efectos especiales. El grueso de la trama llegará al cabo de los meses de ese comienzo, cuando el equipo se encuentra en Irak liderado por Hannibal. Tendrán que llevar a cabo una misión ultrasecreta para recuperar unas planchas de billetes norteamericanos robadas por los iraquíes. Pero una vez concluida la misión con éxito, el equipo A es traicionado y sus miembros son declarados culpables por un tribunal militar. Serán así degradados y encerrados en la cárcel. El resultado es como volver a ver un capítulo de la serie, pero a lo bestia. Los personajes han pasado de ser veteranos de Vietnam a veteranos de Irak, y el rodaje es mucho más moderno y frenético. Pero eso es todo. Se mantiene la jocosidad continua y la violencia más o menos blanca, poco desagradable. Quizá lo mejor es que los actores dan perfectamente con el tono humorístico de sus papeles, sobre todo Neeson y Cooper, muy empáticos, a quien se suma el locuelo Copley (protagonista de District 9). Por el contrario, Jackson no acaba de convencer del todo, con su personaje simplón, un tanto rebuscado. Por lo demás hay que reconocer que Carnahan rueda bien, pero también que decididamente se le acaba yendo la mano hacia el final. Más que efectos especiales, lo del barco parecen dibujos animados.

4/10
Wanted (Se busca)

2008 | Wanted

Wes es un tipo mediocre y gris, hastiado de su vida de oficinista, al que toca aguantar continuas broncas de una oronda e insoportable jefa, además de la infidelidad de su quejica novia con su supuesto mejor amigo. Tal panorama le reconcome por dentro, y sólo lo sobrelleva con sus pastillas para la ansiedad. Pero un día tiene una revelación. Se introduce en su vida la atractiva Fox, una chica de armas tomar, que le explica tras una adrenalítica experiencia su pertenencia a la Hermandad, un sociedad secreta de asesinos. Tras presentarle al líder del grupo, Sloan, Wes descubre que su padre, uno de los asesinos, ha muerto a manos del peligroso Cross, que quiere acabar con la Hermandad. Aunque Wes parece la persona menos indicada para integrarse en el grupo, pronto descubre sus desconocidas habilidades, entre ellas unos increíbles reflejos para disparar “con efecto”, la especialidad de los asesinos. Aquello es un auténtico “subidón”, de modo que Wes decide vivir la nueva vida que se le presenta, bastante más atractiva que la que ha conocido hasta la fecha. Film basado en las novelas gráficas de Mark Millar y J.G. Jones. Los guionistas de El tren de las 3:10 Michael Brandt y Derek Haas, a los que se suma Chris Morgan, urden una historia que sigue la clásica estructura del “viaje del héroe”, que arrancado de una existencia normal, es guiado por variopintos mentores hacia un modo de vida insospechado. Se trata de un libreto bastante simplón en lo que a la trama se refiere, pero con los suficientes elementos para atraer al público masculino al que va dirigida. Porque cualquier espectador puede identificarse con las emociones primarias de un personaje que sufre humillaciones sin cuento, hasta que al fin se resarce, ya sea gritando a su superiora, sacudiendo al pérfido amiguete, disparando sin cesar o morreando con Angelina Jolie delante de su patética novia. “¡Es mi héroe!”, no puede evitar decir el susodicho amiguete, cuando contempla a Wes, resarciéndose al fin. Hasta hace poco el heroísmo era otra cosa, pero... El otro elemento argumental es el de la influencia del azar en nuestras vidas. Se supone que la secta de asesinos mata a gente que merece morir, pues éstos a su vez podrían acabar con la vida de otras personas. ¿Pero quién dicta esto? La idea es que se trata del puro azar, pues estos asesinos, expertos tejedores, descubren un código binario en las telas que esconde en el nombre de sus distintos objetivos. El planteamiento de que es la suerte quien decide es un elemento bastante presente en el cine reciente, pensemos en las moneditas de Javier Bardem en No es país para viejos, y del fiscal de El caballero oscuro. Aquí se juega con tal concepto, aunque sin grandes pretensiones, para hablar de libertad frente a destino ciego, y cómo a la supuesta suerte se le suele ayudar con decisiones tomadas a conciencia. De todos modos, y dicho lo dicho, aclaremos que estamos sobre todo ante una película de acción. Apuntalada, sí, con un par de ideas argumentales, un gran actor que tiene faena (James McAvoy) y dos grandes actores que se limitan a estar, y pasar la gorra: Angelina  Jolie, que debe pasar por muchas escenas de gran desgaste físico, eso sí, y Morgan Freeman, cuyo personaje sería el reverso tenebroso del que hizo en Como Dios y su secuela. Y para orquestar el festival de continuas escenas de acción, se ha acudido al director ruso Timur Bekmambetov, que dio el golpe en su país natal con la trilogía vampírica iniciada con Guardianes de la noche. Si este film y su secuela se caracterizaban por su fuerza visual y su obtusa trama, aquí se ha procurado reparar de un modo básico lo segundo, además de mejorar y estirarse en el presupuesto de efectos especiales. De modo que las escenas de tiros a lo Matrix y persecuciones son muy espectaculares, aunque con un claro abuso de la violencia, golpes brutales y balas en la sesera todo el tiempo. Destaca, desde luego, la escena del tren, que sin duda formará parte en el futuro de cualquier antología de escenas de acción hollywoodienses.

5/10
El tren de las 3:10

2007 | 3:10 to Yuma

Los aficionados al western están de enhorabuena con este magnífico remake del clásico de Delmer Daves de 1957, sobre el peculiar enfrentamiento entre un sanguinario forajido y un granjero en apuros, que en su día estuvieron interpretados por Glenn Ford y por Van Heflin. En este caso, se sitúa detrás de las cámaras James Mangold, un director de probado talento, como ha demostrado en el thriller Identidad o en el biopic En la cuerda floja, entre otros títulos. El criminal Ben Wade, autor junto a su terrible banda de decenas de robos y asesinatos, ha sido capturado. El plan de los agentes de la ley es llevarlo hasta la ciudad de Contention para posteriormente tomar el tren hasta Yuma y encerrarlo en la cárcel. Pero el camino es largo y se necesitan hombres para custodiar al reo. Se ofrece a acompañarles el granjero Dan Evans, que necesita dinero desesperadamente si no quiere perder su rancho, necesario para mantener a su mujer y a sus dos hijos. Mangold imprime a la historia –basada en un relato corto de Elmore Leonard– una notable energía, sin andarse apenas por las ramas, y logra momentos de gran tensión dramática. La violencia sigue los parámetros de los westerns más modernos, al estilo de El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford o de la película australiana La propuesta, de una sequedad brutal, aunque sin ningún tipo de ensañamiento, y con reacciones desprovistas de cualquier atmósfera romántica. Hay aquí poca belleza exterior, con lo que resulta así un western distinto, de tintes psicológicos, pleno de ritmo y con una dureza muy genuina. Y hay, claro está, un especial interés por llenar de “contenido” a los personajes, por ahondar en su interior, con el empeño de mostrar que su peligroso viaje será también un momento de aprendizaje. Es posible que queden poco claras las más íntimas motivaciones del personaje de Ben Wade (por otra parte, un tipo fascinante y manipulador), al punto que puede resultar demasiado inesperado algún cambio brusco en sus reacciones. Pero, en general, hay un cuidadoso retrato de caracteres, con individuos que resultan muy reales y convincentes. El grueso del film, por supuesto, se apoya en dos monstruos de la actuación: Bale y Crowe. Ambos realizan unas portentosas y matizadas interpretaciones, pero también es elogiable el trabajo del veterano Peter Fonda y la soberbia actuación del joven Logan Lerman. También son excelentes los acordes del compositor Marco Beltrami.

8/10
Misión sin permiso

2005 | Catch that Kid

Remake americano de un popular film danés. Cuenta cómo tres chavales, Maddy, Austin y Gus, planean robar 250.000 dólares de un banco. Se trata, eso sí, de una causa noble, y devolverán la pasta cuando puedan. Pues es la cantidad de dinero que Maddy necesita para que su padre sea sometido a una difícil operación. Y la madre de ella, responsable de seguridad del banco, no ha logrado que el odioso director de la entidad le preste el mencionado dinero. Entretenida peli a lo Ocean's Eleven, pero con niños. Una idea abordada ya en Spy Kids (el espionaje) y Bugsy Malone (los gángsters). Protagoniza la quinceañera Kristen Stewart, quien a su tierna edad ya se ha labrado una filmografía considerable, con títulos como La habitación del pánico, La casa y La seguridad de los objetos.

4/10
A todo gas 2

2003 | 2 Fast 2 Furious

Vuelta al mundo de los automovilistas temerarios. Como recordamos del primer film, el poli Brian OConner amaba tanto la velocidad y los motores, que acababa perdiendo su placa. Pero el chico es tan hábil al volante, que la pasma de Miami debe recurrir a él, para infiltrarse y deshacer un turbio negocio de importanción-exportación. Tan bueno es el ex poli, que puede escoger compañero de faena: y el elegido es Roman Pearce, un delincuente al que Brian ayudó a enchironar. Un tercer aliado es la inevitable “chica”, Monica Fuentes, una agente que lleva tiempo infiltrada en la citada banda, como amante del jefe. Por supuesto, Monica no tardará en hacer tilín a Brian. A falta de Vin Diesel, que no quiso hacer esta secuela (parece ser que Universal, que no se fiaba mucho del carácter cambiante del actor, encargó dos guiones, uno con él y otro sin él, “por si acaso”), bueno es Paul Walker, que se convierte en rey de la función. Y entre las caras femeninas, belleza latina al canto: Eva Mendes, que ya tuvo su papelito en Training Day (Día de entrenamiento) y que también se apuntó al El mexicano de Antonio Banderas.

4/10
Chicago Fire

2012 | Chicago Fire | Serie TV

Serie que tiene detrás a los guionistas de Wanted: Se busca, pinta el trabajo cotidiano del departamento de bomberos de Chicago. Arranca con un servicio en que muere uno del equipo del camión 81, y hay reproches que reconcomen por dentro entre dos bomberos carismáticos, acerca de quien tuvo la culpa. Y aunque el jefe del destacamento trata de que pasen página, no resulta nada fácil. Aunque entretenida, los personajes son algo estereotipados e interpretados por actores no demasiado carismáticos: guaperas cachas, dos paramédicas de la ambulancia 61 de apoyo, una de ellas lesbiana, el novato recién llegado, el jefe veterano, etcétera.

4/10

Últimos tráilers y vídeos