IMG-LOGO

Biografía

Eddie Izzard

Eddie Izzard

58 años

Eddie Izzard

Nació el 07 de Febrero de 1962 en Aden, Yemen
Filmografía
Personal Assistant

2020 | The High Note

Maggie Sherwoode es la asistente personal de una diva de la canción, la popularísima Grace Davis, que aún sigue arrastrando a multitudes a sus conciertos, aunque no graba un nuevo álbum desde hace años. ¿Se le ha pasado el arroz musical a la cantante? Maggie piensa que no, y hasta está haciendo arreglos de sus canciones por su cuenta, pues sueña con ser productora discográfica. Pero a pesar de que ha bebido la pasión por la música desde pequeñita –su padre es periodista radiofónico del sector–, nadie parece creer en sus cualidades, y a Grace le asaltan muchos miedos e inseguridades, a pesar de su condición de estrella. De pronto, casualmente, conoce en un supermercado a un joven afroamericano, David, que es un encanto, y encima parece tener cualidades de cantautor. ¿Y si le diera a entender que es productora, y tratara de dar impulso a su posible carrera? Podría ser la oportunidad de su vida. Agradable película, que por su título en España, evoca uno de punto de partida parecido, Personal Shopper de Olivier Assayas y Kristen Stewart, aquí como ayudante tomaría el relevo la cada vez más en alza Dakota Johnson, que entrega una gran interpretación. La directora, Nisha Ganatra, es bastante desconocida, aunque tiene experiencia televisiva y ha sido consultora de la serie Transparent. Con un guion de la debutante Flora Greeson, entrega una historia más o menos previsible, aunque incluye un giro sorpresivo en el último tramo bastante de culebrón, un elemento que se justifica con un recurso simpático pero con trampa, al aludir la protagonista de que “esto es un plan urdido desde mi infancia”. Puede pensarse en filmes como la última versión de Ha nacido una estrella o Yesterday, a la hora de introducir adecuadas canciones, siguiéndose la estela del segundo título a la hora de suavizar posibles aristas del mundo de la fama. Y se lleva bien la idea de saber posicionarse bien en las distintas fases de la vida, o lo bien que viene tener cerca gente que nos aprecia, consejeros capaces de decirnos lo que piensan para ayudarnos, aunque duela: hay que saber hablar, y el silencio, callar, puede ser un error que acaba pasando factura. Los melómanos apreciarán las muchas referencias musicales, por ejemplo en la comparación de canciones que aluden a California, y a los artistas detrás de ellas. O las grabaciones y arreglos de los distintos temas. Además de Johnson, hacen un buen trabajo los demás actores, los menos conocidos Tracee Ellis Ross –que estuvo en la serie CSI– y Kelvin Harrison Jr., más otros secundarios como Zoe Chao, Bill Pullman, Ice Cube y June Diane Raphael.

6/10
Six Minutes to Midnight

2019 | Six Minutes to Midnight

La canción de los nombres olvidados

2019 | The Song of Names

Desde que era un niño prodigio, Dovidl Rappoport se ha preparado para su gran momento de debutar tocando el violín en un prestigioso escenario londinense. Pero esa gran noche de 1951 no aparece, desaparece sin dejar rastro dejando colgada a la familia que le acogió, y al que era su gran amigo, Martin Simmonds. Con un juego narrativo de flash-backs y flash-forwards, se nos cuenta la infancia de Dovidl, cuando su padre judío residente en Varsovia lo dejó a cargo de los Simmonds, que prometen respetar sus creencias religiosas. El chico tiene un gran talento, pero es de carácter difícil, y el estallido de la Segunda Guerra Mundial y el incierto destino de su familia le hacen mella. El canadiense François Girard vuelve a abordar una trama donde tiene importancia primordial la música, como lo hiciera anteriormente en El violín rojo y El coro. En esta caso adapta una novela de Norman Lebrecht, que convierte en guión Jeffrey Caine, responsable de los libretos de El jardinero fiel –otra adaptación– o Exodus: Dioses y reyes, trama judía por excelencia, la bíblica historia de Moisés y el éxodo del pueblo de Israel. Girard acierta al crear intriga, y funciona la estructura narrativa de indagación sobre el paradero de Dovidl por parte de un Martin adulto, que le lleva a viajar a lugares diversos como Varsovia y Nueva York, y los recuerdos del pasado y de cómo se forjó la amistad de los dos protagonistas. Aunque hay algún momento más forzado, o del que se habría agradecido un mejor desarrollo –las mujeres en las vidas de ambos, apenas esbozadas, el otro músico polaco que perdió la cordura–, capta la atención del espectador, y se acepta el momento-revelación que tiene lugar la noche del concierto perdido, hay que decir que a partir de ese momento la película se eleva, con grandes momentos musicales. Y dejando espacio para las ideas de rechazo y aceptación de la voluntad de Dios ante las desgracias y el sufrimiento, siempre entretejidas en la historia del holocausto, el destino terrible de tantísimos judíos en los campos de exterminio como el de Treblinka. Los actores están muy bien, tanto en la versión adulta de sus personajes –Tim Roth y Clive Owen–, como en los que interpretan su infancia y adolescencia, estos absolutos desconocidos.

6/10
La reina Victoria y Abdul

2017 | Victoria and Abdul

1887. En Inglaterra se celebran las fiestas con motivo del cincuenta aniversario de la coronación de la reina de Victoria. Dos súbditos venidos de la India serán encargados de ofrecer un presente a la reina. A ésta le caerá en gracia uno de ellos, el joven y apuesto Abul Karim, un indio musulmán, optimista y bondadoso, que pronto se convertirá en su amigo y confidente, ante la desaprobación de la corte. Una historia sumamente adecuada para ser plasmada en pantalla por el británico Stephen Frears, debido al costumbrismo que desprende, y al respetuoso y a la vez realista y fresco retrato de la anquilosadas costumbres de la monarquía de Inglaterra, algo que ya ofreció con genialidad en La reina. Sabe mostrar así la aburrida y cuadriculada vida de una reina ya casi anciana, que ha de presidir todo tipo de eventos protocolarios con el espíritu de quien se siente sola, llevada de aquí a allá, esclavizada por su cargo y sus deberes, perdidos ya todos los alicientes políticos y sentimentales que podrían aliviar el tedio de sus obligaciones. Abdul será quien durante los últimos años de su vida le abra la puerta a la ilusión, a la naturalidad, quien ampliará su vista más allá de los ceremoniosos actos oficiales. Valiéndose del libro Shrabani Basu como material de apoyo, Frears logra una película emotiva y agradable, inspirada en hechos reales. El guión de Lee Hall (Billy Elliot) se muestra especialmente lúcido en algunos pasajes encaminados a perfilar los caracteres que ya quedarán definidos para el resto del film: la reina, Abdul, Mohammed, el secretario Sir Henry Ponsonby, etc. El inicio es modélico en este aspecto, además de incluir gags servidos por el director con sabio humor británico. Por el contrario, también se observa en el conjunto poca evolución argumental: una vez mostrada la unión especial entre la reina y Abdul (reducida a una especie de amor a primera vista, más que desarrollada en profundidad), y su no aprobación por los funcionarios de la corte (su hijo, su secretario y su médico, en primer lugar), la película se vuelve algo banal e insulsa, sin situaciones memorables. Correctamente rodada y ambientada, lo mejor de La reina Victoria y Abdul es sin lugar a dudas la composición de Judi Dench, que trabaja para Frears por cuarta vez en su carrera. No es la primera vez que se mete en el papel de la célebre monarca decimonónica, pues ya ofreció otra cautivadora interpretación de la reina en Su majestad Mrs. Brown, película de John Madden por la que fue nominada al Oscar. Aquí desde luego vuelve a ser dueña y señora del film, con escenas impresionantes –la confidencia de su soledad, la apología personal frente a sus tres estrechos colaboradores, sus palabras en el lecho de muerte– que confirman una vez más su talento y bien podrían ser merecedoras del Oscar.

6/10
Absolutamente todo

2015 | Absolutely Anything

Una nave alienígena intercepta una sonda enviada por la NASA con información sobre el planeta Tierra y los seres humanos. Antes de destruir la Tierra y acabar con la raza humana, los alienígenas –un consejo de extraños y parlanchines seres– deciden hacer una prueba: otorgarán poderes de Dios a un hombre elegido al azar. Si hace el bien con sus poderes perdonarán al planeta, si hace el mal, lo destruirán. Los poderes recaerán sobre Neil, un profesor de primaria que sueña con ser novelista y que está enamorado de su vecina del piso de abajo. El miembro de los Monty Python y director de películas emblemáticas como Los caballeros de la mesa cuadrada o La vida de Brian, el británico Terry Jones, entrega una comedia de ciencia ficción de planteamientos muy simplones y con tono de fábula gamberra y plagada de escenas humorísticas, con gags fáciles y un pelín en el límite del buen gusto propio del chalado grupo británico. La verdad es que tiene su punto que los cinco miembros de los Monty Python –John Cleese, Terry Gilliam, Eric Idle, Michael Palin y el propio Terry Jones– pongan voces precisamente a los aliens, deseosos de hacer añicos a la raza humana, a quienes ven como seres tontos e inferiores. Y en el film hay escenas especialmente divertidas, como esas que recogen los deseos caprichosos de Neil cumplidos “ipso facto” o la persecución “adorable” que sufre el amigo indio del protagonista. Ni que decir tiene que el tópico argumento de Absolutamente todo resulta bastante previsible, dentro del aire de cuento moral sobre el uso que debe hacerse de los propios talentos, algo similar de lo que ocurría en la estadounidense Como Dios. La elección como protagonista del simpático payasete Simon Pegg es bastante acertada, mientras que en el lado femenino la dulce Kate Beckinsale se limita a ser mera comparsa, aunque cumple. Por último, en su último papel en el cine Robin Williams pone voz a uno de los personajes principales, el de un perro caradura que adquiere racionalidad y que ofrece algunos de los momentos más desvergonzados y alocados.

4/10
Powers

2015 | Powers | Serie TV

Adaptación de una novela gráfica poco conocida de Marvel, publicada por su sello Icon, situada en un universo de superhéroes, es la primera producción de serie on line a cargo del sello videoconsolero PlayStation. Sigue los pasos a Christian Walker, antes conocido como Diamond, un antiguo superhéroe que ha dejado atrás los superpoderes y trabaja para el departamento de policía persiguiendo a los antiguos colegas que hacen mal uso de los mismos, los llamados Powers. Tras un fallo en la detención de uno de ellos, que termina en una sanguinolenta escabechina, a Walker se le asigna una compañera detective, Deena Pilgrim, hija de un admirado policía. Protagoniza Sharlto Copley, actor sudafricano que vio expandida su carrera gracias al éxito de District 9, cinta que aborda también el mundo fantástico de modo peculiar. Powers resulta en general bastante anodina, con villanos poco carismáticos; y tampoco el entremado de las relaciones de los héroes de la función son como para tirar cohetes. Si a ello sumamos una efectos visuales algo pobretones, sólo cabe añadir que se trata de un producto sólo capaz de agradar a los incondicionales de los superhéroes no demasiado exigentes.

4/10
El coro

2014 | Boychoir

En un pueblecito de Texas, Stet padece a sus once años el acoso de sus compañeros, que se burlan de su madre soltera, una mujer madura que no da con el hombre adecuado, por lo que tiene problemas con el alcohol. Cuando ella fallece de forma repentina se agrava la situación del chaval. Entonces entra en escena su progenitor, un individuo casado con otra, que ha mantenido su existencia en completo secreto, por lo que prefiere deshacerse de él. De esta forma, usa su potencial económico para matricularle en un exclusivo internado para chicos con habilidad para el canto coral, que cuenta con un carismático director del coro. Polifacético director de óperas, cortos y dos espectáculos del Cirque du Soleil, el canadiense François Girard ha sido el responsable de tres largometrajes, Cargo, El violín rojo y Seda, donde también compuso el guión. Parte por primera vez de uno ajeno en El coro. Se podría caer en el injusto error de tachar la película de complaciente y sensiblera. O de utilizar a mansalva elementos del film francés Los chicos del coro, rodando en inglés, con actores de tirón internacional. Pero la realidad es que el film usa de estos elementos con una brillante ejecución, que propicia un grato visionado. Parte de un libreto impecable de Ben Ripley (Código fuente), que acumula diálogos bien escritos (el padre convenciendo a los responsables de la institución de que acepten a su hijo, la directora del centro justificando una decisión difícil, o el director del coro declarándose ateo pero poniendo de manifiesto la comunión espiritual que propicia la música clásica al público...). Dispone de los actores indicados para declamarlos, quizás algunos en registros poco arriesgados, pues Dustin Hoffman vuelve a ser un tipo peculiar pero carismático y brillante, y Kathy Bates una mujer autoritaria que esconde su corazoncito. Como cabe esperar, ambos vuelven a bordar este tipo de papel en El coro, y cuentan con el sólido respaldo del resto del reparto, que incluye en una breve intervención a la grandiosa Debra Winger (directora de una escuela), a la que se ve demasiado poco en el cine tras su recital en Tierras de penumbra, y a los siempre resultones Josh Lucas (el padre) y Eddie Izzard (mano derecha del personaje de Hoffman). Quizás el joven protagonista, el debutante en el largometraje Garrett Wareing, ha sido escogido más por su excepcional voz que por sus dotes interpretativas, pero da la talla. Se nota que Girard conoce el mundo de la música clásica que muestra en la pantalla con pasión. Montada con un tempo pausado propio de un adagio, El coro tiene el tono amable y positivo de ¡Qué bello es vivir! (que aparece en una secuencia), y una enorme capacidad para convencer al gran público, al tiempo que da a conocer el potencial de la educación para cambiar la vida del individuo, reivindicando el esfuerzo por hacer las cosas bien –se deben inculcar al alumno valores éticos y disciplina–, y el valor de la familia. En cualquier caso, todo esto queda en segundo plano por la música. La banda sonora combina piezas clásicas como "Spem in Alium", de Thomas Thallis, con contemporáneas como "Adiemus", del galés Karl Jenkins, cuyo armonioso sonido responde a las expectativas de quien paga una entrada para un largometraje que al fin y al cabo se titula El coro, por lo que se supone que alguien tiene que cantar.

7/10
La isla del tesoro

2012 | Treasure Island

Vibrante versión de una de las aventuras de piratas más célebres de la historia, base de adaptación de numerosas películas. La historia, pergeñada por el gran Robert Louis Stevenson, cuenta las peripecias de Jim Hawkins, un despierto jovenzuelo que trabaja en la pensión de su madre. Hasta allí irá a parar un extraño huésped, que oculta un valioso mapa con la ruta marítima hacia la isla en donde está el famoso tesoro del Capitán Flint. Por casualidad el mapa irá a parar a manos de Hawkins y junto con otros compañeros se alzarán a la mar. Entre los marineros se encuentra Long John Silver, un cocinero cuya benevolencia con Hawkins oculta en realidad otras intenciones. Aunque se trata de una producción televisiva, llama la atención la cuidadosa puesta en escena, el trabajo fotográfico y la elección de las localizaciones. A su vez la película sorprende por su atmósfera realista, incluso con un toque tenebroso muy atractivo, que se puede apreciar especialmente en la primera parte. Entre el reparto hay nombres especialmente conocidos –Elijah Wood, Donald Sutherland– aunque todo el reparto cumple.

6/10
Valkiria

2008 | Valkyrie

África, 1943. El oficial alemán Claus von Stauffenberg es herido en acción de guerra, a resultas de lo cual pierde la mano derecha, varios dedos de la izquierda y un ojo. Ya antes de que ello ocurriera, discrepaba de los planes de Adolf Hitler, que han llevado a Alemania al desastre, además de haber propiciado crímenes abominables. Pero ahora, de vuelta en Berlín, se acentúa su convicción de que resulta preciso actuar, es su deber como soldado, patriota y católico no permanecer con los brazos cruzados. De modo que se aliará con un movimiento conspiratorio para asesinar al Führer, convocar a los reservistas, lanzar el boto de humo de un golpe de estado perpetrado por oficiales de la SS y tomar el control con el nombramiento de un gobierno provisional. Se trata de la Operación Valkiria, que deberá arrancar el 20 de julio de 1944 con un atentado en la Guarida del Lobo, en el cuartel de Ratensburg. Además del coronel von Stauffenberg, que diseña la estrategia de la operación, se encuentran conjurados en el complot el general Friedrich Olbricht, el coronel Albrecht Ritter Mertz von Quirnheim y el general Ludwig Beck, entre otros. Hasta de quince atentados llegó a ser objeto Adolf Hitler, y todos terminaron en fracaso. El cine ha abordado esta oposición interna al líder nacionalsocialista en películas tan apasionantes como Rommel, el zorro del desierto, o La noche de los generales. La incursión de Brian Singer, que ya abordó la temática nazi en Verano de corrupción, adaptación de una obra de Stephen King, resulta harto afortunada. Por un lado, el guión del debutante Nathan Alexander y Christopher McQuarrie -quien ya colaboró con Singer en Sospechosos habituales- es muy fiel a los hechos históricos, que sabe describir sin caer en el embarullo incomprensible, o en la ristra de nombres que ni el espectador más atento sería capaz de retener. La narración posee un dinamismo fantástico, no hay una sola caída de ritmo. Y el suspense acerca de cómo va a discurrir la operación golpista atrapa, ya sea en la preparación del explosivo y en las dudas de los implicados, o por la desinformación acerca del alcance del atentado. Al tiempo, los personajes están muy bien descritos, con rasgos que los humanizan. Tom Cruise compone a un von Stauffenberg resuelto, que sufre por los padecimientos de Alemania, actúa en conciencia y permanece muy unido a su numerosa familia; el actor sabe encarnar su grave determinación, lo que es meritorio en alguien que por sus rasgos tiende a mostrarse risueño. Y se entienden las dudas para entrar en acción de Olbricht o Beck, el pragmatismo cobarde del general Friedrich Fromm, la frustración del general Henning von Tresckow, la confusión del mayor Otto Ernst Remer, o las presiones a que se ve sometido el general Erich Fellgiebel. Si una película merece un premio al conjunto de su reparto es ésta, están perfectamente elegidos y responden Bill Nighy, Terence Stamp, Tom Wilkinson, Kenneth Branagh, Thomas Kretschmann y Eddie Izzard, e incluso los que tienen menor presencia, David Bamber componiendo a Hitler o Harvey Friedman a Goebbels. No sólo estamos ante cine histórico de primera, respaldado por una estupenda recreación de época y la ayuda que supone rodar en escenarios auténticos, como el edificio Blender, sino que Singer se muestra muy inspirado como cineasta. Es fantástica la idea de iniciar el film con von Stauffenberg escribiendo un diario en alemán, y el modo en que se produce la transición de ese idioma al inglés (o a la lengua en que el espectador escuche la cinta). Cinematográfico y sin palabras, muy visual, resulta ver al protagonista en su hogar, mirando a su esposa e hijos, no hace falta decir nada para saber que por ellos debe tomar importantes decisiones; también, casi a renglón seguido, es muy gráfico el momento del bombardeo mientras suena un disco con la música de Wagner, ese vinilo rayado que enlaca con la idea de la operación Valkiria; y las mutilaciones de von Stauffenberg son utilizadas lo justo, con ingenio, ese 'hail, Hitler', o la torpe manipulación de una cartera. Visto el brío vigoroso de Singer en este film no podemos sino hacer votos para que deje para otros los cuentos de superhéroes y él se dedique a contar historias más dramáticas y hondas, tiene talento de sobra para hacerlo.

8/10
Ocean's Thirteen

2007 | Ocean's Thirteen

Danny Ocean y sus chicos están de vuelta. Y dispuestos a dar el golpe, faltaría más. La ocasión, honor de ladrones obliga, es reparar el daño ocasionado a su buen amigo Reuben, que había pactado con el todopoderoso Willie Bank llevar un super hotel y casino de lujo juntos. Bank, a pesar de pertenecer al club de “los que han dado la mano a Frank Sinatra” birla su parte del negocio a Reuben, a resultas de lo cual éste sufre un infarto que primero le pone al borde de la muerte, y luego le deprime. Como Bank no atiende a las razones de Ocean para restituir lo robado, planea un golpe tan sofisticado al menos como las medidas de seguridad que tiene el lugar. La idea es lograr que en cierto momento todos los asistentes a la preinauguración empiecen a ganar en el juego; al tiempo deben bloquear un sofisticado sistema informático que mide las emociones corporales del público, lo que hace muy, muy difícil, hacer trampas. Después del relativo fiasco que fue Ocean's Twelve (al director le dio por incluir rarezas experimentales y bromas que sonaban a tomadura de pelo), Steven Soderbergh apuesta por un guión de hechuras clásicas –la sofisticación tecnológica asociada al robo no debería ocultar este hecho–, escrito por Brian Koppelman y David Levien, acertados fichajes para la saga. De modo que una buena vertebración de la historia, emoción trepidante y sentido del humor, y buenas escenas para todos los actores, con líneas bien escritas, acentúan la atmósfera de camaradería masculina que caracterizan a la saga. A un reparto estupendo, como es habitual, que parece habérselo pasado en grande y donde repiten casi todos (no están ni Julia Roberts ni Catherine Zeta-Jones), se suman Al Pacino, que compone a un villano que se hace odioso, y Ellen Barkin, manager del casino-hotel, que logra que no parezca que supera sobradamente los 50 añitos. Y se da alguna graciosa vuelta de tuerca, como la de convertir a Andy García en inesperado aliado del golpe. O la de traer para un cameo de postín a la célebre Oprah Winfrey, en un doble gag muy ingenioso. Soderbergh sirve bien al guión, dando el film comercial y resultón que se espera que entregue, con buen ritmo, sin aburrir. Donde se permite alguna experimentación es en el encuadre y la planificación, y se nota su mano de gran cineasta en detalles pequeños pero que revelan talento, como en la escena en que Ocean y Rusty contaminan una habitación del hotel.

6/10
Mi super ex novia

2006 | My Super Ex-Girlfriend

La capacidad humorística de Ivan Reitman (Los cazafantasmas) sigue disolviéndose como un azucarillo; no en balde, cinco años llevaba el director sin ponerse tras la cámara, tal vez aquejado de falta de ingenio. Aquí, aunque la premisa es pasablemente original y la pareja protagonista tiene una gracia innata, al final todo se reduce a un encadenado irregular de chistes, donde las bromas sexuales se convierten en recurso facilón. Reitman parodia el género de superhéroes, tan de moda en el cine de Hollywood últimamente. Matt Saunders, típico treintañero que aún no ha encontrado su pareja ideal, se enamora de Jenny Johnson, una atractiva joven, con mucho carácter y un poco excéntrica, pero aparentemente perfecta. Con el paso del tiempo, Matt descubre que Jenny oculta un secreto. La chica tiene una identidad secreta G-Girl, una superheroína que usa sus poderes para rescatar a víctimas de accidentes, apagar incendios, atrapar malhechores o incluso desviar misiles que están a punto de alcanzar la ciudad. En un primer momento, Matt está encantado de salir con la supermujer a la que admiran todos sus convecinos, pero resulta ser una mujer tan extremadamente celosa y posesiva que resulta difícil la convivencia. Matt da el gran paso, y decide romper la relación, pero Jenny, despechada, decide usar sus poderes para hacerle la vida imposible. Incluso llega a colocar su coche en órbita. Los efectos especiales son pobres, en relación con los de grandes superproducciones como Spider-Man 2 o X-Men, pero resultan eficaces, teniendo en cuenta que el presupuesto de este film resulta limitado.

4/10
Romance & Cigarettes

2005 | Romance & Cigarettes

Un herrero que construye puentes, casado con la hacendosa Kitty, mantiene una relación con Tula, una mujer más joven. Comedia musical de John Turturro (Illuminata), chillona y extravagante, donde el director se sale de la norma y muestra a unos personajes casi caricaturescos. Protagonizan James Gandolfini (Los Soprano), Susan Sarandon (El aceite de la vida) y Kate Winslet (Sentido y sensibilidad), entre otros.

4/10
Blueberry

2004 | Blueberry

En el lejano Oeste, Mike Blueberry procura que cicatricen sus heridas afectivas, tras la muerte de su novia. Sheriff en el pueblo de Palomito, encierra en prisión a un excéntrico personaje, que asegura ser un barón alemán, y que a punto está de ser linchado por la gente, cuando descubren en su poder un arma de un paisano que fue misteriosamente asesinado. Prosit logra embaucar a Jimmy McClure, el mejor amigo de Blueberry, para que le deje en libertad, con la promesa de que le guiará hasta un tesoro escondido. Ambiciosa adaptación al cine del célebre cómic francés, inventado por Jean-Michel Charlier (guionista), y Jean Giraud (ilustraciones) en 1964. El despliegue de medios es sencillamente apabullante. Aunque quizá los amantes de la viñeta no acaben de reconocer en la película del holandés Jan Kounen (Dobermann) al amado héroe del viejo oeste. Pues el cineasta utiliza como excusa los libros 'La mina del alemán perdido' y 'El espectro de las balas de oro' para dar vueltas al misticismo, un tema que le ocupa desde hace años, y que aborda en el film desde la óptica de los chamanes indios. Lo que asegura Kounen –“Nunca se me habría ocurrido un film parecido, he tenido que olvidarme de todo y dejarme poseer por él”– da idea de que para él lo más importante es el aspecto extrasensorial, el intentar comunicar lo que considera una experiencia mística. De hecho admite que el cómic le atrajo por la personalidad del dibujante, Giraud, del que le interesan sobre todo los dibujos sidodélicos que firma con el seudónimo de Moebius.

4/10
Ocean's Twelve

2004 | Ocean's Twelve

Tan redondo le salió al director Steven Soderbergh su Ocean's Eleven, remake de una célebre película de 1960 protagonizada por Frank Sinatra, que poco después no ha podido evitar contarnos una segunda aventura de la mejor banda de ladrones del celuloide. Ahora, la gran novedad es la participación estelar de Catherine Zeta-Jones como investigadora criminal, por si el espectacular reparto anterior no fuera suficiente. La historia que nos cuenta el director de Traffic tiene mucho de picaresca, de malentendidos, de engaños y sorpresas, en torno al robo de una de las joyas más importantes del mundo. Todo parte de la inesperada aparición de Terry Benedict, el empresario que vio cómo los chicos de Danny Ocean desvalijaban su hotel de Las Vegas hace años. Ahora ha regresado para recuperar sus 160 millones de dólares, con intereses. Danny no tendrá más remedio que volver a las andadas, pero es que, además, un competidor hace acto de presencia en la figura de François Toulour, quien afirma ser el mejor ladrón del mundo. Y para aumentar el glamour de la aventura, dejamos atrás los fríos terrenos de Nevada y nos trasladamos a los bellos paisajes de Amsterdam, lago Como, París, Montecarlo y Sicilia. Quizá nunca segundas partes fueron buenas, pero sí pueden ser entretenidas. Si por algo destaca Soderbergh es por su endiablada habilidad para rodar y para imprimir un estilo personal a su cine, siempre muy cercano a la pirueta técnica. Aquí el ritmo vuelve a ser colosal, los personajes tienen sus propias y pequeñas historias, y aunque la trama no aporta nada nuevo ni original, la elegancia teñida de comedia cínica vuelve a ser el plato fuerte. Ni que decir tiene que con tal reparto era difícil errar el blanco.

4/10
El maullido del gato

2001 | The Cat's Meow

¿Dónde anda metido últimamente ese gran cineasta y estudioso del cine llamado Peter Bogdanovich? Es la pregunta que se hacen muchos cinéfilos, admiradores de ¿Qué me pasa, doctor? y Luna de papel, que deben conformarse con sus libros, o su presencia fugaz como actor en Los Soprano. Pues he aquí una muestra de su buen hacer, del año 2001, que por fin llega a España. Con el glamouroso y decadente telón de fondo del Hollywood de 1924, narra una misteriosa muerte acontecida en el yate del magnate de la prensa William Randolph Hearst (un personaje que inspiró a Orson Welles su Ciudadano Kane). A bordo del barco se encontraban gente tan célebre como Charles Chaplin, la actriz, amante de Hearts, Marion Davies, y la columnista de chismorreos Louella Parsons, que celebraban el cumpleaños del productor Thomas H. Ince. Su muerte inesperada sirve a Bogdanovich para hacer una aguda disección de los personajes y sus pasiones, especialmente de los celos de Hearst hacia Chaplin, que tontea con Davies.

6/10
La sombra del vampiro

2000 | Shadow Of The Vampire

En 1921, el maestro del expresionismo alemán F.W. Murnau acometió el rodaje de una mítica película de vampiros: Nosferatu, inspirada obviamente en el "Drácula" de Bram Stoker, aunque, por problemas de derechos, la historia debía ser alterada y no podía mencionarse el nombre de Drácula. La sombra del vampiro nos cuenta cómo se desarrolló el rodaje. Y especula con la misteriosa personalidad del actor Max Schreck, que hacía de Nosferatu, para lanzar una teoría audaz con un rato de gracia. ¿No sería Schreck un vampiro de verdad? Con tal premisa, asistimos a una película de terror dentro de la cual se cuenta el rodaje de otra película de terror. Aunque la cosa puede sonar liosa, no lo es tanto. De verdad, de verdad. John Malkovich es el director Murnau, un vampiro a su modo, pues no duda en utilizar a un auténtico chupasangres en su peli, con tal de lograr el resultado apetecido; aunque ponga en peligro a todo el equipo. La película la produjo el actor Nicolas Cage.

5/10
The Criminal

1999 | The Criminal

J es un músico en paro sin demasiada suerte. Una noche conoce a Sarah, y se la lleva a su apartamento. La joven es asesinada y él se convierte en el principal sospechoso. La madeja argumental se enreda y enreda... Este pequeño film británico, escrito y dirigido por Julian Simpson, tiene la virtud de sorprender. Simpson lo describe así: "Una historia sobre el poder: la falta del mismo por una parte, y su abuso por la otra".

5/10
Hombres misteriosos

1999 | Mistery Men

Furioso, un motero; el Zapador, que usa como arma una pala; el Rajá Azul, que viste de verde, y es lanzador de tenedores y cucharas; Flato, cuya principal arma son las ventosidades; la Lanzadora, que maneja una bola de cristal con la calavera de su padre. Son una panda de superhéroes cutres, que andan un poco de capa caída. Pero la captura de Capitán Asombroso por el supervillano Casanova Frankenstein puede ser la ocasión de brillar como auténticos superhéroes que son. Parodia de las típicas historias de superhéroes, tiene unos cuantos golpes de humor que merecen la pena: como botón de muestra, véase la convocatoria laboral de superhéroes, donde les hacen entrevista y todo para cerciorarse de sus superpoderes; o el entrenamiento de La Esfinge, al más puro estilo Yoda. El reparto es de campanillas: desde Geoffrey Rush, el malo de la función a Greg Kinnear, el presumido Capitán Asombroso.

6/10
Velvet Goldmine

1998 | Velvet Goldmine

Arthur (Christian Bale), un joven reportero, investiga el asesinato de Brian Slade (Rhys Meyers), un conocido cantante de 'glam rock', que murió durante uno de sus conciertos. Decide entrevistarse con las personas que le rodeaban en sus últimos tiempos. Todd Haynes (Lejos del cielo) es el autor de este drama ficticio, pero inspirado en parte de la vida de auténticas figuras del rock como David Bowie e Iggy Pop. El film dio a conocer a Jonathan Rhys Meyers, que posteriormente ha estado en títulos como Match Point.

4/10
Los vengadores

1998 | The Avengers

El agente John Steed es convocado en el Ministerio. Un tipo rico y misterioso, Sir August De Wynter ha desarrollado una terrible tecnología para manejar el tiempo a su antojo: heladas, ventisca, tormentas, todo está a su alcance, para chantajear a la humanidad. Con la ayuda de Emma Peel, metereóloga experta en artes marciales, Steed debe detener los maquiavélicos planes de De Wynter. Jeremiah S. Chechik recupera a los televisivos Steed y Peel, dos agentes muy británicos: él muy flemático, con traje y bombín; ella inteligente y consciente de su 'sex appeal'. El director define este film como de acción sofisticada, como un cruce de Breve encuentro de Noel Coward (llevada al cine por David Lean), los films de James Bond y Alicia en el país de las maravillas. Asegura que ha tratado de hacer "un film popular inteligente". El paisaje, sorprendente y algo psicodélico, parece transportar a otra dimensión. Londres aparece vacío, con aire casi surrealista. Ha habido un importante trabajo de dirección artística, para reproducir la capital inglesa en miniatura. Uma Thurman define su personaje como "una mujer-niña de los 60, falsamente tímida, muy diferente de las de hoy. Me gusta. Es verdaderamente una mujer de los 60, liberada y sin embargo femenina." Le acompañan los prestigiosos Ralph Fiennes y Sean Connery.

2/10
Agente secreto

1996 | The Secret Agent

Desde la segunda mitad del siglo XIX, varias oscuras organizaciones anarquistas comenzaron a conspirar en Europa contra los gobiernos. Estas organizaciones estaban formadas por personas idealistas, con fuertes convicciones y una fe en la utopía que hoy resulta difícil de comprender. La acción nos sitúa en Londres, año 1886. El agente secreto Verloe, al servicio del gobierno, tiene la misión de introducirse en uno de estos grupos. Una vez dentro, Verloe debe traicionarles, para que sus futuros atentados se vayan al traste. Pero poco a poco Verloe se siente atraído por la fuerte personalidad de los anarquistas. Una notable adaptación de la magnífica novela homónima de Joseph Conrad. Cuenta con un conjunto de intérpretes de excepción y está bien ambientada y narrada con destreza por Christopher Hampton, artífice de Carrington. La historia de este grupo de anarquistas interesa al espectador con mínimas inquietudes desde el principio. La composición musical corre a cargo del admirado Philip Glass.

6/10
Open Fire

1994 | Open Fire

Película para la televisión escrita y dirigida por Paul Greengrass, se basa en un auténtico y desgraciado caso policial, acaecido en 1983, cuando un oficial de policía prometedor y recién condecorado, disparó equivocadamente a quien pensaba era uno de los criminales más buscados del momento. Está rodada con su característico estilo cercano al documental.

5/10
Six Minutes to Midnight

2019 | Six Minutes to Midnight

Últimos tráilers y vídeos